Economía de Japón

Planteamiento económico japonés. Estructura económica japonesa. Política monetaria, fiscal, industrial y cambiaria. Comercio exterior

  • Enviado por: Polo Rdz.
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Como ser un TRADER PROFESIONAL. Curso AVANZADO
Como ser un TRADER PROFESIONAL. Curso AVANZADO
No hay mejor forma de aprender que al lado de EXPERTOS que ya son consistentes en el mercado. Esa es la...
Ver más información

Marco Lógico para Proyectos Sociales
Marco Lógico para Proyectos Sociales
Curso práctico para aprender a formular o evaluar proyectos sociales usando la metodología de Matriz de Marco...
Ver más información

publicidad

Japón

Características Generales:

  • Capital: Tokyo

  • Moneda: Yen

  • Territorio: 372,818 km²

  • Población: 124.017.137 Hab.

  • Idioma: Japonés

  • Religión: Santoismo, Budismo

  • Gobierno: Monarquía Parlamentaria

  • Presidente Actual:

Resumen Económico Japonés:

PIB: 2,85 billones dólares

PIB per capita: 22.700 dólares

PIB por sectores:

Agrario 2%

Industrial 41,5%

Servicios 56,5%

PIB por componentes del gasto:

Consumo privado 59,8%

Consumo público 9,8%

Formación bruta de capital fijo 29,6%

Variación de existencias 0,2%

Exportación de bienes y servicios 9,9%

Importación de bienes y servicios -9,4%

Crecimiento real del PIB: 1996 1997

3,6% 1,9%

Tasa de paro: 3,4%

Datos del año 1996

Estructura Económica:

Después de la de los Estados Unidos, la japonesa es la economía más grande del mundo, con aproximadamente un 15% del PIB mundial. Es más grande que la suma de las economías de Alemania, Reino Unido y Francia, y por sí sola representa casi 3/4 partes de la economía del continente asiático. La pujanza japonesa resulta tanto más sorprendente si tenemos en cuenta que este país carece prácticamente de recursos naturales y depende de las importaciones para su aprovisionamiento de energía, de productos agroalimentarios y muchas materias primas.

La economía japonesa se apoya en algunos sectores clave, pero también en la capacidad del país para hacer evolucionar estos sectores y renovarlos, cuando los mercados reducen su demanda. De esta forma, la industria textil, la construcción naval y la siderurgia, que fueron durante una época u otra los sectores más avanzados de la industria japonesa, se vieron desplazados en los años ochenta por la industria automovilística y la electrónica. La década de los noventa se ha caracterizado sin duda por un desplazamiento hacia las industrias manufactureras de importancia estratégica, como el automóvil, las telecomunicaciones y la electrónica, así como hacia los sectores de vanguardia como la biotecnología, microelectrónica etc.

Política Monetaria:

Por lo que respecta a la política monetaria, el ajuste de los tipos de descuento oficial sigue siendo el instrumento preferido por el Banco de Japón para estabilizar los precios y potenciar el crecimiento económico, y el Ministerio de Hacienda ejerce su influencia mediante su regulación, además de a través del presupuesto y de la política fiscal. 

Para reducir los excedentes corrientes del país y volver a centrar su crecimiento sobre la demanda interna, el Banco de Japón disminuyo progresivamente el tipo de descuento oficial del 5% a finales de 1985 al 2.5% en 1987, nivel que se mantuvo hasta mayo de 1989. La combinación de un abundante ahorro japonés y de tipos de interés muy bajos permitió, que la industria japonesa racionalizase sus operaciones, modernizase sus instalaciones de producción e invirtiese en el extranjero. Pero al mismo tiempo, este dinero barato incitó a las sociedades inmobiliarias a invertir en grandes proyectos. Además, los tipos de interés bajos atrajeron los capitales hacia la bolsa donde podía esperarse una mejor remuneración de las colocaciones, iniciando así una especulación que alcanzaría niveles espectaculares.

