Efecto invernadero

Ecología. Medio Ambiente. Efecto invernadero. Cambio climático. Gases de efecto invernadero. Atmósfera. Energías alternativas. Tierra. Reducir. Reutilizar. Reciclar

  • Enviado por: Madlrs
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 13 páginas
publicidad
publicidad

EFECTO INVERNADERO

ÍNDICE


  • Introducción

  • El efecto invernadero

  • Gases de efecto invernadero

  • Consecuencias

  • Posibles Soluciones

  • 6. Medidas Políticas

    1. Introducción

    La temperatura de nuestro planeta es perfecta para la vida. Ni demasiada fría, como Venus, ni demasiada caliente, como Marte. Gracias a estas condiciones, la vida se extiende por todos sitios. La Tierra recibe el calor del Sol. Algunos gases de la atmósfera la retienen y evitan que parte de este calor se escape de retorno al espacio.
    Hoy día esta situación de equilibrio delicado esta en peligro a causa de la contaminación de la atmósfera, que provoca que los gases retengan mucho calor cerca de la superficie. Las temperaturas de todo el planeta han aumentado en el último siglo y esto podría provocar un cambio climático a nivel mundial.
    El aumento del nivel del mar y otros cambios en el medio ambiente representan una amenaza para todos los seres vivos.
    El termino efecto invernadero hace referencia al fenómeno por el cual la Tierra se mantiene caliente y también al calentamiento general del planeta. Para mantener las condiciones ambientales óptimas para la vida es indispensable que entendamos las relaciones complejas que se establecen entre la Tierra y la atmósfera.

    2. El efecto invernadero

    El efecto invernadero es un fenómeno atmosférico natural, muy importante, que permite mantener la temperatura del planeta.

    'Efecto invernadero'

    La energía que la Tierra necesita (para mantener la temperatura de la Tierra, para mover masas de aire, etc.) la toma del Sol. El Sol emite sus rayos en forma de onda corta a la que la atmósfera es prácticamente invisible. La superficie de la Tierra es calentada por el Sol, pero alrededor del 70% de la energía solar es devuelta al espacio en forma de onda larga (longitud correspondiente a rayos infrarrojos), parte de esta radiación infrarroja es retenida por los gases presentes en la atmósfera que producen el llamado efecto invernadero y la reflejan de nuevo a la superficie terrestre, es decir, estos gases se comportan ante la radiación como el cristal de un invernadero, dejando pasar el calor hacia el interior, pero no hacia el exterior, y por ello este efecto recibe su nombre.

    Si no existieran estos gases, el planeta sería cerca de 30 grados centígrados más frío de lo que es ahora. En esas condiciones probablemente la vida nunca hubiera podido desarrollarse. Por lo tanto, es una suerte que nuestro planeta tenga la cantidad apropiada de gases invernadero. Sin embargo, desde la revolución agrícola del Neolítico, es decir, desde que el hombre se hizo sedentario y comenzó a utilizar la agricultura como medio de abastecimiento, el aumento de la concentración de los gases invernadero provenientes de diversas actividades humanas a provocado la intensificación de este fenómeno y ha sido a partir de la Revolución Industrial cuando este aumento se ha incrementado notablemente. Especialmente se ha producido por combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas natural) para obtener energía. La destrucción de bosques tropicales por el método de cortar y quemar también ha sido un factor relevante en este ciclo.

    Como consecuencia de este aumento la temperatura global del planeta ha subido en los últimos100 años entre 0,4 y 0,8 grados centígrados en su temperatura media sufriendo un fuerte aumento a finales de los años 80, y se estima que en los próximos aumentará de 2 a 6 grados centígrados.

    3. Gases del invernadero

    Los gases invernaderos son los responsables del efecto que estamos tratando. Algunos de estos gases son producidos de manera natural por la biosfera terrestre, mientras que otros son producto de actividades humanas.

    La naturaleza produce vapor de agua, CO2, N2O y O3 para regular la temperatura de la atmósfera, pero el hombre ha añadido otro tipo de gases y a modificado el nivel de los anteriores:

    'Efecto invernadero'

    Dióxido de Carbono, CO2: Es producido cuando los residuos sólidos, los combustibles fósiles, la madera, etc., son quemados con el fin de obtener energía o calor. En realidad, siempre que se realice una combustión por limpia que sea, emite como mínimo CO2 y vapor de agua. Además, la quema de la selva tropical con el fin de ganar terreno con la agricultura contribuye doblemente a este efecto, ya que se libera este gas y además destruimos la posibilidad de que en CO2 pueda ser absorbido por la vegetación. Los países desarrollados son los que más CO2 producen. Este gas es el principal culpable del efecto. 'Efecto invernadero'
    Concentraciones pasados de emisiones globales de dióxido de carbono atmosférico

