Drogadicción

Toxicomanía. Adicciones. Drogas. Drogadictos en Chile. Factores

  • Enviado por: Biche
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 10 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

publicidad

Introducción

En nuestra opinión, difícilmente existe un problema humano tan complejo a la hora de investigar como la drogadicción. En este tema no hay ningún tipo de verdad científica absoluta, ni de explicación global...

Si vemos el área de salud, los problemas de mayor importancia tienen que ver con el consumo y abuso de sustancias tóxicas ilegales que causan alguna alteración psíquica, y que en las últimas décadas ha registrado un aumento significativo, especialmente en los países latinoamericanos.

En este trabajo, plantearemos la problemática de drogadicción, por ser un fenómeno social que no respeta ni estrato social, edad, sexo, sino que se encuentra en forma masiva en nuestra sociedad y que crea una dependencia física y psíquica.

Entendiendo, a nuestro juicio drogadicción, como el consumo indiscriminado y abusivo de drogas por parte de un grupo determinado de personas (prioritariamente jóvenes).

En este trabajo, haremos un esfuerzo por entender este fenómeno y enfrentarlo desde ámbitos interdisciplinarios (cátedras). Veremos diferentes alternativas y análisis de programas para evitar el aumento del consumo de sustancias ilegales, enfrentando tanto sus causas como sus consecuencias, diversas conductas de riesgo asociadas al abuso y a la dependencia, en que el adolescente es más vulnerable.

Por esta razón, tomaremos el tema de prevención, entendiéndolo como campañas para bajar el nivel de consumo y el aumento de drogadictos, que estén dirigidos tanto a nivel personal como a grupos de amigos y familias.

Si bien sabemos, los adolescentes y jóvenes, constituirán una próxima generación de padres, por lo tanto si cuidamos la calidad de vida de los jóvenes de hoy, estaremos cuidando la salud de los niños del mañana. Neill dice: “la educación de los niños se inicia veinte años antes de que nazcan” (Manual de prevención, Bejarano y Chandía, 2000).

Importante es destacar, que bajo estas campañas de prevención no podrá erradicarse por completo esta problemática que afecta a nuestra sociedad.

Aspectos generales

“En América Latina, los jóvenes representan la quinta parte del total de la población de América latina, de la cual, el 65% vive en zonas urbanas, donde no todos tienen posibilidades laborales y esto no solo hace subir el consumo de drogas, sino que además trae problemas ligados estrechamente a éste, como la delincuencia y la prostitución” (CONACE).

Ahora, interiorizándonos en Chile, recientemente el Colegio Medico reveló:”El consumo de sustancias toxicas por parte de los adolescentes ha sobrepasado la media nacional, convirtiéndose ésta en una epidemia, siendo en este momento el problema de salud más importante que afecta al país” (Manual de prevención, Bejarano y Chandía, 2000).

Prevalencia de consumo en el último año de las principales drogas ilícitas según grupos de edades (%)

Tipos de drogas Grupos de edades (años)

12-18 19-25 26-34 35-44 45-64

Marihuana 6.95 10.17 3.12 0.94 0.16

Pasta Base 0.80 1.42 1.02 0.09 0.01

Cocaína 0.90 2.34 1.07 0.10 0.02

Cualquiera 7.05 10.61 3.85 0.98 0.16

“El consumo de drogas como fenómeno masivo comenzó a desarrollarse en nuestro país en los años sesenta, inicialmente con el uso de marihuana en medios intelectuales y artísticos”. (CONACE).

Hoy es cada vez más frecuente que los jóvenes (12 a 18 años), abusen de sustancias toxicas para tolerar la falta de animo, angustia e insomnio, entre otros.

Dentro de Chile a nuestro juicio, la educación y la escuela juegan un rol muy importante ya que desde el comienzo de la escolarización hasta la entrada de la adolescencia, se instalan de manera fuerte y notable las conductas y actitudes que conforman un estilo de vida saludable y aquellas que puedan amenazarla, por lo tanto, la prevención en esta etapa determinara las decisiones de los jóvenes en el futuro.

