Economía del Japón

Exportaciones. Sectores económicos. Comercio. Inversión. Turismo

  • Enviado por: David F. Neila
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 37 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de Contabilidad Básica
Curso de Contabilidad Básica
¿Quieres Aprender Contabilidad? En este curso conocerás lo básico, para que hoy mismo empieces a...
Ver más información

Viva libre y tome el control de su dinero
Viva libre y tome el control de su dinero
Mes a mes trabajamos duro por conseguir el dinero que necesitamos, sin embargo en muy poco tiempo nos quedamos con nada...
Ver más información

publicidad

JAPÓN

Economía del Japón

ESTRUCTURA ECONÓMICA

Y

COMERCIO INTERNACIONAL

Profesor:

Alumno:

INTRODUCCIÓN

El presente análisis de la estructura económica japonesa y, más en concreto, de sus sectores productivos y de sus relaciones económicas con el resto del mundo ha sido realizado con múltiples dificultades, como consecuencia de la disparidad y antigüedad de alguno de los datos disponibles, lo que impide comprender, a primera vista la evolución económica japonesa, se precisa una observación atenta para apercibir los mencionados datos estadísticos.

Los datos más actuales y las partes más desarrolladas del análisis, corresponden con el último epígrafe, el epígrafe 1.5 Relaciones Económicas Japón/España en 1997.

1. ESTRUCTURA ECONÓMICA NACIONAL

Economía del Japón

El archipiélago Japonés, situado en el océano Pacífico, al nordeste de Asia, se extiende de norte a sur, en forma de arco, a lo largo de 3.600 Km. Formado por cuatro grandes islas -Hokkaido, Honshu, Shikoku y Kyushu- y, aproximadamente, más de 6.000 mucho más pequeñas, tiene una superficie de 377.819 Km2, de los cuales el 68% son zonas montañosas, prácticamente cubiertas por bosques, y sólo el 14% tierras de cultivo. Tiene 29.751 Km de costas. Es veinticinco veces más pequeño que Estados Unidos y representa menos del 0,3% del territorio mundial.

En al isla de Honshu se encuentra la cadena de montañas más importante, llamada “Alpes Japoneses”, en la que está ubicado el monte más alto y conocido de Japón, el monte Fuji de 3776 m de altura que es un volcán inactivo. En el territorio japonés están localizados el 10% de los volcanes en actividad del mundo. Además Japón es un país muy activo sísmicamente, unos 1.500 episodios sísmicos al año.

En general, los ríos japoneses son muy cortos y torrenciales. Los más importantes son el Tone, el Ishikari y el Shinano. También hay gran cantidad de pequeños lagos; el mayor es el lago Biwa de 70 Km2, cerca de Kyoto.

Japón abarca una gran variedad de climas, desde el subártico en el norte al subtropical en las islas de Okinawa. El clima del norte es muy frío en invierno y caluroso en verano. En la zona centro que da al Pacífico, en la isla de Honshu, los inviernos no son muy fríos, pero los veranos son extremadamente húmedos y calurosos; la barrera que en esta isla forman los Alpes Japoneses hace que los inviernos sean mucho más duros en la vertiente oeste que da al mar de Japón.

La pluviosidad es muy elevada. Las precipitaciones oscilan entre 1.700 y 1.800 mm. Debido a la influencia de los monzones, llueve casi a diario desde mediados de junio hasta mediados o finales de julio. Los tifones son frecuentes a finales de verano y principios de otoño.

La cooperación entre gobierno e industria, una ética muy desarrollada en el trabajo, la maestría en alta tecnología, y una asignación para defensa comparativamente pequeña (aproximadamente el 1% del PIB) hay ayudado a Japón a avanzar con extraordinaria rapidez al rango de segunda economía más poderosa del mundo. Una característica notable de la economía es el trabajo conjunto de fabricantes, proveedores, y distribuidores en grupos fuertemente unidos llamados keiretsu. Una segunda característica básica ha sido la garantía de empleo indefinido para una parte sustancial de la fuerza de trabajo urbana; esta garantía se están erosionando lentamente. La industria, el sector más importante de la economía, depende fuertemente de las importaciones de materias primas y combustibles. El muchísimo menor sector agrario está fuertemente subvencionado y protegido, con un rendimiento de cosechas de los mayores del mundo. Normalmente autosuficiente en arroz, Japón debe importar alrededor del 50% de sus necesidades de otros cereales y piensos. Japón mantiene una de las flotas pesqueras más grandes del mundo y recoge cerca el 15% de las capturas mundiales. Durante tres décadas el conjunto del crecimiento económico real ha sido espectacular: una media del 10% en los 60, una media del 5% en los 70,y una media del 4% en los 80. El crecimiento se desaceleró considerablemente en el periodo 1992-95 en gran parte por las consecuencias de la sobreinversión durante finales de los 80 y las políticas contrazcionistas nacionales que tuvieron como intención exprimir los excesos especulativos de los mercados bursátiles e inmobiliarios. El crecimiento se recobró en 1996, debido a las simultaneas políticas fiscal y monetaria así como bajas tasa de inflación y desordenes sociales. Como resultado de las políticas fiscales expansionistas y la bajada de los ingresos por impuestos debidos a la recesión, Japón tiene actualmente uno de los mayores déficits del % del PIB de los países industrializados. El saturamiento del terreno habitable y el envejecimiento de la población son otros dos grandes problemas a largo plazo.

