Economía social

Democracia económica. Cooperativas. Necesidad de comunidad. Peter Drucker

  • Enviado por: Lucia
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 6 páginas
publicidad

RESUMEN FOTOCOPIAS ECONOMIA SOCIAL

Definiciones:

La democracia tiene una crisis de representación política. Es necesaria una democracia económica para trasladar el poder de decisión empresaria a un conjunto mayor del que ejercen aquellos poseedores de la mayoría del capital. Las formas democráticas de gestión económica se encuentran, sin duda, en las cooperativas, en las mutuales y en las asociaciones que cumplen actividades económicas o de servicios.

EL ROL DE LAS COOPERATIVAS

LIBERALISMO ECONÓMICO: El mercado regula la actividad económica (aún a costa de: crecientes desigualdades sociales, degradación ambiental y desarrollo inequitativo).

COOPERATIVISMO: El Estado tiene un rol indelegable como promotor del crecimiento económico con equidad social.

Las cooperativas son una herramienta para superar la pobreza, crear empleos productivos y promover el “desarrollo sostenible”.

El cooperativismo sólo podrá cumplir su rol en la medida que cuente con organizaciones fuertes capaces de competir con las grandes empresas lucrativas, muchas de ellas multinacionales. Alianza Cooperativa Internacional.

El sistema económico actual de mercado regula las relaciones y actividades económicas a pesar de las crecientes desigualdades sociales, la degradación ambiental y la concentración económica en empresas monopólicas que solo buscan las maximización de las ganancias.

El Estado tiene un rol indelegable en la promoción del tercer sector, en el que se incluyen las cooperativas, ya que al sector privado no le conviene el crecimiento de empresas cooperativas y además le ayudaría a cumplir las funciones económicas y sociales que de por sí le corresponden.

Las cooperativas son una forma de desarrollo sostenible que realiza actividades con resultados más justos para los participantes, promoviendo así la equidad social y la estabilidad económica en los mercados. Para ello necesitan estar a la altura de las condiciones competitivas del mercado, buscando permanentemente la eficiencia de los recursos y la capacitación de sus empleados, sin olvidar la preocupación por la comunidad.

  • Tercer sector: abarca la sociedad civil, el sector social, las ONG, las OSC e innumerables iniciativas que permiten a cada persona c analizar lo mejor de sí en procura de proveer a la civilización algo de dignidad humana, trabajando por un mundo más justo y con mayor felicidad para todos.

  • Capital social: ámbito en el que se forjan los valores de una sociedad. Es un conjunto de aspectos como, entre otros:

    • la capacidad de una sociedad para producir concertaciones sociales amplias en su interior, para generar “redes” articuladoras de los esfuerzos de sus diversos sectores;

    • las fuerzas existentes en una sociedad para impulsar el trabajo voluntario en iniciativas de utilidad general;

    • la presencia de valores éticos orientados hacia la solidaridad, la construcción positiva, la cooperación, la equidad.

    • Responsabilidad social

    • Participación ciudadana.

    • Clima de confianza social

    • Grado de asociacionismo

    • Conciencia cívica

    • Valores culturales entendido en sentido amplio.

Todos ellos inciden directa o indirectamente, según lo prueba la evidencia empírica, en el desempeño económico y político de los países. El desarrollo es un proceso de suma complejidad, que las interpretaciones simplistas no captan.

Kliksberg: Muchas veces la movilización del capital social se ve obstaculizada por la difusión de mitos que descalifican los esfuerzos cooperativos exaltando ilimitadamente las bondades del enfrentamiento y la competencia, las cuales en exceso provocan inequidades intolerantes e inestabilidad económica y social.

Otras veces se relaciona la cooperación y participación con la ineficiencia, lo cual ha ido quedando de lado ya que cada vez son más las empresas que emplean el trabajo en equipo para el desarrollo de proyectos y tareas.

En muchos casos se subestima la cultura de los pobres y no se diseñan políticas para promoverla. Se atenta así contra la autoestima de la comunidad provocando efectos desalentadores.

América Latina es la región del mundo donde los ingresos y las oportunidades están peor distribuidos. Necesitamos mejorar cuanto antes los niveles de equidad.

Movilizar el capital social requiere un enfoque PARTICIPATIVO, no puede ser un esfuerzo burocrático.

  • Economía social: idea de otra economía, más social y humana. Donde prime la persona sobre el capital, favoreciendo la organización empresarial y la organización de las personas para cumplir no solo objetivos económicos, sino también culturales y sociales, que hagan sentir plenos a las personas y permitan que la sociedad conviva armónicamente.

  • Capital simbólico: es la capacidad de anular el carácter arbitrario de la distribución del capital económico y las oportunidades de tener una vida digna, haciéndolo pasar como natural.

Quienes lo poseen tienen la capacidad de imponer su visión de la realidad sin dejar margen de análisis, estableciendo criterios de diferenciación social y clasificación de las personas según sus grupos socioeconómicos.

