Ecología

Ecología. Medio Ambiente. Ciencias Naturales. Ecología vegetal. Ecología animal. Ecosistemas. Seres vivos. Factores bióticos. Factores abióticos

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Panamá Panamá
  • 14 páginas
publicidad

Universidad de la Paz

Facultad de Ciencias Naturales y Tecnológicas

Ciencias Ecológicas

INTRODUCCION

Las áreas naturales protegidas son uno de los patrimonios más valiosos que tenemos las y los guatemaltecos; que le pertenece también a las generaciones que vienen después de nosotros; las cuales son importantes para el bienestar de lo demás habitantes de Planeta Tierra. El valor de las áreas naturales es inestimable, y radica en que son fuente de vida. Recibimos de ellas innumerables beneficios directos, y garantizan nuestra seguridad climática y alimentaría.

“E C O L O G Í A”

¿QUÉ ES ECOLOGÍA?

Ecología es una palabra que se deriva del Griego “Oikos” = casa y “Logos” = estudio, tratado; y significa “Estudio del hábitat de los seres vivos. No obstante, se considera que la ecología es la ciencia que estudia las relaciones de los seres vivos con su medio y con los otros seres vivos que comparten su entorno con ellos. En lenguaje biológico se trata de “... Aquella parte de la biología que estudia el ambiente y las relaciones existentes entre sus componentes y la presencia, número y variaciones diversas de los seres que ahí viven”.

Ningún ser viviente, animal o vegetal puede vivir aislado. Entre el y lo que lo rodea existe una estrecha relación que se desarrolla y se resuelve en un continuo y mutuo intercambio.

En definitiva, puede definirse la ecología como el estudio del ecosistema, entendido como ecosistema el conjunto biotipo y biocenosis.

Por biotipo se entiende la parte inerte del ecosistema: agua, atmósfera, suelo, rocas, etc. Como mero elemento físico.

Por biocenosis al conjunto de componentes vivos, animales, vegetales, líquenes, hongos, etc.

La ecología estudia, precisamente, las interrelaciones entre biotipo y biocenosis.

ECOLOGÍA VEGETAL

La ecología de las plantas estudia las relaciones recíprocas entre sus necesidades vitales, debidas a la herencia y las condiciones externas que actúan sobre las plantas en el ámbito de su espacio vital.

En lo que se refiere a las plantas terrícolas se pueden distinguir las condiciones ambientales del clima de las que corresponden al suelo. Además hay que tener en cuenta las influencias de los seres vivos entre sí, los llamados “Factores Bióticos”.

Entre los más importantes factores ambientales están los siguientes:

La luz, que según la parte que corresponde a la radiación directa y a la difusa, según la altitud sobre el nivel del mar y la latitud, según la absorción selectiva en el aire y en el agua, etc. Puede tener intensidad, composición y distribución y anual muy diversa.

La luz actúa especialmente como factor de la asimilación y también influye en la germinación, el crecimiento y los demás procesos del desarrollo, procesos de excitación.

La temperatura influye en lo que respecta a la aportación normal de color, que sufre generalmente oscilaciones regulares, sino también a las extremas, más raras, pero especialmente activas. La temperatura del aire que deben en gran parte a las superficies externas, sea, sólidas o líquidas, especialmente de la temperatura del suelo. Esta tiene también importancia directa de las raíces y en la conservación de los órganos perduran tes y en la germinación.

Las disponibilidades en que el suelo y las condiciones de evaporaciones son de mayor importancia en la economía hídrica de las plantas terrícolas. Son decisivas la cantidad de agua en el suelo y las provisiones permanentes de la misma que pueden ser absorbidas por las plantas, así como las fuerzas absorbentes físicas y osmóticas del terreno. En el aire es importante para la transpiración del déficit de humedad con respecto a la de saturación y también el movimiento del aire. El contenido en anhídrido carbónico y en oxigeno del aire, del suelo y, en las plantas sumergidas, del agua, como base para la asimilación y respiración. Es también importante para el metabolismo de los microorganismos.