Datos del año 1996

PIB: 2,85 billones dólares

PIB per capita: 22.700 dólares

PIB por sectores:

Agrario 2%

Industrial 41,5%

Servicios 56,5%

PIB por componentes del gasto:

Consumo privado 59,8%

Consumo público 9,8%

Formación bruta de capital fijo 29,6%

Variación de existencias 0,2%

Exportación de bienes y servicios 9,9%

Importación de bienes y servicios -9,4%

Crecimiento real del PIB: 1996 1997

3,6% 1,9%

Tasa de paro: 3,4%

1.1 POBLACIÓN

Aunque pequeño territorialmente Japón, con 125,7 millones de habitantes, es el séptimo país más poblado del mundo. Esto convierte a Japón en uno de los países más poblados del mundo. La mayoría de los japoneses vive en la costa este, que está muy urbanizada, o en la región sur, donde se localizan la mayoría de las ciudades japonesas. De hecho, cuatro de cada cinco personas viven en ciudades o pueblos grandes. Alrededor de una décima parte de la población japonesa vive en la capital Tokyo o en sus alrededores. El gran área metropolitana de Tokyo, es en la actualidad el lugar de residencia del 32% de los japoneses.

La gran densidad de población ha ayudado al espectacular aumento del precio del suelo. Entre 1955 y 1989, el precio del suelo en las seis ciudades más grandes ha aumentado un 15.456%. Los precios del suelo urbano aumentaron un 40% desde 1980 hasta 1987; en las seis ciudades más grandes, el precio del suelo duplicó su valor durante ese periodo. Esta tendencia puso la vivienda en las ciudades centrales fuera del alcance de muchas familias. El resultado fue largos desplazamientos de ida y vuelta para muchos trabajadores; Desplazamientos de ida y vuelta de hasta dos horas cada uno son muy comunes en el área de Tokyo. En contraste con la gran cantidad de bosques que hay en Japón, los parques de las ciudades son mucho más pequeños y escasos que en cualquier ciudad europea o americana, en las que la media de parques por habitante es diez veces mayor. De cualquier manera, a pesar del alto coste residencial, mucha gente está de acuerdo en volver a la parte céntrica de las ciudades, en particular por el aumento del precio de los transportes y el tiempo de traslado. Tanto el gobierno nacional como los regionales, dedican recurso para hacer las ciudades regionales y las áreas rurales más atractivas desarrollando infraestructuras, servicios sociales, y centros de enseñanza como iniciativa para descentralizar los asentamientos y mejorar el nivel de vida. No obstante, las grandes ciudades, especialmente Tokyo, siguen atrayendo a la gente joven que quiere estudiar o busca trabajo.

Japón era un país de gente joven a principios de siglo, la edad media era de 26,7 años en 1920. Hoy es casi 40,1. En 1935 la esperanza de vida de los hombres y mujeres japoneses era de 46,92 y 49,63 años respectivamente. En 1947 los japoneses rompieron por primera vez “la barrera de los 50”, los hombres tenían una esperanza de vida de 50,06 y las mujeres de 53,96. Hoy en día la población japonesa tiene la mayor esperanza de vida del mundo. La esperanza de vida del os hombres y mujeres japoneses es de 77,4 y 83,65 años respectivamente.

Prácticamente el 15% de la población japonesa es mayor de 65 años. En el año 2000, Japón será el país con mayor proporción de gente anciana. Antes del 2010, 1 de cada 5 japoneses serán jubilados. Y en el 2050 1 de cada 3 serán ancianos. En el año 2000, el 17% de los japoneses serán mayores de 65 años; el 7% serán mayores de 75 años. A principios del siglo que viene los mayores de 75 años, sobrepasarán en número a aquellos entre 65 y 74 años.

El pueblo japonés es uno de os más homogéneos del mundo. Es una mezcla muy antigua de elementos centroasiáticos y polinesios o del sudeste asiático con tribus Ainu, que hace siglos cubrieron todo Japón, y de las que actualmente sólo quedan unas 24.000 personas en la isla de Hokkaido. Los habitantes de Okinawa, de tez morena, son también algo diferentes. La población con antecesores de coreanos aún no ha sido totalmente asimilada por la sociedad japonesa.

En lo que a Religiones se refiere, el 87% de la población es sintoísta, el 73% budista y el 1% cristiana. La mayoría de los japoneses son budistas y sintoístas al mismo tiempo.

Datos de 1997

Población: 125.732.794 (Julio)

Distribución por edades: (Julio)

Hasta 14 años: 15% (9.931.114 hombres; 9.464.940 mujeres)

Entre 15 y 64 años: 69% (43.577.219 hombres; 43.250.874 mujeres)

Mayores de 65 años: 16% (8.089.200 Hombres; 11.419.447 mujeres)

Tasa de crecimiento poblacional: 0,23%

Tasa de natalidad: 10,01‰

Tasa de mortalidad: 7,39‰

Tasa de mortalidad infantil: 4‰

Tasa de migración neta: -0,37‰

Tasa de fertilidad: 1,44 nacimientos/mujer

Distribución según sexos:

Al nacer: 1,05 hombres/mujer

Hasta 15 años: 1,05 hombres/mujer

Entre 15 y 64 años: 1,01 hombres/mujer

Mayores de 65 años: 0,71 hombres/mujer

Total población: 0,96 hombres/mujer

Esperanza de vida al nacer:

Total población: 80,45 años

Hombres: 77,40 años

Mujeres: 83,65 años

Densidad demográfica: 335 habitantes/Km2.

