Edipo, rey; Sófocles

Literatura griega antigua. Teatro griego. Tragedia. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Chinovago
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 5 páginas
publicidad

EDIPO REY

Edipo Rey es una obra de Teatro escrita por Sófocles que narra la historia de Edipo, un desventurado príncipe de Tebas, hijo de Layo y de Yocasta. Poco antes de que Layo y Yocasta se casaran el oráculo de Delfos les advirtió de que el hijo que tuvieran llegaría a ser asesino de su padre y esposo de su madre. Layo tuvo miedo, y en cuanto nació Edipo, encargó a uno de sus súbditos que matara al niño, pero dicha persona no cumplió con la orden de matar a Edipo, solo perforó los pies del bebé y lo colgó con una correa de un árbol situado en el monte Citerón, faltando a su lealtad al rey Layo y también por el horror que le producía la orden que le habían dado.

Por ese lugar pasó Forbas, un pastor de los rebaños del rey de Corintio, escuchó los grandes lamentos y llanto del bebé y lo recogió entregándoselo para su cuidado a Polibio. La esposa de Polibio, Peribea se mostró encantada con el bebé y lo cuidó con cariño en su casa, dándole por nombre Edipo, que significa "el de los pies hinchados".

Edipo creció bajo el cuidado de Polibio y Peribea, y al llegar a los catorce años ya era muy ágil en todos los juegos gimnásticos levantando la admiración de muchos oficiales del ejército que veían en él a un futuro soldado. Uno de sus compañeros de juegos, con la envidia que le producían las capacidades de Edipo lo insultó y le dijo que no era más que un hijo adoptivo y que no tenía honra. Ante todo lo que había escuchado y atormentado por las dudas, Edipo preguntó a su madre si era adoptivo o no, pero Peribea, mintiendo, le dijo a Edipo que ella era su auténtica madre. Edipo, sin embargo, no estaba contento con las respuestas de Peribea y acudió al oráculo de Delfos, quien le pronosticó que el mataría a su padre y se casaría con su madre, y además le aconsejó que nunca volviese Corinto, lugar donde nació. Al oír esas palabras Edipo prometió no volver jamás a Corinto, y emprendió camino hacia Fócida. En su viaje se encontró a un horrible monstruo, La Esfinge. La Esfinge tenía cabeza, cara y manos de mujer, voz de hombre, cuerpo de perro, cola de serpiente, alas de pájaro y garras de león y desde lo alto de una colina detenía a todo aquel que pasara junto a ella y le hacia una pregunta, y si no se la contestaban, la Esfinge les provocaba la muerte.

Creonte el rey de Tebas tenía una hermana llamada Yocasta. Creonte prometió dar la mano de su hermana y el trono de Tebas a aquel que consiguiera descifrar el enigma de la Esfinge. Dicho enigma era: ¿cuál es el animal que por la mañana tiene cuatro pies, dos al mediodía y tres en la tarde?. Edipo que deseaba la gloria más que nada dio respuesta al misterio de la Esfinge diciendo que era el Hombre, pues en su infancia anda sobre sus manos y sus pies, cuando crece solamente sobre sus pies y en su vejez ayudándose de un bastón como si fuera un tercer pie. La Esfinge, enormemente furiosa porque alguien hubiera dado la respuesta correcta, se suicidó abriéndose la cabeza contra una roca.

Entonces Edipo se casó con Yocasta y vivieron felices durante muchos años teniendo varios hijos cuyos nombres son: Etéocles, Polinice, Antígona e Irmene. Un día hubo una gran peste que arrasó a toda la región sin que tuviera remedio alguno, y el oráculo de Delfos informó de que tal calamidad solo desaparecería cuando el asesino de Layo fuese descubierto y echado de Tebas. Edipo animó concienzudamente las investigaciones como buen rey que era pero éstas descubrieron lo que realmente había ocurrido: había matado a Layo, su padre y se había casado con Yocasta, su madre.

Según otras versiones, el asesinato se descubrió porque Edipo le enseñó a Yocasta el cinturón del anciano al que había matado, y que Edipo robó por su valía. Yocasta, después de este descubrimiento se suicidó y Edipo, abrumado por la gran tragedia, creyó no merecer más ver la luz del día y se sacó los ojos con su espada. Sus dos hijos le expulsaron de Tebas y Edipo se fue al Ática donde vivió de la mendicidad y como un pordiosero, durmiendo en las piedras.

Con él viajaba Antígona que le facilitaba la tarea de encontrar alimento y le daba el cariño que requería. Una vez, cerca de Atenas, llegaron a Colono, santuario y bosque dedicado a las Erinias, que estaba prohibido a los profanos. Los habitantes de la zona lo identificaron e intentaron matarlo pero las hermosas palabras de Antígona pudieron salvar su vida. Edipo pasó el resto de sus días en casa de Teseo, quien le acogió misericordiosamente. Otra versión afirma que murió en el propio santuario pero antes de expirar Apolo le prometió que ese lugar sería sagrado y estaría consagrado a él y sería extremadamente provechoso para todo el pueblo de Atenas.

