Educación Especial

Integración escolar de discapacitados. Prevención primaria y secundaria. Principio de normalización. LOGSE (Ley de Ordenación General del Sistema Educativo). Modelos educativos. Movilidad. Orientación

  • Enviado por: Simeón
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 40 páginas

publicidad

PRIMERA PARTE

Defina los siguientes conceptos:

PREVENCIÓN PRIMARIA Y SECUNDARIA.

Prevención significa tomar medidas encaminadas a impedir que aparezcan deficiencias.

PREVENCIÓN PRIMARIA. Medidas adoptadas para eliminar las causas de posibles deficiencias, como campañas de higiene, de información, de vacunación,etc...

PREVENCIÓN SECUNDARIA. Es el diagnóstico precoz, cuando la enfermedad o deficiencia está en fase inicial.

PRINCIPIO DE NORMALIZACIÓN.

Se trata de poner a disposición de las personas disminuidas unas pautas de vida que les aproximen lo más posible a las circunstancias y estilo de vida de la sociedad en que están inmersas. Esto significa que estas personas no deben utilizar servicios excepcionales más que en los casos estrictamente necesarios.

DEFINA LOS DIFERENTES NIVELES DE LA INTEGRACIÓN ESCOLAR.

El Ministerio de Educación y Ciencia, desarrollando el mandato contenido en la Ley 13/1982 de 7 de abril de Integración Social del Minusválido (LISMI) ordenó las siguientes disposiciones reglamentarias:

El RD 2639/1982 de 15 de Octubre de Ordenación de la Educación Especial, actualmente derogado y sustituido por el RD 334/85 de 6 de marzo, donde ya se contemplaba el desarrollo de la E. Especial en centros escolares atendiendo a las cuatro formas de escolarización:

Integración completa con apoyo. Dirigida a aquellos alumnos que presentan una dificultad ligera de carácter transitorio en determinado momento de su proceso educativo o que por la naturaleza de su disminución necesiten un apoyo específico. El programa será el ordinario para las áreas que el alumno pueda seguir adecuadamente, con orientaciones pedagógicas individualizadas. Será aplicado por el profesor de aula ordinaria, con la colaboración del profesor de apoyo, que recibirá orientaciones del Equipo Multiprofesional.

Integración combinada. Atenderá a aquellos alumnos con dificultades de carácter previsiblemente transitorio en algún área del programa que exija un tratamiento especializado. El programa de dichas áreas estará en función de las orientaciones pedagógicas individualizadas del alumno y será aplicado por el profesor de E. Especial con las indicaciones del Equipo Psicopedagógico de Apoyo.

Integración parcial. Atenderá a alumnos con dificultades serias y continuadas en todas las áreas del programa, con posibilidad de participación en las demás actividades del Centro. El programa estará en función de las orientaciones pedagógicas individualizadas de cada alumno y será aplicado por el profesor de E. Especial con las indicaciones del EPSA.

Escolarización en Centros Específicos. Dirigida a alumnos con dificultades graves y continuadas en todas las áreas del programa, que en virtud del grado de sus deficiencias no pueden ser atendidos en alguno de los niveles anteriores.

PRINCIPIO DE INDIVIDUALIZACIÓN.

Consiste en la adaptación de los objetivos y actividades de la enseñanza a las características diferenciales de cada alumno. Se opone a la enseñanza estandarizada, igual para todos.

DEFICIENCIA, DISCAPACIDAD Y MINUSVALÍA.

DEFICIENCIA: Pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica, dentro de la experiencia de la salud.

DISCAPACIDAD: Restricción o ausencia -debida a una deficiencia- de la capacidad de realizar una actividad en la forma, o dentro del margen, que se considera normal para un ser humano.

MINUSVALÍA: Situación desventajosa para un individuo determinado, consecuencia de una deficiencia o de una discapacidad, que limita o impide el desempeño de un rol que es normal en su caso (en función de la edad, sexo y factores sociales y culturales).

SEGUNDA PARTE

1. Analice el tratamiento que hace la Ley Orgánica General del Sistema Educativo (LOGSE) acerca de la educación especial.

La LOGSE en su título I, acerca de la enseñanza de régimen general, en el capítulo quinto hace referencia a la E. Especial. Ésta se organizará en áreas que serán obligatorias y tendrán un carácter global e integrador. Tendrá en cuenta el desarrollo general del alumno y se adaptará a los distintos ritmos de aprendizaje. Será el gobierno quien dicte las enseñanzas mínimas con el fin de garantizar una formación común, y para ello el sistema educativo se compromete a dotar a las escuelas de los recursos necesarios para poder dar una respuesta adecuada a los alumnos con necesidades educativas especiales, de ahí se pretende derivar la consecución del principio de normalización e integración escolar recogidos en la LISMI del 7/4/1982.

Para determinar la modalidad educativa más apropiada para el niño, existe un equipo de valoración de las necesidades educativas especiales y que harán un seguimiento exhaustivo del niño con el fin de determinar si es ésa la modalidad educativa más adecuada. Recoge también esta Ley que los padres o tutores podrán participar en las decisiones relativas a la escolarización de los alumnos con necesidades educativas especiales.

Recomiendan además que la escolarización de estos alumnos comience cuando se detecte la deficiencia o existan indicios de que puede aparecer, de esta forma existirán servicios para atender a la demanda de alumnos con necesidades educativas especiales anteriores a la escolarización obligatoria, para favorecer el desarrollo de los niños y poder potenciar sus posibilidades al máximo.

La educación de estos niños se basa en lo establecido con carácter general, es obligatoria y gratuita, y podrá ésta prorrogarse hasta los dieciocho años cuando existan causas que lo justifiquen, y los servicios correspondientes determinen que con esta prórroga pueda el alumno superar los estudios en ese nivel.

El fin último del sistema educativo es dotar al alumno de habilidades, conocimientos, aptitudes y destrezas que le permitan una adecuada integración escolar, social y laboral.

2. Realice una valoración de cada uno de los modelos explicativos (médico, conductual, psicoanalítico...), analizando las aportaciones que ofrece al trabajo del profesor en el aula para la atención de niños con problemas.

Las aportaciones de los distintos profesionales como el médico, el psicólogo o el sociólogo pueden ofrecer valiosa información que guíe al maestro en la práctica educativa para mejorar determinadas condiciones del alumno.

El modelo médico, de naturaleza principalmente preventiva, tiene repercusiones en la escuela porque de forma complementaria y paralela (tratamiento médico, pedagógico) permite superar muchas dificultades que pueden presentar los alumnos, pero siempre corriendo el riesgo que supone considerar los distintos déficits consecuencias de desórdenes biológicos. La explicación de la conducta es muy compleja y no se reduce a la base orgánica.

