Ecoturismo

Turismo naturalista. Disfrute de la naturaleza. Turismo ecológico en Costa Rica. Ecoturismo costarricense. Planificación y organización. Atención al visitante turista. Turismo comunitario

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Costa Rica Costa Rica
  • 12 páginas
publicidad
cursos destacados
Educación Financiera
Educación Financiera
Con el curso de Educación Financiera tienes al alcance de un video la experiencia y conocimiento del experto en...
Ver más información

Empresas individuales en mercados de subsistencia
Empresas individuales en mercados de subsistencia
Curso guerrilla para emprender o mantener un negocio individual en mercados de subsistencia Ver más información

publicidad

ECOTURISMO

Definición de Ecoturismo

El Ecoturismo pertenece a lo que se clasifica como turismo naturalista, El Ecoturismo es una forma ambientalmente responsable de hacer turismo, donde se visitan áreas naturales de importante valor ecológico con el fin de observar, estudiar o admirar la flora, la fauna, el paisaje y en general la historia natural del lugar, minimizando el impacto sobre espacios naturales y culturales y contribuyendo a la protección de las áreas naturales y al mejoramiento de la calidad de vida de las comunidades. Su carácter esencial es la relación de beneficio mutuo entre los recursos naturales y el turismo.

El Ecoturismo debe de ser bien planificado, de manera que establezca claramente las capacidades de carga y de manejo de los recursos para minimizar el impacto de los turistas y a la vez garantizarles una experiencia de calidad. Los servicios y facilidades que se ofrezcan deberán tomar en cuenta el beneficio de todos los que participan en la conservación: las áreas protegidas, las empresas turísticas y los turistas.

Ecoturismo en Costa Rica

Costa Rica por su excelente ubicación geográfica, la incomparable belleza de su naturaleza tropical y la biodiversidad de su vida silvestre, es modelo del desarrollo Ecoturistico. Es asombroso saber que un país tan pequeño como Costa Rica, cuya superficie representa tan sólo el 0.03% de la superficie de la tierra, alberga el 6% de la biodiversidad de todo el planeta.
Costa Rica es un país que da la oportunidad de un encuentro cercano del tipo natural con la cantidad de biodiversidad encontrada en este país pequeño, y acogedor que atrae a cientos de miles de turistas cada año, de los cuales muchos regresan una y otra vez para explorar los hábitats variados: El bosque lluvioso, de bosque seco, el nuboso, bosque de robles, el páramo de la montaña, y los pantanales, manglares, y otros hábitats acuáticos.

En Costa Rica hay más de 850 especies de aves, 209 especies mamíferos, 13.000 especies de plantas (incluyendo 1.500 árboles y 1.400 orquídeas), 220 especies de reptiles, y 163 especies de anfibios. Por lo que respecta al mundo usualmente diminutivo de artrópodos - las criaturas con cuerpos segmentados y las extremidades articuladas, como insectos, arañas y cangrejos: hay más de 365.000 especies extrañas y maravillosas que han sido identificados hasta ahora.

Si consideramos el número de especies por cada kilómetro cuadrado, Costa Rica es el país que posee la mayor concentración en el mundo. Esto se debe en parte a que el 25,58% del territorio costarricense esta protegido bajo el sistema nacional de parques y reservas naturales, biológicas y forestales. Costa Rica cuenta con 151 Areas protegidas, incluyendo 25 Parques Nacionales, 60 Refugios Naturales para la Vida Silvestre, 8 Reservas Biológicas, 11 Reservas Forestales, 32 Zonas Protectoras y 15 humedales.
De acuerdo con la Organización Mundial del Turismo, Costa Rica ha sido pionero y líder en la implementación de una estrategia que combina armónicamente los conceptos de turismo, medio ambiente y desarrollo sostenible, es por ello que el ecoturismo en Costa Rica es ejemplo para muchos países en el mundo.

