Educación inclusiva

Enseñanza. Escuela e integración social. Derechos niños. Atención a la diversidad. Necesidades educativas especiales. Integración educativa

  • Enviado por: Ajc
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


HACIA EL DESARROLLO DE ESCUELAS INCLUSIVAS

1. MARCO CONCEPTUAL

  • Los Derechos humanos de los niños, niñas y adolescentes

  • Los principios básicos que deben orientar la política educativa para los niños, las niñas y los adolescentes con discapacidad son los mismos que orientan la política para cualquier niño. Estos principios están consagrados en los instrumentos internacionales de Derechos Humanos y más particularmente en la Convención sobre los Derechos del Niño. Esta Convención tiene gran relevancia dado que ha sido ratificada casi universalmente. El eje central de la Convención es que consigna a los niños, todos los niños, como sujetos de derecho lo que implica un cambio sustantivo en la relación entre los niños, el mundo adulto y el Estado. El hecho que los niños, las niñas y los adolescentes sean titulares de derecho hace necesario implementar cambios legales, institucionales y culturales para que estos derechos sean efectivamente respetados y puedan ser exigidos.

    Derecho a la Educación

    La Convención Internacional sobre los Derechos del Niño tiene una propuesta muy clara en torno a la educación, en ella se establece que:

    - La educación es un derecho de todos los niños.

    - El acceso a este derecho debe estar eximido de discriminación e inspirado en la igualdad de oportunidades.

    - Se debe garantizar en el sistema escolar un trato compatible con la

    dignidad humana.

    - La educación se orientará por objetivos de calidad, que desarrollen al máximo las capacidades del niño, preparándole para la vida adulta.

    - La educación debe realizarse en medio de una convivencia respetuosa de los

    derechos humanos, la libertad, justicia, respeto y la promoción de la participación

    de niños y adolescentes en los asuntos de su interés.

    En síntesis, la escuela debe ser un instrumento para la igualdad de oportunidades para

    todos, además de un espacio de integración social, donde se conoce, comparte y convive

    con personas provenientes de otros grupos sociales, y se aprende a respetar y valorar al

    diferente. Se busca la mayor calidad educativa para todos, para lograr su plena

    participación e integración social y productiva en el mundo adulto. Nada puede ser más

    perjudicial para la formación de nuestros hijos que educarlos en guetos, en una escuela

    que no da cabida, ni tolera la diversidad en su interior. La escuela debe ser el espacio

    privilegiado, en que todos aprendemos a convivir con los otros, y en que cada uno tiene la

    oportunidad de desarrollar al máximo sus capacidades de aprendizaje.

    Derecho a la Educación, la No Discriminación y la Participación.

    Otro aspecto a considerar es que la Convención de los Derechos del Niño en su artículo 2

    deja en claro que los niños no deben ser objeto de ningún tipo de discriminación. Esto no

    significa tratar a todas las personas de la misma manera, sino, por el contrario, ofrecer las

    ayudas y oportunidades que cada persona necesita de acuerdo a sus características y

    necesidades individuales. Por lo tanto, implica que los sistemas educativos han de

    proveer los recursos humanos, materiales y financieros necesarios para que los alumnos

    con necesidades educativas especiales cuenten con las ayudas necesarias que faciliten

    su proceso de aprendizaje y su autonomía personal. En este sentido, la igualdad de

    oportunidades no hay que entenderla sólo en relación con el acceso a la educación sino

    también con el derecho a una educación de igual calidad.

    La misma Convención en su artículo 23 apunta específicamente a los niños con

    discapacidad, señalando: ...que se reconoce que el niño mental o físicamente impedido, deberá disfrutar de una vida plena y decente en condiciones que aseguren su dignidad, permitiendo llegar a bastarse por sí mismo y faciliten la participación activa del niño en la comunidad". En el ámbito educativo este derecho significa que los niños con necesidades educativas especiales deberían educarse con el resto de los alumnos de su edad y participar al máximo posible de las actividades escolares sin perder de vista sus necesidades específicas. Deben participar del currículo común, haciendo los ajustes necesarios, ya que en éste se establecen las competencias necesarias para ser un ciudadano que participa activamente en la sociedad.

    1.2.- La atención a la diversidad.

