Drogadicción

Drogas. Sustancias prohibidas. Dependencia. Clasificación. Causas. Consecuencias. Tratamiento. Factores de protección. Sedantes. Estimulantes

  • Enviado por: Resident Evil
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 12 páginas
publicidad
cursos destacados
Solicitud Creativa de Retos
Churruca Formación
La Solución Creativa de Retos (SCR)-o Creative Problem Solving (CPS) es un proceso estructurado para la solución...
Solicita InformaciÓn

Técnico en Gestión de Empresas de Servicios Turísticos
Aula Studyo
¿Estás interesado en el sector turístico, pero te faltan ideas para montar tu propio negocio? Tal vez ya lo tengas,...
Solicita InformaciÓn

publicidad

¿Qué es la drogadicción?

Es el estado psicológico y en ocasiones físico caracterizado por la necesidad compulsiva de consumir una droga para experimentar sus efectos psicológicos. La adicción es una forma grave de dependencia en la que suele haber además una acusada dependencia física. Esto significa que el tóxico ha provocado ciertas alteraciones fisiológicas en el organismo, como demuestra la aparición del fenómeno de tolerancia (cuando son necesarias dosis cada vez más elevadas para conseguir el mismo efecto), o del síndrome de abstinencia al desaparecer los efectos. El síndrome de abstinencia se manifiesta por la aparición de náuseas, diarrea o dolor; estos síntomas son variables según el tóxico consumido. La dependencia psicológica, o habituación, consiste en una fuerte compulsión hacia el consumo de la sustancia, aunque no se desarrolle síndrome de abstinencia.

Los científicos utilizan con frecuencia las pruebas en animales de laboratorio para intentar deducir la capacidad adictiva de los tóxicos: los que el animal se autoadministra repetidamente son considerados como sustancias con alto poder adictivo, ya que tienen propiedades de refuerzo positivo. Entre éstos están algunos de los tóxicos de mayor consumo: el opio, el alcohol, la cocaína y los barbitúricos. Otras drogas como la marihuana y los psicofármacos, producen hábito en los seres humanos a pesar de no tener propiedades de refuerzo positivo en los animales de experimentación.

Los tóxicos de uso más frecuente, con excepción del alcohol y del tabaco, se clasifican en seis categorías principales: opioides u opiáceos, hipnótico-sedantes, estimulantes, alucinógenos, Cannabis e inhalantes.

Clasificación de las drogas

Sabemos que existen las llamadas drogas naturales y las sintéticas, pero ¿cómo se clasifican las drogas?:

  • Opiáceos: a categoría de los opiáceos incluye a los derivados del opio, como la morfina, la heroína y los sustitutos sintéticos, como la metadona. Desde el punto de vista médico, la morfina es uno de los analgésicos más potentes que se conocen: de hecho se toma como referencia para valorar la potencia de otros analgésicos. Tanto el opio como sus derivados alivian la tos, disminuyen los movimientos intestinales (frenando así los procesos diarreicos) y producen un estado psicológico de indiferencia al medio. La heroína, un preparado sintetizado a partir de la morfina, fue introducido en 1898 como tratamiento para la tos y como sustituto no adictivo de la morfina. Sin embargo pronto se descubrió la intensa capacidad adictiva de la heroína, que se prohibió en muchos países incluso con fines médicos. Los consumidores refieren que la heroína produce un estado de embriaguez casi instantáneo tras su consumo.

  • Sedantes:  Los fármacos con mayor capacidad adictiva de esta categoría son los barbitúricos, utilizados desde principios de siglo en el tratamiento de la ansiedad y como inductores del sueño. Otros fármacos hipnótico-sedantes son las benzodiacepinas, cuya denominación comercial más habitual es el Valium. Estos se incluyen en el grupo de los tranquilizantes menores que se utilizan en el tratamiento de la ansiedad, el insomnio o la epilepsia.

  • Estimulantes: Una droga de diseño, el 3,4-metilen dioxianfetamina, también conocido como `éxtasis' produce en el consumidor una intensa sensación de bienestar, de afecto hacia las personas de su entorno, de aumento de energía, y en ocasiones, alucinaciones. Otros estimulantes cuyo abuso está muy extendido son la cocaína y la familia de las anfetaminas.

