Educación y nuevas tecnologías

Enseñanza. Escuela. Sociedad. Tecnología. Recortes de prensa. Viñetas

  • Enviado por: Marlacar
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 17 páginas
publicidad

TEMA 3. SOCIEDAD, NUEVAS TECNOLOGÍAS, EDUCACION Y ESCUELA.

VIÑETAS Y RECORTES DE PRENSA:

Todas las viñetas que encontramos en este temario son interesantes por unas u otras cosas. Yo únicamente voy a comentar algunas pero intentaré relacionarlas y hacer referencia a todas.

La viñeta de Mafalda y de los Ángeles, pone en entredicho que es la democracia. Para mi es una palabra de la cual se abusa en demasía en los medios de comunicación y cuyo significado es muy diverso. A simples rasgos, para mi la democracia sería la igualdad de todas las personas en todos los ámbitos de la sociedad, pero, partiendo de la mentalidad actual de ésta, la democracia está muy lejos de conseguir su objetivo, convirtiéndose así en otra utopía más.

También me ha gustado mucho la viñeta “soy libre”. Plantea ¿qué es la libertad”. Puede que haya personas para las cuales la libertad es simplemente el poder elegir entre el blanco y el negro (el banco que me exprima, la comida que me envenene...). ¿Por qué es así y no puede ser de otro modo? La sociedad, la educación, nosotros mismos... para mi la libertad es una utopía, por eso se habla de libertad de expresión, libertad de cátedra, etc. Realmente la libertad viene supeditada por el contexto, la libertad de unos puede suponer la esclavitud de otros.

También destaco como Forges plantea en su viñeta de “inexistencia social y sociedad de mercado”, la existencia de dos mundos paralelos. Uno, el verdaderamente existente y palpable, con todas sus miserias, aquel que oficialmente no existe. Otro, el que vemos, al cubrir con un simple velo al primero y hacernos creer que la sociedad es maravillosa, que es como es y no debemos complicarnos la existencia. ¿para qué? Si nosotros somos felices, vivimos bien, para qué preocuparse por los demás.

La viñeta de la televisión habla por si sola. Como nuestra mente está programada y con la simple imagen de una flor en una maceta, ampliada en toda la pantalla, una persona está imaginándose un lugar verde y soleado. Inconscientemente, no estamos preparados para asumir toda la información que se nos ofrece, bien porque ésta se halla deteriorada, manipulada, porque nos ofrecen un enorme caudal desestructurado, etc.

RECORTES DE PRENSA

En lo que hace referencia a los recortes de prensa, en el de “los universitarios suspenderían un examen de ESO”, no me cabe la menor duda que, tal y como se explica en el último párrafo sea así, debido a que los exámenes siguen siendo de tipo memorístico y no analítico o crítico. Ese tipo de test que utilizan, únicamente valen para saber quién de los alumnos se acuerda de ciertos conceptos, de algunos de los contenidos tratados en clase, por lo que para mi, no tienen ningún sentido ni valor.

UNA NUEVA CULTURA DEL TAMAGOTCHI

Muchas veces pienso que con los avances tecnológicos que aparecen en la sociedad, nos dirigimos hacia el individualismo y no fomentamos las relaciones sociales; nos limita el contacto con otras personas, pues aparecen muchas señales con las que entendemos muchas cosas de las que tenemos que hacer.

El Tamagotchi, en concreto aísla al hombre de las demás personas ya que sólo necesita la relación del hombre- máquina.

Por ello creo que todo esto de los avances tecnológicos esta muy bien pero detrás de ellos se esconden los problemas de comunicación con los amigos, familia ya que pasamos muchas horas entretenidos con este aparato y no enriqueciéndonos de las relaciones sociales.

Texto PERIODISMO, escrito por la agrupación de Periodistas del Sindicato CCOO de Asturias (1999).

Fragmento de texto “¿CÓMO NOS VENDEN LA MOTO?”. “Algunas preguntas incomodas a los medios de comunicación” de MARI SAEZ (2000).

Me gustaría comenzar diciendo que me ha sorprendido bastante este texto y que al leer “una profesión muy precaria”, no pensaba que podría serlo tanto, que se podría “abusar” tanto de una profesión o de una carrera universitaria como es el periodismo. No creo que aquellos universitarios que tengan vocación periodista y que estén cursando esta carrera hayan tenido acceso a la información que he podido leer yo aquí.

Y me gustaría equivocarme pero pienso que es probable que algún porcentaje de estos universitarios, aunque sea bajo, hubiese decidido inclinarse por cualquier otra carrera.

“Escasas posibilidades de influencia social, supresión de temas que pueden tener elementos de colisión con los intereses económicos y políticos que defiende el editor del periódico o el holding al que el medio de comunicación pertenece, y sobre todo, precariedad laboral hasta extremos insospechados que hacen desistir a cualquiera que no tenga las ideas enormemente claras, de cualquier aventura reivindicativa en su centro de trabajo”.