Turismo y la economía

Uno de los mayores beneficios del turismo es su aporte de divisas, que provienen de los gastos de los turistas extranjeros, que estos sumados a los ingresos dejados por los turistas nacionales, y son tan significativos que el turismo ocupa el primer lugar en ingresos del país, por en cima de otros productos tradicionales.

El efecto económico del turismo no va a ser igual en todos los lugares de un país, pues esto varia deacuerdo a los atractivos y a la calidad y variedad de facilidades y servicios turísticos del lugar, entre mejores sean estos mayores serán los ingresos del mismo.

En el 2000 recibimos mas de un millón de turistas, que tuvieron la oportunidad de disfrutar directa o indirectamente de nuestra naturaleza, estos generaron $1100 millones a la economía nacional. El gasto diario de ellos fue de poco más de $100 por persona, y su estadía promedio fue de 11 noches, mientras que en destinos más tradicionales la estadía promedio es de 3 noches.

En los últimos años no solo se ha incrementado la cantidad de visitantes, sino que también la cantidad de días que permanecen en el país, siendo esta una condición importante con respecto a la generación de ingresos y a la rentabilidad de la actividad.

En ese año el 58% de los turistas internacionales dijo haber visitado áreas silvestres protegidas, el 43% dijo haber ido a la playa y el 37% dijo que la observación de la naturaleza había sido una de las actividades realizadas durante su visita.

Así como también en el 2001 hubo mas de 400000 visitas a parques nacionales por parte de costarricenses, lo que indica el potencial del país con respecto al producto turístico nacional.

Ecoturismo como Modelo de Desarrollo

Veremos a continuación el Ecoturismo desde la perspectiva de un modelo de desarrollo diferenciado a partir del cual se explique el fenómeno del desarrollo turístico en Costa Rica.

El fenómeno tiene raíces más profundas en un modelo de desarrollo integral que ayudó al crecimiento de la actividad turística: el Ecoturismo.

En los países desarrollados se dio un turismo que podemos definir a partir de un modelo enfocado en la demanda; la base de este modelo supone la adaptación del destino turístico a las características de la demanda actual o potencial.

Costa Rica optó por una vía alternativa de desarrollo totalmente diferente a la expuesta anteriormente. Aquí, por lo contrario, no se diseñan sitios ni polos turísticos, sino que se utilizan los atractivos existentes con el menor grado de modificación posible para crear un producto turístico de corte natural. El motivador de viaje no es la visita y permanencia en un atractivo turístico ajustado artificialmente a las necesidades del turista, sino que responde a la posibilidad que se ofrece al turista de entrar en contacto con algo que es real y que involucra el ambiente, la cultura y la sociedad.

Este modelo de Ecoturismo, resultó más que apropiado para el país, básicamente porque en sus inicios no demandaba grandes inversiones en infraestructura y planta turística ni la necesidad de desarrollar nuevos servicios sólo bastó utilizar toda la riqueza que el país tenía en sus áreas protegidas, en sus comunidades y en la manera de ser del costarricense para articular productos de alta calidad turística. Todo esto se logra con la participación de grupos empresariales que fueron capaces de reconvertir y ajustar el enfoque tradicional de negocio para hacerlo coincidir con esta ruta de desarrollo. A partir de los factores asociados a este modelo que se gestó una imagen turística que le ha valido a Costa Rica el reconocimiento como país líder en el desarrollo del Ecoturismo en el plano mundial.

Ciertamente este modelo no es estático se encuentra en un estado de evolución constante que promueve cambios algunas veces significativos. A diferencia de lo que sucedía en la primera mitad de los noventa, el país está ofreciendo productos turísticos cada vez más elaborados y complejos en los que la inversión, como sinónimo de modificación del entorno natural para ajustarse a las preferencias de un segmento específico de mercado, tiende a ser un factor cada vez más importante (teleféricos, puentes colgantes, actividades deportivas y otros). Aunque, debemos considerar que continuamos diferenciando nuestro producto como natural y no ajustado artificialmente a las expectativas de la demanda.

