Efectos perjudiciales del cannabis en la capacidad de conducción

Riesgo accidentes tráfico. Alcohol. Marihuana. Drogas y conductores

  • Enviado por: Aureliano Buendía.
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

MEMORIA CIENTÍFICO-TÉCNICA DEL PROYECTO DE INVESTIGACIÓN.

RESUMEN DEL PROYECTO

FORMACION ACADÉMICA

2002-2003 Cursando 5º de Ciencias Biológicas por la Universidad de Extremadura.

1997 Selectividad.

1997 C.O.U.

1996 Título de Bachiller.

TÍTULO:

EFECTOS DEL CANNABIS SOBRE LA CAPACIDAD DE CONDUCCIÓN.

RESUMEN

Los accidentes de tráfico son una de las más graves epidemias de las sociedades modernas, constituyendo la primera causa de muerte entre los 15 y 35 años. El alcohol y la marihuana son dos de las drogas más usadas en nuestra sociedad, y sobre todo por la juventud. Dado que muchos de los conductores involucrados en accidentes de tráfico habían consumido alguna de estas dos sustancias, proponemos realizar una evaluación sobre: qué efecto tiene la marihuana, qué efecto tiene el alcohol y qué efecto tienen ambos a la vez sobre la conducción de vehículos, mediante un estudio de conducción simulada. E intentaremos establecer una relación entre la dosis y el aumento en el riesgo de accidente.

PALABRAS CLAVE:

Alcohol, cannabis, conducción simulada, etanol, marihuana, thc.

TITLE:

EFFECTS OF CANNABIS ON DRIVING.

ABSTRACT

The traffic accidents are one more grave epidemic of the modern society, constituting the prime cause of death between fifteen and thirty five years old. The alcohol and marijuana are twos of the drugs more used in our society, and especially by the young people. As many of drivers involucrates in road accidents had consumed some of this substances, we propose to assess the separate and combined effects of marijuana and alcohol on driving by means of a study of simulated driving. And we attempted to make a relationship between dose whit increment of risck accident.

KEY WORDS:

Alcohol, cannabis, simulated driving, ethanol, marijuana, thc.

INTRODUCCIÓN

Los accidentes de tráfico son una de las más graves epidemias de las sociedades modernas, constituyendo la primera causa de muerte entre los 15 y 35 años. El alcohol afecta a la capacidad de conducción y es uno de los principales enemigos de la seguridad en carretera. No sólo disminuye la rapidez de reflejos, sino que además da una falsa sensación de seguridad. El efecto de la marihuana no es el mismo que el del alcohol. Aunque ambos disminuyen los reflejos, la marihuana no da la falsa sensación de seguridad propia del alcohol.

Los términos médicos con los que se describen los efectos de la marihuana sobre el sistema nervioso son ligera euforia, relajación, aumento de la sociabilidad, potenciación de las percepciones sensoriales y hambre. Otros efectos habituales, no tan deseados o buscados con su consumo son, afectación de la memoria, alteraciones de la percepción del paso del tiempo y menor rendimiento en diversas tareas, como escribir a mano u otras actividades de coordinación motora. Lo que implicaría la posibilidad de que fumar marihuana incremente el riesgo de accidentes de tráfico. ¿Pero hasta que punto?.

En numerosos estudios el alcohol ha sido reconocido como causa importante de accidentes de tráfico y se calcula que hasta un 40% de las muertes por esta causa son atribuibles a su efecto. Dado que en la vida real, el consumo de alcohol y marihuana es muy frecuente, es preciso conocer qué efecto tiene la marihuana, qué efecto tiene el alcohol y qué efecto tienen ambos sobre la capacidad de conducción.

El efecto de los psicofármacos sobre la capacidad de conducción de vehículos se examina en laboratorios experimentales de conducción simulada, o bien en situaciones de conducción real (en circuito cerrado). En la actualidad se están realizando ambos tipos de estudios en los que se comparan los efectos de la marihuana con los del alcohol. Los resultados y conclusiones de estos estudios son totalmente antagónicos entre sí; respondiendo claramente a los intereses de las instituciones que los financian.