¿Qué?, ¿entonces todo lo que vemos en televisión está supeditado al director del canal al que pertenece, a sus ideales políticos, a sus principios morales,...?, ¿Todo lo que escuchamos en la radio está supeditado al director de la frecuencia que oímos, a sus intereses personales, a sus ideales políticos,...? ¿Es decir, todo esta “envenenado”?, ¿Manipulan de tal modo la información y con ello a los periodistas que transmiten dicha información y a las personas que están sentadas en los sofás de sus casas detrás de las pantallas de televisión o detrás de la cadena musical?

Hace un mes mas o menos pude leer, por casualidad y por “ganar” un poco más de opinión crítica para poder trabajar esta asignatura, un libro muy interesante y que recomiendo a cualquier ciudadano que desee encontrar “la verdad” que se esconde tras ese tupido telón que es la televisión, esos programas a los que las “marujas”, como las cataloga Mariola Cubells, autora de este libro, titulado “Mírame tonto”, se hacen adictas,...

Quizás si hubiera un poco más de cultura “leída” y no “vista” en España, se nos trataría con un poco más de dignidad y a los directores de esas cadenas televisivas no les iría tan bien como les va hasta ahora.

“La televisión significa el mundo en su casa y en las casas de toda la gente del mundo. Es el mayor medio de comunicación jamás desarrollado por la mente del hombre. Ella hará que se desarrolle la buena vecindad y traerá la comprensión y la paz sobre la tierra, más que ninguna otra fuerza material en el mundo actual.”.

Aquí está la televisión, su ventana al mundo. T. Hutchinson.

Me gustaría copiar textualmente algunos de los párrafos que he encontrado en este libro y que no quiero comentar, sólo me gustaría que fueran leídos y que cada uno fuera libre de dar su interpretación.

  • “Para que haya un “Gran Hermano”, hacen falta millones de primos. Forges”

  • “Vale todo. Lo único que no vale, porque nos hemos dado cuenta de que baja la audiencia, son los subnormales y los catalanes. Así que de eso ni hablar. Advertencia de un productor - director de programas antes de empezar un espacio”

  • “No pasa nada, nadie nos pide cuentas.... nadie, ningún espectador va a reprocharnos que le hayamos engañado, ¿y saben por qué? Porque el espectador no habla, no piensa, no tiene derechos. Sólo aprieta el mando hacia un lado o hacia otro. Y ese ínfimo y mecánico gesto es todo su saber, toda su opinión. Vamos a valorarlo, vamos a reverenciarlo o a despreciarlo sólo en función de esa pequeña pulsión digital. Nada más y nada menos.”

  • Sólo me interesan las marujas analfabetas y marujas. Cualquier persona que haya leído un libro en los últimos cinco años no me sirve como espectador del programa, ni desde luego como testimonio. Todos los programas, sean del tema que sean, tendrán muchas marujas”.

  • “Está PROHIBIDO traer negros, gitanos, bizcos, mellados o extranjeros. No quiero a gente que tenga acento. Está visto que no entendéis otra forma de hablar. Prohibido, he dicho prohibido. Los periodistas toman nota de todo y alguno se atreve a preguntar:

- ¿y los cubanos? En el programa sobre cuerpos diez tenemos varios.

- ¿son negros?

- No lo sé. Sólo he hablado con ellos por teléfono

- Pues pregúntales si son negros. A la gente no les gusta. No los quiero.”

Bueno, podría seguir escribiendo párrafos pero este trabajo se centraría únicamente en ese tema y no es esa la cuestión, únicamente he escrito esto para que podamos ver cuan ruin y manipuladora es esa televisión a la que reverenciamos como verdad única y absoluta.

Después de este paréntesis, seguimos con el texto que estábamos comentando anteriormente y que hemos dejado un poco descolgado.

“El índice de sindicación de los profesionales de la información es sumamente reducido...”

¿Ocurrirá igual que en McDonalds?, según la prensa alternativa, en este colectivo de trabajadores, los empleados no se pueden sindicar, firman contratos basura y están expuestos a los “antojos” de esta gran cadena de hamburgueserías que recorre todo el planeta.

Por cierto, el otro día leí en un diario que el representante de esta gran cadena de hamburgueserías había muerto debido a un ataque al corazón.

¿Les pasará lo mismo a los periodistas?, ¿Les prohibirán sindicarse o serán ellos los que tomen la libre elección de hacerlo o no?, sinceramente tengo mis dudas porque si las cadenas televisivas para las que trabajan por ejemplo, les “hacen pensar” de determinado modo y estos, (los periodistas), no tienen las ideas demasiado claras, es probable que a modo de “secta”, (aunque me parece una palabra bastante fuerte para catalogar a las cadenas de televisión o de radio), la ideología de ese programa que presenta un determinado periodista, llegue a convertirse en su modo de ver las cosas sin pensar que es un abuso de sus derechos de libertad de expresión y pensamiento.

