Economía mundial de los años 70 a la actualidad

Sociología. Economía. Capitalismo. Empresas multinacionales. Finanacistas. Movimientos sociales. FMI (Fondo Monetario Internacional)

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 12 páginas
publicidad
cursos destacados

Máster en Gestión de Proyectos
Instituto Europeo de Posgrado (IEP)
Garantizar los mejores resultados de una empresa está ligado a una gestión empresarial de calidad. Conoce las...
Solicita InformaciÓn

publicidad

INTRODUCCIÓN:

1974-2000 UNA ECONOMÍA MUNDIAL INCONTROLABLE

El fin del capitalismo fordista es la consecuencia de la revolución en los modos de producción y de redistribución del ingreso que caracteriza el fin de los años 70. El desmoronamiento del sistema de Bretton Woods, los cambios en la escena energética por el cartel de la OPEP, el surgimiento del mercado de los eurodólares y la competencia industrial creciente de las naciones periféricas, traducen el debilitamiento del poder hegemónico norteamericano. Todos estos fenómenos son parte de un proceso global de mundialización de la economía que goza de una dinámica propia que escapa crecientemente al control de los Estados. A nivel nacional cabe destacar en primer lugar que los compromisos institucionales heredados de la era keynesiana son afectados por la interdependencia creciente de las economías y la movilidad de los capitales, multiplicado por la revolución de las telecomunicaciones. En segundo lugar, la ofensiva teórica contra el keynesianismo de parte de un liberalismo revigorizado por la crisis, se junta con un trabajo de socavamiento de los fundamentos mismos del Estado-providencia. En tercer lugar, podemos decir que la regulación competitiva se impone. Otro aspecto destacable es que el componente ideológico del proceso de globalización que se está desarrollando hoy día es fundamental en la estrategia de legitimar a los actores trasnacionales en la lógica de conquista de nuevos mercados, así el pensamiento único de la globalización y del neo-liberalismo se basa en la coordinación de diferentes formas de poder (político, administrativo, patronal, los intelectuales y los medios de comunicación) que se movilizan todos en torno al mercado global y al rigor social. El credo de la competitividad preconiza entre otras cosas la baja significativa del costo del empleo, en particular las cargas sociales, la moderación en el alza de salarios y el cuestionamiento del salario mínimo, una movilidad territorial acrecentada de los trabajadores y una reevaluación de las legislaciones sociales en términos de costos-beneficios y todo ello en nombre de la competitividad abierta en los mercados. Por último cabe decir que la globalización en curso no designa solamente el grado de abertura de las economías sino que un modo de regulación donde lo internacional predomina sobre lo nacional y a menudo lo suprime, las normas de funcionamiento de las empresas se imponen por encima de las de los Estados y el sector privado impone sus prioridades al sector público.

DIMENSIÓN POLÍTICA Y ECONÓMICA:

Cabe hacer referencia a los principales actores del poder en la nueva economía mundial como son: los Estados, las Organizaciones internacionales, las Firmas Multinacionales , los Financistas, los especialistas, los innovadores, los nuevos movimientos sociales, los delincuentes internacionales y los teóricos

Los Estados: cuyas decisiones contribuyen a modelar la economía mundial. Podemos decir que la globalización de las actividades económicas no tiene como consecuencia natural la desaparición de toda forma de influencia estatal sobre la manera como la producción y el financiamiento de la economía se organizan a nivel internacional; sin embargo, todos los Estados no tienen el mismo grado de influencia. Por ejemplo, los Estados Unidos tienen mayor influencia que otros países por su propia potencia. Estas diferencias entre Estados determinan estrategias diferentes frente a la globalización. Con todo hay que reconocer que el conjunto de los Estados han perdido poder frente a los actores internacionales privados. Así, la globalización económica es a menudo presentada como el advenimiento de un mundo sin fronteras donde los gobiernos se demuestran aplastados por las decisiones de empresas multinacionales y de grupos financieros; pero realmente las transformaciones de los Estados y del capitalismo no obedecen a dinámicas opuestas, sino conjuntas. Los Estados se adaptan constantemente a las modificaciones de su medio exterior y contribuyen así a redefinirlo, contribuyen por sus decisiones a conformar la economía mundial. Estados Unidos, en particular, ejerce una influencia preponderante tanto en sobre el plano económico como militar, tecnológico y financiero, este dominio les permite ser indiferentes sobre las consecuencias de sus decisiones en el resto del mundo así como de tratar de asegurar algunas reglas de juego que permitan que esta dominación sea respetada. Por ejemplo, las negociaciones entre Estados a nivel internacional en lo que respecta a la propiedad intelectual fueron dirigidas por los norteamericanos tratando de beneficiar a una decena de sus multinacinonales. El paso de un sistema de cambios fijos a un sistema de cambios flotantes entre 1971 - 1973 resultó de una decisión unilateral de Estados Unidos, frente a esta hegemonía los demás Estados adoptaron estrategias diversas para responder a la dinámica económica mundial. Así, los países europeos han adoptado una estrategia profunda de regionalización, esta estrategia se inscribe en un doble estrategia: por una parte atraer capitales internacionales proponiéndoles un mercado ampliado y por otra con el lanzamiento de la moneda única abrir una etapa más política por la puesta en común de un instrumento esencial de soberanía.

