Educación y sociedad

Escuela actual. Educadores. Problemas. Nuevas tecnologías. Relaciones

  • Enviado por: Lena 25
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas

publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

publicidad

1.- Señala al menos tres características que definen a la sociedad actual. Justifícalo.

Sin duda, la característica que impera en nuestra sociedad desde hace unos años es la aparición de las Nuevas Tecnologías, que hacen de ésta una sociedad altamente tecnificada. Esto se ha podido comprobar con el notable aumento de, por ejemplo, empresas que han ido incorporando ordenadores y, con ello, la informática. La telefonía móvil ha ido avanzando a pasos de gigante y lo que antes era un privilegio ahora ha supuesto un capricho para todos.

Respecto a esta nueva ola de avances tecnológicos, cabe mencionar una consecuencia que está haciendo mella en nuestra sociedad: la sustitución de la mano de obra por una maquinaria especializada, conllevando un considerable aumento del paro. Además de esto, este desarrollo acentúa la diferencia existente entre aquellos territorios que no disponen de un nivel económico adecuado para disponer de dichos avances.

Otra característica de nuestra sociedad podríamos definirla como sociedad de la información, entendida ésta como “el conjunto de fuentes informativas y conformadoras que actúan hoy sobre los individuos”. Tradicionalmente, la escuela ha sido considerada como la única fuente de información de la que disfrutaban los individuos. Actualmente, junto a ésta también podemos incluir los tradicionales medios de comunicación y, aún más, el fenómeno de internet, que no sólo es un medio informativo, sino también un medio comunicativo.

Muy vinculado a este auge de las Nuevas Tecnologías encontramos ese fenómeno tan conocido, hoy por hoy, entre todo el mundo: el consumismo. Es algo que está a la orden del día y del que se benefician un grupo determinado de ciudadanos. Constantemente nos están bombardeando con anuncios que despiertan en nuestro interior la necesidad de poseer aquello que muestran porque, de lo contrario, nuestra calidad de vida iría en detrimento. De esta manera, la sociedad a la que pertenecemos se ha convertido en una sociedad consumista, cubriendo las verdaderas necesidades de unos pocos y creándolas en otros muchos.

2.- Señala al menos tres características que definen a la educación actual. Justifícalo.

Debido al gran auge de las Nuevas Tecnologías y partiendo de que sociedad y educación están interrelacionadas, la educación se ha visto envuelta en este crecimiento, puesto que una sociedad sin educación y viceversa no podría ser. Por tanto, a medida que la sociedad va avanzando y van surgiendo nuevos intereses podemos ver como en ésta y, particularmente, en la escuela se han ido introduciendo a grandes pasos los dispositivos informáticos. Aparece la educación tecnificada. Gracias a este desarrollo tecnológico se pueden observar numerosas ventajas que hacen una educación en la que el aprendizaje es interactivo y que permite nuevas formas de adquirir conocimientos.

Además de esto, se fomenta una comunicación inmediata entre alumno y profesor y entre los propios alumnos, a través de correos electrónicos, mensajes, chats, etc. Por tanto, este avance en las tecnologías no hace que las relaciones sean deshumanizadoras, sino que, por el contrario, nos permite una mayor singularización de las mismas haciendo que cada alumno, en la medida de sus posibilidades, pueda tener un aprendizaje más flexible e individualizado, adaptándose a las características propias de cada uno.

En la actualidad, estamos ante un progresivo aumento de los intercambios entre diferentes países, lo cual nos hace disfrutar de diversidad cultural. Fiel reflejo de esta situación son las aulas de los colegios, en las que se practica, cada vez con más frecuencia, una educación integradora, abarcando, no sólo aquellos alumnos que pertenecen a una cultura diferente, sino también aquellos que poseen dificultades de aprendizaje, algún tipo de minusvalía o cualquier otro aspecto que les haga tener unas características particulares.

3.- ¿Qué relación e interacción hay entre ellas?

Partimos de que ambos conceptos están interrelacionados entre sí porque la sociedad influye en el tipo de educación que nos ofrecen en la escuela y que ésta, a su vez, está regida y dirigida por el tipo de sociedad que desea formar el sistema educativo. Es por eso que en la escuela formamos a los individuos en función de lo que demandamos en la sociedad. Ésta lanza una información para que, posteriormente, digerida y asimilada por la escuela, acotando, así, los límites de la información que los sujetos deben recibir.

A su vez, es la familia la que tiene una función socializadora de la información y hace que sociedad y educación sean complementarias entre sí, ya que los valores morales como el respeto, la igualdad, la solidaridad, etc, suelen formarse dentro del ámbito familiar, siendo trasladados estos principios a la vida cotidiana en los círculos familiares, escolares y laborales.