Población principales ciudades:

(Enero, miles de habitantes)

Tokyo (capital) 7.958

Yokohama 3.324

Nagoya 2.598

Osaka 2.153

Sapporo 1.778

Kyoto 1.464

Kobe 1.420

Población ocupada por sectores:

Agricultura 5,48%

Industria 32,70%

Servicios 61,34%

  • ESTRUCTURA PRODUCTIVA POR SECTORES ECONÓMICOS

  • PIB POR RAMAS DE ACTIVIDAD

    (Millones de yenes)

    Valor %

    Agricultura, silvicultura y pesca 10.149,1 2,0

    Industrias extractivas 1.027,2 0,2

    Industrias manufactureras 117.151,3 23,5

    Construcción 51.643,5 10,3

    Electricidad, gas y agua 13.355,5 2,7

    Comercio mayorista y minorista 60.770,3 12,2

    Bancos, seguros y negocios inmobiliarios 85.647,5 17,2

    Transporte y telecomunicaciones 30.655,6 6,1

    Otros servicios 80.451,7 16,1

    Administraciones públicas 37.782,9 7,6

    Servicios no lucrativos 10.378,7 2,1

    PIB a precios de mercado 499.013,3 100,0

    SECTOR PRIMARIO

  • ENERGÍA

  • Japón carece de fuentes de energía nacionales significativas exceptuando el carbón y se ve obligado a importar ingentes cantidades de petróleo, gas natural, y otras fuentes de energía, incluyendo uranio. En 1990 la dependencia en las importaciones para energía primaria alcanzó más del 84%. Su vertiginoso crecimiento industrial desde el final de la Segunda Guerra Mundial ha doblado el consumo de energía cada cinco años. Durante el periodo entre 1960 y 1972 de crecimiento acelerado, el consumo de energía creció mucho más rápido que el PIB, doblando el consumo de Japón la energía mundial. En 1976, con sólo el 3% de la población mundial, Japón consumía el 6% de los suministros de energía globales.

    La industria carbonera japonesa sufrió primero el cambio en los sesenta a la electricidad generada por petróleo, y más tarde la competencia del barato carbón importado. Japón es en la actualidad el mayor importador de carbón del mundo. Cuando la diferencia de precio entre el carbón nacional y el importado se incrementó, la industria del hierro y el acero se rebelaron en 1986, contra la política del gobierno que les obligaba a comprar el 20 % del carbón nacional. El gobierno reconoció entonces que debía incentivar una disminución de la producción de carbón nacional.

    Balance de energía primaria, 1993

    (equivalente a miles de toneladas de petróleo)

    Petróleo

    Gas

    Carbón

    Electricidad

    Otros

    Total

    Suministro principal

    Producción

    0,9

    2,0

    4,2

    77,4a

    0,1

    84,6

    Importaciones

    276,0

    46,0

    75,0

    0,0

    0,0

    397,0

    Exportaciones

    6,0

    0,0

    2,0

    0,0

    0,0

    8,0

    Total

    270,9

    48,0

    77,2

    77,4a

    0,1

    473,6

    29,8b

    426,0

    Proceso y transformación

    Pérdidas y transferencias

    69,4

    41,0

    36,2

    8,5

    0,0

    155,1

    Salida Transformada

    0,0

    10,0

    0,0

    47,5b

    0,0

    57,5

    Consumo Final

    Combustibles para transportes

    87,5

    0,0

    0,0

    1,8b

    0,0

    89,3

    Combustibles industriales

    34,5

    6,0

    40,9

    39,0b

    0,0

    120,4

    Residenciales, etc.

    40,5

    11,0

    0,1

    28,0b

    0,1

    79,7

    Usos no energéticos

    39,0

    0,0

    0,0

    0,0b

    0,0

    39,0

    Total

    201,5

    17,0

    41,0

    68,8b

    0,1

    328,4

    a Expresado como entrada equivalente asumiendo una eficiencia al generar del 38.5 %. B Base de salida.

    Fuente: Energy Data Associates.

    Producción de carburantes

    1988

    1989

    1990

    1991

    1992

    1993

    Gas Natural (miles de m3)

    2.097

    2.009

    2.044

    2.135

    2.159

    2.203

    Crudo (miles de Kl)

    692

    641

    632

    878

    1.002

    911

    Carbón (miles de toneladas)

    11.223

    10.187

    8.263

    8.053

    7.598

    7.217

    Fuente: Statistics Bureau, Management and Coordination Agency, Monthly Statistics of Japan.

    Importaciones de carburantes

    1988

    1989

    1990

    1991

    1992

    1993

    Carbón (miles de toneladas)

    101.243

    101.509

    103.580

    109.382

    109.120

    111.403

    Crudo (miles de Kl)

    193.851

    209.692

    228.760

    242.697

    251.234

    255.135

    Fuente: Statistics Bureau, Management and Coordination Agency, Monthly Statistics of Japan.

    Petróleo y gas natural

    Existen depósitos de petróleo y gas natural, pero en cantidades insignificantes. Así que las importaciones satisfacen prácticamente todas las necesidades de petróleo de Japón. De todas maneras, se han hecho grandes esfuerzos para reducir la dependencia del país en el petróleo, y las importaciones de crudo se han reducido de 263.000 Kilolitros en 1975 a 185.000 Kilolitros en 1987. Pero la aceleración del crecimiento económico a finales de la década de los 80 incrementó el volumen de las importaciones. Aunque el consumo de energía en los sectores industriales disminuyó durante el enfriamiento (deceleramiento) económico a principios de los 90, el consumo del sector del consumo privado y de los transportes ha continuado creciendo. Por consiguiente existe la preocupación que, sin medidas extraordinarias en ahorro de energía, mantener el consumo total en el equivalente de 395.000 Kilolitros de crudo, como está previsto para el año fiscal 2000/01, será difícil.

