Drogas y Sociedad

Drogadicción. Anfetaminas. Cocaína. Crack. Esteroides. Heroína. Popper. Marihuana. Cannabis

  • Enviado por: Ginés Pastor
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas

publicidad
cursos destacados
Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información


DROGAS

INTRODUCCIÓN

En todos los momentos históricos de todas las culturas y sociedades han tenido alguna presencia esos productos genéricamente denominados drogas. En ocasiones de forma anecdótica y, otras veces, de manera profundamente inmersa en lo cultural; en algunos momentos significándose como algo extraño, desconocido y amenazadoramente destructor y, en otros, con una imagen tan próxima y familiar que no permitía el reconocimiento de su carácter peligroso; en algunos lugares con una frecuencia e intensidad notables que han llevado a hablar de 'crisis' o 'epidemias' y, en otros, con una condición de episodio casi excepcional. Con formalizaciones distintas, con repercusiones muy diferentes, con consideraciones discrepantes, en contextos de ideologías y percepciones muy variados, siempre ha sido continua la presencia de las drogas.

En sociedades forzosamente imperfectas, siempre habrá espacio para el sufrimiento, el miedo, los conflictos, las dificultades, las angustias, por lo que no es extraño que se recurra a unos productos que, más o menos, de una u otra forma, aportan una fantasía de paraísos artificiales, permiten algunos alivios ilusorios o, más sencillamente, son vistos como ayudas o desahogos a la hora de vivir los problemas. No se puede entender el porqué de las drogas, y ni siquiera se puede calibrar el riesgo que suponen, si no se comienza por analizar su función individual y social, el sentido de lo que representan en la percepción y en la cotidianidad de individuos o grupos.


Son muy diversos los elementos que pueden incidir en estas coyunturas amenazadoras y de grave coste para todos. Desde la frecuencia y extensión de los consumos, hasta las características de las sustancias empleadas; desde el sentido y las finalidades de la utilización hasta el perfil de los colectivos de usuarios; desde la consideración natural de los consumos, hasta la percepción social de los conflictos derivados.

El resultado final puede variar entre una situación sin grandes preocupaciones (porque las consecuencias son escasas, resultan minimizadas, pasan desapercibidas o afectan en exclusiva a grupos marginales) y otra, como la que se ha vivido hace años, que despierta una imagen global de amenaza incontrolada y potencialmente destructora de individuos y sociedades.


Cada una de estas fases manifiesta características diferenciadas. La correspondiente a estos últimos años muestra, junto con expresiones formales diferentes en según qué territorios y en según qué momentos (sustancias, patrones de uso y perfiles de consumidores variables), algunas señales de identificación:


*
La universalización de los problemas que, progresivamente, se han ido extendiendo a prácticamente todo el mundo.

*La globalización económica y social que cada vez hace más difícil la distinción entre niveles de conflicto derivados de la producción, del tráfico o del consumo de sustancias.

*La generalización de los consumos que han pasado de estar reservados a determinados grupos sociales a extenderse a capas crecientes de población y, en particular, entre los jóvenes.

En la génesis de esta situación podrían indicarse factores decisivos de muy diversa índole. Asumiendo un cierto nivel de simplificación se podrían señalar:

*La presencia de cambios sociales y culturales muy acelerados y universales (modificaciones en el sistema de relación y organización social, cambios en las formas de vida, alteraciones en la jerarquía de valores y aspiraciones colectivas, evolución de los esquemas de ocio y del sistema de ocupación laboral... Estos movimientos socioculturales, más aún sí coinciden con circunstancias de desequilibrio social y económico, condicionan una elevación importante de los factores de predisposición al consumo y, por lo tanto, un incremento notable de la denominada 'demanda' de drogas.

*Una especial forma de cambio cultural, expresada en la conversión de ciertas drogas en "productos de consumo'.

