Educación infantil

Disciplina. Niños. Infancia. Equilibrio emocional. Padres

  • Enviado por: I G De P
  • Idioma: castellano
  • País: Panamá Panamá
  • 21 páginas
publicidad
publicidad

Ministerio de Educación

Instituto Nacional de Panamá

Trabajo de Investigación

“Manejo de la Disciplina en niños de 1 a 5 años”

Panamá, 11 de abril de 2005

Introducción

Una de las tareas más importantes y a la vez más difíciles para los padres es la de "poner límites". Y aunque sabemos que es "por el bien de ellos", decir que no siempre cuesta.

La cuestión de los límites en la educación de los hijos suele ser un tema recurrente en conversaciones espontáneas de la pareja entre sí, o con otros padres y también resulta un tema convocante en instituciones educacionales.

Si bien en general se reconoce la importancia de establecer límites, cómo y cuándo introducir los "no" son preguntas frecuentes cuyas respuestas se encuadran en un contexto más general que tiene que ver con los valores de los padres y de la sociedad y con la circunstancia particular de cada familia. Comentarios de los abuelos del estilo "cuando ustedes eran chicos no dejábamos que hicieran tal o cual cosa", ponen de manifiesto la diferencia que surge del contexto histórico- social.

Por otra parte, la evolución de los niños demanda en sus etapas distintos tipos y modalidades de poner límites.

Paso a paso

Cuando el niño es recién nacido, ir poco a poco estableciendo horarios de alimentación y sueño evita un innecesario incremento de su ansiedad. De esta manera se le asegura que sus necesidades serán satisfechas en un tiempo y contexto familiar para él. Establecer horarios de alimentación y sueño no es un agravio a su libertad sino que lo cuida y genera la estabilidad necesaria para su crecimiento.

Cuando el niño se desplaza por su cuenta y comienzan sus juegos, también es preciso que tenga un marco y no transforme toda la casa en su lugar de juego. Así como no son saludables las restricciones a su necesidad de explorar, tampoco lo es una libertad indiscriminada, que no defina marcos temporales y espaciales a su juego: si bien es importante que uno permita que juegue con agua, no es necesario que sea encima de la alfombra o cinco minutos antes de salir.

En cualquier etapa del crecimiento, el "no" se instala sobre una base de "sí", los límites se construyen del interjuego entre el permitir y el prohibir. El permitirle al bebé explorar, tocar, chupar, jugar con cacerolas, cucharas, envases plásticos, trapos, es la base para decirle que no frente al uso de objetos que podrían lastimarlo o que preferimos preservarlos lejos de su alcance.

Proporcionarles un vínculo confiable, sostenerles su cotidianeidad, les permitirá decirles luego que ya pueden soltarse.

Es fundamental en relación a este tema el lugar del padre como el primer límite para el niño en la relación con su madre, ya que su presencia representa un lugar diferenciado frente al estrecho vínculo inicial entre la madre y su hijo. Sus intervenciones ayudarán al niño a "soltarse" y continuar su crecimiento. Es significativo para el niño que el padre se ponga firme y diga "no", siempre y cuando antes se haya "ganado " este lugar en su compromiso en el vínculo con su hijo. Los límites mecánicos no sirven de nada y el temor obtura el crecimiento.

Manejo de la Disciplina en niños de 1 a 5 años.

La disciplina, es el conjunto de estrategias que se utilizan para motivar conductas positivas.

Al disciplinar a un niño se le debe enseñar cómo comportarse de manera constructiva. Se instruye con el convencimiento, el estímulo y la recompensa. La disciplina debe buscar como último fin la autodisciplina que le va a permitir al niño alcanzar todo aquello que el ser humano quisiera y necesita para sentirse en armonía consigo mismo y con los demás: seguridad, responsabilidad, capacidad y satisfacción consigo mismo. El niño debe aprender dentro del proceso de disciplina alguna lección, que tiene por objeto dejar alguna enseñanza. Las experiencias de los padres de los niños, historial de otras personas, de su maestro.

Un Año

Para que el niño llegue a ser un adulto responsable, seguro de si mismo, capaz de relacionarse y de llevar una vida sana y feliz, es importante que los padres le inculquen a tiempo las bases para la disciplina positiva.