    Generación de electricidad

    La proporción de las necesidades energéticas primarias de Japón satisfechas por las importaciones han permanecido alrededor del 85 %, comparada con el 94 % en 1974. Las medidas de conservación y diversificación han tenido ambas que ver, con el incremento del uso de la energía generada por hidroelectricidad, que la geografía japonesa hace posible, geotérmica, solar y nuclear. La última es especialmente importante, y Japón tiene actualmente la tercera mayor capacidad nuclear del mundo después de EEUU y Francia. En Septiembre de 1993 Japón tenía 46 plantas nucleares, incluyendo plantas de investigación. Pero la oposición local a la construcción de reactores ha sido más intensa a partir de varios accidentes en plantas nucleares que provocaron largas clausuras en 1991. El envío de plutonio al primer reactor rápido de Japón fue recibido con protestas clamorosas, reactor que alcanzó su punto crítico (reacción en cadena) en Abril de 1993 y estaba programado para suministrar electricidad comercial desde Diciembre de 1995. Los planes oficiales son fomentar la participación de la energía nuclear como fuente eléctrica para ir reduciendo la dependencia en energía térmica generada por petróleo y disminuir la emisión de dióxido de carbono. El gobierno se ha comprometido a mantener las emisiones de dióxido de carbono por cabeza al nivel de 1990 hasta el año 2000.

    Electricidad generada

    (miles de millones de Kwh; años fiscales)

    1988

    1989

    1990

    1991

    1992

    1993

    666,77

    704,68

    757,59

    783,11

    788,26

    791,49

    Fuente: Statistics Bureau, Management and Coordination Agency, Monthly Statistics of Japan.

    Electricidad generada por fuentes

    (miles de millones de Kwh; años fiscales)

    Hidroeléctrica

    %

    Térmica

    %

    Nuclear

    %

    Totala

    1987

    74,57

    11,6

    378,99

    59,2

    186,61

    29,2

    640,16

    1992

    82,74

    10,5

    481,68

    61,1

    222,31

    28,2

    788,26

    a Incluyendo otras.

    Fuente: Statistics Bureau, Management and Coordination Agency, Monthly Statistics of Japan.

  • AGRICULTURA, SILVICULTURA Y PESCA

  • La agricultura, la silvicultura y la pesca dominaban la economía japonesa en los años 40, pero después disminuyó en importancia relativa. A finales del siglo XIX, estos sectores ocupaban el 80% del empleo. El empleo en agricultura disminuyó en el periodo de preguerra, pero el sector seguía siendo el más importante (alrededor del 50% de la fuerza de trabajo) al final de la II Guerra Mundial. Continuó disminuyendo al 23,5% en 1965, 11,9% en 1977 y al 5,5% en 1997. La importancia de la agricultura en la economía nacional continuó su decadencia, con la cuota de producción agrícola neta en el PIB finalmente entre 1975 y1994 del 4,1% al 2%. A finales de los 80, el 85,5% de los granjeros japoneses tenían también ocupaciones fuera de sus granjas, y la mayoría de estos granjeros a tiempo parcial obtenían la mayoría de sus ingresos de esas actividades no relacionadas con la granja.

    La agricultura japonesa se distingue por el diminuto tamaño de las explotaciones y los enormes costes de explotación. Aunque desde tiempos inmemoriales en el sector agrario han predominado los campos de arroz, son numerosos los agricultores especializados en cultivar hortalizas, frutas y flores, así como en la producción ganadera y de productos lácteos.

    Aunque en 1996 tan sólo un 5,5% de la población ocupada se dedicaba a la agricultura o ganadería, el sector agrícola tiene gran influencia en la política a través de los sindicatos, que no sólo defienden los intereses de los agricultores mediante la exigencia del mantenimiento de las cuotas de importación de los programas de soporte de precios, sino también por medio de compras a gran escala, extensión de precios y marketing de la producción. Con la nueva Ley de alimentos de primera necesidad, el papel del Gobierno se reducirá a mantener una reserva esencial y a controlar las importaciones de arroz (en diciembre de 1993, además, el gobierno anunció la apertura gradual del mercado nacional de arroz), mientras que las fuerzas del mercado determinarán la producción y distribución. Se han prometido reducciones arancelaria en una serie de productos agrícolas.

    Japón es uno de los países que importan más productos agrícolas del mundo, ya que sólo el 14% de su territorio es apropiado para la agricultura. La finca promedio ocupa alrededor de 1,4 hectáreas. Las fincas japoneses son relativamente pequeñas, pero los agricultores se esfuerzan para obtener el máximo rendimiento de sus reducidos terrenos y por consiguiente la tierra se cultiva muy eficientemente.

    Utilizando un cultivo intensivo, fertilizantes, maquinaria sofisticada y técnicas muy elaboradas, los agricultores logran producir más de dos tercios de las frutas y las verduras que se consumen en Japón y dejar cierto espacio en la finca para criar ganado. La producción agrícola de Japón contribuye así a la dieta de su población.

    Gracias a la tecnología moderna se han hecho posibles también nuevos tipos de cultivos. Algunas de las cosechas en Japón son cultivadas por cultivo hidropónico, en agua, sin necesidad de tierra. La ingeniería genética está logrando que las cosechas sean más grandes, seguras y saludables.

    Los agricultores japoneses desarrollan una gran variedad de cultivos y crían varios tipos de ganado. Entre ellos están cereales como el arroz y el trigo; hortalizas como las patatas, los rábanos blancos y las coles; frutas como las mandarinas, las sandías y las peras y productos de la cría de ganado tales como la carne de vaca, pollo y cerdo, la leche y los huevos.

    El resto del territorio japonés, alrededor del 67% de la superficie, está constituído por bosques. Por consiguiente, la silvicultura forma una parte imprtante de la economía japoenesa. Dado que japón es una nación insular y debe utilizar sus recursos naturales cuidedosamente, el 41% de sus bosques son plantados.

    Los bosques de Japón contienen una gran variedad de árboles debido a las diferencias de clima que existen a lo largo del archipiélago. Algunos de los árboles más comunes en los bosques japoeses son los cedros, los cipreses, los pinos, los castaños de indias, las hayas y los árboles de alcanfor.