*La existencia de amplias zonas geográficas en gravísima situación económica, social e institucional ha propiciado que extensos territorios se dediquen al cultivo de los productos naturales básicos y a la producción de otras sustancias con distinto nivel de elaboración.

*La facilidad de las comunicaciones y de los intercambios y la progresiva sofisticación del comercio internacional han facilitado la creciente complejidad de las redes ilícitas de tráfico, lo que conduce al crecimiento de una oferta omnipresente.



La filosofía de actuación de la FEDERAION ANTIDROGAS parte de la convicción de que hay dos elementos de la realidad que hay que asumir para hacer posible la acción preventiva de las drogodependencias:

*Los consumos de drogas son un elemento condicionado por nuestras propias estructuras individuales y sociales. Es sobre estas estructuras sobre las que hemos de trabajar intensamente. La necesidad de tratar de reducir en lo posible la oferta no debe hacer olvidar que, ante todo y como condición previa, es preciso dejar sin sentido las razones que hacen posible la existencia de la demanda.

*Los consumos de drogas deben ser afrontados desde el compromiso de toda la estructura de la sociedad: Administraciones y sociedad civil, grupos organizados e individuos, colectivos profesionales diversos, todos tienen su papel y responsabilidad.

La pretensión última busca organizar una sociedad donde las drogas tengan menos sentido y sean menos necesarias o más prescindibles.

Percepción del problema:

Al principio del auge de las drogas en la sociedad, la opinión pública asiste angustiada a un verdadero aluvión informativo de la que se logra abstraer la conclusión de que no hay remedios concretos y claros para un problema que:

  • Resulta extraño a lo cultural

  • No se conoce cómo afrontarlo

  • No parece que se vaya a terminar

  • Afecta a grupos muy sensibles (juventud)

  • Provoca una intensa alarma

NORMALIZACIÓN SOCIAL DE LOS CONSUMOS

A lo largo de los años noventa, se acentuó una tendencia de progresiva integración y normalización social de los consumos y de los consumidores, que dejaron de ser exclusivamente grupos de personas marginadas, entre los que se incluian paulatinamente colectivos que, al menos temporalmente, compatibilizan los usos de drogas con una vida normal.

A lo largo de estos años, cambiaron significativamente los parámetros sociales de las drogodependencias.

  • Se ha producido un acotamiento del peligro social de la heroína, droga que parece en declive y con buena parte de sus afectados en tratamiento, en programas de mantenimiento o en situaciones de tutela o control social. Ante la menor incidencia de distorsiones públicas, parece ir disminuyendo la alarma.

  • Han aparecido nuevos tipos de consumos, reiteradamente considerados como menos dañinos, que se difunden a partir del argumento de que se trata de usos poco adictivos. Las drogas de síntesis empiezan a introducirse como estimulantes controlables y sin graves contraindicaciones. Se presentan como drogas "inteligentes" para gente "sensata" que, por supuesto, no plantea problemas de delincuencia u orden público.

Los consumidores han perdido progresivamente el carácter de personas marginadas; aparecen cada vez más "integrados".

En esencia, las drogas son venenos. El efecto depende de la cantidad en que se tomen. Una cantidad pequeña es estimulante (aumenta la actividad. Una cantidad mayor actúa como sedante (inhibe la actividad. Una cantidad aún mayor actúa como un veneno y puede matar a la persona.

Esto puede decirse de cualquier droga; cada una requiere diferentes cantidades.

Conoce los efectos de las ANFETAMINAS en el cuerpo.

El consumo de anfetaminas produce en el cuerpo los siguientes síntomas:

  • acelera el ritmo cardiaco y pulmonar

  • dilata las pupilas

  • reduce el apetito

  • produce sequedad en la boca

  • sudores

  • dolores de cabeza

  • pérdida de visión

  • mareos

  • insomnio

  • ansiedad

A largo plazo y/ o usadas en dosis elevadas, ocasionan:

  • temblores

  • pérdida de coordinación

  • colapso físico

  • daño a riñones y tejidos

  • depresión

  • malnutrición

  • Aumento repentino de presión sanguínea que puede producir la muerte por ataque, fiebre muy alta o insuficiencia cardiaca.

