Educación sexual en etapa infantil

Metodología educativa. Descubrimiento del propio sexo. Roles masculino y femenino. Estrategias educativas contra discriminación

  • Enviado por: Luz Novellón
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información

Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

publicidad

TEMA 20

LA EDUCACIÓN SEXUAL EN LA ETAPA INFANTIL

DESCUBRIMIENTO E IDENTIFICACIÓN CON EL PROPIO SEXO

LA CONSTRUCCIÓN DE LOS ROLES MASCULINO Y FEMENINO

ESTRATEGIAS EDUCATIVAS PARA EVITAR

LA DISCRIMINACIÓN DE GÉNERO

ESQUEMA RESUMEN

0. INTRODUCCIÓN

  • El hombre es un ser sexuado desde el comienzo de su vida; la sexualidad expresa el modo de vivir y manifestarse del hombre. La sexualidad y el sexo abarcan toda la vida, la configuran

  • Se nace con un sexo biológico determinado, pero el psicológico y social ha de ser conquistado, formarse poco a poco

  • Una de las conquistas que ha de realizar el niño del periodo evolutivo que nos ocupa, es la de su yo sexuado

  • El niño ha de conocer, asumir y valorar su propio yo diferenciado como niño o niña, ha de saberse dentro de su sexo y asumir su propia condición sexuada sin prejuicios ni estereotipos

  • Debemos, como adultos, ayudarle a que integre la sexualidad en su personalidad, a que no la sienta como algo añadido, a que no perciba las diferencias como superioridad o inferioridad de los sexos, sino como valoración de los mismos y complementariedad de las diferencias

  • La importancia educativa es tal, que la reforma educativa le presta una atención especial. El desarrollo curricular de infantil pone de relieve la necesidad de que la educación sexual esté presente en la etapa de infantil

  • Esta se incluye en los temas trasversales y será atendida tanto en su vertiente de salud como en la de igualdad de oportunidades

1. LA EDUCACIÓN SEXUAL EN LA ETAPA INFANTIL

1.1. Conceptualización de la Educación Sexual

  • La educación sexual, integrada en la formación total del sujeto, trata de impartir una información científica, progresiva y adecuada de lo que es la sexualidad humana, tanto en su vertiente biológica como en la afectivo-social

  • Debe perseguir la realización de una sexualidad plena y madura que permita al individuo una comunicación equilibrada con el otro sexo, dentro de un contexto de afectividad y responsabilidad humana

  • De ella se derivan fundamentalmente, tres aspectos:

1.1.1. Información biológica

  • Sobre cuestiones técnicas de la función sexual y del aparato sexual femenino y masculino, que sean veraces y empleen un vocabulario adecuado y sin connotaciones negativas

1.1.2. Formación integral de la persona

  • Integración de la sexualidad como aspecto de la afectividad de la persona y parte de la educación global. El sexo condiciona muchas veces el comportamiento y, en definitiva, la personalidad del individuo. Esto no ha de ser un handicap sino una aceptación real y potenciadora de la conducta personal

1.1.3. Formación de actitudes positivas

  • La vivencia de la sexualidad como un valor humano a cultivar en las relaciones interpersonales. Creación de comportamientos de respeto, que sean además responsables

  • La intervención educativa parte de 3 ámbitos:

  • De las preguntas que los niños/as realizan espontáneamente

  • Del programa educativo como parte de la educación global y sistemática

  • Del modelo de comportamiento y actitud que padres y educadores reflejan u ofrecen a los niños

1.2. Quién, cuándo y dónde la Educación Sexual

  • La educación sexual es responsabilidad de todos los que están en contacto con el niño. Padres y educadores con su actitud y relación están trasmitiendo pautas sexuales, consciente o inconscientemente.

