Drogas

Salud. Drogadicción. Adicción. Adictos. Historia. Clasificación. Consecuencias negativas. Consumo. Régimen legal de la Marihuana

  • Enviado por: El remitente no desea revelar su nombre
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 15 páginas

publicidad
cursos destacados
PREICFES SABER 11 Ciencias Naturales Versión 2014
PREICFES SABER 11 Ciencias Naturales Versión 2014
NO TE PIERDAS EL MUNDIAL YENDO A UN PREICFES VACACIONAL TRADICIONAL, MEJOR ESTUDIA DESDE TU CELULAR...
Ver más información

Estructura Atómica y Tabla Periódica
Estructura Atómica y Tabla Periódica
En este curso abordaremos las bases de la estructura atómica y trataremos de forma sencilla conceptos mecanocuánticos...
Ver más información


DEFINICIÓNES:

La antigua definición de droga era «cualquier sustancia empleada en química, farmacia o tintorería», pero hoy el término drogas se reserva para cualquier principio activo presente en los vegetales (alcaloides, aceites esenciales, saponina, aceites purgantes) o en los animales (almizcle, cantaridina), convenientemente preparado y conservado, que se usa en experimentación y terapéutica, aunque algunas personas lo consumen sin prescripción médica. Para obtener un producto con los efectos deseados, se usan las partes de los vegetales más ricas en substancias activas: raíces, flores, hojas y corteza, que suelen prepararse por cocción, infusión o extracto.

 

También se considera una droga la sustancia que, siendo o no medicamento, se usa con la intención de actuar sobre el sistema nervioso central para conseguir un mayor rendimiento (físico o mental), para experimentar nuevas sensaciones, o con el fin de mejorar el estado psíquico del individuo. Su consumo puede llevar al deseo de seguir tomando (dependencia), a la necesidad de tomar más cantidad para conseguir el mismo efecto (tolerancia), y a la manifestación de consecuencias nocivas para la salud.

Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), DROGA es "toda sustancia que, introducida en el organismo vivo, puede modificar una o más de las funciones de éste". DEPENDENCIA es "el estado psíquico y a veces físico causado por la acción recíproca entre un organismo vivo y una droga, que se caracteriza por cambios en el comportamiento y por otras reacciones que comprenden siempre un impulso irreprimible a tomar la droga en forma continuada o periódica, a fin de experimentar sus efectos psíquicos y a veces para evitar el malestar producido por la privación". TOLERANCIA es "un estado de adaptación que se caracteriza por una disminución de la respuesta a la misma dosis de droga o por el hecho de que para producir el mismo grado de efecto farmacodinámico, es necesario una dosis mayor". TOLERANCIA CRUZADA es "un fenómeno en el que se toma una droga y aparece tolerancia no sólo a esa droga, sino también a otra del mismo tipo o a veces de otro conexo".

Tambien son consideradas sustancias químicas que alteran el comportamiento, el humor, la percepción o las funciones mentales. Las diferentes culturas a lo largo de la historia han utilizado diversas sustancias con el objetivo de cambiar el estado de consciencia. En la práctica médica actual, las sustancias psicoactivas conocidas como psicofármacos se han desarrollado para tratar a los pacientes con trastornos mentales. Los psicofármacos ejercen su acción modificando ciertos procesos bioquímicos o fisiológicos cerebrales. Los mensajes entre las distintas células nerviosas (neuronas) se transmiten a través de estímulos eléctricos o químicos. Las neuronas no entran en contacto directo entre sí; en las sinápsis (espacio entre las neuronas) el mensaje se transmite por sustancias químicas denominadas neuroreguladores o neurotransmisores. La mayoría de los psicofármacos actúan alterando el proceso de neurotransmisión. Otros, como las sales de litio, actúan modificando la permeabilidad de la membrana neuronal.

HISTORIA DEL USO DE LAS DROGAS

La historia del consumo de productos tóxicos por el hombre se remonta a épocas perdidas en la niebla del pasado. Tanto en el nuevo como en el viejo mundo existen registros de diversas prácticas realizadas hace siglos, quizás milenios, relacionadas con la utilización de sustancias alteradoras dela mente o embriaga. Desde tiempos muy remotos ha sido un recurso utilizado por los chamanes, sacerdotes y brujos para entrar en trance al fin de llevar a cabo sus actividades religiosas como profetizar, adivinar, sanar enfermos e invocar a los espíritus para comunicarse con él. No lo usaban en forma repetitiva para crear estado de euforia y placer.

