Drogas y Sociedad

Ciencias sociales. Causas: Amor y autoestima. Dependencia. Juventud. Consumo. Leary y Hofmann. Consumidores. Familia. Factores. Efectos. Tipos

  • Enviado por: Badangel
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 35 páginas
publicidad

INTRODUCCIÓN.

Las drogas son de uso ilegal, sin embargo se han introducido como algo normal, a veces se consiguen tantas lineas que es cada vez mas visto que las consuman desde un niño hasta un alto ejecutivo.

Las drogas son un fiel camino a seguir por las futuras generaciones si no se hace algo rapido.

La drogadicción es una enfermedad progresiva es incurable, sin embargo se puede detener cuando el adicto resuelve sus problemas y comienza su lucha personal.

Esta enfermedad puede detenerse pero no curarse. Aun recuperado el adicto va a continuar de por vida sus problemas con las drogas y siempre debera estar vigilante con su enfermedad.

Es importante mencionar que nada de lo que uno diga o haga va a determinar que el enfermo siga o no consumiendo, ya que para autodetener la enfermedad es preciso que el adicto llegue a su momentoo a su pozo. A lo que comúnmente se dice : “tocar fondo”...

Es imprescindible lograr que la familia no sea arrastrada con el adicto a situaciones que no tienen retorno,ya que todo su entorno inmediato puede estar enfermo de codependencia y debe llevar un tratamiento adecuado.

Drogas

¿Qué es la droga?

Una droga es una sustancia que introducida en tu organismo puede cambiar su funcionamiento...claro está que casi todo lo que introduces en tu cuerpo lo cambia de alguna manera, por ejemplo: cuando comes un alimento creces...cuando respiras un aire contaminado te mareas o te produce tos... Sin embargo cuando tienes dolor tomas una aspirina para sentirte mejor... cuando estás enfermo vas al médico y este te receta unos remedios que te ayudaran a curar la afección en este caso estarás haciendo uso debido de medicamentos...

Existen otras substancias que provocan cambios en tu mente y en tu comportamiento como la cocaína, la marihuana etc. Las que constituyen drogas indebidas que producen daños irreparables en tu organismo.

 

¿Qué se entiende por uso indebido de drogas?

Usar una droga con propósitos diferentes de aquel para el cual fue elaborada, que causa daño al organismo que fácilmente conduce a la muerte y que no es legal: la cocaína, marihuana, LSD, etc.

Usar una droga que no es recetada por el médico.

Usar un producto o una substancia que no ha sido destinada a ser droga, pero cuyos efectos producen estados semejantes a las drogas como la gasolina, aerosoles, acetona etc.

Causas:

El primer amor

Puede ser que tengas una enfermedad social, una enfermedad que no se pueda curar con una simple inyección. Es muy probable que te haya infestado el   virus del desprecio a ti mismo; y el único remedio conocido para esto es una buena dosis masiva de amor propio, o amor a ti mismo. Pero quizás, como mucha gente en nuestra sociedad, tú has crecido con la idea de que está mal amarse a sí mismo. Piensa en los demás, nos dice la sociedad. Ama a tu prójimo, nos predica la Iglesia. Lo que nadie parece recordar es lo de ámate a ti mismo, y sin embargo es eso precisamente lo que vas a   tener que aprender para lograr tu felicidad en el momento presente.

De niño aprendiste que amarte a ti mismo, algo natural en aquel entonces, era lo mismo que ser egoísta y consentido. Aprendiste a pensar en los demás antes que en ti mismo, a darles mayor importancia porque de esa manera demostrabas que eras una «buena» persona. Aprendiste a anularte y te alimentaron con conceptos como el de «debes compartir tus cosas con tus primos». No importaba que fueran las cosas que más querías, tus tesoros personales, o que ni papá ni mamá pudieran no estar compartiendo sus juguetes de adultos con los demás. Incluso puede que te hayan dicho a menudo que «los niños callan cuando hablan los adultos» y que «debes saber cuál es tu lugar».

Los niños se consideran hermosos e importantes por naturaleza, pero al llegar a la adolescencia los mensajes de la sociedad ya han echado raíces. La desconfianza en sí mismos está en pleno apogeo. Y con el pasar de los años esta sensación recibe constantemente refuerzos. Después de todo no debes andar por el mundo amándote a ti mismo. ¡Qué pensarán de ti los demás!

Las indirectas son sutiles y la intención que las alienta no es mala, pero logran mantener a raya al individuo. Empezando con los padres y la familia y siguiendo con el colegio y los amigos, el niño aprende estos encantadores modales sociales que son como la marca de ley del mundo de los adultos. Los niños nunca actúan así entre ellos al menos que sea para darles el gusto a los mayores. Que digan siempre por favor y gracias, que hagan una venia, que se levanten cuando entra un adulto en la habitación, que pidan permiso para levantarse de la mesa, que aguanten las eternas caricias en las mejillas y las sobadas de cabeza de los adultos. El mensaje es muy claro: los adultos son importantes; los niños no cuentan. Los demás tienen importancia; tú eres insignificante. No te fíes de tu propia opinión era el corolario número uno, y había un enorme paquete de refuerzos que venían bajo el título de «buena educación». Estas reglas encubiertas por la palabra «modales» te ayudaban a internalizar los juicios de los demás a expensas de tus propios valores. No es sorprendente pues que estas mismas preguntas y dudas, estas mismas definiciones que te niegan como persona persistan en la madurez. ¿Y cómo logran introducirse estas dudas de uno mismo? Quizás tengas problemas en el importante tema de amar al prójimo. Pero el amor a los demás está relacionado directamente con el amor que te tienes a ti mismo.

EL AMOR: SUGERENCIAS PARA UNA DEFINICIÓN

El amor es una palabra que tiene tantas definiciones como personas hay para definirlo. Prueba ésta a ver cómo te va. La capacidad y la buena disposición para permitir que los seres queridos sean lo que ellos elijan para sí mismos, sin insistir en que hagan lo que a ti te satisfaciera o te gusta. Puede que ésta sea una definición practicable pero el hecho es que muy pocas personas son capaces de adoptarla para sí mismos.

¿Cómo puede llegarse al punto de poder dejar que los demás sean como quieren y eligen ser sin insistir para que se pongan a la altura de lo que esperas de ellos? Muy sencillo. Amándote a ti mismo. Sintiendo que eres importante, hermoso y que vales mucho. Cuando hayas reconocido lo que vales y lo bueno que eres no tendrás necesidad de que los demás apoyen y refuercen tu valor y tus valores ajustando su conducta a tus instrucciones. Si estás seguro de tí mismo y tienes confianza en lo que piensas, no querrás ni necesitarás que los demás sean como tu. En primer lugar, tú eres un ser único. Por otro lado eso los privaría de su individualidad, y lo que te gusta en ellos son precisamente esos rasgos que los diferencian y hacen que sean lo que son. La cosa empieza a armarse. Logras amarte a ti mismo y de pronto eres capaz de amar a los demás, y eres capaz de hacer cosas por los demás al poder dar y hacer cosas para ti mismo primero que nada. Así no tendrás necesidad de artimañas para amar y dar. No lo harás porque esperas retribución o gratitud sino por el auténtico placer que sientes al ser generoso y amante.