  • Se debe proporcionar al niño la información sana y veraz que su curiosidad vaya demandando, y al ritmo de sus necesidades

1.2.1. Padres

  • Los padres ocupan, tanto de un modo inmediato como a largo plazo, un papel importante en el desarrollo psico-sexual del niño

  • Las actitudes sexuales paternas influyen en la sexualidad primaria del niño, de forma tal, que los sentimientos que éste adquiere acerca de su propio cuerpo, suponen una fuente de placer, y consigue una autoimagen a través de la cual, deduce que es agradable y puede ser amado por otros

  • Esto es la base de lo que va a ser la sexualidad adulta. Durante los primeros años, el niño obtiene sus mayores satisfacciones sexuales gracias al cuerpo materno: primero chupando, luego cuando la madre lo abraza, lo mece, lo acaricia, lo lava y lo cuida. La ternura del tacto materno es para el niño una confianza fundamental en el mundo

1.2.2. Educadores

  • Los profesores/as de la etapa de educación infantil, además de cuidar sus actitudes, deben programar aspectos de educación sexual, dentro de la metodología globalizada que incorpora todos los temas de interés para el niño y para su formación integral

  • Si la sexualidad está presente desde el nacimiento, la educación sexual aparecerá desde ese momento en base a las actitudes de cariño y aceptación.

  • La educación sexual atenderá a las necesidades de los alumnos/as, y por tanto irá variando ( la información a proporcionar y metodología) a lo largo de los cursos escolares

  • Hay que tener en cuenta que todos los ámbitos que rodean al niño, familia, escuela, grupo de amigos, medios de comunicación, realizan educación sexual, ya que a través de ellos el niño adquiere información y pautas de conducta

1.3. Formación de criterios y actitudes básicas. Los educadores/as deben

  • La educación sexual, pretende la formación de actitudes positivas frente al sexo y la sexualidad, y asimismo ha de pretender que el niño pueda tener la base suficiente apoyada en la información objetiva y técnica para formarse criterios sobre aspectos particulares de la sexualidad

  • Requisito para ello es en primer lugar que el educador (bien sean padres o profesores):

  • Acepte su yo sexual; el adulto que rechaza su sexualidad no podrá ser modelo de identidad sexual, ni transmitir actitudes positivas

  • Conciba la sexualidad como una parte integrante del ser humano

  • Sea objetivo en la transmisión de la información

  • Se haya formado criterios comprensivos y abiertos sobre la sexualidad humana

  • Tenga actitudes positivas sobre la sexualidad

  • Los puntos señalados nos ayudarán en Educación Infantil a que el profesor con su comportamiento y actitud frente al tema promueva actitudes positivas de: aceptación de su yo sexual, actitud sana y espontánea, actitud de respeto, responsabilidad, comprensión,... en los niños; y con la información que les proporciones, ayudarles a que se formen un juicio personal, dependiente de sus valores, sobre ciertas manifestaciones de la sexualidad

1.4. Conductas sexuales infantiles

1.4.1. Autoestimulación sexual

  • Durante los primeros años el niño explora todo lo que a su alcance está y especialmente su cuerpo. Los órganos sexuales no escapan de su curiosidad y por su sensibilidad experimenta cierto placer que le hace fijar durante más tiempo dicha actividad

  • Es una acción natural e inofensiva por lo que no se debe prestar mayor atención; si no se le hacen indicaciones en el intento de corregir esa práctica, lo más probable es que su curiosidad pronto se derive hacia otra cosa

  • Si por el contrario le reprendemos fijará su atención e incluso llegará a asociar estas acciones que le dicen malas, con la maldad de los órganos sexuales

  • En niños que la practican durante un tiempo bastante prolongado, sus causas las podríamos resumir en: falta de ocupación; frustración de su afectividad por parte de los padres; retraso psicomotor y se le exigen cosas que es incapaz de hacer; enfermedad y separación de la familia; mala adaptación a su cuerpo sexuado

1.4.2. Juegos sexuales

  • Suelen producirse a partir de los 3 años y es un juego bastante frecuente en forma simbólica (médicos, padre-madre,...). Pretende examinar los cuerpos de los otros y las diferencias respecto al suyo

  • Una vez conseguido su fin finalizará el juego, por ello la actitud del educador ha de ser de indiferencia o promoviendo otras actividades con las que el niño pueda conocer los cuerpo de los demás