Los habitantes de ciertas regiones de Africa y los Altiplanos de Perú y Bolivia mascan nuez de betel, hojas de coca u otros alcaloides para disminuir la sensación de hambre y cansancio.

En nuestra cultura occidental contemporánea las desacralizamos, las industrializamos, las vendemos y solemos abusar de ellas dándoles el mismo uso que a las drogas que llamamos medicinas: el de apalear los síntomas de la enfermedad de nuestra mente sin solucionar su verdadera causa.

CLASES DE DROGAS

Existen muchas drogas que afectan la mente o el comportamiento, y pueden ser legales e ilegales. Las drogas legales son aquellas cuya venta ha sido aprobada mediante recetas o directamente en el mostrador. El alcohol, que puede consumirse legalmente en las bebidas excepto por los menores de cierta edad, es una droga. El café por ejemplo, es una droga legal y socialmente aceptada. Las drogas ilegales son aquellas cuya fabricación, venta, compra con fines de venta o posesión están prohibidas por las leyes. Se incluyen en esta categoría drogas como la marihuana, la cocaína y la heroína, o aquellas aprobadas pero que se han obtenido por medios ilícitos o usados para propósitos ilícitos, como la morfina.

CLASIFICACION DE LAS DROGAS

  • NARCÓTICOS: Son por ejemplo, el opio, la morfina, la heroína, etc.

- Causa dependencia física y psicológica alta, y tolerancia.

- Efectos neurológicos: euforia, pérdida de apetito, sopor (modorra, letargo), pupilas, contraidas, nauseas.

- Efectos físicos: perturbación hormonal, deterioro general.

- Sensaciones que provoca: analgesia, falta de dolor.

- Riesgos: sobredosis, adulteración.

  • DEPRESORES: Son por ejemplo los somníferos y tranquilizantes.

- Causan dependencia física y psicológica, y tolerancia.

- Efectos neurológicos: estado hipnótico, fallas de memoria, desorientación.

- Efectos físicos: comportamiento de ebrio, pérdida de la iniciativa motriz.

- Sensaciones que provoca: disipan la ansiedad.

- Riesgos: sobredosis, desinhibición extrema.

  • ESTIMULANTES: Son por ejemplo la cocaína y las anfetaminas.

- Causan dependencia psicológica alta, posible dependencia física y tolerancia.

- Efectos neurológicos: excitación, insomnio, fatiga, pérdida del apetito, hiperactividad, euforia, alerta intensificada.

- Efectos físicos: pulso rápido, alta presión, toxicidad vascular, anomalías cardíacas.

- Sensaciones que provoca: excitación sexual, hiperactividad.

- Riesgos: sobredosis, cuadro psicotico agudo, agresividad, delirios.

  • ALUCINÓGENOS: Es por ejemplo el LSD.

- Causan dependencia psicológica, pero no física, ni tolerancia.

- Efectos neurológicos: ilusiones y alucinaciones, pérdida de control, poca percepción del tiempo y distancia.

- Efectos físicos: convulsiones.

- Sensaciones que provoca: paroxismo (exaltación), sensación de volar.

- Riesgos: suicidio, impulso criminal.

  • DROGAS DE DISEÑO: La más conocida de ellas es el éxtasis.

- Son compuestos no adictivos que alteran temporalmente el estado de conciencia de una persona.

- Ninguno de ellos se puede aislar directamente de una planta, todos se obtienen a través de procesos químicos de mayor o menor complejidad.

- Se utilizan como "droga recreacional" buscando en su consumo una mayor receptividad hacia aspectos sensuales y mayor empatía con los otros.

­- Las drogas de diseño pueden clasificarse básicamente en tres tipos:

a) agentes destinados a imitar los efectos de los opiáceos

b) agentes diseñados para sustituir a la cocaína

c) sustancias que podríamos llamar originales debido a la novedad de sus efectos.

- Los datos disponibles por los estudios realizados ofrecen una certeza razonable sobre los daños a largo plazo para el cerebro humano del consumo continuado.

  • SOLVENTES ORGÁNICOS

- Hay otras sustancias narcóticas agrupadas bajo el nombre de Solventes Orgánicos. Las más conocidas de este tipo son: Gomas de aviones, pegas sinténticas, gasolina, aerosoles líquidos y quita manchas.