  • Globalización: unificación de los mercados y canales de comunicación del mundo, eliminando las fronteras de los países, potenciando el crecimiento de algunos sectores y trasladando las crisis de otros por un efecto dominó.

Se ha dado de manera inequitativa, mientras algunos países protegieron sus industrias, a otros se les impuso la libertad de mercado, siendo arrasados por empresas trasnacionales que operan en diferentes lugares del mundo buscando la minimización de los costos y la máxima ganancia, especulando y evadiendo impuestos a través de paraísos fiscales, sin importarles las comunidades y culturas de los países donde operan. Debido a esto, las instituciones tienen que juntarse para unir esfuerzos si quieren seguir luchando por sus objetivos, la única solución es la cooperación y la globalización de las ideas para el bien común de todas las personas del mundo.

Algunas lecciones que deja la crisis VER PARTE DE ATRÁS DE LA FOTOC.

Contador Masón

El sistema capitalista que impera en el mundo no tiene un competidor viable hacia el cual la gente insatisfecha pueda volcarse y está corriendo el riesgo de estancarse y finalmente desaparecer como ocurrió con la economía faraónica, con la romana y la medieval. El capitalismo sigue sin resolver los problemas que vienen siendo evidentes desde su mismo nacimiento, tales como la inestabilidad o la desigualdad creciente.

La propuesta es imitar a Cristóbal Colón (sin matar a ningún indígena), que la humanidad se interne en un mar incierto buscando mejores costas. En una de esas descubriremos, como Colón, un impensado mundo.

Colón no tuvo éxito porque fuera afortunado; lo tuvo porque hizo el esfuerzo de hacerse a las velas en una dirección que nadie había intentado antes, a pesar de la gran resistencia de quienes lo rodeaban.

A pesar de que la era moderna prestó atención a los sectores públicos y privados, existe un TERCER SECTOR en la vida de los países en desarrollo como EE.UU., Reino Unido, Francia, Alemania, Italia y Japón. El tercer sector de la ECONOMÍA SOCIAL, ahora ofrece una posibilidad distinta para reformar el contrato social en el siglo XXI.

Este tercer sector encargado de la reconstrucción del CAPITAL SOCIAL, no debe ser solo asistencialista, debe ser PARTICIPATIVO, motivador de valores, de ética y derechos humanos, como así de responsabilidades humanas y obligaciones cívicas y sociales, sentimientos de familia, promoción de la cultura de cada región, la educación y el bienestar general para todos.

Jeremy Rifkin propone crear millones de nuevos puestos de trabajo en el tercer sector. Hay que utilizar la capacidad de trabajo y el talento de personas que ya no resultan necesarios en la actividad económica tradicional, para concebir un capital social en los barrios y comunidades. Rifkin propone utilizar los recursos de las ganancias extraordinarias y de las provenientes de especulación.

HAY QUE CONCIENTIZAR Y MOVILIZAR A LA GENTE. Es decir, lo contrario de lo que en realidad se han propuesto los grandes multimillonarios del mundo que quieren llevarnos a un mundo sin ideologías, sin utopías que marquen la dirección a seguir, para lograr su único y simple objetivo en la vida: la maximización de sus ganancias, el predominio del capital sobre la persona.

¿Solo los paranoicos sobreviven?

Si miramos atentamente la naturaleza, observamos que no todo es brutal y salvaje. Los animales no son egoístas, avisan cuando hay un depredador, comparten su comida, adoptan huérfanos. Hay que deshacerse de las creencias equivocadas sobre los principios de Darwin, según los cuales, solo sobreviven los asesinos naturales.

Se puede hacer lo que es bueno para uno mediante el altruismo y la cooperación, en lugar del egoísmo y el individualismo. Un ejemplo concreto mencionado es la donación de sangre en Gran Bretaña, la cual es gratuita, y los donantes al sentirse bien lo vuelven a hacer, por lo que nunca hay escasez de sangre. En los EE.UU. ocurre lo contrario, se le paga a la gente para que done sangre y nunca hay suficiente, además de que la calidad de la sangre es mala ya que tienden a donarla personas sin recursos con enfermedades o drogas.

Una economía más grande, más rica y mas interdependiente implica condiciones para favorecer el gen del altruismo, del mismo modo que la Inglaterra llena de hollín, favoreció el ennegrecimiento de las polillas.

La solución del diablo, SAMUELSON, 1980.

Los sistemas políticos unipartidarios o dictaduras, pueden tener industrias crecientes y conquistas de mercados, pero generan conflictos sociales que disminuyen la calidad de vida de las personas y terminan afectando la economía, provocando inestabilidad e incertidumbre, estancando el progreso e impidiendo el desarrollo de las personas con sus capacidades como humanos.