    La educación escolar tiene como finalidad fundamental promover de forma intencional el

    desarrollo de ciertas capacidades y la apropiación de determinados contenidos de la

    cultura necesarios para que los alumnos puedan ser ciudadanos activos en su marco

    sociocultural de referencia. Para lograr esta finalidad, la escuela ha de conseguir el difícil

    equilibrio de proporcionar una cultura común a todos los alumnos que evite la

    discriminación y desigualdad de oportunidades, respetando al mismo tiempo sus

    características individuales, sociales, lingüísticas y culturales.

    El concepto de diversidad nos remite al hecho de que todos los alumnos tienen unas

    necesidades educativas individuales propias y específicas para poder acceder a las

    experiencias de aprendizaje necesarias para su socialización, que están establecidas en

    el currículo escolar. Estas necesidades educativas individuales tienen su origen en las

    diferencias culturales, sociales, de género y personales. Los modelos y propuestas

    educativas están influidos por la percepción y connotaciones de valor que se tengan

    respecto de las diferencias. Cuando se habla de diferencias sociales se está hablando no

    sólo de alumnos diversos, sino de alumnos que tienen diferentes oportunidades (unos

    tienen más que otros). Cuando se habla de diferencias culturales, suele considerarse que

    hay una cultura mayoritaria y otras minoritarias que tienen menor influencia en la sociedad.

    Cuando hablamos de diferencias individuales suele haber una tendencia a valorar más a

    aquellos que tienen altas capacidades; especialmente las de tipo intelectual.

    Muchos alumnos experimentan dificultades de aprendizaje y de participación en la escuela

    porque no se tienen en cuenta dichas diferencias, como consecuencia del modelo

    homogeneizador de los sistemas educativos. Los diversos grupos sociales, culturales y

    etnias tienen normas, valores, creencias y comportamientos distintos a los de la cultura

    escolar. Los alumnos que pertenecen a sectores sociales y culturales con menor

    vinculación a los objetivos y cultura de la escuela pueden generar menos expectativas en

    los profesores y tener menor autoestima y seguridad en las actividades escolares. La

    percepción de estos alumnos de que se espera poco de ellos refuerza su sensación inicial

    de que son poco competentes para las tareas escolares.

    Las diferencias de género también influyen en el proceso de enseñanza- aprendizaje.

    Finalmente, las diferencias individuales en cuánto a capacidades, motivaciones, estilo de

    aprendizaje, etc., que son inherentes al ser humano y se dan al interior de los colectivos

    señalados, tienen gran influencia en los procesos de aprendizaje haciendo que estos sean

    únicos e irrepetibles en cada caso.

    Sin embargo, se debe señalar que las necesidades educativas de los alumnos no dependen sólo de las diferencias anteriormente señaladas, sino que están también relacionadas con el tipo de situaciones que vive cada uno en la escuela. La oferta curricular, la organización escolar, las estrategias de aprendizaje en el aula, las expectativas de los profesores, las relaciones con la familia y los sistemas de participación que se establecen son mecanismos importantes que favorecen o dificultan el aprendizaje y la plena participación de los alumnos al proceso educativo. Dos escuelas del mismo contexto pueden abordar de forma muy distinta las diferencias de los alumnos y alumnos, contribuyendo al éxito en el aprendizaje y la participación o por el contrario al fracaso y segregación de los alumnos.

    1.3. - El concepto de necesidades educativas especiales.

    Muchas necesidades individuales pueden ser atendidas a través de una serie de

    actuaciones que todo profesor y profesora conoce para dar respuesta a la diversidad; dar

    más tiempo al alumno para el aprendizaje de determinados contenidos, utilizar otras

    estrategias o materiales educativos, diseñar actividades complementarias, etc. En

    algunos casos, sin embargo, determinadas necesidades individuales no pueden ser

    resueltas por los medios señalados, siendo preciso poner en marcha una serie de

    ayudas, recursos y medidas pedagógicas especiales o de carácter extraordinario

    distintas de las que requieren habitualmente la mayoría de los alumnos.

    El concepto de necesidades educativas especiales implica que cualquier alumno o

    alumna que encuentre barreras para progresar en relación con los aprendizajes

    escolares, por la causa que fuere, reciba las ayudas y recursos especiales que necesite,

    ya sea de forma temporal o permanente, en el contexto educativo más normalizado

    posible. Algunas necesidades educativas especiales sólo requieren para ser atendidas

    una serie de medios, recursos o ayudas técnicas que van a permitir que el alumno pueda

    seguir en gran medida el currículo común, y van a facilitar su autonomía y proceso de

    aprendizaje. Otras necesidades educativas van a requerir modificaciones o ajustes en el

    currículo mismo, y finalmente existen necesidades que requieren para ser atendidas

    modificaciones en el contexto educativo, estructura social o clima afectivo en el que tiene

    lugar el hecho educativo.