  • CANNABIS: son por ejemplo la marihuana y el hachís.

- Causan dependencia psicológica moderada, se cree que no provoca dependencia física ni tolerancia.

- Efectos neurológicos: euforia, pérdida de la noción del tiempo, aumento del apetito, ansiedad.

- Efectos físicos: taquicardia, baja de las defensas.

- Sensaciones que provoca: sensación de que el tiempo transcurre lentamente, estimulación, hiperactividad, risa.

- Riesgos: sobredosis, coma.

Drogadicción:

La drogadicción comienza con el abuso de drogas, cuando un individuo decide conscientemente usar drogas. Pero la adicción no es solamente "mucho uso de drogas." Estudios científicos recientes proveen pruebas abrumadoras de que las drogas no solo interfieren con el funcionamiento normal del cerebro al crear fuertes sentimientos de placer, sino también tienen efectos duraderos sobre el metabolismo y la actividad del cerebro. En algún momento, ocurren cambios en el cerebro que pueden convertir al abuso de drogas en adicción, una enfermedad crónica y recurrente. Los drogadictos sufren de ansias y uso compulsivos de la droga, y no pueden dejar de usarla por sí mismos. Necesitan un tratamiento para poder terminar con este comportamiento compulsivo.

- La adicción a las drogas (tanto como al alcohol) es: Una enfermedad primaria, progresiva y mortal.

PRIMARIA: Muchas personas piensan que la adicción a las drogas aparece después o es consecuencia de algún problema como lo es alguna enfermedad mental, un "trauma" sufrido durante la niñez o cosas similares. Si así fuera diríamos entonces que es una enfermedad "secundaria", esto es, que es una consecuencia directa de otro problema mental o emocional, o sea que primero apareció el problema mental y después, como resultado, vino la adicción a las drogas. Esta es una idea algo anacrónica y no completamente cierta. La ciencia contemporánea ya corrigió este punto de vista. La realidad es que la adicción al alcohol o a las drogas puede padecerla cualquier persona, tenga o no tenga enfermedad mental alguna, y debe ser tratada primeramente, esto es: antes que cualquier otro problema mental o emocional y esto quiere decir sencillamente que la persona tiene que aceptar que está enfermo (a) y que debe abstenerse de seguir consumiendo drogas o alcohol, además de pedir ayuda a los expertos en la materia.

Algunos investigadores científicos afirman que es posible saber con mucho tiempo de anticipación si una persona va a ser adicta o no en alguna etapa de su vida. Estos eruditos aseguran que desde temprana edad un niño o niña se comporta de tal manera que se va preparando el terreno para que desarrolle la adicción al alcohol o a las drogas algunos años después. Ellos hablan de los niños que son muy nerviosos, hiperactivos e inestables. Esta idea no es nueva. Pero también tenemos que decir que esos niños pueden cambiar su manera de comportarse al ser presionados por el medio familiar o social o, sencillamente, al llegar a la pubertad pueden sufrir cambios en su manera de ser que se deban más a las crisis propias de esta etapa de la vida y, por lo tanto, esa supuesta personalidad " preadictiva " (riesgo de convertirse en adictos) desaparece para siempre.

PROGRESIVA: quiere decir simplemente que las cosas van a ir empeorándose cada vez más mientras la persona no se atienda. Muchos adictos, sus familiares, amigos o patrones piensan que con sostener una buena platicada con la persona problema, dándole algunos consejos o regaños, ésta va a dejar de consumir las drogas o de abusar de las bebidas alcohólicas y las cosas van a cambiar. Desgraciadamente esto no es así en el caso de los verdaderos alcohólicos y adictos. Se requiere de ayuda especializada. Es muy probable que después de esa plática o serie de pláticas interesantes e intensas en las que se invirtieron tiempo, energías e inteligencia, tanto la persona adicta como el voluntario o voluntaria que se prestó para ayudar, salgan convencidos ambos de que algo bueno va a suceder próximamente, pero al cabo de pocos días u horas las cosas van a regresar a como estaban antes o peor.

Algunas personas suponen que el hecho de dejar de consumir por algún tiempo su droga de preferencia, alejarse de ella por semanas o por meses, se convertirá en el mejor argumento para demostrarse a sí mismo y a los demás que no tienen ningún problema y que pueden dejar de beber o de drogarse cuando así lo deseen y se lo propongan. La realidad es que, en lo más profundo de su interior, estará contando las horas y minutos en los que este plazo se termina para volver a consumir la droga de manera ilimitada.