    La silvicultura ha sido una actividad económica importante en Japón desde hace siglos. Ya en el siglo VIII se construían palacios y templos de madera en Kyoto y en otras ciudades. En la actualidad, sin embargo, existe una demanda de madera muy grande, no sólo para la construcción, sino también para la fabricación de papel, muebles y varios productos de consumo, por lo que japón necesita importar el 76% de la madera que consume.

    Debido a que el pescado es una parte importante de la dieta japonesa, la pesca es una de las mayores actividades económicas de Japón. En 1993, había alrededor de 267.000 barcos de pesca registrados en Japón. Junto con una captura anual de aproximadamente 8 millones de toneladas, 1,4 millones de toneladas de pescado y marisco adicionales se recogen cada año de granjas de cultivo done se crían más de 100 especies de pescado. A pesar de su activa industria pesquera, Japón tiene que importar el 40% del pescado que consume, el cual se pesca en mares de todas las partes del mundo. Todo este pescado permite al japones medio consumir 36,3 kilos de pescado al año.

    SECTOR SECUNDARIO

    El extraordinario dinamismo industrial del Japón actual es bien conocido en el mundo entero. Sus fábricas haninundado los países subdesarrollados de transistores, relojes, motocicletas y la más amplia gama de artículos de consumo ligero. Incluso las grandes potencias económicas de Occidente, herederas de una sólida tradición industrial, tienen que alzar elevadas barreras arancelarias para obstaculizar la penetración en sus mercados de automóviles, televisores, vídeos, ordenadores electrónicos y tantos otros productos de coplejas tecnologías salidos, en inconteible aluvión, de las prolíferas factorías niponas.

    Puede decirse que, iniciada ya la última década del siglo XX, Japón aparece ostentando una indiscutible primerísima posición mundial en tanto que potencia industrial más dinámica, expansiva y con mayor capacidad y agresividad exportadora. Primacía que reviste unmérito particular si se tiene en cuenta la extremada penuria del país en recursos naturales, no sólo energéticos, lo que obliga a importar la inmensa mayoría de las materias primas. Ha de comprar en el exterior no sólo el petróleo, sino también la práctica totalidad del hierro y carbón de coque que demanda su gigantesca siderometalurgia, el algodón y la lana que transforma su hipertrofiada industria textil, el ciento por ciento de la bauxita, del níquel, del caucho, etcétera.

    La renovación en todos los órdenes acometuda a partir de la Revolución o Restauración Meiji (1868), hizo que Japón fuera ya un país altamente industrializado antes de la II Guerra Mundial. Predominaban entonces las industrias ligeras, sobre todo la textil. Sin embargo, con la reconstrucción de la posguerra y, sobre todo, durante la gran bonanza económica mundial de los años sesenta, modificó radicalmente su estructura industrial, desarrollando de un modo extraordinario los sectores pesados y químicos; en los años setenta y ochenta fueron la automoción y la electrónica informática las que, a su vez, recibieron un impulso espectacular. Y todo ello fue posible gracias a las inversiones de capital en gran escala y a una emprendedora innovación tecnológica. La japonesa ya no es una industria meramente mimética, fabricante en grandes series de inventos ajenos; ahora crea también sus propias tecnologías y, en algunas de ellas, como la robótica industrial se halla muy por delante de cualquier otro país.

    Aunque todavía un importante porcentaje del valor de la producción industrial es obtenido por empresas familiares, las grandes inversiones de capital han ido generando una acumulación creciente en manos de las grandes empresas. Nueve sogo shosha (holdings económicos) figuran entre las firmas más poderosas del mundo: constituyen conglomerados gigantes que se extienden a las ramas más variadas de la producción, a la vez que son propoetarios de las flotas mercantes en las que llegan a sus fábricas las materias primas y en las que salen para el exterior sus mercancías fabricadas.

    La robótica es otra arma reciente del empresario industrial japonés: eleva considerablemente la productividad, en condiciones muy rentables. El parque japonés de robots en las fábricas es el primero del mundo, con gran diferencia. Sin embargo, el secreto industrial es virtualmente absoluto sobre estos extremos; puede decirse que los robots indutriales son casi el único producto que Japón no tiene el menor interés en vender al Occidente, para evitar que sus competidores, al instlarlos, alncancen sus excepcionales prestaciones.

    Otra característica notable de la industris japonesa es que, siendo esencialmente transformadora de materias primas importadas (por vía marítima; recordemos que este pais es un archipiélago) la gran mayoría de las fábricas estaán radicadas en la proximidad inmediata del mar. De este modo, obtienen un importante doble ahorro en los costos detransporte, esto es, abaratan tanto el movimiento de las materias primas como el de los productos terminados objeto de exportación. Así el corazón industrial del Japón actual es una franja costera de unos 1000 Kms de largo por apenas 10 de ancho, en el litoral del Pacífico y del Mar Interior del Japón . Un sector septentrional de esta franja ocupa una posición privilegiada: se trata de la zona de Tokyo (Yokohama a Osaka-Kobe, pasando por Nagoya y Kyoto).

    Japón es el mayor productor munidal de barcos, automóviles, caminoes, motos televisores, videos, cámaras fotográficas, motores Diesel, robots industriales, entre otros y el segundo (algunos años también el primero) en la fabricación de acero, fundición de hierro, ferro aleaciones, tractores, cemento, fibras no celulósicas, resinas sintéticas, relojes, etc... Ocupa la primera, o una de las primeras posiciones en la mayor parte de la cada día más variada gama de producciones en el campo de la electrónica/informática (ordenadores, calculadoras, fotocopiadoras, video-juegos, etc...).

