ECV (Enfermedad Cerebro Vascular) y AVC (Accidente Vascular Cerebral)

Medicina. Salud. Enfermedades cardiovasculares. Síntomas. Causas. Factores de riesgo. Tipos de enfermedades. Infarto cerebral. Ictus. Seno cavernoso

  • Enviado por: Danielita
  • Idioma: castellano
  • País: Venezuela Venezuela
  • 58 páginas

publicidad
cursos destacados
PREICFES SABER 11 ¡Completo! Version 2014
PREICFES SABER 11 ¡Completo! Version 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

Cálculo Vectorial
Cálculo Vectorial
En este curso aprenderemos los siguientes temas: + Campos vectoriales. Gradiente + Integrales de línea + Teorema...
Ver más información

publicidad

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACION

INSTITUTO DE CAPACITACION INTEGRAL JESUS ADOLFO CHACIN

I.C.I.J.A.CH.

INFORME FINAL

ECV- AVC

REALIZADO POR:

ÍNDICE

DEDICATORIA……………………………………………………………………………………III

RESUMEN…………………………………………………………………………………………..IV

INTRODUCCIÓN…………………………………………………………………………………..V

DESARROLLO DE LA INVESTIGACION

  • EVC=> ENFERMEDAD CEREBRO VASCULAR (CONCEPTO)……………-1-

  • LAS CAUSAS ENFERMEDAD CEREBRO VASCULAR………………..………-2-

  • LOS FACTORES DE RIESGO MAS FRECUENTES DE ENFERMEDAD VASCULAR CEREBRAL……………………………………….…-2-

  • LOS SINTOMAS Y SIGNOS MAS ORIENTADORES DE ENFERMEDAD CEREBRO VASCULAR..............................................-3-

  • CLASIFICACIÓN DE ECV……………………………………………………………-4-

  • Las ECV se pueden clasificar en:

  • ECV asintomáticas………………………………………………………………………-4-

  • ECV con síntomas y signos focales……………………………………………….-5-

  • ATI.....................................................................................-5-

  • Ictus...................................................................................-6-

  • Infarto Cerebral.

  • Hemorragia Intraparenquimatosa.

  • Hemorragia Subaracnoidea.

  • Clasificación del ictus según el perfil evolutivo

  • Encefalopatía Hipertensiva……………………………………………… …………-11-

  • Demencia Vascular……………………………………………………………… …...-12-

  • Isquemia cerebral global……………………………………………………… ……-12-

  • Infarto cerebral de causa inhabitua……………………………………… ……-13-

  •  Infarto cerebral de causa indeterminada………………………………… ….-14-

  • Infarto cerebral de origen venoso…………………………………………… ….-15-

  • Venas corticales superficiales……………………………………..…………… …-15-

  • Seno longitudinal superior…………………………………………………………..-15-

  • Seno recto…………………………………………………………………….……………-16-

  • Seno tranverso……………………………………………………………………………-16-

  • Seno cavernoso…………………………..……………………………………………..-16-

  • Enfermedad vascular medular………………………….…………………………..-16-

  • AVC=> ACCIDENTES VASCULARES CEREBRALES…………………………..-17-

  • HAY DOS FORMAS DE ACCIDENTE CEREBROVASCULAR……………..…-18-

  • El accidente cerebrovascular isquémico................................................-18-

      • Ataques isquémicos transitorios

      • El accidente Cerebrovascular hemorrágico……………………..………………….-20-

          • Accidente cerebrovascular recurrente

          • ¿Cómo reconoce usted un accidente cerebrovascular?........................-22-

          • signos y síntomas………………………………………………………………………….-22-

          • causas de un AVC……………..……………………………………………………….….-22-

          • ¿Quién está sometido a riesgo de sufrir un AVC?................................-23-

          • Factores de riesgo no modificables………………………………………………….-23-

          • Otros factores de riesgo………………………………………………………………….-25-

            • Hipertencion

            • Enfermedad cardiaca

            • Diabetes

            • Niveles de colesterol en la sangre

          • Factores de riesgo de estilo de vida modificables………………………………-29-

            • Lesiones en la cabeza y el cuello

            • Infecciones

          • Factores de riesgo genéticos………………………..…………………………………-32-

          • ¿Qué terapias contra el accidente cerebrovascular están disponibles?...-33-

          • Las terapias para tratar el accidente cerebrovascular…………………………-34-

            • medicamento

            • cirugía

            • rehabilitación.

          • ¿Qué incapacidades pueden resultar de un accidente cerebrovascular?.-37-

          • ¿Qué riesgos especiales afrontan las mujeres?....................................-39-

          • ¿Están los niños y los jóvenes sometidos a riesgo de accidente cerebrovascular?.................................................................................-40-

          • La prevención para AVC……………………………………………………..………..-41-

          • Recomendaciones………………………………………………………………………..-42-

          • CONCLUSION………………………………………………………………………………………..-43-

            ANEXOS……………..………………………………………………………………………………..-44-

            BIBLIOGRAFIA……..……………………………………………………………………………….-50-

            DEDICATORIA.

            Dedico este trabajo de investigación primeramente a Dios que me da luz, entendimiento y fuerza para superar todos los obstáculos de mi vida, a mis padre por darme la vida y por apoyarme a todo momento, a mi hermanita que es mi mejor amiga por ayudarme y entenderme, a mi hermanito por soportarme y estar siempre conmigo, a mi abuelita por contarme todas sus vivencia y apoyarme y escucharme todas mi locuras a tahi por estar ahí a pesar de todo y bueno soportarme y escucharme cuando quiero hablar de mas y a toda mi familia que la adoro; ah caramelito te quiero, muertico siempre estarás en mi corazón, baron eres mi favorito te adoro, tía a ti no te olvido pero jamás te quiero y gracias.

            RESUMEN

            Esta investigación tuvo como finalizar analizar de diversas maneras a lo que se refiere La enfermedad cerebro vascular (ECV) se refiere a cualquier anormalidad cerebral, producto de un proceso patológico que comprometa los vasos sanguíneos. Ocurre cuando una arteria cerebral es obstruida por un coágulo de sangre, para el suministro de oxígeno hacia el cerebro. Sin oxígeno, los tejidos cerebrales mueren en pocos minutos. Como resultado, dejan de funcionar correctamente las partes del cuerpo que están bajo el control de estas células. Existen muchos tipos que derivan de las (ECV) que constituyen las diversas reacciones de estas enfermedades; Asi mismo analizar de que se trata Un accidente vascular cerebral (AVC) ocurre cuando el suministro de sangre a una parte del cerebro se interrumpe repentinamente o cuando un vaso sanguíneo en el cerebro se rompe, derramando sangre en los espacios que rodean a las células cerebrales. De la misma forma que se dice que una persona que sufre una pérdida de flujo sanguíneo al corazón tiene un ataque cardiaco, puede decirse que una persona con una pérdida de flujo sanguíneo al cerebro o una hemorragia repentina en el cerebro tiene un "ataque cerebral" o sufre un accidente cerebro vascular Cuando se interrumpe el flujo de sangre al cerebro, algunas células cerebrales mueren inmediatamente, mientras que otras permanecen sometidas a riesgo de morir. Estas células dañadas constituyen la penumbra isquémica y pueden permanecer en un estado de riesgo por varias horas. Con tratamiento oportuno, estas células pueden salvarse.

            Palabras claves: ECV, AVC, cerebro, accidentes, anormalidad, obstrucción.

            INTRODUCCIÓN

            La Enfermedad Cerebrovascular (ECV) es en la actualidad un tema muy frecuente constituye la tercera causa de muerte a nivel mundial de la población general y por si fuera poco, muchas veces se sitúa como la primera causa de invalidez en la edad adulta. La ECV no sólo puede provocar el fallecimiento del paciente, sino que los sobrevivientes quedan, la mayoría de las veces con limitaciones físicas como imposibilidad para mover una o más extremidades (brazos o piernas), dificultad para caminar, hablar, etc; también daños psíquicos de diversa gravedad como depresiones, ansiedad, miedos, etc. de ahí la importancia que tiene que la población conozca de estas enfermedades y cómo evitarlas.

            Los accidentes vasculares cerebrales (AVC) constituyen una importante causa de invalidez, especialmente en los adultos mayores. En efecto, pueden cambiar de un momento a otro la calidad de vida: una persona que se sentía bien, independiente y en actividad; bruscamente se puede transformar en un paciente postrado en cama, incapaz de caminar, asearse, hablar, y de decidir qué hacer con su vida.

            El AVC se puede decir que interrupción del flujo de sangre al cerebro puede ocasionar la muerte de las células cerebrales o lesionarlas debido a la falta de oxígeno. También pueden resultar afectadas las células cerebrales por una hemorragia en el cerebro o alrededor del mismo. Las alteraciones neurológicas resultantes se denominan accidentes vasculares cerebrales porque se afectan los vasos sanguíneos (vascular) y el encéfalo (cerebro).Según las características de la lesión, la expresión del AVC puede ser transitoria o permanente. En otras ocasiones el defecto neurológico persiste durante algunos días y luego desaparece; en estos casos se ha producido una lesión cerebral pero generalmente es de pequeño tamaño y pudo ser compensada por el resto del cerebro.

            En esta investigación se trato reunir en una pequeña revisión, una parte insignificante de lo que se escribe hoy sobre ECV Y ACV en libros y en Internet, tratando de hacerlo de forma comprensible para todos.

            DESARROLLO DE LA INVESTIGACION:

          • ENFERMEDAD CEREBRO VASCULAR

          • La enfermedad cerebro vascular (ECV) se refiere a cualquier anormalidad cerebral, producto de un proceso patológico que comprometa los vasos sanguíneos.

            Las ECV constituyen un grupo de enfermedades que afectan el Sistema Nervioso Central (SNC) como resultado de un proceso patológico de los vasos sanguíneos (arterias y venas) y/o su contenido (la sangre).

            Estos procesos patológicos incluyen cualquier lesión de la pared vascular, oclusión de la luz del vaso por trombos o émbolos (que dan lugar a infartos), ruptura de vasos (que producen hemorragias), alteración de la permeabilidad de la pared vascular y el incremento de la viscosidad u otro cambio en la calidad de la sangre.


            Esta la patología neurológica invalidante más prevalente de la población adulta mayor de 65 años sin embargo Se trata de una enfermedad que no respeta edad, sexo, raza, ni condición social y que en muchas ocasiones afecta a individuos en las etapas más productivas de sus vidas. A pesar de esto, la mayoría de la gente no es consciente de la gravedad de esta enfermedad, de los factores de riesgo que favorecen su desarrollo, de sus manifestaciones clínicas, ni de las opciones de tratamiento que existen en la actualidad. La ECV no sólo puede provocar el fallecimiento del paciente, sino que los sobrevivientes quedan, la mayoría de las veces con limitaciones físicas como imposibilidad para mover una o más extremidades (brazos o piernas), dificultad para caminar, hablar, etc; también daños psíquicos de diversa gravedad como depresiones, ansiedad, miedos, etc. de ahí la importancia que tiene que la población conozca de estas enfermedades y cómo evitarlas.

          • LAS CAUSAS ENFERMEDAD CEREBRO VASCULAR:

          • La EVC ocurre cuando una arteria cerebral es obstruida por un coágulo de sangre, para el suministro de oxígeno hacia el cerebro. Sin oxígeno, los tejidos cerebrales mueren en pocos minutos. Como resultado, dejan de funcionar correctamente las partes del cuerpo que están bajo el control de estas células. La presión alta y la arteriosclerosis (acumulación de grasa en las arterias) aumentan los riesgos de que se produzca una EVC.

