EEUU (Estados Unidos)

Norteamérica. Medio físico. Población. Actividades económicas. Diversidad regional. Urbanización

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 23 páginas
publicidad
cursos destacados
Máster Superior en desarrollo e información Turística
Divulgación Dinámica
El Master Superior en Desarrollo e Información Turística lo forman tres titulaciones en una sola acreditación. Estas...
Solicita InformaciÓn

Máster en Dirección y Gestión de Agencias de Viajes
Campus Training
El objetivo primordial de este Master consiste en la capacitación del alumno/a para el desarrollo de la dirección y...
Solicita InformaciÓn

publicidad

El medio físico

Al analizar el marco geográfico de los Estados Unidos, es preciso prescindir de las escalas de medida europeas. Las unidades físicas, naturales y económicas son, en los Estados Unidos, de magnitud continental. Esta país, junto con Alaska, ocupa una extensión equivalente al 94 por 100 del continente europeo. Por lo tanto. Los sistemas montañosos, las llanuras, los ríos, las masas forestales son grandiosas.

El relieve.

Las unidades de relieve de los Estados Unidos son sencillas. Se disponen en torno al núcleo estructural del semicontinente americano. Al Este, el sistema de los Apalaches, viejas montañas rejuvenecidas; al Oeste, un sistema más reciente y complejo, que ocupa el 30 por 100 del territorio, y entre ambas unidades, la gran llanura drenada por el Mississippi, interrumpida por dos macizos montañosos semejantes a los Apalaches, que marcan el límite entre las llanuras del Norte, constituidas por materiales más antiguos y las llanuras litorales, de composición más reciente.

% El Escudo canadiense. Esta unidad estructural sólo aparece en Wisconsin y un fragmento del reborde meridional que constituye los montes Adirondacks. El reborde meridional de este escudo fue sometido a una intensa erosión y acumulación glaciar, produciendo una secuencia en el sistema de desagüe de los Grandes Lagos. Más tarde, al levantarse la depresión del Ottawa, como consecuencia de un retroceso del casquete de hielo, el sistema de drenaje de los Grandes Lagos se constituyó tal y como se produce en la actualidad a través del valle del San Lorenzo.

% Los Apalaches. Consiste en un sistema de montañas antiguas que se han ido formando a lo largo del Ordovícico, Devónico y Pérmico, y que constituye un cinturón montañoso de 3.600 Km., dispuesto de NE-SO. Esta región tiene como rasgo común su evolución geológica. Dentro de este sistema, cabe distinguir tres sectores: meridional, el sector de nueva Inglaterra y Maine, y, por último, una tercera unidad que se desarrolla casi totalmente en Canadá.

% Sector meridional (Apalaches). Está formado por dos bandas paralelas. La oriental, o Viejos Apalaches, formada por rocas intrusitas y metamórficas, y la occidental, constituida por el levantamiento del borde del substrato paleozoico.

En los Viejos Apalaches, se distinguen:

- El Piedemonte. Constituido por una meseta de suaves pendientes que se extienden a lo largo de 1.200 Km., desde Pensilvania a Alabama.

- Los montes Azules constituyen, junto con el Piedemonte, los Viejos apalaches. Aquí, los apalaches, adquieren un carácter más montañoso, alcanzando a veces los 2.000m.

La banda occidental de los Apalaches, o Apalaches jóvenes, está compuesta por materiales que van del Cámbrico al Carbonífero. Dentro de esta banda occidental, cabe distinguir: el reborde oriental, que forman la región de crestas y valles. Esta zona es la que suele conocerse como característica del relieve apalachense. Estas formas de relieve son paralelas y el trazado de cursos de agua es en bayoneta. Este sector de los apalaches, está drenado por los ríos Shenan y Tennessee.

Entre los montes Azules y la región de crestas y valles está el gran Valle y más al Oeste se encuentra la meseta. Ésta, se vio afectada en el Norte y Noroeste por el glaciarismo. En el sector meridional no afectado, se encuentran importantes afloramientos de calizas.

% Las montañas de Nueva Inglaterra. Se trata también de viejas montañas formadas en el Caledoniano-Herciniano, reducidas por la erosión y heladas. La evolución de esta zona individualiza una zona de altas tierras formadas por materiales precámbricos muy erosionados que son semejantes al Piedemonte. La región de crestas y valles del paleozoico se corresponde con el área que va desde el Hudson a la depresión del Champlain y, por último, en el Oeste aparece la meseta, que termina en los montes de Catskill.

% La llanura central. Entre los Apalaches y la cordillera del Oeste se encuentra una zona deprimida topográficamente. La llanura central ocupa una enorme extensión; desde el borde occidental de los Apalaches hasta frente de las rocosas en Denver se salvan 1.900 Km. Esta vasta región está constituida por materiales paleozoicos de gran espesor. A pesar de la monotonía de la llanura central, se pueden señalar tres unidades diferenciadas: sector del Mississippi-Grandes Lagos, grandes llanuras y montañas interiores.

% Mississippi-Grandes Lagos. La región de los Grandes Lagos, que ocupa algo menos de la mitad de España, está constituida por rocas que van del Cámbrico al carbonífero, y sobre ellas se forman cubetas cuyo centro está en la península de Michigan. En torno a este centro los estratos se disponen en aureolas. Este relieve se formó a partir de una penillanura: sobre esta forma de relieve se excavan en los materiales blandos depresiones que serán ocupadas por el hielo glaciar, y que más tarde formarán el sistema de los Grandes Lagos.

Al sur de los Grandes Lagos, los sedimentos paleozoicos están poco deformados formando amplios pliegues y cubetas.

Al oeste del Mississippi, los estratos buzan gradualmente hacia el este, donde una serie de escarpes no muy profundos, labrados a partir de materiales cada vez más recientes, conforme avanzamos al oeste.

% Las grandes llanuras. El criterio de delimitación de esta región es botánico y topográfico. Estructuralmente están formadas por pliegues truncados por una penillanura que ocupa la mitad de esta región y por materiales procedentes de la destrucción de las Rocosas. Estas grandes llanuras se prolongan hacia el norte en Canadá.

% Las montañas interiores. Al oeste del Mississippi, la llanura central se interrumpe por un conjunto de montañas antiguas poco vigorosas que reciben el nombre de Tierras Altas del Interior. Es éstas se diferencian dos unidades. Al norte, las mesetas de Ozark, cuya estructura es semejante a la descrita para la meseta de los Apalaches. Más al sur, se encuentran los montes de Guachita, formados por el cinturón de pliegues similar a los de la región de restas y valles de los apalaches.

% La llanura litoral atlántica y el golfo de México. Se extiende desde el cabo de Cob hasta el río Grande. Es una llanura de pendiente imperceptible que se prolonga, sumergida en el mar, hasta Terranova, en donde origina los famosos bancos pesqueros. En el Golfo de México tiene su mayor extensión, 500 Km., y va perdiendo anchura a partir del noroeste de Florida. Los materiales que constituyen esta unidad de relieve son variados según la estabilidad del continente limítrofe, la red de drenaje y la naturaleza de las rocas del continente.

Dentro de la llanura litoral se pueden diferenciar varios sectores. Al norte del cabo Look Out, la costa es claramente de sumersión: profundas penetraciones del mar, fiordos, profundos entrantes, islas, grandes estuarios, etc. El sector litoral del sudeste está formado por un cinturón de cuestas con el escape dirigido hacia el interior, sobre materiales cretácicos y cerca de la costa colinas y zonas pantanosas.

Más al sur aparece la península de florida, constituida por una plataforma de calizas en donde son frecuentes las formas karsticas en su mitad septentrional. Más al sur, el parque nacional de Everglades, zona pantanosa a una altitud ligeramente superior al nivel del mar. Al oeste de la península de Florida aparece la llanura litoral del golfo de México. En esta región hay que descartar la gran llanura aluvial del mississippi. El Mississippi constituyó un delta en forma de pata de pájaro, constituyendo una zona de subsidencia continua. Este río es la arteria fluvial de toda llanura central. El Mississippi nace entre las colinas morrénicas del lago Superior. Al este recibe las aguas de los apalaches a través del Ohio y Tennessee, que le doblan el caudal. El Mississippi es la vía de navegación más larga del mundo.