Los Berrinches

A través de un berrinche un niño muestra su frustración impotencia y su ira cuando no puede hacer lo que quiere o cuando no se le da lo que pide y puede ser impresionante, ya que el niño grita, patalea y en ocasiones, hasta deja de respirar.

En realidad, un berrinche muestra que el niño todavía no ha aprendido a controlar el enojo. La mayoría de los pequeños dejan de hacerlos con el tiempo pero hay algunos que los hacen durante toda su vida.

En la etapa de un años los niños pueden aprender a controlar el enojo, evitar berrinches, dar las gracias pedir las cosas por favor y saludar. Es el momento ideal para empezar las bases de una disciplina que le ayudara mas adelante a convivir con los demás.

La regla de oro para que tu hijo aprenda a comportarse debidamente, es educar con el ejemplo. Si tu siempre tratas al pequeño con amabilidad, le das los “buenos días” y las “buenas noches”; le dices gracias cuando él hace algo por ti y le hablas con cortesía, tu hijo imitara esta conducta y no tendrá muchos problemas para aprender las bases de la disciplin

La Lucha Por el Poder

La etapa 1 años no solo marca el momento en que el niño empieza a caminar sino que el bebé empieza a comprender que él es un ser independiente de su madre y buscará muchas maneras para enfatizar esta independencia.

Es bueno que el niño quiera ser independiente deberá aprender que él no es el centro del mundo. Es aquí cuando los padres empiezan a enseñarle que existen los límites. Para que el niño los acepte deberán ser señalados con amabilidad y no de una manera autoritaria y rígida.

Tiempo de Aprender

  • Como enseñar a saludar tu hijo de un año ya puede aprender a saludar. Pata enseñarle, puedes tomar su manito y moverla saludando a los integrantes de la familia y diciendo al mismo tiempo en voz alta “Hola, abuelita…””Hola Todos…” Y lo mismo al despedirse “adiós, abuelita…” Es importante que vea como ti te despides de los demás y los saludas. El tratará de imitarte.

  • Como enseñarle a dar las gracias Empieza por pedirle al niño que te dé algo y cuando el niño obedezca, dile “gracias”. Repite esta operación una cuatro o cinco veces diarias, hasta que comprenda qué es lo que se pide. Cuando le des algo, por ejemplo una peñota dile: “di gracias” y no lo regañes si no lo hace. Dale tiempo, él aprenderá; sobre todo si eres constantes de la familia pero recuerda que la enseñanza debe ser divertida si el siente que todo es parte de un juego aprenderá mas rápido.

  • Enseñarle a pedir por favor. Si tu hijo observa que siempre que le pides que haga algo, lo haces “por favor” ya tendrá terreno ganado y no le será difícil enseñarle a que el lo haga también. Para mostrar la técnica siéntate a jugar con el y pídele por favor que te entregue algún juegue. Cuando él te obedezca dile gracias. Repite la operación, Luego sugiere que él te pida algo, y que lo pida “por favor” Puedes repetir esto mismo en la mesa cuando lo vistes o lo bañas o cuando llegue la hora de dormir.

Dos Años

La disciplina se enseña paso a paso. Para que sea efectiva.

Al cumplir 2 años, los niños empiezan a reafirmar su personalidad. Eso significa que ya saben que son personas diferentes a sus padres y que desean explorar su independencia. No es que se vuelvan grosero o desobedientes, es sólo que ya empiezan a tener ideas y gustos propios. Como todavía no saben controlar su frustración hacen berrinches cuando se les complace.

Que hacer cuando hace Berrinches en la tienda

Mi hija Angélica acaba de cumplir dos años. Nunca había tenido problemas con ella, pero ahora, cada vez que la llevo a la tienda y no le compro lo que ella quiere, hace unos berrinches terribles.

Ejemplo: La próxima vez que tu hija te haga berrinches en la tienda no se preocupe por lo que piense los demás.

  • Conserva la calma,

  • No te pongas nerviosa,

  • Ni le grites al niña, ya que solo servirá para empeorar la situación

  • De la manera mas natural, cárgala y llévala a la calle

  • Dale tiempo para que se calme y después, agacharte y mirándola a los ojos

  • Dile que no va a conseguir nada portándose así

  • Que si continua con los berrinches no la va a volver a llevar a la tienda.