  • Alucinógenos: Los alucinógenos no tienen aplicación médica en la mayor parte de los países salvo quizás para el tratamiento de los pacientes agonizantes, pacientes con trastornos mentales, drogodependientes y alcohólicos. Entre los alucinógenos más utilizados en la década de 1960 destacan el ácido lisérgico de dietilamida, o LSD, y la mescalina, un derivado del cactus del peyote. La tolerancia hacia estas sustancias se desarrolla con rapidez, pero no aparece síndrome de abstinencia cuando dejan de consumirse. La fenciclidina, o PCP, cuyo nombre vulgar es `polvo de ángel', no tiene aplicación práctica en los seres humanos, pero los cirujanos veterinarios lo emplean en ocasiones como anestésico y sedante para los animales.

  • Cannabis: De la planta Cannabis sativa derivan tanto la marihuana como el hachís. La marihuana se obtiene triturando las hojas, las ramas y las flores, y el hachís es la resina concentrada. La forma más habitual de consumo es fumarlos. Tienen efectos semejantes: producen relajación, aceleración del ritmo cardiaco, alteración de la percepción del tiempo (que transcurre más despacio) y agudización de los sentidos (oído, tacto, gusto y olfato)

  • Inhalantes: Dentro de la categoría de los inhalantes se encuentran ciertas sustancias que no son consideradas drogas, como el pegamento, los disolventes y los aerosoles (productos de limpieza, por ejemplo). La mayoría de las sustancias inhaladas (esnifadas) con intención de conseguir un efecto psicológico tienen una acción depresora sobre el sistema nervioso central.

Causas de la Drogadicción

  • Imitación

  • Curiosidad

  • Desintegración Familiar

  • Facilidad para Conseguirlo

  • Problemas Económicos

  • Soledad

  • Te obligan los compañeros

  • Desesperación por “huir” de los problemas

  • Problemas con la autoestima

  • Tener la idea equivocada de que “uno no hará daño”

  • Falta de Información

  • Falta de Orientación

  • Escasa comunicación con los padres

  • La influencia de los medios de difusión sobre los jóvenes

  • El que algunas familias sigan considerando este tema como un tabú y por ello, no se hable de él

  • Así como hay la falta de información, también hay el exceso de información pero que sin embargo es mala y equivocada

  • La vergüenza de los jóvenes para platicar sus problemas

  • Algunas veces, consumir drogas es necesario para ingresar en algún grupo de amigos

Consecuencias

  • Pandillerismo

  • Deserción Escolar

  • Enfermedades (por ejemplo, de transmisión sexual, aunque también cardíacas)

  • Se aleja de su familia

  • Altera la salud mental

  • Ya no se sabe si lo que uno vive es real o imaginario

  • La persona drogadicta puede resultar violenta por lo que incluso asesinaría sin ni siquiera recordar nada

  • Violencia Familiar

  • Desintegración Familiar

  • Pérdida del conocimiento

  • Dependencia

  • Problemas Económicas

  • Cada vez se necesita más y el no tenerla, produce un gran estado de desesperación

  • Pleitos Callejeros

  • Líos con la Mafia

  • Suicidio

  • Coma

  • Infarto

  • Muerte

Efectos de las Diferentes Drogas

  • Inhalantes: Afecciones Respiratorias. Cirrosis. Arritmia Cardiaca. Trastornos psicológicos.

  • Cocaína: insuficiencia cardiaca y pulmonar. Insomnio, jaquecas. Taquicardia. Fatigas

  • PCP o Polvo de Ángel: Taquicardia. Somnolencia. Convulsiones. Coma. Infarto. Muerte

  • Sedantes e Hipnóticos: Reflejos lentos. Dificultad en el habla y en el andar.

  • Opiáceos: Infección de los tejidos cardíacos. Abscesos de piel. Afecciones hepáticas. Congestión pulmonar. Encefalopatía. Muerte

  • Marihuana y Hachís: Cáncer de pulmón. Insuficiencia cardiaca. Cefalea. Daño cerebral.