Los resultados globales de los estudios menos sospechosos parecen concordar entre sí, e indican que la marihuana no produce el mismo efecto que el del alcohol. Tras el consumo de este último aumenta la velocidad, aumenta el número de adelantamientos y se guarda menor distancia con el vehículo precedente. Por el contrario cuando se fuma marihuana se disminuye la velocidad, se reduce el número de adelantamientos y se mantiene mayor distancia con el vehículo que precede al del estudio. Estos estudios concluyen que la marihuana afecta a la conducción, pero a diferencia de lo que ocurre con el alcohol, el conductor se da cuenta de ello, de modo que compensa el riesgo conduciendo con mayor lentitud y aplicando en general un comportamiento más prudente. No obstante los autores advierten que la mayor concienciación de los fumadores de marihuana no servia para hacer frente a los acontecimientos inesperados.

Dado que los estudios anteriores a éstos y algunos actuales parecen indicar todo lo contrario. Creo que es necesario realizar una evaluación totalmente objetiva sobre los efectos de estas dos sustancias sobre la capacidad de conducción. Pues la ciencia ha de ser totalmente objetiva y no puede estar supeditada ni a intereses ni criterios morales. Por lo que proponemos realizar una evaluación sobre que efecto tiene la marihuana, qué efecto tiene el alcohol, y qué efecto tienen ambos a la vez sobre la conducción de vehículos, mediante un estudio de conducción simulada. E intentaremos establecer una relación entre la dosis y el aumento en el riesgo de accidente.

OBJETIVO.

Evaluación del efecto de la marihuana, del alcohol y de ambas sustancias a la vez sobre la capacidad de conducción de vehículos. Con el fin de establecer una relación entre la dosis y el aumento en el riesgo de accidente.

METODOLOGÍA Y PLAN DE TRABAJO.

  • SELECCIÓN DE LOS PARTICIPANTES EN EL ESTUDIO.

  • Durante el primer mes será puesto un anuncio en la prensa regional, solicitando personas jóvenes con carné de conducir que estén dispuestas a participar en un estudio científico. Los participantes tendrán que cumplir dos condiciones fundamentales:

    1ª Ser consumidores ocasionales de marihuana y alcohol (los consumidores habituales serán rechazados ya que su organismo presentará tolerancia).

    2ª No poseer ningún problema médico.

    Ambas condiciones serán comprobadas mediante un exhaustivo reconocimiento médico y un análisis que detecte la presencia de thc en su orina. Tarea que será realizada por un médico con clínica propia, que será contratado durante todo el tiempo que dure la investigación (el medico contratado habrá de disponer de todo el material necesario tanto para el reconocimiento médico, como para la detección de THC en la orina de los participantes en el estudio).

    Se seleccionarán veinte individuos (de ambos sexos) que serán perfectamente informados sobre el experimento y los riesgos que para su salud podrían comportar. Tras la firma de su consentimiento informado, el cual podrán retirar en cualquier momento y tras el visto bueno del comité de evaluación ético, al que será remitido el proyecto. Comenzará el desarrollo del experimento, cumpliendo siempre con los principios éticos para la investigación en seres humanos de la declaración de Helsinki de 1964 y con el artículo 43 de la Constitución Española.

  • ADAPTACIÓN AL SIMULADOR.

  • El simulador de conducción será comprado a la empresa GSC (grupo simuladores de conducción) y estará programado para contabilizar el número de accidentes sufridos durante la sesión y clasificarlos por categorías, según la gravedad: mortal, grave y leve.

    A lo largo del segundo mes los participantes en el estudio realizarán cada semana dos sesiones de conducción en el simulador de una hora cada una (cada individuo conducirá 8 horas al cabo del mes). Con el fin de adaptarse a las características mecánicas del aparato.

    Una secretaria contratada por el investigador responsable será la encargada de realizar los horarios y de citar a los participantes a la hora y día que les corresponda.

    Durante las sesiones de conducción estará siempre presente además del investigador responsable (Gerardo Barrantes Nevado) el médico especialista en primeros auxilios.

  • CÁLCULO DEL RIESGO DE ACCIDENTE EN CONDICIONES NORMAL.

  • Durante el tercer mes, los participantes en el estudio volverán a realizar cada semana dos sesiones de conducción, de una hora cada una. Con el fin de calcular el riesgo de accidente en condiciones normales.

    Cada individuo conducirá durante una hora seguida, y al término de la sesión el ordenador del simulador nos indicará el número de accidentes sufridos, en caso de que se produzcan, clasificándolos en tres categorías: mortales, graves y leves. Tras la finalización de todas las sesiones de conducción, un matemático contratado calculará el riesgo total de accidente en condiciones normales y clasificado por categorías (mortal, grave y leve).

  • CÁLCULO DEL RIESGO DE ACCIDENTE BAJO EL EFECTO DEL ETANOL.