            LAS CAUSAS MÁS FRECUENTES DE ENFERMEDAD CEREBRO VASCULAR SON:

          • Trombosis arteroesclerótica.

          • Hemorragia cerebral hipertensiva.

          • Crisis isquémica transitoria.

          • Embolismo.

          • Rotura de aneurismas o MAV.

          • Vasculitis.

          • Tromboflebitis.

          • Alteraciones hematológicas (policitemia, púrpura trombocitopénico).

          • Traumatismos de arteria carótida.

          • Aneurisma aórtico disecante.

          • Hipotensión sistémica.

          • Jaqueca con déficit neurológico

          • LOS FACTORES DE RIESGO MAS FRECUENTES DE ENFERMEDAD CEREBRO VASCULAR SON:

          • Hipertensión arterial.

          • Diabetes.

          • Obesidad e inactividad física.

          • Adicción a drogas.

          • Hiperhomocistinemia.

          • Fibrinógeno.

          • Raza.

          • Factores hereditarios.

          • Anticuerpos antifosfolípidos.

          • Placas ulceradas en la aorta.

          • Tabaco.

          • Anticonceptivos orales.

          • Alcohol.

          • Crisis isquémicas transitorias.

          • Lípidos.

          • Factores cardíacos.

          • La característica clínica más importante de las enfermedades cerebro vasculares es su perfil temporal. Una de las manifestaciones más frecuentes de este tipo de enfermedad es la hemiplejia. Esto, al igual que cualquier otro tipo de déficit neurológico producido por un AVE, también puede ser causado por otras patologías, como tumores, abscesos, enfermedades desmielinizantes, etc. Sin embargo, lo característico de las enfermedades cerebro vasculares y que va a orientar a ellas al clínico, es la brusquedad de comienzo y rápida evolución para llegar a ser máximo el déficit, en segundos, minutos, horas o a lo más unos pocos días. De esta evolución característicamente tan aguda es de donde deriva el nombre "accidente".

          • LOS SINTOMAS Y SIGNOS MAS ORIENTADORES DE ENFERMEDAD CEREBRO VASCULAR SON:

          • Déficit motor.

          • Déficit sensitivo.

          • Déficit motor y sensitivo.

          • Otras alteraciones motoras (ataxia, incoordinación, temblor).

          • Alteraciones del lenguaje.

          • Otras disfunciones corticales (amnesia, agnosia, praxia, confusión, demencia).

          • Vértigo, mareos.

          • Crisis epilépticas.

          • Compromiso de conciencia.

          • Cefalea.

          • Náuseas y vómitos.

          • Signos meningeos.

          • Otros: Babinski, signos de descerebración o decorticación.

          • CLASIFICACIÓN.

          • ECV ASINTOMÁTICAS.

          • ENFERMEDAD CEREBROVASCULAR ASINTOMÁTICA

            Es aquella que todavía no ha dado síntomas cerebrales o retinianos pero que tiene algún daño vascular demostrable.

            El ejemplo típico es el de un paciente con un soplo cervical descubierto en la consulta debido a una estenosis de carótida, pero que nunca ha tenido síntomas con relación a ésta. Apurando más el concepto, podría considerarse también el caso del paciente con fibrilación auricular y otros factores de riesgo vascular sin clínica neurológica previa.

            El descubrimiento mediante tomografía computadorizada y principalmente con resonancia magnética de infartos cerebrales en pacientes que nunca han aquejado clínica neurológica alguna hizo nacer el concepto de infartos cerebrales silentes. En la actualidad, dada la disponibilidad de las técnicas de neuroimagen es difícil en ocasiones mantener el concepto de enfermedad cerebrovascular asintomática. No se puede descartar que estos infartos silentes hubiesen dado una clínica transitoria que no fuera percibida por el paciente durante el sueño.

            Se ha acuñado el término "leucoaraiosis" para designar una rarefacción de la sustancia blanca cerebral demostrable por TC y RM, de instauración clínicamente silente. Las imágenes son múltiples y bilaterales y, aunque instauradas de modo silente, pueden dar lugar a alteraciones neurológicas, como trastornos de la marcha y diversos déficit cognitivos.

            Sea como fuere, la importancia de reconocer la enfermedad cerebro vascular asintomática estriba en planear una estrategia de prevención primaria, mediante la modificación de factores de riesgo y terapias farmacológicas o quirúrgicas específicas.

          • ECV CON SÍNTOMAS Y SIGNOS FOCALES

          • a.- Ataque Transitorio de Isquemia (ATI)

            Este trastorno ocurre debido a una obstrucción arterial ya sea de la circulación anterior o en la posterior, lo que provoca un déficit del funcionamiento neurológico que varía en dependencia del territorio afectado, se instala rápidamente y los síntomas se mantienen menos de 1 hora (por lo general minutos), después de lo cual el paciente tiene una recuperación total de todos los síntomas y signos, es decir, no deja secuelas.

            La gran importancia de la atención y la prevención adecuadas de los ATI radica en que estos constituyen un síntoma de alarma que nos pone sobre aviso de que algo anda mal dentro de la circulación cerebral y además es muy probable que poco tiempo después continúen presentándose estos cuadros o lo que es peor, se instale un infarto cerebral.

            • Sintomatología:

            Los ATI tienen una sintomatología muy variable y depende de la zona del SNC afectada.

            Cuando la obstrucción ocurre en la circulación anterior del sistema nervioso (carotideos), pueden presentarse los siguientes síntomas aislados o combinados:

            • Parálisis de extremidades (solo una o todo un lado del cuerpo) y cara.

            • Amaurosis (ceguera) pasajera de un solo ojo.

            • Alteraciones de la visión del ojo contrario.

            • Trastornos de la sensibilidad de una parte del cuerpo.

            • Dificultades para hablar.

            Si la afectación ocurre en la circulación posterior, aparecerá:

            • Dificultad para articular las palabras, tragar, visión doble, mareos, vómitos.

            • Marcha inestable, como de ebrio, por alteración del equilibrio.

            • Alteraciones de la sensibilidad en cualquier parte del cuerpo.

            • Parálisis de una extremidad, un lado del cuerpo (hemicuerpo derecho o izquierdo) o incluso de las cuatro extremidades.

            • Alteraciones visuales bilaterales.

            Los principales mecanismos de producción de los ATI son:

            Embolismo arteria-arteria

            Cardioembolismo.

            • Embolismo arteria-arteria.

            En la pared interna de los vasos sanguíneos se forman acúmulos de lípidos (grasas) en forma de placas que van elevándose con la consiguiente disminución del diámetro arterial, a medida que esta placa aumenta de tamaño puede comenzar también a complicarse, aparecen en su superficie “úlceras” que empeoran las condiciones de la placa, en este momento están creadas todas las condiciones para que se desprenda un fragmento de esta placa y se convierta en un émbolo que viaje por el interior del vaso a merced del flujo sanguíneo hasta que la arteria se vuelva demasiado estrecha y dicho émbolo se atasque, esto ocurre por lo general en una bifurcación arterial, produciendo una detención del flujo sanguíneo a toda el área que irrigaba el vaso sanguíneo y se inicia entonces la isquemia; pasado un tiempo, ocurre una fragmentación del émbolo restableciéndose la circulación de la sangre en el área afectada, eliminándose así todos los síntomas y signos.

            Cardioembolismo:

            En otras ocasiones los émbolos causantes de ATI proceden del corazón y se producen fundamentalmente por trastornos o enfermedades de las válvulas de dicho órgano (por ejemplo cuando el corazón no late de forma rítmica; en algunas infecciones y en otras alteraciones cardiovasculares).

            Indudablemente que existen otras causas y mecanismos de producción de los ATI, pero estos son las más importantes.

            b.- ICTUS

            El ictus es un episodio de alteración neurológica aguda de origen vascular con súbita (segundos), rápida (horas) o, más raramente, sub-aguda (pocos días) aparición de síntomas y signos correspondientes a la afectación de áreas focales encefálicas.

            Según la naturaleza de la lesión podemos dividirlo en dos tipos de ictus:

            • Isquémicos (Infartos cerebrales).

            • Hemorrágicos.

            El infarto cerebral y la hemorragia cerebral intraparenquimatosa, por la afectación focal que producen en la masa encefálica, producen síntomas y signos neurológicos focales; sin embargo, la HSA, por lo general no se presenta con elementos de focalización neurológica sino con mucho dolor de cabeza y rigidez en el cuello de instalación aguda.

            i.- Infarto cerebral

            Los eventos isquémicos son los más frecuentes dentro del grupo de los ictus, representan hasta el 80% del total de los ictus.

            Conceptualmente se conocen como un grupo de manifestaciones clínicas (síntomas y signos) e imagenológicas (Tomografía Axial computarizada o Resonancia Magnética) que aparecen como consecuencia de la alteración cuantitativa o cualitativa de la irrigación sanguínea del encéfalo que provoca un déficit neurológico de más de 24 horas de duración, como expresión de la muerte de neuronas en la zona afectada.

            La expresión clínica del trastorno, es decir, las manifestaciones que presenta el paciente son muy variadas y como en los anteriores eventos, varían en dependencia del área afectada y puede oscilar desde ser asintomático, es decir, que no produzca síntomas; hasta llevar al paciente al coma y muerte.

            Con frecuencia se manifiestan con:

            • Debilidad o entumecimiento repentinos de la cara, el brazo o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo.

            • Confusión o dificultades repentinas para hablar o entender.

            • Problemas súbitos de la vista, como oscurecimiento o pérdida de visión en uno o ambos ojos.

            • Mareos o problemas repentinos con el equilibrio o la coordinación.

            • Problemas repentinos para moverse o caminar.

            • Dolores de cabeza, fuertes y repentinos de los que no se sabe la causa.

            Las dos variantes más frecuentes de ictus isquémicos desde el punto de vista de sus causas y del mecanismo por el cual se producen son:

            • Infartos aterotrombóticos.

            • Infartos cardioembólicos.

            Infarto aterotrombótico (trombosis cerebral).

            En este grupo se encuentran los infartos producidos por la estenosis u oclusión de una arteria, debido a una alteración en la pared de la arteria.

            Es el tipo de ictus de instalación más lenta. Con gran frecuencia va precedido de ATI. La causa general de los ictus aterotrombóticos es la aterosclerosis.

            Elementos importantes que de forma general caracterizan a estos eventos:

            • ATI previos.

            • Instalación lenta del cuadro:

            • A diferencia del ictus cardioembólico y las hemorragias, estos procesos suelen ser de instalación insidiosa.

            • Se distinguen las siguientes formas de constitución del ictus, vayan o no precedidos de ATI:

            • Instalación del cuadro en el transcurso de horas.

            • Progresión intermitente en las horas siguientes o días que pueden incluso mejorar durante horas y luego instalarse el déficit motor de un lado del cuerpo.

            • Otras variantes de instalación lenta y progresiva.

            • Edad avanzada.

            • Asociación con hipertensión arterial, diabetes, hábito de fumar, etc.

            • El comienzo o la progresión del ictus tiene lugar, a menudo, durante el sueño nocturno o poco después de levantarse.

            Infarto cerebral cardioembólico (embolia cerebral)

            Es el ictus provocado por la oclusión de un vaso por un émbolo procedente del corazón.

            Elementos clínicos:

            • Existencia de enfermedad cardiovascular productora de émbolos conocida previamente.

            • Inicio súbito, sin aviso previo.

            • Aparición del cuadro durante el día, en relación con la actividad física, esfuerzos bruscos, tos, etc.