Debemos reconocer que la industria turística en Costa Rica es una sola y tiene un origen común. Todo el conglomerado de empresas, atractivos e infraestructura se agrupa bajo la imagen de un destino natural en el cual es posible realizar un sinnúmero de actividades que involucran la playa, la montaña, deportes y otros más. El conglomerado es indivisible y en su conjunto debe ser siempre responsable con el ambiente, la cultura y la sociedad, sin importar la actividad específica a la que nos refiramos.

Debemos entonces evitar un distanciamiento de la evolución de nuestra industria turística con el modelo de desarrollo del Ecoturismo, o su reconversión hacia un modelo cada vez más enfocado en la demanda, porque en esa línea perderíamos toda la ventaja que el país ha logrado acumular a lo largo de los años.

El concepto de desarrollo turístico sostenible debe convertirse en una política turística definida en la que se enfatizó que el desarrollo turístico deberá darse contribuyendo efectiva y constructivamente con el bienestar de la sociedad, generando beneficios económicos, protegiendo el ambiente y respetando la cultura de nuestro pueblo, y que el desarrollo sostenible es modelo fundamental para la actividad turística y se considera como factor principal de diferenciación del producto turístico nacional.

En nuestro país, no existe una sola actividad turística que de una u otra manera no esté ligada a la utilización de recursos naturales y culturales como fuentes de atractivos primarios, lo que significa que la sostenibilidad, es una verdadera necesidad para el futuro desarrollo turístico de éste país. Apartarnos de la senda de la sostenibilidad no significaría más que renunciar a ese modelo de desarrollo ecoturístico que puso y mantiene a Costa Rica en el mapa turístico internacional.

Relación turismo-ambiente

En general, los diversos impactos negativos de distinta índole que se le atribuyen al turismo son resultado de un sobredimensionamiento de esta actividad respecto de la capacidad de carga que pueden soportar esos atractivos turísticos.

Explorar y documentar los alcances de la relación turismo-ambiente tiene un doble propósito: reconocer la necesidad y conveniencia de imponer límites y someter a planes de manejo el desarrollo de la industria turística (en la medida en que sea una prioridad reducir efectivamente sus impactos negativos), y demostrar en la práctica que la sostenibilidad y la competitividad de la industria turística son objetivos convergentes

La naturaleza y la magnitud de los impactos indeseables de diversa naturaleza atribuidos al desarrollo turístico dependen del tipo de turismo, de la afluencia turística y de la localización de las empresas

La relación turismo-ambiente es importante, entre otras razones, porque de la identificación y preservación de los recursos con poder de atracción turística depende el desarrollo y permanencia de un destino turístico determinado, y también porque las actividades relacionadas con el turismo pueden competir entre sí y con otras actividades económicas por el uso de los mismos recursos ambientales en un área determinada, lo cual tiende a generar conflictos entre grupos de interés e impactos negativos en torno a los recursos y los factores naturales. Lo que puede causar el deterioro cuantitativo y cualitativo de los atractivos turísticos, y una competencia sin límites podría causar impactos negativos sobre la imagen del destino turístico, lo que induciría una caída en la demanda turística con la consecuente generación de pérdidas económicas importantes.

En el caso de Costa Rica, el desarrollo del Ecoturismo ha coadyuvado a la consolidación y ampliación de un sistema nacional de áreas protegidas públicas y privadas, proceso éste que ha sido determinante en la reducción de las amenazas de explotación de esas áreas mediante usos no sostenibles, y en la recuperación de espacios alterados por la ganadería extensiva de décadas anteriores. En muchas de esas áreas los pastizales han sido sustituidos mediante procesos de regeneración natural, como en el Área de Conservación Guanacaste. Con ello se ha logrado una lenta pero importante recuperación de atractivos naturales con potencial Ecoturístico.