Si tu ser no vale nada, o no es amado por ti, entonces es imposible dar. ¿Como puedes dar amor si no vales nada? ¿Qué valor tendría tu amor? Y si no puedes dar amor, tampoco puedes recibirlo. Después de todo, ¿qué valor puede tener el amor que se le da a una persona que no vale nada? El estar enamorado, el poder dar y recibir, todas esas cosas empiezan con un ser que es capaz de amarse totalmente a sí mismo. Toma por ejemplo el caso de Antonio, un hombre maduro que pretendía amar tiernamente a su mujer y a sus hijos. Para demostrarles su cariño les compraba regalos caros, les costeaba vacaciones lujosas y tenía buen cuidado, cuando se ausentaba en viajes de negocios, de firmar siempre sus cartas con la palabra «amor». Sin embargo Antonio nunca lograba decir a su mujer y a sus hijos que los amaba. Y tenía el mismo problema con sus padres a quienes quería mucho también. Antonio quería pronunciar las palabras que a menudo le pasaban por la cabeza y sin embargo se atoraba cada vez que trataba de decir «Te amo».

En la mente de Antonio las palabras «Yo te amo» lo dejaban al descubierto. Si él decía «Yo te amo» alguien  tenía que, contestar «Yo también te amo, Antonio». Su declaración de amor tiene que encontrarse con una  afirmación de su propio valor personal. El decir esas palabras implicaba un riesgo demasiado grande para Antonio, porque podrían quedar sin respuesta y entonces todo su valor se ponía en duda. Si, por otro lado, Antonio pudiese empezar con la premisa de que él era amable o  querido, no tendría ninguna dificultad en decir «Yo te amo» o «Yo te quiero». Y si no le respondían con el  deseado «Yo también te amo, Antonio», él vería que eso nada tiene que ver con su propia autovaloración puesto que ésta estaba intacta desde antes de que siquiera empezara a hablar. Si su amor era correspondido, era problema de su esposa, o de quien sea que Antonio amara en ese momento. Podría ser que él deseara el amor de la otra persona, pero éste no sería indispensable para su autovaloración.

Puedes desafiar todos tus sentimientos de acuerdo a tu habilidad de amarte a ti mismo. Recuerda siempre que en ningún momento y en ninguna circunstancia es más sano odiarse a sí mismo que amarse a sí mismo. Incluso si te has portado de alguna manera que te desagrada, odiarte a ti mismo sólo te llevará a inmovilizarte y a perjudicarte.  En vez de odiarte a ti mismo, trata de tener sentimientos positivos. Que la equivocación o el error te sirvan de lección; haz el propósito de no repetirlos pero no los asocies con tu autoestima o autovaloración.

He aquí el meollo tanto del amor a uno mismo como a los demás. No confundas nunca tu propio valor (que es un valor dado) con tu comportamiento o con el comportamiento de los demás hacia tu persona. Y, lo repito, no es fácil. los mensajes que nos manda la sociedad son abrumadores. «Eres un niño malo», en vez de «te portaste mal». «Mamá no te quiere cuando te comportas de esta manera», en vez de «A mamá no le gusta como te portas». Las conclusiones que sacas de este tipo de mensajes son: «Ella no me quiere, debo ser un desastre»

No es fácil deshacerse de los hábitos de la niñez. Es muy posible que tu imagen de ti mismo se base en las opiniones de los demás. Si bien es cierto que las primeras ideas respecto a ti mismo las aprendiste de la opinión de los adultos, no es cierto que tengas que cargar con ellas para siempre. Sí, es difícil desligarse de las viejas cadenas y limpiar las heridas abiertas, pero es aún más difícil aferrarse a ellas si uno considera las consecuencias que esto implica. Con un poco de práctica y entrenamiento mental, podrás hacer unas elecciones de amor a ti mismo que te sorprenderán.

¿Quiénes son las personas que aman con facilidad? ¿Son acaso las personas que tienen un comportamiento autodestructivo? No, jamás. ¿Son las que se humillan y se esconden en un rincón? No, por cierto. El volverse eficiente, el lograr dar y recibir amor eficazmente empieza en casa por uno mismo, con el propósito de terminar con los comportamientos emanados de la baja valoración de sí mismo que se han convertido en una costumbre y en una manera de vivir.

SINTONIZANDO LA ONDA DE LA AUTOACEPTAClÓN

Lo primero que tienes que hacer es destruir el mito de que se tiene un solo concepto de sí mismo y que éste es positivo o negativo permanentemente. Se tienen muchas imágenes de sí mismo y éstas varían de un momento a otro. Si te preguntaran «¿Te gustas a ti mismo?», podría ser que contestaras con un «No» rotundo después de amontonar todos tus pensamientos negativos sobre ti mismo. El romper las áreas de lo que no te gusta para catalogarlas en zonas específicas, logrará dirigir tus esfuerzos hacia unas metas definitivas. Tienes diversas opiniones respecto a ti mismo, desde un punto de vista físico, intelectual, social o emocional. Tienes tu propia opinión respecto a tu talento para la música, el deporte, el arte, las tareas mecánicas, la literatura y demás. Tus autorretratos son tan numerosos como lo son tus actividades, y a través de todos estos comportamientos siempre estás Tú, la persona que aceptas o rechazas. Tu autoestima, esa sombra amable siempre presente, tu  consejera para tu felicidad personal y para el dominio de ti mismo no debe estar en relación directa con tu autovaloración. Tú existes. Tú eres un ser humano. Eso es todo lo que necesitas. Tú eres quien determina lo que vales sin necesidad de dar explicaciones a nadie. Y tu propio valor que es un hecho en sí no tiene nada que ver con tu comportamiento ni con tus sentimientos. Puede ser que no te guste como te has portado en un momento dado, pero eso nada tiene que ver con tu autovaloración. Tú puedes escoger el ser valioso para contigo mismo para siempre, y de ahí emprender la tarea de elaborar tus imágenes de ti mismo.  

El consumo de drogas es un fenómeno multicausal ya que en él inciden una serie de factores en el ámbito personal, familiar, escolar, social y cultural, por lo tanto no existe sólo una manera de abordarlo.

Abordaremos cada una de las causas desde diferentes perspectivas para tener una mejor visión de lo que este flagelo puede ocasionar. 