  • Para Enseñar Pautas de Comportamiento

    Los niños aprenden jugando mientras juegan aprenden habilidades para sobrevivir asi que la mejor manera de enseñarle algo a tu hijo es mediante el juego. Para hacer el aprendizaje más entretenido, puedes utilizar los juguetes de tu hijo para ejemplificar diferentes situaciones.

    Con Títeres de animales

    También pueden ser útiles para que tu hijo aprenda algunas reglas de conducta. Puedes ejemplificar con un títere que se porte mal con los demás que llegue y empuje a otro títeres los demás títeres le reprenden o le dejan de hablar.

    Es importante que tu hijo participe y proporcione algunas ideas acerca de que se debe hacer con el títere grosero.

    Tres Años

    Para los niños de 3 a 4 años de edad, ha llegado el tiempo de ir a la escuela, en ella empezaran a adquirir habilidades sociales y aprenderán conceptos que serán muy importante a lo largo de su vida.

    De los a tres años los niños son egocéntricos. Se puede decir que en casa son los reyes del hogar y en la escuela encontrarán a otros reyecitos. Es ahí donde van a aprender a compartir ir al baño tener disciplina, paciencia a ser autosuficiente a respecto a los demás y sus cosas.

    En la medida en que los niños convivan en esta etapa con otros pequeños, irán madurando y aprenderán las bases para socializar con quienes los rodean.

    Es bien sabido que los niños pequeños son egocéntricos por naturaleza y todo lo quieren para sí mismo. La escuela es un magnífico lugar para aprender a compartir ya que los objetos que se encuentran en ella no son de nadie y son de todos los niños no se aferran igual a las cosas como lo harían en su casa si fuera suyas.

    En la escuela el niño aprenderá normas de disciplina compartidas con sus compañeros. Ahí tendrá que acatarlas, porque si no las cumple habrá consecuencias; aprenderá que después de usar lugar que mientras no termine de hacer una tarea no puede pasar a otra.

    Los niños en la escuela aprenden a tener paciencia. No es como en casa que en el momento en que desean algo se les da y tienen la atención de todos en el momento que lo desean aquí tendrán que esperar su turno y compartir la atención de la maestra entre todos sus compañeros lo que les permitirá controlarse a sí mismos poco a poco.

    En la escuela el niño aprenderá a basarse a sí mismo a ponerse y quitarse el suéter los zapatos a lavarse las manos a servirse agua y muchas actividades que le brindaran independencia.

    Ejemplo

    Mi hijo de 3 años está aprendiendo a ir al baño y lo logrado con rapidez. Sin embargo la semana pasada llego mojado dos días del pre-kinder

    Lo mejor será actuar con comprensión y darle confianza, decir que sabes que a veces pueden ocurrir accidentes y que no pasa nada. Si los padres actúan con enojo lo único que pueden propiciar es que el niño se sienta importante por la atención que le están dando, aunque ésta sea negativa y por medio de esto puede llegar a manipularlos.

    Para Aprender a Ser Pacientes

    Jueguen pasatiempos en los que deba esperar su turno, como memoria, loteria, dominó y otros juegos de mesa. Permite que se desvista solo. Es más fácil para él quitarse la ropa que ponérsela.

    Pídele que te ayude a lavar los trates de plástico, se divertirá mucho y se sentira útil, ponle un delantal ahulado para que no se moje.

    Los niños de esta edad van a adquirir nuevas habilidades, son más autosuficientes, tienen más experiencias sociales y aprenden a hacer más travesuras especialmente en compañía de otros niños.

    Los niños de tres años ya pueden ser capaces de comer solos, de vestirse sin ayuda y de ordenar sus juguetes. Lo único que necesitan es que les des la oportunidad de hacerlo. Mucho padres sobre protectores no les permiten a sus hijos “crecer” y adquirir su independencia propia de la edad. Ellos los visten, les escogen la ropa y algunos hasta les dan de comer en la boca.

    Prepara a tu hijo para que sea Autosuficiente.

    Si queremos hacer niños autosuficientes, que puedan defenderse en la vida, debemos no sólo permitir, sino hasta enseñarlos para que se basten a si mismo. Además, ellos al darse cuenta de que son seres independientes de sus padres les encanta la autonomía.