Ecoturismo Comunitario en Costa Rica

Hasta hace alrededor de ocho años el desarrollo turístico de este país se daba de forma tradicional, en manos de empresarios medianos y pequeños y algunas veces con capital extranjero. Las comunidades cercanas al desarrollo de lugares turísticos, y sus organizaciones, se mantenían como espectadores de un proceso que ya se había iniciado, preguntándose cuál sería su beneficio directo, más allá de la obtención de algunos empleos y la venta esporádica de algunos productos agrícolas o artesanales. Actualmente tenemos un importante grupo de organizaciones sociales (cooperativas, asociaciones y fundaciones) reinventando un turismo alternativo, sostenible, con plena participación y beneficio comunal. Una nueva forma de hacer turismo nace y crece en Costa Rica, amparada ya no sólo en nuestras riquezas naturales, sino en una historia, una lucha común y un manifiesto orgullo de ser costarricense.

Desde mediados de la década de los ochenta, Costa Rica inició un ascenso a nivel mundial como destino ecoturístico. Ya a finales de esa década, revistas especializadas en el tema sugerían que nuestro país era un modelo en el desarrollo del Ecoturismo. Sin embargo, no se pueden dejar de lado los ya conocidos problemas y abusos en torno al concepto y a la sobre-explotación del producto.

La oferta ecoturística del país ha cambiado como ha cambiado el perfil de los Ecoturistas; las personas que en un inicio estaban dispuestas a soportar caminos difíciles, horas de chapulín para llegar al lugar de destino, camas poco confortables, baños compartidos, hoy día exigen mejores condiciones y más actividades. La oferta Ecoturística de Costa Rica debe ir paulatinamente innovándose a fin de mantener el posicionamiento que se ha logrado a través de los años y que nos siguen situando como uno de los mejores destinos Ecoturísticos del mundo.

Tomando en cuenta el crecimiento del Ecoturismo a principios de la década de los noventa, un grupo de cooperativas agrícolas y autogestionarias tomaron la decisión de desarrollar una oferta turística desde sus organizaciones de base, contemplando para ello no sólo sus atractivos naturales y su cercanía a importantes áreas protegidas, sino también su historia, su lucha por la tierra, su idiosincrasia, sus manifestaciones culturales y su producción agrícola, como una forma de darle a estas actividades un valor agregado desde un aprovechamiento turístico.

Así, el término agroecoturismo empezó significando "un conjunto de relaciones humanas resultantes de la visita de turistas a comunidades campesinas y su ambiente, para el aprovechamiento y disfrute de sus valores naturales, culturales y socioproductivos"

A partir de 1994, un grupo importante de cooperativas y organizaciones sociales decidieron apostar a un desarrollo turístico alternativo, basado en conceptos ambientales, sociales y económicos con un enfoque netamente comunitario, e iniciaron la trayectoria de lo que hoy conocemos como turismo comunitario.

El término comunitario implica que la actividad turística es planificada e implementada por la misma organización comunal, estando los residentes presentes en su gestión y desarrollo y obteniendo un máximo de beneficios. Desde la base asociativa estas organizaciones han logrado financiar sus ofertas, lograr un nivel importante de capacitación y de calidad en el servicio y formar parte de la cadena de comercialización turística del país, a través de diversas agencias, operadores e instituciones interesadas en ofrecer a sus clientes una nueva alternativa en turismo.

Objetivos del Ecoturismo en el SINAC

El Ecoturismo en áreas silvestres protegidas apoya las acciones de conservación y desarrollo sostenible, es una de las formas mas concretas en que se ofrecen los beneficios de la conservación a la sociedad. Al mismo tiempo que El Programa de Atención al Visitante le da a las áreas la oportunidad de llevar el conocimiento de la conservación a las personas que las visitan, y les permite satisfacer necesidades intelectuales y emocionales relacionadas con los recursos naturales.