Para contrarrestar este fenómeno, el Banco de Japón volvió a aplicar una política monetaria restrictiva a partir de 1989. Subió el tipo de descuento oficial desde el 3.25% hasta el 6.0% entre mayo de 1989 y agosto de 1990. La oleada especulativa se esfumó, poniendo punto final a la llamada “economía de burbuja”.

No obstante, la economía se enfrió excesivamente, hasta el grado en que Japón tuvo grandes dificultades para reactivarla. Desde septiembre de 1995 hasta marzo de 2001 el tipo oficial de redescuento se situó en 0.5%, actualmente se encuentra en niveles históricamente bajos, 0.25%. En el mercado monetario el Banco de Japón llegó a ofrecer un tipo del 0.02% para las operaciones a un día sin colateral, en lo que se conocería como la política de tipos cero. Dicha política finalizó a mediados del año 2000, pero pronto volvió a aplicarse al empeoramiento de la coyuntura.

Política Fiscal:

Japón ha venido aplicando una política fiscal muy activa para contrarrestar la coyuntura adversa. Entre 1992 y 2000 ha alcanzado 10 paquetes de medidas fiscales para la reactivación económica cuyo monto total alcanza los 130 billones de yenes, equivalente al 20% del PIB nominal.

El último paquete (2000) incluye proyectos en las áreas prioritarias dentro de las reformas estructurales: IT, protección ambiental, envejecimiento de la población, infraestructuras urbanas y medidas de apoyo a las pequeñas y medianas empresas. Su cuantía es de unos 10 billones de yenes.

Concretamente se estima que 1.5 billones de yenes se destinarán a obras públicas. Ello ha levantado viejos temores de gasto imprudente dada la situación de las cuentas del Estado. El endeudamiento japonés se ha disparado en la última década, el FMI estima que la deuda pública bruta llegó al 136% del PIB en el año fiscal 2000. Es un problema al que el gobierno japonés tendrá que enfrentarse en un futuro inmediato si quiere consolidar su recuperación.

Política Industrial:

La cooperación entre gobierno e industria, una ética muy desarrollada en el trabajo, la maestría en alta tecnología, y una asignación para defensa comparativamente pequeña (aproximadamente el 1% del PIB) hay ayudado a Japón a avanzar con extraordinaria rapidez al rango de segunda economía más poderosa del mundo. Una característica notable de la economía es el trabajo conjunto de fabricantes, proveedores, y distribuidores en grupos fuertemente unidos llamados keiretsu. Una segunda característica básica ha sido la garantía de empleo indefinido para una parte sustancial de la fuerza de trabajo urbana; esta garantía se está erosionando lentamente. La industria, el sector más importante de la economía, depende fuertemente de las importaciones de materias primas y combustibles. El muchísimo menor sector agrario está fuertemente subvencionado y protegido, con un rendimiento de cosechas de los mayores del mundo. Normalmente autosuficiente en arroz, Japón debe importar alrededor del 50% de sus necesidades de otros cereales y piensos. Japón mantiene una de las flotas pesqueras más grandes del mundo y recoge cerca el 15% de las capturas mundiales. Durante tres décadas el conjunto del crecimiento económico real ha sido espectacular: una media del 10% en los 60, una media del 5% en los 70,y una media del 4% en los 80. El crecimiento se desaceleró considerablemente en el periodo 1992-95 en gran parte por las consecuencias de la sobre inversión durante finales de los 80 y las políticas contrazcionistas nacionales que tuvieron como intención exprimir los excesos especulativos de los mercados bursátiles e inmobiliarios. El crecimiento se recobró en 1996, debido a la simultánea política fiscal y monetaria así como baja tasa de inflación y desordenes sociales. Como resultado de las políticas fiscales expansionistas y la bajada de los ingresos por impuestos debidos a la recesión, Japón tiene actualmente uno de los mayores déficit del % del PIB de los países industrializados. El saturamiento del terreno habitable y el envejecimiento de la población son otros dos grandes problemas a largo plazo.