¿ES ADICTIVA?

Sí, es adictiva porque el organismo la asimila y crea tolerancia a la droga, lo que ocasiona que el usuario necesite cada vez mayor cantidad para lograr la misma nota estimulante.

Conoce los efectos de la COCAINA/ CRACK en el cuerpo.

La cocaína estimula el sistema nervioso central. Sus efectos inmediatos incluyen:

  • dilatación de las pupilas

  • aumento de la presión sanguínea,

  • del ritmo cardiaco y respiratorio

  • aumento en la temperatura del cuerpo

Su uso ocasional puede producir...

  • congestión o drenaje de la nariz

  • ulceración de la membrana mucosa de la nariz

La inyección de cocaína con equipo contaminado puede producir SIDA, hepatitis y otras enfermedades.

El uso crónico de esta droga causa los siguientes síntomas en el organismo en adición a los efectos arriba mencionados:

  • dolor abdominal

  • nauseas

  • vómitos

  • respiración irregular

  • convulsiones

  • paro cardiaco

La mezcla de cocaína con heroína, conocida como "speedball", puede causar la muerte.

¿ES ADICTIVA?

La cocaína es una de las drogas más adictivas que hay, ya que su efecto, aunque fuerte, es de corta duración. El Crack es extremadamente adictivo.

Conoce los efectos del ECSTASY en el cuerpo.

  • estimula el sistema nervioso produciendo alucinaciones

  • daño cerebral

  • drena el cerebro de una importante sustancia química conocida como ceroteen, lo cual ocasiona cambios en el estado de ánimo, en las funciones sexuales y la sensibilidad al dolor

  • nausea

  • aumento en la presión arterial

  • pérdida del apetito

  • problemas para dormir

  • temblores

  • visión borrosa

  • ansiedad

  • depresión

  • paranoia

ESTEROIDES

Conoce los efectos del ESTEROIDES en el cuerpo.

Los efectos secundarios y reacciones adversas que producen los esteroides son más de 70. El uso de esteroides afecta gravemente al hígado, y a los sistemas cardiovascular y reproductivo. Sus efectos psicológicos en ambos sexos incluyen el comportamiento muy agresivo conocido como "roid rage" y depresión. Algunos de los efectos secundarios aparecen rápidamente. Otros, como ataques cardiacos y apoplejía son ocasionados con el uso continuo de esteroides a través de los años.

  • acné

  • cáncer

  • aumento de colesterol

  • edema (retención de agua en los tejidos)

  • daño fetal

  • crecimiento del clítoris en las féminas

  • continua erección en los varones (priapismo), sumamente dolorosa

  • disminución del buen colesterol

  • enfermedades cardiacas

  • crecimiento excesivo de vello en la mujer (hirsutismo)

  • ictericia

  • tumores en el hígado

  • calvicie femenina con patrón masculino

  • piel grasa en la mujer

  • agrandamiento de la próstata

  • reducción en el tamaño de los testículos

  • esterilidad

  • crecimiento óseo retardado

  • cálculos biliares

  • erupciones cutáneas

  • alta presión

  • impotencia

  • irregularidades menstruales

  • calambres musculares

  • piedras en los riñones

  • continuo mal aliento

  • vómitos de sangre

  • crecimiento de las tetillas o hinchazón en los varones

  • aumento anormal de peso

  • diarreas

Conoce los efectos de la HEROINA en el cuerpo.

Los síntomas son:

  • ojos llorosos

  • nariz que gotea

  • bostezos

  • transpiración

  • inquietud

  • irritabilidad

  • insomnio

  • pérdida del apetito

  • temblores

  • estornudos

Los síntomas siguientes alcanzan un máximo entre 48 a 72 horas subsiguientes a la última dosis:

  • calambres abdominales y diarrea

  • aumento en el ritmo cardiaco y la presión sanguínea

  • escalofríos alternados con transpiración excesiva, acaloramientos repentinos y debilidad

  • dolor y espasmos musculares

  • convulsiones

Una dosis excesiva puede producir coma y posible muerte. El uso de jeringas contaminadas puede ocasionar enfermedades como SIDA, endocarditis y hepatitis.