El modelo conductual, fundamentado en la psicología del aprendizaje, tiene en cuenta los factores biológicos, las características del entorno o ambiente, y las relaciones que el individuo ha mantenido a lo largo de su vida. Supone que la conducta puede ser cambiada a través de la identificación y manejo de los estímulos que la controlan. La conducta retrasada es considerada una disfunción susceptible de ser cambiada. El problema de este enfoque consiste en la dificultad que se aprecia para mantener fuera de las sesiones de entrenamiento, los comportamientos y habilidades adquiridos dentro de ellas: El individuo con retraso tiene dificultad para generalizar, extrapolar, transferir aprendizajes de unas situaciones a otras, de unos comportamientos a otros.

El modelo cognitivo, muy relacionado con el anterior, trata de estudiar el proceso cognitivo del sujeto desde los comienzos, centrándose en los distintos aspectos (atención, memoria, orientación, lenguaje...). Este modelo ofrece datos al maestro sobre el grado de afectación en cada una de las áreas, de esta forma el maestro sabe si debe reforzar con actividades de memoria, de orientación espacio-temporal, concentración, percepción, etc...

El modelo psicoanalítico se centra en el inconsciente del sujeto y en los factores que influyen en el desarrollo de la personalidad. Concibe el déficit como un mecanismo de defensa con el que proteger el yo en su relación con el entorno. Algunos autores señalan que los conflictos surgen como consecuencia de una inadecuada relación con la madre desde el momento del nacimiento. Mediante el tratamiento adecuado a través de técnicas como juegos, música, terapia individual o colectiva, podemos conocer los aspectos que más condicionan al individuo a este respecto, algunas de ellas y de forma complementaria se pueden reforzar en el centro escolar, como es el caso de la música, juego, medios creativos, etc...

El modelo humanista se centra sobre lo que el individuo aflora, como sentimientos, conductas o conocimientos, y que la propia reflexión del sujeto ayuda a esclarecer el porqué de sus actitudes. Junto con el modelo sociocultural -que argumenta que es la sociedad la que en cada momento histórico determina qué es normal qué sale de esos límites-, tenemos dos modelos que se centran en el hombre y sus modos de pensar y actuar. En estos casos sería positivo concienciar y analizar desde la escuela estos aspectos para ayudar a sensibilizar a la gente sobre determinados aspectos de la vida de los deficientes y sobre los propios modos de actuar y vivir, aportando los medios necesarios para intentar vivir en armonía pese a las diferencias.

Estos modelos no son excluyentes entre sí. El comportamiento humano, ya sea de una persona normal o deficiente, está multideterminado al estar presentes los tres niveles: biológico, psicológico y sociocultural. Sin embargo, para la práctica diaria del maestro está claro que no son igualmente operativos todos los modelos. Algunos apenas le aportan estrategias de intervención. El modelo conductual y el cognitivo, por un lado, y el análisis de los factores socioculturales por otro, le proporcionan al profesor conocimientos y recursos para su quehacer.

3. Dé una definición de discapacidad y a continuación comente los diferentes tipos de discapacidad, con especial referencia al alumno en el contexto escolar.

Una discapacidad es la ausencia o disminución de la habilidad o capacidad -debido en muchos casos a una deficiencia- con la que se encuentra un individuo a la hora de realizar actos cotidianos, porque no se halla dentro del margen que la sociedad considera normal. Haciendo referencia a la escuela nos podemos encontrar con discapacidades de conducta, quizás las más habituales: falta de seguridad personal, de localización espacio-temporal, de adquisición del conocimiento,para conocer el papel que hay que desempeñar dentro del entorno familiar o escolar. Son habituales también las discapacidades de comunicación: niños con mutismo, muchas veces selectivo, que no consiguen una adaptación plena en la escuela y se encierran en sí mismos sin mostrar interés alguno por sus compañeros o por entablar relaciones con ellos. Dentro de esta categoría es obligado citar las discapacidades relativas al lenguaje: para escribir, leer, etc..., que pueden ser consecuencias de ciertos trastornos que se deben corregir. Las discapacidades de una determinada aptitud son frecuentes debido a la falta de interés, motivación o atención, a causa de una ausencia de afectividad o socialización, que se hacen patentes en un deficiente trabajo escolar.

Quedan por citar otros tipos de discapacidades: discapacidades del cuidado personal, de locomoción, de la disposición del cuerpo, de la destreza y discapacidades de situación. Éstas no eran hasta ahora muy frecuentes en la escuela porque los sujetos con estos problemas solían ser escolarizados en centros específicos, con personal cualificado según las necesidades. Con el desarrollo del Plan de Integración, esta situación ha cambiado, cuando el grado de afectación lo permita, estos alumnos serán escolarizados en centros ordinarios, dotando la administración a los centros del personal y recursos necesarios.

4. Señale las ventajas e inconvenientes que encuentre en el régimen de integración escolar.

La integración del niño menos dotado en la escuela ordinaria presenta ciertas ventajas e inconvenientes, que señalaremos desde tres dimensiones que constituyen el entorno donde el niño va a desarrollar su vida:

Los padres son los primeros implicados en la integración de sus hijos. Asesorados por técnicos y especialistas, son los que van a decidir si el niño acudirá a un centro ordinario. El miedo al rechazo por parte del centro educativo, de los compañeros y de los padres de éstos es la causa de que los padres no intenten la integración. La falta de sensibilización por parte de la comunidad escolar es un hecho todavía hoy presente. La razón por la que los padres de niños con desventajas intentan el camino de la integración es la de evitarles una marginación futura a sus hijos. Una vez aceptada la deficiencia del niño, la pareja adopta una actitud no paternalista ni de sobreprotección, sino de normalización, es decir, de tratarlo como a un niño normal sin esperar que reaccione como tal.

Los padres de los niños normales temen al contagio que produzca disminución en el rendimiento de sus hijos, o bien que el profesor dedique más tiempo a estos alumnos con necesidades educativas especiales, entorpeciendo el ritmo de la clase ordinaria y desencadenando resultados bajos a nivel instructivo.

Algunos profesores son reticentes a la presencia de los niños con desventajas en el aula ordinaria, temen que su trabajo se vea incrementado, argumentan que el ritmo general de la clase se verá alterado. Para ello los profesores deberán formarse con cursos de reciclaje, además han de saber que se verán apoyados por una serie de especialistas, y aunando criterios verán que la integración verá reforzada la actividad de estos niños a través de una socialización adecuada.

Por último, los alumnos también están implicados en el proceso de integración. Deben de ser informados sobre las características de los alumnos con deficiencias, de modo que sepan reaccionar ante una crisis epiléptica, agresividad, etc...muchas veces relacionados con determinados tipos de deficiencia. Además debe contemplarse también la integración educativa como un instrumento formativo para los alumnos normales, ayudando a educarles en la tolerancia y, por ende, mejorando las condiciones de la sociedad futura.