    Metano, CH4: Sus efectos en la atmósfera son ya significativos. Este gas se produce durante los procesos de transporte de combustibles fósiles y en la descomposición de los componentes orgánicos que ocurre en los depósitos municipales de basura y en la descomposición de los excrementos de los animales herbívoros estabulados. Además, también se escapa en las minas de carbón. 'Efecto invernadero'
    emisiones pasadas de metano

    Óxido de Nitrógeno, N2O: Este gas es producido durante las actividades agrícolas e industriales, además de ser emitido en grandes cantidades por fertilizantes, en la producción de plásticos y de tejidos como el nailon. También es emitido en la quema de combustibles fósiles. 'Efecto invernadero'
    emisiones pasadas de oxido nitroso

    Clorofluorocarbonos, CFC: Aumenta el efecto invernadero porque tiene la propiedad de absorber la radiación infrarroja y de reaccionar con en O3 estratosférico, convirtiéndolo en oxígeno y reduciendo la capa de ozono. Son líquidos estables e inflamables, que además tienen una capacidad de supervivencia en la atmósfera de 50 a 100 años. Se producen en procesos industriales y son utilizados como espumantes y gases de refrigeración y de aire acondicionado.

    Ozono de superficie: Es un gas contaminante producido cuando la luz del Sol choca con la polución producida por la industria y los vehículos. Contribuye al efecto invernadero, a la niebla fotoquímica y a la formación de humo. El ozono estancado en la superficie no se eleva y por tanto, no alcanza la capa de ozono.

    GAS*

    FUENTES PRINCIPALES

    CONTRIBUCION
    AL CALENTAMIENTO %

    Dióxido de carbono (CO2)

    *Quema de combustible fósiles (77%)
    *Deforestación (23%)

    55

    Clorofluoros Carbonos (CFC) y
    gases afines (HFC y HCFC)

    *Diversos usos industriales: refrigeradoras,
    aerosoles de espuma, solventes.
    *Agricultura intensiva

    24

    Metano (CH4)

    *Minería de carbón.
    *Fugas de gas
    *Deforestación
    *Respiración del plantas y suelos por
    efectos del calentamiento global.
    *Fermentación entérica.

    15

    Oxido Nitroso

    *Agricultura y forestaría intensiva
    *Quema de biomasa
    *Uso de fertilizantes
    *Quema de combustibles fósiles

    6

    4. Consecuencias

    La principal consecuencia que desencadena este efecto es el calentamiento global. Este hecho desencadenaría una lista importante de consecuencias derivadas, además de que favorecería al efecto invernadero, ya que si se produjera, los gases invernadero disueltos en las aguas de los océanos tendrían menos solubilidad y serían emitidos a la atmósfera.

    La temperatura de la atmósfera tendría un aumento de 2 a 6ºC en un periodo de cien años. Este aumento parece pequeño, pero no lo es, ya que una variación superior a 2ºC nunca se ha registrado en nuestra civilización. Un pequeño cambio de temperatura supondría un planeta totalmente distinto al que hoy conocemos; por ejemplo, en la última era glacial, hace unos 18 mil años, la temperatura de la Tierra era sólo 5ºC inferior a la actual; y más recientemente, las temperaturas comprendidas entre 1550 y 1850 (periodo conocido como la “pequeña era del hielo”) eran sólo cuatro décimas inferior a la temperatura de hoy en día.

    El aumento de temperatura desencadenaría, entre otros, estos hechos:

    • La temperatura aumentaría en los polos, por tanto, habría menos contraste entre las temperaturas polares y las ecuatoriales, lo cual afectaría a la circulación global de masa de aire.

    • Los ciclones, huracanes y tormentas tropicales serían más frecuentes y violentos, con lo que la población de las regiones intertropicales se vería seriamente afectada: perderían sus cosechas, sus casas, etc. Además, nosotros también nos veríamos afectados, ya que muchas de las industrias de las que dependemos serían afectadas.

    • Ecosistemas como los bosques húmedos sufrirían también las consecuencias, con lo que se perderían muchas especias animales y vegetales

    • Las sequías en las zonas entre los trópicos y los círculos polares sufrirían sequías más duras. Esto desencadenaría principalmente las siguientes consecuencias:

        • Aumento de zonas desérticas

        • Erosión de tierras cultivables, lo cual supondría un duro golpe a la agricultura en muchas partes del mundo, lo que afectaría directamente a la población y aumentarían la hambruna, las plagas favorecidas por el calor, las nuevas enfermedades, etc.