Las sustancias nutricias del suelo, especialmente en cuanto pueda ofrecerlas a las plantas en forma absorbible y en cantidad suficiente de manera perdurable. A este respecto es decisivo el subsuelo geológico. Así las rocas eruptivas básicas, producen suelos eutróficos, ricos en materiales nútricos; lo mismo que la mayoría de las calcáreas, de las morenas frontales de las últimas glaciaciones y las arcillas cuaternarias. En cambio, son oligotróficos pobres los granitos, las pizarras cristalinas y las areniscas, así como las arenas y cascajos diluviales. La génesis del suelo es un proceso complicado en el que intervienen el clima, las propias plantas superiores y, especialmente, los microorganismos vegetales y animales del terreno, todos los cuales contribuyen a la formación de un perfil edáfico característico.

Los factores mecánicos, como huracanes, nieve, arena arrastrada por el viento, aludes, corrimiento del suelo, el empuje y el movimiento de las aguas.

Factores bióticos. Los animales, junto con el viento y el agua, contribuyen a la polinización y la diseminación de los gérmenes. También hay que señalar las necesidades alimenticias, la influencia de los parásitos ambientales y de los animales y de los simbiontes, y, sobre todo, las muchas profundas modificaciones y aprovechamiento de la vegetación por parte del hombre.

Toda planta suele hallarse adaptada por su organización a su género de vida y a su residencia ecológica. Esto implica que, por selección convergente, aparezcan características comunes en plantas que viven en regiones diferentes que tienen igual clima, es decir, que el paisaje vegetal de tales lugares presenta a una fisonomía más o menos uniforme, y que se den acusadas diferencias fisonómicas entre la vegetación de lugares cuyo clima es muy distinto.

La amplitud ecológica, es decir, el intervalo de relación dentro del que una especie determinada puede vegetar, varia hereditariamente de una especie a otra en relación con procesos de adaptación desarrollados en el curso de la historia y bajo la influencia de la selección. Toda especie tiene un mínimo, un óptimo y máximo para cada uno de los factores ecológicos particulares.

Las especies que tienen gran amplitud ecológica se llaman estonacas. De los factores ambientales, los más importantes a los que deben adaptarse cormofitas en su formación y en su fisiología son:

  • El aprovisionamiento del agua.

  • La temperatura.

  • La radiación.

  • El abastecimiento de sustancias minerales del suelo.

ECOLOGÍA ANIMAL.

La ecología animal es el estudio de las relaciones entre los animales y el ambiente que los rodea. Podemos clasificar estas interacciones en dos grupos: relaciones entre cada especie concreta con su ambiente y relacione de diversas especies entre sí. Su estudio es el objeto, respectivamente, del auto ecología y la sinecología.

Por otro lado, se puede considerar desde el mismo punto de vista a las diversas poblaciones a que da lugar una misma especie. Su estudio constituye la demo ecología.

La vida sobre la tierra se encuentra representada en dos tipos de organismos: los animales y las plantas. Aunque a simple vista parece fácil diferenciarlos unos de los otros, al estudiar los diversos grupos que los integran, podemos caer en confusiones. Encontramos animales que viven como las plantas, fijos en la tierra, y las plantas que muestran sensibilidad, como los animales. Aun es mayor la confusión entre los seres unicelulares, donde vemos individuos con clorofila (carácter propio de los vegetales) y dotados de flagelos que les proporcionan movimiento (carácter propio de los animales).

Es, precisamente, de estos seres, y algunos otros, como las bacterias, de donde han evolucionado tanto los animales como las plantas.

El reino animal tiene un pasado lejano sobre la Tierra, se calcula en unos mil quinientos millones de años, y su estudio abarca no sólo los seres que hoy pueblan la Tierra, sino aquellos que dejaron su huella en ella e hicieron posible la evolución, desde los más insignificantes organismos celulares hasta los complicados seres pluricelulares, entre los que se encuentra el hombre.

Entonces, se puede decir que, no hay máquina alguna que pueda compararse con los organismos vivos, ni en su complejidad ni en su diversidad. Los animales y las plantas, a diferencia de las máquinas, pueden alimentarse y repararse a sí mismos, adaptarse a nuevas influencias externas, así como reproducirse.

Si embargo, aun con todos los mecanismos de la vida integral, la planta y el animal no pueden existir como entidades aisladas, sino que depende del medio ambiente.

ECOSISTEMA.

Los lugares naturales están constituidos por muchos seres y elementos que interactúan entre sí. Las platas utilizan la energía del sol para fabricar sus elementos y proveer nutrientes a los animales y a otros seres. A su vez, cuando estos mueren, son descompuestos por microorganismos que dejan libre en el suelo nutrientes útiles para el crecimiento de nuevas plantas. Cada lugar que se autorregule o se equilibre en condiciones naturales, es un ecosistema.