Escolarizar a un niño en un centro de E. Especial es prepararlo para un mundo diferente, de adulto no podrá resolver las dificultades que el mundo le plantea porque no ha sido preparado para ello, por eso si la E. Especial es inevitable tiene que ser lo menos especial posible.

5. Haga una reseña de las principales implicaciones educativas del principio de normalización.

Normalizar no significa convertir al individuo deficiente en normal, sino hacer su vida lo más normal posible desde el punto de vista social, para evitarle una inadaptación o marginación por parte de la misma y favorecer que alcance un grado de autonomía que le permita realizarse por sí mismo e integrarse en la comunidad. Para lograr este fin, es lógico pensar que el proceso tiene que iniciarse en la escuela para ayudarle a que desarrolle su propia personalidad, que se sienta uno más dentro de la comunidad escolar. Se le puede dar responsabilidades para que su autoestima se vea favorecida y los demás se den cuenta de que a pesar de su déficit puede realizar cosas positivas y participar con ellos en la realización de actividades y su previa preparación. También desde la escuela se puede propiciar que el niño use y conozca los servicios habituales, que incluyen desde el transporte urbano, medios de comunicación (teléfono, correo...), y la compra de objetos y materiales habituales (tienda, farmacia, panadería...). En muchas ocasiones el conocimiento y acercamiento al medio se ve entorpecido por el miedo, que es un reflejo de la actitud de la familia -sobreprotección-, por lo que el profesor de apoyo puede ponerse en contacto con la familia para conseguir que el proceso educativo sea continuo entre el colegio y el hogar, y poder así dar orientaciones a la familia sobre actividades o actitudes que debe propiciar con su hijo deficiente, siempre desde el punto de vista de la normalización.

La escuela puede propiciar el acercamiento al medio abriendo ésta al entorno donde está ubicada, a través de actividades organizadas para niños con y sin deficiencias, competiciones, visitas a museos, exposiciones (fuera del centro u organizadas por el propio centro para exponer los trabajos de los alumnos...), contactos con asociaciones locales, etc...

Sólo con el contacto con la realidad, con lo concreto y manipulable, pueden los alumnos estructurar su personalidad y prepararse para una integración positiva. De todo ello se deduce que la escuela debe actuar en y desde el contexto escolar y no escolar, porque todo lo que actúa sobre nosotros, nos mueve, nos cuenta, nos plantea problemas, constituye nuestro medio.

Es preciso hacer referencia a la necesidad de supresión de barreras arquitectónicas, que impiden el normal acceso de los minusválidos a los servicios que la comunidad ofrece para el disfrute de todos los ciudadanos.

TERCERA PARTE.

1. Del estudio detallado de dos niños de su aula, uno con autoconcepto positivo y otro con autoconcepto negativo, señale las diferencias conductuales derivadas de su autoconcepto positivo o negativo.

S., 12 años, 6º EGB, alumna con autoconcepto positivo, se siente capaz, los que le rodean la consideran inteligente e incluso tienden a imitarle. De esta forma ejerce un liderazgo inconsciente, tiene adeptos que le siguen y quieren formar parte de su grupo, en parte porque creen que siguiéndole estarán bien vistos por los demás y su popularidad aumentará, y en parte porque pueden beneficiarse de su sapiencia, formando parte de su grupo de trabajo. Esta alumna se siente motivada, afronta las tareas de forma positiva propiciando al máximo su rendimiento, e incluso para la realización de las tareas realiza trabajo de investigación para que conste y se note su esfuerzo en los resultados. A esto cabe añadir que suele valorar el trabajo del maestro, recompensándole con un comportamiento positivo y un interés y atención constantes.

Es un alumna que se siente valorada y apoyada por su familia, y tanto ésta como la propia alumna se han fijado unas expectativas de futuro donde saben que el esfuerzo y el trabajo han de ser una constante en su vida para alcanzar la meta, pero se siente con fuerzas y capacidad para alcanzarla.

El nivel económico de su familia es bajo, pero aparte del apoyo que recibe por parte de sus padres, tiene ejemplos de familiares cercanos que han logrado progresar por medio del esfuerzo, y ella los toma como ejemplos. Por otro lado, tiene voz y voto en la familia, y ello le permite tomar ciertas responsabilidades y tener conciencia de los problemas, no sintiéndose infeliz por ello.

D., 15 años, 6º EGB, alumno con claro autoconcepto negativo, a pesar de que el maestro es consciente de que sus capacidades son óptimas para conseguir resultados positivos en las distintas materias, desperdicia literalmente su inteligencia y capacidad porque durante su vida le han hecho sentirse torpe, y nunca han valorado para nada su esfuerzo en la escuela. Todo el ansia de su familia parece ser que no moleste, el colegio es para ellos una simple guardería. Es un niño que, debido a la falta de afectividad y atención en el hogar, se muestra hiperactivo y necesita llamar constantemente la atención, interrumpiendo la explicación del profesor e incluso plantándole cara, con verbalizaciones inoportunas, lanzamiento de objetos, destrucción de material, etc...

Se percibe además que raramente ha sido recompensado en su entorno familiar con un muy bien, lo hiciste bien o una simple palmadita en la espalda. Todo ello lo refleja en el ámbito escolar y con sus compañeros en el patio de recreo.

Presenta un grave retraso en el dominio de la lecto-escritura, ocasionada por la desgana y la dejadez que le aquejan desde hace años. Se siente incapaz de llevar a término cualquier proyecto que se proponga, motivado quizás por ver cómo sus compañeros, más pequeños que él, son capaces de hacer cosas que él no puede comprender. Un ejemplo: una de sus mayores ilusiones es, cuando abandone la escuela, trabajar y tener una moto. Sabe que con su nivel de lecto-escritura no podrá superar el examen para obtener el Permiso de Conducción, por tanto tendré que olvidarme de la moto, dice. Muestra un enérgico rechazo a las adaptaciones curriculares que los maestros le planteamos, prefiere integrarse en la actividad normal de la clase, con el objetivo de permanecer en constante inactividad.

Al parecer, la trayectoria de sus hermanos mayores fue similar en tiempos, y él los toma como referencia y modelo a seguir. Su madre raramente acude al Centro para hablar con el profesor, no está dispuesta a cambiar de actitud con el niño, y achaca los problemas de su hijo a la época de abundancia que le ha tocado vivir. En opinión de ella, si su hijo hubiese vivido una niñez de escasez como la de ella, valoraría más el esfuerzo, y sabría lo que cuestan las cosas.