El teletrabajo, otro modo de abuso desconocido por la mayoría de ciudadanos.

“Se envían a los periodistas a sus casas a trabajar con un ordenador de la empresa que se conecta a la red general de la redacción y que, en ocasiones, se alquila a los usuarios, reduciéndoles mensualmente una cantidad del exiguo sueldo de lo que ellos llaman colaboradores, pero que están a las órdenes directas de los responsables de la redacción y realizan las mismas funciones que los redactores con contrato. .... es la forma más brutal y artera con el que las empresas se ahorran gastos generales, contratos laborales de forma legal...”

¿Está esta sociedad corrompida de norte a sur pasando por este y oeste?, me gustaría pensar lo contrario pero me da, la nada agradable sensación de que es así, de que en todas las profesiones, sean relevantes o no para el país, (aunque todas lo son en mayor o menor medida), están corruptas y que la “reivindicación de la libertad de expresión como elemento básico del oficio, está secuestrada ahora en manos, únicamente, de quienes poseen la propiedad de los medios”.

Podría relacionar el articulo de Mari Sáez ¿Cómo nos venden la moto? Con el libro que he comentado anteriormente “Mírame tonto”, y qué mejor modo que preguntar a los “magnates” de esa televisión, aunque como comprobaremos ahora, ellos también critican esa televisión, son “los buenos de la película, hacen buena tele, critican la mala, enseñan lo que se debe hacer en las aulas, programan espacios gratos, piensan, reflexionan, escriben apelando a las conciencias, no sientan cátedra, se mojan...” son por ejemplo:

  • El programador: Francesc Escribano.

  • “Jefe de programas de TV3. Un tipo honesto. Un periodista honesto. La autonómica en la que trabaja es diferente, en parte gracias a él. El único programador que tilda al espectador de ciudadano. Tiene prestigio y éxito”

    “¿Cree que la mala televisión influye en el espectador, que crea ideología?.

    Claro. Nosotros somos lo que leemos, lo que vemos, lo que hacemos. Si sólo vemos programas en los que sale Tamara, nuestro referente cultural será Tamara. La televisión tiene una obligación moral. Uno puede consumir Tamara. El problema es si sólo consumo eso. Lo malo no es que haya productos basura, lo malo es que lo sean todos”.

  • El escritor y columnista: Alfons Cervera

  • Comprometido, serio, batallador, autor de novelas. Detractor de los necios, que lo acusan de trasnochado. Es sensato. Y libre.

    “¿Qué es la mala televisión?

    La que no te ayuda a crecer

    ¿Y hace daño al espectador o no?

    Creía que no. Pero ahora que la reclusión doméstica es tan brutal, la gente vive de la televisión y crea su conciencia a través de ella, casi exclusivamente.

  • El profesor de ética del periodismo. Hugo Aznar.

  • Da clases a los futuros profesionales del periodismo. Escribe libros sobre los códigos éticos que, si aplicáramos, la vida en la pantalla sería menos sucia. Sabe cual es su deber y lo cumple, dentro y fuera de las aulas. Se moja. Decide. Se arriesga.

    “¿Por qué se hace una mala televisión?

    Porque es más fácil y más barata en términos de esfuerzo intelectual.

    Que no en el económico...

    Quizás sea más caro montar una gala pero desde luego los recursos intelectuales que hay que movilizar para hacerla son muy pobres.

    Sin embargo, hay gente muy inteligente y culta haciendo mala televisión

    Por su capacidad para disociar. Marcuse, de la escuela de Frankfurt, ponía ejemplos muy claros: cómo un padre de familia podía despedirse con un beso de sus hijos en su casa e irse a fabricar bombas atómicas. Se puede hacer con una perfecta disociación mental.

  • El periodista: Javier Rioyo.

  • Habla de cultura en “Hoy por Hoy”, de la Cadena Ser. Su productora se llama Cero en conducta, pero él es de los buenos. De los que van por otros derroteros en la tele, de los que no se arrastran a la primera oferta, y se mantiene.

    ¿Influye la mala televisión en el espectador?

    Negativamente, estoy seguro. La comida basura sienta mal al estomago. La tele la recibes con la cabeza y, si recibes siempre programas planos y estúpidos y cotilleos, te estas alimentando mal y eso te hace daño, sobre todo cuando te acostumbras.

    Quizás nos haría falta hablar más con estas cuatro personas que conocen bien el mundo de la televisión. La entrevista que hay en el libro es bastante más extensa, pero únicamente he cogido algunas de las preguntas que en este se citan. Las que he considerado más directas referente a este tema.