Es necesario señalar que algunos países se inscriben en la globalización ofreciendo a las multinacionales un marco fiscal ventajoso o una mano de obra barata y con libertades limitadas (por ejemplo China). Otros estados recurren a estrategias diversas para influenciar la economía mundial, por ejemplo el casos de los paraísos bancarios, judiciales o fiscales y los pabellones de complacencia que venden su soberanía a los financistas del mundo entero creando las disposiciones necesarias a la evasión fiscal o al blanqueamiento del dinero sucio. De esta manera los Estados continúan desempeñando un papel significativo en la evolución de la economía mundial, sin embargo sus intervenciones, que aparecen cada vez más en simbiosis con actores privados, son cada vez más influenciadas por estos últimos.

Las organizaciones internacionales: ejercen una autoridad sobre la economía mundial pero a menudo no son más que la prolongación de actores públicos y privados poderosos. Así, la historia muestra que el poder de las instituciones económicas internacionales no es sino el reflejo del poder de los Estados y de las empresas más poderosas que las dominan. Podemos citar dos ejemplos, en primer lugar la versión inicial de los estatutos del FMI indicaba que los países que recibían capitales que huían de los países en crisis, tenían la obligación de cooperar con estos últimos para ayudarlos a recuperarse. Ante la presión de los grandes banqueros de Nueva York que se beneficiaban de la huida de capitales europeos desde los años 30, esta obligación fue suspendida. En segundo lugar, el hecho de que el Banco Mundial se negara, bajo la presión del gobierno de los Estados Unidos, a prestar dinero a Francia al término de la segunda guerra mundial, en contradicción con sus estatutos. Esta negación se suprimió cuando los comunistas franceses dejaron el gobierno en mayo de 1947. Más recientemente, el Banco de Reglamentos Internacionales (BRI) impuso a los bancos de todo el mundo un método de control de riesgos desarrollado por el banco JP Morgan. Este método disminuye el costo del control de riesgos en desmedro de su eficacia. Así podemos destacar que el FMI y el Banco Mundial han intervenido en países donde los recursos técnicos y financieros aportados por ellos han consolidado el poder de regímenes autoritarios, y al mismo tiempo han sancionado a países en transición difícil hacia la democracia, con el pretexto de que los poderes existentes establecían aumentos de salarios a los funcionarios o construían caminos para atraer a los electores, sin embargo no se puede decir que en principio estas dos instituciones trabajen a nivel mundial contra la democracia y a favor de la dictadura, pero con el pretexto de no considerar ningún aspecto político y no buscar comprender que sus intervenciones tienen también dimensiones políticas, inician acciones que pueden ser políticamente desastrosas para la democracia.

