Edificios culturales mexicanos

Arquitectura. Monumentos. América. Construcción. Cultura. Edificios públicos. Palacio. Catedral. Plaza. Casa de los azulejos

  • Enviado por: Andrea
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 16 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Cómo montar un Ordenador
Cómo montar un Ordenador
En este curso te guiamos de una forma muy práctica y gráfica, para que puedas realizar el montaje de tu...
Ver más información


EDIFICIOS CULTURALES

INTRODUCCION

Este trabajo es sobre ir a diferentes edificios culturales con los que contamos en México.

Es muy interésate ver todo la cultura con la que contamos y pudimos ver los estilos que tenían cada uno de esos edificios. Esos estilos como el barroco los aprendimos en Clase de historio de México 1. Es muy padre poder conocer mas sobre nuestro gran país.

Palacio Nacional

Esta en el costado de la Plaza de la Constitución. Es de estilo renacentista y empezaron a construirla el 4 de Julio de 1937, durante el gobierno de Jorge Ubico.

Es de 127 metros de largo, 70 de ancho y 30 de alto, fue construido en 3 bloques para que pudiera resistir a los sismos.

El color de este es rojo tezontle. Tiene torreones que sobresalen y cuenta con 3 áreas cada una con su puerta.

Por la derecha esta el Patio de Honor y las oficinas de la Presidencia de la Republica.

En la izquierda del palacio esta la Puerta Mariana que es en honor al presidente Mariano Arista, el la mando hacer. Mariano tampoco reemplazo la Cárcel de Corte con salas de justicia y de tortura. Ahorita usan esas salas para la Secretaria de Hacienda.

En el centro arriba esta el balcón por el que el presidente da el Grito cada 15 de septiembre en la noche. En el frontón hay una campana, esculturas sobre el escudo nacional, un caballero águila y un caballero español, estos los hizo Manuel Centurión.

La puerta de en medio es la mas antigua y es de un estilo barroco moderado. En las escaleras están los murales de Diego Rivera. Esta obra se llama en conjunto Epopeya del pueblo mexicano, se divide en 3 espacios. En la derecha esta México prehispánico con Quetzalcoatl, y lleva en sus manos a 7 constelaciones.

El del fondo se llama Historia de México, y en el vienen todos los hechos que sucedieron desde 1521 hasta 1930. Viene la Conquista y lo que mas viene representado es la violencia, Diego le puso mucho movimiento a sus imagenes.

El del centro es sobre la Independencia, arriba vienen personajes del siglo XX, en la derecha esta la reforma y a la izquierda viene la Revolución.

Si vas por el primer piso, se pueden ver 11 paneles que pinto Rivera. Otro que hizo Diego fue el tianguis de Tlatelolco. En el viene el físico de Frida Kahlo, esta su imagen con muchos alcatraces atrás de ella.

Han transformado muchas veces el Palacio.

Los primeros en construirlo fueron Pontocillos y Rodrigues, pero los arzobispos lo incendiaron por un pleito que tuvieron con un virrey. Algunos años después por culpa del hambre mucha gente llegaron enojados y casi lo destruyen.

Fray Diego Valverde lo reconstruyo y luego lo volvieron a transformar en 1926. En el Palacio se quedaron los titulares de los imperios efímeros, Iturbide, Maximiliano de Hasburgo y Sana Anna. También vivió ahí Guadalupe Victoria, Sor Juana Ines, Fray Servando Teresa de Mier, el cual murió ahí, y el ultimo fue Manuel Gonzáles.

Catedral metropolitana de México

Es la Iglesia episcopal de México. Tiene la inspiración de los templos de España de Valladolid, Jaén y Málaga, aunque también tienen algunas cosas que vienen de nosotros. Un ejemplo d esto es la altura que es desigual de sus 3 naves.

Empezaron a construir la catedral de México en 1573 y lo hicieron porque querían hacer un edificio que fuera mas acorde con la importancia que le daban en España a la iglesia.