            • Pueden ocurrir convulsiones.

            ii.- Ictus hemorrágicos (Hemorragias cerebrales)

            Hemorragia intraparenquimatosa

            Se debe a la rotura de vasos sanguíneos intracerebrales con salida de sangre hacia la masa encefálica formando una masa circular u oval que irrumpe en el tejido y crece en volumen mientras el sangramiento continúa comprimiendo y desplazando el tejido cerebral vecino.

            Si el sangramiento es grande se desplazan las estructuras de la línea media hacia el lado opuesto pudiendo comprometerse centros vitales del tallo cerebral, lo cual lleva al coma o a la muerte.De acuerdo a su causa, se dividen en traumáticas, es decir, provocadas por golpes, accidentes y espontáneas.

            Las hemorragias espontáneas pueden producirse por diferentes causas:

            • Hipertensión arterial.

            • Rotura de aneurismas cerebrales.

            • Rotura de malformaciones venosas cerebrales.

            • Tumores cerebrales.

            • Trastornos de la coagulación sanguínea.

            • Consumo de drogas (cocaína, anfetaminas). Y muchas otras.

            • El vómito es un síntoma diagnóstico importante, el dolor de cabeza se presenta con mucha frecuencia, pero puede estar ausente en hemorragias pequeñas.

            iii.- Hemorragia Subaracnoidea

            Representan generalmente más del 50% de todos los ictus hemorrágicos, tienen lugar por la ruptura de uno o más vasos sanguíneos a su paso por el espacio subaracnoideo.

            Cuando esto ocurre, la sangre irrumpe en el espacio subaracnoideo con una elevada presión y se manifiesta de forma clásica, con un cuadro de dolor de cabeza de gran intensidad, como un estallido y de instalación rápida, que en ocasiones se acompaña de una disminución variable del nivel de conciencia.

            Principales síntomas y signos.

            • Dolor de cabeza súbito e intenso.

            • Nauseas y vómitos.

            • Mareos.

            • Fatiga.

            • Visión doble.

            • Fotofobia.

            • Rigidez del cuello.

            • Trastornos visuales.

            • Trastornos de la fuerza muscular.

            • Confusión, agitación y coma.

            • Hipertensión arterial.

            La principal causa de este proceso es la rotura de aneurismas. Estos son dilataciones patológicas de las paredes arteriales que ocurren en un punto determinado de estas y que parece ser un proceso que se va gestando lentamente, en años, y que acaba formando un “saco” aneurismático el cual al romperse provoca el cuadro referido.

            Principales factores que pueden provocar la rotura de un aneurisma:

            • Hipertensión arterial.

            • El coito

            • Traumatismos

            • Estrés

          • Clasificación del ictus según el perfil evolutivo:

          • Esta clasificación es aplicable tanto al infarto como a la hemorragia cerebral. El perfil evolutivo del ictus es importante, pues puede implicar un cambio substancial en la actitud terapéutica. Se distinguen los siguientes tipos de ictus: ictus en mejoría, ictus en empeoramiento e ictus estable.

            Ictus en mejoría

            Es aquel cuyos síntomas y signos mejoran en las siguientes horas o pocos días tras el déficit máximo.

            Ictus en empeoramiento

            Los enfermos con ictus pueden empeorar por varias razones, pero la más común es el ictus en progresión (ictus progresivo), cuando el déficit inicial cambia y progresa hacia el empeoramiento, bien por un aumento de su intensidad o por adición de nuevos síntomas y signos. En sentido estricto, debe considerarse como ictus progresivo a aquel debido a un aumento del área lesionada por infarto o hemorragia, y no al ictus en empeoramiento debido a edema cerebral o a la concurrencia de otras causas (infección, hipoxia, deshidratación), que deberán ser convenientemente identificadas y tratadas.

            Cerca de la mitad de los pacientes muestran empeoramiento durante los primeros minutos u horas tras el comienzo del ictus. En aproximadamente un cuarto de todos los pacientes el empeoramiento acaece tras la hospitalización. La historia clínica a menudo detecta un probable empeoramiento, mientras que los repetidos exámenes clínicos son la mejor manera de detectar y documentar un ictus en empeoramiento o en progresión.

            El empeoramiento puede ser gradual, escalonado, cuando el déficit neurológico se incrementa rápidamente en una o más ocasiones con períodos intermedios sin cambios, o fluctuante, cuando al menos un episodio de empeoramiento es precedido de otro de mejoría.

            Ictus estable

            Cuando el déficit neurológico inicial no se modifica o lo hace mínimamente en un período de tiempo determinado. Para considerar estable un infarto en el territorio carotídeo el tiempo que debe transcurrir sin cambios clínicos es de 24 horas, debiendo ser de 72 horas en el territorio vertebrobasilar.

          • Encefalopatía Hipertensiva.

          • Este término se refiere a un cuadro agudo de cefalea, nauseas, vómitos, convulsiones (que pueden ser multifocales), confusión, estupor o coma y signos focales transitorios o definitivos, como consecuencia de una súbita y mantenida elevación de la presión arterial sistólica y/o diastólica, habitualmente en sujetos con hipertensión arterial crónica no controlada y, más raramente, en casos de hipertensión de reciente comienzo. La encefalopatía hipertensiva puede complicar la hipertensión de cualquier causa (enfermedad renal crónica, glomerulonefritis aguda, eclampsia, feocromocitoma o síndrome de Cushing), siendo sin embargo la causa más común la hipertensión esencial.

            A la exploración física, el nivel de consciencia suele estar relativamente más deprimido que la severidad de los signos neurológicos. Frecuentemente se puede objetivar papiledema con hemorragias en llama y exudados retinianos. La presión arterial diastólica es generalmente mayor de 130 mmHg y no hay aparente sangrado intracerebral o subaracnoideo, hecho que se demuestra con técnicas de neuroimagen y punción lumbar. La presión del líquido cefalorraquídeo suele estar aumentada.

          • Demencia vascular

          • Es el síndrome que cursa con demencia secundaria a lesiones cerebrales causadas por enfermedad cerebrovascular. Para definir demencia vascular se precisa de tres requisitos: el paciente debe cumplir criterios de demencia, debe haber evidencia de enfermedad cerebrovascular por historia, exploración y técnicas de neuroimagen, y ambos requisitos deben estar razonablemente relacionados. Son hechos sugerentes de demencia vascular: deterioro intelectual agudo en los tres meses siguientes a un accidente vascular cerebral con posterior evolución fluctuante o escalonada, historia de alteración de la marcha y caídas frecuentes, signos positivos en la exploración neurológica (motores, sensitivos, campimétricos, seudobulbares o extrapiramidales), predominio de déficit cognitivos subcorticales sobre los corticales y presencia de factores de riesgo cardiovascular.

          • Isquemia cerebral global

          • La disfunción cerebral global por isquemia se define como la disminución del flujo sanguíneo cerebral que afecta a todo el encéfalo de manera simultánea. El daño no se limita a territorios arteriales específicos, sino que afecta difusamente a los hemisferios cerebrales, con o sin lesión asociada del tronco del encéfalo y el cerebelo. Sus causas más frecuentes son el paro cardiaco y la cirugía con circulación extracorpórea. Sus consecuencias pueden ser desde déficit cognitivos leves (memoria, atención) hasta la amencia por necrosis neocortical (estado vegetativo persistente).

            En ocasiones se puede manifestar como síndromes focales (v.g. agnosia visual, síndrome del hombre en el barril, síndrome de Balint) en el caso de infartos hemodinámicos y de territorio frontera. En estos casos es difícil mantener el término de isquemia cerebral global pues, aunque la causa haya sido una hipoperfusión cerebral global, el área afectada es focal, lo que generalmente es debido al efecto de la hipoperfusión global asociada a aterosclerosis de las arterias cerebrales.

          • Infarto cerebral de causa inhabitual

          • La gran mayoría de los ictus isquémicos son debidos a cardioembolia, infarto lacunar o de origen aterotrombótico, estando un bajo porcentaje en relación a otras causas. Se ha calculado (Stroke Data Bank del NINDS) que un 2.9% de los infartos cerebrales son debidos a procesos infrecuentes. Éstos afectan principalmente a sujetos jóvenes y son responsables del 40% de los infartos cerebrales en menores de 50 años

            '{ECV} y {AVC}'

          • Infarto cerebral de causa indeterminada

          • Se trata de un diagnóstico de exclusión. Hablamos de infarto cerebral de origen indeterminado o incierto cuando las diferentes etiologías de infarto cerebral han sido razonablemente descartadas y no se ha encontrado ninguna que explique satisfactoriamente su causa, o bien existe más de una causa probable. Este tipo de infartos puede llegar a comprender hasta el 30% al 40% de todos los infartos cerebrales.

          • Infarto cerebral de origen venoso

          • El infarto de origen venoso es debido al obstáculo del drenaje venoso por trombosis (con o sin infección) de las venas cerebrales superficiales o profundas o de los senos venosos intracraneales. Con frecuencia son hemorrágicos debido al remanso de sangre en el parénquima por la obstrucción al drenaje de la sangre venosa.

            Las causas de trombosis venosas son múltiples. Las infecciosas han disminuido en los últimos años. Los estados hipercoagulables puerperales son muy frecuentes en la India. Destacan las infecciones (cara, senos, otitis, meningitis), vasculitis (lupus, Behçet...), coagulopatías hereditarias (déficit de antitrombina-III, proteínas C y S, disfibrinogenemia...), coagulopatías adquiridas y estados procoagulantes (anticonceptivos orales, L-asparraginasa, síndrome nefrótico, anticuerpos antifosfolípidos...), otras hemopatías (trombocitemia, hemoglobinuria paroxística nocturna, policitemia vera...) o alteraciones del flujo (deshidratación, insuficiencia cardiaca congestiva).

            Dependiendo de su localización anatómica las trombosis venosas más importantes son las de: venas corticales superficiales, seno longitudinal superior, seno recto, seno transverso y seno cavernoso.

          • Venas corticales superficiales

          • La trombosis aislada de estas venas es difícil de diagnosticar en vida. Básicamente produce un cuadro de déficit corticales progresivos en horas o pocos días, muchas veces precedidos de crisis parciales motoras. Es infrecuente y propio de pacientes jóvenes. Lo más común es que dichas venas se trombosen retrógradamente con relación a la trombosis de un seno venoso intracraneal.

          • Seno longitudinal superior

          • Su trombosis se manifiesta en la mitad de los casos como hipertensión intracraneal, con cefalea, nauseas y vómitos, que se puede acompañar de un cuadro focal (déficit motor, sensitivo o crisis parciales) unilateral, bilateral o alterno, en relación con trombosis de venas corticales y a la alteración del flujo cerebral por aumento de la presión venocapilar. Puede originar infartos venosos bilaterales, con frecuencia hemorrágicos.

          • Seno recto

          • Su trombosis es infrecuente. Produce un cuadro de estupor o coma por infartos, que pueden ser hemorrágicos, en ambos tálamos. Si se sobrevive las secuelas son graves, con situaciones de demencia, coreoatetosis generalizada o mutismo acinético.

          • Seno transverso

          • La trombosis de este seno cursa de forma subaguda y su causa suele ser una infección otomastoidea aguda. Cursa con dolor retroauricular y cefalea hemicraneal ipsilateral, que puede acompañarse de fiebre, rigidez nucal, síntomas de hipertensión intracraneal, y síntomas motores y visuales centrales.