Las Empresas Multinacionales: el capitalismo desde su origen se ha caracterizado por una relación ambivalente entre los Estados y los Actores Privados provenientes ya sea del mundo financiero o comercial o industrial. En primer lugar, los Estados estableciendo orden, conquistando nuevos territorios o asegurando el desarrollo de infraestructuras o la formación de la mano de obra, han tenido un rol central en la expansión de la actividad económica en la cual veían una condición de su poderío, en segundo lugar, los actores privados han buscado siempre junto con aprovecharse de la protección de los Estados, liberarse de las obligaciones fiscales o sociales que estos establecían sobre ellos.Cabe destacar que las empresas siempre han sido oportunistas reclamando a la vez subsidios y menos impuestos, mayores protecciones aduaneras para sus productos y libre acceso a otros mercados, sin embargo, la economía globalizada ha modificado las reglas de juego: las empresas han ganado más libertad y perdido protección. A pesar de ello, el conjunto de los países desarrollados han estado a favor de la apertura de los mercados favorables a sus empresas, junto con conservar protecciones aduaneras contra los productores del Sur que podían hacer competencia a sus productos. Desarrollando sus actividades en escala planetaria las grandes empresas transnacionales pueden poner en competencia territorios y Estados. Después de la guerra en la época de la regulación fordista las empresas vendían su producción a donde la producían. Hoy día en el espacio globalizado se puede producir en un país de salarios bajos para mandar a países ricos; esta disociación empuja a los Estados a practicar un dumping social y fiscal a fin de atraer a las empresas. Podemos decir que en un mundo en que los gobiernos de los grandes Estados han aceptado como marco la economía del mercado globalizado, las estrategias de los Estados siguen a menudo la de las grandes empresas para mayor provecho de éstas. A pesar de ésto las empresas están sometidas a la presión de la sociedad, las ONGs, las asociaciones de consumidores y los fondos éticos de financiamiento, influyen sobre el comportamiento de las empresas ya sea directamente o a través de los gobiernos. El peso creciente de los grandes actores privados contribuye, sin embargo, a inclinar la balanza hacia un orden más liberal lo que aumenta las desigualdades en el seno de los países como entre los países, ésta es una amenaza a la cohesión social. Otro aspecto importante es que dentro del conjunto de las empresas trasnacionales se ha producido un cambio en el poder relativo de las diferentes empresas, esto está relacionado con la importancia creciente en la economía actual de los servicios con respecto a los bienes materiales. Los servicios incluyen todas las actividades económicas que no significan producción material o construcción, tienen un carácter transitorio, coinciden con la producción y crean valor inmaterial.

Existe un gran número de empresas multinacionales gigantes de las tecnologías de la información que obtenían sus utilidades vendiendo material y programas se están transformando hoy día en prestatarias de servicios, son empresas como IBM, General Electric, Xerox y Hewlett-Packard que han comprendido que la simple venta de productos materiales no engendra márgenes substanciales de beneficios. Esos soportes han bajado tanto su precio y su calidad es tan uniforme que la única manera de ganar dinero es de proveer la experiencia a los clientes bajo forma de servicios. La mayor prueba de este cambio radical en el valor relativo de los bienes y servicios es que un número creciente de empresas ofrecen gratuitamente o casi gratuitamente sus productos para atraer al consumidor, a los cuales hacen pagar enseguida los servicios y las extensiones que acompañan al producto. Podemos destacar que el capitalismo actual tiende además a transformar los servicios culturales en experiencias mercantiles. Actualmente estamos entrando a una nueva era basada en las tecnologías de comunicación numérica y la economía cultural, dos fuerzas cuya sinergia crea un poderoso paradigma económico. Es una fracción creciente de nuestra vida cotidiana la que es mediatizada por los nuevos canales de expresión numérica. Lo que es nuevo hoy día es el carácter implacable de la empresa que se orienta a separar estas expresiones elementales de la creatividad humana, de sus orígenes sociales y comunitarios con la finalidad de venderlas a los que puedan pagar por ellas. Las industrias culturales son el sector de la economía mundial que muestra el crecimiento más rápido, así el cine, la radio, la televisión, el disco, el turismo, los complejos de entretenimientos, los parques temáticos, la moda, la cocina, los deportes, los juegos profesionales, los casinos, están en el primer plano de las actividades económicas en esta época, de esta manera, muchas multinacionales de los medios de comunicación y de los recursos culturales libran una lucha épica para el control de estos medios de comunicación que están en el centro de la actividad económica en el siglo actual. Ejemplo de esto son firmas como Disney, Time Warner, Bertelsmann, Viacom, Sony, News Corporation, TCI, General Electric, Poly Gram y Seagram, que controlan hoy en día el mercado de los medios de comunicación y fijan las condiciones mediante las cuales los consumidores tendrán acceso a estos recursos.. Por último cabe decir que el dominio del poderío norteamericano se ha desplazado del dominio militar e industrial al de la supremacía absoluta en materia de información y de espectáculo.

