Edipo Rey; Sófocles

Literatura universal antigua. Tragedia griega clásica. Teatro griego clásico. Destino. Profecías. Oráculos. Amor. Muerte. Suicidio. Mitología clásica. Argumento. Personajes. Vida y Obra

  • Enviado por: Karenzita PulidO
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Doctorado en Lengua Española y Lingüística General
UNED
El Programa de DoctoradoLENGUA ESPAÑOLA Y LINGÜÍSTICA GENERAL, del Departamento de Lengua Española y Lingüística...
Solicita InformaciÓn

Lengua y Cultura Gastronómica Italianas
UNED
Cuando se habla de Italia una de las primeras ideas que nos vienen a la cabeza es, sin duda, su indiscutible...
Solicita InformaciÓn

publicidad

'Edipo Rey; Sófocles'
Preparatoria Instituto Colón

Análisis Literario

Materia: Taller Literario 1

Grado: 4 Grupo “A”

CD. Reynosa, Tamaulipas. A 29 de enero de 2007

Introduccion

He elegido esta obra porque primero que nada, es mi trabajo, pero nos dieron a elegir tres libros y a mi fue el que mas me llamo la atención. Me interesa la vida de Sófocles ES algo muy impresionante como desde las principios y desde la antigua mitología griega se pudieron hacer grandes obras que asta este tiempo han llamado la atención.

En este trabajo se analizan los elementos más importantes de este relato como son los personajes, su argumento, su biografía, sus influencias, etc..

Biografia de Sofocles

Hijo de un rico armero llamado Sófilo, a los dieciséis años fue elegido director del coro de muchachos para celebrar la victoria de Salamina. En el 468 adC. se dio a conocer como autor trágico al vencer a Esquilo en el concurso teatral que se celebraba anualmente en Atenas durante las fiestas Dionisias, cuyo dominador en los años precedentes había sido Esquilo.

Comenzó así una carrera literaria sin parangón: Sófocles llegó a escribir hasta 123 tragedias para los festivales, en los que se adjudicó, se estima, 24 victorias, frente a las 13 que había logrado Esquilo. Se convirtió en una figura importante en Atenas, y su larga vida coincidió con el momento de máximo esplendor de la ciudad.

Amigo de Herodoto y Pericles, no mostró demasiado interés por la política, pese a lo cual fue elegido dos veces estratego y participó en la expedición ateniense contra Samos (440 adC), acontecimiento que recoge Plutarco en sus Vidas paralelas.

Su muerte coincidió con la guerra con Esparta que habría de significar el principio del fin del dominio ateniense, y se dice que el ejército atacante concertó una tregua para que se pudieran celebrar debidamente sus funerales.

De su enorme producción, sin embargo, se conservan en la actualidad, aparte de algunos fragmentos, tan sólo siete tragedias completas: Antígona, Edipo Rey, Áyax, Las Traquinias, Filoctetes, Edipo en Colono y Electra.

A Sófocles se deben la introducción de un tercer actor en la escena, lo que daba mayor juego al diálogo, y el hecho de dotar de complejidad psicológica al héroe de la obra. En Antígona opone dos leyes: la de la ciudad y la de la sangre; Antígona quiere dar sepultura a su hermano muerto, que se había levantado contra la ciudad, ante la oposición del tirano (esa es la palabra griega pero es equivalente a rey, nunca despectivamente) Creonte, quien al negarle sepultura pretende dar ejemplo a la ciudad. La tensión del enfrentamiento mantiene en todo momento la complejidad y el equilibrio, y el destino trágico se abate sobre los dos, pues también a ambos corresponde la «hybris», el orgullo excesivo.

Edipo Rey es la más célebre de sus tragedias, y así Aristóteles la consideraba en su Poética como la más representativa y perfecta de las tragedias griegas, aquella en que el mecanismo catártico final alcanza su mejor clímax.

También es una inmejorable muestra de la llamada ironía trágica, por la que las expresiones de los protagonistas adquieren un sentido distinto del que ellos pretenden; así sucede con Edipo, empeñado en hallar al culpable de su desgracia y la de su ciudad, y abocado a descubrir que este culpable es él mismo, por haber transgredido, otra vez, la ley de la naturaleza y de la sangre al matar a su padre y yacer con su madre, aun a su pesar.

El enfrentamiento entre la ley humana y la ley natural es central en la obra de Sófocles, de la que probablemente sea cierto decir que representa la más equilibrada formulación de los conflictos culturales de fondo a los que daba salida la tragedia griega.

Corriente Literaria

Dramático

Es el tipo de genero que se usa en el teatro, en el que por medio del dialogo y algunos personajes, el autor plantea conflictos diversos. Puede estar escrito en verso o en prosa. Su finalidad esencial es la representación ante el público

Influencias

Sófocles es considerado como el mayor de los dramaturgos griegos. Se le atribuyen numerosas aportaciones a la técnica dramática, y dos importantes innovaciones: la introducción de un tercer actor en escena, lo que permite complicar notablemente la trama, y la dramática psicológica independiente.