Política Cambiaria:

Los tipos de cambio se han ido recuperando de sus fuertes caídas, debido al brusco viraje registrado en las balanzas por cuenta corriente consecuencia, a su vez, de la gravedad de las contracciones en la producción interna. Las tasas de interés han disminuido también recientemente hasta situarse en niveles próximos o inferiores a las de antes de la crisis. En cualquier caso, ha permanecido el malestar de los sectores financieros y empresariales (y la consiguiente contracción del crédito), lo que ha obstaculizado la recuperación. Ya a mediados de 1998, una parte considerable del sector financiero y empresarial de los países más afectados era insolvente o estaba atravesando enormes dificultades financieras. La fuerte respuesta de las exportaciones a la devaluación cambiaria, que había respaldado la rápida recuperación después de la crisis mexicana de 1994-95, se vio obstaculizada por la contracción de la economía en toda la región, incluido el Japón, así como por las dificultades crediticias de las empresas.

Política de Comercio Exterior:

Japón es el tercer mayor socio comercial del mundo tanto en términos de exportaciones como de importaciones, muy próximo al tamaño de la UE y de los Estados Unidos. Sin embargo, en 1999, las exportaciones y las importaciones apenas si representaban, respectivamente, el 9,5% y el 5,1% del PIB, estas cifras corresponden a una apertura muy escasa hacia el exterior.

En el 2000, las exportaciones aumentaron a (+7,6%), el superávit se redujo en un 10,3% para situarse en los 12,5 billones de yenes, confirmando así la tendencia a la baja que se observa en los últimos años.

El principal socio comercial de Japón es Estados Unidos, cuyas exportaciones al país nipón representan el 19% del total. Los países asiáticos siguen representando una parte muy importante de las exportaciones a Japón, un 54,74% a pesar de haber decrecido sustancialmente durante el período 97-99; entre ellos, China ocupa el primer lugar ya que sus exportaciones representan el 14,5% del total, seguida de Corea del Sur (5,38%), Taiwán (4,7%) y Tailandia (2,8%). En cuanto a la UE, sus exportaciones representan el 12,3% de las importaciones japonesas, cuota de mercado que no ha sufrido grandes variaciones en los últimos años. Prácticamente todos los países comunitarios mantienen con Japón un saldo comercial negativo, con las únicas excepciones de Suecia, Irlanda y Dinamarca.

El primer país europeo exportador a Japón sigue siendo Alemania, cuyas exportaciones representan un 3,34% del total. A continuación se sitúan Francia y el Reino Unido, con un 1,7% aproximadamente, y después Italia, con un 1,4%. España se mantiene en el décimo lugar, con una cuota global del 0,35%.

Las principales exportaciones por tipo de producto son maquinaria, maquinaria eléctrica y electrónica y equipos de transporte, fundamentalmente automóviles.

En importación, destacan los productos energéticos y materias primas. Solamente el petróleo y derivados supusieron un 16 % en el 99. No obstante, la importación de productos manufacturados ha aumentado en los últimos años, sobrepasando el 50%. Este hecho indica que hay cada vez una mayor presencia de manufacturas extranjeras en el mercado japonés, aunque muchas de ellas procedan, en realidad, de filiales de empresas nacionales en el exterior.

Relaciones con Organismos Internacionales.

  • IMF (Fondo Monetario Internacional)

  • IBRD (Banco Mundial), y su Grupo: IDA (Agencia de Desarrollo Internacional), IFC (Corporación

  • Financiera Internacional) y MIGA (Agencia Multilateral de Garantía de Inversiones)

  • UNCTAD (Conferencia de las NU para el Comercio y el Desarrollo)

  • GATT-WTO (Organización Mundial de Comercio)

  • IFC (Corporación Financiera Internacional)

  • UNIDO (Organización Desarrollo Industrial de NU)

  • IFAD (Fondo Internacional para Desarrollo Agrícola)

  • WHO (Organización Mundial de la Salud)

  • Comisión Económica y Social de la NU para Asia y el Pacífico

  • APEC (Cooperación Económica Asia-Pacífico)

Entre otros….