2. Comente las estrategias posibles para lograr un cambio de actitudes positivas hacia la integración escolar en un claustro de profesores indeciso y en otro claramente contrario.

En el caso de que el claustro de profesores se muestre indeciso, se puede presuponer que el concepto de integración les es grato, pero que tienen miedo a que su labor con los demás alumnos se vea entorpecida, miedo a que los alumnos de integración no sean capaces de seguir las explicaciones, de que éstos no sean aceptados por los otros niños, en fin, que su labor se vea desbordada sin saber cómo reaccionar. Partiendo entonces de la base de que ven el concepto de integración como positivo, es necesario hacerles ver que la ley contempla a los centros ordinarios acogidos al plan de integración de modo que:

- Se integrarán en una misma aula los alumnos que tengan igual o similar minusvalía o, en todo caso, que no precisen apoyos radicalmente diferentes.

- Las aulas ordinarias que acojan alumnado de integración, tendrán un número total de alumnos que oscilará entre 20 y 25.

- En preescolar, CI y CM podrán integrarse 2 alumnos por aula. En el Ciclo Superior podrá elevarse hasta 4, cuando su evolución y evaluación psicopedagógica así lo permita.

- Los alumnos de esta modalidad educativa contarán con el informe del Equipo Multiprofesional donde se determine que es de prever una evolución escolar positiva en el seno del aula ordinaria, especificando los apoyos necesarios.

- Los Equipos Multiprofesionales harán un seguimiento del alumnado sujeto de integración, con el fin de reformular la modalidad educativa de no ser ésta la más adecuada.

- Cada colegio seleccionado será dotado de un profesor de Apoyo, especialista en Audición y Lenguaje o Pedagogía Terapéutica, que fomentará la máxima coordinación entre los profesores de aulas de integración, resto del claustro y Equipo Multiprofesional correspondiente.

- Los centros seleccionados, además de gozar de la actuación sistemática de estos equipos, tendrán preferencia en la actuación de la Administración Educativa con seminarios, proyectos innovadores, supresión de barreras arquitectónicas, dotación de mobiliario y material didáctico específico. Además, el desempeño de unidades de integración supone mérito.

Todo ello recogido en la Ley de 18 de marzo de 1991, que amplía el ámbito de aplicación del Plan de Integración en centros ordinarios en la Comunidad Autónoma de Galicia.

De esta forma verán que el apoyo es total por parte de la Administración Educativa, poniéndose los cauces necesarios para que la integración resulte un éxito.

En caso de que el claustro se muestre contrario, además de indicarles, como en el caso anterior, las facilidades y ayudas con las que apoya la Admón. Educativa, es necesario hacerles comprender, además, que ya en un aula normal, donde ellos desempeñan su labor, ningún alumno es similar, es imposible concebir un grupo clase homogéneo, que son las diferencias individuales las que enriquecen al grupo y amplían las posibilidades de aprendizaje. El hecho de integrar a alumnos con algún déficit favorecerá a éstos en el sentido de que propicia su socialización y los integra en un proceso normal, en una dinámica con la que se van a enfrentar en un futuro, no apartándolos ni marginándolos. El resto del grupo también se verá beneficiado, les ayudará a comprender, a sensibilizarse y a apreciar las virtudes de estos alumnos, con lo cual su desarrollo se verá enriquecido por nuevas vivencias y conocimientos, resultado del contacto, igual que con personas con diferentes costumbres, ideas, etc... y en este caso, capacidades.

Por último señalar que existen estudios donde encuestas con profesionales que han llevado a cabo este proceso (profesores de aulas de integración, profesores de apoyo, Equipos Multiprofesionales) coinciden en afirmar que ven la integración viable como proyecto educativo.

En mi particular opinión, una de las causas más importantes del rechazo de los maestros a éste y otros proyectos educativos es que frecuentemente el compromiso, tanto por parte de la Administración Central como de las Autonómicas (en aquellas Comunidades Autónomas con plenas competencias, como Galicia, que es la que a mí me afecta), se queda muy a menudo reducido a papel mojado, siendo frecuentísimo ver y oir en los medios de comunicación cómo tal o cual Centro cierra sus puertas en señal de protesta por no haber recibido dotaciones económicas dignas para, al menos, cubrir las necesidades mínimas (tiza, tapar goteras...). Ésto provoca el escepticismo de los maestros en muchas ocasiones, y habría que añadir también la habitual tendencia de la Inspección y otros estamentos educativos a eludir los problemas. Creo que convencer, en este caso, al maestro, de la necesidad de poner en práctica la Integración Educativa, no es ya labor del profesional de la Educación, sino del político que crea estas situaciones, crispantes y nada favorecedoras.

PRIMERA PARTE

Defina los siguientes términos:

RECUENTO DE FRECUENCIAS

Incluido en el Registro de Observaciones permite conocer el número de ocasiones en que un individuo realiza una conducta en un período de tiempo determinado, y utilizado para aquellas conductas en las que se puede delimitar de forma clara el comienzo y el final de la acción. El índice de fiabilidad de esta modalidad de observación se obtiene de la siguiente manera:

Educación Especial

1

REFORZAMIENTO POSITIVO Y NEGATIVO

El reforzamiento positivo lo constituye cualquier objeto, acción o acontecimiento que intenta un incremento o mantenimiento de una conducta determinada, y que se enmarca siempre entre los deseos, intereses o motivaciones del sujeto en cuestión. A cambio de una conducta deseada, positiva, se le proporciona una recompensa.

Se llama reforzamiento negativo el aumento en la probabilidad de que una respuesta se presente en consecuencia de la omisión de un estímulo u objeto.

Tanto el reforzamiento positivo como el negativo aumentan la probabilidad futura de las conductas. Lo que los distingue es que en el positivo, la consecuencia es un hecho que se presenta después de la conducta, y en el negativo la consecuencia de la adquisición conductual es la desaparición de un objeto o un hecho que se presentaba antes de la conducta terminal.

CONCEPTO DE ENSEÑAR DESDE EL PUNTO DE VISTA COMPORTAMENTAL

Implica no sólo al comportamiento del alumno, sino también el del profesor, para llevar a cabo la interacción educativa. El maestro puede crear el ambiente adecuado para que el proceso e enseñanza-aprendizaje se realice de forma satisfactoria, puesto que conoce las claves de la relación pedagógica escolar. Entonces enseñar es lograr los objetivos previstos por el sistema educativo para los distintos ciclos y niveles adaptándose a los casos particulares o características individuales, creando el ambiente adecuado para el logro de tal fin.

EVALUACIÓN FORMATIVA

Es aquella que se realiza de forma paralela al proceso de enseñanza-aprendizaje, que se intenta adaptar a las características individuales del sujeto en cada momento de su evolución. Se puede realizar retroalimentación o feed-back, y por lo tanto se lleva a cabo durante todo el curso.

