Edad Media

Historia. España. Edad Media. Medievo. Época medieval. Hispania. Situación política. Siglo XI. Musulmanes. Independiencia. Cristianismo. Economía

  • Enviado por: Paula
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad
publicidad

La Edad Media

La Edad Media hispánica

Entre los siglos VIII y XV el mundo mediterráneo se dividió en dos partes: una meridional (islamizada), otra occidental, y otra oriental (Bizancio).

Solo Europa occidental formaba parte de la civilización islámica. Una parte de la península (Al-Andalus) estaba dominada por los musulmanes y otra parte por los reyes cristianos, que estaba formada por varios Estados. Esta época constituye la Edad Media hispánica que comenzó en el 711 cuando las tropas islámicas invadieron la península, y acabó con la conquista de Granada en 1492.

En la Península Ibérica medieval convivieron gentes de tres religiones y tres culturas diferentes: musulmanes, cristianos y judíos. A esta época se le conoce con el nombre de <<Tres culturas>>.

La situación política hasta el siglo XI

La hegemonía de la España musulmana

% Andalus: una provincia del imperio islámico (711-756):

En el año 711 se produjo la entrada de los musulmanes en la península al mando del gobernandor de Tánger, Yebel Tarik que contando con el apoyo de los enemigos del último rey visigodo, Don Rodrigo, derrotaron a su ejército en la Batalla de Guadalete. A las tropas de Tarik se unieron otras dirigidas por Muza ( caudillo militar del califa de Damasco), lo que provocó que Hispania se convirtiese en una provincia del Islam.

-El emirato dependiente de Damasco: comenzó en el año 711 y se extendió hasta el 756. A lo largo de ese periodo, casi toda la Península fue conquistada a excepcion de una pequeña zona de resistencia en las montañas de Asturias, donde se refugiaron los cristianos que se oponían al dominio islámico. En esa zona sufrieron los ejércitos musulmanes sus primeras derrotas (batalla de Covadonga, 722). Aunque tuvo mucho mas importancia la derrota que sufrieron en Poitiers (732), donde los francos frenaron el avance del Islam.

Hasta el año 756, Al-Andalus estuvo al mando de un gobernandor (valí) enviado desde Damasco. Estos gobernadores culminaron la conquista y dieron los primeros pasos para crear la nueva estructura socioeconómica de la España musulmana.

% Al-Andalus: un Estado independiente (756-1031)

-El emirato independiente: en 750, los abasíes destituyen a los omeyas en el poder del Califato de Damasco y ordenan el asesinato de todos sus miembros. Seis años más tarde, en 756, Abderramán I (que había escapado del destino de los omeyas logrando huir de Damasco) desembarca en Al-Andalus se proclama emir tras conquistar Córdoba y, en 773, se independiza de la nueva capital abasí, Bagdad.

- El califato de Córdoba: el Califato de Córdoba, también conocido como Califato Omeya de Córdoba o Califato de Occidente, fue proclamado por Abderramán III en el 929.

Abderramán III creó una administración centralizada, dirigida por un primer ministro (hachib); reorganizó la hacienda y la justicia, potenció el ejército y desarrolló una economía comercial y urbana.

1

El Califato de Córdoba acordó una política expansiva con la diplomacia, manteniendo contactos con Bizancio, Europa y los reyes cristianos del norte. Tras la muerte de Al-Hakam II, hijo de Abderramán, el Califato entró en un periodo de decadencia: su sucesor, Hixan II, era menor de edad y los asuntos de Estado quedaron en manos del primer ministro, Almanzor.

- La crisis del Califato cordobés: en las últimas décadas del siglo X, Almanzor se hizo con el poder efectivo en Al-Andalus; ejercía el cargo de hachib, una especie de primer ministro. Mientras tanto, el califa de la época, Hisham II , vivía recluido en el palacio de Madinat al-Zahra sin ejercer en lo más mínimo el poder político.

Almanzor, que basó su poder en el Ejército, integrado sobre todo por soldados beréberes, organizó terroríficas campañas contra los cristianos del norte peninsular. Su muerte en año 1002 inició el proceso de descomposición política que llevó al fin del Califato en el 1031.

La resistencia cristiana en el norte

Cuando los reinos cristianos alcanzaron una superioridad militar suficiente, comenzó un proceso de expansión por los territorios de Al-Andalus.

Se entiende por repoblación al proceso estrechamente unido a la Reconquista, mediante el cual los reinos cristianos de la península Ibérica, ocupaban con pobladores las tierras que habían ganado a los musulmanes, en algunos casos de enorme extensión y sin apenas habitantes. Entre los siglos VII y XI, el control del territorio peninsular estaba en manos del Islam, pero existían grandes espacios vacíos que no interesaban a los musulmanes, principalmente en el valle del Duero. En el año 722 se produjo la victoria de Pelayo ante las tropas musulmanas en Covadonga (Asturias) lo que promovió a los musulmanes a abandonar la zona y a ocupar mejores tierras. Su desinterés por el norte peninsular facilitó la aparición de los primeros núcleos de resistencia cristianos:

- El núcleo astur-leonés: la antigua ciudad romana de León fue repoblada por Ordoño I a mediados del siglo IX. Tras alcanzarse la línea del Duero en el año 910, la capital del reino astur, Oviedo, parecía perder su situación adecuada para el emplazamiento de la corte real. Por ello se trasladó la corte a León, siendo el monarca Ordoño II quien estableció definitivamente en esta ciudad el centro político del reino. A partir de entonces se comienza a hablar de reino astur-leonés, y después, perdido el adjetivo astur, de reino de León.