    SECTOR TERCIARIO

    El auge del sector terciario durante las últimas décadas se ha debido principalmente al del los bancos y compañias de seguros, junto al lento, pero constante aumento de las empresas de servicios.

    A mediados de los años 80, mientras que Estados unidos se convertía en una nación duedora, Japón llegó a ser la mauor acreedora y Tokyo un centro fianaciero internacioanal de gran importancia. Cuatro de los mayores bancos del mundo eran japoneses en esa época, y Japón tenía las compañías más grandes del mundo de seguros, publicidad y de bolsa. En el resto de los 80, los sectores financieros y banqueros de Japón crecieron con tasas sin precedentes.

    Los principales elementos del sector financiero japonés son muy parecidos a los de otros países industrializados: un sistema de bancos comerciales, que acepta depósitos, concede créditos a empresas y negocia con divisas extranjeras; instituciones financieras especializadas públicas, que financian varios sectores de la economía nacional; compañías de valores, que proveen servicios bursátiles, suscriben títulos corporativos y del gobierno y negocian en el mercado de valores; mercados de capital, que ofrecen los medios para le fiancición pública y deuda privada y para vender las posesiones residuales corporativas; y el mercado de dinero, que ofrece a los bancos una fuente de liquidez y provee al banco de Japón una herramienta para llevar a cabo la política monetaria.

    El sitema tradicional bancario de Japón estaba dividido en conjuntos claramente definidos a finales de los años 80: bancos comerciales (trece pricipales y sesenta y cuatro bancos regionales menores), bancos de crédito a largo plazo (siete), bancos de fideicomiso (siete), bancos de ahorro y crédito (sesenta y nueve) y varias instituciones financieras especializadas. Durante los años 80, un dinámico crecimiento de operaciones no bancarias - tales como tarjetas de crédito, leasing, ...- empezaron a llevar a cabo algunas de las funciones tradicionales de los bancos, como la emisión de créditos.

    Las inversiones exteriores japonesas han experimentado un auge espectacular desde 1985, hasta el punto de multiplicarse por seis entre 1984 y 1988. Su evolución sectorial y territorail refleja los rápidos cambios ocurridos en la economías jaonesa y mundial desde mediados del siglo XX. En un primer momento, se limitaban a la adquisición de minas y plantaciones en el Asia pobre. A partir de 1970 crecieron notablemente, se extendiaron a la industria y a las finanzas y se reorientaron hacia los países desarrollados. Antes 1973, dos tercios de los capitales exportados por Japón se dirigían a los países en vías de desarrollo, mientras que a finales de los años ochenta el mundo industrializado recibía ya más de la mitad.

    Hoy, las inversiones más importantes son las finanzas (compra de bonos del Tesoro americano, operaciones en bolsa) y las bancarias (en California, Nueva York, Londres, parís). Los desembolsos efectuados en la industria ha progresado significativamente a través de las asociaciones con empresas extranjeras, la compra de sociedades y el establecimiento de filiales en otros países, principalmente en Estados Unidos, Europa y los nuevos países industriales de Asia Oriental (Corea del Sur, Hong-Kong, Singapur, Taiwan). Las operaciones en las operaciones inmobiliarias han sido numerosa y espectaculares (la compra del Exxon building o del Rockefeller Center en Nueva York, o de más de 70.000 metros cuadrados de oficinas en la Gare Montparnasse de París, entre otras). Las inversiones se han extendido también al área turística (en la costa australiana, por ejemplo), agrícola (viñedos franceses), cultural (obras de arte) y de investigación (Universidad de Oregón, Massachusetts Institute of Technology de Boston). El principal destino de los flujos es América del Norte, seguida de Asia, América Latina y Eurpa (sobretodo Reino Unido y los países Bajos).

    Aunque como consecuencia de la crisis que atraviesa la economía mundial, cuyo punto culminante ha sido 1995, los inversores japoneses se han ido retirando de muchas de las inversiones realizadas en la década anterior. Por otra parte, el gobierno japonés, a pesar de haber practicado siempre una política de no intervención, ha tenido que realizar planes de inversión, reduciendo los tipos de interés para fomentarla.

    A pesar de todo, la economía japonesa ha entrado en una fase de recesión desde abril de 1991, cuyas consecuencias aún siguen siendo patentes. Crisis que afecta tanto a los sectores productivos como a las familias.

    Las dos porincipales razones de la crisis hay que buscarlas en las dificultades que origina el disfrute de una moneda fuerte (que debilita las exportaciones) y en la caída del consumo interior. El primero de los factores ha llevado a las grandes compañías a trasladar sus centros de montaje y producción a otros países, ya sea para aprovechar las ventajas en costes como para salvar las barreras aduaneras impuestas.

    Basándose en su poder y representación económica, Japón ha aumentado firmemente su papel en el Banco Mundial, el FMI y otras institucinoes fiancieras. Las corrientes de inversión y comercio han hecho que Japón sea de lejos la nación dominante en Asia. Las ayudas e inversiones japonesas fueron ampliamente solicitadas en otras partes del mundo, y parecía ser solo una cuestión de tiempo que ese poder económico se transformase en mayor influecia política.

    En el desarrollo multilateral de banca, la ayuda financiera japonesa y sus posiciones políticas se volvieron más prominentes. Tokyo asumió el papel protagonista en el Banco para el Desarrollo Asiático durante algunos años. En el Banco Mundial, la cuota de voto de Japón representaba aproximadamente el 9,4%, comparada con el 16,3% de Estados Unidos. Japón hizo también varias contribuciones “especiales” a particulares progamas del Banco Mundial que aumentaron su estatus financiero pero no alteraron su posición de voto. Japón planeó participar en el Banco para el Desarrollo del Este de Europa, realizando una contribución del 8,5%, la misma que Estados Unidos y los principales socios Europeos. Japón además exibió una prominencia creciente en las deliberaciones del FMI, ayudando las masivas cargas deudoras de los países en vías de desarrollo, y en esfurezos generalizados a principios de los 90 en la Ronda Uruguay del GATT de negociaciones comerciales para liberalizar el comercio y al inversión mundial.