% Las montañas del oeste. Dentro de este amplio conjunto de montañas, mesetas y cubetas se diferencian tres unidades; las montañas Rocosas al oeste. En el eje del conjunto occidental, una serie de mesetas y cubetas, y en el Pacífico, dos alineaciones montañosas paralelas a la costa y separadas entre sí por una depresión central.

Esta región montañosa presenta diferencias de norte a sur y de este a oeste. En general, hacia el norte es semejante a los sistemas montañosos de Alaska, mientras que hacia el sur las alineaciones se separan y enmarcan amplias mesetas interiores. Se da una disimetría este-oeste. Mientras que las montañas del pacífico caen bruscamente hacia las grandes fosas marinas, el contacto por el este es manos acusado. Asimismo, mientras que en el sector oriental predomina el escudo precámbrico y su cubierta más o menos deformada, hacia del oeste predominan pliegues terciarios.

% Las montañas Rocosas. El sector meridional de las Rocosas de desarrolla ampliamente en la cuenca del Colorado, donde se dan las mayores elevaciones y va descendiendo hacia el norte.

Las montañas Rocosas han estado sometidas a un intenso vulcanismo. Las coladas de lava cubren gran parte de Nuevo México.

Las montañas Rocosas ofrecen pocas facilidades de paso.

% Las mesetas interiores. Al oeste de las Rocosas aparece una región cuyo aspecto se debe a sus fuertes dislocaciones, al vulcanismo y a la intensa erosión reciente. Las formas de relieve se resuelven en una serie de mesetas escalonadas, algunas de igual altitud que las Rocosas, y todas ellas con altitudes superiores a los 900 m. Hacia el suroeste, las mesetas van descendiendo hasta llegar al famoso Valle de la Muerte. Esta región sufrió un rejuvenecimiento reciente que produjo una intensa erosión, cuyo ejemplo más sorprendente es el Cañón del Colorado. En esta región cabe distinguir:

- La meseta del Colorado. La elevación reciente explica que los ríos hayan cortado profundos cañones y labrado mesas de perfiles geométricos. El cañón, cortado por el Colorado pone al descubierto el sustrato del viejo escudo. La meseta del Colorado termina al oeste dando paso a:

- La Gran Cuenca, que supone el 10 por 100 de la superficie del país. Comprende una serie de cadenas montañosas dispuestas en sentido norte-sur y separadas por cubetas desérticas. El país está drenado por el Gila y el río Grande, que son los únicos que logran llegar al mar.

Al norte de la Gran Cuenca entre las Rocosas y la cadena de Cascadas, se encuentra la meseta del Columba-Snake. Es realmente un mar de lavas, ya que las Rocosas y las Cascadas sirvieron de diques de contención. El bálsamo, muy permeable, permitió formas de disolución, que facilitaron la formación de cañones, destacando el de Columba y el Snake. En el interfluvio Snake-Columba aparecen cauces abandonados llamados coulées, de gran importancia hidráulica.

% Cordilleras del Pacífico. Está formada por dos alineaciones paralelas a la costa, separadas por una depresión central que corre desde México hasta Alaska, con una interrupción en los Ángeles.

La cadena interior del Pacífico toma diversos nombres, y así se llama Sierra Nevada en California, Cadena de las Cascadas en Oregón y Cadenas Costeras al norte, en donde se encuentran las mayores altitudes.

Al oeste de esta cadena interior, y limitada al este por las cadenas costeras, aparece una fosa tectónica de 600 Km que en California toma el nombre de Gran Valle.

Las cadenas costeras forman una alineación continua rota sólo en la Golden Gate, San Francisco. Pasada la Golden Gate, las cadenas costeras continuan por Oregón y Canadá.

El Clima.

Se dan toda clase de climas, ya que la extensión en latitud es similar a la existente entre el Sahara y el norte de Francia. No es de extrañar que aparezcan desde los climas tropicales, hasta los desiertos más rigurosos, pasando por los climas continentales de los grandes llanuras. Cabe señalar la escasa superficie ocupada por el clima oceánico de tipo europeo, y la enorme extensión del clima continental con muchas variedades.

Otra característica es la fuerte oposición este-oeste, y la degradación de las precipitaciones en esta misma dirección , así como la disminución de las temperaturas de sur a norte.

% Factores climáticos. La gran variedad de tipos de clima responde a factores relativamente sencillos:

a) El factor latitudinal que determina fuertes variaciones térmicas de norte a sur es el distinto ángulo de incidencia de los rayos solares.

b) Las dos fachadas oceánicas a las que se asoma Estados Unidos tienen corrientes marítimas de naturaleza diversa: así en la fachada occidental del continente, está la corriente cálida del Pacífico, mientras que en la fachada oriental, se encuentra la corriente fría del Labrador. California se ve afectada por la corriente fría de su nombre, mientras que la costa oriental lo está por la corriente cálida del Golfo, y esto explica las diferencias termopluviométricas de ambas fachadas.

c) La forma poco recortada del país, sin otro entrante que el del Golfo de México, hace que muchos puntos se encuentres a más de 1.500 Km del océano, contribuyendo a la continentalización del clima.

Más importancia tiene la existencia del sistema orográfico occidental, que impide el paso de las perturbaciones frontales y detiene las influencias marítimas, que afectan sólo a una estrecha faja costera del Pacífico. La presencia de la gran llanura central permite la circulación de masas de aire de características muy contrastadas.

% Masa de aire y centros de acción. La mayor parte del territorio de los Estados Unidos, al este de las Rocosas, está condicionado en su clima por la interacción de dos masa de aire muy contrastadas, que son la polar continental, procedente del norte de Canadá, y la tropical marítima, cuyo origen se encuentra en el golfo de México. Al oeste de las Rocosas, y en la llanura litoral atlántica, así como en el Golfo de México, los mecanismos son más complicados, ya que dependen de masas de aire polar marítimo del Pacífico y Atlántico norte y de masas de aire tropical marítimo que afectan al sureste de Estados Unidos, mientras que las de tipo tropical continental afectan a la zona al sur de río Grande. Las masas de aire polar y ártico son frescas en verano y producen vientos y cielos muy despejados; en invierno, estas masas pueden descender hacia latitudes bajas. Las masas de aire tropical marítimo ascienden en verano, dando elevadas temperaturas y fuerte humedad; en invierno suaviza las temperaturas, dando lluvias o nieblas en el interior del continente. A lo largo del año las masas de aire cambian y hay una época en la que entran en contacto . en verano, el encuentro se produce en el oeste central, dando unos tipos de tiempo calurosos y húmedos, y otros menos húmedos y más frescos.

En el invierno la zona de encuentro desciende al sur hacia la costa del Golfo de México, zona dominada por el anticiclón llamado Manitoba, y sólo cuando éste se debilita, se producen descargas de aire tropical marítimo que elevan las temperaturas y ocasionan nieblas y deshielos.

El oeste de las Rocosas sólo se ve afectado por masas polares continental y marítima.

En el suroeste estadounidense, la masa de aire tropical marítimo es dominante, pero se estiliza con la corriente fría de California.

En la llanura litoral atlántica se conjugan los efectos de las masas de aire polares, continental y marítima, con la tropical marítima.

% Temperaturas. El rasgo esencial del régimen térmico es la continentalidad, y sólo las zonas costeras carecen de grandes amplitudes térmicas.

De un modo general, se puede decir que la mayor parte de la población vive en regiones donde la temperatura media del mes más frío es inferior a 0; además, existen fuertes oscilaciones diarias.

En el oeste, las condiciones estivales varían con la altura, aunque en general, los días son cálidos y las noches frescas. El efecto moderador del Pacífico no llega al interior.

% Precipitaciones. Las regiones que reciben mayores precipitaciones son las montañas septentrionales de la costa pacífica, el sur de los Apalaches y los estados del sudeste.