Es el estudio de los ecosistemas el que corresponde a la ecología. Esta palabra fue propuesta por el Alemán Ernst Haeckel, en 1869.

Como ya se mencionó, ecología es la ciencia que estudia el medio en el que viven los organismos y las interrelaciones de dichos organismos entre sí y las de estos con el ambiente. En un bosque, por ejemplo, las plantas y los animales se interrelacionan entre sí con el medio que los rodea.

En los ecosistemas existen seres con vida y sin vida que se interrelacionan entre sí y con las condiciones del medio.

  • Factores Abióticos. Algunos componentes físicos y químicos que hacen parte de los ecosistemas son la luz, el aire, el agua, la temperatura, la presión, la humedad y el suelo. Estos son los factores que se interrelacionan con los seres vivos del ecosistema.

  • Factores Bióticos. Los factores bióticos de un ecosistema, los constituyen las plantas, los animales y los microorganismos que en él viven. Todos tienen un papel importante que cumplir, por ejemplo, los hongos y las bacterias del suelo y del agua, descomponen las plantas y los animales cuando estos mueren.

Sin este silencioso e invisible trabajo, los animales y las plantas no se descompondrían para devolver así, al suelo y al agua, los nutrientes para que crezcan nuevas plantas.

ORGANIZACIÓN DE LOS SERES VIVOS EN EL ECOSISTEMA.

Los seres vivos en el ecosistema se organizan en unidades o niveles de organización biológica, tales como: nicho, hábitat, poblaciones, comunidades, biomas y ecosfera.

Nosotros profundizaremos más en los biomas. Los biomas están formados por conjuntos de ecosistemas, tales como ríos, plantas de estrato bajo, medio alto, los cuales se hallan localizados en un área más o menos homogénea, como por ejemplo la selva tropical húmeda.

  • El bioma nerítico, el bioma pelágico y los afloramientos. La zona de transición entre los continentes y los océanos esta formada principalmente por la plataforma continental y el talud continental, tanto la región mas elevada de la plataforma, llamada la plataforma costera que se corresponde con la zona intermareal, como el resto de dicha plataforma son eminentemente continentales, es decir lo conforman prácticamente la parte sumergida de las placas continentales, mientras que las aguas situadas sobre ellas constituyen la región nerítica.

  • Los sedimentos marinos. En la plataforma continental dominan los sedimentos, no consolidados, de las más diversas procedencias y composiciones aportados y depositados por no menos distintos procedimientos de transporte y forma de sedimentación.

  • El bioma nerítico. O sea, el mar abierto situado sobre las plataformas continentales, es la zona principal para la pesca, los habitantes activos de la superficie de esta zona son muchos peces óseos, y grandes crustáceos. Todos estos consumidores se encuentran restringidos en lo que respecta a su distribución, por la temperatura, la salinidad y los nutrientes del agua.

Hay una zonación horizontal y estratificación vertical. La mayor parte de las pesqueras comerciales está integrada por unas cuantas especies que forman las tres cuartas partes de lo que se pesca en el mundo.

  • El bioma pelágico. La zona de altamar que se extiende más allá de los taludes continentales y es mucho menos productiva, en la zona nerítica, entre otras razones porque las aguas aceánidas están alejadas de la costa, que contienen concentraciones bajísimas de nutrientes. Las únicas excepciones que existen son los arrecifes de coral y las áreas donde el aflojamiento inyecta nutrientes en la zona fótica, como si se tratara de agujeros que perforan la termoclima mediante las corrientes marinas.

Ya que casi el 90% del océano tiene más de 1.5 Km. De profundidad; en el bioma pelágico, la mayor parte de la producción primaria, corre a cargo de micro flagelos asociados a partículas orgánicas. El zooplancton es un ejemplo, que sin las larvas de otros niveles superiores, constituye el principal alimento de las ballenas y también de aves oceánidas, como petreles, albatros, rabihorcados que forman parte del gran bioma designado pelágico, ya que la mayor parte del tonelaje de este bioma es la captura más importante del mundo, por ejemplo: la acroveta peruana, es procesada en factorías construidas con capital Europeo y Estadounidense para ser convertida en harina de pescado.