¿ES ADICTIVA?

Es sumamente adictiva porque se desarrolla tolerancia a la droga con mucha rapidez.

Los efectos negativos inmediatos de los inhalantes incluyen:

  • nausea

  • estornudos

  • tos

  • hemorragia nasal

  • fatiga

  • falta de coordinación

  • pérdida del apetito

  • disminución del ritmo cardíaco y respiratorio

Su uso a largo plazo o el uso de grandes cantidades en un período corto pueden producir:

  • desorientación

  • comportamiento violento

  • inconsciencia

  • sofocación

  • muerte

:La inhalación repetida de vapores concentrados a través del tiempo puede dañar permanentemente el sistema nervioso.

Inhalantes

Dentro de la categoría de los inhalantes se encuentran ciertas sustancias que no son consideradas drogas, como el pegamento, los disolventes y los aerosoles (productos de limpieza, por ejemplo). La mayoría de las sustancias inhaladas (esnifadas) con intención de conseguir un efecto psicológico tienen una acción depresora sobre el sistema nervioso central. En dosis bajas pueden tener un leve efecto euforizante, pero en dosis superiores el consumidor pierde el control o la conciencia. Los efectos aparecen en el acto y pueden permanecer hasta 45 minutos. El dolor de cabeza, náuseas y mareo vienen a continuación. La inhalación de estas sustancias es nociva para la visión, el pensamiento y el control de los músculos y de los reflejos. A veces se producen lesiones permanentes y algunos aerosoles concentrados pueden producir la muerte. Aunque no es probable que se desarrolle dependencia física, sí aparece tolerancia en ocasiones. Otros productos cuya generalización ha alarmado a las autoridades sanitarias son los denominados poppers, de supuesto efecto afrodisíaco, como el nitrato de isoamilo, que se emplea en medicina como dilatador de los vasos sanguíneos. La inhalación prolongada de estas sustancias puede lesionar el sistema circulatorio y tener efectos nocivos relacionados con ese sistema.

Conoce los efectos del LSD en el cuerpo.

  • dilatación de pupilas

  • aumento en la temperatura corporal

  • aumento de la presión sanguínea

  • insomnio

  • temblores

  • pérdida de control

A la experiencia con esta droga le llaman "un viaje", el cual puede tener una duración hasta de 12 horas. Pero muchas veces éste resulta ser una pesadilla. Algunos usuarios experimentan pensamientos y visiones aterradoras que crean en ellos tal pánico que muchos han saltado al vacío provocando su propia muerte para huir de estas sensaciones que identifican como un peligro real.

¿ES ADICTIVA?

Sí es adictiva porque quien la usa necesita cada vez una dosis mayor para lograr la misma una experiencia de igual intensidad.

Conoce los efectos de la MARIHUANA en el cuerpo.

LA MARIHUANA NO ES INOFENSIVA.

Los efectos físicos observados regularmente son:

  • aceleración sustancial del ritmo

  • cardíaco

  • ojos inyectados (de sangre)

  • sequedad en la boca y la garganta

  • aumento del apetito

  • reduce la capacidad de memoria y comprensión a corto plazo

  • altera el sentido del tiempo

  • disminuye la capacidad de realizar tareas que requieren concentración y coordinación motora

  • paranoia

  • psicosis

Como los fumadores de marihuana inhalan profundamente el humo sin filtrar y lo retienen en los pulmones tanto tiempo como puedan, la marihuana es perjudicial para los pulmones. El humo de marihuana contiene más agentes carcinógenos que el humo del tabaco.

¿ES ADICTIVA?