    Hasta hace relativamente poco sólo los alumnos con algún tipo de discapacidad eran los

    destinatarios de este tipo de ayudas y recursos especiales, mientras que muchos otros

    que tenían dificultades de aprendizaje o de adaptación seguían en la escuela común sin

    ningún tipo de ayudas. El concepto de necesidades educativas especiales afecta a un

    número mayor de alumnos que aquellos que presentan discapacidad ya que existe un

    colectivo más amplio de alumnos que, por diferentes causas, pueden requerir ayudas

    especiales para superar sus dificultades de aprendizaje y favorecer el pleno de sus

    capacidades.

    Uno de los avances más importantes del concepto de necesidades educativas especiales

    es que pone el acento en lo que la escuela puede hacer para compensar las dificultades

    del alumno, ya que desde este enfoque se considera que las dificultades de aprendizaje,

    sea cual sea el origen de las mismas, tienen un carácter interactivo dependiendo tanto de

    sus características personales como de la respuesta educativa que se le ofrece. Este

    enfoque se preocupa sobre todo por identificar las necesidades educativas del alumno y

    la alumna como consecuencia, no sólo de sus limitaciones personales sino también de las

    deficiencias de la respuesta educativa.

    En la mayoría de los países se sigue considerando como alumnos y alumnas con

    necesidades especiales sólo a aquellos que presentan una discapacidad, porque se

    utiliza como criterio el origen del problema en lugar de considerar el tipo de ayudas o

    recursos que hay que proporcionar a ciertos alumnos y alumnas para facilitar su proceso

    de aprendizaje y su progresión con relación al currículo escolar.

    1.4.- El concepto de integración educativa.

    La integración es la consecuencia del principio de normalización, es decir, el derecho de

    las personas con discapacidad a participar en todos los ámbitos de la sociedad

    recibiendo el apoyo que necesitan en el marco de las estructuras comunes de educación,

    salud, empleo, ocio y cultura, y servicios sociales, reconociéndoles los mismos derechos

    que el resto de la población. La integración educativa debe formar parte de una estrategia

    general cuya meta sea alcanzar una educación de calidad para todos.

    El argumento esencial para defender la integración tiene que ver con una cuestión de

    derechos y con criterios de justicia e igualdad. Todos los alumnos tienen derecho a

    educarse en un contexto normalizado que asegure su futura integración y participación en

    la sociedad. Una segunda razón por la que surge la integración es que las escuelas

    especiales no han proporcionado los beneficios que se esperaban, y el hecho de existir

    éstas ha conllevado que un gran porcentaje de alumnos que fracasan en la escuela vaya a

    parar a ella. En prácticamente todos los países, la educación especial se ha configurado como producto de un proceso sistemático de expulsar a los alumnos y alumnas con discapacidades leves del sistema regular, sumándole posteriormente a los alumnos y alumnas que presentan niveles más graves de discapacidad. Las escuelas especiales están atendiendo a los niños y niñas de los que la escuela regular no se quiere hacer cargo. Mientras, un alto porcentaje de niños y niñas con discapacidad, que necesitan una mayor atención, están en sus casas sin poder acceder a ningún tipo de educación ni regular ni especializada.

    Un tercer aspecto a considerar es que las escuelas de educación especial han fallado en

    su objetivo principal de preparar a los niños, niñas y jóvenes con discapacidad para su

    participación y su inserción posterior en la sociedad. Se presenta, entonces, la integración

    educativa como el medio para que esta inserción social sea efectiva. Otros argumentos a

    favor de la integración tienen que ver con la calidad de la educación misma. La integración

    realizada en las debidas condiciones y con los recursos necesarios, es beneficiosa no

    sólo para los alumnos con discapacidad, sino también para el resto de los alumnos, y para

    los docentes. No obstante, también existen ciertos temores hacia la integración, incluso por parte de aquellas personas que comparten su filosofía y principios. Un primer obstáculo tiene que ver con la dificultad de cambiar las representaciones y las creencias. Muchos piensan que los alumnos con discapacidad "aprenden menos" en la escuela común que en la especial, porque no tienen una enseñanza tan individualizada ni la presencia constante de

    especialistas. Otro temor muy frecuente es que el resto de los niños aprendan menos o

    más lentamente por la presencia en las aulas de niños con discapacidad. Sin embargo,

    las evaluaciones e investigaciones realizadas no avalan lo anterior, sino todo lo contrario.