Los problemas asociados al abuso de drogas, han sido reconocidos en los últimos años como uno de los principales desafíos en Chile. Estas traen efectos negativos en la salud mental no sólo del consumidor sino además, a los miembros de su familia y grupo social.

¿Qué se entiende por prevención?

Prevención, lo entendemos como el conjunto de estrategias que una comunidad realiza para promover la salud de sus miembros, logrando así un estilo de vida deseable. (Syllabus, salud y enfermedad).

Por lo tanto, de esta definición podemos inferir que la prevención es un asunto de responsabilidad compartida por toda la comunidad en su quehacer cotidiano (padres, profesores, políticos, etc).

Las causas del consumo de drogas

Modelo ecológico del abuso de sustancias químicas

Individuo

Drogas Ambiente

Conceptos asociados

Huésped: (sujeto). Es más vulnerable aquellos con antecedentes de consumo de drogas en la adolescencia, con baja autoestima, mala conducta, inestabilidad emocional, entre otros.

Drogas: (agente). Estas sustancias químicas, generan en el consumidor efectos placenteros, que lo llevan a repetir la experiencia, creando dependencia psíquica y biológica.

Ambiente: (amigos, creencias, publicidad). Son factores determinantes, para comprender el problema del abuso de drogas.

Factores de riesgo y de protección para el uso de drogas

Modelo de vulnerabilidad

Socioeconómico

Familia y pares

Psicológico

Genético

Biológico

Conductuales

Interpersonales

Culturales

Socioculturales: Valores (individualismo, competitividad, búsqueda de placer),desigualdad económica, publicidad de drogas, fácil acceso a éstas, marginación social ( quedar fuera del colegio o del trabajo)

Familiares: Dificultad de comunicación y contacto afectivo, disciplina familiar inconsistente, falta de normas, sobreprotección de hijos o abandono de ellos.

Individuales: Baja autoestima, hereditaria, sin planificación futura ,antisocial, stress, depresión.

(Registro de información obtenida de apuntes realizados por docentes)

El hecho que la adolescencia sea la etapa de vida de mayor riesgo para el inicio del uso y abuso de drogas se explica, como parte de un proceso de profundas transformaciones biológicas, psicológicas y sociales, que buscan la integración y consolidación de la personalidad.

Características que favorecen el uso de drogas (Syllabus)

Búsqueda de identidad

Necesidad de pertenencia

Sentimientos de vergüenza e inferioridad

Búsqueda de riesgo, etc

¿Cómo es el adicto?

Sufre de trastornos de personalidad

No acepta ser adicto

No reconoce que necesita ayuda, niega sus problemas

Vive en una subcultura particular

Es egocéntrico

Es individualista, no se preocupa por los demás

Es inconsistente, no persevera, no tolera la rutina, vive del presente

Gusta de hacer promesas que no cumple

Hecha la culpa a los demás, es mentiroso

Tiene ambiciones desmedidas

Es un ser desconfiado por excelencia

Normalmente se siente rechazado, perseguido

Es rechazado por la sociedad por su conducta, no por su persona

Sufre internamente

Puede modificar su conducta y cambiar sus actitudes

Para no caer en esta adicción, ya sea física y/o psicológica, existen en nuestro país, según CONACE, un nuevo concepto moderno: “prevención integral”, de la cual, habla de factores protectores, ya sean individuales como el refuerzo de la autoestima, el uso del tiempo libre como espacio para el desarrollo de sus potencialidades, expresión de emociones, información adecuada a la edad del joven. También habla de factores protectores familiares como reafirmar lazos afectivos, disminución del uso de drogas legales, y finalmente, factores protectores socioculturales como el refuerzo de valores, mayor integración a educación, grupos juveniles a favor de un estilo de vida saludable.