Los Financistas: el poder ejercido por la finanza globalizada proviene de la posibilidad que tiene de influenciar el valor interno ( precios) y externo ( tipos de cambio) de las monedas, así como de su capacidad de decidir quién puede beneficiar de crédito y en que condiciones. Un poder esencial en una economía capitalista monetarizada en la cual el crédito desempeña un papel determinante.

Hay que decir que la moneda no es simplemente un instrumento que permite los intercambios, sino que también es una de las expresiones fundamentales de las relaciones de comunidad que ligan a los hombres entre ellos y por eso no hay que asombrarse que los príncipes hayan siempre buscado asegurarse el control de la moneda como símbolo de su poder soberano sobre una comunidad particular. Decidir que países, qué empresas, qué individuos van a poder beneficiar de tales o cuales recursos financieros durante tanto tiempo y con qué tipo de interés, representa una capacidad esencial de fijar las reglas del juego económico. Cabe señalar que la pérdida de influencia de los gobiernos y de los bancos centrales sobre la finanza internacional proviene antes que nada de su acrecentada opacidad, la localización de una transacción financiera es cada vez más difícil de determinar. Así, una transacción entre dos entidades puede producirse en dos lugares diferentes por cuenta de un cliente ubicado en otro lugar, antes de ser compensada en un cuarto lugar, algunos productos financieros sofisticados contribuyen a reforzar esta opacidad. A todo ésto se puede agregar la proliferación de paraísos fiscales donde los flujos financieros quedan protegidos por el secreto bancario. El aumento del poderío de los actores privados resulta igualmente de la internacionalización de las actividades financieras, ésta comenzó a fines de los años 50 con el desarrollo del mercado de los eurodólares, depositados y prestados fuera de los USA, sin ningún control estatal y conoció un nuevo desarrollo a comienzos de los años 80 cuando los Estados autorizaron a los inversionistas internacionales a comprar bonos del Tesoro que eran obligaciones emitidas para financiar déficits presupuestarios. Todos los mercados financieros hicieron después lo mismo. Así los banqueros y más recientemente las otras empresas buscaron beneficiarse de la posibilidad de movilizar el ahorro internacional para su beneficio, las transacciones financieras internacionales alcanzan ahora montos sin proporción con las actividades productivas. Respecto a quién tiene el poder, cabe destacar que los bancos y los inversionistas institucionales son los actores principales de la finanza internacional, éstos, cuyo peso se acrecentó considerablemente en los años 90 de un modo muy rápido, reagrupan a las compañías de seguros, los fondos de pensiones, las sociedades de inversión y los fondos de colocaciones, recogen el ahorro del público para colocarlo en acciones y obligaciones. Es destacable la importancia de los fondos de pensiones que controlan ahora más activos que las compañías de seguros y se imponen como los primeros inversionistas institucionales, éstos hacen sentir su peso en los gobiernos del Norte en forma de políticas que den la prioridad a la lucha contra la inflación más que a las alzas de salarios o a medidas favorables al crecimiento; respecto a las poblaciones de los países del Sur hay que destacar que se ven afectadas por la volatilidad de los capitales como lo demostró la crisis asiática y las empresas ven igualmente aumentar sus demandas por beneficios elevados y rápidos lo que las incita a privilegiar a los accionistas sobre los asalariados, los golpes financieros más que las inversiones a largo plazo.

En este mundo en que los dirigentes de las empresas son remunerados por la distribución de acciones, el individuo no es más presentemente definido como un ciudadano, sino como un propietario y los derechos patrimoniales priman sobre los derechos sociales. Así podemos decir que en estas condiciones controlar las fuerzas mundiales constituye una necesidad política social esencial.

Los Especialistas: en las economías de mercado sofisticadas de los países desarrollados algunos actores, a pesar de su dimensión modesta, desempeñan un papel esencial que les da mucho poder e ingresos elevados, éstos son los consejeros jurídicos y fiscales, los auditores y los comisarios de cuentas, los consultores en estrategia y en organización. Estos oficios son frecuentemente ejercidos por independientes: es el dominio privilegiado de las profesiones liberales, que opera tradicionalmente sobre una base local por el hecho de los particularismos jurídicos, fiscales y culturales de cada país. Pero hay que decir que estas profesiones han sido arrastradas a su vez por la espiral de la globalización de las empresas y que verdaderas multinacionales de estos servicios han aparecido. .

