Educación de personas adultas

Educación permanente. Ámbitos. Historia. Cambios sociales. Adultos

  • Enviado por: Armando
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

CAPÍTULO 7

EDUCACIÓN DE PERSONAS ADULTAS

1. Conceptos y ámbitos

La precisión de conceptos, definiciones y campos de actuación de la educación de adultos representa una notable dificultad. El término educación permanente se usa como un gran conjunto que comprende tanto los campos de la educación de adultos como la educación inicial. Otras terminologías: educación recurrente, andragogía, educación comunitaria...

1.1. Educación permanente

Si bien la idea de educación permanente ha estado asociada a muchas civilizaciones, la formulación extensa del término, tal como señala B. Suchodolski (1993), se debe situar en el primer cuarto de nuestro siglo. Dos hechos son fundamentales en el desarrollo del concepto de educación permanente: en primer lugar la aparición del memorándum conocido como A. L Smith Report, en 1919, del Comité para la Educación de Adultos del Reino Unido, en el que se manifiesta tempranamente la idea de educación permanente: la educación de adultos no es un lujo para un grupo limitado y privilegiado de individuos especialmente seleccionados, sino que es parte integrante de la vida social. Precisamente por esta razón, la educación de adultos deberá ser asequible a todos a la vez que permanente.

1.2. Educación de personas adultas

La OCDE ha definido la educación de personas adultas insistiendo en la diferenciación de la educación inicial y la ilimitación en el tiempo, con las siguientes palabras:

Se llama educación de adultos a toda actividad o programa deliberadamente puesto en práctica por un organismo con la finalidad de satisfacer el aprendizaje que pueda desarrollar, en cualquier momento de la vida, el individuo que ha sobrepasado la edad escolar normal y cuya ocupación principal no es de naturaleza educativa.

El término formación o educación continua se usa mayormente para delimitar un sistema de formación destinado a incrementar destrezas profesionales; no obstante, también se utiliza de forma general para cualquier tipo de formación que se dé a lo largo de la vida una vez finalizada la educación inicial. En algunos contextos y situaciones se emplea el término de manera equivalente al de educación o formación permanente.

El concepto de educación comunitaria está unido ala idea de desarrollo comunitario o de organización de la comunidad. Una parte del desarrollo comunitario o de organización de la comunidad viene dada por la educación comunitaria.

Dentro de la educación de personas adultas se dan tres grandes ámbitos: la educación general y de base, la formación ocupacional y continua, y la formación sociocultural; si bien con vistas a la clasificación exponemos tres subsectores, con frecuencia se dan experiencias y programas que se interseccionan dentro de los tres ámbitos citados; pasaremos a continuación a describir los tres sectores:

La educación de base engloba todo el conjunto de estudios que son considerados básicos en una determinada sociedad. Los niveles que se imparten son: alfabetización, neolectores, certificado escolar, graduado escolar y graduado en educación secundaria.

La formación ocupacional y continua corresponde al ámbito cuyos objetivos se encaminan a la consecución de una formación profesional para personas adultas. En nuestro contexto se tiende a diferenciar la formación ocupacional de la formación continua: si la primera se dedica a la formación para una ocupación y está dirigida a las personas desempleadas, la segunda tiene como función la cualificación o recualificación de trabajadores en actividad laboral.

1.3. Ámbitos de la educación de adultos

Dentro de la educación de personas adultas se dan tres grandes ámbitos: la educación general y de base, la formación ocupacional y continua, y la formación sociocultural; si bien con vistas a la clasificación exponemos tres subsectores, con frecuencia se dan experiencias y programas que se interseccionan dentro de los tres ámbitos citados; pasaremos a continuación a describir los tres sectores:

La educación de base engloba todo el conjunto de estudios que son considerados básicos en una determinada sociedad. Los niveles que se imparten son: alfabetización, neolectores, certificado escolar, graduado escolar y graduado en educación secundaria.

La formación ocupacional y continua corresponde al ámbito cuyos objetivos se encaminan a la consecución de una formación profesional para personas adultas. En nuestro contexto se tiende a diferenciar la formación ocupacional de la formación continua: si la primera se dedica ala formación para una ocupación y está dirigida a las personas desempleadas, la segunda tiene como función la cualificación o recualificación de trabajadores en actividad laboral.