Objetivos del manejo y desarrollo del Ecoturismo en las áreas de conservación:

Ofrecer al visitante una calidad de experiencia satisfactoria, a través de servicios y facilidades acordes a los objetivos de conservación y desarrollo sostenible que orientan el manejo de las áreas.

Transmitir el conocimiento de la conservación a los visitantes, mediante la utilización de técnicas de información, interpretación y educación.

Generar recursos financieros para el manejo del sistema.

Promover la generación de beneficios directos a las comunidades aledañas, producto de su participación en la planificación y el manejo de proyectos Ecoturísticos.

Demostrar la factibilidad de desarrollar una actividad que responda de manera sostenible a los principios ambientales, económicos y sociales que orientan el manejo de SINAC.

El Programa de Atención al Visitante

A fin de clarificar las funciones y responsabilidades en los parques y las reservas biológicas, se considera que todas aquellas acciones dirigidas a la atención de los visitantes formaran parte del “Programa de Atención al Visitante”, y que integran la mayoría de las acciones desarrolladas tradicionalmente por el programa de uso público, así como el programa de educación ambiental, con métodos y técnicas particulares a los objetivos de la educación ambiental.

El programa esta constituido por el conjunto de actividades dirigidas a cumplir los objetivos del turismo en el SINAC, para la cual se integra una estructura organizativa particular, acorde con el nivel de desarrollo organizacional de cada Área de Conservación.

La atención al visitante es el objetivo fundamental y en torno a ello giran las acciones del programa, y se considera una atención de calidad, como aquella que satisfaga tanto los intereses del visitante como los del Área de Conservación.

El programa tiene la responsabilidad de ser el medio para dar a conocer a los visitantes, las acciones que desarrollan los demás programas de manejo. Por eso no solo da conocimientos sobre investigación, educación, manejo de recursos, y otros, sino también da a conocer acciones de otros programas como protección, prevención y combate de incendios forestales, extensión comunal, etc.

De esta forma no solo apoya a las actividades de los demás , sino que les sirve de complemento para llevar el conocimiento al público.

La atención al visitante se concreta a través de servicios y facilidades. Además de los servicios básicos como agua potable, servicios sanitarios, también son servicios las acciones de relaciona personal entre los funcionarios y los turistas como información , charlas, vigilancia, etc., así como los atractivos como senderos, miradores, señalización, áreas de parqueo y otros.

PLANIFICACIÓN

La planificación no solo posibilita un desarrollo ordenado y eficiente del servio, sino que también permite mitigar parte de los impactos negativos que la actividad pudiera causar.

Por esto el programa de atención al visitante se estructura y organiza según los objetivos del área y las necesidades de los usuarios.

Esta planificación requiere planes de corto, mediano y larga plazo, totalmente integrados y compatibles con los demás instrumentos de planificaron del área. Además requiere planes espefisifcos de interpretación, desarrollo de sitios, vinculación del sector privado regional y la comunidad, y planes para el manejo del visitante.

ORGANIZACIÓN

Operativamente el programa de atención al visitante se organizara en dos subprogramas, el de facilidades y el de servicios.

El de facilidades tendrá la responsabilidad del diseño, establecimiento y mantenimiento de las facilidades para el visitante, incluyendo centros de visitantes, áreas de almuerzo, interpretación y señalización requerida.

El de servicios tendrá la responsabilidad de ser el vinculo directo entre el área y los visitantes. Será el responsable del cobro de tarifas de admisión, de dar información personal al visitante incluyendo el servicio de guía en aquellos sitios en que se ofrezca.

MERCADEO

El producto turístico del Sistema esta conformado por una oferta primaria, representada por los atractivos que motivan a los turistas a desplazarse hasta las áreas núcleo, y una oferta secundaria, conformada por todos aquellos elementos que se ofrecen para el disfrute de los atractivos, así como para el logro de los objetivos generales del área y el visitante.