  • SECTOR EXTERIOR

  • La fuerte dependencia de materias primas ha caracterizado a Japón hasta mediados de los años 80 reflejada en su asuencia en Japón y en el proceso de industrializacion por sustitución de importaciones, en la que Japón favorecía a las industrias nacionales sobre las importaciones. El deseo de restringir las importaciones de manufacturas fue intensificado por el conocimiento que la nación necesitaba fuertes industrias manufactureras que generaran exportaciones para pagar las necesarias importaciones de materias primas. Solamente con la apreciación del yen después de 1985, y la caída del petróleo y otras materias primas, se alivió ese sentido de vulnerabilidad. Esas tendencias se vieron reflejadas en el aumento de la cuota de manufacturas en las importaciones a finales de los años 80.

    El empuje de las exportaciones japonesas venía de los fabricantes. Muchos reconocieron que para alcanzar niveles eficientes de producción necesitaban adoptar una proposición global. Los fabricantes se dedicaban al mercado nacional (normalmente protegidos de productoa extranjeros) hasta que alcanzaban auna calidad competitiva internacional y el mercado nacional estaba saturado. A menudo ayudados por las grandes compañias comerciales, los fabricantes atacaban agresivamente los mercados extranjeros cuando eran capaces de competir globalmente. A este factor revulsivo se debe el extraordinario alto nivel del crecimiento de las exportaciones en los años 70, cuando la economía nacional se enfrió; las crecientes exportaciones fueron una via para los fabricantes para continuar expansionándose a pesar del cada vez más lento mercado nacional.

    En Japón la mayoría de las mercancías pueden ser importadas libremente, si bien existen determinados productos para cuya importación se requiere autorización del Ministerio de Comercio internacional e Industria (MITI), principalmente por estar sujetas a cuotas de importación, ser originarias de determinados países o proceder de ciertos lugares. La relación de mercancías para cuya importación se requiere autorización del MITI es publicada con carácter anual en el boletín de dicho Ministerio. Para algunos productos existen regulaciones específicas del Ministerio de Agricultura o del de Sanidad que restringen su entrada en Japón. Las restricciones cuantitativas afectan a un reducido número de productos, fundamentalmente agrícolas.

    Desde 1988, el Arancel de Aduanas japonés está basado en la Nomenclatura Internacional del Sistema Armonizado de Designación y Codificación de Mercancías.

    Los derechos arancelarios en más del 90% de los casos son ad valorem, se calculan sobre el valor CIF de las mercancías y por término medio son de una protección arancelaria moderada, de aproximadamente el 2%. No obstante, existen algunas excepciones que afectan a determinados productos agrícolas y manufacturados para los que dicho grado de protección es elevado. Además, algunas mercancías están también sujetas a contingentes arancelarios, como sucede en el caso del cuero y sus manufacturas, cuyas importaciones fuera del contingente arancelario están gravadas con un arancel del 48,8% (año fiscal 1997-98), para ir reduciéndose un 3,7 ó 3,8% anual hasta alcanzar en el año 2002 un tipo del 30%, según lo acordado en la Ronda Uruguay del GATT.

    Datos de 1996

    DITRIBUCIÓN GEOGRÁFICA DEL COMERCIO EXTERIOR JAPONÉS

    IMPORTACIONES

    EXPORTACIONES

    COMERCIO EXTERIOR DE JAPÓN POR PRODUCTOS

    (millones de yenes)

