Drogadicción

Consumo de drogas. Etapas de la drogodependencia. Alucinógenos. Síndrome de abstinencia. Adicciones. Inhalantes. Cocaína. Marihuana. Hachís. Estimulantes. Anfetaminas. Opiáceos. Personalidad del adicto. Embarazo. Prevención. Rehabilitación. Éxtasis

  • Enviado por: Melisa Ross
  • Idioma: castellano
  • País: Argentina Argentina
  • 14 páginas
publicidad
cursos destacados
Técnico en Documentación Sanitaria
Gesforem
La cantidad de volumen que se genera en los centros sanitarios (exámenes clínicos, historiales...) necesita de...
Solicita InformaciÓn

Máster en Dirección y Gestión de Centros y Servicios de Atención a la Tercera Edad
Gesforem
¿Quieres prepararte para gestionar y dirigir un centro de atención de personas mayores? Conoce en profundidad los...
Solicita InformaciÓn

publicidad

2º año “B” Polimodal

-2003-

Introducción y Objetivos

Vivimos en una cultura de la droga, desde la mañana, cuando tomamos cafeína o tefilina, al desayuno, hasta la noche, en que podemos relajarnos al volver a la casa con un aperitivo alcohólico, o un inductor del sueño con un somnífero, recetado por el médico. Muchos además nos activamos a medida que trascurre el día, aspirando nicotina. Estamos constantemente utilizando diferentes sustancias que afectan sobre el Sistema Nervioso Central, para enfrentar estas peripecias de la cotidianeidad.

Aún cuando las drogas han estado presentes en todas las culturas y en todas las épocas, hoy son más las personas que las consumen, las hay en mayor cantidad y hay más facilidades para conseguirlas.

Cuando se realiza una encuesta y se pregunta por los mayores problemas de la sociedad actual siempre sale nombrado dentro de los 5 primeros lugares el "problema de drogas". Y cuando se consulta a la gente el porqué de este problema siempre se nombra como un conflicto de pobres y marginales. Hace mucho tiempo que dejó de ser un problema callejero y de marginados, y esto ocurrió cuando las drogas fueron el mejor negocio para algunos y la peor desgracia para otros.

Por ello, los objetivos de este trabajo son, sobre todo, obtener la mayor cantidad posible de información sobre el tema, para sí poder formarnos como enemigas de la droga, y luego, tras la exposición oral del tema, introducir en nuestras compañeras el ánimo combativo y comenzar a crear una generación que asuma la verdad sobre éstos venenos y que ayude a detener su acción.

El método de trabajo utilizado para el presente informe consistió en la búsqueda bibliográfica tanto de material en internet como de libros y documentos. Se realizaron resúmenes y borradores en clase, para finalmente pasar en limpio el trabajo en computadora.


Desarrollo

  • Definiciones

  • Hablamos de que consumimos drogas diariamente y a todo momento. Pero, ¿qué son las drogas?

    Las drogas son sustancias químicas, naturales y sintéticas, que, introducidas en el organismo, alteran el equilibrio físico y psíquico y que pueden producir dependencia o estimulación en el Sistema Nervioso, y son capaces de modificar una o varias de sus funciones así como el comportamiento normal del individuo.

    Las drogas pueden ser: legales o lícitas son aquéllas que la sociedad y la ley aceptan, como los fármacos, el tabaco o el alcohol. En cambio, las ilegales o ilícitas son aquéllas que no son aceptadas y cuyo consumo está prohibido y penalizado por la ley, por ejemplo, el opio, la marihuana o la heroína.

    También se puede hablar de diferentes drogas según otros puntos de vista: desde un punto estrictamente científico, es principio activo, materia prima, que puede compararse formalmente dentro de la medicina con un fármaco, es decir, se las toma como productos químicos empleados en tratamientos o prevención de enfermedades.

    Existe una segunda concepción de carácter social, según ésta las drogas son sustancias prohibidas, nocivas para la salud, de las cuales se abusan y que en alguna forma traen un perjuicio individual y social.