De esta manera lo que las áreas venden es un servicio el cual no se adquiere, sino que por medio del intercambio (servicio-tarifas) el visitante lo que adquiere es el derecho de utilizarlo por un periodo de tiempo determinado y en un sitio determinado.

La venta del servicio es el resultado de una transacción satisfactoria para ambas partes. Por un lado para las áreas, por los beneficios que reciben ya sea económicos o relacionados con la transmisión del conocimiento de la conservación. Y por otro lado, satisfactoria para el visitante, quien pagó una cantidad correspondiente con la calidad del servicio que recibió.

Políticas de Ecoturismo sostenible en el SINAC

1. Todas las Áreas de Conservación contaran con un programa de atención al visitante, el cual será el responsable de velar por el cumplimiento de los objetivos que se persiguen con el manejo y desarrollo del ecoturismo en las áreas.

2. Las Áreas de Conservación establecerán y manejaran una oferta ecoturística, social, económica y ambientalmente adecuada, a fin de desarrollar actividades en este campo que aporten los mayores beneficios y los menores perjuicios, tanto a las áreas núcleo como a las comunidades aledañas.

3. La planificación sustentada en variables sociales, económicas y ambientales, y que abarque las diferentes acciones de manejo que se realizan en las Áreas de Conservación, será la base para el desarrollo del turismo sostenible en el Sistema.

4. Los servicios y las facilidades que se ofrezcan para atender al visitante, serán a la vez parte de los medios que las Áreas de Conservación utilizaran para alcanzar sus objetivos de transmitir el conocimiento de la conservación y el desarrollo sostenible, para lo cual deberá utilizar técnicas de información e interpretación.

5. Además de la biodiversidad y el paisaje, el patrimonio histórico cultural presente en las áreas núcleo es parte de los recursos que el área podrá ofrecer al visitante, para su conocimiento y disfrute.

6. Dentro de los sitios de uso público se construirán únicamente aquellas obras de infraestructura requeridas para la atención del visitante, y esto siempre y cuando no sea posible establecerlas fuera de las áreas núcleo, como una alternativa para reducir los posibles impactos negativos de la actividad en dicha área.

7. La institución podrá concesionar actividades comerciales dentro de las áreas núcleo siempre que estas estén económica, social y ambientalmente planificadas y representen una oportunidad de mejorar la oferta, de generar recursos financieros para el sistema o de apoyar a las comunidades, y que a la vez permitan que el personal del programa se concentre en actividades fundamentales para el logro de los objetivos propuestos.

8. A fin de posibilitar un manejo sostenible del ecoturismo en las Áreas de Conservación, la institución deberá establecer y fortalecer canales formales de comunicación y coordinación entre los diferentes actores sociales e institucionales.

9. Las Áreas deberán contar con una reglamentación que permita un adecuado equilibrio entre los intereses de los visitantes y los objetivos de las mismas.

10. A fin de disminuir el impacto por desechos generados por la actividad, las Áreas promoverán el uso de materiales biodegradables y reciclables, así como la disposición de desechos fuera de los límites del área núcleo.

11. La institución contará con regulaciones para la explotación comercial de sus atractivos por medio de anuncios, filmaciones, fotografías o grabaciones comerciales, como parte de su responsabilidad de velar por el adecuado manejo del producto turístico que administra y de la imagen institucional.

12. La calidad del servicio así como el desarrollo del conocimiento de los recursos que se protegen y se ofrezca al visitante, determinará la capacidad de las áreas núcleo de atraer personas interesadas en conocer sus atractivos, generando con ello oportunidades de llevarles el conocimiento de la conservación. Tanto a nivel de recursos humanos, como de investigación.

13. La institución jugara un papel protagónico en la planificación nacional y regional del turismo, a fin de asegurar que este se desarrolle bajo los principios de sostenibilidad requeridos para la protección de la biodiversidad y el ambiente en general.