Antígona


Antígona era hija de Edipo, el desventurado hijo de Layo, rey de Tebas. Tenía dos hermanos, Etéocles, y Polínice, y una hermana, Ismene. La tragedia rodeó esta familia desde el principio, y la tragedia sería el final de la misma. Vamos a narrar la muerte de Antígona.

Los dos hermanos varones de Antígona disputaban el trono de su ciudad, Tebas, tras haber expulsado del mismo a su padre, Edipo. Este, tras la traición profesada por sus hijos, pasó días de gran necesidad y desesperación por ciertas culpas pretéritas. Edipo maldijo a sus hijos varones pidiendo al cielo que los ingratos disputasen a mano armada la corona que le habían arrebatado. Los hermanos se atemorizaron ante las imprecaciones de su padre, y decidieron que a fin de evitar la posibilidad de la lucha entre ellos, gobernarían alternativamente un año uno, y un año el otro.

El mayor de los dos, Etéocles, fue el primero en hacerse cargo del trono. Sin embargo, tal fue la impresión que el poder causó en su personalidad, que olvidando las promesas prestadas, decidió no retornarlo a su hermano al vencimiento convenido. Polínice buscó alianzas con otros poderosos griegos y volvió a su ciudad a ejercitar el derecho de sucesión pactado con su hermano. Los partidarios de Polínice pusieron cerco a la ciudad de Tebas. Se sucedieron algunas batallas en las cuales ninguno de los hermanos consiguió el dominio del conflicto. Al final, hastiados de esta situación, ambos hermanos deciden entablar singular combate para que con la asistencia de los dioses, uno de ellos se hiciese con el trono de Tebas. La muerte resulta de este modo para ambos combatientes, y con estos mismos actos, se cumple la profecía del padre. La ambición, que la Tierra, el universo entero, y el hombre mueve, pierde a los dos mortales, y de esta manera acaba la guerra.

Creonte, el cuñado de Layo, sucede al infortunado Etéocles en el gobierno de Tebas. Siendo del partido del mayor de los parricidas, Creonte decreta que Etéocles fuese enterrado como un héroe, mientras que su hermano Polínice se pudriese sobre la tierra, al alcance de los depredadores y los carroñeros. Bajo pena de muerte se impone que este sea el desdichado final de Polínice, y nadie osa contravenir esta orden del déspota. Una mujer, sin embargo, que se había distinguido por el cuidado que en los duros momentos del destierro tiene de su padre, planea contravenir la orden del tirano. Antígona comenta a su hermana Ismene su intención. Sin embargo, ésta, cobarde, no encuentra valor para acompañarla.

Antígona burla a los guardias y a solas abraza el cuerpo de su hermano muerto. Piensa que por altas que sean sus culpas no puede dejar que su hermano vuelva a la Tierra insepulto. Su hermano no perderá su alma eterna bajo las garras, los dientes, y las armas de los depredadores. Llora la muerte de los dos hermanos, su ambición, su soledad, y su mala suerte, y siente bajo el manto del secreto, que su acción significará el fin de sus días. El hermano de Antígona consume su ser en la pira funeraria que su hermana enciende. Y de este modo la materia de su cuerpo pasa a formar parte del universo, y a confundirse con él. La ley de los dioses se cumple, aunque la ley de los hombres es violada.

De acuerdo con la versión de Sófocles, famosa entre toda la literatura jamás escrita, Antígona es puesta ante Creonte por los guardas del tirano. Creonte recrimina a Antígona la desobediencia de sus órdenes, y le pregunta si no conocía la prohibición de dar sepultura a Polínice. Antígona responde que ella conoce perfectamente sus órdenes, y que las mismas se oponen a las leyes no escritas, eternas e inmutables de Zeus y de los dioses, que ordenan a los hombres a enterrar a los otros hombres. Por este motivo, dice Antígona, ella obedece a estas verdaderas leyes, y no teme el castigo de Creonte, porque el castigo de los dioses por no cumplir sus leyes es siempre peor. Antígona piensa que si los decretos de Creonte, como decretos de los hombres, tienen validez entre ellos, los decretos de los dioses provienen de una instancia superior, y deben ser obedecidos preferentemente. Ninguna ley hecha por mortal puede oponerse a la ley eterna e inmutable de los dioses. Las leyes de los hombres deben derivar para su plena validez de las leyes de los dioses. En caso contrario, al no hacerse conforme a la justicia emanada de lo divino, es justa la resistencia, y podemos esperar un castigo menor de los hombres que el castigo de los dioses por el incumplimiento de sus decretos.

Antígona es condenada a cruel muerte para común escarmiento de quienes desobedezcan la ley humana. Sin embargo, la heroína no espera su trágico final, sino que antes de ver realizado el suplicio que Creonte prepara para ella, decide quitarse la vida. Y como el castigo persigue a los culpables, porque al final siempre el sentido de las cosas se descubre en la materia, los dioses procuran que la muerte salpique al verdadero infractor. El hijo de Creonte, Hemón, con el corazón sumido por el dolor por la muerte de su amada, atraviesa su corazón con un justiciero puñal. Y la tragedia cierra su círculo para desengaño de todos. Nuevamente se establece una cierta justicia, y las pasiones mueven el hilo de los acontecimientos hasta el desastre final.

La sangre y la pena expían las faltas de todos.