          • Seno cavernoso

          • La trombosis del seno cavernoso está asociada frecuentemente a procesos infecciosos vecinos, como sinusitis esfenoidal, o tromboflebitis séptica de la vena angular de la cara. Cursa con dolor orbitario que aumenta con la presión sobre el globo ocular, quemosis conjuntival, exoftalmos, oftalmoplejía ipsilateral que puede hacerse bilateral y afección de la rama oftálmica del trigémino. Es frecuente la presencia de fiebre, rigidez nucal, ectasia de las venas retinianas y papiledema.

          • Enfermedad vascular medular

          • Las enfermedades vasculares de la médula espinal son infrecuentes en comparación con las cerebrales. A su nivel pueden producirse infartos de origen arterial trombótico o embólico, infartos venosos y hemorragias de diverso origen (malformaciones y fístulas arteriovenosas, angiomas y aneurismas) y localización (epidural, subdural, subaracnoidea, intramedular).

            La médula puede sufrir accidentes isquémicos transitorios (isquemia medular transitoria) debido a fenómenos de robo desde malformaciones arteriovenosas locales, émbolos de plaquetas o calcio desde una aorta ateromatosa y episodios hemodinámicos en territorios frontera por hipotensión o vasoespasmo, entre otros. Los síntomas consisten en cuadros transitorios de debilidad y parestesias en uno o ambos miembros inferiores.

            El cuadro más típico vascular espinal es el síndrome de la arteria espinal anterior, debido a infarto en el territorio de la arteria espinal anterior. La causa más frecuente es la aterosclerosis de aorta o de sus ramas. La clínica comprende parálisis fláccida y arreflexia iniciales (shock medular) con posterior aparición de hiperreflexia y otros automatismos medulares, nivel sensitivo espinotalámico y trastornos esfinterianos.

            El diagnóstico de estas enfermedades se ha facilitado con las modernas técnicas de neuroimagen (resonancia magnética y angiografías superselectivas). Todos los casos de disfunción medular aguda constituyen una urgencia neurológica que debe ser estudiada precozmente por neuroimagen para descartar una causa neuroquirúrgica potencialmente operable. El diagnóstico de infarto medular debe ser un diagnóstico de exclusión, dadas las múltiples causas que lo pueden simular.

          • ACCIDENTES VASCULARES CEREBRALES.

          • CABE DESTACAR QUE UN ACCIDENTE CEREBRO VASCULAR Y UN ACCIDENTE VASCULAR CEREBRAL ES LO MISMO TIENE LAS MISMA CONSECUENCIAS LA MISMA DEFINICON.

            ¿Qué es un accidente cerebrovascular?

            Un accidente vascular cerebral ocurre cuando el suministro de sangre a una parte del cerebro se interrumpe repentinamente o cuando un vaso sanguíneo en el cerebro se rompe, derramando sangre en los espacios que rodean a las células cerebrales, puede decirse que una persona con una pérdida de flujo sanguíneo al cerebro o una hemorragia repentina en el cerebro tiene un "ataque cerebral" o sufre un accidente cerebro vascular.

            Las células cerebrales mueren cuando dejan de recibir oxígeno y nutrientes de la sangre o cuando son dañadas por una hemorragia repentina en el cerebro y alrededor del mismo. Isquemia es el término utilizado para describir la pérdida de oxígeno y nutrientes en las células cerebrales cuando no existe un flujo adecuado de sangre. La isquemia conduce finalmente a un infarto, la muerte de células cerebrales que con el tiempo son sustituidas por una cavidad llena de fluido en el cerebro lesionado.

            Cuando se interrumpe el flujo de sangre al cerebro, algunas células cerebrales mueren inmediatamente, mientras que otras permanecen sometidas a riesgo de morir. Estas células dañadas constituyen la penumbra isquémica y pueden permanecer en un estado de riesgo por varias horas. Con tratamiento oportuno, estas células pueden salvarse. La penumbra isquémica se trata más detalladamente en el Apéndice.

          • Hay dos formas de accidente vascular cerebral:

          • El accidente vascular cerebral isquémico

          • Un accidente vascular Cerebral isquémico ocurre cuando una arteria que suministra sangre al cerebro queda bloqueada, reduciendo repentinamente, o interrumpiendo el flujo de sangre y, con el tiempo, ocasionando un infarto en el cerebro. Aproximadamente un 80 por ciento de todos los accidentes cerebrovasculares son de tipo isquémico. Los coágulos de sangre son la causa más común de bloqueo arterial y de infarto cerebral. El proceso de coagulación es necesario y beneficioso en todo el cuerpo debido a que detiene la hemorragia y permite reparar las áreas dañadas de las arterias o de las venas. Sin embargo, cuando los coágulos de sangre se forman en el lugar incorrecto dentro de una arteria, ocasionan una lesión devastadora al interferir con el flujo normal de sangre. Los problemas de coagulación se hacen más frecuentes a medida que las personas avanzan en edad.

            Los coágulos de sangre pueden ocasionar isquemia e infarto de dos formas. Un coágulo que se forma en una parte del cuerpo fuera del cerebro puede trasladarse a través de los vasos sanguíneos y quedar atrapado en una arteria cerebral. Este coágulo libre se denomina émbolo y a menudo se forma en el corazón. Un accidente vascular cerebral ocasionado por un émbolo se denomina accidente cerebrovascular embólico. La segunda clase de accidente cerebro-vascular isquémico, llamado accidente cerebrovascular trombótico, es ocasionado por una trombosis. Una trombosis es la formación de un coágulo de sangre en una de las arterias cerebrales que permanece fijo a la pared arterial hasta que aumenta de tamaño, lo suficiente para bloquear el flujo de sangre al cerebro.

            Los accidentes cerebrovasculares isquémicos también pueden ser ocasionados por estenosis, o estrechamiento de una arteria debido a la acumulación de placa (una mezcla de sustancias grasas, incluyendo el colesterol y otros lípidos) y de coágulos de sangre a lo largo de la pared arterial. La estenosis puede ocurrir tanto en las arterias grandes como en las pequeñas y, por tanto, se llama enfermedad de vasos grandes o enfermedad de vasos pequeños, respectivamente. Cuando ocurre un accidente vascular cerebro debido a una enfermedad de vasos pequeños, se desarrolla un infarto muy pequeño, llamado a veces infarto lagunar, de la palabra francesa "lacune" que significa "laguna" o "cavidad".

            La enfermedad de los vasos sanguíneos más común que ocasiona estenosis es la arteriosclerosis. En la arteriosclerosis, depósitos de placa se acumulan a lo largo de las paredes interiores de las arterias grandes y medianas, ocasionando un aumento en el espesor, endurecimiento y pérdida de elasticidad de las paredes arteriales y una reducción en el flujo sanguíneo. El rol del colesterol y los lípidos sanguíneos con respecto al riesgo de accidente cerebrovascular se trata en la sección sobre colesterol en este documento "¿Quién esta sometido a riesgo de surfrir un accidente cerebrovascular?

              • Ataques isquémicos transitorios:

            Ataques isquémicos transitorios

            Un ataque isquémico transitorio, llamado a veces un "mini-accidente cerebrovascular" (conocido en inglés como TIA), comienza exactamente igual que un accidente cerebrovascular pero luego se resuelve sin dejar síntomas o déficits notables. La aparición de un ataque isquémico transitorio es una advertencia de que la persona está sometida a riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular más grave y debilitante.

            De la cifra aproximada de 50,000 norteamericanos que tienen un ataque isquémico transitorio cada año, una tercera parte, aproximadamente, sufrirá un accidente cerebrovascular agudo en algún momento en el futuro. La adición de otros factores de riesgo aumenta el riesgo de la persona de sufrir un accidente cerebrovascular recurrente.

            La duración promedio de un ataque isquémico transitorio son unos cuantos minutos. En casi todos los ataques isquémicos transitorios, los síntomas desaparecen como en una hora. No hay forma de decir si los síntomas presentan solamente un ataque isquémico transitorio o si los síntomas persistirán y conducirán a la muerte o a la incapacitación. El paciente y aquellos que le rodean deberían suponer que todos los síntomas del accidente cerebrovascular presentan un cuadro de emergencia y no deberían esperar a comprobar si los síntomas desaparecen

          • El accidente Cerebrovascular hemorrágico

          • En un cerebro saludable, que funciona, las neuronas no entran en contacto directo con la sangre. El oxígeno vital y los nutrientes que las neuronas necesitan de la sangre llegan a las neuronas a través de paredes delgadas de los capilares cerebrales. Las glias (celdas del sistema nervioso que soportan y protegen a las neuronas) forman una barrera sanguínea-cerebral o hemoencefálica -- una trama compleja que rodea a los vasos sanguíneos y capilares y controla qué elementos de la sangre pueden pasar a través a las neuronas.

            Cuando se rompe una arteria en el cerebro, la sangre pasa al tejido circundante y perturba no sólo el suministro de sangre sino el equilibrio químico delicado que las neuronas requieren para funcionar. A este tipo de accidente cerebrovascular se le llama accidente cerebrovascular hemorrágico. Estos accidentes hemorrágicos representan aproximadamente un 20 por ciento de todos los ataques cerebrovasculares. La hemorragia ocurre de varias formas. Una causa común es una aneurisma sangrante, un lugar débil o delgado en una pared arterial. Con el tiempo, estos lugares débiles se dilatan o se hinchan en forma de globo bajo una presión arterial elevada. Las paredes delgadas de estas aneurismas en forma de globo pueden romperse y derramar sangre en el espacio que rodea a las células cerebrales.

            La hemorragia también ocurre cuando las paredes arteriales se rompen. Las paredes arteriales incrustadas con placa pierden con el tiempo su elasticidad y se tornan quebradizas y delgadas, propensas a romperse. La hipertensión o la alta presión sanguínea aumenta el riesgo de que una pared arterial quebradiza ceda y libere sangre dentro del tejido cerebral circundante.

            Una persona con malformación arteriovenosa también tiene un riesgo mayor de sufrir un accidente hemorrágico. Las malformaciones arteriovenosas son un conglomerado de vasos sanguíneos y capilares defectuosos dentro del cerebro que tienen paredes delgadas y pueden, por tanto, romperse.

            La sangre procedente de las arterias cerebrales rotas puede pasar a la sustancia del cerebro o a los distintos espacios que rodean al cerebro. Una hemorragia intracerebral ocurre cuando un vaso sanguíneo dentro del cerebro derrama sangre en el propio cerebro. Hemorragia subaracnoide es la hemorragia bajo las meninges o membranas exteriores del cerebro al espacio delgado lleno de fluido que rodea al cerebro.

            El espacio subaracnoide separa a la membrana aracnoide de la membrana pia mater subyacente. Contiene un líquido claro (fluido cerebroespinal), así como los vasos sanguíneos pequeños que suministran sangre a la superficie exterior del cerebro. En una hemorragia subaracnoide, una de las pequeñas arterias dentro del espacio subaracnoide se rompe, inundando de sangre el área y contaminando el fluido cerebroespinal. Puesto que el fluido cerebroespinal fluye a través del cráneo, dentro de los espacios del cerebro, la hemorragia subaracnoide puede conducir a un extenso daño en todo el cerebro. De hecho, la hemorragia subaracnoide es el más mortal de todos los accidentes cerebrovasculares.