Por formación sociocultural se entiende aquel conjunto de actividades formativas dirigidas al desarrollo personal o al de la colectividad. Si bien la formación sociocultural tiene una faceta dominante dirigida al enriquecimiento personal o social desligado de objetivos laborales, es difícil: mantener barreras, y en determinados colectivos se integran tanto lo profesional como la educación de base y la formación sociocultural.

2. Aspectos históricos

Hemos de situar el inicio de la educación de las personas adultas dentro del movimiento de la ilustración y de las experiencias de las Sociedades Económicas de Amigos del País.

2.1. La tendencia conservadora

Las acciones educativas dirigidas ala educación de adultos que estaban situadas dentro de una concepción conservadora fueron monopolizadas por la Iglesia (círculos obreros, patronatos, escuelas parroquiales, etc.).

2.2. La tendencia liberal

La tendencia liberal, en cuanto a la educación de adultos se refiere, tiene su origen en el pensamiento ilustrado, tal como hemos manifestado anteriormente.

En la que respecta ala educación de adultos, esta idea de transmitir la «cultura» queda reflejada en numerosas instituciones. Muchas de estas entidades tuvieron una relación muy notable con la educación de adultos. El primero está basado en la idea de unir la educación al concepto de clase: la educación no es neutra y está sujeta a unas relaciones de dominación social y simbólica. El cuarto constituye el principio de considerar la educación como una creación cultural obra de todos los participantes: no hay unos saberes predeterminados, sino que, por el contrario, hay que crearlos. Otros principios como: sentido crítico, autogestión, participación en los procesos, resistencia activa ante la dominación cultural.

2.3. La acción de la administración y los desarrollos recientes

La acción de la administración en cuanto ala educación y formación de los adultos ha pasado por múltiples planteamientos y funciones. De una forma breve sintetizaremos algunos aspectos de la formación ocupacional y continua, así como de la educación de base.

En cuanto ala educación de base, ha pasado por varias fases. En los demás aspectos, la educación de adultos fue en el franquismo un símil de la educación de los niños.

Los años ochenta se caracterizan por la intención de desarrollo y transformación de los modelos de educación de adultos, definiendo la línea de actuación en el Libro Blanco de Educación de Adultos (1986). En dicho Libro Blanco se definen diez directrices para la reforma de la educación de adultos en España. Sus características principales se basan en: formación integral; división en cuatro áreas de conocimiento: formación orientada al trabajo, formación para el ejercicio de los derechos y responsabilidades cívicas, formación para el desarrollo personal, y formación general o de base; formación en relación al medio social; formación basada en módulos; métodos y evaluación adaptados a los adultos; articulación de la enseñanza presencial ya distancia; organización en base a proyectos territoriales. Algunos de estos puntos definidos en el Libro Blanco de Educación de Adultos quedaron en meras intenciones.

3. Cambios sociales y educación de personas adultas

3.1. Explosión de la educación de personas adultas en la sociedad de la información

La actual explosión de la actividad formativa de las personas adultas es uno de los elementos de la actual transición de la sociedad industrial a la sociedad de la información (Castells, 1994).

La educación de personas adultas es una actividad que tiene una estrecha relación con ese dominio de la información.

Nunca hasta ahora la educación de adultos había sufrido una explosión cuantitativa tan acelerada.

Esa explosión cuantitativa es paralela a importantes cambios cualitativos que están haciendo de la educación de adultos una de las actividades de más relevancia en la vida de las sociedades de la información. En España no había habido ninguna ley de educación de adultos en dos siglos de existencia de este campo cultural.

3.2. Dualización social y exclusión cultural

La revolución de la información está suponiendo en Europa una reducción de los puestos de trabajo estables.

La opción dualizadora defiende una educación de adultos también dualizada. Para unas personas, una formación productiva y competitiva que les permita dominar el procesamiento de la información relevante en la vida renovación cada vez más acelerada de las competencias exige una mayor capacidad de aprendizaje. El cambio de la E GB por la ESO (Educación Secundaria Obligatoria) aumenta el número de personas adultas españolas que están por debajo del nivel de enseñanza obligatoria desde el 39 % en 1981 hasta más del 50 % en el año 2000.

4. Teorías de educación de adultos

El conjunto de teorías sobre educación de personas adultas que aquí hemos seleccionado pretende presentar un panorama representativo de las que más han incidido en la educación de personas adultas.