Sí. Estudios han comprobado que el uso constante de la marihuana crea tolerancia hacia la droga. Esto significa que la persona tiene que fumar más cantidad para sentir la euforia que solía sentir con pequeñas dosis.

También crea una dependencia psicológica, lo cual significa que el usuario apetece la droga por sus efectos.

El cuerpo igualmente desarrolla una dependencia física hacia la droga, mostrando síntomas de la falta de la droga tales como dificultad de dormir, nerviosidad y mal genio.

Cannabis:

De la planta Cannabis sativa derivan tanto la marihuana como el hachís. La marihuana se obtiene triturando las hojas, las ramas y las flores, y el hachís es la resina concentrada. La forma más habitual de consumo es fumarlos. Tienen efectos semejantes: producen relajación, aceleración del ritmo cardiaco, alteración de la percepción del tiempo (que transcurre más despacio) y agudización de los sentidos (oído, tacto, gusto y olfato. Los efectos varían en función de la dosis consumida y de las circunstancias que rodean a su consumo. La marihuana y el hachís no producen dependencia psicológica. No obstante, su uso puede ser peligroso, sobre todo si se conduce bajo sus efectos. Aunque se desconocen los efectos a largo plazo, es muy probable que la marihuana sea nociva para los pulmones de la misma manera que lo es el tabaco. El consumo de estas sustancias por parte de los niños y adolescentes es preocupante, ya que la intoxicación altera el pensamiento e interfiere con el aprendizaje. Sobre este punto existe unidad de criterios por parte de médicos y educadores en que el consumo es pernicioso y puede interferir con el desarrollo psicológico e incluso físico.

Conoce los efectos del PCP en el cuerpo.

  • confusión, pérdida de la memoria

  • comportamiento esquizofrénico

  • desorientación respecto del tiempo y el ambiente

  • aumento del pulso, la presión sanguínea, la temperatura del cuerpo y el ritmo respiratorio

  • transpiración

  • rigidez en los músculos de las extremidades

Los efectos por uso crónico son:

  • pérdida de capacidades mentales para el aprendizaje

  • paranoia

  • pérdida de peso y desnutrición

  • depresión grave

  • violencia

¿ES ADICTIVA?

Los estudios han demostrado la existencia de dependencia química causada por el PCP.

RHONIPOL

Conoce los efectos del ROHYPNOL en el cuerpo.

  • desorientación

  • mareos

  • nauseas

  • sensación de frío y calor en todo el cuerpo

  • dificultad para hablar y moverse

  • pérdida de la conciencia y la memoria

¿ES ADICTIVA?

Si.

Conoce los efectos del SPECIAL-K en el cuerpo.

 amnesia

 problemas respiratorios

 dificultad motora

 delirio

Peyote, nombre común de una cactácea inerme con forma de nabo, nativa de México y el suroeste de Estados Unidos. La parte aérea, parecida a un hongo y de color grisáceo, contiene nueve alcaloides, entre ellos la mescalina, que es el más activo. Para usar el cactus como droga, la parte aérea se consume seca, en infusión o pulverizada y envasada en cápsulas. La mescalina de estos preparados altera la percepción y produce alucinaciones caracterizadas por colores vivos, alteración del sentido del tiempo y, a veces, sensación de ansiedad. Por lo que se sabe, no crea hábito, aunque el consumo de la droga impura o en grandes dosis puede provocar efectos tóxicos, como náuseas y depresión respiratoria. Los indígenas del norte de México utilizan el peyote en los ritos religiosos desde la época precolombina. La mescalina se ha utilizado en investigaciones sobre la esquizofrenia y otras psicosis.

El peyote y la mescalina han sido objeto de abuso en años recientes.