    La drogadicción -también llamada toxicomanía o drogodependencia- es un estado de alteración provocado por el consumo repetido y periódico de drogas, muchas veces compulsivo, con un fin distinto a la prescripción (si ésta existe) o como alucinógenos.

    En general, estas adicciones -no sólo a las drogas: también pueden ser al alcohol, al tabaco, al sexo, a algunos hábitos, etc.- son adoptadas por personas que necesitan suplir algunas carencias internas. Éstas personas persiguen relaciones materiales que les permitan ser libres, sin darse cuenta de que sólo se convierten en esclavos.

    La enfermedad -pues la drogodependencia lo es- se caracteriza por su cronicidad, su progresividad, su larga duración y las recaídas que provoca.

    Se habla de que la drogadicción es una enfermedad primaria, esto es porque muchas personas piensan que aparece después de algún problema mental, un trauma, etc. Si así fuera, sería una enfermedad secundaria, pues aparece como consecuencia de algo. Sin embargo, la realidad es que la adicción al alcohol o a las drogas puede padecerla cualquier persona, tenga o no enfermedad mental alguna, y debe ser tratada primeramente, es decir antes que cualquier otro problema emocional o mental. Esto significa que la persona tiene que aceptar que está enferma y que debe abstenerse de seguir consumiendo drogas o alcohol, además de pedir ayuda a los expertos en la materia.

    Además, la drogadicción es progresiva, pues tanto el anhelo irreprimible de consumir la droga como las consecuencias físicas y psíquicas negativas irán en aumento a ritmo vertiginoso.

    Por último, es mortal. La mayor consumición de una droga o de varias de ellas puede provocar la muerte por sobredosis, pero esta también puede ser causada por algún accidente que ocurra durante la intoxicación, o por la violencia a la que son llevados algunos adictos cuando su comportamiento normal se ve degenerado a causa del deseo que produce la adicción, o incluso pueden morir al no ingerir alimentos o líquidos vitales, ya que la mayoría de las drogas quitan el hambre y en ocasiones hasta la sed. Del mismo modo, se puede sucumbir sencillamente porque, mientras se abusa del alcohol o de las drogas, se pierde el sentido de la vida, y se llega al suicidio. Desgraciadamente esto es algo que le sucede a gran cantidad de adictos. Finalmente se puede perecer por la sencilla razón de que a la mayoría de los adictos les resulta muy difícil parar de consumir drogas, lo cual provoca un deterioro progresivo de las funciones vitales del organismo, hasta que éste deje de funcionar.

    En los individuos se dan tres etapas en el desarrollo de la drogodependencia.

      • Uso: Hace referencia a un primer contacto, casual y voluntario, de la persona con la droga. Por ejemplo, una invitación a probar un cigarrillo de marihuana. La persona sabe cuál es el peligro, y la consume esporádicamente.

      • Abuso: Se refiere al uso reiterado de la droga. Para lograr el mismo efecto obtenido las primeras veces, se incrementa la cantidad o la frecuencia de la ingesta. El individuo sabe que, ante determinada situación, consumirá drogas.

      • Dependencia: En este nivel, el individuo hace uso permanente y constante de una droga, su vida gira en torno a ella y tiene una necesidad imperiosa de conseguirla.

  • Etapas de la Drogodependencia.

  • Euforia: El individuo siente bienestar corporal, relajación mental, alivio.

  • Tolerancia: Disminuye la respuesta a dosis cada vez mayores de drogas. La persona comienza a tolerar cantidades de drogas anormales que serían tóxicas en cualquier otro individuo.

  • Hábito: La persona necesita cada vez mayores cantidades de drogas para generar el mismo efecto que la primera vez que consumió. Estas cantidades pueden o no ser toleradas por su cuerpo. Aumenta el umbral de sensibilidad.

  • Dependencia: Fisiológica: Cuando la droga altera el metabolismo celular. En

  • Ausencia de la droga, el organismo la reclama. Entonces se produce el síndrome de abstinencia.

