Economía andaluza

Infraestructuras en Andalucía. Paro. Empleo

  • Enviado por: Julio Kikimogi
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

LA ECONOMÍA ANDALUZA

Un análisis mas detallado de los rasgos más característicos de la estructura productiva de esta economía se puede inferir del estudio de los componentes del valor añadido andaluz durante las dos ultimas décadas. Estos se concretan en los puntos siguientes:

  • Las actividades en torno a las cuales se establecen los pilares de la economía andaluza son la construcción, el comercio, el transporte, el turismo y las administraciones publicas.

  • A pesar de ello, el núcleo básico del tejido productivo regional descansa en las relaciones que se establecen en torno a las a las actividades industriales.

  • La economía andaluza esta caracterizada por notable dependencia exterior.

  • Estos rasgos estructurales se derivan del estudio de las ultimas tablas INPUT-OUTPUT de esta economía andaluza, los cambios más significativos de dichas tablas se pueden sintetizar en los siguientes puntos:

    • En primer lugar, hay que destacar la importancia de los cambios tecnológicos introducidos en los sistemas de producción. La mayor complejidad técnica a implicado un avance hacía una economía cada vez menos primaria.

    Se observa que en las composición del valor añadido un ascenso del sector servicios, mientras desciende el sector primario, y en menor medida, la industria. La explicación a este fenómeno, en el caso de la agricultura, se puede dar en la enorme mecanización, y en la introducción de criterios empresariales para la gestión del campo. En el caso de los servicios, se podría explicar, por que algunos servicios se han convertido en grandes consumidores de inputs. En el caso de la industria se explicaría por las gran reestructuración del sector.

    • En segundo lugar, debe señalarse que el grado de apertura exterior de la economía andaluza, se ha acentuado. Esto indica el mayor numero de empresas.

    • El tercer aspecto a resaltar, es que la distribución de la renta no se ha visto alterada de forma notable durante este periodo.

    La dotación de infraestructuras de Andalucía

    El análisis de la dotación de infraestructuras de la economía andaluza da como resultado una posición favorable en lo que se refiere a infraestructuras sociales y desfavorable en infraestructuras económicas. Otras investigaciones recientes coinciden en destacar una posición relativamente favorable para Andalucía dentro del conjunto nacional.

    Aunque Andalucía es la penúltima comunidad autónoma en renta per cápita del país, parece disponer de un potencial cientifico-tecnologico, especialmente en universidades y centros dependientes de las administraciones publicas.

    Así pues, a la luz de la evidencia, resulta que la dotación de infraestructuras ha tenido una incidencia no claramente determinante sobre el carácter dependiente del desarrollo andaluz.

    El problema del paro en Andalucía

    La tasa de paro en Andalucía se situaba en el 10,6%, una tercera parte de la actual, pero más del doble de la existente en 1970. La intensidad del problema en la que se manifiesta en estos momentos es, un fenómeno relativamente reciente que se produce por la consecuencia de la acumulación de tres circunstancias principales:

    • La elevación de las tasas de actividad, principalmente por la incorporación de la población juvenil al mercado del trabajo.

    • La concentración de la demanda de trabajo en las principales ciudades.

    • La modificación del marco de relaciones laborales, dificulta la renovación de plantillas, y como consecuencia, las condiciones de accesibilidad al trabajo.

    Las reformas laborales de 1993 tuvieron un efecto positivo inmediato sobre él numero de contrataciones, aunque con la contribución de la aparición de los primeros impulsos de recuperación o con evidentes deficiencias relacionadas con la calidad del empleo creado.

    Desempleo rural

    Andalucía y Extremadura son las únicas regiones Españolas donde la figura del asalariado campesino-jornalero en importante en términos cuantitativos. Las deficiencias en los mecanismos de autorregulación que inciden sobre el problema pueden relacionarse, en primer lugar, con la intermediación de los mecanismos institucionales, como vía de acceso al mercado de trabajo. En el medio rural como consecuencia de la abundancia de actividades irregulares y de la ocupación estacional de actividades diferentes a lo largo del año, la oferta de empleo es particularmente reducida en el medio rural, y esto implica emigración.