Desde civilizaciones antiguas el hombre ha incorporado en su sistema social diferentes drogas que eran parte de su cultura. Es así como en el continente Americano los curanderos de la tribu consumían cocaína con el objeto de obtener un más alto nivel al de un simple mortal y establecer una comunicación directa con los dioses o ser poseídos por espíritus que lograban salvar la vida a los enfermos. Los chinos, por ejemplo, utilizaban el opio con el mismo propósito. Sin embargo, en la actualidad el consumo de drogas se ha masificado en forma global, afectando la convivencia familiar, laboral y socio cultural.

 

Algunos de los factores que pueden llevarte al consumo de drogas son:

Drogas
 Una autoestima negativa, es decir, sentirte inseguro/a, desconociendo tus cualidades y pensando solamente en tus defectos.

Drogas
 Tener amigos/as que consumen drogas.

Drogas
 No compartir lo que sientes o piensas, aislarte.

Drogas
 Tener conductas imprudentes y no medir los peligros.

Drogas
 Abandonar tus estudios.

Drogas
 No usar tu tiempo libre en actividades participativas y creativas donde expreses tus potencialidades y habilidades.

Drogas
 Serias dificultades con tu familia, como problemas de comunicación, maltrato, consumo, abandono.

 

Cuando se pregunta a los/as jóvenes el por qué o para qué consumen drogas, las respuestas más frecuentes son:

 

Drogas
 Probar lo que se siente, buscar experiencias novedosas.

Drogas
 Divertirse.

Drogas
 Relacionarse mejor con los demás.

Drogas
 Relajarse

Drogas
 Olvidar problemas.

Drogas
 Superar la angustia o la tristeza.

Drogas
 Combatir la apatía y el aburrimiento a través del riesgo.

 

Algunos/as jóvenes le atribuyen algunos valores y significados al consumo de drogas ilegales como por ejemplo:

Drogas
 Sentir que se revelan frente al sistema social.

Drogas
 Saltarse las normas.

Drogas
 Arriesgarse.

Drogas
 Sentirse superiores a los demás.

Drogas
 Suponer que la mayoría de los/as jóvenes lo hacen.

Creer que la droga lo identifica con el grupo.

¿Crees que controlas lo que consumes?

A veces, los/as jóvenes prueban drogas por curiosidad, por estar bajoneados, o porque el grupo presiona para hacerlo. De ahí a consumir con mayor frecuencia y necesitarla hasta hacerse dependiente hay un corto camino que transitan sin darse cuenta.

Muchos/as jóvenes que abusan del alcohol creen que nunca serán alcohólicos/as, y muchos/as de los que usan drogas piensan que nunca serán drogodependientes. Todos ellos creen que controlan lo que consumen y que las dejaran cuando quieran.

Todas las personas que tiene problemas con las drogas comenzaron probando, luego tomando ocasionalmente, después un poco más a menudo... hasta que, casi sin darse cuenta, se fue convirtiendo en un hábito. En algún momento todos creyeron que controlaban lo que consumían. 

Te invitamos a manejar tu vida...

Demuestra que los/as jóvenes no son tan sólo música acelerada y estridente, fiestas, superficialidad y drogas... Que no los/as motiva sólo pasarlo bien y divertirse. Existen muchas maneras de ser joven. Atrévete a mostrarte con todos tus recursos y potencialidades.

Drogas
 Confía en ti. Eres capaz de enfrentar las incertidumbres, las dudas, los problemas y los desafíos, sin necesidad de consumir alguna sustancia. Aunque muchas veces te equivoques, aprende a descubrir tus capacidades y a ejercitar tus habilidades manejando las situaciones conflictivas que se te presentan a lo largo de la vida.

Drogas
 Muestra tus potencialidades. Atrévete a usar toda tu energía; a ser creativo/a a, expresar ideas diferentes, innovadoras. Dar a conocer enérgicamente tus sueños e ideales.

Drogas
 Sé más ciudadano/a. No te margines; demuestra tu interés, opina y actúa frente a los problemas de nuestra sociedad. Participa a través de agrupaciones juveniles, centros de alumnos, clubes deportivos, grupos musicales.

Drogas
 Decide en libertad y en forma responsable. Eso quiere decir darse cuenta de lo que estás decidiendo y aceptar las consecuencias. No cedas ante la presión de otros.

Drogas
 No te límites a divertirte a través de fiestas. Haz paseos al aire libre, deportes, anda al cine, teatro, a exposiciones... escucha música diferente, lee más.

Drogas
 Cuestiona los mitos que circulan sobre las drogas(por ejemplo, que todos los jóvenes consumen drogas, que consumir sólo una vez no tiene riesgos).

Drogas
 Sé crítico/a: no olvides que las drogas son un objeto de consumo que nos intentan vender. ¿ Te has preguntado quién gana cuando las compramos y consumimos? ¿Consumir, es realmente rebelarse contra el sistema?

Atrévete a vivir la aventura de soñar y construir tu propio proyecto de vida. Un proyecto no es una meta ni un premio al final del camino sino de los sueños permanentes de cómo quieres hacer tu vida. Llena tu proyecto con elementos que te fortalezcan y protejan y saca y desecha aquello que te pone en riesgo y te causa dolor. Drogas
Drogas

Drogas: una cara poco conocida del mal.


La sabiduría convencional acerca de las drogas nos dice que éstas dañan nuestra salud, destruyen nuestra juventud, y elevan la tasa de criminalidad. Pero algo mucho más siniestro se esconde tras todo esto.
¿Por qué la sabiduría convencional falló en convencer a los jóvenes para que no se envenenen con drogas? ¿Qué ofrecen las drogas? ¿Qué necesidad cubren las mismas que nuestro mundo moderno falla en proporcionar? "Sólo di no" puede parecer bueno como eslogan, pero ¿funciona?

Los últimos tres años han visto una doble multiplicación en el uso de marihuana entre alumnos de octavo año y un aumento del 38 por ciento entre personas mayores. Al mismo tiempo, la actitud de los jovencitos hacia su uso está cambiando. Se alejan cada vez más de la idea de que las drogas suaves como la marihuana son dañinas o malas.

Durante aproximadamente una década no habíamos oído hablar mucho acerca de drogas. Cuando finalmente lo hicimos, era relacionado a pandillas peligrosas o a los carteles de droga colombianos. Quizá simplemente estábamos "negando" la crisis que se veía venir, pero las drogas han regresado ahora a nuestra conciencia con una venganza: Ya no es sólo un segmento marginal aislado de la población el que se encuentra afectado.

La batalla por legalizar la marihuana ha avanzado con la aprobación de la Proposición 215 de California. La ley federal técnicamente prohíbe todavía fumar marihuana para el dolor de cabeza, pero como Michael Kinsley del Time escribió respecto a la marihuana legalizada: "Guste o no, esto parece ser sólo el comienzo". Con el tiempo, indudablemente otras drogas seguirán la lista.