Política de Combate a la Pobreza:

En cuanto a la pobreza, la Estrategia Nacional señala que «el sistema de protección al ingreso... garantiza un mínimo nivel de vida para todas las personas que son demasiado pobres para mantener un nivel digno por sus propios medios, a los efectos de que puedan tener una vida plena y culta y desarrollar su capacidad de independizarse. Esta declaración es típica de funcionarios que piensan que una vez que un sistema se implementa, se soluciona el problema social. Pero el problema de la pobreza se torna cada vez más serio en Japón.

Instituciones o Personas Responsables:

Ministros más influyentes en las áreas económicas

  • Primer Ministro:

Junichiro Koizumi

  • Ministro de Economía, Comercio e Industria:

Takeo Hiranuma

  • Ministro de Finanzas:

Masajuro Shiokawa

  • Ministro de Agricultura, Pesca y Silvicultura:

Tsutomu Takebe

  • Ministra de Obras Públicas, Infraestructura y Transporte:

Chikage Ogi

  • Ministro de Estado para la Política Económica y Fiscal:

Heizo Takenaka

  • Ministro de Estado para Asuntos Financieros:

Hakuo Yanagisawa

Problemas que se han enfrentado al Aplicar Dichas Políticas:

La política económica seguida durante los últimos diez años, déficit público y bajos tipos de interés, ha sido la receta de economistas keynesianos, como Krugman, que han convencido al gobierno japonés que estaba encantado de ser convencido de que su problema era la falta de demanda, la existencia de una auténtica trampa de liquidez keynesiana, provocada por la incertidumbre sobre el futuro, de la que había que salir primero con una política monetaria enormemente permisiva y, cuando ésta no funcionó, con inversiones públicas.

Principales Retos en los Próximos Años:

Japón tiene sus retos pero el problema es que la expansión de ese país se basó en crecer “hacia afuera” (las exportaciones), pero poco “hacia dentro”. Su mercado interno se ensanchó poco y siguió estando fuertemente protegido de la competencia extranjera, lo cual a la larga hizo caer la tasa de productividad laboral, el motor que hizo posible la impresionante expansión japonesa.

De acuerdo con los analistas, ahora Japón deberá elevar su tasa de productividad sin que sus compañías puedan exigir jornadas más intensas de trabajo con salario bajos. Es decir, deberá aumentarse el consumo interno con cargo a una mayor productividad mediante una mayor apertura hacia el resto del mundo.

Por lo pronto, tanto el gobierno como la Dieta (Parlamento) ya han dicho que se preparan reformas liberales para suprimir las trabas a la competencia, las pesadas reglamentaciones burocráticas, etc.

Conclusión Final:

Después de este investigación nos hemos podido dar cuenta de las diferentes formas en las que se maneja la economía en diferentes partes del mundo y como una economía puede afectar tan fuertemente a otra a pesar de ser diferentes países o de estar en diferentes continentes y todo esto se debe a que vivimos en un mundo globalizado donde todo nos afecta a todos, sin olvidar que a unos mas fuertes que otros.

Otra de las cosas que pudimos observar es que los dos países por diferentes que sean o por ser de diferente continente están en crisis y lucha contra ella des de ya hace tiempo atrás.

Japón entro a mediados de los 90´s en una fuerte crisis de la que no se a podido liberar exitosamente; El dólar ha subido de precio esto indica que el yen a bajado en su valor; Es importante destacar que Japón se encuentra en una crisis de las mayores que a pasado este país y sola la rebasa la crisis económica que tuvieron después de la segunda guerra mundial donde Estados Unidos acabo por completo con dos ciudades entre otra muchas cosas.

Japón pese a su lucha no se a podido reponer pero esperemos que en un futuro se logre restablecer por completo y vuelva a su estabilidad económica.

Por otro lado Perú a sido un país con una economía poco exitosa en los últimos 40 años esto es en parte por lo problemas políticos que se reflejan directamente en la economía de este país; A pesar que en este ultimo año ha tenido un crecimiento favorable que se ha dejado ver desde la estabilidad política que a traído su nuevo presidente Alejandro Toledo; El cual sea enfocado en no dejar caer económicamente a su país a pesar de ser tan dependiente de los países desarrollados ya que este pertenece a los países subdesarrollados.