Durante el período de abstinencia en el que la persona no se involucró con el uso del alcohol o las drogas, su deseo por hacerlo no disminuyó, por lo contrario se vio acrecentado y toda la energía contenida de ese deseo se desbocará a la hora de regresar a beber o a usar drogas

MORTAL: Esto parece fácil de entenderse: a medida que la persona adicta consume más drogas o alcohol, tiene más riesgo de morir por una sobredosis. Pero este punto no es el único que hace mortal a esta enfermedad. Hay otros muy importantes. También se puede morir en un accidente vial por ir manejando intoxicado(a) ; del mismo modo puede perderse la vida en algún pleito a golpes o por lesiones producidas por arma blanca o arma de fuego, situaciones que se presentan comúnmente cuando las personas se encuentran intoxicadas por el alcohol o las drogas, o incluso pueden morir al no ingerir alimentos o líquidos vitales ya que la mayoría de las drogas quitan el hambre y en ocasiones hasta la sed ; del mismo modo se puede sucumbir sencillamente porque mientras se abusa del alcohol o de las drogas se pierde el sentido de la vida y se llega al suicidio y esto es algo que le sucede a gran cantidad de alcohólicos y adictos ; finalmente se puede perecer por la sencilla razón de que a la mayoría de los adictos les resulta muy difícil parar de consumir el alcohol o drogas y esto va a provocar un deterioro progresivo de las funciones vitales del organismo hasta que este deje de funcionar.

A pesar de todo, esta enfermedad se puede tratar y detener a tiempo. Hay mucha gente que lo está intentando con buenos resultados en la actualidad.

¿Cuáles son las consecuencias del consumo?

Todas las drogas, sin excepción alguna, afectan directamente al Sistema Nervioso de las personas que las consumen. Unas en mayor proporción que otras, la destrucción causada normalmente es irreversible ya que las células nerviosas (neuronas) afectadas se mueren y ya no tienen capacidad para regenerarse.

Por todo lo anterior, la persona adicta a las drogas presentará una disminución notoria en su capacidad para prestar atención en algunas situaciones como en el colegio o en el trabajo, tendrá dificultades con la memoria, y esto lo llevaría por ejemplo a desatender eventos importantes de su vida personal o familiar, al grado de olvidar por completo el sistema de valores que le inculcó la familia cuando era niño (a) y distintos tipos de consecuencias en su vida cotidiana;

  • Su capacidad para diferenciar entre lo que es bueno y lo que es malo o nocivo se verá seriamente dañada con el paso del tiempo y a medida que aumentan las intoxicaciones;

  • su lenguaje se vuelve cada vez más pobre respecto a la cantidad de palabras utilizadas y en la calidad de las mismas ;

  • su capacidad para pensar se deteriora notoriamente y va "llenando su cabeza" con ideas referentes a como conseguir más drogas o alcohol y como provocarse daño o causarlo a los demás o, por lo contrario, llega a pensar que todo mundo se está confabulando para dañarle, o que la vida no tiene sentido alguno.

  • su Sistema Respiratorio (catarros frecuentes, tabique nasal perforado, enfisema pulmonar, etc.,)

  • el Digestivo (sangrados, úlceras, cirrosis hepática, pancreatitis, etc.,)

  • y el Sistema Inmunológico (una baja generalizada de las defensas del organismo que lo debilita y lo hace presa fácil de enfermedades contagiosas).

  • CARACTERISTICAS DE ALGUNAS DROGAS

    Marihuana:

    Es la mezcla de hojas, tallos y flores de la planta del cáñamo, Cannabis sativa. Esta droga se fuma o se mastica. El ingrediente psicoactivo de la marihuana, el tetrahidrocannabinol (THC), se concentra en el centro de las flores. El hachís, un extracto de la resina de la planta, tiene una concentración de THC ocho veces superior a la marihuana. Ésta crece en las regiones templadas, obteniéndose las mejores variedades en las zonas secas, altas y calientes. El cultivo de la marihuana es ilegal en la mayoría de los países. La marihuana se conocía en Asia Central y en China desde el año 3000 a.C., donde se utilizaba en la medicina. En 1900 comenzó su consumo como droga. En las décadas de 1960 y 1970 se extendió su uso entre la juventud de la época. La marihuana no produce adicción física y su abandono no produce síndrome de abstinencia, pero produce dependencia psicológica.