-Los Estados pirenaicos: actualmente Navarra y Aragón, son los primeros núcleos de resistencia establecidos en los valles pirenaicos que vivían una problemática común basada en la lucha por mantener su independencia frente al Imperio carolingio. Carlomagno intentó entrar en el norte peninsular y controlarlo.

Evolución política (siglos XI y XII)

El declive de Al-Andalus

Tras la muerte de Almanzor, el Califato de Córdoba sufrió una crisis que dio lugar a la división política en pequellos reinos denominados taifas. Sus principales causas fueron: las rivalidades entre los distintos grupos sociales, el aumento de impuestos, la crisis económica y la huída de los mozárabes hacia el norte.

Los reinos de taifas quedaron repartidos en diferentes zonas: los árabes y muladíes dominaron Sevilla, Córdoba y Huelva; los eslavos, Baleares, Valencia y Almería; y los beréberes, Badajoz, Granada y Málaga.

2

El pago de impuestos forzó a los musulmanes a subir éstos, aumentando el descontento social y favoreciendo, por otra parte, la entrada en la península de los imperios norteafricanos.

Las conquistas cristianas

% La consolidación de los reinos de Castilla y de León: con Fernando I nació el renio de Castilla. Este monarca conquistó la Rioja y unificó los territorios asturianos y leoneses creando el reino castellano-leonés. Su sucesor, Alfonso VI conquistó Toledo. Tras la muerte de este sucesor hubo un periodo de inestabilidad política que provocó la separación de Castilla y León, pero esta crisis fue superada con la llegada al trono de Castilla de Alfonso VIII.

% Los reinos de Aragón y de Navarra: un hijo de Sancho III el mayor heredó el reino de Navarra, favoreciendo así la unión de Aragón y Navarra. Los mozárabes del reino de Granada reocuparon el valle del Ebro. Finalmente, los reinos de Navarra y Aragón se separaron y la política matrimonial permitió la unión de Aragón y Cataluña.

Los cambios políticos del siglo XIII

% El reino de Granada. Después de la caída de los almohades, Al-Andalus se dividió en cuatro reinos: Valencia, Murcia, Niebla y Arjona. Esto hizo que les resultara a los cristrianos más facil conquistar Levante y el valle de Guadalquivir. En estos enfrentamientos se originaron los jefes militares que gobernarían el reino nazarí de Granada. Su primer monarca fue Muhammad ibn al Ahmar, cuyo territorio abarcaba Granada, Málaga y Almería.

% Las conquistas cristianas. Fernando III unió los reinos de Castilla y León. En 1244 se firmó el Tratado de Almizra y Murcia paso a formar parte de Castilla.

En el siglo XIII se conquista el valle del Guadalquivir. La victoria de 1212 en las Navas de Tolosa modificó el equilibrio militar entre musulmanes y cristianos, abriendo para estos el valle del Guadalquivir.

Se inicia, así, una rápida reconquista por parte de Castilla.Pero la ofensiva militar comenzó con Fernando III el Santo tras la unión definitiva de Castilla y León en 1230. En 1237 se ocupa Córdoba, en 1246 Jaén y en 1248 Sevilla. A Fernando III le sucede Alfonso X el Sabio que finaliza la conquista del valle de Guadalquivir conquistando en 1262 Cádiz y Niebla. Alfonso X el Sabio creó la Escuela de traductores en Toledo que era el centro cultural más importante de la cristiandad.

Más tarde, finalizó la conquista del levante con el rey Jaime I que orientó su política hacia la expansión en el Mediterráneo y conquistó Mallorca y Valencia con la ayuda de Cataluña.

Los cambios políticos en la Baja Edad media

A lo largo del siglo XIV el reino nazarí de Granada soportó la presión cristiana y alcanzó su mayor esplendor en el reinado de Yusuf I a mediados de siglo. En el siglo XV aumentaron los problemas a causa de los enfrentamientos por parte de la nobleza, al descontento de la población que provocaba la presión fiscal y a una crisis económica. Esta crisis fue aprovechada por los cristianos para ocupar plazas como Antequera.

3

La evolución de los reinos cristianos

En política interior, el principal problema al que tuvo que enfrentarse Castilla fueron las sublevaciones de la nobleza. En política exterior, los objetivos principales fueron ampliar los dominios castellanos hacia el Atlántico y avanzar en la unión territorial ibérica.

La política interior de Aragón y Navarra se centró en la conquista del Levante y de las Islas Baleares.