    Otra de las principales preocupaciones está relacionada con el funcionamiento de la

    escuela regular: clases muy numerosas, mayores exigencias, enseñanza muy rígida y

    homogeneizadora. Obviamente, la integración implica que se produzcan cambios

    profundos en el currículo, la metodología y la organización de las escuelas, de forma que

    creen las condiciones necesarias para que todos los alumnos, sin excepción, participen y

    tengan éxito en su aprendizaje. Finalmente se argumenta que la integración requiere una

    serie de recursos materiales y humanos, que no siempre están disponibles. Es cierto que

    se requieren una serie de recursos, humanos y materiales de carácter especializado, pero

    no siempre es necesario aumentar los recursos sino utilizar de forma distinta los ya

    existentes.

    La generalización de la integración implica la reconversión progresiva de los centros de

    educación especial, pero no la eliminación de los profesionales y servicios de educación

    especial que habrán de realizar funciones distintas. Desde esta perspectiva la educación

    especial deja de ser un sistema paralelo que sólo se ocupa de los niños y niñas con

    discapacidad para convertirse en un conjunto de servicios y apoyos para todos los

    alumnos que lo requieran, contribuyendo así a la mejora de la calidad de la enseñanza.

    En consecuencia, los centros de educación especial han de reconvertir progresivamente

    su rol y sus funciones, incorporándose a la red general del sistema educativo y los

    procesos de reforma. La tendencia general es que se conviertan en centros de recursos

    para la comunidad y las escuelas comunes, y que sólo escolaricen niños y niñas

    gravemente afectadas.

    1.5. - El concepto de educación inclusiva.

    La educación inclusiva se asocia frecuentemente con la participación de los niños con

    discapacidad en la escuela común y de otros alumnos etiquetados "con necesidades

    educativas especiales". Sin embargo, esta acepción estaría más relacionada, según lo

    expresado anteriormente, con el concepto de integración educativa y no el de inclusión. El

    concepto de educación inclusiva es más amplio que el de integración y parte de un

    supuesto distinto, porque está relacionado con la naturaleza misma de la educación

    regular y de la escuela común. La educación inclusiva implica que todos los niños y niñas

    de una determinada comunidad aprendan juntos independientemente de sus condiciones

    personales, sociales o culturales, incluidos aquellos que presentan una discapacidad. Se

    trata de un modelo de escuela en la que no existen "requisitos de entrada" ni mecanismos

    de selección o discriminación de ningún tipo, para hacer realmente efectivos los derechos

    a la educación, a la igualdad de oportunidades y a la participación.

    El proceso de integración educativa ha tenido como preocupación central reconvertir la

    educación especial para apoyar la educación de los niños integrados a la escuela común,

    trasladando, en muchos casos, el enfoque individualizado y rehabilitador, propio de la

    educación especial, al contexto de la escuela regular. Desde esta perspectiva, se hacían

    ajustes y adaptaciones sólo para los alumnos etiquetados "como especiales" y no para

    otros alumnos de la escuela. El enfoque de educación inclusiva, por el contrario, implica

    modificar substancialmente la estructura, funcionamiento y propuesta pedagógica de las

    escuelas para dar respuesta a las necesidades educativas de todos y cada uno de los

    niños y niñas, de forma que todos tengan éxito en su aprendizaje y participen en igualdad

    de condiciones. En la escuela inclusiva todos los alumnos se benefician de una enseñanza

    adaptada a sus necesidades y no sólo los que presentan necesidades educativas

    especiales.

    2. -DESAFÍOS PARA AVANZAR HACIA UNA EDUCACIÓN INCLUSIVA.

    El desarrollo de una educación inclusiva implica cambios en el ámbito del sistema y de las

    políticas educativas, en el funcionamiento de las escuelas, en las actitudes y prácticas de

    los docentes y en los niveles de relación de los distintos actores.

    2.1. Cambios en las políticas, las normativas y los sistemas educativos.

    - Fortalecimiento de la responsabilidad del estado para garantizar la igualdad de

    oportunidades y asegurar las condiciones básicas de funcionamiento de las escuelas en

    términos de recursos humanos, materiales y didácticos, de forma que puedan atender la

    diversidad de su alumnado. Es fundamental asimismo establecer mecanismos de

    discriminación positiva que beneficien a los grupos en situación de mayor vulnerabilidad

    y a las escuelas con mayores carencias.