1.4.3. Contacto corporal

  • El niño necesita de contacto y apoyo afectivo mediante conductas tiernas y cariñosas. Deben vivir las relaciones de contacto con naturalidad

1.4.4. Exhibicionismo

  • Conducta frecuente en los niños/as de educación infantil, es otro de los medios de que se sirve para mostrar sus atributos, debido, muchas veces, a la sobre valoración del sexo del niño por sus padres. Tampoco tiene trascendencia ante actitudes adultas indiferentes, pues son de interés momentáneo

1.4.5. Observar las relaciones sexuales adultas

  • Deberá adoptarse una actitud comprensiva, tolerante y benevolente, haciéndole ver que son conductas íntimas de los padres y que deben respetarse al igual que se respetan sus actividades y juegos. Es necesario asimismo hacerle comprender que es una manifestación sana y deseable

2. DESCUBRIMIENTO E IDENTIFICACIÓN CON EL PROPIO SEXO

2.1. Descubrimiento con el sexo individual

  • El descubrimiento del sexo individual tiene dos facetas:

  • El reconocimiento de sus órganos sexuales y la comprensión de que son diferentes de los del otro sexo

  • La identificación con el modelo de su propio sexo

  • 3 años: el niño descubre, siempre que tenga ocasión de observarlas, las diferencias anatómicas de los sexos. Anteriormente ya había explorado sus órganos sexuales, más como objeto personal que como carácter propio de su sexo

  • 2 años: ya sabía si era niño o niña, pero dicho conocimiento era más social que anatómico, es decir, se basaba en el vestido, el pelo, la posición de hacer pis,...

  • Para el niño es fundamental el momento en que percibe la existencia de una diferencia sexual. Antes de esto, el niño pasa por la fase de separación-individualización de la madre

  • El niño se va a reconocer como individuo antes que reconocerse como sexo

  • Cuando ya se ha establecido el sentimiento de individualidad, el niño debe reconocer su pertenencia a un sexo

  • Hasta los 3 años el niño se relaciona e identifica sobre todo con la madre, sintiéndola más en su dimensión afectiva, que como persona de sexo femenino

  • Mediante sus observaciones el niño toma plena conciencia de que existe una madre de sexo femenino y un padre de sexo masculino

  • Tanto los niños como las niñas realizan investigaciones recíprocas que les proporcionan respuestas precisas a los problemas de las diferencias sexuales

2.2. Identificación con su propio sexo

  • Una vez que el niño ha descubierto su propio sexo, intentará por esa forma discriminativa de su pensamiento, ver las semejanzas y diferencias que existen entre él y los que son como él

  • Mediante la imitación, el niño asume el tipo de conducta que la cultura le asigna a su sexo

  • El padre y la madre adquieren una importancia distinta para sus hijos, según sean éstos varones o hembras

  • Tanto unos como otros quieren mucho a sus padres y tienen necesidad de ellos, pero los varones comienzan a comprender que son del mismo sexo que el padre y las niñas toman conciencia de que ellas son como su madre

  • Los modelos de comportamiento de padre y madre serán decisivos en esta identificación. La separación voluntaria entre sexos es un paso más en reconocer sus propias diferencias y amoldarse a un modelo que le brinde seguridad y aceptación

  • Estas diferencias no han de llevar connotaciones de valía de uno sobre otro sexo, sino la importancia que ambos tienen en el desarrollo personal

3. LA CONSTRUCCIÓN DE ROLES MASCULINOS Y FEMENINOS

3.1. Tipificación sexual (J. PALACIOS)

  • Este proceso, denominado Tipificación sexual y que se refiere al conocimiento de las funciones que la sociedad asigna a cada uno de los sexos, se produce de forma paralela a la identidad sexual.

  • JESÚS PALACIOS y VICTORIA HIDALGO indican lo siguiente acerca de este proceso: La tipificación sexual consiste en el proceso a través del cual niños y niñas adquieren pautas de conducta que la sociedad considera típicas de uno y otro sexo

  • Cada sociedad y cada momento histórico tiene unas expectativas y unos roles asignados a uno y otro sexo.