El arquitecto y autor de las trazas fue un español, Claudio de Arciniega. Esta muy bien hecha en cuanto a sus medidas ya que de largo mide 110 m y de ancho mide 55 m. La nave del crucero, tiene la misa ancho que la central y tiene las características capillas de la arquitectura religiosa de los países de Latinoamérica.

La capilla de los Reyes tiene una planta poligonal y destaca por el eje de la nave central. Tiene un estilo churrigueresco y eso lo hizo Jerónimo Balbás. También destaca el altar del Perdón con su gigante retablo del siglo XVII.

La idea original era hacer la capilla con un estilo gótico en el que iban a poner sendas torres en los ángulos. Pero solo pudieron hacer dos de esas fachadas que son de forma simétrica con un aspecto pesado y compacto, se ve por medio de la repetición de un orden de enormes robustas pilastra, coronados por ménsulas invertidas que marcan el ritmo de todo el alzado.

Las torres tienen una composición horizontal, y tiene líneas de impostas y balaustradas que dividen los tres cuerpos en altura, en los que

se ve alguna profusión de elementos muy clásicos.

El arquitecto y escultor Manuel Tolsá hizo las estatuas, así como la cúpula. En los tres lienzo del centro de la fachada muy patente ya que tiene alternancia de órdenes, entablamentos con remates decorativos y un elemento central superiores que resalta la simetría de la composición. El Sagrario tiene una fachada con un estilo de barroco donde tiene una decoración enmarcada por dos pilastras laterales.

Es considerado uno de las iglesias o centros religiosos más grandes del continente Americana y en el se ve muchas pruebas del arte colonial mexicano.

La catedral es un centro simbólico de la vida que se desarrollaba en la colonia mexicana. A lo largo de su historia ha sido conocido como un centro social, refugio de los pecadores. Triunfo del clero secular, antorcha de revueltas, cripta de reposo y centro visible de una nación.

Después de algunos 4 siglos la catedral a sufrido algunos hundimientos, pero las obras de rescate han evitado que se caiga esta,.

Plaza de la Constitución

También se le ha conocido como La Plaza Principal, Plaza del Palacio, Plaza de armas y Zócalo.

Constituye el espacio público de mayor tradición e importancia en los anales de la nación evoca, fue el centro ceremonial de México-Tenochtitlan y que hoy reúne los símbolos nacionales de poder.

La rodean El Palacio Nacional, sede del Poder Ejecutivo de la Unión, los edificios del gobierno del Distrito Federal y la Catedral Metropolitana.

Allí se ha congregado el pueblo en las ceremonias religiosas del México antiguo, en las “Juras” de los virreyes, en las proclamaciones de los reyes y las festividades de Semana Santa y el día de Corpus, en la época colonial; en las fiestas del 15 de septiembre, en los desfiles militares del 16 y en los deportivos del 10 de noviembre; en los días de la bandera, del trabajo y jura de conscriptos; en los recibimientos a monarcas y jefes de Estado extranjeros; y en ocasión de graves problemas políticos y manifestaciones estudiantiles. La plaza es el lugar donde el pueblo se reúne para demostrar lo que sienten ya sea emoción o descontento.

De 1953 a 1958, el Lic. Ernesto P. Urchurtu, jefe del Departamento del D.F., la Plaza de Constitución adquirió el aspecto que conserva;

Una explanada sin monumentos, con sólo arbotantes del alumbrado público, y al centro un asta de banderas. El piso de toda la plaza se niveló nuevamente, se ampliaron las banquetas laterales de la Catedral, se quitaron las vías de los tranvías, se regularizó el espacio del Zócalo, dándole la misma medida a cada lado, suprimiendo el jardín y poniéndole un piso de cemento; se uniformaron las fachadas de los edificios del lado oeste, salvo la del Centro Mercantil, en el extremo sur del Portal de Mercaderes; y los puestos que allí había fueron desalojados, quedando todo el gran espacio limpio y despejado después de 400 años. En 1969 y 1970, con motivo de las obras del Metro, se abrieron accesos a ese servicio en las aceras del Palacio Nacional, el Gobierno del D.F. y la Catedral, y en la explanada del Zócalo. A un costado del edificio nuevo del Departamento del D.F. frente a la Suprema Corte, se erigió un monumento a la fundación de México; grupo de indios junto al águila que devora a la serpiente parada en el nopal, obra del escultor Juan F. Olaguibel.