Los activistas Anti-droga sostienen estadísticas admirables relacionadas a la salud y la sociedad. Dejan poco espacio para la discusión sobre los malos efectos de las drogas, incluso las "apacibles" como la marihuana. Los esfuerzos por presentar estudios que sugieren que narcóticos como el LSD tomado bajo las condiciones correctas no tiene malos efectos duraderos también se confrontan fácilmente con la experiencia cotidiana que puede convencer a cualquiera.

Para impedir que los chicos quieran drogas, nuestras explicaciones tienen que ser un poco mejores que el simple prohibicionismo. Es indudablemente necesario evitar su contacto con las substancias, dado que a partir de un libertinaje semejante al de ciudades como Amsterdam los resultados son justamente que las drogas marchan triunfantes. Sin embargo, de la rebeldía adolescente imperante en los últimos años sería mucho esperar que se quedaran tranquilos con la simple negación. Es necesario encontrar la forma de que el indudable atractivo que las drogas ejercen sobre los jóvenes, deje de cautivarlos.

Cuando las drogas se convirtieron en un problema mayor, Estados Unidos era el país más industrializado. La urbanización había alcanzado un ápice, la producción en las fábricas se había vuelto despersonalizada, resultando en una deficiencia de cumplimiento profesional. Al mismo tiempo, una ola de prosperidad material rompió sobre América del Norte. Esta prosperidad proveyó las necesidades básicas del hombre como nunca antes lo había hecho, pero vino acompañada de un utilitarismo extremo.

El edificio escolar dónde los niños gastaron su juventud estaba formado por paredes desnudas y cuartos de clase cuadrados, decorados a lo sumo con un reloj. Los tubos fluorescentes proporcionaban una luz fría que se filtrada en el mejor de los casos a través de anaqueles de aluminio que protegían los tubos de los ataques de jovenzuelos frustrados. Las fábricas y oficinas no eran muy diferentes.

Las ciudades distanciaron cada vez más a sus habitantes de la naturaleza. En el campo, la granja familiar dio lugar a la agroindustria, mecanizada, masificada e inorgánica. Aun cuando uno pudiera ver el campo, era desde una autopista de cuatro vías con suerte a 60 kilómetros por hora.

El mundo se convirtió en una combinación de ambiente utilitario y el universo se plegó dentro de la pequeña caja en el centro del comedor. A esta situación, siguió una reacción mal encaminada.

Una reacción mal encaminada

Por los años sesenta, los adolescentes se pusieron al día en el movimiento contra-cultural experimentando con drogas alucinógenas y fumando marihuana. Ellos se rebelaron así contra una generación seria de mayores percibida como una sociedad opresiva que ahogaba su creatividad. Los grupos pares suplantaron a la familia que ellos vieron como disfuncionales. En el grupo, la promiscuidad sexual y el rock 'n' roll se volvieron sinónimos de amor. Pero allí faltaba una experiencia mística. La religión y la moralidad parecían estructuras platónicas e irrelevantes que proveían de un set de rituales que no tenían significado en sus vidas.

La aparición de las drogas pareció satisfacer la necesidad de una experiencia más directa de "la divinidad." No olvidemos que en ese período fue cuando "casualmente" surgió el interés por las creencias orientales que empezaron a ser importadas hacia occidente como pan caliente. En ese contexto, poco importaba el cumplimiento de los deberes. Todo el interés pasaba a la experimentación de la divinidad interna y externa, la pan-divinidad gnóstica oriental. Las drogas eran el "sacramento" a través del cual, como Aldous Huxley dijo en "Puertas de Percepción" uno podría experimentar "lo qué los teólogos católicos llaman `una gracia gratuita'". Eran algo nuevo y excitante, contra lo acartonado de la conducta de sus padres y, por lo tanto (en su extrapolación no racional sino mas bien sentimental) de la religión católica. Las drogas prometían el cielo en la tierra, y al principio todo era muy 'natural'.

Leary y Hofmann

El señuelo de la marihuana fue solo el principio. Pronto siguieron los alucinógenos. Los dos extremos de su uso son quizás mejor tipificados por Alberto Hofmann, el padre de LSD, y por Timothy Leary, su apóstol. Hofmann, el frío y analítico científico, siguió su agenda científica obstinadamente. Leary, rebelde y egocéntrico, montó a las olas de la revolución cultural. Ambos defendieron el uso del LSD. Hofmann con reservas, Leary, sin ninguna. Los dos tenían experiencia de primera mano con el LSD. Hofmann por casualidad al principio, pero luego planeando "experimentos personales"; Leary para "investigación", que terminó en orgías que rápidamente ocasionaron su despido como profesor de psiquiatría de Harvard y después lo instalaron en la cárcel.

Criado como católico, Leary se convirtió en cadete de West Point pero salió después de ser castigado por posesión de alcohol. Se unió igualmente al ejército y después de la Segunda Guerra Mundial entró en la psiquiatría. La idea central de sus creencias era que las drogas podían proporcionar las mismas experiencias místicas registradas por adherentes de otras religiones, con una diferencia: las drogas producirían el efecto inmediata y fácilmente. Para Leary, la vida era un juego; su propósito era divertirse, especialmente con refuerzos químicos incorporados. Nada era serio, incluyendo al final incluso a la misma muerte.

Hinduismo y ciberespacio

Después de su expulsión de Harvard, Leary fundó una agrupación de investigación psicodélica en México, pero los mexicanos lo echaron también mas tarde. Entonces abrazó el Hinduismo en un viaje a India y fundó la Liga para el Descubrimiento Espiritual o LSD (League for Spiritual Discovery). Leary se hizo notorio una vez más en 1996 cuando anunció que se moriría en un suicidio espectacular en Internet. Él dijo: "En los años sesenta nosotros hicimos el gran descubrimiento de que la tecnología de la química orgánica puede ayudar a cambiar tu mente. Y ahora estamos descubriendo que los electrones y las pantallas pueden hacer los cambios en lugar de los polvos y substancias fumables" (Entrevista con Timothy Leary, el 4 de abril de 1996, High Times). La experiencia del ciberespacio reemplazaría la experiencia de la droga. Leary nunca consiguió morirse en el ciberespacio, sino que su cáncer lo llevó primero, pero se mantiene vivo en Internet.

¿Qué pasa en un viaje?

Leary y otros defensores de la inducción de drogas prometieron que ésta da una llamarada pseudo-mística que puede durar horas al usuario. Después de una dosis de LSD, el usuario empieza a percibir las cosas diferentes. Los colores y formas asumen mayor vitalidad; se ven los sonidos, se oyen los colores. Cuando la droga hace efecto, es como "un extraterrestre, un demonio, que toma posesión de uno mismo ' (Alberto Hofmann, LSD, My Problem Child), y el usuario se extraña de su ambiente y de él mismo.