OBSERVACIÓN SISTEMÁTICA

Consistirá en la observación ocular, continua sobre todos los aspectos, positivos y negativos, de las actitudes de los niños ante las diferentes situaciones surgidas de modo natural, en el aula, en el recreo, en el patio. Sería la detección de los comportamientos surgidos como respuesta de la interacción del alumno con el entorno en que está inmerso.

SEGUNDA PARTE

1. Distinga entre las situaciones de implantación de repertorios (prerrequisitos), y las situaciones de fortalecimiento y mantenimiento y una tercera situación de reducción y extinción de comportamientos disfuncionales.

La implantación de repertorios consiste en que el sujeto debe disponer de una serie de comportamientos necesarios para conseguir un determinado objetivo propuesto. Si existen facilitarán su consecución, y si no existen supondrá un impedimento grande. Es como dividir la conducta que deseamos se implante en un sujeto en una serie de pasos escalonados, nosotros observamos cuántos pasos domina y los que restan para su logro. En caso de querer mantener y fortalecer conductas adecuadas se nos plantea la dificultad de que una vez conseguidos unos objetivos básicos queremos mantenerlos y fortalecerlos sin necesidad del refuerzo que se venía aplicando de forma constante. Para ello podemos reforzar algunas de las emisiones de la conducta, pero no todas, proporcionar el refuerzo después de la emisión de una conducta transcurrido un período de tiempo fijo, o variable, reforzamiento después de emitir un número fijo de respuestas, o variable, incluso se pueden sustituir reforzadores de apoyo por otros más naturales, como los sociales.

Podemos además reducir o extinguir ciertas conductas no deseadas, disfuncionales, reforzando cualquier conducta que sea positiva, nunca la que queremos extinguir, incluso reforzar la contraria a la que queremos extinguir, manteniendo una serie de reforzados obtenidos previamente como consecuencia de una determinada conducta emitida, practicando conductas que intenten corregir una serie de efectos producidos por la conducta indeseada, etc.

Aquí hay también que hacer referencia a la reducción y extinción de respuestas ansiógenas que van a influir de manera decisiva en la posterior emisión de conductas, para ello las técnicas de relajación más conocidas y que podemos emplear son las de Jacobson, Shultz y Berges, y que se pueden realizar tanto en la escuela como en el hogar. En otro caso el maestro puede ir escalonando grados de ansiedad por medio de diferentes situaciones que se le van a presentar al niño para que se vaya acomodando y tranquilizando paulatinamente.

Empleando adecuadamente las distintas técnicas podemos obtener al final del proceso mejoras muy significativas en el comportamiento de niños con conductas problemáticas, disruptivas, no deseadas en definitiva, y ello repercutirá positivamente en todos los aspectos posteriores de sus vidas, sobre todo en lo que atañe a que su socialización sea óptima.

2. Diferencie entre las siguientes modalidades de registro:

- muestreo de tiempo

- recuento de frecuencias

- registro de duración,

explicando en qué casos se utilizaría cada una de ellas.

La diferencia reside principalmente en que unas se centran en el número de ocasiones en que una o varias respuestas suceden en un espacio de tiempo determinado como es el caso del recuento de frecuencias para aquellas conductas que no tienen un porcentaje de respuesta muy alto y que el comienzo y el fin de la acción es perfectamente definido, ejemplos de este tipo de conductas serían: comentarios entre la explicación del profesor, tirar papeles a un compañero, risas fuera de lugar, etc.

Se utilizaría el registro de duración para registrar el intervalo de tiempo en que sucede una respuesta, no aplicable en el caso anterior porque serían para conductas continuadas, no aislables para momentos determinados, como: concentración en las tareas, leer, escuchar explicaciones del profesor, etc...

Por último el modelo denominado muestreo de tiempo intenta controlar la ocurrencia o ausencia de determinadas conductas en un intervalo de tiempo marcado. Se divide a su vez:

Intervalo: El maestro divide la sesión en períodos de tiempo iguales y registra las actitudes o conductas ocurridas durante este momento. Serían conductas que suceden con un porcentaje bastante alto, como muecas, palabrotas, insultos,etc...

Instantáneo: Cuando el observador realiza varias tareas de forma simultánea, anota la ocurrencia de una conducta al final del intervalo de tiempo si se está produciendo en ese mismo instante. Para conductas que tienen durabilidad en el tiempo, como tics, sincinesias, movimientos derivados de hiperactividad, etc...

3. Señale y desarrolle por lo menos cuatro argumentos que justifiquen la introducción del medio en los programas escolares.

El contacto de cualquier escolar con el medio es positivo, todo lo que nos hace sentir, pensar, interactuar constituye nuestro medio e influye en nosotros para el posterior desarrollo de la personalidad.

En primer lugar, el contacto con el medio proporcionará al niño deficiente, y al que no lo es, el contacto con la realidad con la que tarde o temprano tendrá que entrar en contacto, serán positivos para él el uso adecuado de transporte público, uso correcto del teléfono, correo, saber dónde se encuentra el supermercado, la panadería, la farmacia... son aspectos que desarrollarán capacidades que le dotarán de una mayor autonomía personal y que influirán en su autoestima y grado de socialización.

En segundo lugar, son innumerables las posibilidades de aprendizaje que proporciona el medio, a través de visitas a determinadas fábricas, industrias, o simplemente visitas al colegio de distintos trabajadores que puedan hablar de forma informal con los niños (el lechero, panadero, médico, veterinario, agricultor...) y que sin duda son fuente importante de aportación de información.

En tercer lugar, los propios alumnos pueden propiciar la apertura del centro a la comunidad, haciendo exposiciones en el colegio de trabajos elaborados por ellos mismos de forma que cualquier persona pueda acudir a verlos, lo que conlleva un trabajo de investigación, realización, colaboración en grupo, muy beneficiosa en la adquisición de conocimientos y que favorece también la socialización, puesto que los alumnos se ven obligados a responder positivamente a las responsabilidades asignadas. Incluso pueden elaborar talleres (granja agrícola, en que cada alumno se hace cargo de una pequeña parcela, con cultivos diversos, estudiando luego su posterior evolución).

En cuarto lugar, permite sensibilizar y concienciar al alumnado sobre el cuidado del entorno físico dado que se trata de algo que es de todos, el cuidado y respeto a los animales, no depositar residuos en la calle o en montes o playas, que constituyen verdaderos ecosistemas donde conviven las especies biológicas. Para ello es posible contactar con asociaciones de defensa del medio natural, o de boy-scouts, que propician un acercamiento a la naturaleza y aprovechamiento de sus recursos.