    - Ampliación de la cobertura y de la calidad de los programas de educación y

    cuidado de la primera infancia: Cuanto antes se comienza la integración en el sistema

    regular, más normalizado es el proceso. Actualmente es una realidad que los niños y

    niñas que más necesitan una educación temprana para compensar su situación de

    desventaja son quienes menos acceden a los programas, o reciben una educación de

    menor calidad. Por ello, un desafío importante es lograr una mayor equidad en la

    distribución y la calidad de la oferta educativa que asegure la igualdad de oportunidades

    de los niños y niñas que por sus condiciones individuales, sociales o culturales se

    encuentran en situación de desventaja. Los niños con discapacidad constituyen uno de

    los colectivos más excluidos, en circunstancias que para ellos es vital una educación

    temprana que compense sus dificultades y optimice su desarrollo.

    - Flexibilidad de la oferta educativa en todas las etapas. Es necesaria una mayor

    flexibilidad y diversificación de la oferta educativa dentro de las propias instituciones,

    ofreciendo distintas propuestas y alternativas en cuanto al currículo, las situaciones de

    aprendizaje, los materiales y procedimientos de evaluación. Las instituciones

    educativas han de ofrecer a sus alumnos y alumnas mas de un camino o formato para

    asegurar que todos logren, en la medida de sus posibilidades, las competencias

    básicas establecidas en el currículo escolar.

    - Recursos de apoyo para los docentes. La mayoría de los países cuentan con una

    serie de servicios de apoyo a la escuela que son de capital importancia para el éxito de

    las políticas educativas inclusivas. Los recursos de apoyo han de centrar su intervención

    en la escuela en su conjunto, orientando a los profesores y las familias para que sean

    cada vez más capaces de atender las necesidades de los niños. Un apoyo muy valioso

    es el que se pueden prestar las escuelas entre sí; es importante fomentar redes de

    trabajo entre escuelas y entre los sistemas de educación regular y especial, que se

    reúnan para reflexionar conjuntamente e intercambiar experiencias.

    - Políticas educativas e intersectoriales que promuevan la inclusión en todos los

    niveles educativos. Un aspecto sumamente sensible tiene que ver con la transición de

    los y las estudiantes con necesidades educativas especiales a lo largo de su vida:

    transición del hogar a la educación inicial, de ahí a la educación primaria o básica, la

    transición de la básica a la educación secundaria y de ahí al mundo laboral. Cada

    proceso de transición tiene sus propias complejidades y es necesario encontrar la forma

    de suavizar y simplificar estos procesos.

    - Legislación y normativas educativas e intersectoriales. El concepto de la

    integración de alumnos con discapacidad en la educación regular ya se ha incorporado

    plenamente en las políticas de muchos países.

    - Redes de trabajo intersectorial entre diferentes sectores responsables del

    bienestar de las personas con discapacidad. Es necesaria la articulación entre el

    gobierno y la sociedad para colaborar principalmente en temas relacionados con la educación, el empleo y la salud.

    2.2. Cambios en las actitudes y las prácticas educativas.

    - Valoración de la diversidad como un elemento que enriquece el desarrollo

    personal y social. La condición más importante para el desarrollo de una educación

    inclusiva es que la sociedad en general y la comunidad educativa en particular tengan

    una actitud de aceptación, respeto y valoración de las diferencias. Es fundamental

    desarrollar una intensa actividad de información y sensibilización, en la que los medios

    de comunicación social pueden jugar un rol fundamental.

    - Un currículo amplio y flexible es una condición fundamental para responder a las

    diversidad ya que permite tomar decisiones ajustadas a las diferentes realidades

    sociales, culturales e individuales. Pero la respuesta a la diversidad implica además un

    currículo amplio y equilibrado en cuanto al tipo de capacidades y contenidos que

    contempla. Se han realizado importantes avances en el diseño de currículo que pueden ser muy beneficiosos para dar respuesta a la diversidad, pero todavía no se ha logrado que estos modifiquen realmente la práctica educativa, porque muchos docentes no se han apropiado de ellos.

    - Los enfoques metodológicos y la pedagogía deben estar centrados en el alumno, y

    facilitar la diversificación y flexibilidad de la enseñanza, de modo que sea posible

    personalizar las experiencias de aprendizaje comunes. El punto central es cómo

    organizar las situaciones de aprendizaje de forma que todos los alumnos participen sin

    perder de vista las necesidades y competencias específicas de cada uno. Uno de los

    mayores desafíos es romper con la cultura homogenizadora de las escuelas y la enseñanza transmisora y frontal que considera que todos los alumnos son iguales y aprenden de la misma forma.