              • Accidente cerebrovascular recurrente

            El accidente cerebrovascular recurrente es frecuente --aproximadamente un 25 por ciento de las personas que se recuperan del primer accidente cerebrovascular tienen otro dentro de 5 años. El accidente cerebrovascular recurrente es un importante elemento que contribuye a la incapacitación y a la muerte por accidente cerebrovascular. El riesgo de sufrir una incapacitación severa o muerte por un accidente cerebrovascular aumenta con cada accidente cerebrovascular recurrente. El riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular recurrente es mayor inmediatamente después de sufrir uno de estos episodios, y disminuye con el curso del tiempo. Aproximadamente, un 3 por ciento de los pacientes que sufren un accidente cerebrovascular tendrá otro accidente cerebrovascular dentro de 30 días de sufrir el primero. Una tercera parte de los accidentes cerebrovasculares recurrentes ocurrirá dentro de los primeros 2 años de ocurrir el primer accidente

          • ¿Cómo se reconoce un accidente cerebrovascular?

          • Los síntomas de un accidente cerebrovascular aparecen repentinamente. Trate de detectar estos síntomas y esté preparado para actuar con rapidez para ayudarse a usted mismo o para ayudar a alguna persona con la que usted se encuentre:

            • Falta de sensación o debilidad repentina en la cara, el brazo, o la pierna, especialmente en un lado del cuerpo.

            • Confusión repentina, o problema al hablar o comprender lo que se habla.

            • Problema repentino en ver por uno o por ambos ojos.

            • Problema repentino al caminar, mareos o pérdida de equilibrio o de coordinación.

            • Dolor de cabeza severo repentino sin causa conocida.

          • Signos y síntomas

              • Entumecimiento o debilidad repentina de la cara, el brazo, o la pierna, especialmente si es en un solo lado del cuerpo.

              • Confusión repentina o problemas con el habla o comprendiendo lo que le dicen.

              • Problemas repentinos con la visión en uno o en ambos ojos.

              • Problemas repentinos en el caminar, mareos, o pérdida del equilibro o de la coordinación.

              • Dolor de cabeza severo repentino sin causa conocida

              • Causas de un AVC

              • Esta enfermedad ocurre cuando los vasos sanguíneos que conducen oxígeno y nutrientes al cerebro se rompen o se ocluyen por una embolia sanguínea o una trombosis. A consecuencia de esta ruptura o bloqueo en la circulación de sangre, parte del cerebro no recibe flujo; se priva de oxígeno y las células cerebrales afectadas no pueden funcionar y mueren en minutosa causa de la Hipoxia. Cuando estas células mueren, la parte del cuerpo controlada por ellas dejan de funcionar. Los efectos devastadores del ACV son generalmente permanentes porque mueren las células cerebrales las cuales no pueden ser reemplazadas por otras. Las causas pueden ser la ruptura súbita de un vaso (Hemorragia cerebral) o un coágulo formado ahí mismo por ateroesclerosis o transportado de algún otro sitio (Embolia Cerebral) que obstruya la circulación sanguínea hacia el tejido cerebral dando por resultado la muerte de estas células nerviosas llamadas neuronas (Infarto Cerebral).

              • ¿Quién está sometido a riesgo de sufrir un AVC?

              • Algunas personas están sometidas a un riesgo mayor de sufrir un accidente cerebrovascular que otras. Entre los factores de riesgo imposibles de modificar figuran la edad, el género, la raza/etnicidad, y un historial de accidentes cerebrovasculares en la familia. En cambio, otros factores de riesgo de accidente cerebrovascular, tales como la alta presión sanguínea o el uso de cigarrillos, pueden ser modificados o controlados por la persona sometida a dicho riesgo.

              • Factores de riesgo no modificables

              • Es un mito que el accidente cerebrovascular ocurre sólo en los adultos. En realidad, el accidente cerebrovascular ocurre en todos los grupos de edades, desde los fetos aún en el vientre materno hasta las personas de 100 años. Es cierto, no obstante, que las personas mayores de edad tienen un riesgo más alto de sufrir un accidente cerebrovascular que la población en general y que el riesgo de accidente cerebrovascular aumenta con la edad. Por cada década después de la edad de 55 años, el riesgo de accidente cerebrovascular se duplica, y dos terceras partes de todos los accidentes cerebrovasculares ocurren en personas mayores de 65 años.

                Las personas mayores de 65 años también tienen un riesgo siete veces mayor de morir de un accidente cerebrovascular que la población en general. Y la incidencia del accidente cerebrovascular está aumentando proporcionalmente con el incremento de la población de edad avanzada. Cuando los niños nacidos en los años de la explosión demográfica lleguen a ser personas mayores de 65 años de edad, el accidente cerebrovascular y otras enfermedades típicas de la vejez, tomarán un significado aún mayor en el campo de la salud.

                El género o sexo de la persona también contribuyen al factor de riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Los hombres tienen un mayor riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular; sin embargo, un mayor número de mujeres mueren debido a accidentes cerebrovasculares. El riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular entre los hombres es 1.25 veces al de las mujeres. Pero los hombres no viven tanto como las mujeres, por lo que los hombres son usualmente más jóvenes cuando sufren un accidente cerebrovascular y, por tanto, tienen una tasa de supervivencia más elevada que las mujeres. En otras palabras, aún cuando las mujeres sufren menos accidentes cerebrovasculares que los hombres, las mujeres son por lo general más viejas cuando sufren estos accidentes cerebrovasculares y son más susceptibles de morir debido a los mismos.

                El accidente cerebrovascular parece estar generalizado en algunas familias. Varios factores pudieran contribuir a un riesgo de accidente cerebrovascular familiar. Los miembros de una familia pudieran tener una tendencia genética a factores de riesgo del accidente cerebrovascular, tales como una predisposición heredada a la hipertensión o a la diabetes. La influencia de un estilo de vida común entre los miembros de la familia pudiera contribuir también al accidente cerebrovascular familiar.

                El riesgo de accidente cerebrovascular varía entre los diferentes grupos étnicos y raciales. La incidencia de accidente cerebrovascular entre los afroamericanos es casi el doble de la de los norteamericanos de raza blanca. También el doble de afroamericanos que sufren un accidente cerebrovascular mueren por el evento en comparación con los norteamericanos de raza blanca. Los afroamericanos entre las edades de 45 y 55 años tienen de cuatro a cinco veces mayor probabilidad de morir debido a un accidente cerebrovascular que las personas de la raza blanca. Después de la edad de 55 años, la tasa de mortalidad por accidente cerebrovascular entre las personas blancas aumenta y es igual a la tasa de los afroamericanos.

              • Otros factores de riesgo

              • Los factores de riesgo más importantes en los accidentes cerebrovasculares son la hipertensión, la enfermedad cardiaca, la diabetes y el consumo de cigarrillos. Otros factores incluyen el elevado consumo de alcohol, niveles altos de colesterol en la sangre, consumo de drogas ilícitas y condiciones genéticas o congénitas, especialmente anomalías vasculares. Las personas con más de un factor de riesgo tienen lo que se conoce como una "amplificación del riesgo". Esto significa que los factores de riesgo múltiples aumentan sus efectos destructivos y crean un riesgo general mayor que el efecto acumulativo simple de los factores de riesgo individuales

                • Hipertensión

                De todos los factores de riesgo que contribuyen al accidente cerebrovascular, el más poderoso es la hipertensión o la alta presión sanguínea. Las personas con hipertensión tienen un riesgo de accidente cerebrovascular que es de cuatro a seis veces más elevado que el riesgo de los que no tienen hipertensión. Una tercera parte de la población estadounidense adulta, aproximadamente 50 millones de personas (incluyendo de un 40 a un 70 por ciento de los que ahora tienen más de 65 años de edad), sufren presión sanguínea elevada. De un 40 a un 90 por ciento de las personas que sufren accidentes cerebrovasculares, tienen alta presión sanguínea antes de ocurrir el accidente cerebrovascular.

                Una presión sistólica de 120 mm de Hg por encima de una presión diastólica de 80 mm de Hg se considera generalmente normal. Una presión sanguínea elevada persistentemente mayor de 140 sobre 90 conduce a un diagnóstico de enfermedad llamada hipertensión. El impacto de la hipertensión en el riesgo total de accidente cerebrovascular disminuye a medida que aumenta la edad, por lo que otros factores adicionales desempeñan un papel mayor en el riesgo general de accidente cerebrovascular en los adultos de más edad. En las personas sin hipertensión, el riesgo absoluto de accidente cerebrovascular aumenta con el curso del tiempo hasta alrededor de la edad de 90 años, cuando el riesgo absoluto viene a ser el mismo que el de las personas con hipertensión.

                Así como en el accidente cerebrovascular, hay una diferencia entre mujeres y hombres en la prevalencia de la hipertensión. En las personas más jóvenes, la hipertensión es más común entre los hombres que entre las mujeres; al aumentar la edad, más mujeres que hombres tienen hipertensión. Esta diferencia de hipertensión entre hombres y mujeres y según la edad, probablemente tiene un impacto en la incidencia y prevalencia del accidente cerebrovascular en estas poblaciones.

                El medicamento antihipertensivo puede reducir el riego de accidente cerebrovascular de una persona. Estudios recientes indican que el tratamiento puede disminuir la tasa de incidencia de accidente cerebrovascular en un 38 por ciento y reducir la tasa de mortalidad en un 40 por ciento. Entre los agentes hipertensivos comunes figuran los agentes adrenérgicos, los betabloqueadores, los inhibidores de enzimas que convierten angiotensina, los bloqueadores de canales de calcio, los diuréticos y los vasodilatadores.

                • Enfermedad cardiaca

                Riesgo de accidente cerebro vascular es la enfermedad cardiaca, en especial una condición conocida como fibrilación atrial. La fibrilación atrial es la palpitación irregular del atrio izquierdo, o la cámara superior izquierda del corazón. En las personas con fibrilación atrial, el atrio izquierdo late a un ritmo cuatro veces más acelerado que el resto del corazón. Esto conduce a un flujo irregular de sangre y a la formación ocasional de coágulos de sangre que pueden salir del corazón y trasladarse al cerebro, ocasionando un accidente cerebrovascular.

                Otras formas de enfermedad cardiaca que aumentan el riesgo de accidente cerebro vascular son las malformaciones de las válvulas del corazón o el músculo del corazón. Algunas enfermedades valvulares, como la estenosis de la válvula mitral o la calcificación anular mitral, pueden duplicar el riesgo de accidente vascular Cerebral, independientemente de otros factores de riesgo.

                Las malformaciones del músculo del corazón también pueden aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular. El "patent foramen ovale" (PFO) es un conducto o agujero (llamado a veces "derivación") en la pared del corazón que separa a los dos atrios o cámaras superiores del corazón. Los coágulos en la sangre son filtrados usualmente por los pulmones, pero el PFO podría permitir que émbolos o coágulos de sangre no entren a los pulmones y pasen directamente a través de las arterias al cerebro, potencialmente ocasionando un accidente cerebrovascular.

                Otro factor de riesgo de accidente cerebrovascular es la cirugía cardiaca para corregir malformaciones del corazón o invertir los efectos de la enfermedad cardiaca. Los accidentes cerebrovasculares que ocurren durante la cirugía cardiaca son usualmente el resultado de placas que se desplazan quirúrgicamente de la aorta y se trasladan a través de la corriente sanguínea hasta las arterias en el cuello y la cabeza, ocasionando un accidente cerebrovascular. La cirugía cardiaca aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular de una persona en un 1 por ciento.

                • Diabetes

                La diabetes es otra enfermedad que aumenta el riesgo de una persona de sufrir un accidente cerebrovascular. Las personas con diabetes tienen tres veces el riesgo de un accidente cerebrovascular de las personas sin diabetes. El riesgo relativo de accidente cerebrovascular de la diabetes alcanza el punto más elevado en los cincuenta y sesenta años de edad y disminuye después de los sesenta años.