    Permítele que se vista solo

    Vestimos a los niños para llevarlos a la escuela pero los fines de semana debemos permitir que ellos se pongan la ropa solos no importa que se pongan algunas prendas al revés. Ellos poco a poco irán aprendiendo a hacerlo mejor.

    Enséñale a guardar sus juguetes

    A esta edad le gusta ayudar a mamá y papá. Es importante crear hábitos de orden y limpieza enséñale que cada vez que saque un juguete lo acomode en su lugar al terminar de jugar.

    Explícale que no debe hacer travesuras

    Como ya tiene más conciencia de lo que hace puedes hablar con el y explicarle que lo que hizo esta mal si es posible haz que te ayud4e a limpiar. Aunque estes muy enojado debes perdonar la primera vez pero una vez que le expliques lo que esta mal hecho no debe repetirlo.

    Orientado para que sea tolerante

    A esta edad es difícil tener el suficiente autocontrol es una habilidad social y emocional que hay que ir trabajando en los preescolares. Para enseñarlo a ser más tolerante la frustración, no debes darle lo que pide inmediatamente, hay que hacerlo esperar uno o dos minutos. No cumplir todos sus deseos y hacer que tenga un poco de paciencia.

    Actividades para Enseñar Pautas de Disciplina

    Estas son algunas actividades que pueden ayudar a que tu hijo logre ser más responsable y disciplinado.

    Para Vestirse Solo

    Organiza competencias a manera de juego entre el niño y papá o mamá para ver quien se viste más rápido y mejor. Pon el despertador para que suene en dos o tres minutos, e invita al niño a que se ponga la ropa interior antes del tiempo de acuerdo a tus necesidades.

    Para Guardar Juguetes

    Coloca una grafica en su cuarto y cada vez que guarde sus juguetes pon una estrella o una calcomanía. Al acumular cinco calcomanía podrá obtener algún privilegio como ir con papá a comprar un helado.

    Para no hacer Travesuras

    Se dice que el ocio es la madre de todos los vicios así que procura que tu hijo de esta edad esté a la vista recuerda que cuando un niño no hace ruido seguramente esta haciendo una diablura. Ponlo a hacer actividades como colorear armar rompecabezas, ensartar cuentas o armas un juguetes de piezas

    Para comer correctamente

    Jueguen a lo que se vale y lo que no se vale hacer en la mesa a la hora de comer de esta forma le quedará más claro lo que esperas de él.

    Para cooperar

    Nárrale historias cuéntale como trabajan y cooperan las hormigas, jueguen en familia a armar rompecabezas; permite que cada miembro de la familia ponga una pieza y hazle notar que se todos cooperan se pueden lograr grandes cosas.

    Cuatros Años

    Un niño bien educado es un niño amado, aceptado y feliz. En tus manos está ayudarlo a lograr este objetivo que le abrirá puertas durante toda su vida.

    El niño de cuatros años ya puede aprender a ser cortés, discutir con palabras en lugar de pelear, arreglar su habitación y saber competir correctamente.

    Todo el mundo goza de la compañía de un niño bien educado pues es alguien que sabe relacionarse efectivamente con los demás que crece en una atmósfera de amor y armonía, respeta y es respectado y por lo tanto es aceptado a donde va.

    Época de Aprendizaje

    En esta etapa los niños va se encuentran en posiciones de aprender importantes normas de convivencia social que contribuirán a que se relacionen con otros de manera efectiva.

    Valores y Reglas Sociales

    Proceso central en el desarrollo de buenas conductas y en la conciencia de la reglas sociales es la internalización, proceso en que los niños aprenden a integrar los valores y las reglas sociales como parte de su esquema cognitivo y emocional. El niño de 4 años va comprende lo que es ser cortés, esperar su turno resolver conflictos verbalmente y sin golpear recoger sus juguetes y mantener en orden su habitación.

    Educa con el Ejemplo

    Para que aprendan a regular su comportamiento, es necesario mantener una atmósfera cálida y de apoyo entre los mismo de la familia. El afecto así como otros comportamientos positivos tiende a ser recíproco. Si el niño es tratado con cortesía y respecto será cortes y respetuoso con los demás.