    - Criterios y procedimientos flexibles de evaluación y de promoción. Desde la

    perspectiva de una educación inclusiva, el fin de la evaluación es identificar el tipo de

    ayudas y recursos que precisan para facilitar su proceso de enseñanza-aprendizaje y de

    desarrollo personal y social. Un aspecto que favorece la atención a la diversidad, es que

    en muchos países se ha superado el modelo curricular en el que se gradúan los

    aprendizajes curso por curso, y se ha establecido la promoción automática. La respuesta

    a las diferencias implica utilizar una variedad de procedimientos de evaluación que se

    adapten a distintos estilos, capacidades y posibilidades de expresión de los alumnos.

    - Proyectos educativos de toda la escuela que contemple la diversidad y

    compromiso de cambio. Los procesos de descentralización curricular y de gestión

    educativa que han emprendido muchos países facilitan que las escuelas puedan elaborar

    proyectos educativos acordes a las necesidades de sus alumnos y su realidad. En

    aquellas escuelas en las que existe un trabajo colaborativo entre los profesores, entre

    profesores y padres y entre los propios alumnos, es más factible que se pueda atender a

    la diversidad. La existencia de un buen clima afectivo y emocional en la escuela y el aula

    también es una condición fundamental para que los alumnos aprendan y participen

    plenamente.

    - Participación de los padres y de la comunidad. Es importante una relación de

    colaboración entre todos los implicados en el proceso: entre directivos, directivos y

    docentes, entre docentes, entre docentes y padres, y entre los propios alumnos. Los

    padres han de participar en las actividades de la escuela, en el apoyo de determinados

    aprendizajes en el hogar y en el control de los progresos de sus hijos.

    - Formación de los docentes y otros profesionales. Todos los cambios señalados no

    pueden llevarse a cabo si los docentes y especialistas no cuentan con las competencias

    necesarias para desarrollar una práctica educativa distinta. Por ello es fundamental

    renovar los programas de formación docente inicial y en servicio y de otros especialistas

    para responder a los requerimientos de la educación inclusiva. Es también importante

    que los profesores tengan unas condiciones laborales adecuadas, una mayor valoración

    por el trabajo que realizan y una serie de incentivos que redunden en su desarrollo

    profesional.

    Uno de los grandes objetivos de las agencias internacionales es contribuir y apoyar a los

    países en este proceso de transformación de los sistemas educativos, para convertirlos en

    verdaderos instrumentos de integración social que permitan la plena participación de los

    ciudadanos en la vida pública. Las agencias internacionales han cumplido el rol de

    agentes coordinadores. Este rol debe ser reforzado y aumentado para que el desarrollo

    de la inclusión se introduzca en las agendas de trabajo de todos los países.

    Bibliografía.

    Ainscow, M. (1993). Las necesidades educativas especiales en el aula. Conjunto de

    materiales para la formación de profesores. París: UNESCO.

    Ainscow, M. (1998). Llegar a todos los educandos: Lecciones derivadas de experiencias

    personales. Ponencia principal de la Conferencia sobre Efectividad y Mejoramiento

    Escolar, Manchester, enero de 1998.

    Blanco, R. (1999). La atención a la diversidad en el aula y las adaptaciones del currículo.

    En A. Marchesi; C. Coll y J. Palacios (compiladores). Desarrollo psicológico y Educación,

    III. Necesidades educativas especiales y aprendizaje escolar. Madrid, Alianza Editorial.

    Blanco, R. (1999) Hacia una escuela para todos y con todos. Boletín Proyecto Principal de

    Educación en América Latina y el Caribe no48, Abril 1999, UNESCO/OREALC, Santiago

    de Chile.

    Delors, J. el al. (1996). La educación encierra un tesoro. Informe a la UNESCO de la

    Comisión Internacional sobre la Educación para el siglo XXI. París: UNESCO.

    Fierro, A. (1990). La escuela frente al déficit intelectual. En A. Marchesi; C. Coll y J.

    Palacios (compiladores.). Desarrollo psicológico y Educación, III. Necesidades educativas

    especiales y aprendizaje escolar. Madrid. Alianza Editorial.

    Hegarty, S. (1994). Educación de niños y jóvenes con discapacidades. Principios y

    práctica. París: UNESCO.