Durante los primeros 400 años de la plaza se instalaron y se movieron los jardines, monumentos, circos, mercados, rutas de tranvías, fuentes, etc. Pero en 1950, la plaza consiguió su aspecto actual, en el cual solamente se conservan algunos árboles y plantas y el asta bandera, teniendo así, un aspecto limpio y organizado.

Este espacio anteriormente pertenecía a los aztecas, pues era el Templo Mayor y el palacio de Moctezuma. Según la voluntad de sus dioses, se tenían que establecer en aquel lugar y construir templos en honor a sus más importantes dioses: Huitzilopochtli y Tlaloc. Por eso los aztecas lo llamaron Gran Tenochtitlán. Pero con la llegada de los españoles, encabezados por Hernán Cortés, la ciudad cayó ante sus manos de 1812, el templo cambió su nombre y le pusieron la Plaza de la Constitución, para honorar la promulgación, en Cádiz, de la nueva española.

Tiempo después, el presidente Antonio López de Santa Anna, en 1843, encargó al arquitecto Lorenzo de Hidalga la construcción de un monumento dedicado a la memoria de los héroes de la Independencia. Pero el arquitecto solamente llegó a construir el zócalo, y después, por varias razones, jamás se terminó de construir.

Actualmente los mexicanos le tienen cierto respeto y cariño a este monumento, haciendo allí juntas, convivios, festivales, etc.

Por sus cuatro lados está rodeada de edificios y monumentos históricos mas importantes de la ciudad. Al norte de la plaza tenemos la Catedral Metropolitana; hacia el oriente se encuentra el Sagrario Metropolitano, la plaza Manuel Garrido y en seguida están las ruinas del Templo Mayor. En la parte oriente se encuentra el Palacio Nacional, el edificio de la Suprema Corte de Justicia y frente a él está el monumento que recuerda la fundación de la gran Tenochtítlan. Al suroeste se encuentra el Gran Hotel de la Ciudad de México.

Esta plaza (ahora llamada Zócalo) guarda una gran importancia para los mexicanos, y no sólo por su aspecto arquitectónico, pues aquí también se celebran varias ceremonias oficiales que están relacionadas con la vida social y política del país. De manera informal se realizan manifestaciones folklóricas, con danzantes aztecas para conmemorar el inicio de la primavera, el inicio de verano, la caída de la gran Tenochtitlan y la celebración del Día de los Muertos.

Palacio Iturbide

Ubicado en la antigua calle de San Francisco, hoy Madero, el predio en donde se ubica ese edificio tuvo diferentes usos, hasta que en el sigloXVIII las religiosas de Santa Brígida, lo vendieron a los Condes de San Mateo Valparaíso y Marqueses del Jaral de Berrio. Ellos mandaron construir este palacio del siglo XVIII con motivo de la boda de su única hija. La obra fue encargada al arquitecto Francisco Guerrero y Torres, quien trabajó entre 1779 y 1785. Ninguna otra obra novo hispana tuvo el lujo y la nobleza de está, por lo que se le considera la obra maestra de la arquitectura civil novo hispana.

El estilo del edificio es un ejemplo de la interpretación del barroco español en la Nueve España, pues incluye en los detalles decorativos elementos distintos de nuestras raíces indígenas. Una vez terminado el movimiento de Independencia en 1821, el palacio le fue ofrecido a Agustín de Iturbide, jefe del Ejercito Trigarante, para que residiera en él precisamente el 18 de mayo de 1922, Iturbide salió al balcón ventral para oírse proclamar Emperador de México. De aquí el nombre de Palacio de Iturbide.