Es importante destacar, lo esencial que es escuchar a los jóvenes, ya que ellos se sienten más identificados con quienes saben escucharlos. Según nuestro juicio, a los jóvenes adolescentes, se les juzga ya sea al aconsejar o sermonear en exceso, por lo que lleva a tomar decisiones a la ligera de la opinión de alguien quien realmente desea ayudarlos. Como grupo, el primer paso para establecer una adecuada comunicación es saber escuchar, además entender y comprender profundamente lo que se nos dice.

En nuestra investigación, nos dimos cuenta que cada vez existen más razones para disminuir o dejar de consumir drogas, más de la que teníamos antes de comenzar la investigación. Entre estas razones está la familia, el mejorar la relación con nuestros padres, demostrar más el amor que sentimos hacia ellos, para sentirnos apoyados y lograr una consistencia como familia. En el estudio, para demostrar lo que realmente valgo y sentir mis capacidades al máximo. En la salud, para sentirme más fuerte, aumentar mis energías. En el amor, para entregarme y recibir de manera plena, para ser valorados por los demás, por no estar esclavizados.

De acuerdo a lo dicho anteriormente, nos cabe preguntar:

¿El tema de la droga y adicción afecta solo a una determinada clase social?

Solemos referirnos a la drogadicción como un agente externo de nosotros, considerando que esto solo le sucede a otros o solo los sectores más pobres son los que se encuentran más afectados por la droga, pero desde hace algunos años, estudios del CONACE, han demostrado que la drogadicción no es exclusiva de una clase social determinada de nuestro país. Los jóvenes drogadictos, los encontramos en sectores con niveles económicos tanto “altos” como “bajos” de nuestra sociedad. No se puede ser tan trivial al decir : “la drogadicción es una consecuencia de una crisis económica”, es cierto que esto hace más vulnerable al joven, pero pasa a ser un factor más entre muchos otros, mencionados anteriormente.

“Las estadísticas nos muestran, que a diferencia del alcohol, que está extendido en todos los sectores de la sociedad, la droga invade profundamente las grandes ciudades” (La droga sin tapujos, M.Valleur, 1990).

Prevalencia de consumo en el último año de las principales drogas ilícitas según nivel socioeconómico (%)

Tipos de drogas Nivel socioeconómico

Alto Medio- Alto Medio Medio-Bajo Bajo

Marihuana 6.80 4.37 3.36 4.25 2.82

Pasta base 0.00 0.24 0.28 1.34 1.20

Cocaína 0.17 0.86 0.85 0.86 1.14

Cualquiera 6.80 4.49 3.56 4.69 2.92

Existe, una cierta estandarización por parte de nuestra sociedad, la lucha desenfrenada por el dinero o por la posición social, la desaparición de los valores tradicionales, de los sagrados, es decir, “crisis de civilización”.

Los jóvenes que consumen sustancias tóxicas (ilegales), adoptan ciertas características propias que los llevan a una personalidad distinta.

Existen aproximaciones para explicar esta conducta:

Perspectiva de la conducta desviada: Esta asigna al fenómeno social el carácter desviante en función del desapego a la normativa vigente y aceptada por la mayoría de la sociedad.

Por otro lado, encontramos la teoría de la Anomia (Durkheim), desde este punto de vista vemos como los jóvenes que consumen drogas adoptan una conducta desviada que los lleva al consumo indiscriminado de drogas, lo cual va contra las normas que están establecidas en nuestra sociedad.

A raíz de esto, podemos observar como el drogadicto comienza su proceso de estigmatización que consta de tres etapas. Por parte de la sociedad comienza a fluir una serie de prejuicios que lo va marginando y terminan aislándolo de la sociedad.

Debido a esta marginación los jóvenes aceptan ser etiquetados como drogadictos y estos a su vez como actores sociales, asumen este papel frente a la sociedad, impidiéndoles despojarse de su condición de drogadicto.

Jóvenes como subcultura

En nuestra sociedad, los jóvenes son parte de una subcultura. Esto en cierto modo, puede ser un factor que influye en el consumo de sustancias tóxicas (ilegales).