    Psíquica: La persona transfiere la solución de sus problemas a la droga y entonces consume no porque su cuerpo lo pida sino porque su mente cree que es la forma de escapar de sus problemas.

    5. Síndrome de Abstinencia: Síntomas de carencia. Cuando se suprime en forma brusca la administración de la droga, hay intranquilidad, excitación, irritabilidad, exacerbación psicopática, náuseas, diarrea, vómitos, sudoración, lagrimeo, sensación de frío, taquicardia, etc. Esto hace que la persona busque conseguir droga a cualquier costo.

  • Factores Socio-culturales que predisponen a la adicción en la juventud.

  • El hecho de que una persona tenga serias dificultades afectivas o de adaptación puede facilitar el inicio en el consumo, pero no necesariamente se la causa principal de la enfermedad.

    Las razones por las que la mayoría se inicia en el consumo son más sencillas de entender.

    La curiosidad, por ejemplo, se trata de la razón más frecuente. Esto es, el querer saber qué es lo que se siente al consumirlas, ya que hay tanta información errónea o distorsionada, o bien desinformación, sobre las drogas, que los jóvenes no están seguros de qué creer, y desean saber qué les puede pasar si las prueban.

    La Presión de los pares, conocidos o amigos, pues es en ocasiones muy importante sentirse aceptado en un grupo de amigos, y en algunos de esos círculos sociales se ha puesto de “moda” el consumir el ingerir alguna droga ilegal o algún medicamento de los que requieren receta médica especial, pero que se consiguen de otras maneras. Para pertenecer a estos grupos o para permanecer en ellos hay que hacer lo que los demás hacen, y algunas personas, en especial los adolescentes, tienen gran necesidad de pertenencia, por lo que aceptan lo que les pidan, aún y cuando saben que se están arriesgando a sufrir algunas consecuencias negativas.

    La necesidad de imitar a los modelos es otra causa imperiosa. Muchas veces, los estándares que el adolescente ve constantemente en los medios de comunicación parecen ser exitosos cuando se muestran consumiendo alcohol, fumando, etc. En esta etapa de la vida, los individuos necesitan modelos a los que ajustarse, incluso si éstos son negativos e incluso dañinos.

    El alivio de dolencias por el efecto obtenido (físico o emocional, evitar el cansancio, el hambre o las tensiones) es también un factor presente a ser tenido en cuenta.

    Para que exista una relación de uso, abuso y dependencia, deben darse conjuntamente los siguientes factores:

    • Un agente, en este caso, una sustancia química que actúa sobre el Sistema Nervioso Central.

    • Un individuo consumidor que debe tener cierta predisposición a la ingesta de drogas, generalmente un joven vulnerable.

    • Un ambiente favorecedor, como se comentó anteriormente.

  • Tipos de Drogas.

  • Según su grado de dependencia:

    Las Drogas "Duras" son aquellas que provocan una dependencia física y psicosocial, es decir, que alteran el comportamiento psíquico y social del adicto, así como las funciones de su cuerpo. Algunos ejemplos son el opio y sus derivados, el alcohol, las anfetaminas y los barbitúricos.

    Las Drogas "Blandas" son las que crean únicamente una dependencia psicosocial, entre las que se encuentran los derivados del cáñamo, como el hachís o la marihuana, la cocaína, el ácido lisérgico (más conocido como LSD), así como también el tabaco.

    Esta división de duras y blandas es bastante cuestionada. Se podría decir que las duras son malas, pero las blandas no son sino menos malas que éstas.

    Las drogas, según sus efectos, se dividen en:

    Según su acción farmacológica, se pueden clasificar de la siguiente manera:

  • Efectos en el Cuerpo y la Mente

  • Inhalantes: Afecciones Respiratorias Cirrosis, Arritmia cardíaca, trastornospsicológicos.

    Cocaína: Insuficiencia Cardíaca y pulmonar, insomnio, jaquecas, taquicardia, fatiga.