A partir de 1785 el palacio ha sido testigo de la historia mexicana, ha visto pasar virreyes y arzobispos, nacimiento de niños, juras a reyes, el desfile de un emperador, presidentes en triunfo y derrota, a los defensores de México y a sus vencedores. De 1965 a 1972 el Banco Nacional de México, llevó a cabo una importante restauración del edificio, para convertirlo en un espacio que albergara exposiciones temporales.

El Palacio de Iturbide, antes Palacio Moncada, fue construido por el arquitecto Francisco Guerrero y Torres entre 1779 y 1785. El histórico inmueble es un soberbio ejemplo de la arquitectura civil barroca que corresponde a la plenitud del siglo XVIII novo hispano. Desde 1972 es sede de Fomento Cultural Banamex y a partir de enero de 2004, el Palacio de Iturbide abrió sus puertas como palacio de Cultura Banamex, después de un proceso de dos años de rehabilitación, educación, limpieza y restauración de la fachada y del interior.

Este magnifico palacio localizado en la calle Madero No. 17 en el centro histórico, ha sido el espacio donde cada año se realiza el montaje de una o dos magnas exposiciones temporales y la gratuidad de la entrada aunadas al valor simbólico y arquitectónico del edificio virreinal, son desde hace treinta años un gran atractivo cultural de la ciudad de México. Estos factores le han conferido las cualidades para transformarse en un auténtico centro cultural y educativo de primer orden.

La historia del Palacio de Iturbide

El palacio de Iturbide, monumento histórico de la época virreinal, está íntimamente relacionado con el palacio de los Condes de San Mateo del Valparaíso, oficina Central del Banco Nacional de México desde 1884. Ambas edificaciones fueron construidas por el arquitecto novo hispano Francisco Guerrero y Torres. Sus propietarios originales Miguel de Berrio y Zaldivar y Ana María Campa y Cos, Condes de San Mateo de Valparaíso, ordenaron construir hacia 1770 el edificio que hoy en día se conoce como Palacio de Iturbide.

Con Motivo de los 120 años del Banco Nacional de México, Fomento Cultural Banamex presentó en Septiembre de 2004 en el recién inauguración Palacio de Cultura Banamex, la muestra permanente, Historia del Palacio de Iturbide.

Esta exposición ubicada en dos salas en el primer piso del Palacio de Cultura Banamex funciona como museo de sitio. El público visitante puede admirar 58 piezas con documentos, fotografías, óleos, litografías y mobiliario relacionados con la historia del Palacio desde la familia Moncada hasta la última remodelación realizada en 2003.

La exposición integra la recreación de una estancia del siglo XVIII y a través de dos monitores se transmite un video que presenta una revisión cronológica del edificio histórico, de los personajes y de los distintos usos que tuvo.

Alameda Central

La alameda es el primer parque de la ciudad y es un sitio donde se combinan la quietud de los antiguos conventos y el esplendor del Palacio de Bellas Artes.

Este ambiente se remonta a la época del virrey Luís de Velasco quien ordenara la creación de este espacio verde dentro de la ciudad-isla y justo frente al quemadero de La Inquisición.

El aspecto actual del parque data del siglo XVII cuando se le dio forma geométrica a sus veredas y se le decoro con fuentes. Durante la época del Romanticismo se colocaron algunas esculturas entre los crecidos árboles, pero el monumento mas sobresaliente es el Monumento a Benito Juárez, en el lado sur del parque, El cual fue realizado totalmente en mármol blanco de Carrara, se compone de un cuerpo central, de planta rectangular, cuyo atril lo constituye el águila nacional con las alas desplegadas y sostenida por dos pilastras, de las que parten, a uno y otro lado, dos leones en actitud de reposo. De aquél se desprende, hacia ambos lados, una exedra de tres niveles, sobre la que se asientan diez columnas dóricas rematadas por sendas columnatas, de planta cuadrada.

Se inauguró el de mayo de 1874.