    Marchesi, A. y Martín, M. (1998). Calidad de la enseñanza en tiempos de cambio. Madrid:

    Alianza Editorial.

    Marchesi, A. y Martín, M. (1990). Del lenguaje del déficit a las necesidades educativas

    especiales. En A. Marchesi; C. Coll y J. Palacios (compiladores). Desarrollo psicológico y

    Educación, III. Necesidades educativas especiales y aprendizaje escolar. Madrid: Alianza

    Editorial.

    Organización Mundial de la Salud, (1999) CIDDM-2 Clasificación Internacional

    del Funcionamiento y la Discapacidad. Borrador Beta-2. Ginebra, Suiza.

    República de Chile (1990). Decreto Supremo de Educación N° 490 que Establece

    Normas para Implementar Proyectos de Integración Escolar en Establecimientos

    Comunes.

    República de Chile (1994). Ley N° 19.284 sobre la Integración Social Plena de las

    Personas con Discapacidad.

    República de Chile (1998). Decreto Supremo de Educación N° 1 sobre la Integración

    Escolar de Alumnos con Necesidades Educativas Especiales.

    UNESCO. (1994). Declaración y Marco de Acción de la Conferencia Mundial sobre

    necesidades educativas especiales: Acceso y Calidad. Salamanca.

    UNESCO, (1999) Estudio Temático para la evaluación de EPT 2000: Participación en la

    Educación para Todos: La Inclusión de Alumnos con Discapacidad. Santiago de Chile.

    UNESCO, (2000) Marco de Acción Subregional de América Latina. Evaluación de

    Educación para Todos en el año 2000. EPT 2000.República Dominicana.

    W.AA. (1990). Evaluación del programa de integración escolar de alumnos con

    deficiencias. Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia/CIDE.

    Warnock Report. (1979). Special Educational Needs. Report of the Committee of inquiry

    into Education of Handicapped Children and Young People. London. HMSO.

    MARCO INTERNACIONAL

    Desde la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948, en la que se reconoce el

    derecho de todas las personas a la educación, se ha recorrido un largo camino y se ha

    realizado un gran esfuerzo por parte del sistema de Naciones Unidas para que este

    derecho sea cada vez más efectivo en las diferentes partes del mundo, aun cuando somos

    conscientes de que todavía existen muchos obstáculos para conseguir una auténtica

    igualdad de oportunidades. A pesar de los avances logrados en la expansión de la

    educación básica todavía persiste un importante número de niños, jóvenes y adultos que

    están excluidos de la educación o reciben una educación de menor calidad. Las personas

    con discapacidad constituyen el colectivo más excluido y se requieren políticas decididas

    que aseguren su derecho efectivo a la educación, la igualdad de oportunidades y la

    participación.

    Una primera concreción de este derecho se produce en 1983 con el Programa de Acción

    Mundial para los Impedidos, aprobado el 3 de Diciembre por la Asamblea General en el

    contexto del Decenio de las Naciones Unidas para los Impedidos (1983-1992). En él se

    subrayaba el derecho de las personas con discapacidad a tener las mismas

    oportunidades que los demás ciudadanos y a disfrutar de las mejoras en las condiciones

    de vida. Por primera vez se definió la discapacidad como relación entre las personas y su

    entorno y se adoptaron los principios de normalización, integración y participación.

    En 1990 tiene lugar en Jomtien, Tailandia, la Conferencia Mundial sobre Educación para

    Todos: Satisfacción de las Necesidades Básicas de Aprendizaje, organizada

    conjuntamente por UNESCO, UNICEF, PNUD y el Banco Mundial. Por primera vez los

    dirigentes mundiales comienzan a enfrentar el desafío de la exclusión de la enseñanza y se

    aprueba el objetivo de la "Educación para todos en el año 2.000". Una de las

    recomendaciones básicas de esta Conferencia fue la de prestar especial atención a las

    necesidades básicas de aprendizaje de las personas con discapacidad y tomar medidas

    para garantizar a estas personas la igualdad de acceso a la educación como parte

    integrante del sistema educativo.