        • Más incendios forestales

        • Se secarían muchos ríos, lo cual quiere decir que tendríamos menos fuentes de obtención de agua corriente.

        • Haría demasiado calor, y tanto los animales como nosotros mismos posiblemente no lo soportaríamos.

    Otra gran consecuencia sería el deshielo de los polos, que tendrá las siguientes consecuencias:

    • Habría menos cubierta de nieve y menos extensión y duración en las capas de hielo en lagos y ríos.

      • Las zonas costeras y sus actividades dependientes del mar se verían afectadas

      • Ecosistemas tan ricos como la Tundra de Siberia o de Canadá sufrirían las consecuencias, y perderíamos la gran biodiversidad de estas zonas.

    Si se deshielan los polos, la profundidad de los mares aumentaría y ascendería el nivel del mar. Este ascenso sería, sin duda, catastrófico:

    • Se estima que el nivel del mar subiría entre 10 cm y 2m, con lo cual, las regiones ribereñas, costeras e insulares, además de muchas islas, quedarían inundadas.

      • En Bangladesh (India), con sólo un aumento de 60 cm, las tierras fértiles de las cuales dependen miles de personas quedarían inundadas. Con un aumento de 1m, 2000 km2 de tierra quedarían bajo las aguas. Bangladesh es una ciudad superpoblada y muy pobre, y no podrían superar estos hechos.

      • En los EE.UU, muchas de las tierras del medio oeste quedarían inundadas, y sus cosechas se verían reducidas en una tercera parte.

      • Las Islas Maldivas y sus atolones coralinos desaparecerían bajo el océano si el mar crece sólo 3m.

      • En las Islas Galápago podrían inundarse fácilmente las costas de cría de especies tan exóticas como las tortugas galápago, las iguanas y los leones marinos. Una pérdida de biodiversidad irrecuperable.

    Posiblemente, el ascenso del nivel del mar podría no ser un gran problema en países desarrollados como Reino Unido, que ya tiene barreras contra las inundaciones, pero estas medidas son excesivamente caras y muchos de los países subdesarrollados no podrían permitírselas.

    Los expertos también han calculado las consecuencias que podría sufrir España:

    “Parece bastante probable un aumento de las temperaturas igual o ligeramente superior a la media mundial, una ligera disminución de las precipitaciones en los dos tercios meridionales de la Península y un más apreciable descenso de la disponibilidad de agua, debido a la menor precipitación y a su mayor evaporación. También es de esperar un aumento progresivo de la intensidad y frecuencia de los fenómenos climáticos extremos, como son las sequías y las lluvias torrenciales (...)”

    Parece obvio que hay que poner medidas contra las consecuencias del efecto invernadero, pero hay que hacerlo de inmediato y no esperar a que las consecuencias tengan lugar.

    5. Posibles soluciones

    Soluciones a nivel personal

    Cada minuto los seres humanos emitimos 48.000 toneladas de CO2 a la atmósfera, por ello, todos los habitantes de este planeta, estamos obligados a tomar medidas para detener el cambio climático y el aumento del Efecto Invernadero. Además un paso importante sería concienciar que el cambio climático es muy importante:

    - Cada vez que usamos una bicicleta o caminamos en vez de utilizar el coche, estamos ayudando a la descontaminación de la Tierra.

    - También podríamos usar sprays sin CFCs, utilizar los transportes públicos (si no podemos caminar o utilizar la bici) y utilizar calefacción de gas natural.

    - Podemos disminuir el consumo de la energía si utilizamos bombillas y electrodomésticos de bajo consumo.

    - Deberíamos también cuidar el aislamiento de nuestra casa, para no desperdiciar la energía que utilizamos con la calefacción en invierno, y no desperdiciar la energía del aire acondicionado en verano.

    - Deberíamos apagar las luces y la calefacción cuando no las necesitemos. Lo mismo ocurre con el agua caliente.

    - Además, un paso importante sería concienciar a la población de que el cambio climático es muy importante

    - Deberíamos reducir los desechos que producimos en casa. Para ello, podemos seguir las tres famosas R:

    • Reducir las basuras, consiste el tratar de rechazar los distintos envases que no cumplen ninguna utilidad vital.

    • Reutilizar los productos antes de que se conviertan en residuos, consiste en intentar sacarles todo su partido posible.

    • Reciclar las basuras consiste en devolver al ciclo productivo los materiales para que después de un tratamiento puedan incorporarse al mismo proceso consiguiendo un considerable ahorro de materias primas y energía.