Por último, a través de los medios de comunicación se nos proporciona un modo de conocer como es el medio lejano a nosotros, donde otros seres de nuestra misma especie desarrollan su vida, con otras culturas, religiones y costumbres. Con ello también propiciamos una educación basada en la libertad ideológica, religiosa, lingüística y cultural.

4. Exponga la estrategia de evaluación que corresponda a un procedimiento de evaluación formativa.

El concepto de evaluación formativa hace referencia al principio de individualización de la enseñanza, en que el maestro debe adaptarse a las características del alumno y en el que este tipo de evaluación transcurre paralela al proceso de enseñanza-aprendizaje. Para llevar a cabo esta evaluación hay que partir del conocimiento del estado y características del alumnado, así como tener claro cuáles son los objetivos que el sistema educativo propone para cada nivel o etapa. Acto seguido se debe proceder a la interpretación de los datos para luego realizar la adaptación de las tareas o actividades que ayuden a conseguir los fines que el sistema educativo propone.

A partir de este momento es cuando se puede poner en práctica la evaluación a la que hacemos referencia. Para llevarla a la práctica existen distintos modelos pero lo importante es poder controlar al máximo el grado de evolución de cada uno de los alumnos, por lo que el seguimiento ha de ser continuo con el fin de reformular alguna actividad de no ser éstas las más adecuadas, por ello es muy importante la colaboración del profesor de apoyo, con el fin de que no se escape ningún tipo de información relevante en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Este método de evaluación es el más fiable, tenemos en cuenta cada una de las tareas escolares realizadas por el alumno, y se centra más en el aspecto humano, y no en el numérico, resultado de la respuesta que en un sólo día da el sujeto. Además, al estar centrado en el proceso evolutivo del alumno, ponemos todos los medios necesarios para que llegue al conocimiento y comprensión de las distintas materias. De lo que el alumno haga en un día, o en una semana... dependerá la programación de las actividades de los días siguientes. Como consecuencia de esta dedicación plena se espera que el alumno afiance los conocimientos, y que no se conviertan en lagunas o errores en el futuro.

TERCERA PARTE

1. Seleccione y describa comportamentalmente una conducta inadecuada en un alumno cualquiera. A continuación realice una exposición de las técnicas que utilizaría para reducir o extinguir dicha conducta inadecuada.

Niño con comportamiento hiperactivo en clase, provoca constantes alteraciones del funcionamiento normal de la misma, así como quejas de la maestra ante su madre. Es un niño con conducta alborotadora, es inquieto, molesta a los otros niños, no hace los ejercicios, no pone atención, se distrae con cualquier cosa, no obedece. Pasa la mayor parte de su tiempo en clase molestando, o con la mirada perdida en el espacio.

Para establecer la línea de base reforzaría las conductas adaptativas con reforzadores sociales (frases como muy bien, estoy contenta porque veo que trabajas, palmada en la espalda, expresiones faciales de aprobación, etc...).

Ignoraría además la conducta inapropiada en clase, al mismo tiempo elogiaría las conductas adecuadas. Reforzaría cuando entregue los ejercicios y éstos estén bien hechos.

Los reforzadores de tipo material serían simbólicos. Se utilizaría un programa de reforzamiento con fichas que el alumno podrá canjear posteriormente por diversos reforzadores de apoyo. El programa de economía de fichas se podrá aplicar de la siguiente manera:

Elaboraría una serie de tarjetas de cartulina de un tamaño adecuado, del color preferido del alumno en cuestión. En ellas escribiría BIEN, LO HAS CONSEGUIDO para que sea consciente de que el refuerzo se le da por su comportamiento. Cada ficha tiene el valor de un punto y podrá cambiarlas por los diversos reforzadores según el gusto del niño, que yo conocería tras haber realizado varias entrevistas con él donde ya me hubiera indicado sus preferencias. A cada reforzador le daría un valor en puntos, basándome en el orden de preferencias del niño:

REFORZADORES

Caramelo

Bolsita con gominolas

Bolsita de caramelos

Paquete de chicles

Trompo

Bolsa con canicas

Pelota

Puntuación requerida

2 ptos.

6 ptos.

8 ptos

12 ptos.

16 ptos.

20 ptos.

27 ptos.

A medida que transcurra el tiempo para obtener las fichas aumentaría la exigencia, de forme que al final se le proporcione únicamente el refuerzo social a medida que suprimimos el refuerzo material. Esta disminución paulatina podría realizarse de la siguiente forma:

En los tres primeros días cada intervalo de cinco minutos superado sin conducta inadaptada, le daría una ficha. Luego hasta el 6º o 7º día una ficha cada dos intervalos seguidos de cinco minutos sin emisión de conducta no deseada. Hasta el 9º día aproximadamente una ficha cada tres intervalos, y así se van eliminando los refuerzos materiales hasta extinguirlos.

Por supuesto, para realizar este programa tendremos que poner al tanto a la familia para que nos de su consentimiento, así como hacerle una serie de recomendaciones para llevar a la práctica en el hogar, encaminadas sobre todo a que le dediquen tiempo a su hijo, que se lo dediquen en calidad y no en cantidad si no pueden. Puede realizar actividades deportivas y técnicas de relajación para reducir la ansiedad, dormir suficientemente, baños templados, evitar excitantes, etc...

Para saber si el programa propuesto evoluciona de forma positiva o no, utilizaría una hoja de observación donde indicaría la frecuencia de comportamientos hiperactivos en cada unidad e tiempo, así como el tiempo en que presta atención.

En el programa propuesto, las técnicas que utilizaría para extinguir las conductas disruptivas serían Reforzamiento de conductas alternativas, Costo de respuesta, Reforzamiento diferencial de tasa baja.

2. De los siguientes procedimientos de observación sistemática: - Anecdotario

- Lista de Control

- Cuestionarios y Escalas,

seleccione dos de ellos para ser utilizados por usted en el aula. Aquí debe hacer una breve exposición justificando el empleo de dicho instrumento y presentar el modelo junto con los datos o la información recogida.

De estas tres principales técnicas de observación de la conducta elijo: el Anecdotario y Escalas de Valoración. La justificación a tal elección es la siguiente. En el Anecdotario el educador registra lo que considera de interés, señalando el momento y detalles de las distintas situaciones. Nunca un incidente toma valor particular, sólo se toma en consideración cuando forma parte del desarrollo continuado del niño. En él no se mezcla la opinión del observador. Las escalas de estimación son preguntas que los alumnos o sus familias deben responder por escrito referidas a determinados aspectos de sus conductas, intereses, etc, donde las actitudes del observador respecto a determinadas formas de vida, ideologías, valores, etc, enmarcarán su juicio sobre el alumno.

Un modelo de ficha donde se registren las anécdotas podría ser:

ALUMNO:.........J.F.C.........................................................................................................