A estas alturas viene la experiencia esencial común a los alucinógenos. A medida que el efecto de la droga avanza, la noción de ser se retira. La voluntad se marchita. La distinción entre una persona y otra se deteriora. Finalmente, la distinción entre la persona y todo lo demás desaparece. El usuario normalmente se dirige a un estado "religioso filosófico" donde tiene obsesiones sobre la vida, la muerte, y la naturaleza. Dirá cosas como las que un artista dijo: "Yo había experimentado la gracia de Dios. ¿Pero cómo era posible que estuviera radiando hacia mí, particularmente desde de una pantalla de lámpara barata? Entonces la voz interna contestó: Dios es todo" (Ibid.).

Un mal viaje

Claro, el mal viaje siempre puede ocurrir. Pero los promotores de drogas son perspicaces al señalar que esos malos viajes pueden tener efectos positivos bajo condiciones controladas. Ellos incluso claman que los alucinógenos podrían tomarse en el lecho de muerte dónde, "libres del dolor en el éxtasis de LSD y reconciliados con su destino, enfrentaron su muerte terrenal intrépidamente y en paz" (Ibid.). Uno se pregunta desde un punto de vista católico con qué destino particular reconcilia al paciente el LSD.

Peyote

Aldous Huxley también defendió las drogas. Él se enfocó en el altamente potente alucinógeno del peyote y su ingrediente activo, la mescalina. Un hecho desconocido para muchos es que la Iglesia Americana Nativa, un grupo que exige representar la religión de los Americanos Nativos, tiene protección Constitucional total para consumir peyote. Los efectos de esta droga en la conciencia son similares a los del LSD. Huxley asemejó su viaje del peyote a la "comprensión" que un novicio budista supuestamente tiene cuando su maestro le dice que el "Dharma-Cuerpo", el vacío, el todo y nada del Buda, es "el seto vivo al fondo del jardín".

El peyote reduce los azúcares de la sangre en el cerebro, debilitando la voluntad. El conocimiento de sí mismo se marchita con la voluntad. Esto libera a la persona de sí misma, creando así la ilusión de que el/ella es alguna clase de substancia inseparable de lo que le rodea. Huxley creía que el cerebro es un obstáculo para la mente. Esta declaración aparentemente contradictoria sólo puede entenderse aproximándose a la comprensión del gnosticismo, el cual impregnaba lo que él pensaba sobre la psicología y sobre la religión, y donde las drogas pudieron entrar sin problemas, dado que para ellos no importa el medio (amoral) sino el fin de comprender su propia divinidad. Huxley y otros como él piensan que la razón del hombre es un bloque que lo mantiene alejado del contacto con una mente todo-abarcante y por eso necesitamos liberarnos de este bloque. En pocas palabras y como ya hemos dicho: gnosis.

Envenenar nuestros cerebros con las drogas psicho-activas es una manera de lograr esto. Es la senda rápida a dondequiera que uno va con la meditación budista, los rituales de los chamanes y, ahora, la pseudo-religión de la Nueva Era. Bajo la influencia de las drogas, "en la fase final de la eliminación del ego hay un `conocimiento oscuro ' de que Todo está en todos, que Todo es en realidad cada uno" (Huxley, Puertas de Percepción).

Una mala concepción de vida y religión

Contra una promesa de una intensa experiencia religiosa, sólo el cumplimiento religioso real puede servir. Si las drogas prometen una experiencia directa de Dios, aunque sea una promesa falsa, una verdadera comprensión de Dios, Su verdadera religión, y los medios de Su Gracia desinflarán la promesa de satisfacción inmediata ofrecida por las drogas.

Pero la mera instrucción no va muy lejos. Las palabras pueden mover a las personas, pero los ejemplos las marcan.

Los defensores de las drogas trabajaron la proyección personal de una imagen despreocupada, descuidada. Cuando esto no se pudo seguir sosteniendo, la revuelta extrema contra la naturaleza, representada por la "muerte artística" de una sobredosis de droga, fue la alternativa. Incluso esto tuvo su apelación. El hedonismo llevado a su extremo de auto-inmolación por éxtasis inducido con drogas que llevan a la muerte, tiene el "halo de un martirio místico".

La simple repetición de mandatos morales y las estadísticas mostrando que las drogas "fríen tu cerebro" no convence a los jóvenes. Ellos probablemente continuarán esperando que amigos de similar pensamiento los lleven a incursionar en el mundo de las drogas. El mero Catolicismo de domingo no alcanza, aunque ayuda. El chico que piensa así necesita algo tan radicalmente bueno y poderoso como radicalmente malo era Timothy Leary, por dar un ejemplo.

El católico hoy

Los católicos actuales, en su gran mayoría, tienden a hacer un acercamiento "minimalista" a su religión. Muchos aspectos de la fe son considerados no esenciales y simplemente olvidados. Entramos entonces en la común retórica secularista cuando se trata de problemas sociales y psicológicos. Y tendemos a ignorar los ejemplos de los grandes santos. Las grandes batallas espirituales que ellos emprendieron y ganaron son a menudo desconocidas.

El chico anhela algo más de la vida que la triste rutina diaria que la escuela le acerca. Él necesita un ideal, y no hay ningún campo de su vida que se lo proporcione. No le preocupa la salud, el confort, y seguridad en la vejez. Él está intentando satisfacer los impulsos más altos dados por Dios, esto es, la búsqueda de una experiencia religiosa. Aún cuando ni siquiera pueda imaginarse que este es uno de los motivos de su accionar, junto a la imitación grupal, el anhelo de descubrimientos, la tirana creencia general de que la rutina es mala y la destrucción de todo el pasado que él ve como nocivo. Si no prima la mente sino el sentimiento, y el joven no sabe a dónde dirigirse... cuando sus amigos le ofrecen "una salida" en una fiesta nocturna, ¿nos sorprende el resultado?

Contra el demoníaco artificio de las drogas, los medios católicos usuales como el catecismo, la abstinencia, la caridad, los buenos pares y, sobre todo, la gracia de Dios sin la cual nada bueno es posible, son absolutamente esenciales. El heroísmo proporciona los elementos sin los cuales el mal parece más atractivo. Por eso la Iglesia nos propone el ejemplo de las vidas de los santos. Debe conocerse la santidad para comprender su atractivo, y los santos nos muestran lo necesario. En gran parte, la miseria de hoy puede reducirse a la falta de santidad en el mundo.

Sin embargo, ya estamos ante los hechos y hay que hacer algo. Obviamente, la educación es parte esencial de la formación de la futura virtud en el mundo. Por ello la eliminación de colegios religiosos, la poca base con que los chicos hacen su primera comunión y el poco sentido de transcendencia que tiene ese paso en sus vidas, entre otros muchos factores, son un problema muy grave con el que debemos luchar cuando los hijos todavía son pequeños.