En 1985 algunos de los edificios de esta zona se vinieron al suelo tras el terremoto. La pequeña plaza y el museo de la calle de Doctor Mora y Av. Juárez fueron creados en recuerdo a esta tragedia y posee el extraordinario mural de Diego Rivera que muestra la vida y la historia de La Alameda.

En la actualidad se están realizando importantes obras de ordenamiento urbano con el nombre de proyecto Alameda.

Tras la culminación del mandato del virrey Velasco, La Alameda decayó hasta el punto de haber sido utilizada por vecinos de la ciudad para que pastaran sus caballos. En respuesta a tal situación, este parque tuvo que ser bardeado como permaneció durante varios siglos.

Incluso durante varios años funcionó en límite poniente del parque, en la plazoleta de San Diego, la hoguera de la Inquisición, donde eran condenados a muerte ateos, judíos o cualquier persona que no fuera conveniente para el régimen.

La Alameda se convirtió rápidamente en el paseo favorito de la aristocracia mexicana, así que fue ampliada por el Virrey Carlos Francisco Croix con 2 plazuelas, la de Santa Isabel y la de San Diego, en esta última se encontraba el quemadero de La Santa Inquisición.

También se coloca la fuente central y los asientos de mampostería que están alrededor de ella.

En el segundo Imperio La Alameda Central estuvo a cargo de la Emperatriz Carlota, quien tapizó los prados con pasto y coloco faroles, que después serian sustituidos por mecheros de gas, cabe mencionar que La Alameda Central no seria alumbrada por energía eléctrica hasta el año de 1892.

El pabellón Morisco, estaba ubicado en el lugar en el que actualmente se encuentra, el Hemeiciclo a Juárez, el cual fue realizado totalmente en mármol blanco de Carrara, se compone de un cuerpo central, de planta rectangular, cuyo atril lo constituye el águila nacional con las alas desplegadas y sostenida por dos pilastras, de las que parten, a uno y otro lado, dos leones en actitud de reposo. De aquél se desprende, hacia ambos lados, una exedra de tres niveles, sobre la que se asientan diez columnas dóricas rematadas por sendas columnatas, de planta cuadrada. Se inauguró el 5 de mayo de 1874. Era allí donde se llevaban a cabo los sorteos de la lotería nacional.

Sus demás atractivos son:

Fuente central, Obsequio de Manuel Escandón a la Ciudad de México, se instaló en 1853. Entre 1856 y 1890 fueron encargadas grandes estatuas de bronce a Europa, especialmente a Francia, cuatro de las cuales se colocaron en los vértices de la explanada. Seis fuentes están ornamentadas con esculturas de bronce y son:

Venus, es de cantera, representa a la diosa Venus en ña concha y rodeada de varios amorcillos, fue hecha en 1890.

Las Danaidades. (Según la mitología, el nombre alude a las cincuenta hijas de Dánao, excepto una, mataron a sus esposos en la noche de Bodas). Conocida también con los nombres de Las Comadres y Las Américas¨. Es de cantera. Grupo escultórico de dos mujeres vaciando sus cántaros. En la base de la escultura, se encuentra una placa de bronce con el nombre de la fundición: Val Dosne.

La Victoria, escultura de bronce y pedestal de cantera con cuatro pequeñas placas de bronce que lo rodean con la inscripción ¨Val Dosne ¨ / 1851, fundidora de donde proviene y el año en q se fundió.

Neptuno, escultura de bronce y pedestal de cantera, grabadas en el bronce se encuentra la firma del escultor y la fecha ¨Dubrav¨ y fue creado en 1856.

La primavera, escultura de bronce y pedestal de mármol gris con el nombre grabado del autor ¨ Sauvageau¨.

Mercurio, estatua de bronce, pedestal de bronce y basamento y fuente de cantera.

La Alameda Central es por su historia, sus fuentes y las obras de arte que se encuentran dentro de ella uno de los parques con más tradición en la ciudad.

El aspecto actual del parque data del siglo XVIII cuando se le dio forma geométrica a sus veredas y se le decoro con fuentes.