Hay variaciones en las precipitaciones; al oeste de las Rocosas, en al área afectada por el Pacífico norte, hay un máximo invernal muy marcado y un mínimo estival. Al este de las Rocosas la situación es inversa, ya que casi todas las regiones presentan sus máximos en verano. Las únicas zonas en donde las precipitaciones caen todo el año son los Grandes Lagos y Nueva York.

% Tipos de climas

Los tipos de climas más conocidos son:

% Clima de costa pacífica. Afecta a una estrecha faja costera entre los 40-49 latitud norte, y sus características son semejantes a las del clima oceánico de Europa y Nueva Zelanda, aunque con veranos más secos.

% Clima californiano. Comprende el litoral californiano entre los 30-40 de latitud norte. Su rasgo más dominante es la sequía estival. Los inviernos son suaves y soleados, y los veranos son relativamente frescos.

En la baja California, el suroeste de los Estados Unidos se convierte en un desierto semejante en origen y características a los costeros existentes en África y Australia.

% Las montañas del oeste. La mayor parte de las tierras tienen un régimen estepario de zona templada, modificado por la altura. Existen muchos desiertos orográficos situados en sombras pluviométricas, debido a un mecanismo llamado chinook, que hace que los alisios del noroeste descarguen en las vertientes occidentales, produciendo sequía y elevación de temperaturas en las vertientes orientales.

% Clima tropical. Incluye dos pequeñas fajas al sureste y suroeste de Estados Unidos: en el sureste, en Arizona, y al sur de California se da un desierto cálido. Los veranos son muy calurosos, y los inviernos, templados. Por lo contrario, en el sudeste, en la zona del litoral del golfo y la península de Florida se da un clima de temperaturas altas y uniformes a lo largo del año y de precipitaciones intensas.

% Clima templado de la fachada atlántica. Se pueden distinguir dos variedades: una zona templada fresca que se extiende por los Grandes Lagos y Nueva Inglaterra, que se caracteriza por el rigor de sus inviernos (temperaturas inferiores a 0). En el verano, las temperaturas son algo más heladas que las de la fachada pacífica, y los vientos soplan del océano al interior; las precipitaciones están bien distribuidas y se originan por el frecuente paso de las borrascas.

Al sur de esta región, se extiende una zona de clima más cálido, que va desde la costa atlántica hasta las Rocosas; su régimen térmico es muy semejante al de la fachada pacífica, pero sus precipitaciones están ligadas en invierno a las borrascas del frente polar, procediendo en verano de los vientos oceánicos.

% Clima continental del interior. Sus amplitudes térmicas son muy acusadas, oscilando entre 25-35. Los inviernos son muy fríos, debido a la influencia anticiclonal, sin casi precipitaciones. Los veranos son cálidos, a causa de la baja presión que se instala en la zona, y que atrae los vientos del océano, produciendo ligeras precipitaciones, casi siempre, de origen tormentosos.

Suelos y vegetación.

Existen varias clasificaciones de los suelos en los Estados Unidos. La más sencilla y mejor conocida es la propuesta por C. F. Marbut. Este edafólogo distingue dos gran familias de suelos: pedocácicos y pedoférricos. En los primeros se acumula carbonato cálcico, mientras que en los segundos se produce una acumulación de compuestos de hierro y aluminio. Los factores que determinan la acumulación de estos elementos son esencialmente climáticos.

Otro esquema sencillo es el que produce el edafólogo ruso Dukuchavev en 1886. este autor diferencia tres categorías de suelos: zonales, intrazonales y azonales. Esta clasificación presupone que el factor edáfico esencial es el clima y a cada zona climática de corresponde un tipo de suelo, a no ser que intervengan otros factores que alteren el normal desarrollo edáfico.

El Ministerio de Agricultura de los Estados Unidos, ideó en 1960, una clasificación conocida con el nombre de Séptima Aproximación, que se completó en 1967. En ella, se diferencian diez categorías de suelos llamadas órdenes, divididas a su vez en subórdenes, y éstas en grupos, familias y series. Los diez órdenes edáficos, con sus respectivas equivalencias en oras clasificaciones, son:

Séptima Aproximación: Órdenes

Equivalencias

1. Entisoles

Azonales

2. Vertisoles

Suelos grumosos y suelos aluviales

3. Inceptisoles

Pardo forestales

5. Mollisoles

Chernosem (tierras negras)

6. Spodosoles

Podzoles

7. Alfisoles

Podzoles pardo-grisáceos

8. Ultisoles

Podzoles rojo-amarillentos (planasoles)

9. Oxisoles

Lateríticos, latosotes

10. Histosoles

Turberas

Sobre la base de esta clasificación cabe distinguir las siguientes regiones edáficas en los Estados Unidos:

1-- Cinturón de los Spodosoles, Histosoles y Entisotes, en Nueva Inglaterra, norte de los Grandes Lagos, Wisconsin y Michigan. Son suelos muy eluviados y ácidos.

2-- Llanura central. En esta extensa región predominan dos órdenes: los Alfisoles y los Mollisoles. Estos últimos son muy aptos para la agricultura, por su alto contenido en materia orgánica.

3-- El sudeste, con predominio de Ultisoles. Estos suelos presentan una tendencia a la acumulación de carbonatos; son muy ricos en arcilla, y en estado natural son de gran fertilidad.

4-- Cinturón occidental de Aridosoles. Se extienden por el sudoeste de Estados Unidos y en las cubetas intramontanas del oeste.

Antes de la llegada de los colonos, los bosques cubrían casi el 50 por 100 de los Estados Unidos. Esta superficie se ha reducido unos dos millones de Km². La cubierta forestal era continua en el norte del semicontinente americano.

Al sur de la taigá, que se desarrolla plenamente en el Canadá, se distinguen varios cinturones forestales. Un de ellos se extiende por los Apalaches y las tierras limítrofes. Da un bosque de frondosas y la vegetación se dispone formando estratos: de arbóreo, arbustivo, musgos y líquenes.

En las montañas del oeste se da una gran diversidad botánica que se corresponde con la gran variedad de climas y suelos. A los suelos podzólicos y a los litosuelos, corresponde una vegetación de coníferas, en donde el pino y el abeto dominan.

Los robledales, mezclados con pinos, ocupan suelos podzólicos de la depresión del Puget-Sound-Willament, mientras que la vegetación herbácea se desarrolla sobre la meseta del Columbia-Snake y gran valle. En las vertientes húmedas de la costa pacífica es el dominio de las gigantescas coníferas, destacando la sequoia, que llega a alcanzar los 100 m de altura. En las cubetas áridas intramontanas se da una vegetación xerófila, como la Artemisa, los cactus.

En la llanura central, la vegetación natural es esencialmente herbácea y arbustiva. El árbol sólo aparece en las riberas de los ríos o en las vertientes de las colinas favorecidas por las lluvias.

El resto del territorio es dominado por la vegetación herbácea, y es el volumen de las precipitaciones el que determina el carácter de la vegetación. Dentro de esto, podemos distinguir:

Zona de altas hierbas o pradera, zona de hierbas cortas o estepa, Artemisa asociada con hierbas cortas y matorrales desérticos.

La vegetación de altas hierbas se da cuando las precipitaciones superan los 600-700 mm; las hierbas alcanzan una altura superior a 50 cm. Hacia el oeste, las lluvias se hacen escasas, los suelos van perdiendo materia orgánica, y aparecen las hierbas cortas, de las que son conocidas son la hierba triguera y la del búfalo. El porte de estas tierras nunca supera los 20 cm; su principal área son las grandes llanuras.

La combinación de la Artemisa con vegetación herbácea es característica de las cubetas y mesetas interiores, y allí las precipitaciones no alcanzan 300 mm, las condiciones son favorables para el desarrollo de pequeños arbustos leñosos.

La Población

Los Estados Unidos ocupan 9.363.353 kilómetros cuadrados (más de 19 veces la superficie de España), lo que supone el 6,9 por 100 de la superficie terrestre, y con 215 millones de habitantes reunían el 5'9 por 100 de la población mundial en 1975.