Los Innovadores : la investigación científica y sus actores constituyen uno de los principales polos de poder en el seno de la economía globalizada, y de ella depende la innovación que está en el seno del crecimiento, en la frontera entre lo público y lo privado está muy concentrada en los países desarrollados, a los que hay que agregar Corea y Taiwán, India y Rusia. En primer lugar, la dinámica reciente de las biotecnologías y de las tecnologías de la información y de la comunicación como Internet, recuerda por numerosos aspectos las revoluciones tecnológicas anteriores. En segundo lugar, la apropiación privada creciente del saber científico a través de la propiedad intelectual se encuentra en el origen de numerosos debates en el seno de las comunidades de investigadores y de las tentativas para preservar el carácter de bien público. En tercer lugar, las empresas innovadoras son a menudo de pequeña dimensión, pero las innovaciones técnicas que tratan de desarrollar han casi siempre tenido lugar en el seno de grandes estructuras, de centros de investigación de las grandes empresas privadas y de los laboratorios públicos. Las multinacionales benefician en particular en sus países de origen de un acceso privilegiado a los resultados de las investigaciones.

Los nuevos movimientos sociales: el movimiento asociativo-ONG- ocupa un lugar creciente en la vida democrática en competencia con los modos tradicionales de expresión política colectiva, en segundo lugar, la crisis de los partidos de masa, ligada en parte al retroceso sindical, se traduce en un debilitamiento de las antiguas comunidades de pertenencia basadas en el trabajo o la clase social. Al mismo tiempo con la elevación del nivel de cultura general y la afirmación de la autonomía del individuo, nuevas formas de solidaridad surgen menos ligados al territorio o al empleo. Más temáticas y más transversales ellas representan formas de vida más diversificadas y la búsqueda de identidades plurales. Podemos decir que la sociedad civil mundial en desarrollo está cada vez más dominada por las ONGs que ocupan el espacio dejado vacante por otras formas de organización. Las ONGs aparecen así como un contra poder indispensable, tanto más indispensables cuanto que las organizaciones internacionales existentes son incapaces de hacerse cargo de los problemas del planeta. Respecto al nivel de las finalidades las ONGs hay que señalar que están en su mayoría especializadas en torno a un tema particular: medio ambiente, derechos del hombre, regulación de las finanzas a través del impuesto Tobin, etc. Esta especialización de las ONGs contribuye a su popularidad en estos tiempos de declive de la política. Son percibidas como atacando problemas concretos más identificados. Las ONGs han surgido en su mayoría en los países desarrollados, de ahí la paradoja que ve que en estos países que surge por la fuerza de sus Estados como de sus empresas-sistemas que a su vez son contestados por otros organismos (ONG) que aparecen en ellos mismos. Cabe destacar que el éxito mediático de las ONGs no sería tal si éstas no expresaran efectivamente las aspiraciones de numerosos ciudadanos de controlar mejor los procesos que pesan sobre sus vidas o condiciones de trabajo, así podemos decir que las ONGs contribuyen a dar sentido al espacio democrático nacional discutiendo los mandatos de los que están en las organizaciones internacionales.

Los delincuentes internacionales: los historiadores muestran que desde hace mucho tiempo las mafias se encuentran asociadas al poder de los Estado y al funcionamiento de las economías, así un equilibrio de fuerzas se instala generalmente entre las autoridades legales e ilegales en torno a una "zona gris" donde las idas y venidas entre los dos mundos son posibles, sin embargo la globalización rompió este equilibrio y el desarrollo de actividades comerciales y financieras ilícitas organizadas a nivel mundial ha acrecentado la riqueza y la influencia de las mafias. El tráfico de drogas es la actividad principal del crimen internacional y su primera fuente de ingresos financieros, se agregan el tráfico de armas, los circuitos de la inmigración ilegal, la prostitución, la extorsión de fondos y las fabricaciones ilegales de productos. Es necesario señalar que la principal característica de la evolución reciente de los grupos criminales es su internacionalización, así la actividad internacional de las mafias más desestabilizadora para la economía mundial concierne su dimensión financiera, ligada al blanqueamiento del dinero sucio. Por otra parte, hay que destacar que la influencia financiera de las mafias es triple: en primer lugar, en segundo lugar, apoyan el desarrollo de los paraísos fiscales, y por último, manipulan los mercados financieros y penetran considerablemente los sistemas bancarios legales.