                Al igual que la hipertensión, el riesgo relativo de accidente cerebrovascular por diabetes es más elevado en los hombres a una edad más temprana y más elevado en las mujeres a una edad más avanzada. Las personas con diabetes pueden también tener otros factores de riesgo que pueden contribuir a aumentar el riesgo general de accidente cerebrovascular. Por ejemplo, la prevalencia de hipertensión es 40 por ciento más elevada en la población diabética que en la población general.

                • Niveles de colesterol en la sangre

                La mayoría de las personas saben que los niveles de colesterol altos contribuyen a la enfermedad cardiaca. Pero muchas personas no comprenden que un nivel alto de colesterol también contribuye al riesgo de accidente cerebrovascular. El colesterol, una sustancia similar a la cera producida por el hígado, es un producto vital del cuerpo. Contribuye a la producción de las hormonas y la vitamina D y es un componente integral de las membranas celulares.

                El hígado fabrica suficiente colesterol para atender las necesidades del cuerpo y esta producción natural de colesterol sola no es un importante factor contribuyente a la arteriosclerosis, a la enfermedad cardiaca y al accidente cerebrovascular. La investigación ha demostrado que el peligro del colesterol proviene de la ingestión dietética de alimentos que contienen altos niveles de colesterol. Los alimentos con alto contenido de grasa saturada y colesterol, como las carnes, los huevos y los productos lácteos, pueden aumentar la cantidad de colesterol total en el cuerpo a niveles alarmantes, contribuyendo al riesgo de arteriosclerosis y al aumento en el espesor de las arterias.

                El colesterol se clasifica como un lípido, lo que significa que es soluble en grasa en vez de ser soluble en agua. Otros lípidos son los ácidos grasos, los glicéridos, el alcohol, las ceras, los esteroides y las vitaminas solubles en grasa, tales como la A, D, y E. Los lípidos y el agua, como el aceite y el agua, no se mezclan. La sangre es un líquido con base de agua, por lo que el colesterol no se mezcla con la sangre. A fin de trasladarse a través de la sangre sin acumulación, el colesterol necesita estar cubierto por una capa de proteína. El colesterol y la proteína juntos se denominan lipoproteínas.

                Hay dos clases de colesterol, llamados comúnmente "colesterol bueno" y "colesterol malo". El colesterol bueno es lipoproteína de alta densidad o LAD (en inglés HDL); el colesterol malo es lipoproteína de baja densidad o LBD (en inglés LDL). Juntas, estas dos formas de colesterol constituyen el nivel de colesterol total en la sangre de una persona. La mayoría de las pruebas de colesterol miden el nivel de colesterol total en la sangre y muchas veces no distinguen entre el colesterol bueno y el colesterol malo. En las pruebas de colesterol total en la sangre, se considera seguro un nivel inferior a 200 mg/dL *, mientras que un nivel de más de 240 se considera peligroso y pone a una persona en riesgo de enfermedad cardiaca y de sufrir un accidente cerebrovascular.

                La mayor parte del colesterol en el cuerpo está en forma de lipoproteína de baja densidad o LBD o "colesterol malo". Las lipoproteínas de baja densidad circulan a través de la corriente sanguínea, recogiendo el exceso de colesterol y depositando el colesterol donde se necesita (por ejemplo, para la producción y mantenimiento de membranas celulares). Pero cuando comienza a circular demasiado colesterol en la sangre, el cuerpo no puede manejar el exceso de lipoproteínas de baja densidad que se acumula a lo largo del interior de las paredes arteriales.

                Una persona puede reducir su riesgo de arteriosclerosis y de sufrir un accidente cerebrovascular mejorando sus niveles de colesterol. Una dieta saludable y ejercicio regular son las mejores formas de reducir los niveles totales de colesterol. En algunos casos, los médicos recetan medicamentos para reducir el colesterol y estudios recientes han demostrado que los tipos más nuevos de estos medicamentos, llamados inhibidores de reductasa o medicamentos de estatina, reducen notablemente el riesgo de accidente cerebrovascular en la mayoría de los pacientes con colesterol elevado. Los científicos consideran que las estatinas pueden actuar reduciendo la cantidad de colesterol malo que el cuerpo produce y reduciendo la reacción inmunológica inflamatoria del cuerpo a la placa de colesterol asociada con la arteriosclerosis y con el accidente cerebrovascular.

              • Factores de riesgo de estilo de vida modificables

              • El consumo de cigarrillos es el factor de riesgo modificable más poderoso que contribuye a la enfermedad cerebrovascular. El consumo de cigarrillos casi duplica el riesgo de una persona de sufrir un accidente cerebrovascular isquémico, independiente de otros factores de riesgo, y aumenta el riesgo de una persona de hemorragia subaracnoide hasta en un 3.5 por ciento. El consumo de cigarrillos es responsable directamente de un mayor porcentaje del número total de accidentes cerebro vasculares en los adultos jóvenes que en otros adultos. Otros factores de riesgo -tales como la hipertensión, la enfermedad cardiaca y la diabetes -representan más del número total de accidentes vasculares cerebro en los adultos de más edad.

                Los grandes fumadores están sometidos a un riesgo mayor de accidente vascular cerebral que los fumadores menos asiduos. El riesgo relativo de accidentes cerebrovasculares disminuye inmediatamente después de dejar de fumar, observándose una reducción importante del riesgo después de 2 a 4 años. Lamentablemente, puede llevar varias décadas para que el riesgo de un ex-fumador descienda al nivel de una persona que nunca ha fumado.

                El consumo de cigarrillos aumenta el riesgo de una persona de sufrir un accidente cerebrovascular al promover la arteriosclerosis y aumentar los niveles de factores de coagulación de la sangre, tales como el fibrinógeno. Además de promover condiciones asociadas a accidentes cerebrovasculares, el consumo de cigarrillos también aumenta el daño que resulta del accidente cerebrovascular al debilitar la pared endotelial del sistema cerebrovascular. Esto conduce a un daño mayor del cerebro por los eventos que ocurren en la etapa secundaria del accidente cerebrovascular. (Los efectos secundarios del accidente cerebrovascular se tratan más detalladamente en el Apéndice.)

                El consumo elevado de alcohol es otro factor de riesgo modificable de accidente cerebrovascular. Por lo general, un incremento en el consumo de alcohol conduce a un incremento en la presión sanguínea. Si bien los científicos están de acuerdo en que el consumo fuerte de bebidas alcohólicas constituye un riesgo de hemorragia y de accidente cerebrovascular isquémico, en varios estudios de investigación se ha encontrado que el consumo diario de cantidades pequeñas de alcohol tiene una influencia protectora contra el accidente cerebrovascular isquémico, quizás debido a que el alcohol reduce la capacidad de coagulación de las plaquetas en la sangre.

                El consumo moderado de alcohol puede actuar de la misma forma que la aspirina en reducir la coagulación de la sangre y evitar el accidente cerebrovascular isquémico. El fuerte consumo de alcohol, no obstante, puede agotar gravemente el número de plaquetas y comprometer la coagulación de la sangre y la viscosidad de la sangre conduciendo a hemorragias. Además, el consumo asiduo o en cantidades excesivas de alcohol puede conducir a un efecto de rebote después de que el alcohol se ha eliminado del cuerpo. Las consecuencias de este efecto de rebote son las de que la viscosidad de la sangre (o el espesor), y los niveles de plaquetas aumentan extraordinariamente después de beber en cantidad, con lo que aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular isquémico.

                El consumo de drogas ilícitas, tales como la cocaína y el crac, puede también ocasionar un accidente cerebrovascular. La cocaína puede actuar sobre otros factores de riesgo, tales como la hipertensión, la enfermedad cardíaca y la enfermedad vascular desencadenando un accidente cerebrovascular. La cocaína también reduce el flujo de sangre cerebrovascular relativo hasta en un 30 por ciento, ocasiona constricción vascular e inhibe el relajamiento vascular, conduciendo a un estrechamiento de las arterias. También afecta al corazón, ocasionando arritmias y un ritmo cardiaco acelerado que puede conducir a la formación de coágulos de sangre.

                El consumo de marihuana también puede ser un factor de riesgo de accidente cerebrovascular. La marihuana reduce la presión sanguínea y puede interactuar con otros factores de riesgo, tales como la hipertensión y el consumo de cigarrillos, ocasionando niveles de presión de sangre rápidamente fluctuantes, lo que ocasiona daño en los vasos sanguíneos.

                Otras drogas objeto de abuso, tales como las anfetaminas, la heroína y los esteroides anabólicos (e incluso algunas drogas legales y comunes, tales como la cafeína y la L-asparaginasa y la pseudoefedrina que se encuentran en descongestionantes vendidos sin receta), se ha sospechado que aumentan el riesgo de una persona de sufrir un accidente cerebrovascular. Muchas de estas drogas son vasoconstrictores, lo que significa que pueden hacer que los vasos sanguíneos se estrechen y aumente la presión de la sangre.

                • Lesiones en la cabeza y el cuello

                Las lesiones en la cabeza o en el cuello pueden dañar el sistema cerebro vascular y ocasionar un pequeño número de accidentes cerebro vasculares. La lesión en la cabeza o lesión cerebral traumática puede ocasionar hemorragia dentro del cerebro, lo que conduce a un daño similar al ocasionado por un accidente cerebro vascular hemorrágico. La lesión del cuello, cuando está asociada con un desgarre espontáneo de las arterias vertebrales o carótidas ocasionado por una extensión repentina y severa del cuello, rotación del cuello o presión en la arteria, es una causa que contribuye al accidente cerebro vascular, especialmente en los adultos jóvenes. Este tipo de accidente cerebro vascular se llama a menudo "síndrome de peluquería", y se refiere a la práctica de extender el cuello hacia atrás para lavarse el cabello en las peluquerías. Los ejercicios calisténicos del cuello, el beber "de un tirón inclinando la cabeza" y la manipulación quiropráctica mal realizada del cuello también pueden aplicar tensión en las arterias vertebrales y carótidas, conduciendo posiblemente a un accidente cerebro vascular isquémico.

                • Infecciones

                Recientes infecciones virales y bacterianas pueden actuar con otros factores de riesgo añadiendo un pequeño riesgo de accidente cerebro vascular. El sistema inmunológico responde a la infección aumentando la inflamación y las propiedades de la sangre contra la infección. Lamentablemente, esta respuesta inmunológica aumenta el número de factores de coagulación en la sangre, lo que conduce a un riesgo mayor de accidente cerebro vascular embólico-isquémico

              • Factores de riesgo genéticos

              • Aunque puede no haber un factor genético único asociado con los accidentes cerebro vasculares, los genes sí desempeñan un papel importante en la expresión de los factores de riesgo de accidentes cerebrovasculares, tales como la hipertensión, la enfermedad cardíaca, la diabetes y las malformaciones vasculares. También es posible que un riesgo mayor de accidente cerebrovascular dentro de una familia se deba a factores ambientales, tales como un estilo de vida sedentario común o malos hábitos de alimentación, en vez de a factores hereditarios.

                Las malformaciones vasculares que ocasionan un accidente cerebrovascular pueden ser el vínculo genético más fuerte de todos los factores de riesgo de accidentes cerebrovasculares. Una malformación vascular es un vaso sanguíneo anormalmente formado o un grupo de vasos sanguíneos malformados. Una enfermedad vascular genética llamada CADASIL, que significa "cerebral autosomal dominant arteriopathy", o en español, arteriopatía cerebral dominante autosomal, con infartos subcorticales y leucoencefalopatía.