Los más sorprendente de este país es su espectacular desarrollo. El país cuenta en la actualidad con 281 millones de habitantes, en su mayor parte, descendientes de antiguos inmigrados europeos, más una minoría de gentes de color llegadas de los lugares más diversos.

A finales del siglo XVIII, la población de Estados Unidos ascendía a cuatro millones de habitantes; en 1820, sumaba ya 9'5 millones, y 31'4 millones en 1850. en 1900 había alcanzado 75 millones; 150'7 en 1950 ; 205 millones en 1971; 248 en 1990 y 281 millones en el año 2000.

Inmigración europea.

Se estima que al llegar los primeros europeos a América del Norte en el siglo XVI, existía un millón de aborígenes, dándose las mayores concentraciones en California, sudoeste de Estados Unidos y llanuras litorales del Atlántico. El contacto con lo europeos , diezmó esta población, que fue reducida conforme avanzaba la expansión hacia el oeste, a las zonas más áridas, hasta llegar a reunir unos 100.000 indios en el territorio que hoy constituye el estado de Oklahoma; en 1881 se les concentró en reservas donde conservan sus costumbres y llevan una vida miserable; en la actualidad se calculan unos 800.000 indios, de los que 500.000 viven 280 reservas, en pueblos de Nuevo México, en colonias de Nevada y en rancheras de California. Existen además unos 300.000 fuera de las reservas de los que más de la tercera parte están en Los Ángeles.

Llegaron desde finales del siglo XVI hasta 1970 unos 56 millones de europeos.

Las corrientes migratorias fueron, hasta 1831, graduales y afectaron a anglosajones seguidores de la reforma protestante, puritanos, irlandeses de Ulster, escoceses, galeses y alemanes. Tras la independencia de las colonias, la inmigración procede especialmente de las regiones celtas de las islas británicas, pero esta inmigración se ve detenida por las guerras napoleónicas, reanudándose en 1815, de forma que en 100 años llegaron a Estados Unidos más de 30 millones de inmigrantes en varias etapas:

% De 1815 a 1860 la ruina del artesanado europeo, los movimientos de enclosure y las persecuciones religiosas, llevan a América unos seis millones de personas, procedentes en su mayoría de los países del Mar del Norte.

% De 1860 a 1890, y por las mismas causas, llegan alemanes, suizos y escandinavos

.

% A partir de 1890 y hasta la I Guerra Mundial, la inmigración se hace masiva, pero será la Europa oriental y mediterránea la que proporcione los mayores contingentes.

En esta etapa se forjó el crisol cultural, ya que hasta entonces el predominio cultural y económico era marcadamente anglosajón. Los años de la guerra frenaron la inmigración, y para mantener la hegemonía del mundo sajón se pasaron una serie de leyes restrictivas, según la primera de las cuales los países no podrán enviar un número de emigrantes superior al 3 por 100 de los residentes en esta nacionalidad de los Estados Unidos en 1910 y en 1890. a partir de 1929 se fijó un máximo de 150.000 inmigrantes. A partir de los años 30 la inmigración se detiene. A partir de los años 40 las leyes

inmigratorias son más flexibles y afectan especialmente a asiáticos y a refugiados políticos.

Inmigración no europea.

El origen de la población negra está en el tráfico de esclavos efectuado desde 1619. las necesidades de mano de obra en las plantaciones de tabaco, algodón y arroz, la interrupción de expediciones de presidiarios del Reino Unido ampliaron el comercio de esclavos, que procedían de la costa guineana y de África occidental.

Al comenzar la revolución de las colonias había 500.000 negros, casi todos en el sur; en 1808, al prohibirse la importación de esclavos, no se puso término a esta inmigración forzada hasta la abolición de la esclavitud tras la guerra de Secesión. El crecimiento de la población negra fue en principio muy lento, debido a las severas condiciones de vida, pero a partir de 1930, al mejorar las condiciones sanitarias y aumentar el nivel de vida, el dinamismo demográfico de la población de color es muy superior al de la población blanca.

Si hasta el siglo XIX los negros se localizan preferentemente en el sur, desde comienzos del siglo XX, se produce un fuerte trasiego hacia el norte y los centros urbanos del oeste; en 1950, un tercio de la población negra se encontraba en las zonas rurales del sur, otro tercio en las ciudades de esta región, y el resto en las zonas del norte y el oeste. En la actualidad continúa la inmigración al note y al oeste, con una tendencia a concentrarse en la grandes urbes.

La llegada de orientales a Estados Unidos fue muy escasa hasta el siglo XX; acudían como mano de obra contratada, especialmente al Pacífico, pero esta población regresaba a su país de origen al finalizar su contrato. La Chinese Exclusion Act, a finales del siglo XIX, cotó la inmigración amarilla, y en nuestros días existen unos 200.000 chinos en San Francisco, Seatle, Los Ángeles, Nueva Cork y Chicago, formando los barrios chinos.

Los japoneses se establecieron preferentemente en California. También las Quota Acts restringieron esta inmigración, y en la actualidad, no llegan a 250.000.

Varios millones de mexicanos, de inmigración legal o clandestino, viven en el sudoeste, en Tejas, en California y en las grandes ciudades, donde forman minorías mal asimiladas (chicanos); también entraron en el país unos dos millones de portorriqueños, de los que la mitad se encuentran en la ciudad de Nueva Cork; y tras el triunfo de Castro en Cuba, se establecieron unos 500.000 cubanos en Miami, Nueva Cork y Chicago.

Esta tabla refleja la población nacida en el extranjero y el porcentaje de la población total de Estados Unidos desde 1890 hasta el año 2000.

Año

Número (en millones)

Porcentaje del total

2000

28.4

10.4

1990

19.8

7.9

1970

9.6

4.7

1950

10.3

6.9

1930

14.2

11.6

1910

13.5

14.7

1890

9.2

4.8

El gráfico muestra la evolución de la inmigración de EEUU por decenios.

Movimientos naturales.

No hay que olvidar el propio dinamismo demográfico interno; de 1800 a 1950 Estados Unidos creció en 145 millones de habitantes, de los que sólo de 26 por 100 procedía de la inmigración. Al comenzar el siglo XIX, la tasa de natalidad estaba en torno al 30 por 1000 y la mortalidad en torno al 18 por 1000, cifras que se mantienen hasta la gran crisis económica de 1930, que hace descender la natalidad a 18'4 por 1000, volviendo a recuperarse tras la II Guerra Mundial (baby boom); el máximo se alcanza en 1947, con un 26'6 por 1000 y se mantiene muy alta hasta 1957, fecha en que comienza el descenso por debajo del 20 por 1000.

La tasa de mortalidad alcanzo valores bajos a partir de 1940 (10 por 1000), y en la actualidad está en torno a 9 (1973, 9'4 por 1000). Estos valores oscilan regional y socialmente, lo que produce un crecimiento natural diferenciado; así, por ejemplo, si la natalidad entre la población blanca oscila entre el 15 y el 17 por 1000, en la población negra lo hace entre el 22 y 25 por 1000, con lo que el peso relativo de esta última es cada vez mayor.

Las etapas de la ocupación del territorio (la marcha hacia el oeste):

Desde la llegada de los peregrinos de la Mayflower en 1620 y el establecimiento de holandeses en el Hudson y la isla de Manhattan, hasta 1775, el territorio ocupado por los colonos no pasaba la línea divisoria de aguas de los Apalaches.

El hábitat era esencialmente rural y las ciudades eran puertos y puntos de enlace entre el exterior y los pequeños “hinterlands” agrícolas.

Este territorio estaba rodeado por la Luisiana francesa y las tierras septentrionales del imperio español; a finales del siglo XVIII la frontera se adentra hasta los Grandes Lagos por el norte y hasta los Apalaches por el sudeste, instalándose en el interior 500.000 colonos. Desde el momento de la independencia hasta la guerra civil (1861-65), se producen oleadas de expansión, y se pueden distinguir varias etapas:

% 1800-1825. La frontera atraviesa el Mississippi, asegurándose la mayor parte de la cuenca de este río; en 1819 se adquiere de España el territorio de Oregón. De esta forma se dobla el territorio de los Estados Unidos y poniendo en venta lotes de tierra se posibilita la colonización de estas tierras casi vacías. Más tarde se dividió el espacio agrario. La distribución geométrica del espacio agrario marca una impronta en el paisaje, que contrasta con la irregularidad de los campos de Nueva Inglaterra. El hábitat dominante en las zonas del interior es el disperso.