CURSO:.......7º...........FECHA:.....12/XII/94.................HORA:...........16:12.....................

LUGAR:..........Dentro del aula..........................................................................................

ANÉCDOTA: Lo designé encargado de preparar una actividad para el festival de Navidad en el colegio. Se acerca a mí para decirme que no se siente capaz de hacerlo.

REVERSO:

INTERPRETACIÓN: Es un alumno retraído, no acostumbrado a llevar la dirección, le falta confianza en sí mismo para realizar tareas decisivas.

RECOMENDACIÓN: Proporcionarle ayuda sin que pueda evadirse de responsabilidades con objeto de superar esta crisis.

ESCALA DE ESTIMACIÓN DE CONDUCTAS DEL NIÑO EN EL ÁMBITO FAMILIAR.

RASGOS DE CONDUCTA

Siempre

A ve-ces

Fre-cuen te

Nun ca

NS

/

NC

El niño es feliz en casa.

X

Se satisfacen sus deseos

X

Plantea problemas de convivencia familiar

X

Colabora en la resolución de problemas familiares.

X

Pasa el tiempo libre en casa.

X

Dedica el tiempo libre a leer o estudiar.

X

Suele jugar solo.

X

Prefiere jugar con amigos.

X

Le agradan las amistades de sus hijos.

X

Es aceptado por los profesores.

X

Las calificaciones de su hijo son adecuadas a su esfuerzo.

X

Se siente satisfecho de calificaciones buenas.

X

Se siente desanimado con calificaciones malas.

X

Las calificaciones le son indiferentes.

X

Cuando regresa del colegio se pone a estudiar.

X

Cuando regresa del colegio no hace nada.

X

Tiene un lugar adecuado para estudiar.

X

Tiene libros de lectura, consulta.

X

Cuenta en casa lo que ocurre en el colegio.

X

Algún miembro de la familia acude al colegio cuando el niño presenta problemas.

X

En casa se apoya el trabajo del niño.

X

Cuida los objetos de su uso.

X

En casa se fomenta la creatividad del niño.

X

Se encuentra sobreprotegido.

X

Teniendo en cuenta que tanto el anecdotario como la escala presentan detalles de la actitud del mismo alumno, deducimos a partir de la información proporcionada por la familia que quizás tenga problemas en aquellos aspectos que le demandan decisiones y responsabilidades, posiblemente debido a que se siente sobreprotegido, no alientan su autonomía, incluso esto se ve apoyado en que no suele participar en las decisiones concernientes a la familia. Parece que el resto de los aspectos son adecuados dentro del ambiente en el que un niño se debe desarrollar puesto que se siente apoyado constantemente por su familia.

PRIMERA PARTE

Conteste brevemente:

1.- Enumere las condiciones organizativas más importantes que requiere un centro ordinario para integrar en el mismo a niños con deficiencias motóricas.

Para conseguir la integración plena y positiva de niños con deficiencias motóricas en la escuela ordinaria se deben de dar una serie de condiciones básicas:

- Supresión de barreras arquitectónicas y remodelación de edificios (rampas, servicios adaptados, ascensores, etc...).

- Disponer del mobiliario adecuado: mesas, sillas, etc...

- Disponer de los recursos materiales y humanos para dar respuesta a sus necesidades (adaptadores para uso correcto del útil escrito, máquinas de escribir con macro o microteclado, cuidadores en el caso de que la movilidad del sujeto se vea muy reducida y necesite ayuda para ir al servicio o moverse por el centro, profesor de apoyo para ayudarle a alcanzar los objetivos educativos, etc...).

- Reducción del número de alumnos por aula.

- Colaboración con los padres para conseguir aunar pautas de actuación para que la integración de los alumnos sea posible en todos los aspectos.

2.- Establezca las diferencias que podrían existir entre estos dos conceptos: orientación, movilidad.

La movilidad podría entenderse como la capacidad que tiene un individuo para realizar movimientos de alguno de los miembros de su cuerpo, o de sus partes esenciales, o en su totalidad, producidos de forma voluntaria o involuntaria gracias a las corrientes nerviosas producidas por el cerebelo. Esta movilidad por sí sola expresa tan sólo eso, movimiento. Para completar las capacidades de movimiento de un ser vivo es necesaria además la orientación, que le va a permitir conocer las direcciones y posiciones, tanto de su propio cuerpo como de los objetos, en el espacio, lo cual es necesario para poder realizar un movimiento de cara a cumplir cualquier necesidad o deseo. El movimiento por sí mismo no satisface las necesidades del ser vivo, es la orientación la que, como complemento, viene a dirigir o poner los medios necesarios para que el individuo haga los movimientos con sentido o finalidad.

3.- Explique el concepto de ritmo musical en el Método Verbotonal.

El ritmo musical, entendido como la sucesión de sonidos en intervalos de tiempo iguales, no nos interesa en el método Verbotonal para conseguir que el niño coordine simplemente los miembros de su cuerpo, que sepa bailar, acompañar a la música con pitos, palmas, saltos, pasos... sino que lo pretendemos desarrollar para lograr también el ritmo fonético, el ritmo en la articulación de los sonidos en el habla, que estimulará una mejor comunicación del deficiente auditivo. Incluso al desarrollar el sentido del ritmo, el niño desarrolla a su vez el conocimiento del esquema corporal y las posibilidades que su cuerpo ofrece, de forma que él puede sentir que su propio cuerpo es un instrumento musical, y de esta forma el niño disfruta y se desinhibe. A partir del conocimiento de los ritmos básicos el niño puede combinar fonemas, consonantes y vocales e irá avanzando de acuerdo a su edad y evolución con esquemas cada vez más complicados que le ayuden a un mejor desarrollo del habla.

SEGUNDA PARTE

1.- Comente el papel de la escuela en la prevención de la parálisis cerebral.

Es papel de la escuela, a través de sus profesionales, ayudar al alumno desde el momento de la aparición del déficit, y posteriormente en su evolución y seguimiento. De ahí la importancia del diagnóstico y detección precoz para poner los cauces necesarios para la rehabilitación y los tratamientos adecuados llevados a cabo por los servicios correspondientes (equipos de estimulación precoz o atención temprana), para evitar secuelas posteriores, como incapacidades o dificultades en el desarrollo posterior del niño. También es papel de la escuela concienciar al niño y a sus familiares de los aspectos más importantes para llevar una vida sana, como evitar el tabaco, el alcohol, exceso de fármacos, drogas, etc..., cuyo uso repercutirá de forma negativa, especialmente en los niños con déficits.

2.- Exponga las principales manifestaciones comportamentales de los niños ciegos y de los deficientes visuales.