Originalmente La Alameda Central sólo tuvo una fuente, la cual fue colocada en el centro del naciente parque, inaugurado en 1593, por el alarife Mayor de la Ciudad de México. Esta se encontraba rematada por un globo de bronce o latón, que posteriormente fue sustituido por una taza de piedra. Sin embargo, en 1786 se registró un penoso accidente: su parte central se rajó, cayó y destruyó toda la fuente, y como repararla salía mas caro que volverla a hacer, se encargó al arquitecto Ignacio Castera la construcción de una nueva, eligiéndose un broncal más barroco, de curvas y contra curvas.

En 1985 algunos de los edificios de esta zona se vinieron al suelo tras el terremoto. La pequeña plaza y el museo de la calle de Doctor Mora y Av. Juárez fueron creados en recuerdo a esta tragedia y posee el extraordinario mural de Diego Rivera que muestra la vida y la historia de la Alameda.

La casa de los azulejos

La historia del palacio azul, que es como lo llamaban entonces, se remonta al siglo XVI. Poco después cambiaria su nombre por la casa de los azulejos.

La casa que hoy ocupa sanborns, fue construida al estilo churrigueresco y se decía que los azulejos del exterior la posibilidad de que hayan sido fabricados en puebla en una alfarería de Talavera de frailes dominicos en 1653.

La utilización de los azulejos fue introducida a España por los morros; y como tal, los azulejos de los corredores y de la gran escalera nos recuerdan a algunos palacios de Sevilla. Existe la certeza de que los barandales de bronce y los balcones fueron especialmente traídos de china.

Esta casa contiene muchas leyendas, crímenes, hechos sobrenaturales y terremotos.

La historia de los moradores de la casa de los azulejos a Don Diego Suárez de Peredo, a quien se adjudicó la finca en la cantidad de 6500 y quien tomo posesión de la casa y de la plaza Guardiola es 2 de diciembre de 1596.

Posteriormente don Diego habría heredado a su hija Doña Graciana quien contrajo matrimonio con Don Luis de Vivero, segundo conde de Valle de Orizaba.

Pasadas algunas generaciones, se cuenta que uno de los condes del valle de Orizaba, tenía un hijo que, fiado por sus riquezas, más pensaba en fiestas y derroches que en los ingenios de azúcar. El viejo conde cansado de las frecuentes reprimendas de su hijo le lanzo un reto: “ hijo tu nunca iras lejos ni harás casa de azulejos. El joven le hizo mella lo de los azulejos y poco a poco cambio de vida, prometiendo reedificar la casa que su padre tenia por imposible.

El joven cumplió lo ofrecido y reedifico aquel palacio azul revistiéndolo de azulejos, para convertirla en lo que es hoy la casa de los azulejos.

Muchas otras anécdotas y leyendas se cuentan sobre este monumento colonial.

En 1891 la ocupo el jockey club de México ya a principios del siglo sanborns inauguró en ella su farmacia en una superficie de 30 metros cuadrados y con una capital menor a diez mil pesos. En 1903 empezó a funcionar la farmacia en una superficie de 30 metros cuadrados y con una capital menor a diez mil pesos.

En 1907 se ampliaron y arrendaron una superficie final de 250 metros cuadrados. Para 1909 se integro una empresa con un capital de 500mil pesos que suscribía incluso a algunos empleados de la casa.

Hoy todavía se admira la arquitectura severa y el lujo de las salas. Mucho del interior barroco construido en esa época sobrevive: barandales de cobre, algunos de manufactura china y otros mexicanos; los guardapolvos de azulejo de las escaleras; las columnas churriguerescas de cantera del patio principal al igual que la fuente con los remates de mosaico; los remates de porcelana francesa del techo, de la fachada de madero y también del callejón de la condesa.

En 1930 es declarado monumento nacional. Finalmente en los años sesentas, la casa recibió una reestructuración, ya que la estructura había sido dañada por los sismos y por el comportamiento de las obras vecinas. En años pasados se restauró en el segundo nivel el salón original del jockey club, rescatando sus colores originales

San Idelfonso

Del siglo XVI a la segunda decada del XIX, funciona como colegio. El 8 de agosto de 1588 se inaugura el seminario jesuita y posteriormente se funda el colegio jesuita de San pedro y San Pablo, en la esquina nororiente del predio actual.