  • Tales expectativas y roles son bastante difusos y pluriformes: profesiones ligadas al sexo, comportamientos ligados al sexo, y toda una gama de conductas tipificadas como masculinas y femeninas. Algunos de estos estereotipos son evidentes y conocidos, mientras que en otros casos son más sutiles. Al menos por lo que en las sociedades occidentales se refiere, los estereotipos ligados al sexo no dejan de debilitarse, dando paso a situaciones y relaciones cada vez más igualitarias. Es éste un aspecto, en el que la educación juega un gran papel, tanto en le sentido de estimular el sexismo, como en el sentido de estimular el igualitarismo entre los sexos

3.2. Teoría cognitiva

  • Para la teoría cognitiva sobre la diferenciación sexual, los niños y las niñas se comportan de una manera sexualmente estereotipada, en parte porque ello les ayuda a tener más clara su identidad en este aspecto, fortaleciendo así sus esquemas cognitivos relativos a la identidad sexual

  • Cuando estos esquemas están ya bien elaborados, es menos interesante y necesario servirse de ellos como la base de diferenciación y aparece una mayor flexibilidad

  • Pero hay sin duda otras muchas razones por las que los niños se comportan de manera diferente según su sexo. La presión ambiental y la educación juegan un papel clave, como ya hemos indicado

  • El hecho de que en épocas anteriores de la historia de nuestra sociedad las cosas relativas a la diferenciación sexual hayan sido muy diferentes a como lo son ahora, y el hecho de que en otras culturas las cosas sean también muy diferentes, muestra que la presión sociocultural es fundamental

  • Menos claro está el papel de los rasgos biológicos ligados al sexo, pues incluso si hubiera algún determinante de diferencias ligados a componentes hormonales, como a veces se ha indicado, de hecho estos rasgos biológicos no se manifiestan en estado puro, sino mediatizados por la educación

  • En todo caso, lo que parece razonable es postular que, como toda conducta compleja, la diferenciación ligada al sexo está multideterminada y que parece fuera de duda que en su forma de manifestarse hay una clara determinación sociocultural. Ello no niega la posibilidad de influencia de tipo biológico, sino que más bien tiende a relativizar su importancia

3.3. Mecanismos de la identidad sexual (KOHBERG)

  • El psicólogo L. KOHBERG, investigador del desarrollo de la adquisición de la identidad en la infancia, explica cómo en este sentido, los niños y las niñas observan activa e inteligentemente el entorno con el fin de orientarse en la búsqueda de su identidad. Para él los mecanismos de la identidad son:

  • La tendencia a responder a intereses y actividades nuevas

  • Una valoración egocéntrica del sujeto que lleva a cada niño a pensar que su sexo es el mejor

  • Tendencia a que los valores de prestigio, aptitud o bondad estén asociados con los estereotipos sexuales

  • Tendencia a considerar una conformidad básica con el propio papel como algo moral, acorde con un orden socio-moral general

  • Es la identificación. Tendencia a imitar a las personas a las que se le valora por su prestigio y aptitudes; y a las que se percibe como parecidas a uno mismo

4. ESTRATEGIAS EDUCATIVAS PARA EVITAR LA DISCRIMINACIÓN DE GÉNERO

4.1. Introducción

  • Hoy en día la cultura asigna roles o tareas al hombre y a la mujer con la diferencia que esta distribución se da en un estado de mayor preponderancia a lo masculino

  • Biológicamente mujeres y hombres somos diferentes, pero todas las asignaciones valorativas al género son de origen cultural incluyendo la validación del control o dominio de unos sobre otros, mas claro aún; del sexo fuerte (hombres) sobre el sexo débil (mujeres)

  • Actualmente se realiza una división de roles a partir de las características de ambos sexos; separando los que son tareas de mujeres y las tareas de los hombres, olvidándose de la complementación