Igual nos enfrentamos a un verdadero problema con quienes ya han recibido su educación primaria y están ahora adentrándose o ya metidos completamente en lo que hoy se llama "adolescencia". Para tales casos es importante que la explicación, es decir el proceso de razonamiento en ellos tome mas lugar en sus vidas, moviendo la frontera de la emocionalidad y sensualidad exacerbadas que vivimos en la actualidad. Por otro lado, casi sobra comentar que la liberalización en materia de drogas (y en cualquier otro campo que implique la desbandada de las pasiones) es completamente negativa. No existe, como puede verse en Holanda, una especie de "regulación natural" en estos asuntos. Todo lo malo, lo perverso, lo que se aleja de Dios, debe invariablemente ser definido como tal, juzgado como lo que es y eliminado en la mayor medida posible de la vida de todo el mundo y mas que nadie de quienes todavía (por edad y desgraciadamente por preparación) no pueden comprender por sí mismos todo el abismo de horror al que se enfrentan y en el que gnósticos, satanistas, liberales y demonios se glorían ampliamente.

Tipos de consumidores.

Hay que reconocer que no todas las personas que consumen drogas son adictas o dependientes, sino que existe un proceso en el cual la persona va cambiando las motivaciones hacia la obtención y el consumo de la sustancia.

 

  • Experimental: la persona prueba una vez por curiosidad.

  • Ocasional: la persona consume una o varias drogas de vez en cuando, sin continuidad, la consume cuando se le presenta la ocasión. No hay búsqueda activa de la sustancia.

  • Habitual: la persona la consume regularmente, se le ha transformado en un hábito y se preocupa de obtenerla. Son personas que generalmente pueden continuar con sus actividades (estudiar, trabajar).

  • Dependiente: la persona tiene la necesidad de consumir de forma continuada o periódica la sustancia para evitar los efectos psíquicos o físicos producidos por el síndrome de abstinencia. La obtención y el consumo de la sustancia pasa a la vez a ser la motivación central de su vida.

  • Síndrome de abstinencia es el conjunto de síntomas (malestar, dolor) que sufre una persona que tiene dependencia (adicto) cuando deja de consumir bruscamente la sustancia a que está acostumbrada, o disminuye la dosis.

     

    Es importante tener presente que los efectos de las drogas y sus consecuencias están determinados por tres aspectos: 

    • La droga: tipo, frecuencia, dosis, forma de consumo.

    • La persona que la consume: edad, sexo, peso, estatura, personalidad, antecedentes familiares.

    • Contexto: oferta de drogas, promoción del consumo, aceptación y permisividad, leyes, alternativas de desarrollo educacional, recreacional, laboral.

    Estos aspectos explican por qué una sustancia puede tener efectos diferentes en distintas personas. También explicaría por qué algunas personas son más proclives a mantener el consumo y transformarse en dependientes de la sustancia.

    Factores que inciden en el consumo de drogas. 

    El consumo de drogas es influenciado por la situación social. El ingerir bebidas alcohólicas, fumar cigarrillos o marihuana, inhalar cocaína, etc., se produce mediante un aprendizaje con otras personas, habitualmente de significación como es la familia, los amigos, los padres y dentro del contexto predominante en la sociedad (en el uso socialmente aceptado). 

    Generalmente, estos consumos se dan en grupo, es de escasa frecuencia, el consumidor aislado. De algún modo existe un contagio o presión social que condiciona el uso de las drogas.

    Un factor que aumenta estos consumos es la disponibilidad de la droga, que facilita el acceso de las personas a estas sustancias.

    Ejemplo de ello es la facilidad para adquirir bebidas alcohólicas en supermercados en envases pequeños, botillerías de 24 horas de atención, que hace que las personas beban más.

    Igualmente es ejemplo de esta facilidad los puestos de ventas múltiples que venden cigarrillos sueltos o la facilidad para comprar pegamentos, como el neoprén, usado para inhalar.

    En este aspecto existe una relación directa: a mayor disponibilidad hay mayor consumo; y a mayor consumo hay mayor daño.

    Otro factor que influencia el consumo de bebidas alcohólicas y otras drogas, es la actitud del público, de la comunidad, con relación a estas conductas. En la medida que el medio ambiente sea más permisivo y no ejerza un control social sobre los consumos, en la medida que no haya restricciones, habrá más conductas desadaptativas y de riesgo que involucran a toda sociedad.

    El control que ejerce la comunidad tiene por fin promover estilos de vida más saludables y evitar daños que puedan prevenirse. Esto requiere por parte de las personas, el sentido de la responsabilidad respecto a su salud y a su vida, la responsabilidad de la salud de la colectividad y el desarrollar condiciones para participar en la comunidad de modo útil y constructivo.

    El uso de drogas ilícitas es aceptado en la sociedad porque cumplen un rol y aportan dinero a la economía. Su producción, distribución y venta tiene un sentido económico y de lucro, en general. Es una actividad lícita o ilegal según la droga que se comercializa.

    El uso se debe a que producen algún grado de placer y por su efecto sobre el estrés (alcohol por ejemplo) son usadas como acompañamiento a de los alimentos, y además, como facilitador de las relaciones interpersonales en algunos eventos sociales.

    Habitualmente las drogas disminuyen la ansiedad y la tensión emocional, produciendo cierto nivel de bienestar y alegría en forma transitoria por lo cual hay fármacos usados, sin la justificación médica que regula estos consumos, y a veces utilizando productos que no tienen uso medicinal, y que son de fácil acceso.

    En este sentido estricto, fármaco o droga es toda sustancia que introducida en el organismo vivo produce la modificación de una o más de sus funciones, y que se usa con fines médicos.

    En su significado común, es toda sustancia que tiene una acción directa en las funciones mentales, y que puede modificar la conducta.

    Su uso acompaña al hombre desde tiempos inmemoriales, con la finalidad de ayudarlo a enfrentar las dificultades cotidianas, controlar la angustia, mejorando subjetiva y transitoriamente sus condiciones de vida.

    Drogas
    Drogas
    Drogas

    La Familia y el Rol Preventivo.

    Los padres ejercen un rol preventivo con sus hijos, o sea, actúan antes de que aparezca el problema, al:

    Fomentar la imagen personal positiva:

    Si el niño se siente valorado y amado por sus padres y recibe de ellos mensajes de valoración, se sentirá seguro de sí mismo. Para eso es importante:

  • Reconocer que cada hijo es único; aprender a conocerlo y aceptarlo tal como es.

  • Asegurarse que se siente querido y demostrarle cariño permanente a través del contacto físico y verbal.

  • Confiar en él y demostrárselo.

  • Estar disponible para escucharlo y compartir pequeños momentos.

  • Respetar su privacidad.

  • Ayudarle a que tenga éxito en las cosas que emprende y a enfrentar fracasos y errores.

  •  

    Drogas
     Ayudarles a madurar:

  • Promover la toma de decisiones responsable.

  • Darles tareas y responsabilidades, no hacer las cosas en lugar de ellos.

  • Promover la autonomía, manteniendo el cariño y los límites.

  • Tener una actitud abierta, flexible y de apoyo frente a los cambios de la edad.