En política exterior, los reyes se centraron en la expansión por el Mediterráneo con el doble objetivo de abrir nuevos mercados a la industria textil y encaminar los intereses de la nobleza en una empresa común.

Las instituciones políticas medievales

% La organización de Al-Andalus. Durante el Emirato dependiente, Al-Andalus formó parte del imperio islámico y además se creó un Estado independiente.

% La organización de la España cristiana. El modelo político de los reinos cristianos era la monarquía hereditaria, y estaba formado por: la administración central y la administración territorial dividida en municipios y en condados.

Administración central: en Castilla se creó un Consejo Real representado por todos los estamentos aunque más importantes fueron las Cortes.

La organización territorial variaba según los reinos.

La dualidad social del medievo

% La sociedad de Al-Andalus. Estaba estructurado de la siguiente manera: árabes, beréberes, mozárabes, muladíes, eslavos, judíos y esclavos.

% La sociedad de los reinos cristianos. La sociedad rural del norte fue rural y autárquica. Los principales grupos sociales eran la nobleza guerrera, los clérigos y los campesinos libres.

La repoblación del valle del Duero fue la tarea más difícil. A finales del siglo X surgió un nuevo modelo social (señorío).

Los grupos sociales estaban compuestos por la nobleza y el alto clero en la cúspide; la baja nobleza (minoría privilegiada) y el bajo clero. La mayor parte de la población estaba formada por los campesinos entre estos (los campesinos semilibres), los artesanos y los comerciantes.

Los conflictos sociales de la Baja Edad Media fueron étnicos-religiosos originados por el rechazo hacia los judíos; los antiseñoriales y la pugna por el poder municipal entre la nobleza y los grupos urbanos no privilegiados.

4

Los dos modelos económicos

% La economía hispanomusulmana. Los principales sectores económicos son:

- la agricultura, que tuvo como principal objetivo abastecer el mercado urbano. En el valle del Guadalquivir las mejores tierras quedaron en manos de la minoría árabe que se recurrió a sistemas de arredamiento y a la aparcería para explotar éstas. Se perfeccionaron sistemas de regadío romanos y se introdujeron norias. También se introdujeron nuevos cultivos (cítricos) y se mantuvo la producción de vid y el olivo.

- en la ganadería fue notable su cabaña mular y caballar.

- la artesanía llegó a alcanzar un gran esplendor. Se dio un gran impulso a la industria de la construcción, al sector textil y al metalúrgico. También trabajaban el cuero, productos de lujo, el esparto y la alfarería.

- El comercio se expandió hacia el interior (zocos y alcaicerias) y el exterior (Málaga y Granada). En las transacciones comerciales se utilizaban monedas de oro y plata.

% La economía de los reinos cristianos. Los primeros núcleos de resistencia tuvieron como principales actividades a la agricultura y a la ganadería. La producción (cereales y vid) estaba destinada al autoconsumo, utilizando técnicas arcaicas. Algunas ciudades se convirtieron en mercados.

En cuanto a la ganadería se incorporaron zonas con buenos pastos y propulsó el comercio lanero, desarrollando a su vez la industria textil. Se creó el Consejo de la Mesta para garantizar la trashumancia. Otros recursos que utilizaban para la supervivencia eran las pesquerías del Atlántico, la apicultura y la explotación de minas y salinas.

Se produjo una gran crisis económica en la Baja Edad Media aparte de las epidemias de peste y de las guerras del s. XIV. En esta época la agricultura, la ganadería, la artesanía y el comercio sufrieron grandes cambios.

En la agricultura se mantuvo el uso de los sistemas de regadío musulmanes para cultivos de huerta y los cultivos de cereales y vid aumentaron. La ganadería vivió un periodo de crecimiento debido a la demanda de la lana merina. En el sector artesano las industrias mas destacadas fueron la naval, la textil (Aragón y Cataluña), las de vidrio (Mallorca), la sedera (Cataluña) y la de cueros (Valencia).

Los mercaderes aragoneses realizaban las operaciones mercantiles en las Lonjas; importaban cereales, cera, pieles y oro. El comercio de Castilla se basaba en la exportación de hierro vasco, lana castellana y productos agrícolas andaluces.

Cultura y arte en la Edad media

La cultura andalusí está vinculada con las creencias religiosas. Destacaron figuras como Maimonides, autor de la obra farmacológica más importante de esta época y también, intelectuales, como Averroes que tradujeron al árabe algunas obras filosóficas.

En el arte andalusí, destacan arquitecturas como la Mezquita de Córdoba, la Giralda en Sevilla, la Alhambra y el Generalife en Granada.

5

En el arte cristiano se distinguen el arte románico y el arte gótico.

El arte gótico tiene origen francés y se expandió por toda la península por orden del Císter. Destacan en Andalucía la iglesia de Santa Ana (Triana, Sevilla), la iglesia de San Pedro y San Miguel (Córdoba) y la Puerta de la Luna de la Catedral (Jaén).

En el arte románico destacan grandes monumentos como San Martín de Frómista (Palencia), la catedral de Jaca (Aragón) y el Monasterio de San Pedro de Roda (Gerona).

Vídeos relacionados