    Reflexiones sobre una política de empleo en Andalucía

    En las políticas de desarrollo industrial, hay que empezar reconociendo el papel de la pequeña y mediana industrial como principal núcleo estable del sistema industrial y como prestadora de empleo, circunstancias que justifican por sí solas una atención preferente en el contexto de la política económica. Hay que reconocer, sin embargo, que no existe ninguna economía industrial consolidada que se levante exclusivamente sobre pequeñas industrias. Es muy difícil que en Andalucía pueda existir un autentico desarrollo industrial si no es sobre la base de uno o más grandes grupos industriales andaluces, dada la escasez de grandes capitales locales que operen en el sector, exigiría además la existencia de un soporte financiero complementario.

    Estos son los grandes retos que están planteados.

    El problema del desempleo agrario debe tratar de afrontarse en el marco de una autentica política de desarrollo rural.

    Andalucía ante la globalización de la economía y la recuperación económica

    Andalucía se incorporó a la coyuntura expansiva iniciada en 1993.

    En este sentido, hay que destacar que Andalucía no ha sido ajena al proceso de globalización de la economía mundial.

    Este proceso se ha plasmado en la mayor homogeneización de los mercados, lo que permite, por un lado, la implantación de estrategias empresariales comunes en los distintos mercados.

    El citado proyecto de internalización ha configurado un marco de competencia global, en las que las ventajas competitivas descansan cada vez más en factores como la calidad y diferenciación de los productos.

    Pero además del fenómeno de la internacionalización de las empresas, de la expansión del comercio y del aumento de movilidad de los capitales, cada vez mayor integración económica se ve auspiciada por la formación de grandes regiones económicas.

    Andalucía ante la recuperación de la economía

    Cabe destacar que se detiene la inmigración y los desplazamientos de la población a las grandes ciudades. Así, por ejemplo, la aportación del sector primario a la formación del PIB regional se sitúa entorno al 10% del total y la presión de los jóvenes sobre el mercado de trabajo se reduce. Ciertos rasgos característicos de la estructura económica se mantienen con todo su vigor e incluso se desarrollan durante la década de los 80, amenazando con la posibilidad de que en el futuro se acentúe su presencia en el paisaje económico.

    Acumulación de capital público y cambio en el sistema productivo

    Las consecuencias previsibles o deseables de este mayor stock de capital se concretan en una mejora de la capacidad competitiva derivada de la reducción en los costes de producción de los costes de transporte y de la posibilidad de un mejor aprovechamiento del capital fijo privado. En cualquier caso hay que señalar que la brecha existente en materia de productividad entre las regiones no se cierra solo con mas capital sino que son necesarias otras condiciones.

    Simultáneamente al proceso de acumulación de capital, se produce en la economía un conjunto de transformaciones en el sistema de relaciones intereindustriales.

    Andalucía ha aprovechado las ventajas del mayor stock del capital público para producir mas de lo mismo que producía.

    La sensibilidad de la economía regional de estas actividades se ha mostrado determinante del impacto de la recesión económica de los 90 en términos de producción y empleo.

    La economía Andaluza al final de la década de los 90

    El análisis de la evolución de la economía andaluza en 1995 constata la consolidación de la recuperación de la actividad iniciada el año anterior, si bien el ritmo de crecimiento parece ralentizado de la capacidad para crear empleo limitada.

    Las estimaciones realizadas apuntan al mantenimiento al alza de la recuperación, con una tasa del crecimiento del 3,4%, ligeramente superior al previsto para el conjunto nacional. Junto al mantenimiento de la regresión del PIB agrario, que sé hacedero respecto a decrecimiento del año 1994. Las ramas industriales mantienen la fortaleza relativa con un fuerte crecimiento de la construcción.

    La competitividad de la economía andaluza, se plantea como una exigencia en la medida que se define como la capacidad de la región para mantener, al menos, de su participación en la oferta mundial.

    En segundo lugar, en la Comunidad Autónoma sé ha generado una difícil situación socioeconómica derivada de la escasez de recursos hídricos, que permite calificar la ausencia de agua como una restricción al desarrollo dado un modelo altamente consumidor.

    En tercer lugar sé a resaltado la problemática del mundo rural. En cualquier caso, el paro se define como el problema clave por excelencia de una región en la que uno de cada tres activos esta desempleado y en el que comienza a cuestionarse la viabilidad del denominado Estado del Bienestar y del objetivo del pleno empleo.