  • LSD: Trastornos visuales. Pérdida de la memoria. Cefalea. Infarto y muerte

  • Estimulantes: desnutrición. Afecciones en la piel. Úlcera. Trastornos pulmonares y cardíacos. Cefalea. Daño cerebral. Movimientos involuntarios

  • Crack: Disminución de la potencia sexual. Cefalea. Hemorragia cerebral. Mal de parkinson

  • Éxtasis: Cefalea. Dificultad para orinar. Impotencia. Encefalopatía. Coma, infarto y muerte.

  • Alcohol: Disminución de la coordinación motriz. Afecta la respiración, la circulación y los órganos digestivos.

  • Tabaco: Afección de los sistemas digestivo, respiratorio y circulatorio.

¿Cómo protegerte de las drogas

(Factores de Protección)

  • Ejercicio Físico

  • Aceptación de la propia apariencia

  • Integración en grupos de amigos

  • Posibilidad de expresar los sentimientos y las ideas sin ser rechazado ni castigado

  • Desarrollo de las habilidades

  • Posibilidad de hablar abiertamente con los padres y profesores

  • Conocimiento de las Consecuencias del consumo de drogas

  • Participación en actividades de desarrollo personal, social o comunitario

  • Capacidad de adaptación a situaciones nuevas

  • Lectura

  • Sentimiento de aceptación por los demás

  • Sensación de ser tomado en cuenta por los padres

  • Buena relación con los padres

  • Logro de metas

  • Alegría y satisfacciones en el hogar, escuela, etc.

  • Conducta moderada hacia el alcohol y el tabaco por parte de los parientes y amigos

  • Evitar asistir a reuniones en las que se abusa del alcohol o se consuman drogas

  • Ser respetado

  • Información correcta

Prólogo

“Me habló de la mariguana, de la heroína

de los hongos, de la llaguasa. Por medio

de las drogas llegaba a Dios, se hacía

perfecto, desaparecía.

Pero prefiero mis viejos alucinantes:

La soledad, el amor y la muerte”

Jaime Sabines

Inteligentemente, es así como Jaime Sabines rechaza a las drogas. Anteponiendo otros gustos, ocupando su tiempo en reflexionar en la soledad, amando y amándose y después de haber vivido de esa manera, acabar felizmente muerto. No le importó que alguien le dijera que si tomaba tal o cual cosa llegaría al 7º cielo y que se iba a sentir de maravilla. No lo necesitaba; sabía la forma de hacerlo natural y sanamente.

Esa es una buena manera de rechazar algo que cada vez es mucho más cercano a los jóvenes: las drogas. De antes, no era un problema demasiado conocido, incluso era natural que la gente consumiera algunas drogas pero luego se salió de control. Quizás fue la prohibición de consumirlas o fue que tomarlas se volvió cada vez más popular y llegar a la sociedad que tenemos ahora: una sociedad de jóvenes mal informados que carecen de responsabilidad para darse cuenta de lo que están consumiendo y que cada vez se hunden más en ese laberinto llamado drogas y no hacen nada por salir adelante. Un grupo de jóvenes que siente que las drogas solucionan problemas, que son como un mago que todo lo resuelve mágicamente. Y no es así.

Aunque suene a cuento de abuelita, las drogas no resuelven problemas, los COMPLICAN. Sólo hay que pensar una cosa: cuando comenzamos a consumir drogas, cada vez se necesita consumir más para poder satisfacerte y ¿cómo conseguirla si en ese mercado ilegal cada vez son más caras? Pues robando, internándose en el mundo donde nadie puede salir vivo: La Mafia. Los Narcotraficantes,

Es cierto, ¿qué podemos hacer cuando un joven ya ha caído en este horroroso mundo? Ayudarlo y JAMÁS dejarlo solo. La sociedad tiende a ser demasiado racista y a rechazar a la gente que lo único que quiere es ayuda. Una buena opción es los centros de rehabilitación... sin embargo, no podemos hablar del problema de las drogas sin saber cuáles son y qué efectos producen, asi como algunos factores de protección y sus desastrosas consecuencias. No es un gran libro ni una enciclopedia, es sólo una guía para conocer más este tétrico, pero frecuentado mundo: las drogas

Tratamiento

Excepto en el caso de la dependencia a opiáceos, las prestaciones médicas más habituales en el contexto de las toxicomanías se limitan casi siempre al manejo de los problemas de sobredosificación, reacciones adversas a la ingesta de tóxicos o las eventuales complicaciones derivadas del consumo de drogas, como la malnutrición o las enfermedades provocadas por el uso de jeringuillas sin esterilizar. Los consumidores de barbitúricos o anfetaminas pueden precisar ingreso en un centro de desintoxicación como en el caso de los alcohólicos. Cualquiera que sea el tóxico responsable de la dependencia, el objetivo de la mayor parte de los programas de tratamiento es la abstinencia.