    PCP o Polvo de Ángel: Taquicardia, somnolencia, convulsiones, coma, infarto y muerte.

    Sedantes e Hipnóticos: Reflejos lentos, dificultad en el habla y en el andar.

    Opiáceos (heroína): Infección de los tejidos cardíacos, abscesos de piel, afecciones hepáticas, congestión pulmonar, encefalopatía, coma y muerte.

    Marihuana y Hachís: Cáncer de pulmón, insuficiencia cardíaca, cefalea, daño cerebral.

    LSD: Trastornos visuales, pérdida de la memoria, cefalea, infarto y muerte.

    Estimulantes-anfetaminas: Desnutrición, afecciones en la piel, úlcera, trastornos pulmonares y cardíacos, cefalea, daño cerebral, movimientos involuntarios.

    Crack: Disminución de la potencia sexual, cefalea, mal de parkinson, hemorragia cerebral.

    Éxtasis: Cefalea, dificultad para orinar, impotencia, encefalopatía, coma, infarto y muerte.

    En este cuadro se evidencian los órganos del cuerpo que se ven afectados por los distintos tipos de drogas. Sin embargo, la adicción también tiene consecuencias neurofisiológicas.

    Por último, podemos hablar de las consecuencias psíquicas de la adicción. El principal factor que genera síntomas en la drogadicción es la dependencia psíquica; ésta es el primer indicador de la secuela que el consumo de drogas deja en el sujeto. Se refleja en la actitud del consumidor que centra su vida en la droga y que, cuando se ve privado de ella, experimenta diversos grados de angustia.

    • En el caso de la drogadicción por marihuana y hachís, la persona intoxicada se muestra plácida, despreocupada, somnolienta y apática, y su capacidad de concentración y su memoria se reducen. En los casos graves, surgen fantasías paranoides o temor persecutorio que, inclusive, pueden llevar al pánico.

    • En lo que respecta a la cocaína, el adicto manifiesta locuacidad e insomnio, y al comienzo aparecen sensaciones de bienestar y vigor que, en menos de una hora, viran hacia la angustia, la irritabilidad, la desorganización psíquica y la falta de ánimo. La depresión sistemática, el desgano ligado a un sentimiento de autodescalificación y los síntomas de anorexia nerviosa son otros de los signos frecuentes.

    • En cuanto al opio y sus derivados (morfina, heroína, etc.), conocidos también como narcóticos, a sus efectos sedantes y calmantes del dolor se suman la euforia, la confusión mental y el estado de embriaguez.

  • Personalidad del Adicto.

  • En las personas que consumen drogas repetidamente, se ven notables cambios de actitudes. En el siguiente listado, mencionaremos algunas de las conductas más comunes en los adictos:

    Obsesión: La conducta adictiva es, por lo general, apremiante y obsesiva. Cuando se es adicto a menudo no se puede pensar en otra cosa que no sea la droga, el modo de conseguirla, la forma de administrarla, etc. En general, la adicción es vivida como una obsesión que dirigirá gran parte de su tiempo, su energía y su atención. El estilo de vida se vuelve monótono y 'unimodal': todo gira en torno a la adicción, y el resto de personas, cosas, intereses, obligaciones,... pasa a un plano secundario.

    Falta de Control: El rasgo distintivo de la conducta adictiva es que al tratar de controlarla, la voluntad resulta insuficiente. La sustancia o actividad en cuestión controla a la persona, en lugar de ser al contrario. La falsa percepción de autocontrol es uno de los grandes paradigmas para entender las adicciones. Los drogodependientes creen que pueden controlar la droga: la cantidad, las dosis, la frecuencia, etc. Sin embargo nada hay más equivocado que esta creencia. Pensar que uno posee cierta omnipotencia frente a las drogas es una ingenuidad, y más aún cuando ya existen antecedentes de consumo. Si para las personas abstemias resulta difícil controlar la ingestión de alcohol, para las personas que tienen una historia de consumo y/o abuso de alcohol resulta muy difícil parar, decir no o evitar una situación.