  • A lo largo del cuarto mes los participantes en el estudio volverán a realizar cada semana dos sesiones de conducción, de una hora cada una. Pero esta vez previa ingesta de 0.25 gramos de etanol por Kg de masa corporal. Durante el quinto mes se volverán a realizar las mismas sesiones de conducción pero con una dosis de etanol mayor, 0.5 g/kg (la preparación de las dosis serán realizadas por el director de la investigación mediante la disolución de alcohol absoluto en agua). Con los datos obtenidos en estos dos meses calcularemos cual es el riesgo de accidente bajo los efectos del etanol con cada dosis.

    Con ambas dosis, los individuos esperaran 30 minutos tras la ingesta antes de comenzar la sesión de conducción. Tras conducir durante una hora el ordenador indicará el número de accidentes sufridos, clasificándolos por categorías. Con estos datos el matemático calculará el riesgo de accidente total y por categorías (mortal, grave, leve) asociado a cada una de las dosis.

  • CÁLCULO DEL RIESGO DE ACCIDENTE BAJO EL EFECTO DEL THC.

  • Durante el sexto y séptimo mes se calculará el riesgo de accidente total y por categorías bajo los efectos de un cigarrillo de marihuana al 1.75 y 3.33% de THC respectivamente. Siguiendo la misma metodología que la descrita en el caso del etanol.

    Las dosis serán preparadas por el director de la investigación a partir de resina de hachís puras que serán importadas desde Holanda (país donde esta droga es legal) previa autorización del Ministerio de Sanidad y Consumo ( Ley del Medicamento, articulo 37) y cumpliendo con el artículo 41 (Estupefacientes y Psicotrópicos) de la ley del Medicamento del 20-12-1990.

    La única persona que tendrá acceso a la droga y único responsable de ella será el director de la investigación.

  • CÁLCULO DEL RIESGO DE ACCIDENTE BAJO EL EFECTO DE ETANOL

  • Y EL THC.

    A lo largo del octavo mes calcularemos el riesgo de accidente total y por categorías bajo el efecto de 0.25g de etanol por Kg de masa corporal y un cigarrillo de marihuana al 1.75% de THC. Siguiendo la metodología descrita hasta ahora.

    Durante el noveno mes calcularemos el riesgo de accidente total y por categorías bajo el efecto de 0.5 g de etanol por Kg de masa corporal y un cigarrillo de marihuana al 3.33% de THC. Siguiendo la metodología descrita hasta ahora.

    Durante estas sesiones de conducción además del médico habrá una ambulancia preparada, por si a alguno de los participantes le sucediera algo.

  • ANÁLISIS ESTADÍSTICO DE LOS DATOS Y OBTENCIÓN DE CONCLUSIONES.

  • Con los datos obtenidos en las distintas sesiones, el director de la investigación junto con el matemático, calcularán, empleando los tests estadísticos más adecuados cual es el incremento que se produce en el riesgo de accidente cuando se conduce bajo el efecto del alcohol, de la marihuana y de ambas sustancias a la vez. Los cálculos serán realizados para las distintas dosis empleadas y los aumentos en el riesgo de accidente serán subdivididos en tres categorías (mortal, grave y leve).

    PRESUPUESTO.

    1.- Personal con cargo al proyecto:

    Director de la investigación. Gerardo Barrantes Nevado.

    Sueldo 1.500 euros al mes, durante diez meses. Total 15.000 euros.

    Matemático.

    Sueldo 1.500 euros al mes, durante diez meses. Total 15.000 euros.

    Médico especialista en primeros auxilios.

    Sueldo 1.500 euros al mes, durante nueve meses. Total 13.500 euros.

    Secretaria.

    Sueldo 1.000 euros al mes, durante diez meses. Total 10.000 euros.

    2.- Material inventariable y bibliográfico:

    Simulador de conducción GSC programado para el estudio.

    Precio 12.000 euros.

    Pipetas, probetas, matraces y vasos de precipitado.

    Precio 300 euros.

    3.- Material fungible:

    Alcohol absoluto (20 litros).

    Precio 50 euros.

    Resina de hachís pura (100 gramos).

    Precio 500 euros.

    4.- Otros gastos:

    Gastos de servicio de paquetería derivados de la importación de la resina de hachís desde Holanda.

    Precio 300 euros.

    PRESUPUESTO TOTAL: 66.650 euros.

    BIBLIOGRAFÍA.