Los Teóricos :es imposible comprender el funcionamiento de la economía mundial sin considerar el papel de las ideas y de las creencias dominantes que conducen a representar la globalización de tal o cual manera. Keynes quería colocar la economía en el centro de la decisión pública. Sabía que su teoría económica debía poder ser utilizada por los políticos y los altos funcionarios, fácilmente aplicable y fuente de dividendos políticos. Pero comprendía también que para ganar la batalla política, debía ganar la batalla intelectual. La potencialización de las creencias liberales en materia económica en los años 80 fue también facilitada por numerosas estructuras que reagrupaban a economistas, hombres de negocios y altos funcionarios, destacan: el Forum de Davos, el periódico norteamericano Wall Street Journal y muchos otros medios, como Universidades (especialmente la de Chicago) y centros de investigación que han desarrollado poderosamente la visión liberal del mundo en el curso de los años 80 y 90. Las élites políticas de los países del Norte fueron así convencidas que la liberalización financiera era inevitable, que las empresas públicas eran por principio ineficaces, que la inflación era el peor de los males. Una ideología común se extendió agrupando todas las élites públicas y privadas que concuerdan en las virtudes del liberalismo económico en los países ricos. Cabe destacar que las instituciones económicas internacionales como el FMI, el Banco Mundial y la OMC, han sido promotores importantes de los intereses dominantes así, confrontadas ante la caída del muro de Berlín y el desmoronamiento de la URSS, pusieron toda su fuerza ideológica y sus medios financieros al servicio de la idea de que esos países debían primero construir mercados eficaces y que la organización política y las instituciones necesarias para hacerlos funcionar vendrán enseguida por sí mismas. Fue así que el FMI y el Banco Mundial desarrollaron el "Consenso de Washington". Los movimientos sociales transnacionales animados por las ONGs como Attac, desempeñan actualmente un papel movilizador importante en la oposición a la ideología liberal de la globalización, organizan una circulación internacional de información que permite confrontar y reagrupar numerosos puntos de vista y contribuyen también a mostrar que la forma actual de la globalización no tiene nada de natural e ineluctable, pero que resulta de una construcción política y social que puede ser contestada.

DIMENSIÓN ECOLÓGICA:

Podríamos hablar aquí de un ataque global concertado a los recursos naturales, así podemos decir que nunca como ahora han prosperado tantas organizaciones y tantos foros internacionales supuestamente dedicados a la conservación del ambiente, mientras éste, nunca como hoy, ha experimentado asaltos depredadores en tan alta escala. En lugar de una práctica de movilización de fuerzas sociales para detener el desastre ecológico y abrir caminos hacia una nueva relación entre la fábrica económica y los recursos naturales, estas organizaciones y foros han desarrollado más bien un ejercicio retórico y literario.

