Drogas y juventud

Adicción. Jóvenes. Drogadicción. Efectos perjudiciales

  • Enviado por: Jherel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Ejercicios Resueltos Cálculo Diferencial
Ejercicios Resueltos Cálculo Diferencial
Serie de ejercicios resueltos de Cálculo Diferencial Este curso va ligado al curso actual de Cálculo...
Ver más información

Álgebra Elemental
Álgebra Elemental
En este curso de Álgebra Elemental se trataran las operaciones básicas entre expresiones algebraicas...
Ver más información

publicidad

LAS DROGAS Y LOS JÓVENES

Unas de las drogas mas consumidas por los jóvenes, son las de diseño, en las que destaca el MDMA o éxtasis; sintetizado en 1912, por la industria farmacéutica alemana, como supresor del apetito. Sus principales efectos son aluciones o ilusiones.

La gran mayoría de decomisos provienen de Holanda, si bien una parte ha podido producirse en España o en el Reino Unido.

Las adicciones presentan efectos, los más graves incluyen una mayor frecuencia del corazón, edema pulmonar, hipertensión arterial, fiebre, hemorragias internas y fallos renales. Existen estudios que indican que producen daños cerebrales. Como dijo William S.Burroughs: “El adicto ofrece un espectáculo impresionante. Es incapaz de coordinación, se tambalea, se cae de los taburetes de la barra de un bar, se queda dormido en mitad de una frase, se le cae la comida de la boca. Se muestra confuso, pendenciero y estúpido".

Por supuesto las adicciones también implican dependecia física (requiere la presencia de una droga para continuar su funcionamiento normal, se manifiesta con un gran malestar físico) y psicólogica (necesidad compulsiva por consumisir una droga para sentirse bien, aunque no le sea necesaria).

El 85% de los jóvenes españoles considera que el consumo de heroína tiene respuestas muy peligrosas y un 65% percibe lo mismo del éxtasis. Sin embargo, sólo el 23% cree que consumir cannabis tiene peligro.

En cuanto a los métodos para combatir el consumo de drogas, los jóvenes españoles son los que menos importancia dan a la lucha contra el narcotráfico, ya que sólo el 44% dice que es eficaz, frente al 59% de la media comunitaria. Los españoles cree que es más eficaz el tratamiento y la rehabilitación, así como las campañas de información.

Actualmente las campañas que se emprenden en la televisión española pretenden evitar la drogadicción en adolescentes.

Esta nueva forma de representar las vivencias en televisión de la vida de los adolescentes pretenden desde un punto de vista de la cultura juvenil reforzar y desarrollar una actitud critica hacia las drogas informando y previniendo sobre los efectos o consecuencias del ingerir drogas.

El éxito o fracaso de una campaña publicitaria en televisión dependen del grado de realismo con el que se toca o representa el tema de las drogas. No basta con decir que las drogas son malas o que las drogas no tienen nada que ver con el alcohol.

El realismo con el que actualmente las campañas de publicidad en España se realizan es una buena manera de empezar a trabajar sobre la prevención de la drogadicción.

Esta impresión cruda pero al fin verdadera de las situaciones por las que pasa un adolescente representadas en televisión favorece la identificación del publico joven con situaciones que le pueden ayudar a no aceptar o simplemente evitar el consumo de drogas.

Vivir el día a día, el éxito social, el dinero, el disfrute del presente, etc... son algunos de los valores que van cobrando fuerza. El consumo de drogas está en sintonía con estas posturas emergentes en nuestra sociedad. Cuando las drogas y sus consumidores se ven como algo ajeno a lo social, y se reduce a la imagen del heroinómano, se afirma que este grupo carece en absoluto de valores. Sin embargo, cuando las drogas y sus consumidores son percibidos de manera más próxima —consumos de fin de semana, consumos experimentales, más recreativos, o más percibidos al estar ligados al éxito social—, aparecen en una categoría mucho más normalizada y no suscitan la atribución de contravalores. Resulta significativo cómo, en ocasiones, la sociedad adulta percibe y vive ese tipo de consumos como cosa de jóvenes.

España es el segundo país de la UE con mayor porcentaje de jóvenes que consumen cannabis, por detrás de Francia, ya que el 15% de los jóvenes españoles ha tomado esta droga en el último mes, según una encuesta sobre 'Las actitudes y opiniones de los jóvenes de la Unión Europea con relación a las drogas' publicada por la Comisión Europea.

Francia encabeza la clasificación de porcentaje de jóvenes que consumen cannabis con el 19,8%, mientras que la media de la UE es del 11,3% de los jóvenes.