% 1825-1850. continúa la colonización del interior y se consolida el dualismo económico norte-sur; en las tierras del interior surgen las especializaciones trigueras y maiceras, mientras que en el sur se afianza la caña de azúcar, el algodón y el tabaco, creándose así economías complementarias.

El país conoció un gran desarrollo territorial al incorporarse en 1845 la república de Texas, separada en 1835 de México; en 1848 se incorpora California hasta el río Grande, y en 1846 se reajustan los límites septentrionales siguiendo el parámetro 49 latitud N.

% 1850-1875. se produce la máxima influencia de “inmigrantes viejos”; y es también en ese momento la colonización mormona y la fundación de SALT Lake City, así como el auge de los enclaves mineros de California, Nevada, Idazo y Montana.

La guerra civil consolida el poder económico del norte, y Lincoln propugna la expansión de los ejes ferroviarios para integrar el norte en la llanura interior. En 1853 se anexiona el territorio de río Grande, y en 1867 Alaska se incorpora al territorio estadounidense, previo pago a Rusia de 7'2 millones de dólares.

% 1875-1900. El frente de colonización avanza hasta las grandes llanuras, en donde se implanta la ganadería extensiva (ranching), la cual era la actividad adecuada a las condiciones áridas de las grandes llanuras y a las grandes explotaciones. A finales de esta etapa, se propugna una colonización agrícola en beneficio de la ganadería extensiva.

% 1900-1920. Llegan los nuevos inmigrantes que son absorbidos por los centros industriales del Atlántico, pero al mismo tiempo se desarrolla una agricultura intensiva que produce una fuerte expansión en California.

Hasta finales del siglo XIX, Estados Unidos sigue una política de aislamiento, pero desde esta fecha su proyección exterior aumenta progresivamente. Esta intervención comienza en el pacífico, y así en 1867 se introducen en la isla de Midway, y en 1898 incorporan las Hawai y, tras una corta guerra en España, se apoderan de Cuba y Filipinas. Su interés en asegurarse el área ístmica le lleva a provocar la guerra entre Colombia y su provincia del Panamá, a favor de esta última.

Sigue un breve período de aislamiento que se rompe tras la II Guerra Mundial, y desde entonces su política de intervención es continua; intervención económica en Europa (Plan Marshall), o en otros países no europeos (Turquía, India, Corea, Taiwán, Japón, Filipinas, Egipto, etc.). Otras veces se trata de intervenciones bélicas: Corea, Vietnam.

Distribución de la población.

Si hasta 1800 más del 90 por 100 de la población se localizaba en la fachada atlántica, esta cifra ha disminuido al 50 por 100, y a finales del siglo XIX al 40 por 100, como consecuencia de la ocupación de las tierras del centro y del oeste.

Actualmente cabe distinguir dos dominios: en primer lugar, una zona el oeste del meridiano 100 O, con desigualdades de población inferiores a la media del país, que es de 22'7 hab/km². La población se agrupa en los pequeños oasis de las mesetas intramontanas o en emplazamientos con recursos mineros.

Al este del citado meridiano aparece un territorio más poblado, cuya densidad es de 40-50 hab/km².

El sudeste de los Estados Unidos es la zona de mayor densidad rural, y dentro de ella cabe distinguir dos cinturones muy poblados, en donde se encuentran la mayoría de las ciudades: el litoral y los ejes de comunicación.

Las montañas del oeste constituyen un espacio vacío con densidades inferiores a 2hab/km², y sólo el gran valle y el litoral, junto con los oasis agrícolas del interior, constituyen áreas de intenso doblamiento.

La siguiente tabla recoge una relación entre todos los Estados que componen los Estados Unidos, sus Km², habitantes y hab/ Km².

Km²

Habitantes

Hab/Km²

Maine (Augusta, 22.104 hab)

86.027

993.000

11

Nueva Hampshire (Concord, 29.573)

24.097

737.000

30

Vermont (Montpelier, 9.102)

24.887

444.000

18

Massachsetts (Boston, 628.515)

21.386

50689.000

266

Rhode Island (Providence, 176.920)

3.144

949.000

302

Connecticut (Hartford, 155.868)

12.973

3.032.000

234

Nueva York (Albany, 113.857)

128.410

18.190.000

142

Nueva Jersey (Trenton, 102.211)

20.295

7.168.000

353

Pensilvania (Harrisburg, 65.828)

117.412

11.793.000

100

Delaware (Dover, 17.165)

5.328

548.000

103

Maryland (Anápolis, 28.042)

27.394

3.922.000

143

Virginia (Richmond, 248.074)

105.716

4.648.000

44

Virginia Oeste (Charleston, 69.531)

62.629

1.744.000

28

Carolina del Norte (Raleigh, 117.676)

136.197

5.082.000

37

Carolina del Sur (Columbia, 111.706)

80.432

2.590.000

32

Georgia (Atlanta, 487.553)

152.488

4.589.000

30

Florida (Tallahasse, 71.763)

151.670

6.789.000

45

Ohio (Columbus, 533.418)

106.765

10.652.000

100

Indiana (Indianápolis, 742.613)

93.993

5.193.000

55

Illinois (Springfield, 89.816)

146.075

11.113.000

76

Michigan (Lansing, 129.021)

150.779

8.875.000

58

Wisconsin (Madison, 170.073)

145.438

4.417.000

30

Minnesota (San Pablo, 308.686)

217.738

3.805.000

17

Iowa ( Des Moines, 198.427)

145.791

2.825.000

19

Misuri (Jefferson City, 31.921)

180.486

4.677.000

26

Dakota del Norte (Bismarck, 33.572)

183.022

617.000

3

Dakota del Sur (Pierre, 9.732)

199.551

666.000

3

Nebraska (Lincoln, 148.092)

200.017

1.483.000

7

Kansas (Topeka, 123.043)

213.063

2.249.000

11

Kentucky (Frankfort, 20.054)

104.623

3.219.000

31

Tennessee (Nashville, 444.489)

109.412

3.924.000

36

Alabama (Montgomery, 129.375)

133.667

3.444.000

26

Misisipi (jackson, 150.332)

123.584

2.216.000

18

Arkansas (Little Rock, 128.880)

137.539

1.923.000

14

Luisiana (Baton Rouge, 161.783)

125.674

3.643.000

29

Oklahoma (Oklahoma City, 363.225)

181.090

2.559.000

14

Texas (Austin, 246.904)

692.403

11.196.000

16

Montana (Helelna, 22.557)

381.084

694.000

2

Idaho (Boise, 73.330)

216.412

713.000

3

Wyoming (Cheyenne, 40.020)

253.597

332.000

1

Colorado (Denver, 512.691)

269.998

2.207.000

8

Nuevo México (Santa Fe, 339.107)

315.113

1.016.000

3

Arizona (Phoenix, 580.275)

295.022

1.772.000

6

Utah (Salt Lake City, 176.793)

219.932

1.059.000

5

Nevada (Carson City, 15.264)

286.296

488.000

2

Washington (Olimpia, 22.413)

176.617

3.409.000

20

Oregón (Salem, 68.309)

251.180

2.091.000

8

California (Sacramento, 257.860)

411.012

19.953.000

49

Alaska (Juneau, 6.002)

1.518.800

302.000

0'2

Hawai (Honolulu, 319.874)

16.705

769.000

46

ACTIVIDADES ECONÓMICAS

La agricultura

En la actualidad, sólo se dedica a esta ocupación menos del 4%, sin embargo la agricultura es un sector muy integrado en la economía del país. Un rasgo esencial de la agricultura americana es la elevada productividad, en relación a la población activa agraria. La elevada productividad y la inmensidad de sus recursos agrarios explica que Estados Unidos sea el segundo productor de trigo, el primero de maíz, que produzca el 45% del algodón mundial, el 65% de la soja, el 25 % del tabaco, el 30% de la leche y el 25 % de la mantequilla.