    Más importante aún es la creciente preocupación acerca de la forma en que la marihuana utilizada por niños y adolescentes puede afectar su desarrollo a corto y largo plazo. El primer uso de la marihuana produce cambios en el estado de ánimo. Las observaciones realizadas en clínicas han señalado una mayor apatía, pérdida de ambición, pérdida de eficacia, menor capacidad para llevar a cabo planes a largo plazo, dificultad de concentración y una reducción en el rendimiento en la escuela y el trabajo. Muchos adolescentes que terminan en programas de tratamiento de drogas comenzaron a consumir marihuana a temprana edad. Conducir un automóvil bajo la influencia de la marihuana resulta especialmente peligroso. La marihuana afecta la capacidad de conducción por un período de por lo menos cuatro a seis horas después de haber fumado un solo cigarrillo. Cuando se la consume junto con alcohol, afecta aún más la capacidad para conducir. Sus consumidores describen dos fases en los efectos: primero estimulación, mareo y euforia, y después sedación y tranquilidad placentera. Los cambios de humor a menudo se acompañan de alteración en las percepciones de tiempo, espacio y dimensiones del propio cuerpo. Muchos consumidores refieren aumento del apetito, aumento de la percepción sensorial y sensación de placer. Los efectos negativos incluyen confusión, ataques de ansiedad, miedo, sensación de desamparo y pérdida de autocontrol. Se ha ensayado el uso de la droga como tratamiento sintomático del glaucoma y de las náuseas producidas por la radioterapia.

    Los estudios preliminares han demostrado la existencia de enfermedad crónica de los pulmones en los usuarios de la marihuana. La marihuana contiene más agentes conocidos productores de cáncer que el cigarrillo. De hecho, como los fumadores de marihuana procuran mantener lo más posible el humo en sus pulmones, un cigarrillo de marihuana puede resultar tan perjudicial para los pulmones como cuatro cigarrillos de tabaco.

    Cocaína

    La cocaína es un alcaloide que se obtiene de las hojas de la planta de la coca y que se emplea con fines médicos como anestésico local. También posee un uso muy extendido como droga. Las culturas del imperio Inca masticaban las hojas de la coca para obtener una leve euforia, estimulación, y un estado de alerta. Este fármaco fue aislado por primera vez en 1855 y se utilizó como anestésico local en cirugía menor. En la actualidad, se emplean en su lugar anestésicos locales, como la lidocaína, con una potencia menor para crear adicción.

    La cocaína es una de las drogas más adictivas, y es una droga que puede conducir a la muerte. La cocaína puede aspirarse por la nariz, fumarse o inyectarse. La inyección de cocaína - como la de cualquier otra droga - presenta el peligro adicional de infectarse con el virus de inmunodeficiencia humana (HIV), que produce el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA), si el usuario comparte la aguja con una persona que ya está infectada por el virus.

    La cocaína es un poderoso estimulante del sistema nervioso, incluso el cerebro. La droga acelera el ritmo cardíaco y al mismo tiempo estrecha los vasos sanguíneos, que procuran absorber el flujo adicional de sangre. Las pupilas se dilatan y aumenta la temperatura y la presión arterial. Estos cambios físicos pueden estar acompañados de convulsiones, paro cardíaco, paro respiratorio o derrames. Las investigaciones han demostrado que la cocaína actúa directamente sobre los llamados "centros de placer" del cerebro. Estos centros de placer son estructuras cerebrales que al estimularse, producen un intenso deseo de experimentar el efecto placentero una y otra vez. Ello origina cambios en la actividad cerebral, y al permitir que esta sustancia química del cerebro llamada dopamina permanezca activa por un período mayor que el normal, estimula un fuerte deseo de consumir más droga.

    Con frecuencia los usuarios experimentan una sensación de inquietud, irritabilidad y ansiedad, y la cocaína puede producir paranoia. Los usuarios también experimentan depresión cuando no consumen la droga y en muchos casos vuelven a usarla para aliviar una mayor depresión. La "freebase" es una forma de cocaína que se fuma. Es producida mediante un proceso químico a través del cual la "cocaína de la calle" (hidrocloruro de cocaína) se purifica extrayéndole la sal y algunos de los agentes "de mezcla." El producto final es insoluble en agua, y la única forma de introducirlo en el sistema es fumándolo. El uso vía la "freebase" es extremadamente peligroso. "Crack" es el nombre popular que se da a un tipo de cocaína "freebase" que tiene la forma de pequeños terrones o viruta El término "Crack" (crepitación) proviene del sonido que produce la mezcla al fumarse (calentarse). El consumo de "crack" es sumamente peligroso, ya que produce los mismos efectos debilitantes que la "freebase.