      • Negación: A medida que los adictos empiezan a acumular problemas (en el trabajo, hogar, socialmente), inevitablemente comienzan a negar dos cosas: que la droga o actividad en cuestión constituya un problema que no pueden controlar; o que los efectos negativos en sus vidas tengan alguna conexión con el uso de la droga o actividad. Como la negación es un proceso mental ficticio, negar la propia adicción o sus consecuencias significa, literalmente, estar fuera de contacto con la realidad. La negación asume muchas formas:

      • Negar terminantemente: 'No, yo no tengo ningún problema'.

      • Minimizar: 'No es tan grave'.

      • Evitar el tema por completo (ignorarlo, negarse a abordarlo o desviar la atención a otro tema).

      • Culpar a otros: 'Quién no haría esto en mi situación'.

    Racionalizar: 'Lo mío no es tan grave', 'Yo no estoy tan enganchado'.

  • Drogadicción durante el Embarazo.

  • Las drogas no son buenas para la madre... pero son aun peores para el bebé que está por nacer. El consumo de drogas durante el embarazo está contraindicado ya que produce numerosas anomalías y problemas en el desarrollo del feto. Los bebés de mujeres que usan drogas pueden tener problemas que les duran para toda la vida; algunos pueden llegar a morir. Usar drogas es dañino para ambos.

    En el siguiente cuadro mostraremos algunos de los problemas que puede generar la ingesta de ciertas drogas en el bebé.

    La ingesta también es nociva para las madres, por supuesto. Su propia salud será más precaria. Usar drogas puede ser la causa de que la placenta se separe del interior de la matriz antes del parto. Esto puede hacer que la madre sangre mucho.

  • Prevención y Rehabilitación.

  • La mente inmadura de algunos jóvenes busca una relación con el medio a través de las drogas para escapar a las tensiones que lo angustian. Por ello, es imprescindible que el adolescente se sienta contenido, protegido, querido y acompañado por su familia para superar los problemas, y que no necesite recurrir a drogas “mágicas” o falsos escapes.

    Por ello, la prevención de la drogadicción debe ser una lucha que todos sostengamos juntos, cada uno desde su lugar aportando lo que pueda, un gesto de solidaridad. La estrategia consiste en desarrollar programas a largo plazo, desde temprana edad, orientados desde diversos puntos de vista por profesionales que puedan ayudar a evitar cualquier tipo de contacto con la droga. La idea es fortalecer la personalidad del individuo para que se enfrente a los problemas con la mayor entereza posible, no recurriendo a las drogas como escape.

    Tanto la familia como la escuela deben incentivar tres características fundamentales: la autoestima, la información adecuada y el desarrollo de habilidades para que el joven sea capaz de desarrollarse en su futura vida. Incluso la Ley Federal de Educación tiene algo que aportar frente al tema: “Un objetivo primordial es desarrollar una conciencia sobre nutrición, salud e higiene, profundizando sus conocimientos y cuidados como formas de prevención de las enfermedades y de las dependencias y adicciones psico-físicas”.

    Distintos organismos internacionales opinan que la forma de reducir el número de afectados por la drogadicción es buscar una estrategia de intervención destinada a limitar la disponibilidad de las drogas y reducir su demanda.

    Otra forma de prevención de esta terrible enfermedad -pues, como ya dijimos, la drogodependencia lo es- es asegurar que la población esté informada y que además “internalicen” esos conocimientos. No basta con que los jóvenes escuchen sobre las sustancias tóxicas y los efectos sobre el organismo: la información por sí sola no trae consigo un cambio de conducta.

    Cuando el adicto es capaz de comprender su problema, puede recurrir a centros de rehabilitación. Existen varios caminos: asistencia individualizada, grupos de autoayuda, intervenciones médicas, etc. Sin embargo, se comprobó que el tratamiento en grupo es el más eficaz, ya que el hecho de compartir con otros las mismas angustias frena la compulsión de recurrir a la droga, porque juntos encuentran otras alternativas para calmar la ansiedad.