Los rasgos generales de la agricultura estadounidense son:

% Una superficie cultivada con una producción en aumento continuo.

% Un predominio del régimen de propiedad sobre otros regímenes de tenencia.

% Disminución del número de explotaciones agrarias e importancia de creciente de las grandes explotaciones.

% Carácter extensivo de la producción.

% Existencia de fuertes excedentes.

% Intensa mecanización que provoca una reducción de la población agraria y un aumento del tamaño medio de las explotaciones.

La política agraria llevada a cabo en los últimos años ha actuado en dos frentes: En primer lugar, se ha tomado conciencia de que los recursos agrarios son limitados, y no pueden despilfarrarse como se ha hecho tradicionalmente. En segundo lugar, la política actual pretende sustraer las tierras marginales y propensas a la erosión en beneficio del bosque y de los pastos.

La agricultura ha evolucionado paralelamente a la ocupación del país, al incremento de la población y a la mejora de las comunicaciones. En un primer momento fue una agricultura de autoconsumo en el norte, de plantaciones en el sur y de una mayor intensificación en las proximidades de las ciudades. La zona del oeste tiene buenos suelos, pero está alejada de los grandes centros urbanos, y además ha de luchar contra el clima, de ahí su especialización triguera y ganadera. La región agrícola y ganadera más próspera del país es el oeste-central, a causa de sus fértiles suelos, la proximidad de los grandes centros de consumo y las buenas comunicaciones.

En general, cabe distinguir dos grandes usos de suelo: extensivos e intensivos, contándose, entre los primeros los ranchos ganaderos. La agricultura cereralística comercial, fuertemente mecanizada, entra también dentro del sistema extensivo.

Entre las formas intensivas hay que señalar las zonas de policultivo de subsistencia en los Apalaches y algunas áreas aisladas de Nueva Inglaterra. Esta agricultura ha evolucionado hacia un sistema mixto (ganadería y agricultura) cuya máxima fuente de ingresos es la leche. El cultivo que predomina es el maíz, asociado con el trigo, la alfalfa y la soja.

Fuentes de energía y minería

El potencial industrial de los Estados Unidos se explica por el volumen y variedad de los recursos energéticos y mineros. EEUU posee el 10% de las reservas mundiales de carbón, el 6% de petróleo, el 12% de gas natural, el 10% de hierro, y cuantiosas disponibilidades de cobre, azufre, potasas, plomo, etc. La demanda creciente de estos productos es superior al ritmo de crecimiento de la población americana. Las exigencias de fuentes energéticas de la sociedad y de la industria han evolucionado en favor del petróleo y gas natural.

La población anual de carbón es de unos 500 millones de Tm. lo que supone la cuarta parte de la producción mundial; la cual se obtiene de los Apalaches y de las cuencas de Pensilvania Virginia.

El petróleo se explota en EEUU desde 1859. Actualmente, la explotación se ha desplazado al sudoeste, de tal forma que son los estados de Kansas, Oklahoma, Arkansas, Tejas y Luisiana los que producen la mayor parte de este mineral.

La producción de gas acompaña a la del petróleo y los usos son muy semejantes (calefacción, petroquímica, termoelectricidad, etc.)

Estados Unidos va a la cabeza del mundo en la producción de energía eléctrica, pero sólo produce el 15% de la electricidad del país.

Respecto a las materias primas, Estados Unidos cuenta con una enorme gana de recursos en minerales férricos y no-férricos. Hoy día, produce tan sólo el 10% mundial en los ricos yacimientos del lago Superior. Estados Unidos importa hierro de Canadá y Venezuela.

La industria

La industria fue desde muy pronto el gran motor de la economía americana. La abundancia de tierras y la escasez de hombres estimuló el empleo de la maquinaria. Su éxito y poderío está en función de sus cuantiosos recursos naturales y de la capacidad de sus hombres, con alto grado de preparación técnica y una gran preocupación por la investigación, a la que se dedican fuertes capitales.

Los caracteres generales de la industria americana son:

a) Papel hegemónico: primer productor mundial de acero, algodón, fuerte consumo de energía.

b) La industria destaca por su fuerte participación en la formación del Producto Interior Bruto.

c) Enorme variedad en la producción entre las industrias dinámicas y las tradicionales.

d) Fuerte concentración en el "cinturón industrial": nordeste de los EEUU, región de los Grandes Lagos y valle del Ohio.

El enorme potencial económico explica el carácter oligopolista de la industria americana, y así se explica que tres o cuatro empresas dominen del 70 a 80 % de la producción de cigarrillos, estaño, neumáticos, cobre... Los tres grandes de la industria automovilística (General Motors, Ford y Chrysler) controlan más del 94 % de la producción de automóviles.

Los factores que rigen la localización industrial son:

1-- Materias primas: la necesidad de ahorrar los gastos de transporte de productos pesados explica la tendencia tradicional a instalar la industria en la proximidad de las materias primas o de las fuentes de energía.

2-- Los transportes: las vías acuáticas y terrestres son un factor esencial en la localización industrial. Cobran importancia los puertos de los Grandes Lagos o los del Atlántico.

3-- Factores humanos: Existen industrias que requieren mano de obra altamente cualificada, y las industrias textiles, las de máquinas-herramientas, las de precisión, se instalan, preferentemente en la megalópolis.

4-- Hay que destacar la Política del Gobierno de descongestionar la industria.

El comercio

El tráfico comercial de los EEUU refleja la transformación de una economía colonial, de exportación de materias primas y alimentos hacia la metrópoli, a la economía de una potencia industrial hegemónica, importadora de materias primas y exportadora de productos industriales y de cuantiosos excedentes agrícolas.

También se altera el origen y destino de los productos intercambiados, en beneficio del continente americano y Asia.

EEUU practica en la actualidad la política de conservar sus recursos y consumir los ajenos, beneficiándose de los costes de producción, que resultan más baratos en el exterior.

Nueva York y en general, los puertos de Nueva Inglaterra, mantienen un papel dominante en la exportación de productos industriales textiles y químicos, y en la recepción de materias primas, también está operando un cambio en los puertos de entrada y salida de las mercancías.

DIVERSIDAD REGIONAL

% El nordeste, región vital de los EE.UU.

% La fachada nordatlántica

El medio físico de la fachada nordatlántica no tiene grandes ventajas; el clima es extremado, los suelos son poco fértiles o estuarios profundos. Los antiguos valles glaciares, permiten la penetración hacia el interior.

Nueva York es la primera región poblada por colonos europeos. La agricultura fue siempre reducida. La pesca fue muy importante en un principio, originando los capitales necesarios para la industria.

La energía proviene de los saltos de agua. Los grandes bosques proporcionan desde siempre las materias primas para la industria maderera, y más recientemente de pasta de papel. La industria textil se mantiene en función de la alta calidad de sus productos. La misma evolución se da en otras industrias: Nueva Inglaterra, de alto nivel técnico: mecánica de precisión, aparatos electrónicos, relojería, material fotográfico…, y en la depresión del Hudson, refinerías de petróleo, imprentas, e incluso altos hornos.

La metalurgia pesada se ha establecido sobre el carbón de los Apalaches, y especialmente en Pittsburgo.

El dinamismo reside esencialmente en las funciones comerciales, financieras e industriales: la mayoría de los cambios con el extranjero se efectúan por sus puertos.

% Nueva York, imagen de una civilización

Nueva York es la mayor aglomeración urbana del mundo: 16 millones de habitantes, de los que 8 se reúnen en sus límites municipales. La diversidad de origen de sus habitantes hace de Nueva York un “mundo en pequeño”.