                CADASIL es una enfermedad vascular congénita, genéticamente heredada y rara del cerebro que ocasiona accidentes cerebrovasculares, demencia subcortical, dolores de cabeza similares a la migraña y problemas psiquiátricos. CADASIL es muy debilitante y los síntomas aparecen usualmente alrededor de la edad de los 45 años. Aunque CADASIL puede tratarse con cirugía para reparar los vasos sanguíneos defectuosos, los pacientes mueren a menudo hacia la edad de 65 años. La incidencia exacta de CADASIL en los Estados Unidos es desconocida.

              • ¿Qué terapias contra el accidente cerebrovascular están disponibles?

              • Los médicos tienen una amplia gama de terapias entre las cuales pueden seleccionar al determinar el mejor plan terapéutico para un paciente que presenta un cuadro de accidente cerebrovascular.

                El tipo de terapia que un paciente debería recibir depende de la etapa de la enfermedad cerebrovascular.

                En general, hay tres etapas de tratamiento:

                (1) la prevención del accidente cerebrovascular;

                (2) la terapia provista inmediatamente después de la persona sufrir un accidente cerebrovascular;

                (3) la rehabilitación del paciente después de sufrir el accidente cerebrovascular.

                Las terapias para prevenir un primer accidente cerebrovascular o evitar accidentes cerebrovasculares recurrentes se basan en el tratamiento de los factores de riesgo subyacentes de la persona, tales como la hipertensión, la fibrilación atrial y la diabetes, o prevenir la formación generalizada de coágulos de la sangre que pueden ocasionar accidentes cerebrovasculares isquémicos en cada persona, independientemente de si se encuentran presentes o no factores de riesgo.

                Las terapias para el accidente cerebrovascular agudo tratan de detenerlo mientras éste está ocurriendo, disolviendo con rapidez el coágulo de sangre que ocasiona el accidente cerebrovascular, o deteniendo la hemorragia ocasionada por un accidente cerebrovascular hemorrágico.

                El objeto de la rehabilitación del paciente después de ocurrir el accidente cerebrovascular consiste en ayudar a la persona a superar las incapacidades que resultan del daño producido por el accidente cerebrovascular.

              • Las terapias para tratar el accidente cerebrovascular:

                • Medicamento

                La terapia con medicamentos o fármacos es el tratamiento más común para el accidente cerebrovascular. Los tipos más populares de medicamentos utilizados para prevenir o tratar el accidente cerebrovascular son los agentes antitrombóticos (agentes contra plaquetas y anticoagulantes), agentes trombolíticos y neuroprotectores.

                Los agentes antitrombóticos evitan la formación de coágulos de sangre que pueden quedar alojados en una arteria cerebral y que ocasionan accidentes cerebrovasculares. Los medicamentos contra plaquetas evitan los coágulos reduciendo la actividad de las plaquetas, las células sanguíneas que contribuyen a la propiedad coagulante de la sangre. Estos medicamentos reducen el riesgo de formación de coágulos de sangre, reduciendo así el riesgo de accidente cerebrovascular isquémico. En el contexto del accidente cerebrovascular, los médicos prescriben medicamentos contra plaquetas principalmente con fines de prevención.

                El medicamento más ampliamente conocido y utilizado contra las plaquetas es la aspirina. Otros medicamentos contra plaquetas son el clopidogrel y la ticlopidina.

                Los anticoagulantes reducen el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular al reducir la propiedad de coagulación de la sangre. Entre los anticoagulantes más comúnmente utilizados figuran la warfarina (conocida también como Coumadin®) y la heparina.

                El estudio clínico de Prevención del Accidente vascular cerebral en Fibrilación Atrial (SPAF) encontró que, aunque la aspirina es una terapia eficaz para prevención de un segundo accidente cerebrovascular en la mayoría de los pacientes con fibrilación atrial, algunos pacientes con factores adicionales de riesgo obtienen mejores resultados con la terapia a base de warfarina.

                Los agentes trombolíticos se utilizan para tratar un accidente cerebrovascular isquémico agudo, mientras que éste se está produciendo, ocasionado por un bloqueo arterial. Estos medicamentos detienen el accidente cerebrovascular disolviendo el coágulo de sangre que está bloqueando el flujo de la sangre al cerebro.

                El activador plasminógeno de tejido recombinante (rt-PA) es una forma genéticamente elaborada de t-PA, una sustancia trombolítica fabricada naturalmente por el cuerpo. Puede ser eficaz si se administra intravenosamente dentro de las primeras 3 horas de la aparición de los síntomas del accidente cerebrovascular, pero debería utilizarse sólo después de que un médico ha confirmado que el paciente ha sufrido un accidente cerebrovascular isquémico.

                • cirugía

                  La cirugía puede utilizarse para prevenir un accidente cerebrovascular, para tratar un accidente cerebrovascular agudo o para reparar el daño vascular o las malformaciones en el cerebro y alrededor del mismo. Hay dos tipos predominantes de cirugía para prevención y tratamiento de los accidentes cerebrovasculares: la endarterectomía carótida y la derivación extracraneal/intracraneal (EC/IC).

                La endarterectomía carótida es un procedimiento quirúrgico en el que un médico elimina depósitos grasos (placa) del interior de una de las arterias carótidas, que están situadas en el cuello y son las principales proveedoras de sangre al cerebro. Tal como se dijo anteriormente, la enfermedad arteriosclerosis se caracteriza por una concentración de placas en el interior de las arterias grandes, y el bloqueo de una arteria por este material graso se denomina estenosis.

                Un procedimiento quirúrgico útil para el tratamiento de las aneurismas cerebrales que ocasionan hemorragia subaracnoide es la técnica llamada "clipping". Esta técnica consiste en aislar con pinzas la aneurisma separándola del vaso sanguíneo, con lo que se reduce la posibilidad de que explote y sangre.

                Una nueva terapia que está obteniendo amplia atención es la técnica de bucle desmontable para el tratamiento de las aneurismas intercraneanas de alto riesgo. Se inserta un pequeño bucle de platino a través de una arteria en el muslo y se pasa a través de las arterias hasta el lugar de la aneurisma. El bucle se suelta luego en la aneurisma donde evoca una respuesta inmunológica del cuerpo. El cuerpo produce un coágulo de sangre dentro de la aneurisma, fortaleciendo las paredes arteriales y reduciendo el riesgo de ruptura. Una vez que la aneurisma ha sido estabilizada, un neurocirujano puede cortar la aneurisma con menos riesgo de hemorragia y muerte para el paciente.

                • Terapia de rehabilitación

                  El accidente cerebrovascular es la causa a nivel mundial de muerte. La incapacitación producida por los accidentes cerebrovasculares es devastadora para el paciente y para su familia, pero se dispone de terapias que ayudan a rehabilitar a los pacientes que sufren un accidente cerebrovascular.

                Para la mayoría de los pacientes, la terapia física es la piedra angular del proceso de rehabilitación. Un terapista físico utiliza el adiestramiento, los ejercicios y la manipulación física del cuerpo del paciente con la intención de restaurar el movimiento, el equilibrio y la coordinación. El objetivo de la terapia física es lograr que el paciente que sufre un accidente cerebrovascular vuelva a aprender actividades motoras simples, tales como caminar, sentarse, ponerse de pie, acostarse, y el proceso de cambiar de un tipo de movimiento a otro.

                Otro tipo de terapia que incluye volver a aprender actividades del diario es la terapia ocupacional. La terapia ocupacional también incluye ejercicios y adiestramiento para ayudar a los pacientes a volver a aprender actividades cotidianas, tales como comer, beber y tragar, vestirse, bañarse, cocinar, leer y escribir, y el cuidado personal. El objetivo de la terapia ocupacional es ayudar al paciente volver se independiente o alcanzar el nivel más alto posible de independencia.

                Los problemas del habla y del lenguaje surgen cuando se produce daño cerebral en los centros del lenguaje del cerebro. Debido a la gran capacidad que tiene el cerebro para aprender y cambiar (cualidad conocida como plasticidad cerebral), otras áreas del cerebro pueden adaptarse para asumir las funciones perdidas.

                La terapia del habla ayuda a los pacientes que sufren un accidente cerebrovascular a volver a aprender el lenguaje y la dicción o aprender otras formas de comunicación. La terapia del habla es apropiada para los pacientes que no tienen déficit cognoscitivos o de pensamiento, pero que tienen problemas en comprender las palabras habladas o escritas o problemas en como formar frases. Un terapista del habla ayuda a los pacientes que sufren un accidente cerebrovascular a ayudarse a sí mismos trabajando por mejorar las destrezas del lenguaje, encontrar otras formas posibles de comunicación y adquirir otras aptitudes para hacerle frente a la frustración de no ser capaz de comunicarse plenamente. Con tiempo y paciencia, una persona que sobrevive a un accidente cerebrovascular debería poder recuperar algunas de las capacidades del lenguaje y del habla y, a veces, todas ellas.

                Muchos de los pacientes requieren ayuda psicológica o psiquiátrica durante el proceso de rehabilitación. Los problemas psicológicos, tales como la depresión, la ansiedad, la frustración y el coraje, son condiciones comunes después de ocurrir un accidente cerebrovascular. La terapia del habla, junto con medicación apropiada, puede ayudar a aliviar algunos de los problemas mentales y emocionales que resultan como consecuencia del accidente cerebrovascular. Muchas veces, también es beneficioso que los miembros de la familia del paciente reciban ayuda psicológica.

              • ¿Qué incapacidades pueden resultar de un accidente cerebrovascular?

              • Aunque el accidente cerebrovascular es una enfermedad del cerebro, puede afectar a todo el cuerpo. Algunas de las incapacidades que pueden resultar de un accidente cerebrovascular son la parálisis, déficits cognoscitivos, problemas del habla, dificultades emocionales, problemas de la vida diaria y dolor.

                Parálisis: Una incapacidad común que resulta de un accidente cerebrovascular es la parálisis en un lado del cuerpo, llamada hemiplejía. Una incapacidad relacionada que no es tan debilitante como la parálisis es la debilidad de un lado del cuerpo o hemiparesis. La parálisis o la debilidad puede afectar sólo a la cara, un brazo, o una pierna, o puede afectar a todo un lado del cuerpo y a la cara. Una persona que sufre un accidente cerebrovascular en el hemisferio izquierdo del cerebro presentará parálisis del lado derecho o paresis. A la inversa, una persona que sufre un accidente cerebrovascular en el hemisferio derecho del cerebro presentará déficit en el lado izquierdo del cuerpo. Un paciente que sufre un accidente cerebrovascular también podrá presentar problemas con las actividades diarias más simples, tales como caminar, vestirse, comer y utilizar el cuarto de baño. Los déficits motores pueden resultar del daño de la corteza motora en los lóbulos frontales del cerebro o del daño de las partes inferiores del cerebro, tales como el cerebelo, que controla el equilibrio y la coordinación. Algunos pacientes que sufren accidentes cerebrovasculares también presentan problemas en comer y tragar, llamados disfagia.

                Déficits cognoscitivos: Un accidente cerebrovascular puede ocasionar problemas de raciocinio, conciencia, atención, aprendizaje, hacer juicio y memoria. Si los problemas cognoscitivos son severos, el paciente puede tener apraxia, agnosia o "descuido". En el contexto del accidente cerebrovascular, "descuido" de conciencia significa que un paciente no tiene conocimiento de un lado de su cuerpo o un lado del campo visual y no está consciente del déficit. Un paciente que ha sufrido un accidente cerebrovascular puede estar inconsciente de lo que le rodea o puede estar inconsciente de déficits mentales resultantes del accidente cerebrovascular.