    Heroína

    La heroína es una droga opiácea ilegal. Sus propiedades adictivas se manifiestan en la necesidad de un uso persistente y repetido de la droga (ansia) y por el hecho de que los intentos de dejar de consumirla producen marcados y dolorosos síntomas físicos de retiro de la droga.

    El consumo de heroína provoca problemas físicos y psicológicos como falta de aliento, náusea, pánico, insomnio y la necesidad de dosis cada vez mayores de la droga para producir los mismos efectos. La heroína ejerce su primer efecto adictivo mediante la activación de muchas regiones del cerebro, en las que se producen las sensaciones de placer y de dependencia física. La acción conjunta de estas consecuencias produce pérdida de control y hábito.

    La heroína es una droga que principalmente se inyecta directamente en la vena con una aguja. Esta forma de uso se denomina inyección intravenosa (conocida comúnmente como IV). Ello significa que la aplicación de la droga puede tener graves consecuencias. El intercambio de jeringas por parte de los usuarios está convirtiéndose rápidamente en una de las principales causas de nuevos casos de SIDA. El virus del SIDA se transmite a través de la sangre contaminada que queda en la aguja, la jeringa u otros instrumentos relacionados con la droga que se inyectan a otro usuario que utiliza esos equipos para inyectarse heroína u otras drogas.

    Los signos y síntomas del uso de heroína incluyen euforia, somnolencia, depresión respiratoria (que puede incrementarse hasta que se detiene la respiración), contracción de las pupilas y náusea. Los síntomas del retiro de la droga incluyen lagrimeo, mucosidad en la nariz, bostezos, pérdida de apetito, temblores, pánico, escalofríos, sudores, náusea, calambres musculares e insomnio. A medida que avanza el proceso de retiro se produce aumento de la presión arterial, las pulsaciones, el ritmo respiratorio y la temperatura. Los síntomas de la sobredosis de heroína incluyen falta de aliento, pupilas del tamaño de un punto, viscosidad de la piel y convulsiones.

    Régimen legal de las drogas en general.

    Figuran cuatro listas a las cuales pertenecen distintos tipos de drogas, todas las drogas pertenecientes a las 4 listas son ilegales, no pueden circular libremente, algunas pueden ser vendidas bajo recetas médicas específicas.

    - En la Lista I figuran aquellas sustancias que están totalmente prohibidas, excepto para fines científicos y médicos muy limitados. Aquí se encuentran las llamadas drogas duras (opio, morfina, cocaína, heroína), junto a las llamadas drogas de diseño (2CB, XTC) y las sustancias más inocuas para el organismo como la marihuana y los visionarios (mezcalina, LSD, psilocina, psilocibina, DMT). Todas ellas sólo pueden ser manejadas por personas debidamente autorizadas en centros médicos o científicos bajo la fiscalización directa de los gobiernos o con su aprobación expresa. Las disposiciones de esta lista, que son muy estrictas, someten cualquier otra actividad, como la fabricación, el comercio, la distribución o la posesión.

    - Por su parte, las Listas II, III y IV del Convenio Internacional comprenden todas las drogas que se venden bajo receta médica como los sedantes hipnóticos, barbitúricos, anfetaminas, estimulantes sintéticos, etc. Estas listas disponen que cada una de las partes ha de aplicar medidas específicas de fiscalización establecidas por el Convenio, así como otras medidas que se consideren adecuadas para limitar a fines médicos o científicos, la fabricación, la exportación, la importación, la distribución, el almacenamiento, el comercio, el uso y la posesión. Las sustancias enumeradas en estas listas pueden exportarse o importarse, fabricarse o distribuirse únicamente mediante permisos otorgados por los gobiernos u organizaciones de fiscalización similares.

    Régimen legal actual de la Marihuana.