  • Esta problemática se comienza a desarrollar desde que somos muy pequeños/as. Al nacer nos etiquetan con colores que determinan características de nuestro sexo, rosado mujer, celeste hombre, sin dejar de lado los juguetes como las muñecas, juegos de cocina, exclusividad de niñas que supuestamente nos acerca aún mas a las labores domesticas que deben ser realizadas por las mujeres, o camiones, pelotas; que solo deben ser utilizados por los hombres

  • De esta manera vamos internalizando conductas que nos identifican sexualmente, sin embargo debemos de tener cuidado de no esteriotipar los roles sexuales

  • Hemos de cuidar de no crear conciencia sobre la discriminación de género y sobre todo prepararnos para enfrentar y corregir de alguna manera esta problemática que aún esta encubierta en nuestro medio, y así luchar para obtener una sociedad justa, y nada mejor que comenzar con los niños desde su mas tierna edad

  • Es fundamental reflexionar y tomar conciencia de que la educadora de infantil en forma explicita o implícita reproduce discriminación, a veces sin darse cuenta, en todo el proceso de enseñanza- aprendizaje

  • Sexo hace referencia a los aspectos exclusivamente biológicos, a las diferencias entre mujeres y hombres en relación a sus órganos genitales y a su función reproductiva, género alude al conjunto de prácticas, símbolos, representaciones, normas y valores que las sociedades elaboran a partir de las diferencias biológicas y que se traducen en la asignación de roles sociales diferenciados para hombres y mujeres

  • De este modo las diferencias de comportamiento de los hombres y mujeres se desarrollan principalmente durante el aprendizaje social de las identidades femeninas y masculinas, en el cual intervienen instituciones sociales como la familia y la escuela

  • Este aprendizaje social nos hace vincular inmediatamente el concepto de socialización, ya que a través de este proceso aprendemos las características de nuestra cultura y mediante el contacto con otros seres humanos los niños y niñas aprender a ser hombres y mujeres

  • En nuestra cultura, el proceso de socialización a sido de carácter patriarcal, cultura con dominación masculina, el cual:

  • Se inicia en el nacimiento y continua por toda la vida

  • Hace que los niños asuman pautas, actitudes y forma de vida conformes a los valores sociales predominantes

  • Les induce a actuar de acuerdo con las exigencias y requisitos de la sociedad patriarcal

  • El aprendizaje de género se hace a través de los roles sociales que son las expectativas de comportamiento, es decir, lo que se espera que realice una persona

  • A nuestro juicio, el aprendizaje de los roles femeninos y masculinos son indispensables para una sana identificación sexual por lo tanto hay que tener cuidado de no hacer rígidos los roles sexuales, ya que muchas veces impide estimular el desarrollo de aptitudes y habilidades, quitando al niño o niña su identidad como persona hombre o como persona mujer

  • Es así, como los roles y estereotipos afectan al desarrollo de niños y niñas, sobre todo en el área emocional social ya que con, no hagas esto, no hagas lo otro, confunden a los niños y niñas

  • Hombres y mujeres tenemos solo diferencias determinadas biológicamente, ya que el ser hombre o mujer no implica cumplir tales o cuales roles, sino muestra que ambos tienen la misma capacidad y potencial para vivir. Es decir, los padres primeramente y luego la escuela, cumplen un papel fundamental en la transmisión de una cultura no-sexista, entendiéndose por sexismo a la discriminación de personas de un sexo por considerarlo inferior al otro

4.2. Papel de la escuela en la socialización de los roles

  • Se ha descubierto que aunque la participación femenina esta a la par con el varón y también el rendimiento escolar, existe una división en la elección de carreras que siguen pautas genéricas, lo que contribuye, casi siempre a la discriminación de las mujeres en sus posibilidades económicas y profesionales.