Generalmente, los jóvenes no se sienten protagonistas en nuestra sociedad, es decir, sin un rol definido a desempeñar de acuerdo a su status. Esto les crea una desadaptación que les impide hacer frente a las tensiones medioambientales (tecnología, modernidad, etc) y por ende los convierte en individuos más vulnerables. Es por esto que encuentran en la droga relaciones placenteras y además, una forma de suplir ciertas carencias (afectivas, materiales, etc).

Los jóvenes que son drogadictos adoptan características propias, actitudes y valores que van creando una consistencia que los lleva a tener una personalidad distinta del resto de los jóvenes, pasando a ser una subcultura dentro de la subcultura de los jóvenes.

Estas características propias de los jóvenes drogadictos, tienen un fuerte impacto frente a la sociedad, por lo que existe una serie de prejuicios hacia ellos que terminan marginándolos y aislándolos por su dependencia adictiva “anclaje participativo” (apuntes, psicológica Marcela Araneda).

Visión de la sociedad frente a esta subcultura:

DROGADICTO ------ CONSUMO DE DROGAS

(status) (Rol)

Gasto fiscal

El Estado chileno, dando prueba por su preocupación por este problema, ha suscrito diversos convenios multilaterales y acuerdos bilaterales.

En este país, se han desarrollado esfuerzos y acumulado experiencias en la materia en organismos públicos y privados, a través de acciones de diferente magnitud e impacto, que es necesario hacer converger en una acción concertada, sistemática, integral, coherente y de largo plazo, donde confluyan los esfuerzos especialmente dirigidas a las poblaciones de más alto riesgo.

Por otra parte, esta política nacional, persigue reprimir con la mayor decisión y rigor las actividades de las organizaciones criminales dedicadas al tráfico ilícito.

Cada año en Chile, se destinan un porcentaje de dinero con el objetivo de financiar los programas y campañas de prevención de drogas ilícitas como por ejemplo, “pinta la prevención a tu pinta”, “dale un mordisco a la delincuencia”, etc, creados éstos por instituciones como el CONACE, Fundación Paz Ciudadana, diversas municipalidades del país conjunto con el Gobierno de Chile.

Para este año el Gobierno de Chile destino 8.000 millones de pesos para estas campañas y programas preventivos. Esta cifra tiende a su aumento cada año para lograr disminuir el consumo de sustancias tóxicas.

Para el 2002 el Gobierno ha enviado un proyecto que consiste en aumentar esta cifra en 6.000 millones de pesos, dando un total de 14.000 millones de pesos para estas campañas.

Es de nuestra consideración destacar que datos más específicos y estadísticos, son de tipo confidencial de instituciones del Estado, por lo que no tuvimos acceso a ellos.

Conclusiones Grupales

Fue difícil, hablar con claridad y mantenernos fieles a nuestra opinión de drogadicción a lo largo del trabajo. Hemos adquirido una serie de conocimientos frente al tema, pero también una serie de interrogantes.

Creemos que la aplicación de programas de prevención, son un fracaso a la hora de individualizar las necesidades, capacidades y toda la cultura educativa que sostiene y rodea cada uno de los miles establecimientos de este país. Es por esta razón que consideramos ineficaces a los programas nacionales que pretenden aplicar programas generales a problemas y realidades individuales y únicas. Creemos que es de vital importancia, realizar diagnósticos situacionales que den cuenta de cada una de las realidades existentes, con estas evaluaciones, tendremos una visión específica que requiere de un diseño que se ajuste a la realidad y capacidad que se necesita.

Bibliografía

*Bejarano y Chandía (2000). Manual de prevención de adicciones. Editorial Alfa

*Dr Marc Valleur , Dr Alain Debourg, Dr Jean -Claude Matysiak. (1999). La droga sin tapujos. Editorial Sal Térrea, colección proyecto, número 26

*CONACE. Estudio Nacional del consumo de drogas. Santiago de Chile, 1996

*Fono drogas

*Diario Mercurio, 24 julio, 2000

*Apuntes, psicóloga, Marcela Araneda

*Syllabus, Salud y enfermedad, UST.

10