    La marihuana está prohibida, pertenece a la Lista I. En la práctica esto significa que no hay autorización alguna para comercializar marihuana con fines recreativos, a excepción de lo que ocurre en Holanda, quien no firmó la ratificación del tratado internacional correspondiente y en cuyo territorio es absolutamente legal la cosecha, venta y consumo de Cannabis y sus derivados en lugares específicos para tal efecto (coffe-shops, smart shops y grow-shops).

    En el resto de los países adscritos a la ONU, para utilizar esta planta o sus derivados con fines científicos hay que seguir una serie de trámites burocráticos que, al menos en México, suelen durar varios meses o años. En vista de que sus usos médicos todavía no están reconocidos por la Organización Mundial de la Salud, a nivel mundial aún no se autoriza su cultivo y comercialización con fines terapéuticos.

    Sin embargo, cada día son más las regiones del globo terrestre que paulatinamente comienzan a despenalizar su uso con fines terapéuticos. En noviembre de 1996 los estados norteamericanos de California y Arizona aprobaron su uso médico. Inmediatamente la administración del presidente Clinton se dio a la tarea de revertir las iniciativas aprobadas en esos estados, argumentando que se trataba de una estrategia nacional para legalizar las drogas y despenalizar el uso de estupefacientes (35), pero esta idea no prosperó y la despenalización, no sólo prevaleció sino que se ha extendido a otros estados de la Unión Americana y al territorio de Canadá.

    En marzo del 2000 el Tribunal Constitucional de Alemania también aprobó el uso terapéutico de la marihuana en todo su territorio, aunque mantiene la prohibición del uso recreativo para el resto de la población. Lo mismo ocurrió ya en el reino Unido y en España a partir de mediados del 2001.

    En nuestro país la marihuana esta totalmente prohibida, no esta permitida ni siquiera para el consumo terapéutico, como en otros países. Recientemente se realizaron marchas populares a favor de la legalización, mucha gente considera necesaria la legalización de la marihuana, no solamente gente que consume, si no que considera que ningún gobierno puede proteger la salud de sus ciudadanos, ni a través de la legislación, ni mediante campañas atemorizantes. Tampoco se puede decretar la desaparición de las drogas. Estarán con nosotros en tanto muchas personas encuentren en ellas el refugio, la evasión, la distracción, el conocimiento, el alivio o la satisfacción que buscan. Lo que sí resulta factible es reducir los daños que causan la desinformación, el consumo, el abuso y sobre todo, la prohibición de algunas de ellas. Es necesario mas que prohibir e inculcar el miedo, brindar información al respecto, para que cada uno tenga conciencia y tenga la posibilidad de elegir lo que es bueno y lo que no para si mismo.

    INDICE:

    Definiciones __________________________________________ Página 1

    Historia del Uso de las Drogas ___________________________ Página 2

    Clases de Droga _______________________________________Página 2

    Clasificación de las Drogas _____________________________ Página 3

    Drogadicción _________________________________________ Página 6

    Adicción: enfermedad primaria progresiva y mortal _________ Página 6

    ¿Cuáles son las consecuencias del consumo? _____________ Página 8

    Características de algunas drogas ________________________Página 9

    Régimen legal de las drogas ____________________________ Página 12

    Régimen legal de la Marihuana __________________________ Página 13

    Estadísticas recientes muestran que en la Argentina hay 20.000 drogadictos totales y cerca de 250.000 consumidores esporádicos. El 83 % de los pacientes tratados tienen entre 15 y 26 años de edad ( el 30 % de ellos tienen entre 15 y 18). El 80 % se droga con estupefacientes y psicotrópicos que se venden bajo receta en las farmacias y el 20 % restante es clientela del negocio ilegal, especialmente de marihuana (90 % de los casos).

    Bibliografía:

    Perdomo, Rita: “Enfoques con Adolecentes”- Editorial Roca Viva.

    Cruz Gómez, Aquiles, Tte Coronel, P.N.: “Contra las Drogas ahora; Después sería muy Tarde”- Editora Corripio.

    Eciclopedia Encarta 2001.

    Carrero, Alfredo: “Drogas que Producen Dependencias”

    Editora MonteAvila.

    Brito, Alzenilto: “Vida Si, Drogas No”- Editora Apia.

    Morales, David: “Las Drogas Contra Todos”- Editora Latinoamericana.

    CONACUID: “El Problema del Tráfico y Consumo de Drogas”- Editora Corpoven.

    - Fuentes de Internet:

    12