Ya que la intensificación de la pesca en el bioma pelágico en las ultimas décadas es sumada a los efectos negativos de la corriente del niño que han tenido efectos catastróficos sobre las pesquerías de acroveta.

  • Los bosques de coníferas y la tundra. Los tres grandes tipos de árboles que forman las grandes masas arboladas del planeta son las coníferas, los árboles planifolios de hoja caduca y los árboles planifolios de hoja perenne. Se extiende del norte de Eunasia hasta el norte de América.

  • La especificidad Austral. Tanto el bioma de los bosques de coníferas, la taiga en el continente Eurasiático, como el bioma de la tundra, no tienen equivalente en el hemisferio Austral. La llamada tundra Magallánica no pertenece propiamente el bioma de tundra, pues en realidad es una turbera.

  • Los árboles de taiga. Las especies caducifolias, debido precisamente a su aletargamiento invernal, tienen que acumular las reservas necesarias para brotar en primavera durante el periodo vegetativo, es decir, mientras tienen hojas, por tanto al ser el periodo vegetativo en las latitudes boreales demasiado corto existen especies de plantas caducifolias, sobre todo ciertos abedules y álamos, que sobreviven a las duras exigencias de la taiga.

  • Las coníferas. Los árboles mejor adaptados a las condiciones boreales son las coníferas que se caracterizan por sus frutos, los conos, apiñas o por tener hojas en forma de aguja llamadas acículas

Casi todas las especies de coníferas son perennifolias, si bien unas pocas son caducifolias como algunas especies de alerce.

  • El suelo del bosque. El suelo del bosque de coníferas tienen características especiales debido a la naturaleza de las hojas de estos árboles y las bajas temperaturas reinantes.

  • Los animales del bosque. Son procedentes de la tundra como el Caribú y que muchos de sus habitantes intervienen más del sur como muchas aves estivales. Pero también existen animales característicos de este bioma como el castor.

  • La tundra. En el hemisferio norte, entre el limite septentrional de los bosques de coníferas y el desierto polar. Se extiende el bioma de la tundra, caracterizado por la presencia de un suelo permanentemente congelado que recibe el nombre de “Permafrost”. Las plantas predominantes son los musgos, los líquenes, las matas y los arbustos.

Fauna típica de la tundra. Los animales típicos de la tundra son la liebre ártica, el toro almizclado, el caribú, el reno y la perdiznival. La ratilla nival y sobre todo los famosos lemmings.

  • La Antártida. Cabe mencionar la presencia de focas y ballenas, especies que han sido diezmados por cazas despiadadas.

  • La fauna antártica y la red trófica. Las focas y el elefante marino, la foca de Weddell se alimentan de peces y calamares, la foca cangreja se alimenta de kriu y la foca leopardo depreda pingüinos. Las focas, los caribúes y diversos peces, completando su dieta con bayas, huevos y polluelos de aves y pequeñas ballenas.

  • Los bosques templados caducifolios y las laurisilvas. Este bioma corresponde a un clima caracterizado por estaciones cálidas y frías bien marcadas con temperaturas invernales por debajo del punto de congelación del agua y precipitaciones del orden de 750 y 1, 500 mm. Anuales; casi todos estos bosques se hallan en el hemisferio septentrional, ya que al sur del Ecuador las masas continentales, que por su latitud deberían ofrecer un clima idóneo para el desarrollo de este tipo de bosque caducifolio que se encuentran sumergidas bajo el océano.

  • Los climas templados y el hábito caducifolio. La vegetación esclerófila se defiende en la sequía estival mediante un tipo de hojas a través de las cuales la planta puede controlar perfectamente la pérdida de agua, la vegetación caducifolia se defiende de la aridez fisiológica del invierno.

CONCLUSIONES

Las áreas silvestres protegidas son todos aquellos territorios terrestres o acuáticos, administrados de una manera especial, los cuales tienen por objeto la conservación, el manejo racional y la restauración de la flora, la fauna y sus interacciones con recursos culturales.

El uso de tierras forestales del Estado para la realización de actividades agropecuarias, conlleva a la sustitución de los ecosistemas forestales por agro ecosistemas en suelos que, en su mayoría, son de vocación forestal, esto causa un daño en el ecosistema y los agricultores no ven solución a su problema porque utilizan inadecuadamente la tierra por no contar con instrumentos técnico-financieros