    Valor Variación % 96/95

    IMPORTACIONES (CIF) 37.993.400 20,4

    Productos alimenticios 5.523.400 15,5

    Materias primas 3.303.700 7,1

    Combustibles minerales 6.587.700 31,2

    Productos químicos 2.535.600 9,8

    Productos textiles 2.788.500 20,6

    Manufacturas minerales no metálicas 653.100 11,7

    Productos metálicos 1.862.700 -0,1

    Maquinaria y equipo 10.461.000 30,8

    Restantes importaciones 4.277.700 17,9

    EXPORTACIONES (FOB) 44.731.300 7,7

    Productos alimenticios 215.600 7,7

    Productos textiles 930.200 11,3

    Productos químicos 3.138.600 10,9

    Productos minerales no metálicos 600.900 16,8

    Productos metálicos 2.778.900 3,0

    Maquinaria no eléctrica 11.049.900 10,4

    Maquinaria eléctrica 10.879.500 2,2

    Equipo de transporte 9.137.900 8,4

    Instrumentos de precisión 2.094.600 7,9

    Restantes exportaciones 3.905.200 14,0

  • RELACIONES ECONÓMICAS DE JAPÓN CON LA UE

  • Durante los años ochenta el énfasis en las relaciones entre Japón y la UE fue primordialmente en relaciones económicas, pero se inaguró un nuevo nivel de cooperación en 1991 con la Declaración Conjunta Japón/CEE (entonces era CEE), que reconfirmó su compromiso de libertad y democracia, libre comercio, derechos humanos y otros valores comunes, y trazó un rumbo para contribuciones comunes hacia la solución de asuntos globales y el fortalecimiento de la asociación Japón-Europa. Desde la declaración conjunta, Japón y la UE han honrado su civismo manteniendo encuentrol anualmente así como abordando con diálogo y cooperación una amplia diversidad de campos en un ancho rango de niveles. En el campo de las relaciones económicas, en particular mientras el desequilibrio comercial alcanzaba altísimos récords en 1992 y llegaba a ser una principal materia de preocupación, grandes esfuerzos por ambas partes han ayudado ha reducirlo paulatinamente. Desde que el tratado de Maastricht entró en vigor en 1993 y la unidad política de la UE fue reforzada, también ha habido más de un esfuerzo para promover el diálogo en terrenos políticos. Además de en los problemas específicos Japón/UE, existe una cooperación en más cuestiones globales, incluyendo medio ambiente y asistencia al desarrollo. Garcias a los esfuerzos comunes, las relaciones entre Japón y la UE son básicamente amistosas. Los lazos entre Japón y Europa han sido considerados relativamente flojos comparados con aquellos existentes entre Japón y Estados Unidos y entre Estados Unidos y Europa, pero las iniciativas políticas surgidas de la declaración común están ayudando a mejorar la balanza de relaciones entre estoa tres socios.

    Comercio

    En el comercio Entre Japón y la UE, las exportaciones crecieron un 14,8% durante 1995 para alcanzar 70,3 millones de dólares, las importaciones crecirón un 25,9% para llegar a 48,8 millones de dólares y la balnza comercial cayó un 4,3% a 21,5 millones de dólares. Este es el resultado de la cooperación entre Japón y la UE para conseguir un comercio más equilibrado que se inició en 1992 cuando el superávit comercial de Japón con la UE registró un record de 31,2 millones de dólares. En 1993 y 1994, el superávit decayó más de un 15%. En términos de productos (base dólar), la maquinaria significaba el 70% de las exportaciones japonesas a la UE. Las ganancias eran más prominentes en maquinaria de oficina y otras máquinas generales, mientras que la exportación de automóviles y equipos de transporte perdieron terreno. Igualmente, la maquinaria supuso una gran parte de las importaciones con un 40%, con ganacias de valor más proinentes para los cohes de pasajeros. El superávit japonés con la Ue sigue disminuyendo.

    Las cercanas relaciones econónicas entre Japón y la UE se basan en el dialogo y la cooperación. De particular importancia han sido las campañas bilaterales, para fomentar las exportaciones a Japón, por ejemplo, el programa “Gateway to Japan” (Puerta hacia Japón) fue iniciado por la Comisión Europea en 1994 y los esfuerzos por parte de Japón para promover las importaciones.. Además, el compromiso Japón-UE de expertos en estadística comercial se ha esforzado desde 1993 para hacer un análisis objetivo de la estructura del comercio entre Japón y la UE para profundizar el entendimiento mutuo, que es un requisito previo para cualquier aumento del comercio.

    Inversión

  • Inversión directa de Japón a la UE

  • Durante el año fiscal 1995, la inversión directa japonesa en el UE alcanzó los 794,6 miles de millones de yenes (billones en el gráfico), que representaba un aumento del 25,9% sobre el año anterior. Globalmente, el volumen de inversión directa de Japón ascendió a 4.956,8 miles de millones de yenes, un icremento del 15,8% respecto de 1994. La inversión en la UE está, por lo tanto, creciendo mucho más rápido que la media. La UE también sobresale en comparaciones con otras regiones. La inversión en Norteamérica creció un20,9%, en Asia un 18,2%. En términos de sectores, finanzas, seguros y comercio se situa a gran altura. En lo que a países se refiere, la inversión en el Reino Unido, con 333,2 miles de millones, supone más del 40% del total de la UE. Lainversión en Francia creció a una extraordinaria tasa del 256,4% para alcanzar los 156,1 miles de millones, siendo el segundo mayor receptor de la UE de inversión. Por otro lado la inversión en Alemania e Italia han decaído.

  • Inversión directaen Japón de la UE

  • Durante el año fiscal 1995, la UE realizó inversiones directas en Japón por valor de 115,7 miles de millones de yenes (billones en el gráfico), que significa un descenso del 18,5% con respecto al año anterior. Globalmente, la inversión directa recibida disminuyó un 14,6% a 369,7 miles de millones, que quiere decir que la parte total de la inversión directa correspondiente a la UE cayó ligeramente. Aun así, la UE realizó más del 30% de la inversión recibida. Entéminos de países, Holanda fue el mayor inversor de la Ue en Japón con 53,5 miles de millones, siendo la segunda inversora mundial después de Estados Unidos y dio prácticamente la mitad de la inversión de la UE. También haremos notar que la diferencia de inversión directa se está reduciendo. Tenía un ratio de 12:1 (inversión en la UE contra inversión en Japón, base dólar) en 1990 y ha disminuído aproximadamente a 7:1 en 1995.

    1.5 RELACIONES ECONÓMICAS JAPÓN/ ESPAÑA EN 1997

    En el presente apartado se pretende hacer una visión panorámica del estado actual de las relaciones entre España y Japón, contempladas a la luaz de los datos disponibles a mediados de Marzo de 1998. Para ello, dividiremos este informe en tres apartados:

  • Relaciones comerciales

  • Relaciones financieras: inversión en el exterior

  • Turismo

  • RELACIONES COMERCIALES

  • De acuerdo con las estadísticas del JETRO, las exportaciones e Japón a España, en los 9 primeros meses de 1997, alcanzaron un total de 1.612,7 millones de dólares, lo que supone un crecimiento próximo al 2% con respecto al mismo período del año precedente.

    Por lo que se refiere a la importación de productos españoles en 1997 (enero y septiembre) las compras alcanzaron un total de 1.063,8 millones de dólares, frente a 1.169,4 en el mismo período del año anterior, lo que significa un descenso del 9%.


    Cuadro Nº 1: Comercio entre España y Japón (1995-1997 (1-9))