    Refuerza la Conducta Positiva

    Además del buen ejemplo, en esta la etapa es importante reforzar la conducta positiva. Se debe corregir al niño cuando hace algo incorrecto, pero igualmente se le debe reconocer cuando hace algo correcto.

    Las malas palabras son parten de su desarrollo. Ellos las escuchan en la escuela o en la televisión y las repiten para experimentar los efectos que esta conducta tienen. A algunos adultos les causa mucha gracia que los niños digan groserías y al reírse refuerzan la conducta inapropiada. Pide a los adultos que no se rían y lleva a tu niño a un lugar privado. Pregúntale conde escucho la palabra y si sabe lo que significa. Explícale que no es una palabra correcta y pídele que no la diga más.

    Cinco Años

    Hacer el bien, no dañar a nadie, dar a cada quien lo que le corresponde y tratar a todos por igual. La justicia es una virtud que el niño adquiere sise le trata según los preceptos de la misma.

    A esta edad, el pequeño ya tiene capacidad de aprender que es la justicia como controlar sus cambios de estado de ánimo, a manejar la frustración y a resolver conflictos.

    El niño de cinco a seis años tiene ya una mayor capacidad verbal para expresar sus emociones y resolver conflictos así como una mejor claridad para aprender el origen de dichas emociones. Conceptos como bueno, malo, correcto a justo adquieren gran relevancia para pequeño. Es labor de los padres guiarlos por medio de una disciplina positiva en la internalización de todos los conceptos y valores que son nuevos en el esquema personal del pequeño así como en la expresión apropiada de las emociones y el manejo de los sentimientos.

    El Manejo de Emociones

    Cuando un niño dice “no es justo” probablemente su intención sea reclamar por un derecho o privilegio negado quizá producto de la frustración generada por la insatisfacción de un deseo. Los padres deben guiar al niño para que no utilice el término indiscriminadamente sino con claridad de lo que significa la justicia.

    Predica con el Ejemplo

    Los niños actuan según como los padres reaccionan ya que son los modelos más importantes en su vida. Fomenta el diálogo y la reflexión permite a los niños que digan como se sienten que sepan verbalizar sus emociones y que indiquen el origen sobre todo que ellos mismos busquen soluciones para sentirse mejor.

    Si castigas al niño sin previa explicación o lo condicionas a que reprima sus emociones es probable que los sentimientos negativos crezcan. Además el niño no sabrá reconocer las causa de su frustración y tendrá responsabilizar a otros de su malestar. Pero si platicas con él y lo ayudas a comprender lo que siente él aprenderá a identificar correctamente las causas de sus emociones y será mas fácil encontrar el sentido de lo correcto de la equidad y de lo justo

    Principios Fundamentales para Aplicar la Disciplina

    Aprovechar cualquiera ocasión para recompensar buenas conductas con palabras de afecto ánimo y también reconocimiento para promover el ejercicio de las buenas acciones.

    Establecer un trato respetuoso comprensión y empatía expectativas realistas y ausencia de juicios.

    Fortalecer el diálogo espontáneo y abierto en una relación uno a uno.

    Estar abierto a establecer acuerdos en común

    Evitar ka recriminación después de un comportamiento negativo para dar tiempo a la reflexión

    Incentivar la expresión de sentimientos tanto los positivos como negativos

    Promover la retroalimentación o en formación es decir confirmar si lo que se dijo es lo que se entiende.

    Mantener la paz y el dominio de sí

    Para que los niños crezcan con seguridad y certeza acerca de si mismos y de sus posibilidades es fundamental establecer normas de conducta pues solo así aprenderán a vivir en armonía con la comunidad.

    Establecer reglas con claridad

    Platicar con su pareja y pónganse de acuerdo acerca de las reglas que consideran importantes.

    Establecer la consecuencias y hazle saber al niño lo que sucederá si no observa cierta conducta.

    Busca equilibrio la falta de limites le provocara inseguridad e impedirá al niño convivir con sus semejantes.

    Corrección positiva

    La auto disciplina se aprende mejor por medio de la dirección y los consejos que por los castigos.