En cuanto a otro tipo de drogas, España ocupa el tercer lugar de la tabla con el 3,7% de los jóvenes que declara que consume otro tipo de sustancias. Sólo está por encima Irlanda con el 4,8% y el Reino Unido con el 4,4% de los jóvenes. La media comunitaria se sitúa en el 2,7%.

Además, el 29,4% de los jóvenes españoles declara haber probado alguna vez el cannabis, y un 12,2% señala que ha consumido otro tipo de drogas.

Los jóvenes no se sienten responsables de su propio comportamiento: hacen lo que se espera que hagan, lo que se les pide que hagan. Van sobre la cuerda floja entre la tranquilidad de lo normal, que es su comportamiento de consumo, y el temor por los riesgos del mismo. A veces, esta disyuntiva se soluciona así: el consumo propio es el normal y el de los otros el descontrolado; la actitud propia es la legítima y la de los que desfasan es la irresponsable. Manuel Amigo Quintana, jefe del servicio de Coordinación de Salud Pública, subrayó que «los jóvenes son mucho más permeables que los adultos, que ya tienen una conducta adquirida»

La drogadicción es un grave problema social. El adolescente, su familia, amistades y la comunidad donde se desarrolla este son los principales perjudicados por esta actividad.

Respecto a la facilidad para obtener las sustancias, el 90% de los jóvenes españoles dice que es muy fácil comprar la droga en establecimientos como pubs o clubs, y un 66,2% indica que es fácil conseguirla cerca de colegios. Estas percepciones de la juventud española se sitúan a la cabeza del resto de los países comunitarios.

Asimismo, el 71% de los jóvenes españoles percibe que es fácil comprar droga cerca de su casa y cerca del 90% declara que se puede adquirir en fiestas.

El que cerca de 200 mil drogadictos mueran al año en el mundo indica el preocupante aumento en el número de personas que ingieren drogas ocasionalmente o que ya son adictos y que están fuertemente influidas o relacionadas con el aumento de la violencia social y la comisión de delitos.

Existen muchos ejemplos para hacer evidente el peligro social que representan las drogas, y que permiten afirmar con absoluta certeza que, por un lado la sociedad esta jugando un papel protagónico en la influencia sobre los adolescentes, y por el otro que es la misma sociedad quien con su apatía discrimina, corroe y humilla a los adolescentes que necesitan de su apoyo y limitan en sus capacidades para desarrollarse íntegramente. El análisis conjunto de los distintos valores ha permitido establecer ocho tipo de ideales en los que se pueden ver reflejados distintos grupos de la población española: normativo (93,7 %), altruista (36,8 %), presentista (27,7 %), arreligioso (24,5%), aventurero (7,8 %), ventajista (4,9 %), incívico (2 %) y xenófobo asocial (0,4 %). El estudio relaciona cada uno con la probabilidad de que exista un mayor riesgo o protección frente a los consumos. El normativo —que representa a casi un 94 % de la sociedad—, muestra la tendencia cultural general: consumo de sustancias legales y cierta protección frente a las ilegales.

Los expertos en adicciones concuerdan en que para poder ayudar a nuestros seres queridos a vivir libres de las drogas, podemos realizar acciones concretas con enormes posibilidades de éxito.

Entre ellas destacamos las siguientes:

-La familia no es “culpable” de la adicción , pero sí es responsable de su reacción ante ella.

-No lo culpabilice con el fin de intentar parar su uso. Decir cosas como "si realmente me quisieras, dejarías de usar drogas" o "con tu conducta nos estás matando" sólo crea sentimientos negativos que dan al paciente más excusas para continuar usándolas.

- Hay que ser realistas, dejar el hábito de abusar de sustancias es difícil; no se engañe pensando que el adicto está "curado" cuando ha sido desintoxicado, este es únicamente el primer paso de un tratamiento que deberá ser más completo.

- Cuando el adicto ha comenzado un tratamiento lo más probable es que se presenten recaídas, acéptelas como algo que puede suceder en enfermedades crónicas.

- Establece reglas adecuadas en casa y vigila que sean respetadas.

- El abandono del uso de drogas debe ser siempre responsabilidad del propio adicto, ya que es el único capaz de hacerlo. No obstante, es muy importante el apoyo de la pareja o familia para su recuperación. Nadie puede controlar a un adicto que no desea dejar de usar sustancias, pero éste sí puede controlar a quienes se lo permitan.

Existe una estrecha relación entre los problemas de las drogas y el alcohol. El alcohol es claramente el más grande problema de estupefacientes que existen actualmente. Una radical reducción en su consumo, probablemente sería la medida más positiva en la lucha contra las drogas.

De no atacar este problema, dentro de muy poco tiempo la droga de cualquier tipo correrá el riesgo de ser aceptada socialmente tal y como sucede con el consumo del alcohol.