  • Al revisar el papel de la escuela en la socialización de niños y niñas, nos damos cuanta que hay diversos medios o métodos por los cuales se recibe la información desde el mundo exterior hacia el interior del educando. La escuela organiza las actividades de aprendizaje de acuerdo a un currículo que se determina dependiendo de las concepciones filosóficas y pedagógicas en que se inspire esta

4.3. El currículo oculto de género.

  • Para que se produzca un cambio en la escuela se deben establecer principios de igualdad, respeto y cooperación entre los sexos; este cambio no implica solamente la integración de nuevos conceptos, sino también una nueva concepción de la ciencia y por lo tanto nuevas actitudes, roles y sentimientos que se harán explícitos tanto en lo que concierne al currículo manifiesto como al oculto

  • Entonces podríamos definir al currículum oculto como un conjunto de normas y valores inconscientes de conducta, aprendidas en la primera infancia y perpetuados en la escuela a través de los contenidos y sobre todo a través de los comportamientos, actitudes, gestos y expectativas del profesorado respecto a alumnos y alumnas

4.4. ¿Cómo se transmite el género en la escuela?

  • La identidad del género, es decir, el conocimiento sobre las expectativas sociales de nuestro comportamiento como hombres o mujeres, es aprendido especialmente durante nuestros primeros años de vida, en los diferentes ámbitos donde esta se desarrolla

  • En primera lugar en la familia, escenario privilegiado de la representación del papel masculino y femenino, después la escuela, los medios de comunicación y la publicidad, la literatura y los medios de comunicación infantiles, el lenguaje escrito y el hablado

  • A medida que se va completando el desarrollo cognoscitivo infantil, la capacidad para incorporar la información que emana de todas estas fuentes, permitirá configurar esquemas mentales que dirigirán la percepción de la realidad y de la propia persona con relación a ella, y de esta forma el niño y la niña asumirán, su condición de varón y de mujer y además las connotaciones

  • Respecto a la adquisición de la identidad de género, la escuela se configura como uno de los principales agentes socializadores. Las niñas y niños tienen ideas muy claras adquiridas en la infancia

  • A pesar de este hecho, las posibilidades que la escuela tiene de presentar diferentes alternativas respecto a la concepción del género, son muy amplias. Todavía, los resultados obtenidos quedan demasiado lejos de las metas deseadas: es difícil escapar de la reproducción de las costumbres sociales predominantes

  • Los educadores, deben reflexionar sobre la importancia que tienen en la superación de las desigualdades tanto de los hombres como de las mujeres. Como profesionales de la educación, deben encontrar algún mecanismo que favorezca la igualdad en la educación, por esto, en los procesos educativos no debe existir una división del hombre y de la mujer en la elaboración y transmisión del conocimiento, la cultura y la información

  • Para esto es importante: Incorporar el principio de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en el ámbito educativo.

  • Eliminar los rasgos sexistas de los currículos y materiales didácticos. Todo material debe ser utilizado en forma igualitaria para niños y niñas.

  • Sensibilizar y formar al profesorado para eliminar las prácticas sexistas y mejorar su desempeño laboral en pro de una efectiva igualdad entre mujeres y hombres en el proceso educativo

4.5. Conclusiones

  • Cada día tenemos mayor conciencia de lo que significa la discriminación sexista. Junto a esta toma de conciencia se hace urgente descubrir los mecanismos que utilizamos, aún sin darnos cuenta, en las interacciones cotidianas con los niños y niñas a través de las cuales se sigue reproduciendo la discriminación de género

  • Importancia de los educadores: desde el momento en que formamos parte del entorno de niños y niñas, ya que somos responsables directas de la formación de personalidad e identidad de género de estos, pues, pasamos a ser sin pretenderlo concientemente, modelos establecidos para ellos y ellas, y debido a esto el cuidado que debemos tener de no esteriotipar los roles sexuales para evitar limitar el desarrollo de sus potencialidades y por ende, inhibir las ganas de aprender

  • Es por esto que la educación formal juega un papel fundamental en lo que se refiere a transmisión de identidad de género y socialización de la persona, teniendo en cuenta que mujer y hombre son iguales en su condición humana

  • La discriminación afecta y daña la formación de la personalidad y de la identidad sexual equilibrada de muchos niños y niñas que están en pleno periodo de desarrollo

8