    Soluciones a nivel de comunidad: Las energías alternativas

    Gran parte de los gases invernadero son producidos al quemar combustibles fósiles para obtener energía. Pero existen diferentes métodos para obtener esa energía, como las llamadas energías alternativas, que son un tipo de energía que ni se gastan ni contaminan:

    • Energía solar: se extrae del sol, en el cual se produce una reacción termonuclear, con lo que se libera una gran cantidad de energía en forma de radiación electromagnética, que podemos aprovechar mediante diferentes técnicas.

    • Energía eólica: se debe a la energía cinética del aire. La potencia que se obtiene es por tanto pequeñas variaciones de velocidad, que dan lugar a grandes variaciones potencia.

    • Energía de la biomasa: de ella se obtiene el biogás, del que pede utilizarse para motores de gas o calefacción

    • Energía mareomotriz y térmica marina: La energía maremotriz es posible gracias a la energía de las olas del mar y de las mareas. En cuanto a la energía térmica marina, se basa en el desnivel térmico existente entre la superficie de los mares y las capas profundas; aunque estos procedimientos tienen hoy en día un bajo rendimiento.

    Energía geotérmica: este recurso se presenta en forma de rocas, obteniendo energía eléctrica mediante diversas transformaciones.

    6. Medidas Políticas

    El efecto invernadero en el mundo: La Cumbre de la Tierra

    En la década de los 70, muchas personas comenzaron a darse cuenta de los cambios que estaba sufriendo la tierra. Al estudiarlo, pudieron observar lo frágil que es el medio ambiente, y lo mucho que los seres humanos y los animales dependemos de él.

    En 1992, Las Naciones Unidas realizaron la primera convención sobre el cambio climático. Desde 1980, científicos y representantes de diversos países se habían estado reuniendo para determinar cómo se producía esta cambio y qué se podía hacer para frenarlo. Los resultados se dieron a conocer en la cumbre de la tierra, realizada en Río de Janeiro, Brasil, en 1992. El acuerdo fue firmado por 154 países.

    El acuerdo de Río plantea la necesidad de frenar el cambio climático, reduciendo las emisiones de gases invernadero:

    • Disminuyendo la cantidad de combustibles fósiles extraídos.

    • Disminuyendo el consumo de energía.

    • Buscar otras fuentes de energéticas que no produzcan gases invernadero.

    También se reconoció que existen áreas en el mundo que son muy espaciales y delicadas y que deben ser especialmente protegidas de los cambios climáticos.

    Uno de los puntos más importantes de esta reunión fue que los países más ricos, al ser mas desarrollados, contaminan mucho más que los países pobres, por lo tanto ellos debían hacer el mayor esfuerzo para arreglar la situación.

    El efecto invernadero en el mundo: El protocolo de Kyoto

    El protocolo de Kyoto lleva camino de ser más conocido que el tratado anterior.

    El protocolo fue aprobado en la ciudad japonesa de Kioto en 1997, al término de maratonianas sesiones, y afectando a los países desarrollados, que se comprometen a reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero en un 5,2% de media en el periodo 2008-2012 respecto a los niveles de 1990.

    Estados Unidos y Europa se comprometen a una reducción mayor de 7% y 8% respectivamente. Se estima que los países más ricos del mundo, en un 20% de la población total, emiten más del 60% de los gases de efecto invernadero.

    Hasta el 2010, la Unión Europea deberá recortar teóricamente sus emanaciones en seis gases, CO2, CH4, N2O, compuestos perfluorocarbonados (PFC), compuestos hidrofluorocarbonados (HFC) y hexafluoruro de azufre.

    El mecanismo de desarrollo limpio es una idea desarrollada por Brasil. Su intención es recordar fondos de naciones emisoras para financiar tecnologías afines a la protección del medio ambiente.

    La burbuja es un sistema especial creado por la Unión Europea, que permite a algunos países del continente aumentar sus emisiones y obligar a otros a reducirlo; que también se desarrolló en este tratado

    En este tratado también se llegó a la conclusión de que los gobiernos solos no pueden resolver el grave problema del cambio climático. Las campañas ciudadanas deben aumentar la conciencia de la opinión pública sobre este grave problema, contribuyendo a comprender las políticas a desarrollar, y participando en ellas. Sin un aumento de la presión de la opinión pública nacional e internacional, el cambio climático no tiene solución. El ciudadano seguirá utilizando su automóvil, protestará por las subidas de los precios de los combustibles, seguirá despilfarrando energía y será fácil presa de las campañas de intoxicación de las grandes empresas afectadas por los intentos de reducir las emisiones de gases de invernadero.

    Pero sin la presión ciudadana y el importante papel de los medios de comunicación, no se forzará a las partes más reticentes a aceptar compromisos que supongan un paso importante para frenar el cambio climático.

    11