Tratamiento

Excepto en el caso de la dependencia a opiáceos, las prestaciones médicas más habituales en el contexto de las toxicomanías se limitan casi siempre al manejo de los problemas de sobredosificación, reacciones adversas a la ingesta de tóxicos o las eventuales complicaciones derivadas del consumo de drogas, como la malnutrición o las enfermedades provocadas por el uso de jeringuillas sin esterilizar. Los consumidores de barbitúricos o anfetaminas pueden precisar ingreso en un centro de desintoxicación como en el caso de los alcohólicos. Cualquiera que sea el tóxico responsable de la dependencia, el objetivo de la mayor parte de los programas de tratamiento es la abstinencia.

Los programas de deshabituación a opiáceos son sobre todo de dos tipos. La filosofía de las comunidades terapéuticas es implicar al toxicómano en la resolución de su problema. Se le considera una persona inmadura emocionalmente a la que debe ofrecerse una segunda oportunidad para desarrollarse. Las situaciones conflictivas con otros miembros de la comunidad son muy frecuentes. El apoyo mutuo, el mejorar de categoría dentro de la comunidad y ciertas recompensas son los estímulos al buen comportamiento.

La otra forma de deshabituación a opiáceos consiste en la administración de sustitutos de la heroína. Uno de ellos es la metadona, que tiene un efecto más retardado que ésta, pero también crea adicción. Se trata de ir abandonando el consumo de heroína mientras se elimina la necesidad de tener que conseguir la droga `en la calle'. Otra sustancia más reciente es la naltrexona, que no es adictiva y que bloquea el estado de embriaguez que se percibe con el uso de la heroína. Como contrapartida, no puede emplearse en pacientes con problemas de hígado, frecuentes entre los toxicómanos.

Opiáceos

La categoría de los opiáceos incluye a los derivados del opio, como la morfina, la heroína y los sustitutos sintéticos, como la metadona. Desde el punto de vista médico, la morfina es uno de los analgésicos más potentes que se conocen: de hecho se toma como referencia para valorar la potencia de otros analgésicos. Tanto el opio como sus derivados alivian la tos, disminuyen los movimientos intestinales (frenando así los procesos diarreicos) y producen un estado psicológico de indiferencia al medio. La heroína, un preparado sintetizado a partir de la morfina, fue introducida en 1898 como tratamiento para la tos y como sustituto no adictivo de la morfina. Sin embargo pronto se descubrió la intensa capacidad adictiva de la heroína, que se prohibió en muchos países incluso con fines médicos. Los consumidores refieren que la heroína produce un estado de embriaguez casi instantáneo tras su consumo.

Los opiáceos tienen efectos variables en diferentes circunstancias. En su efecto influyen las experiencias previas del consumidor y sus expectativas, así como la vía de administración (intravenosa, oral o por inhalación). Los síntomas de abstinencia comprenden temblor de piernas, ansiedad, insomnio, náuseas, sudoración, calambres, vómitos, diarrea y fiebre.

Hipnótico-sedantes

Los fármacos con mayor capacidad adictiva de esta categoría son los barbitúricos, utilizados desde principios de siglo en el tratamiento de la ansiedad y como inductores del sueño. En medicina también se emplean en el tratamiento de la epilepsia. Algunos adictos consumen grandes cantidades diarias de barbitúricos sin presentar signos de intoxicación. Otros consumidores buscan un efecto similar a la borrachera alcohólica y otros potenciar los efectos de la heroína. Gran parte de los consumidores de barbitúricos, sobre todo los del primer grupo, obtienen el fármaco de recetas médicas.

Los barbitúricos, además de tener efectos semejantes al alcohol, también producen, como éste, una intensa dependencia física. Su supresión abrupta produce síntomas similares a la supresión del alcohol: temblores, insomnio, ansiedad y en ocasiones, convulsiones y delirio después de su retirada. Puede sobrevenir la muerte si se suspende bruscamente su administración. Las dosis tóxicas son sólo levemente superiores a las que producen intoxicación y, por tanto, no es infrecuente que se alcancen de manera accidental. La combinación de los barbitúricos con el alcohol es muy peligrosa.