4.- ¿Cuáles serían las características de la escuela de nuestra época? ¿Qué tipo de educador necesita esta escuela? ¿Qué características definen la problemática fundamental del educador?

La escuela ha dejado de ser una institución que se dedica, exclusivamente, a enseñar para pasar a ser una “organización que aprende”, ya que no hay unos conocimientos limitados, por tanto, la escuela debe seguir avanzando y adquiriendo información con el fin de estar a la altura de la sociedad. Según Tedesco: “La educación ya no podrá estar dirigida a la transmisión de conocimientos y de informaciones, sino ha de desarrollar la capacidad de producirlos y de utilizarlos”.

Inevitablemente tenemos que diferenciar entre escuela pública y privada, diferencia con la que no estamos de acuerdo porque queremos entender la escuela como único concepto. No obstante, esta diferencia existe y está basada en la ideología que se desprende de ellas: escuela pública, ideología de todos; escuela privada, ideología de unos pocos. Esta última, una empresa que mira por sus intereses, aunque es inevitable que esté supeditada a las normas de la sociedad.

Dado que el docente es uno de los instrumentos que utiliza la escuela para transmitir los conocimientos, éste debe ser flexible a la hora de imponer su ideología, teniéndola que dejar a un lado para implantar los principios ideológicos de la escuela y de la sociedad, con el fin de estar en concordancia con ella. El educador es el puente entre la sociedad y el alumno.

Casi tan importante como lo expuesto anteriormente, está el hecho de que el profesor no se limite a transmitir conocimientos, sino que, teniendo en cuenta las situaciones de cada uno de los alumnos, también tiene la obligación de formar individuos autónomos, capaces de criticar cualquier circunstancia que se les presente.

Pasemos ahora a la problemática fundamental del educador. Como hemos referido con anterioridad, actualmente existe un movimiento masivo de personas de diferentes países y culturas y ya no sólo eso, sino que cada individuo, cada alumno tiene una circunstancia personal difícil de segregar de la conducta, lo cual impide tener un desarrollo normalizado. Se trata de diferentes dimensiones sensoriales, emocionales, etc, con distintos grados e, incluso, de diferentes formas de aprender.

Estas cuestiones, pues, presentan un problema al llevarlas a la práctica. El profesor se encuentra en un aula con un número determinado de alumnos, cada uno de ellos con un ritmo de aprendizaje particular, por lo que el docente tiene que adaptarse a éste y diseñar una metodología específica para cada alumno. Es por eso que entendemos que se trata de una tarea “casi imposible” de realizar, puesto que supondría más horas de las que disponemos: educación individualizada. Estamos ante una de la problemática fundamental del profesorado.

5.- Valoración crítica

En la actualidad, la influencia de la tecnología es una realidad. Cabe decir que sin ella el desarrollo de un país es casi impensable. Pero no sólo ha influido en nuestra sociedad actual, sino que ha llegado, incluso, a la institución escolar, con la incorporación de aulas informáticas desde las que se pretende fomentar en los alumnos un interés por las nuevas tecnologías y su uso. Esta aparición de un nuevo modelo práctico de enseñanza - aprendizaje es mucho más eficaz, productivo y motivador. Sin embargo, estos avances no han llegado por igual a todas las partes del mundo, refiriéndonos a las zonas subdesarrollas económicamente.

El uso de las nuevas tecnologías permite a los alumnos una socialización y atención personal por parte del profesor, el cual deberá ir adaptando su metodología a cada momento y/o circunstancia personal determinada, pues no debemos olvidar que dentro del aula existe una gran diversidad cultural, ideológica y personal. Pero nuestro papel en la formación de los alumnos es más profunda, ya que no sólo enseñamos conocimientos teóricos, sino que también educamos en valores morales, los cuales, a pesar nuestro, se están perdiendo poco a poco. Esto se ve reflejado en el comportamiento agresivo de los niños, además de mostrar desinterés y poco respeto por la figura del maestro.

En este último aspecto, la familia juega un papel muy importante y la educación que les es inculcada a los alumnos en dicho ámbito no podrá ir nunca en contraposición a la que reciben en la escuela. Sin embargo, esta situación es cada vez más habitual, creándose malestar entre compañeros, profesores y la propia familia. Por ello es fundamental que el alumno tenga un modelo a seguir, un punto de referencia a partir del cual fomente y desarrolle sus actitudes sociales, afectivas y personales.

La falta de esas actitudes está muy vinculada a la sociedad consumista en la que estamos sumergidos; una sociedad consumista que no nos hace valorar las cosas que son verdaderamente importantes para nuestra vida, llenando el desván de objetos inútiles que pensamos que mejora nuestra calidad de vida.

6.- Bibliografía

  • SARRAMONA, J. (2002).: Desafíos a la escuela del siglo XXI.Octaedro, Barcelona.

Sarramona, J., p. 51

Sarramona, J., p. 56

3