Desarrollo

ARGUMENTO: El oráculo había vaticinado a Layo, rey de Tebas, que de él y su esposa, Yocasta nacería un hijo que le daría muerte y se casaría después con su madre. Al nacer un hijo de dichos soberanos, su madre lo entregó a un pastor para que lo dejase morir abandonado en la montaña. Movido éste a compasión, se lo entregó a otro pastor, que se lo llevó al rey de Corinto. Ya hombre e ignorante de hado, Edipo mató a su desconocido padre en un altercado, y se casó con su madre, sin saber que lo era. Andando el tiempo se levantó en Tebas una peste terrible. Apolo declaró que no cesaría mientras la ciudad no se purificase con la expulsión del asesino de Layo. La investigación a cerca del homicida descubrió una serie de circunstancias que indicaron con evidencia al matador. Yocasta se ahorcó al convencerse de la realidad, y Edipo se sacó los ojos.

La historia comienza en donde el oráculo le vaticina al rey Layo que tendrá un hijo que lo matará y se casará con su propia madre sin darse cuenta.

Edipo reúne a su pueblo, y el Sacerdote le ruega a Edipo que por favor salve al pueblo de la terrible peste que hay en la ciudad. Edipo responde que ya ha enviado a un pastor con el oráculo a que le ayude a saber como es que el pueblo se puede desligar de este mal. Creonte a regresado y cree ser portador de buenas noticias. Creonte comienza a explicar como el pueblo sería librado: “ el oráculo predice que nuestro pueblo será salvado cuando encontremos al culpable de la muerte del rey Layo y acabemos con la vida de éste asesino”.

Edipo cuestiona a cerca de la muerte de Layo, Creonte le explica que Layo se topó con una multitud de ladrones los cuales le dieron muerte, también le explica que solo uno de los pastores que acompañaban a Layo pudo escapar, pero nunca a podido hablar del tema.

Edipo comienza a indagar más sobre el tema, tanto que en un momento cree ser el mismo el asesino de Layo.

Después de una larga discusión entre Edipo y Teresias, éste le dice a Edipo: “ Te conjuro a que cumplas el edicto que tú mismo has impugnado, ya que desde hoy no dirigirás la palabras ni a éstos ni a mí, porque tú eres el criminal impuro que mancilla la tierra.

Ante esto Edipo se ofende y empieza a creer que Creonte es el traicionero que está desatando tal mentira. Edipo comienza a discutir con Creonte (su cuñado) y lo manda desterrar, Creonte jura que el no ha traicionado a Edipo, pero éste no le cree. En medio de la discusión entra Yocasta (esposa de Edipo y hermana de Creonte), y escuchando la conversación le pide a Edipo que retire su acusación y deje libre a Creonte. Edipo accede.

Yocasta pregunta por que la discusión y Edipo comienza a explicarle, pero Yocasta le dice que no haga caso a lo que Teresias le vaticina, y comienza a contarle lo que una vez un oráculo le vaticinó a Layo lo cual según ella no se cumplió. Mientras ella le platica esto la incertidumbre de Edipo crece más ya que el cree ser el asesino de Layo. Para cerciorarse de esto mandan traer al pastor que puedo escapar de esta matanza.

Cuando llega el pastor con Edipo, acepta ser él quien recibió al hijo de Layo y lo entregó al rey de Corinto, asegurando que Edipo es el mismo niño que el entregó y que el hombre al que Edipo llamaba padre es su padrastro, por lo tanto Edipo es el asesino de Layo, su padre.

Yocasta muere ahorcada con una soga y cuando Edipo se da cuenta que Yocasta está colgando de la soga, éste rápidamente trata de deshacer el nudo, pero ya es tarde y Yocasta cae desvanecida al suelo.

Edipo se arrancó los broches de oro que adornaban su ropa y los enterró en sus ojos exclamando que así ya no vería más ni su miseria ni su crimen.

Personajes

Edipo: Hijo de Layo y Yocasta es abandonado a su suerte tras nacer debido a una profecía, heredero del trono de Tebas al cual accedería tras asesinar inconscientemente a su propio padre y rey de Tebas en aquel momento, cumpliendo la profecía que años atrás le había pronosticado un oráculo a su padre por la cual Edipo le asesinaría.

Creónte: Es el hermano de Yocasta. Al momento de morir Edipo se apodera del trono sin dejárselo al hijo Edipo, Eteocles que en ese momento era al que le correspondía el trono.

Tiresias: Era el encargado de anunciar las profecías a Edipo y supo muy bien tomar el papel de hacerle un poco impertinente la vida a Edipo. Era ciego gracias a que se decía que había visto a Atenea mientras se bañaba.

Yocasta: Siendo aún niña se casó con Layo, rey de Tebas, con quien engendró a Edipo. Tras la muerte de Layo se casó con Edipo sin saber que se trataba de su hijo


Personajes secundarios: Corifeo (Vocero del pueblo) Mensajero (Lleva a Tebas la noticia del Rey de Pólibo) Paje (Testigo y relator de los últimos sucesos y el desenlace final) Sacerdote (Ministro del culto religioso de Zeus). Pastor o Siervo (Anciano, antiguo servidor del difunto rey Layo)

Conclusiones

El libro me ha gustado bastante ya que se trata de una historia corta pero intensa y con una gran cantidad de sentimientos que se pueden percibir de sus personajes a través de la lectura

Me pareció interesante la valentía con que Edipo, en este caso el personaje principal, enfrenta el problema y no trata de huir de ello como lo hacemos la mayoría de las personas en la actualidad, que a veces no nos atrevemos ni siquiera a decir lo sentimos o si fuimos responsables de algo o tal vez asumir el sentido de responsabilidad, fue este el detalle que más rescaté del libro.

Bibliografia

-Antigona / Edipo Rey.

Sófocles

Editorial Cántaro.

-Enciclopedia Encarta 97. biografia