Efectos de la cocaína

Drogodependencias. Sistema nervioso. Secuelas. Deficiencia inmunológica. Desnutrición y pérdida de peso. Paranoia. Inclinación al suicidio. Depresión

  • Enviado por: Rommy Stark
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Ecuaciones Diferenciales
Ecuaciones Diferenciales
En este curso se estudian los conceptos básicos sobre las Ecuaciones Diferenciales Ordinarias (EDO) Se muestran...
Ver más información

Cálculo Vectorial
Cálculo Vectorial
En este curso aprenderemos los siguientes temas: + Campos vectoriales. Gradiente + Integrales de línea + Teorema...
Ver más información

publicidad

Efectos de la cocaína en el Cerebro

La cocaína estimula el sistema nervioso central, actuando directamente sobre el cerebro efectos fisiológicos inmediatos son: sudoración, aumento en la potencia muscular, midriasis, incremento de actividad cardíaca y presión sanguínea, dilatación de los vasos sanguíneos periféricos, convulsiones, aumento en el ritmo respiratorio y de la temperatura corporal. Estos síntomas pueden provocar la muerte por paro cardíaco o fallas respiratorias. Además se presentan irritaciones y úlceras en la mucosa nasal. Comúnmente causa congestión nasal, que puede presentarse o no con secreción liquida. El uso por vía inyectable expone al adicto a infecciones de SIDA, hepatitis B y C, y otras enfermedades infectocontagiosas. La infección con el HIV puede producirse por la transmisión directa de virus al compartir agujas y otros dispositivos contaminados. Además, puede producirse indirectamente por transmisión prenatal a un niño cuya madre está infectada con el HIV.

La cocaína es una droga extremadamente adictiva, cuyos efectos se perciben en un lapso de 10 segundos y duran alrededor de 20 minutos. Actúa directamente sobre los centros cerebrales encargados de las sensaciones del placer. Dada su alta capacidad de producir daños y hasta destrucción celular, las sensaciones que eran placenteras en sujetos recién iniciados se convierten en efectos desagradables como agitación, llanto, irritabilidad, alucinaciones visuales auditivas y táctiles, delirio paranoide, amnesia, confusión, fobias o terror desmedido, ansiedad, estupor, depresión grave y tendencias suicidas. Los efectos psíquicos reconocidos por la mayoría de los autores y recogidos en publicaciones recientes incluyen euforia, inestabilidad, aumento de la comunicación verbal y de la seguridad en uno mismo, inquietud, anorexia, insomnio e hipomanía. El adicto experimenta pérdida de interés e imposibilidad de sentir placer ante la falta de la sustancia. Así, la cocaína se convierte en el único objetivo y motivo en la vida del adicto, desplazando todo tipo de sentimientos.

La cocaína es consumida por muy variados tipos de sujetos y motivos. Existe un patrón de consumo recreativo, al estilo del alcohol, presentando una ingesta controlada de la sustancia: es el caso de quienes ingieren la droga ocasionalmente cuando se les ofrece. Se diferencian radicalmente de adictos habituales, quienes desarrollan tolerancia y necesitan de mayores dosis para alcanzar iguales resultados. A esta situación puede llegarse por causas diversas pero siempre relacionadas con factores sociales y ambientales determinantes. La adicción a la cocaína posee condicionantes que la desencadenan, que pueden ser el reforzamiento de una personalidad insegura, que recibe un apoyo en el estímulo del tóxico. En lugar de tratar este déficit patológico con antidepresivos o fármacos estabilizadores del estado de ánimo se recurre a una vía aparentemente rápida. Dado que los efectos de la cocaína sobrepasan su punto álgido a los treinta minutos, el individuo precisa varias dosis durante el día para alcanzar cierta estabilidad emocional y evitar el efecto disfórico que la propia droga ocasiona luego de varias horas desde la ingesta.

Un nuevo estudio acaba de revelar que la cocaína causa una constricción progresiva de los vasos sanguíneos en el cerebro, algo que con el tiempo puede resultar extremadamente peligroso.

Secuelas de la cocaína en el Cerebro

Después de haber consumido el individuo experimenta diferentes secuelas tales como ansiedad, depresión, falta de hambre.

Para finalizar daré a conocer los síntomas físicos que produce la cocaína:

  • Ardor en los ojos.

  • Resecación de la garganta.

  • Palpitaciones y temblores.

  • Sudoración abundante.

  • Dolor de cabeza y mareos.

  • Dilatación de pupilas.

  • Contracciones de los músculos de los ojos.

  • Fiebre, convulsiones y delirios.

  • Desnutrición y pérdida de peso.

  • Deficiencia inmunológica.

  • Afecciones cardíacas y hepáticas.

  • Enfisema pulmonar.

  • Muerte por intoxicación.

Las consecuencias en la psiquis del consumo de la droga son:

  • Pérdida de las motivaciones.

  • Depresión.

  • Apatía, irresponsabilidad, desinterés.

  • Aislamiento.

  • Dificultades para interrelacionarse.

  • Abandono del aspecto personal.

  • Pérdida de la memoria y de la concentración.

  • Agresividad, descontrol, impulsos delictivos, violencia.

  • Suspicacia extrema y paranoia.

  • Inclinación al suicidio.

Efectos de la cocaína en el cerebro