    Cabría entonces preguntarnos ahora: ¿Quiénes son los amos de los medios de comunicación?

    “En cuanto a la relación de los medios de comunicación con el poder político, en el caso español y el de gran parte de las televisiones europeas, las licencias de las nuevas concesiones en materia de comunicación son responsabilidad de los gobiernos, quienes utilizan este poder para obtener beneficios de aquellos grupos de comunicación más afines”

    ¿Qué ideologías se esconden tras las cadenas de televisión?, por supuesto que las de los directores o propietarios de las cadenas privadas, o públicas.

    En algunas cadenas de televisión se deja entrever claramente si las inclinaciones de ese canal son izquierdistas o derechistas, claro está, que la mayoría de ciudadanos del país no analiza los mensajes que se nos emiten en un informativo de noticias, en un anuncio o en un programa de televisión, sólo los que buscamos o no esas inclinaciones que van con nuestra ideología política o con la contraria, encontramos las diferencias entre unas u otras canales o emisiones radiofónicas.

    Por último, en lo referente a los artículos periodísticos, quisiera hablar del artículo “De Blancanieves a Toy Story...”. La representación del niño en los medios de comunicación.

    Es primordial, el que copiemos algunas de las frases que se citan en este artículo.

    “El tratamiento que recibe la mujer en las películas es bastante negativo... en “La sirenita”, la bruja proclama:

    “Los hombres no te buscan si les hablas. No creo que les quieras aburrir... no logras nada conversando..... admirada tu serás, si callada siempre estas. Sujeta bien tu lengua y triunfarás”.

    En la película “Aladdin”:

    “Veo que os habéis quedado sin habla: una cualidad muy apreciada en la mujer”.

    En “La Bella y la Bestia”:

    “El pueblo entero lo comenta: no está bien que una mujer empiece a tener ideas y a pensar”.

    “De las 23 películas de la lista, la mujer sólo aparece como protagonista o co-protagonista en 10 de ellas y sus papeles siempre están a expensas del hombre. Además si quieren conseguir algo, ese algo es casarse con un hombre”.

    ¿Es eso lo que queremos que vean nuestros hijos en la televisión, en esos dibujos animados que consideramos educativos?, ¿Seriamos capaces de decirle a nuestra hija de 6 años, “cariño, mira, que como eres mujer, te ha tocado el quedarte callada, el estar supeditada a la voluntad de un hombre, el no hacer lo que tu consideres oportuno, sino lo que el otro sexo considere como “lo normal para ser del sexo contrario”, es decir, ahora te aguantas, ves esos dibujos y te emocionas cuando el príncipe se case con cenicienta porque le venga bien un zapato”, ¿Es eso lo que le diremos?, podemos no decírselo así, de ese modo tan cruel, pero, podemos decírselo por ejemplo poniéndole películas como Blancanieves, que puede volver a la vida gracias al beso que le da un hombre, o como la Cenicienta, que puede escapar de las terribles hermanastras y madrastra y de la esclava vida que lleva gracias a que un hombre le prueba el zapato que encaja en su pie.

    Deberíamos analizar cada película que les damos a los niños, saber leer entre líneas aquello que se dice y que se ve y que si no a la primera, tras verlo varias veces, va calando hondo en el pensamiento y por supuesto, como consecuencia de este, en el comportamiento de esos niños y niñas que se identifican con los héroes de sus películas y que el día de mañana se convertirán en esos ciudadanos de esta sociedad.

    ¿Se trabaja esto desde las aulas?. Me permito el afirmar con un rotundo NO. No se trabajan, es más, pienso que incluso en algunas aulas se fomentan estas actitudes. De hecho, no tenemos mas que ver por ejemplo, el día en el que se celebra la fiesta de los disfraces, la mayoría de niñas van vestidas de Blancanieves, de princesas, o de hadas, es decir, de personajes de cuentos, de personajes “sensibles” de cuentos, de personajes que dependen de cualquier otro personaje, casi siempre de un hombre para sobrevivir, escapar del terrible castillo,...

    Pienso que una opción que debería darse en las aulas, sobre todo de infantil, sería ver una película en clase, una que tengan idealizada la mayoría de los niños de 5-6 años y a partir de ella, ayudados por la maestra, hacer un análisis de esta película. Pienso que los niños serían capaces de ver de diferente modo la película que habían visto en casa y la que están viendo ahora en clase, y a pesar de ser la misma, la verían con otros ojos diferentes, y ¿por qué?, sencillamente, porque pienso que nuestro deber como educadores es hacerles ver, enseñarles a mirar de forma crítica y de no hacerles tragar la “uniformidad de pensamiento” que la sociedad desea para crear borregos que no se salen del rebaño.

    ¿Es esa nuestra función compañeros?, espero que sí y que no se quedara únicamente en este papel.