  •  

    Drogas
     Enseñarles autocontrol:

  • Los padres pueden ayudar a sus hijos a manejar y expresar adecuadamente sus emociones (pena, ansiedad, rabia, frustración, etc.) siendo modelo y ejemplo de conducta: frente a situaciones problemáticas o conflictos, no perdiendo el control, mostrando serenidad, reflexionando, buscando alternativas de expresión.

  •  

    Drogas
     Establecer límites y normas claras y respetarlas:

  • Las normas y límites son importantes porque estructuran a los hijos, les ayudan a tener las cosas más claras, a saber lo que hay que hacer y lo que no. Esto le da seguridad. Por esto los limites se van adecuando a la etapa de desarrollo de los hijos, de menor a mayor autonomía.

  • Drogas
     Fomentar la comunicación al interior de la familia:

  • Respetar sus opiniones.

  • Corregir sin descalificar, ridiculizar, sermonear o comparar.

  • Ser leal.

  • Reconocer nuestros errores.

  • Expresarle nuestros sentimientos.

  • Buscar conciliar sus necesidades con las nuestras.

  • Promover un clima de creatividad y humor.

  • Aceptar rebeldía y críticas como parte del proceso de desarrollo.

  • Promover el uso del tiempo libre en familia.

  • El problema de la droga no se da sólo en individuos reconocidos previamente como conflictivos y problemáticos; cualquier persona puede iniciarse en el consumo de drogas si es que se conjugan determinadas circunstancias y factores. Por ejemplo, la adolescencia se describe como una etapa de riesgo y de mayor vulnerabilidad al consumo de drogas por los cambios físicos, emocionales, intelectuales y las presiones sociales.

     

    Todos estos muchas veces son vivenciados por él con inseguridad, tensión, problemas de relación, incertidumbre, rebeldía, depresión, lo que los puede llevar a consumir sustancias como una manera de manejar o superar dichas situaciones. Así la droga puede resultar funcional a la satisfacción de las necesidades propias de esta etapa de desarrollo.

     

    Las familias cuyos miembros tienen menor riesgo de consumo de drogas se caracterizan por:

    Drogas
     Los miembros de la familia se sienten libres de hablar de sus sentimientos.

    Drogas
     Todos los sentimientos son aceptados

    Drogas
     Las personas importan más que las cosas.

    Drogas
     Se puede discutir de cualquier tema.

    Drogas
     Las diferencias individuales son aceptadas.

    Drogas
     Cada miembro es responsable de sus actos.

    Drogas
     Se respetan las opciones de cada persona de la familia.

    Drogas
     Los roles son flexibles pero claros.

    Drogas
     Existe una atmósfera relajada, con sentido del humor y alegría.

    Drogas
     Se alienta el crecimiento físico y psicológico.

    Drogas
     Todos se sienten queridos.

    Drogas
     Hay espacio para la creatividad.

    Drogas
     Las normas son explícitas.

    Drogas
     El cariño se expresa abiertamente.

    Modelo Comunitario.

    La prevención de acuerdo con un modelo comunitario supone:

    Drogas
     Asumir la influencia del entorno microsocial (la familia, el grupo de amigos, el barrio, etc.) en el origen y la evolución del abuso de drogas.

    Drogas
     Reconocer las características del fenómeno de la oferta y la demanda en la comunidad (magnitud, vías y canales de venta y distribución, perfil de las personas que trafican).

    Drogas
     Aceptar la necesidad de implicar a la comunidad organizada: juntas de vecinos, clubes deportivos, organismos juveniles, organismos de control local y autoridades locales, en la búsqueda de soluciones.

    Drogas
     Actuar simultanea y coherentemente en los diferentes escenarios que dan cuerpo a la comunidad.

     

    Todo ello a partir del compromiso conjunto de:

    Drogas
     Los representantes políticos, encargados de priorizar la prevención y respaldarla.

    Drogas
     Los profesionales (servicios de salud, educación, organismos no gubernamentales, dirección de desarrollo comunitario), responsables de dinamizar procesos de desarrollo comunitario.

    Drogas
     Organismos de control encargados de velar por el cumplimiento de la legalidad vigente.

    Drogas
     La comunidad, sujeto central de la intervención, desde el momento del diagnóstico de la realidad hasta la gestión de programas de prevención.

    Quienes están a cargo de las acciones preventivas en la comunidad, necesitan tener ciertas cualidades personales y manejar algunas herramientas que les permitan desempeñarse adecuadamente y ser buenos líderes.

  • En lo personal, es fundamental que tengan interés y compromiso por el problema, que posean capacidad de observación, que sean flexibles, perseverantes, tolerantes a la frustración, tengan facilidad de expresión oral y corporal y fácil llegada a diferentes grupos.

  • Deben manejar conocimientos básicos sobre el tema.

  • Drogas
     efectos y consecuencias del consumo de drogas.

    Drogas
     factores de riesgo y protección para el consumo.

    Drogas
     caracterización del fenómeno de la demanda de drogas en su comunidad (qué se consume, que grupos, motivaciones, percepciones).

    Drogas
     caracterización de la oferta(tipo de drogas, lugares de venta y distribución, percepción y actitud de la comunidad frente a la venta y tráfico)

    Drogas
     leyes vigentes.

  • Utilizar metodologías participativas.

  • Conocimiento en profundidad de la comunidad, capacidad para articular y coordinar acciones, potenciando el trabajo en red.

  • Capacidad para obtener colaboración y gestionar recursos.

  •  

    Ahora bien, al momento de implementar acciones de prevención en la comunidad, es necesario, primero que nada, hacer y responder las siguientes preguntas:

     

  • ¿Cuáles son los valores y normas locales relacionadas con el uso de alcohol o drogas?

  • ¿Qué factores sociales, económicos y culturales de ese territorio afectan el consumo de drogas?

  • ¿ Qué actitud frente a las drogas tienen los líderes y autoridades de esa comunidad?

  • ¿Qué se ha hecho en prevención en esa comunidad?

  • Las acciones preventivas en una comunidad debieran ejecutarse:

    Drogas
     En la comunidad, junto con las personas y grupos que ahí existen.

    Drogas
     Para la comunidad, tratando de fortalecer sus competencias para hacer frente a los conflictos.

    Drogas
     Con la comunidad, implicando en el trabajo a todos los sectores y niveles de la sociedad.

    Efectos.

  • Consumir una sola vez, también tiene riesgos. Una sola borrachera puede provocar una intoxicación severa y, una sobredosis puede ocasionar graves daños físicos, incluso la muerte.

  • Creer que consumir sólo los fines de semana no es riesgoso es un grave error, pues si sumas los días de fin de semana en todo un año te darás cuenta que son muchos días. Si a esto le agregas que, por lo general, los jóvenes están consumiendo grandes cantidades, al sumarlo reconocerás que es mucha más la cantidad consumida de lo que pensabas.