Otros fármacos hipnótico-sedantes son las benzodiacepinas, cuya denominación comercial más habitual es el Valium. Estos se incluyen en el grupo de los tranquilizantes menores que se utilizan en el tratamiento de la ansiedad, el insomnio o la epilepsia. Como grupo, son más seguros que los barbitúricos ya que no tienen tanta tendencia a producir depresión respiratoria y están sustituyendo a éstos últimos. Por contrapartida, la adicción a los tranquilizantes se está convirtiendo en un problema cada vez más frecuente. La adicción al fármaco Halción, del grupo de las benzodiacepinas, ha obligado a autoridades de varios países a retirarlo del mercado.

ALCOHOLISMO

Alcoholismo, enfermedad crónica y habitualmente progresiva producida por la ingestión excesiva de alcohol etílico, bien en forma de bebidas alcohólicas o como constituyente de otras sustancias. La OMS define el alcoholismo como la ingestión diaria de alcohol superior a 50 gramos en la mujer y 70 gramos en el hombre (una copa de licor o un combinado tiene aproximadamente 40 gramos de alcohol, un cuarto de litro de vino 30 gramos y un cuarto de litro de cerveza 15 gramos). El alcoholismo parece ser producido por la combinación de diversos factores fisiológicos, psicológicos y genéticos. Se caracteriza por una dependencia emocional y a veces orgánica del alcohol, y produce un daño cerebral progresivo y finalmente la muerte.

El alcoholismo afecta más a los varones adultos, pero está aumentando su incidencia entre las mujeres y los jóvenes. El consumo y los problemas derivados del alcohol están aumentando en todo Occidente desde 1980, incluyendo Estados Unidos, la Unión Europea y la Europa oriental, así como en los países en vías de desarrollo.

Desarrollo

El alcoholismo, a diferencia del simple consumo excesivo o irresponsable de alcohol, ha sido considerado en el pasado un síntoma de estrés social o psicológico, o un comportamiento aprendido e inadaptado. El alcoholismo ha pasado a ser definido recientemente, y quizá de forma más acertada, como una enfermedad compleja en sí, con todas sus consecuencias. Se desarrolla a lo largo de años. Los primeros síntomas, muy sutiles, incluyen la preocupación por la disponibilidad de alcohol, lo que influye poderosamente en la elección por parte del enfermo de sus amistades o actividades. El alcohol se está considerando cada vez más como una droga que modifica el estado de ánimo, y menos como una parte de la alimentación, una costumbre social o un rito religioso.

Al principio el alcohólico puede aparentar una alta tolerancia al alcohol, consumiendo más y mostrando menos efectos nocivos que la población normal. Más adelante, sin embargo, el alcohol empieza a cobrar cada vez mayor importancia, en las relaciones personales, el trabajo, la reputación, e incluso la salud física. El paciente pierde el control sobre el alcohol y es incapaz de evitarlo o moderar su consumo. Puede llegar a producirse dependencia orgánica (física), lo cual obliga a beber continuamente para evitar el síndrome de abstinencia.

Efectos

El alcohol produce sobre el organismo un efecto tóxico directo y un efecto sedante; además, la ingestión excesiva de alcohol durante periodos prolongados conduce a carencias en la nutrición y en otras necesidades orgánicas, lo cual complica la situación. Los casos avanzados requieren hospitalización. Los efectos sobre los principales sistemas del organismo son acumulativos e incluyen un amplio rango de alteraciones en el aparato digestivo, entre las que destacan las úlceras de estómago y de duodeno, la pancreatitis crónica y la cirrosis hepática, así como lesiones irreversibles en los sistemas nerviosos central y periférico. Pueden llegar a producirse desmayos, alucinaciones e intensos temblores, síntomas del síndrome de abstinencia alcohólica más grave, y el delirium tremens, que puede ser mortal a pesar del tratamiento adecuado; esto último contrasta con los síndromes de abstinencia de los opiáceos como la heroína, que aunque muy aparatosos rara vez son fatales.

14