    Álvarez FJ, Río MC Del, López T. Alcohol, drogas y medicamentos en conductores fallecidos en accidentes de circulación en España 1991-2000. Universidad de Valladolid. Conserjería de Sanidad y Bienestar Social de Castilla y León. Valladolid, 2001.

    Ashton CH. Pharmacology and effects of cannabis: a brief review. Br J Psychiatry, 178: 101-106. 2001.

    Burian SE, Liguori A, Robinson JH. Effects of alcohol on risk-taking during simulated driving. Hum Psychopharmacol, 17, 3: 141-150. 2002.

    Comunidad de Madrid, Conserjería de Sanidad. “Informe: Hábitos de salud en la población juvenil de la comunidad de Madrid, 2001”. Boletín epidemiológico de la Comunidad de Madrid, 7, 11: 1-42. 2001.

    Grotenhermen F. The effects of cannabis and THC. Forsch Komplementarmed, 6, 3: 7-11. 1999.

    Gruber AJ, Pope HG Jr. Marijuana use among adolescents. Pediatr Clin North Am, 49, 2: 389-413. 2002.

    Hall W, Solowij N. Adverse effects of cannabis. Lancet, 14, 352, 9140: 1611-1616. 1998.

    Johns A. Psychiatric effects of cannabis. British Journal of Psychiatry, 178: 116-122. 2001.

    Kurzthaler I, Hummer M, Miller C, Sperner-Unterweger B, Gunther V, Wechdorn H, Battista HJ, Fleischhacker WW. Effects of cannabis use on cognitive functions and driving ability. J Clin Psychiatry, 60, 6: 395-399. 1999.

    Lamers CT, Ramaekers JG. Visual search and urban driving under the influence of marijuana and alcohol. Hum Psychopharmacol, 16, 5: 393-401. 2001.

    Levy S, Jones A. Improving the debate on cannabis. The effects of cannabis on driving are difficult to evaluate. BMJ, 17, 320, 7250: 1671-1672. 2000.

    Liguori A, D'Agostino RB Jr, Dworking SI, Edwards D, Robinson JH. Alcohol effects on mood, equilibrium, and simulated driving. Alcohol Clin Exp Res, 23, 5: 815-821. 1999.

    Liguori A, Gatto CP, Jarrett DB. Separate and combined effects of marijuana and alcohol on mood, equilibrium and simulated driving. Psychopharmacology (Berl), 163, 3-4: 399-405. 2002.

    Liguori A, Gatto CP, Robinson JH. Effects of marijuana on equilibrium, psychomotor performance, and simulated driving. Behav Pharmacol, 9, 7: 599-606. 1998.

    Menetrey A, Augsburger M, Giround C, Mangin P. Cannabis and automobile driving. Schweiz Rundsch Mex Prax, 23, 90, 34: 1398-1407. 2001.

    Ministerio del Interior. Dirección General de tráfico. Anuario estadístico Accidentes 2002. Madrid 2003.

    Ministerio del interior. Dirección General de Tráfico. Boletín informativo Accidentes 2002. Madrid 2002.

    Ministerio de Justicia. Instituto de toxicología. Memoria Análisis toxicológico Muertes en accidentes de tráfico año 2001. Madrid 2002.

    National Highway Traffic Safety Administration (NHTSA) notes. Marijuana and alcohol combined severely impede driving performance. Ann Emerg Med, 35, 4: 398-399. 2000.

    Observatorio Europeo de las Drogas y las toxicomanías. Informe anual sobre el problema de las drogodependencias en la Unión Europea 2001. Oficina de publicaciones oficiales de las comunidades europeas. Luxemburgo, 2002.

    Ramaekers JG, Robbe HW, O'Hanlon JF. Marijuana, alcohol and actual driving performance. Hum Psychopharmacol, 15, 7: 551-558. 2000.

    Soderstrom CA, Dischinger PC, Kerns TJ, Trifillis AL. Marijuana and other drugs use among automobile and motorcycle drivers treated at a trauma centre. Accid Anal Prev, 27, 1: 131-135. 1995.

    Tai SS, Welch MJ. Determination of 11-nor-delta9-tetrahydrocannabidol-9-carboxylic acid in a urine-based standard reference material by isotope-dilution liquid chromatography-mass spectrometry with electrospray ionization. J Anal Toxic, 24, 6: 385-389. 2000.

    World Health Organization. The World Health Report 2002.

    Wright A, Terry P. Modulation of the effects of alcohol on driving-related psychomotor skills by chronic exposure to cannabis. Psychopharmacology (Berl), 160, 2: 213-219. 2002.

    6