  • Todas las drogas pueden producir dependencia. Si necesitas consumir drogas para divertirte, bailar, conversar con tus amigos/as, evadir situaciones problemáticas, olvidar problemas emocionales, es probable que después de un tiempo ya no sepas disfrutar, salir, conquistar, solucionar algún problema, sin drogas. Tienes un alto riesgo de ser dependiente, por lo tanto pide ayuda.

  • Si mezclas diferentes drogas (por ejemplo alcohol y marihuana, cocaína y alcohol) los riesgos son más grandes, pues sometes a tu sistema nervioso a verdaderas sacudidas contradictorias. Las mezclas de drogas hacen que los efectos de éstas se multipliquen con riesgo, incluso, de provocar la muerte. Si algo así te ocurre debes acudir rápidamente al servicio de salud de urgencia más cercano.

  • Las drogas ilegales pueden estar adulteradas, cosa que frecuentemente hacen los traficantes para ganar más dinero, los que las hace más tóxicas aún.

  • Si has tenido problemas psicológicos o tienes antecedentes genéticos, el consumir drogas te hace más vulnerable a que se te desaten graves trastornos mentales.

  • En todos los países hay drogas que son ilegales, y su consumo está sancionado. Si eres sorprendido, corres el riesgo de ser detenido.

  • Muchos comportamientos son más peligrosos bajo los efectos de las drogas: conducir un auto o una moto, tener contactos o relaciones sexuales sin medir las consecuencias, crear problemas de convivencia en la familia, involucrarse en peleas y actos de violencia callejera.

  • Estadísticas.

     Alcohol: Es la droga de más fácil acceso y de bajo costo, por ello es la droga más consumida y responsable de mayor daño producido en relación a estas sustancias (accidentes, muertes prematuras, enfermedades, homicidios, desintegración familiar, etc.)

    Es consumida entre el 70 % y 80% de la población joven: 15% de la población ingiere alcohol en forma anormal: 5% presenta síndrome de dependencia alcohólica y 10% son bebedores excesivos.

    Alrededor del 20% al 25% de los jóvenes son abstemios, es decir beben muy ocasionalmente y sin embriagarse. La embriaguez es una situación de riesgo y síntoma de beber anormal. Los daños producidos por la ingesta de bebidas alcohólicas tiene un alto costo de dinero.

     

    Tabaco: Usa cigarrillos aproximadamente el 80% de los jóvenes, con predominio de hombres, existiendo un alarmante aumento en mujeres adolescentes.

     

    Marihuana: Se dice que alrededor del 50% de los adolescentes la HA FUMADO ALGUNA VEZ. Hay información en el sentido que los jóvenes fuman marihuana más de una vez por semana, representan el 10% de este grupo.

     

    Anfetaminas: Su uso se asocia a la dependencia producida en el tratamiento de la obesidad, especialmente en mujeres, o en el uso de algunos grupos laborales: marinos mercantes por ejemplo.

     

    Cocaína: De alto costo, su uso principalmente se observa en grupos de mayor ingreso económico y se calcula entre el 7% y el 10% de la población joven. Sin embargo, formas más baratas como la pasta base, se estarían introduciendo.

     

    Inhalantes: De fácil acceso como producto de uso doméstico, especialmente pegamentos. Su uso se observa especialmente en casos de marginalidad social, en niños y adolescentes, y se calcula entre el 5% y el 10% de estos grupos.

    Los Modelos de Prevención.

    ¿ Qué significa Prevención?

    Las ideas de prevenir o prevención poseen una gran variedad de significados, todas ellas muy válidas e indicativas de las acciones a seguir.

    Prevenir significa "antes de venir", es decir, actuar para que un problema no aparezca o al menos para disminuir sus efectos. También igualmente significa: preparación, organización, aviso, perspectiva, disponer con anticipación, prever.

     

    Prevención implica: investigación, conocimiento de la realidad, reflexión, planificación, precaución, evaluación, trabajo en equipo, visión de conjunto, enriquecimiento de los conocimientos, iniciativa, creatividad.

    Esto se puede aplicar no sólo a la política preventiva de un país, sino también al plano individual, familiar, comunal 

    De ahí que prevenir quiere decir "estar capacitado y dispuesto a evitar los riesgos o las consecuencias que un problema pueda producir, significa asimismo crear las condiciones positivas para la convivencia social y familiar.

    Además, es el proceso mediante el cuál el ser humano, individual o colectivamente, se interesa y adquiere en su formación integral la capacidad para anticipar los problemas con respuestas creativas y ajustadas a la realidad.

    Podríamos entender el fin de la prevención como la promoción del bienestar y desarrollo humano. Procura y enfatiza el desarrollo de las potencialidades.

     

    Niveles de Prevención. 

    Drogas
     La Prevención Primaria: Se dirige a los consumidores y a usuarios ocasionales o sociales. Se trata de prevenir, en el sentido más amplio de la palabra. El objeto es evitar la aparición del problema. Se dirige por esto, a padres, docentes, jóvenes, etc.

    Drogas
     Prevención Secundaria: Su objetivo es descubrir a acabar con un problema lo antes posible o remediarlo parcialmente. Intenta, sobre todo, la detección precoz del consumo, así como la atención inmediata a sus posibles consecuencias.

    Prevención Terciaria: Pretende detener o retardar la evolución de un problema y sus consecuencias. Se dirigen a las personas que ya dependen física y/o psicológicamente de las drogas. En este sentido, abarca problemas sociosiquiátricos, terapia y rehabilitación psicológica, así como la reinserción social y profesional. 

    Drogas

    Niveles de Prevención.

     El siguiente cuadro nos facilitará la comprensión de los niveles mencionados anteriormente.

    Tiempo

    Actividad

    Terminología

    Antes del consumo

    - Educación

    - Información

    - Alternativas de crecimiento o desarrollo personal o social.

    Prevención Primaria

    En el principio del consumo

    - Intervención en el momento de crisis

    - Diagnóstico precoz

    - Recurso de urgencia

    - Orientación en la crisis.

    Prevención Secundaria

    Después del consumo

    - Tratamiento

    - Desintoxicación

    - Internación establecimiento de salud.

    Prevención Terciaria

    Recomendaciones.

    Drogas
     Disminuir el consumo de todo tipo de drogas.

    Drogas
     Evitar el consumo de tabaco.

    Drogas
     Proporcionar el consumo moderado de bebidas alcohólicas, evitando la embriaguez y las situaciones de riesgo que lo acompañan.

    Drogas
     Usarse medicamentos por prescripción médica.

    Drogas
     Evitar el consumo de cualquier sustancia con el fin de encontrar placer, dado que producen daños físicos psíquicos y sociales.

    Drogas
     Buscar alternativas saludables, que traigan alegría a las personas y mejoría en sus condiciones de vida.

    www.drogashoy.com

    http://www.geocities.com/flagelos/

    http://comunidad.derecho.org/enriquesolis