La historia no conoce ningún caso en que el fascismo haya triunfado, incluso en términos económicos a largo plazo. Winston Churchill dijo que si bien la democracia no es un sistema muy bueno, el lo mejor conocido.

La dirección a seguir, el camino hacia donde dirigirnos es hacia las cualidades humanas de la economía mixta, rescatando la eficiencia del mecanismo de mercado.

Todos somos el tercer sector

Se ha llegado a confundir el concepto de democracia con el de liberalismo económico, que es un sistema que produce necesariamente exclusión social. Es necesario tanto el Estado, como las empresas y el tercer sector para construir un país más justo y equitativo. Probablemente haya influido en la falta de credibilidad de algunas instituciones del tercer sector las acciones de otras que amparándose en beneficios impositivos, buscaron la manera de obtener provecho para sus titulares y no para el conjunto de la sociedad. Esto derivó en reacciones del Estado, que, simplificando el tema, entre otras medidas, limitó las exenciones a fundaciones. Esto debe cambiar. Las OSC deben ofrecer garantías concretas de transparencia y acción efectiva para el bien común.

Lo importante es saber que TODOS podemos hacer algo desde el lugar en el que estemos.

KLIKSBERG. Cómo hacer buena economía.

Los factores extraeconómicos influyen:

  • La solidaridad está en aumento, y surge en momentos de crisis.

  • La familia es una relación invaluable en términos económicos. Ha quedado demostrado con el dinero que mandan los emigrantes a sus países de origen.

Ese caudal es una excelente base para tratar de poner en marcha una economía más humana, que combine políticas públicas enérgicas y bien gerencialas de combate de pobreza, salud, educación, empleo y nutrición del capital social.

La familia y la solidaridad no son sólo medios, sino son fines en sí mismos. Son la forma de vivir en armonía y plenitud.

Una economía con rostro humano

Kiklsberg es el pionero de la gerencia social, sosteniendo que el apego a los valores morales es el mejor camino para construir una economía potente, con alto desarrollo social y sin corrupción.

Se debe dar prioridad absoluta al gasto en educación y salud.

La familia es el pilar del desarrollo.

No necesariamente tiene que ser la familia biológica, pero es necesario tener un grupo de personas desde pequeño que marque el camino a seguir, enseñando los valores y principios éticos básicos para desempeñarse en sociedad.

Instituciones, la clave

El desarrollo o estancamiento de una nación se debe a sus instituciones y a la calidad de las políticas públicas que en ella se implementan.

Los países pobres tienen en general instituciones más pobres que los países ricos, pero cuando a veces sucede, uno de estos países encuentra el modo de mejorar y adecuar sus instituciones, “descubre” el sendero de desarrollo y crece a una tasa mucho mayor que la de un país rico que ya tiene sus instituciones bastante adecuadas.

Peter Drucker, El Management del futuro.

Está a favor del libre mercado, argumenta que no funciona correctamente pero que es lo único que funciona. De todas maneras piensa que el capitalismo puro es unidimensional, haciendo de la economía un ídolo, el principio y el fin de la vida.

Dimensiones enteras de lo que significa existir como ser humano y ser tratado como tal no han sido incorporadas en el cálculo económico del capitalismo. El mercado más allá del corto plazo es inútil, ya que los proyectos de planificación a largo plazo son actos de fe.

En el largo plazo son necesarios los tres sectores.

Las OSC necesitan mantener la eficiencia impuesta por el mercado, teniendo su misión bien definida y una orientación a los resultados como guía básica.

Aconseja a los gerentes que no vayan más allá de una proporción salarial de 1 a 20 si no quieren que el resentimiento y la caída de la moral se apoderen de las empresas. Es social y moralmente imperdonable que los gerentes obtengan enormes beneficios para sí mismo y al mismo tiempo despidan obreros, lo cual genera un alto costo por el desprecio producido.

Peter Drucker. La necesidad de la comunidad

Los humanos necesitan la comunidad. Si no hay comunidad para fines constructivos, habrá comunidades destructivas y asesinas. La tarea de hoy es crear comunidades urbanas, luchando con el individualismo que afecta negativamente al conjunto de la sociedad. Deben ser libres y voluntarias, ofreciendo al individuo en la ciudad la oportunidad de lograr algo, de contribuir en algo, de hacer algo que importe, de PARTICIPAR.

El sector privado brindará el éxito material y el logro personal, pero se ha convertido en una manera de ganarse la vida más que en un modo de vivirla. Sólo el TERCER SECTOR puede crear comunidades para ciudadanos, iglesias, asociaciones de profesionales o de oficios, centros de ayuda, clubes de salud, centros culturales, sociedades de fomento, centros deportivos y de actividades recreativas.

Dimensiones enteras de lo que significa existir como ser humano y ser tratado como tal no han sido incorporadas en el cálculo económico del capitalismo. El mercado más allá del corto plazo es inútil, ya que los proyectos de planificación a largo plazo son actos de fe.