                Déficits de lenguaje: Las personas víctimas de un accidente cerebrovascular tienen a menudo problemas en comprender o formar frases. Un déficit de comprensión del lenguaje se llama afasia. El problema en hablar o formar palabras se llama disartria. Los problemas del lenguaje resultan generalmente de daño a los lóbulos temporales y parietales izquierdos del cerebro.

                Déficits emocionales: Un accidente cerebrovascular puede conducir a problemas emocionales. Los pacientes que sufren un accidente cerebrovascular pueden tener dificultad en controlar sus emociones o pueden expresar emociones inapropiadas en ciertas situaciones. Una incapacidad común que ocurre en muchos pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular es la depresión. La depresión puede ser más que una tristeza general resultante del incidente de accidente cerebrovascular. Es un problema de comportamiento clínico que puede dificultar la recuperación y la rehabilitación y puede incluso conducir al suicidio. La depresión posterior al accidente cerebrovascular se trata como cualquier depresión, con medicamentos antidepresores y mediante la terapia.

                Dolor: Los pacientes pueden experimentar dolor, entumecimiento incómodo o sensaciones extrañas después de sufrir un accidente cerebrovascular. Esas sensaciones pueden deberse a muchos factores, entre ellos, daño de las regiones sensoriales del cerebro, articulaciones inflexibles o una extremidad incapacitada.

                Un tipo poco común de dolor resultante de un accidente cerebrovascular se llama dolor central de accidente cerebrovascular o síndrome de dolor central (SDC, en inglés CPS). El síndrome de dolor central resulta de daño a un área del cerebro central llamada tálamo. El dolor es una mezcla de sensaciones, entre las que figuran las de calor y frío, ardor, hormigueo, falta de sensación, punzadas agudas y dolor intenso subyacente. El dolor es a menudo peor en las extremidades -las manos y los pies -y empeora con el movimiento y los cambios de temperatura, en especial las temperaturas frías. Lamentablemente, puesto que la mayoría de los medicamentos contra el dolor proporcionan poco alivio de estas sensaciones, existen muy pocos tratamientos o terapias para combatir el síndrome de dolor central.

              • ¿Qué riesgos especiales afrontan las mujeres?

              • Algunos factores de riesgo relacionados con el accidente cerebrovascular se aplican sólo a las mujeres. Figuran principalmente entre éstos el embarazo, el parto y la menopausia. Estos factores de riesgo están vinculados con las fluctuaciones hormonales y los cambios que afectan a las mujeres en diferentes etapas de la vida. La investigación realizada en estas últimas décadas ha demostrado que los anticonceptivos orales de dosis elevada, pueden aumentar el riesgo de accidente cerebrovascular en las mujeres. Afortunadamente, los anticonceptivos orales con dosis elevadas de estrógeno se han dejado de utilizar y han sido sustituidos por anticonceptivos orales más seguros y eficaces con dosis más bajas de estrógeno. Algunos estudios han demostrado que los anticonceptivos orales de baja dosis más nuevos pueden no aumentar notablemente el riesgo de accidente cerebrovascular en las mujeres.

                Otros estudios han demostrado que el embarazo y el parto pueden colocar a una mujer en situación de riesgo mayor para un accidente cerebrovascular. El embarazo aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular hasta 3-13 veces. Naturalmente, el riesgo de accidente cerebrovascular en las mujeres jóvenes de edad reproductiva es en primer lugar muy pequeño, por lo que un incremento moderado en el riesgo durante el embarazo es aún un riesgo relativamente pequeño. El embarazo y el parto ocasionan accidentes cerebro vascular en unas 8 de cada 100,000 mujeres. Lamentablemente, un 25 por ciento de los accidentes cerebro vasculares durante el embarazo terminan en la muerte y los accidentes cerebro vasculares hemorrágicos.

              • ¿Están los niños y los jóvenes sometidos a riesgo de accidente cerebrovascular?

              • Los niños tienen factores de riesgo que les son únicos. Las personas jóvenes parecen sufrir accidentes cerebro vasculares hemorrágicos más que accidentes cerebro vasculares isquémicos, una diferencia significativa frente a otros grupos de mayor edad, en los cuales los accidentes cerebro vasculares isquémicos constituyen la mayoría de los casos

                Los expertos clínicos separan a menudo a los "jóvenes" en dos categorías: los que tienen menos de 15 años de edad y los que tienen de 15 a 44 años de edad. Las personas de 15 a 44 años de edad son consideradas generalmente como adultos jóvenes y tienen muchos de los factores de riesgo citados anteriormente, tales como el consumo de cigarrillos y drogas, el abuso del alcohol, el embarazo, lesiones a la cabeza y al cuello, enfermedad cardiaca, malformaciones del corazón e infecciones. Algunas otras causas del accidente cerebro vascular en los jóvenes están vinculadas con enfermedades genéticas.

                Entre las complicaciones médicas que pueden conducir a accidentes cerebrovasculares en los niños figuran la infección intracraneal, la lesión cerebral, malformaciones vasculares tales como el síndrome de moyamoya, la enfermedad vascular oclusiva y trastornos genéticos, tales como la anemia falciforme, la esclerosis tuberosa y el síndrome de Marfan.

                Los síntomas de accidente cerebro vascular en los niños difieren de los de los adultos y adultos jóvenes. Un niño que sufre un accidente cerebro vascular puede tener convulsiones, pérdida repentina del habla, pérdida del lenguaje expresivo (incluido el lenguaje corporal y los gestos), hemiparesis (debilidad de un lado del cuerpo), hemiplejía (parálisis en un lado del cuerpo), disartria (impedimento del habla), dolor de cabeza o fiebre. Constituye una emergencia médica cuando el niño presenta algunos de estos síntomas.

                La condición subyacente que condujo al accidente cerebrovascular en los niños debería determinarse y controlarse para evitar futuros accidentes cerebrovasculares. Por ejemplo, un estudio clínico reciente patrocinado por el Instituto Nacional del Corazón, el Pulmón y la Sangre, encontró que el administrar transfusiones de sangre a los niños de corta edad con anemia falciforme reduce grandemente el riesgo de accidente cerebrovascular. El Instituto sugiere incluso tratar de evitar un accidente cerebrovascular en los niños de alto riesgo dándoles transfusiones de sangre antes de que experimenten un accidente cerebrovascular.

                La mayoría de los niños que sufren un accidente cerebrovascular saldrán del mismo mejor que los adultos después del tratamiento y la rehabilitación. Esto se debe en parte a la gran plasticidad del cerebro inmaduro, y a la capacidad de los niños de adaptarse a los déficits y a la lesión sufrida. Los niños que sufren convulsiones junto con un accidente cerebrovascular no se recuperan tan bien como los niños que no tienen convulsiones. Algunos niños pueden presentar hemiplejía residual, aunque la mayoría aprenderá con el tiempo a caminar.

              • La prevención para AVC

                • Presión arterial alta. ¡Trátela! Coma una dieta balanceada, mantenga un peso saludable, y haga ejercicios para reducir su presión arterial. También hay medicamentos.

                • Fumar cigarrillos. ¡Deje de fumar! Hay ayuda médica para ayudarle a dejar defumar.

                • Enfermedad del corazón. ¡Manéjela! Su médico puede tratar su enfermedad del corazón y puede recetar medicamentos que le ayuden a prevenir la formación de coágulos. Si usted es mayor de 50 años, los científicos del NINDS creen que usted y su médico deben decidir sobre la terapia de la aspirina.

                • Diabetes. ¡Contrólela! El tratamiento puede demorar las complicaciones que aumentan el riesgo de apoplejía.

                • Ataques isquémicos transitorios (AIT). ¡Busque ayuda! Los AIT son pequeñas apoplejías que duran solamente unos pocos minutos u horas. Nunca se deben ignorar y se pueden tratar con medicamentos o cirugía.

              • Recomendaciones

              • · Un estilo de vida saludable y los controles de salud permiten prevenir muchos de los AVC.


                · Los AVC que no se logra prevenir, pueden ser tratados con mayor eficacia que hace algunos años. Es importante la consulta precoz.


                · Los pacientes que quedan con secuelas pueden mejorar al ser tratados por un equipo de rehabilitación.

                 

                CONCLUSION

                Las enfermedades cerebro ECV vasculares son las que afectan los vasos sanguíneos esto ocurre cuando una arteria cerebral es obstruida por un coágulo de sangre, para el suministro de oxígeno hacia el cerebro. Como resultado, dejan de funcionar correctamente las partes del cuerpo que están bajo el control de estas células estas enfermedades viene de producto de otra enfermedades y existen diversas maneras de prevenir que ocurra un ECV.

                Así mismo un accidente vascular cerebral AVC O ACV ocurre cuando el suministro de sangre a una parte del cerebro se interrumpe repentinamente o cuando un vaso sanguíneo en el cerebro se rompe, derramando sangre en los espacios que rodean a las células cerebrales, esto ocurre de manera espontánea esto no quiere decir que no se deba a otras enfermedades que posea el individuo pero casi siempre el AVC o el ACV llegan ocurrir por la falta de oxigeno en el cerebro.

                Cabe destacar que en el ACV O AVC y el ECV no respeta ni edad ni momento ni lugar para afectar el cerebro del individuo que claro se puede decir con certeza mediante esta investigación se analizo que la mayoria de estos casos ocurren o prevalecen en personas de la tercera edad entre 65 o mas.

                ANEXOS

                ENFERMEDAD CEREBRO VASCULAR

                '{ECV} y {AVC}'
                '{ECV} y {AVC}'

                '{ECV} y {AVC}'
                '{ECV} y {AVC}'

                Tipos de enfermedades cerebro vascular

                Demencia vascular

                '{ECV} y {AVC}'

                isquemia cerebral seno recto

                '{ECV} y {AVC}'
                '{ECV} y {AVC}'

                Hemorragia cerebral

                '{ECV} y {AVC}'

                DIVERSOS TIPOS DE

                Accidente Cerebro Vascular

                '{ECV} y {AVC}'
                '{ECV} y {AVC}'

                COMO SE PRODUCE UN ICTUS

                '{ECV} y {AVC}'

                Localización de las hemorragias cerebrales

                '{ECV} y {AVC}'

                ACCIDENTE ISQUÉMICO ictus

                '{ECV} y {AVC}'
                HEMORRAGIA INTRAGRANEAL

                BIBLIOGRAFIA.

                • Paginas Web:

                http://www.GOOGLE.COM

                http://www.texasheartinstitute.org

                http://es.wikipedia.org

                http://www.umm.edu

                http://escuela.med.puc.cl

                http://www.fepafem.org.ve/Guias_de_Urgencias/Alteraciones_neurologicas/Enfermedad_cerebro_vascular.pdf

                http://www.tusalud.com.mx/120801.htm

                http://geosalud.com/Enfermedades%20Cardiovasculares/AVC%20factores%20de%20riesgo.htm

                http://www.nlm.nih.gov/

                http://www.gerontologia.uchile.cl/docs/don_4.htm

                http://www.rincondelvago.com/accidente-cerebro-vascular.html

                http://www.esmas.com/salud/

                http://acvhemorragico.blogspot.com/

                http://www.lasprovincias.es/valencia/prensa/20070413/ocio/accidente-vascular-cerebral_20070413.html

                http://www.elmundo.es/salud

                http://www.hospitalitaliano.org.ar

                • Enciclopedias

                Enciclopedia GER

                Enciclopedia Hispánica

                Larousse de la Salud

                • Libros

                -Envejecimiento congénito

                -Enfermedad vascular cerebral =>autor barina garrementeria

                -Accidente cerebro vascular => autor luís raúl lépori

                '{ECV} y {AVC}'