    Cuatro años después, en 1994 tienen lugar dos acontecimientos importantes. El primero

    de ellos es la publicación de las Normas Uniformes de las Naciones Unidas sobre la

    igualdad de oportunidades para las personas con discapacidad (1994), cuya finalidad es

    garantizar que estas personas puedan tener los mismos derechos y responsabilidades

    que los demás. En estas normas se recogen tres términos que contribuyen a una mejor

    definición del problema; deficiencia discapacidad y minusvalía, ya acuñados por la

    Organización Mundial de la Salud. Estos tres términos han vuelto ha ser redefinidos por la Organización Mundial de la Salud en 1999. Desde esta perspectiva se considera que la

    deficiencia es toda pérdida o alteración de una estructura o función psicológica, fisiológica

    o anatómica. La discapacidad hace referencia a las limitaciones funcionales que se

    producen respecto a los requerimientos sociales como consecuencia de las diferentes

    deficiencias. Por último, la minusvalía sería la pérdida o limitación de oportunidades de

    participar en la vida de la comunidad en condiciones de igualdad con los demás como

    consecuencia de las deficiencias del entorno.

    El otro avance importante de 1994 se produce en la Conferencia Mundial sobre

    Necesidades Educativas Especiales: Acceso y Calidad, Salamanca, organizada por la

    UNESCO. Esta Conferencia, representó una oportunidad internacional para dar

    continuidad a la labor realizada en Jomtien, situando las necesidades educativas

    especiales en el marco más amplio del movimiento de Educación para Todos. Este

    acontecimiento significó un nuevo punto de partida para millones de niños privados de

    educación. Se definió el concepto de necesidades educativas especiales, ampliando el

    mismo a todos los niños que, por la razón que fuere, no se benefician de la enseñanza

    escolar y se establecieron las acciones a desarrollar para proporcionar una respuesta

    educativa adecuada a las necesidades individuales de los alumnos, sea cual sea el origen

    de las mismas. El principio rector del Marco de Acción de Salamanca es que las escuelas

    deben acoger a todos los niños, independientemente de sus condiciones personales;

    niños discapacitados y bien dotados, niños de la calle, de minorías étnicas, lingüísticas o

    culturales y de zonas desfavorecidas o marginales y la reforma sustancial del sistema

    educativo para que esto sea posible.

    En la VII Reunión de Ministros de Educación de América Latina y el Caribe, Kingston

    1996, una de las recomendaciones fue la de "Fortalecer las condiciones y estrategias que

    favorecen el desarrollo de las escuelas para que atiendan niños con necesidades

    especiales o que presentan dificultades de aprendizaje debidas a diferentes causas, tales

    como: discapacidades físicas, enseñanza o escolaridad inadecuada y ambientes sociales

    marginados. Las escuelas integradoras favorecen la igualdad de oportunidades,

    proporcionan una educación más personalizada, fomentan la solidaridad y cooperación

    entre los alumnos y mejoran la calidad de la enseñanza y la eficacia de todo el sistema

    educativo.

    Recientemente, en Santo Domingo, Febrero 2000, ha tenido lugar una reunión regional

    para analizar la evaluación de los diez años de implementación de la Declaración y el

    Programa de Acción de la Conferencia Mundial de Educación para Todos. Esta reunión

    se realizó previa al Foro Mundial de Educación de Dakar, Senegal, Abril 2000. El marco

    de acción regional planteó como un objetivo el desarrollo de una educación inclusiva

    estableciéndose las siguientes recomendaciones:

    Formular políticas educativas de inclusión, que den lugar a la definición de metas y

    Inclusión de niños con Discapacidad en la Escuela Regular

    prioridades de acuerdo a las diferentes categorías de población excluida en cada país y a

    establecer los marcos legales e institucionales para hacer efectiva y exigible la inclusión

    como una responsabilidad colectiva.

    - Diseñar modalidades educativas diversificadas, currículos escolares flexibles y nuevos

    espacios en la comunidad que asuman la diversidad como valor y como potencialidad

    para el desarrollo de la sociedad y de los individuos, recuperando las experiencias

    formales y no formales innovadoras para atender las necesidades de todos: niñas, niños,

    adolescentes, jóvenes y adultos y adultas.

    - Promover y fortalecer la educación intercultural y bilingüe en sociedades multiétnicas,

    plurilingües y multiculturales.

    - Implementar un proceso sostenido de comunicación, información y educación de las

    familias, que resalte la importancia y beneficios para los países de educar a la población

    "actualmente excluida.

    Sin embargo, a pesar de los esfuerzos que se vienen realizando tanto en el ámbito

    internacional como en los contextos nacionales, todavía queda mucho camino por recorrer

    y es preciso centrar los esfuerzos en pasar del plano de la declaración de intenciones a la

    efectiva puesta en práctica de las mismas.