Muchas veces también, por priorizar lineamientos de desarrollo pacífico y de buena convivencia, se ha preferido la concertación a la denuncia, con los resultados que se ven: el aumento irrestricto de la depredación en función de metas de ganancia, libre operación de mercados y esquemas de expansión del trabajo y del consumo. Predomina en la práctica una idea desbocada y unidimensional del interés y de la teoría económica, que no valora en su justa dimensión la presión de los recursos en agotamiento y de las relaciones de nicho en destrucción. En los niveles más altos de decisión todavía no se descubre que las economías sin dimensión ecológica no son económicas. Esta situación se ha visto agravada en las últimas décadas por el desarrollo de aparatos corporativos que sobrepasan a la fuerza de los estados, y que persiguen la explotación del mundo sin otro fin que el crecimiento obsesivo de sus tasas de ganancia, estas organizaciones presionan a los estados y tienen espacios para imponer sus políticas a través de diversos organismos supranacionales. Por otro lado, las medidas impulsados por la OMC, el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional para que los estados se vean compelidos a reducir o a eliminar las reglamentaciones nacionales de protección ambiental, confirman la rápide explotación de los recursos naturales, ha surgido además, desde hace un par de años, otro factor que está contribuyendo a acelerar aún más el ritmo de explotación de los recursos naturales, es el acorralamiento de la economía global actualmente en una vasta recesión que afecta la expansión de las tasas de ganancia y crea premuras inusitadas, sobre todo en los poderes centrales, por controlar los recursos energéticos, bióticos y de materia prima. Para responder a esta urgencia se han creado nuevos agentes que unifican su acción desde el interior de grandes proyectos, supuestamente productivos, que conducen hacia la destrucción irreversible de los recursos mundiales. Sin embargo, hay que decir que estos megaproyectos son la fuente intensa e inmensa de grandes colisiones de interés, particularmente con los pueblos nativos de Africa, Asia y América Latina y que en la mayoría de ellos se establecen coordinaciones y cronogramas para la acción que envidiarían las mejores prácticas planificadoras de un pasado estatista. El objeto de esa planeación es el manejo de los recursos del país por el sistema corporativo transnacional, y su traducción en ganancias. Por otro lado, cabe destacar el hecho de que los problemas ambientales han recrudecido en el último período de expansión de la economía capitalista global.

En el fondo, la globalización es una inmensa reestructuración de los sistemas de explotación y de la distribución del producto mundial, que ofrece como resultados negativos el inmenso crecimiento de la pobreza y el agotamiento de los recursos naturales, acompañado de una caída de ribetes catastróficos en la calidad ambiental, así podemos decir que el crecimiento del Producto Interno Bruto ya no es un índice adecuado de progreso, como para poder identificar a la globalización con el desarrollo y el bienestar, es importante señalar también que el crecimiento del PIB en los países del tercer mundo va a la par de los índices del crecimiento de la pobreza y de la destrucción ambiental. La expansión de la recesión mundial hace todavía más dura esta situación. Las situaciones estructurales pesan fuertemente sobre el destino ambiental, exponiendo aún más a los países del Tercer Mundo a fuertes presiones para aceptar peligrosas demandas corporativas en cuanto a la concesión de sus recursos y en las decisiones en torno a la plena apertura ambiental. Actualmente ya es posible observar el aspecto que toma el desastre ecológico llevado en alas del estilo productivo de los modelos de la globalización. Cabe señalar que en los últimos diez años se han eliminado 150 mil kilómetros cuadrados de bosques sólo en Brasil y que en Africa y en el Sudeste asiático, el desastre forestal es también inconmensurable. Asímismo, es destacable también la forma de explotación, con fuertes ribetes coloniales y anti-ambientales, que ha instalado la globalización en América Latina. Podemos decir que las reformas estructurales han hundido los proyectos de crecimiento hacia adentro y las industrializaciones paralelas o sustitutivas, que han hundido también las reformas agrarias que con tanto esfuerzo se realizaron durante el siglo XX, para privilegiar solamente las exportaciones de aquellos productos que satisfacen las necesidades del centro norteamericano o europeo. Cuando estos problemas se vuelven más agudos, también se agudizan las presiones del centro para mantener a como dé lugar sus demandas por el libre mercado, evitando toda intervención social y manteniendo un alto nivel de agresividad en su ataque a los recursos y al ambiente, en una operación que ha creado extensas y permanentes áreas de conflicto. Por otra parte hay que señalar que las organizaciones ambientalistas han destacado que el planeta se encuentra en medio de una catástrofe ambiental global y que pese a su negativo impacto sobre el planeta el esquema o paradigma de la globalización sigue operando porque cuenta con importantes agencias que impulsan su concepción de mercados abiertos. Estas agencias se han ido formando y completando en las últimas décadas hasta llegar a ser un dispositivo muy eficiente y con diversas capacidades de planeación y operación.

Finalmente cabe resaltar la existencia de organismos supranacionales como el Banco Mundial y el FMI, la Organización Mundial de Comercio ( GATT), asociaciones comerciales, bancarias, tratados de comercio, pactos (como el G7, Davos), planes regionales o continentales, que afectan a América, Asia, Africa, etc. Y por último, proyectos de "desarrollo" sustentados en la filosofía de estas organizaciones y en ideas de transnacionalización y explotación de recursos en diferentes países.