No se puede decir que todos los niños ciegos y deficientes visuales vayan a presentar todas y cada una de las características que van a ser enumeradas. La aparición o no de estas conductas dependerá de distintos factores, como el grado de afectación, momento de aparición de la misma, evolución, presencia de déficits asociados, etc... Una familia que haya superado el shock, que haya adoptado una actitud positiva, que estimule a su hijo y que le apoye, logrará que su niño evolucione de forma normal, igual que otros niños normales, pues se verá enriquecido por las posibilidades de aprendizaje que el medio ambiente le ofrezca.

Puede hablarse de manifestaciones típicas del niño ciego palpables en la escuela, como falta de orientación, equilibrio y coordinación general, escaso conocimiento del esquema corporal, alteraciones del tono muscular, sincinesias, verbalismo, etc... Pero al hablar de manifestaciones importantes quizá sea mejor centrarse en el área de afectividad y socialización. Aquí es importante destacar:

Sentimientos de inferioridad, lo cual lleva consigo una imagen personal deficiente que se puede transformar en agresividad como reacción al déficit, lo que normalmente conocemos como complejo de Sansón, una desconfianza en los otros que impide que desarrolle relaciones con otras personas, y que fomenta que se encierre en sí mismo, lo cual le convierte en sujeto pasivo y dependiente de sus familiares. Muchos de estos niños poseen además un sentimiento marcado de resentimiento hacia la sociedad.

Una educación adecuada y una actitud positiva por parte de la familia y los distintos profesionales, pueden impedir la ocurrencia de las situaciones expuestas.

3.- Enumere y comente las posibilidades que la audiometría verbotonal ofrece al rehabilitador.

Lo que nos interesa es poseer conocimientos sobre la situación real del oído del niño para partir de ahí con el fin de iniciar una rehabilitación auditiva y adquisición correcta del lenguaje. La audiometría verbotonal aporta información sobre las frecuencias óptimas por las que el oído del niño es sensible al sonido, a partir de estos datos la rehabilitación posterior se ejercitará a través de estas frecuencias; nos permite conocer cuáles son las zonas del oído más sensibles al sonido, estas zonas van a representar el campo óptimo de la audición. A partir de aquí, todos los datos nos van a permitir conocer las características para la selección del aparato corrector. Una vez conocidas las frecuencias óptimas, las zonas sensibles del oído del niño, se comienza la rehabilitación. Es aconsejable hacer un seguimiento exhaustivo del niño con el fin de detectar posibles cambios que se produzcan en su audición, información que determinará el posterior desarrollo del tratamiento rehabilitador. Como colofón, y a consecuencia de lo anterior, podemos conocer cuáles son las capacidades de los niños para percibir información, pudiendo corregir posibles defectos y aumentar estas posibilidades.

TERCERA PARTE

1.- Describa algunos procedimientos para detectar posibles pérdidas auditivas entre sus alumnos.

Muchos de los síntomas de deficiencias auditivas pueden ser descubiertas sin ayuda de instrumentos: existen síntomas físicos, como que el niño no contesta cuando se le pregunta, que diga constantemente ¿Qué?, que ahueque su mano junto al pabellón de su oreja. En el habla puede observarse que tiene defectos en el lenguaje, una voz peculiar, alta e inexpresiva, una expresión oral pobre. Existen además síntomas escolares, como que presente un trabajo escolar deficiente, con incorrecta utilización ortográfica, como consecuencia de que si no oye bien, no puede plasmar los sonidos en la escritura de forma correcta.

Para terminar, es importante hacer referencia a los síntomas sociales. Al tener frecuentes fracasos de comunicación, pueden aparecer en estos alumnos actitudes de pasividad y desinterés por todo lo que les rodea, pueden ser retraídos, indiferentes, no interesarse por ningún grupo.

2.- A partir de una experiencia concreta de integración que usted conozca, bien directamente o no, reflexione sobre cuáles son sus recursos y condicionantes.

La integración de un deficiente motor es ardua, pero posible. Carlos es un niño de diez años, afectado de espina bífida, que le impide andar o desplazarse de forma autónoma, así como el control del intestino o la vejiga. Se desplaza en una silla de ruedas. Su inteligencia, conservada, le permite ir formándose y educándose como cualquier otro niño.

La principal preocupación a la hora de escolarizarlo fue que nadie se comprometiera a hacerlo, debido al problema de que el profesor de un aula no podía dejar solos al resto de sus alumnos para llevarlo al WC, miedo a que hubiera problemas de adaptación tanto del niño como de sus compañeros, que el niño afectado no fuera capaz de seguir el ritmo de la clase debido a las características inherentes a su déficit, como disminución del control manual fino que afecta a la escritura, distracción frecuente, etc.

Debido a que su inteligencia estaba conservada, sus padres se negaban a escolarizarlo en un centro específico, donde se les garantizaba la presencia de todo el personal especializado que se necesita, o que asistiera al aula de E. Especial, donde, al haber un grupo reducido, el profesor podría hacerse cargo de él perfectamente. Lo que pretendían era que cursara sus estudios con sus propios compañeros, beneficiándose de un ambiente normalizado que difícilmente tendría en un aula de apoyo separado de sus compañeros. Del mismo modo, la colaboración que los padres de Carlos mantienen de forma permanente, aporta un tanto por ciento muy elevado en la consecución de los logros que se han producido. Carlos había asistido a una escuela infantil para desarrollar una adecuada socialización, lo habían educado perfectamente en los hábitos higiénicos, asesorados por los distintos profesionales. Pretendían también que fuese escolarizado en un centro cercano a su hogar, atendiendo al principio de sectorización de la atención educativa recogido en la LISMI del 7/4/82. Se encontraron con serios problemas, pero con el informe del Equipo de Valoración en la mano, consiguieron escolarizarlo en un centro ordinario cercano a su hogar.

El problema residía ahora en la presencia de barreras arquitectónicas, todavía no resuelto, pero al encontrarse todavía en Primaria, de momento le toca en el piso de abajo y no ha constituido un problema la presencia de escaleras y la ausencia de rampas y ascensores. Hay además un profesor de apoyo en su aula que intenta paliar las necesidades que se presentan en ella, tanto de Carlos como de otros niños. El problema de su incontinencia ha sido resuelto con bolsas recolectoras, resultando más higiénico para él y más cómodo para los demás, al no existir un cuidador o auxiliar en la estructura del centro.

Carlos es un niño alegre, abierto y motivado, se ha integrado perfectamente en el grupo, sus amigos y compañeros cuentan con él para realizar juegos y actividades, y todo ello ha contribuido a un perfecto desarrollo psicológico y escolar. Actualmente cursa 3º y sus padres continúan luchando a través de distintas asociaciones para mejorar las condiciones que le permiten a su hijo abrirse paso en la vida y ser considerado como uno más.