    Cuando razonas y les explicas a los niños las consecuencias de sus actos incluyen sugerencias y reforzando sus actividades positivas propicias a corrección.

    Su meta es ayudar a tus hijos a controlar sus impulsos negativos para que puedan convivir sanamente en la comunidad.

    Disciplina para todos

    Los niños adecuadamente disciplinados se sienten respetados y competentes porque han logrado obtener las herramientas necesarias para manejar solos.

    Comienza por disciplinarte y establecer tus propios limites Usa el poder del tacto.

    Los adultos no deben tener miedo ante el enojo de los niños perciben este miedo y les ocasiones inseguridad. Sé específico. Esta es una regla de oro.

    Índice

    Introducción

    Manejo de la Disciplina en niños de 1 a 5 años.

    Glosario

    Recomendaciones

    Conclusión

    Bibliografías

    Bibliografía

    El Niño y sus Mundo

    Volumen 3 y 4, Océano, El Educador del Siglo XXI

    Internet.

    www.tubebehoy.com

    www.babycenter.com

    www.bebenet.com

    www.tupediatra.com

    www.hayas.edu.mx

    www.mipediatra.com

    Conclusión

    La disciplina son las reglas y normas del comportamiento adecuado que las padres/madres establecen para sus hijos(as). La disciplina crea límites, dentro de los cuales los niños (as) aprenden a comportarse y actuar de una forma socialmente aceptable. Por ejemplo: la disciplina podría incluir las responsabilidades que los niños tienen en el hogar; la hora en que el padre/ madre le exige al/la niña que regrese a casa después de una salida; las reglas del hogar, tales como no pegarle a nadie, o lanzar objetos, correr o jugar pelota dentro de la casa, las normas de El mensaje que los padres/madres envían al niño es: " Te quiero y voy a fijar límites y consecuencias para ayudarte a aprender a manejar tu propio comportamiento".

    En la etapa de un años los niños pueden aprender a controlar el enojo, evitar berrinches, dar las gracias pedir las cosas por favor y saludar. Es el momento ideal para empezar las bases de una disciplina que le ayudara mas adelante a convivir con los demás.

    De los a tres años los niños son egocéntricos. Se puede decir que en casa son los reyes del hogar y en la escuela encontrarán a otros reyecitos. Es ahí donde van a aprender a compartir ir al baño tener disciplina, paciencia a ser autosuficiente a respecto a los demás y sus cosas.

    En la medida en que los niños convivan en esta etapa con otros pequeños, irán madurando y aprenderán las bases para socializar con quienes los rodean.

    De los tres años los niños ya pueden aprender a vestirse solos a guardar sus juguetes a no hacer travesuras a controlar su enojo a comer correctamente y a cooperar.

    A la edad de cinco años, el pequeño ya tiene capacidad de aprender que es la justicia como controlar sus cambios de estado de ánimo, a manejar la frustración y a resolver conflictos.

    Al entrar a la escuela los niños deben aprender a convivir y seguir las reglas de la escuela.

    Los niños siempre están probando hasta dónde pueden llegar. Se firme pues eso es realmente lo que desean.

    Pues un niño que se sabe comportase es bienvenido en todas partes.

    En esta etapa de los cincos años es muy importante a controlar los impulsos y buscar el equilibrio emocional.

    La familia constituye el lugar por excelencia en donde los niños aprenden a comportarse consigo mismos y con los demás, es decir es un agente de socialización infantil. Es la agresividad, una de las formas de conducta que se aprenden en el hogar, y en donde las relaciones intrafamiliares ejercen una influencia en su generación y mantenimiento.

    Cuando los niños exhiben conductas agresivas en su infancia y crecen con ellas formando parte de su repertorio conductual, se convierten en adolescentes y adultos con serios problemas de interrelación personal, que pueden generar conductas antisociales, alcoholismo, dificultades en la adaptación al trabajo y a la familia, y en el peor de los casos llegan a exhibir una conducta criminal y a sufrir afectación psiquiátrica grave.

    Si explicamos, se entiende mejor

    A medida que el niño va creciendo, el "no" va acompañado de una explicación que irá facilitando la internalización del límite y permitiendo anticiparse a la situación. A partir de los dos años, esta anticipación puede "preparar el terreno" para la aceptación del límite" podes terminar de cambiar a las muñecas y después vamos a bañarte", "el último cuento y después a dormir..."