Los programas de deshabituación a opiáceos son sobre todo de dos tipos. La filosofía de las comunidades terapéuticas es implicar al toxicómano en la resolución de su problema. Se le considera una persona inmadura emocionalmente a la que debe ofrecerse una segunda oportunidad para desarrollarse. Las situaciones conflictivas con otros miembros de la comunidad son muy frecuentes. El apoyo mutuo, el mejorar de categoría dentro de la comunidad y ciertas recompensas son los estímulos al buen comportamiento.

La otra forma de deshabituación a opiáceos consiste en la administración de sustitutos de la heroína. Uno de ellos es la metadona, que tiene un efecto más retardado que ésta, pero también crea adicción. Se trata de ir abandonando el consumo de heroína mientras se elimina la necesidad de tener que conseguir la droga `en la calle'. Otra sustancia más reciente es la naltrexona, que no es adictiva y que bloquea el estado de embriaguez que se percibe con el uso de la heroína. Como contrapartida, no puede emplearse en pacientes con problemas de hígado, frecuentes entre los toxicómanos.

Epílogo

“Las desgracias del ser humano comienzan cuando éste toma la estúpida decisión de abandonar su recámara...”

Blas Pascal

En la vida, como en cualquier otra actividad, se viven algunos riesgos - mejor dicho, muchos riesgos - y la cuestión en este caso es tomar las debidas precauciones. No debemos quedarnos todo el tiempo acostados en metafórica cama que describe Pascal, sino que debemos de salir adelante, cruzar la calle, mudarnos de hogar y abandonar nuestra cama. Pero todo ello con nuestras debidas precauciones.

Desgraciadamente, la vida no viene con una lista de instrucciones que nos diga que hacer o como comportarnos o como enfrentar los problemas que nos traerá la vida. Pero la vida si nos enseñó algo: a aprender de nuestros errores, a ser personas racionales. Y por lo mismo de ser personas racionales, debemos conocer los problemas que enfrentan el consumo de drogas - aunque también, el alcohol y el tabaco pueden ser incluido -.

Como pudimos leer en este trabajo, las drogas pueden afectar a cualquier persona, no importa sexo, edad o profesión. Las drogas es un factor de riesgo constante en nuestra vida, es como una opción de: tómalo o déjalo y nosotros tenemos el maravilloso don de elegir, de decir sí o no.

Las consecuencias que puede traer van desde la deserción escolar (esto es, dejar de asistir a la escuela) hasta la muerte, pasando por otros estados agonizantes para el joven. Es de sabios reconocer los errores y cuando un joven note que ha caído en este mundo, puede pedir ayuda. Siempre habrá alguien dispuesto a extenderle la mano, ya sean los padres, amigos, maestros o algún orientador social. Lo más importante es que el joven fármaco- dependiente sienta que no esta solo.

Hay muchísimas maneras de evitar caer en las drogas - como hemos visto - pero aclaro, ESTOS SON SOLO FACTORES DE PROTECCIÓN, NO DEFINITIVOS. Pueden haber jóvenes que realicen uno o más de los factores de protección, pero siempre caen en el terminal mundo de las drogas. Por ello, hay que mantener una mejor relación con los padres, creo que ese es el más importante y también informarse sobre cualquier riesgo que pueda traer consumir drogas.

No hay que vivir la vida a lo loco, hay que vivirla bien y disfrutar cada instante que nos regala y no desperdiciarla en las drogas... hay que vivir la vida, pero bien, sin excesos y disfrutándola con nuestras debidas precauciones, no es estúpido ni utópico, puede ser real... como diría Og Mandino: “Viviré este día como si fuera el último de mi existencia” y yo agrego: “Tomando mis debidas precauciones y aprendiendo de los errores del día anterior”