Los orígenes de la ciudad son modestos. Nueva York ha vivido hasta el siglo XVIII del comercio y productos coloniales. La fortuna data de la primera mitad del siglo XIX. La explicación está en la posición de la ciudad, en el centro de la región más poblada e industrial del país, en una de las grandes rutas del Atlántico y a la entrada de la vía natural. El emplazamiento de Nueva York se compone de un conjunto de islas (Long Island en el este, Maniatan en el centro). Amplios entrantes penetran profundamente hacia el interior. La topografía, resultado de la sumersión postglaciar, fracciona la ciudad, pero las amplias vías de agua favorecen el desarrollo de un enorme puerto, que se ha convertido en el más importante del mundo. Si en otro tiempo fue fundamentalmente puerto de pasajeros, hoy es especialmente un puerto de mercancías.

La actividad comercial permitió la acumulación de capitales que se acrecentaron con el desarrollo industrial. Los bancos de Nueva York, detentan casi, un tercio de los capitales de los EE.UU., y Wall Street es como el termómetro que mide la salud de la economía occidental.

La industria de la confección es la más importante de toda la Unión.

Las migraciones cotidianas de trabajadores plantean serios problemas de circulación.

Un puente colgante, el más largo del mundo, une brooklyn a Richmond. Las relaciones a larga distancia plantean menos problemas. El tráfico de viajeros se hace cada vez más por vía aérea. Nueva York posee una decena de grandes aeropuertos, de los que el principal es el de Kennedy.

Nueva York tiene, pues, todas las funciones: comercial, industrial, financiera, cultural, etc. Sede de la ONU. la gran ciudad aspira, en cierto modo, a organizar el mundo de igual forma que organiza el país. Solo carece de las funciones política y administrativa, reservado a Albany, y a Washington para la federación americana.

Los transportes desempeñan un papel considerable: metros, automóviles, vías férreas aseguran un tráfico intenso.

Nueva York cubre una superficie inmensa, y en realidad es más una región urbana que una ciudad.

% Los Apalaches y los Grandes Lagos

Estas dos regiones de paisajes diferentes están asociadas en el plano económico: son ricas en recursos mineros y forman la primera zona de industria pesada de EE.UU.

La cuenca de los Apalaches produce las cuatro quintas partes del carbón de los EE.UU. La extracción está totalmente mecanizada. Además, la industria pesada, las mecánicas, las textiles, las químicas se han desarrollado en una amplia región de la que Pittsburgo continúa siendo la capital.

La región de los Grandes Lagos es una región económica, de una admirable vía de penetración tan amplia como el mar Negro.

La región septentrional de los Grandes lagos es un país forestal ampliamente explotado por las fábricas de papel y colonizado por ganaderos.

% El sur

En la historia de los Estados Unidos este conjunto meridional está ligado al algodón y a la sociedad de plantadores y de esclavos negros que trabajaban en tierra.

La unidad del sur viene de su clima, parecido al clima tropical. Los veranos son muy cálidos y lluviosos; los inviernos, suaves, aunque pueden registrar olas de frío. La vegetación es espesa, especialmente en torno al Golfo de México.

Los negros constituyen una agrupación de más de 10 millones de habitantes, lo que supone el 32% de la población total. La población blanca son casi en su totalidad de origen anglosajón y muy apegados a sus tradiciones y prejuicios. En el aspecto cultural, el sur, es un país retrasado; Mississippi y las Carolinas tienen las comarcas más deprimidas de los Estados Unidos, y una constante en todos los estados es la fuerte segregación racial. Al oeste del Mississippi ha nacido un “nuevo sur”, más dinámico y activo, donde la agricultura moderna y mecanizada, obtiene rentas elevadas, pero donde la industria se ha convertido en actividad esencial, gracias al petróleo, a la química y a las posibilidades de comunicación ofrecidas por el Golfo de México.

% El viejo sur, reino del algodón

El algodón sigue siendo el gran cultivo del sur, del que viven más del 50% de los campesinos que tienen grandes propiedades.

La competencia de las fibras sintéticas está haciendo retroceder el algodón, que hoy es superado por el maíz y la alfalfa, por la soja y el cacahuete.

El hecho actual más importante es el desarrollo de la industria, la más antigua es la del algodón. No hay que olvidar además, la facilidad con que el gas y el petróleo llegan a través del golfo, Atlanta.

Nueva Orleáns, ha perdido la capitalidad económica, y su puerto es uno de los más importantes de los Estados Unidos.

% El nuevo sur

Texas y Luisiana son, con California y Florida, los estados de mayor desarrollo económico en el momento actual. A ello contribuye el desarrollo urbano, la industrialización y la importancia de las inversiones.

La agricultura no carece de importancia: el algodón de fibra larga, ocupa grandes propiedades mecanizadas, no es un monocultivo: los valles aluviales están ocupados por árboles frutales y productos hortícolas.

En el litoral del golfo, el arroz se cultiva en Luisiana, la caña de azúcar en Florida y en el delta, los pomelos, limones y especialmente las naranjas son especialidad de florida.

La mecanización es fuerte, pero la mano de obra es muy numerosa, siendo importante la participación de mexicanos que pasan clandestinamente a través del río Grande.

El hecho más sobresaliente del “nuevo sur” es el boom industrial provocado por el petróleo: 30 millones de barriles anuales se extraen del golfo, de Oklahoma y del norte de Tejas. El gas natural se emplea en las centrales térmicas o en las fábricas directamente.

Florida es el paraíso del turismo, y Miami es el aeropuerto de mayor tráfico del sur.

% El centro y el Oeste

Al Oeste de los Grandes Lagos y del valle medio del Mississippi comienza un país nuevo. Todo cambia: el paisaje, el clima y especialmente la ocupación del suelo por los hombres. Las grandes llanuras alcanzan anchuras siempre superiores a los 1000 km. Y el sistema montañoso de las Rocosas es aún más amplio a las grandes llanuras suceden elevadas montañas, y el Pacífico. Las precipitaciones disminuyen hacia el oeste. Las grandes ciudades son raras.

% Las grandes llanuras centrales: el Middle West

La horizontalidad de las grandes llanuras sólo se ve interrumpida por el encajamiento de los ríos; el clima es muy contrastado: los inviernos son rigurosos, los veranos cálidos con abundantes termoconvectivas.

La fertilidad de las tierras atrajo a los colonos, que pronto, con la ayuda de la mecanización, convirtieron la región en la primera productora de cereales del mundo.

Al pie de las Rocosas se practica la ganadería, extensiva de vacunos, lanares y caballos.

El corn belt, fue la primera región en adoptar el policultivo: alternan el maíz, con la soja, la avena y la alfalfa. La remolacha azucarera, la patata y el lino cubren los valles del Plate River, Arkansas y Red River. La potente mecanización reduce la mano de obra. Los agricultores emigran a las ciudades.

% Las altas tierras del oeste

Sobre una superficie cinco veces mayor que la de España aparecen alineaciones montañosas, cubetas y mesetas que encuadran valles estrechos y profundos. Si variado es el relieve, también lo es el clima; aunque el rasgo dominante es la aridez.

% Las Rocosas

Las Rocosas se encuentran talladas por estrechos y profundos valles que labran espectaculares cañones, sobre los que se construyen presas utilizadas para el regadío y para energía hidroeléctrica.

Con objeto de preservar la naturaliza, se han creado inmensos parques naturales que atraen al turismo, constituyendo la principal fuente de ingresos.

% Las cadenas de las Cascadas y Sierra Nevada

Constituyen un obstáculo que impide la penetración de los vientos oceánicos hacia el oeste, lo que determina una disimetría en la vegetación entre la vertiente occidental, cubierta por una vegetación forestal y la oriental, desértica. Estas alineaciones montañosas separan dos ámbitos bien diferenciados: al Oeste, valles bien regados, de intenso doblamiento y fuertemente urbanizados, al Este, aridez y despoblamiento.

% Mesetas intramontanas, cubetas y cadenas montañosas

Entre las Rocosas y el conjunto de Sierra Nevada-Cadena de las Cascadas, se encuentra una zona cuyas alturas oscilan entre 4000 m en las cumbres y el Valle de la Muerte, a 85 m por debajo del nivel del mar. La agricultura apenas es posible.