Desde 2 de diciembre de 1867 es sede de la escuela nacional preparatoria, y en 1867 es sede de la escuela nacional preparatoria, al siguiente año esta cuenta con 900 alumnos, 200 de ellos son interno.

En los años 1907 a 1911 se produjo una expansion del colegio. Hacia el sur construyeron el anfiteatro Bolivar y el patio sur poniente en sus crujías perimetrales, para las areas de direccion administrativa. Al oriente de este patio de edifico un gimnasio cubierto y una alberca que se proyecto igualmente para ser techada, pero no sabemos si la revolución permitió o no cubrilrla. En esta época se sustituyeron techos de madera por otras de acero y bovedas de lamina acanalada.

Otra etapa de adaptación a las necesidades administrativas es en 1925-1930 que es cuando sustituyen la alberca y el gimnasio por un patio gemelo al anterior.

El sismo de 1957 hizo necesario la sustitución de todos los techos de los pórticos o deambulatorios, esta vez por techos de concreto a base de trabes y losas. Esta invención dio al inmueble resistencia y solidez pero su aspecto no resulto armónico con el conjunto colonial dieciochesco o barroco sobre todo exteriormente.

En plafones se oculto el refuerzo estructural realizado a fines de los cincuenta; se actualizaron las instalaciones eclécticas y de alumbrado, tanto en pórticos como en salas.

Se mejoro su aspecto, devolviéndole su imagen original.

Los pisos se uniformaron en calidad y aspecto, tomando en cuenta el transito intenso y la dificultad del mantenimiento .Se construyo un piso con pocas juntas agradable al visitante y adaptable a las iregularides de inmueble (escalones desniveles, pendientes) cuya textura no compite con las obras de arte o la arquitectura del edificio. Su color se identifica con la epoca colonial, barroca del inmueble o lo complementa.

La finalidad de los canceles de vidrio templado, fue liberar los arcos y marcos de cantera, dividir los espacios de la galerias de los corredores y sustituir la canceleria tublar imitación madera por una cuya transparencia realzara y dignificara la obra de cantera.la ventaneria de madera se diseño para complementar los marcos de cantera y recordar el tipo de canceles que poseia este edificio.

En vanos pequeños, los manguetas ocultos de aluminio y vidrios a hueso facilitaron la limpieza del imueble.

Las puertas se realizaron en cedro rojo entableradas, recordando el tipo de puertas originales.

La adaptación del colegio San idelfonso a museo universitario resulto una experiencia profesional muy interesante. Es difícil conformar un equipo multidiciplinario de especialistas tan diversos como el que se hizo a cargo de esta tarea. Participaron en el : el consejo nacional para la cultura y las artes promoviendo la realización de esta obra a través de la de la exposición “ México, esplendores de 30 siglos”, el departamento del Df, con financiamiento y coordinando los esfuerzos de todo equipo, y la UNAM, que aporto el inmueble y vigiló el proceso del proyecto, la obra y el funcionamiento del mismo como museo.

Palacio de Minería

El Palacio de Minería es una de las obras maestras de arquitectura neoclásico de América. Lo hizo el arquitecto español Manuel Tolsa en 1797.

Es sede del Real Seminario de Minería. Albergo a otras instituciones como la escuela de ingenieros, El insituto de física de la U.N.A.M.

Esta en la calle Tacuballa enfrente de la estatua de el “caballito” que también la hizo Manuel Tolsa.

En el esta la extraordinario Antigua Capilla, el Salon del director, la Biblioteca etc. y tiene pintura mural. En el hay personajes de la época del siglo XIX, en el hay 5 patios, en el principal tiene 2 cuerpos, que tiene atrios, una pilastras muy bonitas y singulares columnas a las que puedes entrar por una señorial escalera.