    En nuestro país, los Decretos Nº 271 y 779, del año 1989, aseguran que la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico, dependiente de la Presidencia de la Nación, ponga en práctica acciones de prevención y asistencia en todo el territorio.

  • Drogas más comunes.

  • Ácido Lisérgico o LSD

    El LSD es una sustancia semi sintética, derivada del ergot, extracto del cornezuelo del centeno, usado en medicina al final de la edad media. También fue muy utilizado en obstetricia para evitar hemorragias puerperales y promover la contracción del útero. En un principio fue utilizado con fines terapéuticos de alcohólicos, cancerosos y otros enfermos terminales para ayudarles a superar el trance. Posteriormente fue abandonada la práctica al comprobarse los resultados adversos, tales como suicidios a causa de las engañosas imágenes y terroríficas visualizaciones. También se comprobó que podía desencadenar esquizofrenia y deterioros mentales variados.

    Descubierto en 1938 se considera el ácido lisérgico como el alucinógeno más poderoso, aunque no el más nocivo.

    Éxtasis o MDMA:

    La metilendioximetanfetamina (MDMA), normalmente conocida como "éxtasis", "ectasi" o "X-TC", es un droga sintética psicoactiva con propiedades alucinógenas de gran potencial de emotivo y perturbador psicológico, con propiedades similares a las anfetaminas. Se asemeja a la estructura de la metilendioxianfetamina (MDA) y de la metanfetamina, otras drogas sintéticas causante de daños cerebrales.

    Durante los años 60 se utilizó con fines terapéuticos dado que según determinados sectores de la psiquiatría ayudaba a la comunicación y al tratamiento de neurosis fóbicas. El éxtasis produce efectos psíquicos de gran potencial: inicialmente el sujeto experimenta sensaciones de confianza y excitación, a las que siguen un estado de hiperactividad e incremento en los pensamientos morbosos. Los efectos del estimulante se diluyen provocando trastornos psicólogos, como confusión, problemas con el sueño (pesadillas, insomnio), deseo incontenible de consumir nuevamente droga, depresión, ansiedad grave y paranoia. Estos efectos han sido reportados incluso luego de varias semanas de consumo. También se han informado casos graves de psicosis.

    Entre los síntomas físicos pueden citarse: anorexia, tensión y trastornos musculares similares a los presentes en la enfermedad de parkinson, bruxismo, náuseas, visión borrosa, desmayo, escalofrío y sudoración excesiva.

    Marihuana o Cannabis sativa-hachis:

    El Cannabis Sativa es un arbusto silvestre que crece en zonas templadas y tropicales, con una altura de seis metros, extrayéndose de su resina el hachís. Se consume preferentemente fumada, aunque pueden realizarse infusiones con efectos distintos. Un cigarrillo de marihuana puede llegar a contener 150 mg de THC, y llegar hasta el doble si contiene aceite de hachís, lo cual puede llevar al síndrome de abstinencia si se consume de 10 a 20 días. La dependencia es primordialmente psíquica. Los síntomas característicos de la intoxicación son ansiedad, irritabilidad, temblores, insomnios.

    Puede presentarse en distintas modalidades de consumo, sea en hojas que se fuman directamente, en resina del arbusto, o en aceite desprendido de este último. De la modalidad en que se presente la droga dependerá su denominación: "marihuana" es el nombre de las hojas del cáñamo desmenuzadas, que después de secarse y ser tratadas pueden fumarse (también es conocida como hierba, marijuana, mariguana, mota, mafú, pasto, María, monte, moy, café, chocolate, etc.). Su efecto es aproximadamente cinco veces menor que el del hachís.

    El nombre hachís (también conocido como hashis) deriva de los terribles asesinos árabes hashiscins, que combatieran en las cruzadas en los años 1090 y 1256. El hachís se obtiene de la inflorescencia del cáñamo hembra, sustancia resinosa que se presenta en forma de láminas compactas con un característico olor.