Reno es el centro universitario y comercial de la región: las Vegas debe su fama al juego y a la industria química.

% La Costa del Pacífico

El litoral del Pacífico no tiene una uniformidad climática. El clima es oceánico templado, de inviernos suaves y veranos frescos y brumosos, grandes bosques cubren las vertientes montañosas. Una vez atravesadas las Cadenas Costeras, la aridez es total.

Fue el descubrimiento del oro y la llegada del ferrocarril lo que motivó un enorme auge demográfico. Por último, el petróleo y la industrialización han producido un enorme crecimiento mayor que el del nordeste americano.

Los centros urbanos se localizan en torno a Porland. Al norte de las tierras bajas de Puget, Seatle y Tacoma son los núcleos más importantes, con una industria diversificada: aluminio, madera, harineras, conservas cárnicas, astilleros, industrias aeronáuticas, etc.

% California

California es el primer estado de la Federación por su población. Los altos salarios de las empresas y el clima explican el desarrollo demográfico californiano. California atrae capitales y allí se invierte dos veces más que en la Megalópolis. La población, su elevado nivel de vida y sus recursos energéticos provocan la proliferación de industrias muy diversificadas: motores eléctricos, electrodomésticos, confección de vestidos, materiales plásticos, etc.

California es el estado mas dinámico y de economía más diversificada de cuantos componen el conglomerado estadounidense.

La California meridional da la imagen tópica de California. El clima y los regadíos permiten una próspera agricultura apoyada en los productos hortícola y en los cítricos.

Los Ángeles es la ciudad del automóvil particular. San Diego es una base naval y un centro industrial en auge.

El hecho geográfico más importante de esta región lo constituye la bahía de San Francisco. San Francisco comenzó su prosperidad con la “fiebre del oro”. Sus industrias esenciales son las alimenticias y metalúrgicas. Pero su función dominante es la comercial y financiera.

% Puerto Rico, Alaska y Hawai

Los Estados Unidos poseen una serie de territorios exteriores: Puerto Rico, cedido por España en 1899, isla del Caribe. Posee un estatuto económico, y sus habitantes pueden entrar en Estados Unidos libremente.

Una serie de islas de gran valor estratégico, como son las islas Vírgenes, la isla de Guam, las islas Samoa etc.

Alaska, separada de Rusia por tan sólo 90 Km. en el estrecho de Bering, fue comprada a los rusos en 1867. Pera la única región de clima favorable es el borde del Pacífico, bañada por corrientes cálidas. El resto es el dominio del clima continental, frío y seco.

Alaska cuenta entre sus recursos con la pesca y conserva del salmón, las pieles, el oro, el cobre, la plata y el petróleo. Los inmensos bosques de la región del Pacífico están aún sin explotar. El turismo comienza a aparecer, al desarrollarse los medios de transporte. La verdadera importancia de Alaska radica en su valor estratégico.

Las islas Hawai se componen de una veintena de islas alargadas sobre 650 Km. entre California y Japón. El clima es tropical muy húmedo. Grandes volcanes han emitido grandes cantidades de lava, originando un suelo fértil donde se cultiva la caña de azúcar y la piña.

Urbanización

Un aspecto esencial en la distribución geográfica de la población es el papel creciente de las ciudades, que en el año 1970 acogían al 73'5 por 100 de la población en el 1'5 por 100 del territorio del país. La mayor parte de la población de los Estados Unidos se encuentra a menos de una hora de distancia de un área metropolitana, lo que determina que las formas de vida estadounidenses sean netamente ciudadanas; por ello, el censo americano hace la distinción neta entre población rural, aquella que está vinculada a la actividad agraria y aquella otra que trabaja en actividades no agrarias, y casi siempre en las ciudades más próximas. Por ello, aunque en 1970 el 26'5 por 100 de la población vivía en medios rurales, sólo se consideran agricultores el 5 por 100.

La tabla muestra la evolución de la población urbana viviendo en núcleos de más de 2.500 habitantes ( en porcentajes).

Años

Población urbana

Población rural

1790

5,1

94,9

1830

8,8

91,2

1870

27,5

72,5

1900

39,7

60,3

1920

51,2

48,8

1940

56,5

43,5

1970

73,5

26,5

Hasta 1920 había un claro predominio de la población rural, pero a partir de esta fecha la urbanización cobra un auge creciente. La urbanización tiene un crecimiento paralelo al proceso industrializador. Las primeras ciudades aparecen en el siglo XVIII: Boston en 1630, Nueva York de 1626 1664, Filadelfia es 1652. pero en el primer censo de población (1790), ninguna ciudad llegaba a 50.000 habitantes, y sólo Baltimore, Charleston, Boston, Nueva Cork y Filadelfia tenían más de 10.000 habitantes. Las funciones urbanas eran especialmente comerciales, y ninguna ciudad ejercía un papel dominante sobre las demás.

A lo largo del siglo XIX aparece una segunda generación de ciudades interiores: Richmond, Pittsburg, Albano, y un poco más tarde San Luis, Cincinnatti, Louisville, Bufalo, etc., y un centro importante en el sur que es Nueva Orleáns. En el perímetro asistimos a una densificación de la red de carreteras y ferrocarril, y pronto toma la hegemonía Nueva Cork, en donde convergen los productos del sur y del centro-oeste y también las manufacturas del cinturón industrial. Así Nueva York, con sus 500.000 habitantes, dobló la cifra de la segunda ciudad (Baltimore). Se inicia el crecimiento de las ciudades de los Grandes Lagos: Detroit, Cleveland y Chicago. En el sur, Nueva Orleáns alcanza 20.000 habitantes, y en el oeste, San Francisco 150.000.

Los Estados Unidos pasan en el siglo XX de una economía mercantilista a una economía industrial capitalista; en los primeros decenios del siglo XX se desarrollan fuertemente las ciudades costeras y de un modo especial las situadas en el cinturón industrial; se produce un espectacular crecimiento de los centros urbanos del litoral californiano y de la Florida, así como de ciertos centros mineros en los Apalaches.

La tendencia actual es el crecimiento de las ciudades de tipo medio y grande; crece así el número de habitantes que viven en las áreas metropolitanas constituidas por la población de un condado que cuenta con una ciudad de más de 50.000 habitantes, y las ciudades contiguas cuya población depende social y económicamente del núcleo rector. En 1950'83 millones de habitantes vivían en 168 áreas metropolitanas; en 1960, 113 millones vivían en 212 áreas, y en 1970, 224 áreas reúnen 139 millones de habitantes.

El grado de urbanización difiere según las regiones. Y son el noroeste, y la región de Nueva York las que tienen índices superiores al 80 por 100, lo mismo que California, mientras que el sur y el centro, especialmente las Dakotas, Arkansas, Mississippi y Virginia tienen valores inferiores a la media nacional.

De gran interés es la formación de una enorme conurbación que se extiende a lo largo de 1.000 Km., desde Boston a Washington, que agrupa 60 millones de habitantes y que Gottmann denominó Megalópolis.

Pero las ciudades americanas se están produciendo algunos cambios morfológicos y estructurales, entre los que cabe destacar la suburbanización. El centro tradicional es abandonado y ocupado de nuevo por las clases sociales más discriminadas, los distritos centrales de Washington, Newark, Atlanta, Baltimore, Nueva Orleáns y San Luis alcanzan valores superiores al 40 por 100 de la población negra. Por el contrario, las clases medias y acomodadas se desplazan a la periferia, en viviendas unifamiliares, originando una desmesurada expansión horizontal de las ciudades; en 1970, 75'6 millones de personas (37'2 por 100 de la población total) vivía en la periferia de las ciudades. El proceso urbano conoce un cierto estancamiento al detenerse la emigración rural, estabilizarse la inmigración y descender el crecimiento natural como consecuencia de las bajas tasas de natalidad. Parece que el crecimiento futuro se encamina a la formación de regiones urbanas semejantes a la megalópolis atlántica, en los Grandes Lagos y en la costa californiana, que estarán unidad entre sí por corredores urbanos, originándose un sistema urbano integrado llamado Ecumenópolis.

1