    Por otra parte, a partir de los 2 años aproximadamente, son ellos quienes comenzarán a verbalizar sus límites al mundo externo en torno a sus necesidades y podrán decirle "no me gusta" a un compañero frente a alguna agresión. Pero esto no implica que puedan decidirlo todo: en una oportunidad escuché comentar a una maestra jardinera que una madre le pidió que le diera el remedio a su hijo en el Jardín ya que no quería tomarlo en la casa, y que otro niño llegaba reiteradas veces tarde al Jardín porque "daba muchas vueltas para decidir lo que quería ponerse".

    Dejar en manos de los niños la decisión del cuidado de su salud y la adaptación a la rutina del horario escolar es un descuido que aumenta su ansiedad, ya que no les permite que descansen en el adulto las decisiones de su cuidado.

    En este sentido, son los padres quienes definen los horarios de alimentación, sueño, exposición frente a la TV, salidas, etc., aún cuando no estén presentes y los niños queden con sus abuelos o niñeras, ya que más allá de las diferencias de estilo, es necesario que no se generen confusiones entre las personas que están al cuidado del niño.

    Poner límites no es una tarea sencilla, pero es saludable: implica comprometerse en el vínculo con los hijos. Por eso, los límites deben ser establecidos por aquellos en quienes se puede confiar y al mismo tiempo desafiar, sin que por ello corra riesgo la relación.

    Glosario

  • Berrinches: rabieta, enojo grande.

  • Carácter: Conjunto de cualidades psíquicas y afectivas que condicionan la conducta de cada individuo o de un pueblo: carácter hispano.

  • Comportamiento: Conducta, manera de portarse o actuar

  • Comprender: Entender, alcanzar, ser capaz de conocer una cosa, Encontrar justificados o razonables los actos o sentimientos de otro.

  • Conducta: Podemos definirla como modo de actuar de un individuo, observable, medible y modificable.

  • Disciplina: Sujeción de una persona a ciertas reglas de comportamiento propias de una profesión o de un grupo

  • Enojo: Sentimiento de ira o enfado, Molestia, disgusto, pesar

  • Independiente: Que no depende de otro, autónomo, Se dice del que mantiene sus propias opiniones sin hacer caso de los demás

  • Limites: regla establecida la cual no se puede sobre pasar

  • Personalidad: Conjunto de las características y diferencias individuales que distingue a una persona de otra: personalidad alegre, huraña. Persona que destaca en una actividad o ambiente, personaje: al acto asistieron varias personalidades.

  • Responsable: Se dice de la persona que cumple sus obligaciones o pone cuidado y atención en lo que hace o decide: es un niño muy responsable y no hace falta decirle que estudie.

  • Travesuras: Acción reprensible verificada con picardía para divertirse, diablura.

  • Recomendaciones

  • Sea constante con lo que enseñe al niño(a) respecto a su comportamiento.

  • Haga que el/la niño(a) entienda el por qué de los límites que se le han impuesto.

  • Elogie al niño(a) cuando lo merezca.

  • No regañe. Sea amable pero firme.

  • Sea cariñoso(a) con su hijo(a) pero enséñele que el amor no significa dejarle hacer lo que le plazca.

  • Tanto la falta como el exceso de disciplina en el hogar pueden causar problemas con los(as) niños(as).

  • No hay dos niños(as) ni dos padres/madres iguales pero hay cosas que funcionan igual con la mayoría de los(as) niños(as).

  • La disciplina impuesta con amabilidad corregirá a su hijo(a) pero la manera de cómo la imponga usted es muy importante.

  • Las palabras fuertes dichas con ira pueden crear amargura en el carácter del niño(a). Sin embargo, la firmeza puede inspirar amor y respeto.

  • Sea un buen ejemplo. El/la niño(a) aprende aquello que observa.

  • Cuando corrija al niño(a) dígale: "Eres bueno(a), pero no debes hacer eso".

  • Su hijo(a) sin importar la edad que tenga, querrá saber qué puede hacer y qué no puede hacer. Explíquele el por qué.

  • Hágale ver que está orgulloso(a) de él o ella y que lo (la) quiere mucho.