    Tanto el hachís como la marihuana contienen altísimas cantidades de THC. El THC afecta a las células del cerebro encargadas de la memoria, eso hace que la persona tenga dificultad en recordar eventos recientes (como lo que sucedió hace algunos minutos), y hace difícil que pueda aprender mientras se encuentra bajo la influencia de la droga.

    Crack:

    También denominado "bazuco", la forma más peligrosa de cocaína que se puede fumar es hecha usando gasolina o ácido sulfúrico para extraer una pasta fumable. La pasta se seca y se fuma en una pipa o se tritura para hacer un cigarrillo. Es altamente peligroso debido a la cantidad de ingredientes tóxicos con los que se prepara.


    Conclusiones

    Una vez realizado el trabajo y concluidas nuestras investigaciones, estamos listas para realizar diversas conclusiones frente a el tema.

    En primer lugar, consideramos nuestros objetivos cumplidos, pues es increíble el caudal de información que se puede encontrar en internet así como en los libros. En esto, creemos que se evidencia el deseo de la comunidad mundial de erradicar este terrible problema de la drogadicción, contribuyendo al menos en hacer circular información que muestre la atroz realidad. Esto mismo creemos haber logrado nosotras, pues al menos a las integrantes de este grupo nos llegó claro el mensaje de cuán dañinas pueden ser las sustancias estudiadas tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente, y estamos decididas a aportar lo que nos sea posible para combatir el problema.

    En cuanto a las encuestas, decidimos realizarlas para demostrar que, incluso en Corrientes, esta ciudad que parece tan tranquila y apartada de los problemas mundiales, la drogadicción dice presente. Nadie está libre de ser atrapado por ella, y los resultados lo muestran claramente.

    Las preguntas eran: Porbaste droga alguna vez? - Actualmente consumís? - Qué te llevó a hacerlo? - Qué droga consumís? - Intentaste dejar la adicción? - Conocés las consecuencias?. Se realizaron a 25 personas de ambos sexos, entre 14 y 27 años, siendo la mayoría de 16, 17 y 18 años. En la siguiente tabla se muestran los resultados de las preguntas con respuestas sí-no:

    Podemos ver aquí que nuestra hipótesis de que la drogadicción no es un problema alejado de la realidad correntina es completamente cierta, pues más de la mitad de los encuestados respondió afirmativamente ante el haber probado alguna vez. Sin embargo, es positivo ver que la mitad de los que probaron droga alguna vez ya no consumen. Y de los que aún hoy consumen, 7 en total, 6 intentaron dejar la adicción. Finalmente, lo que rescatamos como más alentador es que 24 de 25 personas afirmaron conocer las consecuencias de la drogadicción. En esto podemos ver la efectividad de las muchas campañas informativas que se han realizado los últimos años, ya que el grado de concientización del problema es tranquilizadoramente alto.

    En cuanto a las otras dos preguntas, las respuestas de la razón por la que se consumió/ consume se dieron en cuatro variables: los amigos (5 personas), la curiosidad (2), los problemas (1), y, los peores casos, “No sé” (4). Dos personas no contestaron la razón.

    De los 14 encuestados, 5 consumieron marihuana, 1 cocaína, 2 “porros”, 1 “pastillas”, 2 “cualquiera/de todo”, y 3 no especificaron. Aquí vemos que, como la información dice, la marihuana es la más consumida, pues es la más barata.

    Respecto a esto, sólo podemos reivindicar nuestra postura de continuar con las campañas de difusión para enseñar a todos los estratos sociales la ferocidad de las drogas.

    Bibliografía

    Libros:

    • Barderi, Cuniglio y otros “Bilogía - Citología, Anatomía y Fisiología. Genética. Salud y Enfermedad” Editorial Santillana Polimodal, 1998, Buenos Aires, Argentina.

    • Bocalandro, Frid y otros “Biología I - Biología humana y salud” Editorial Estrada Polimodal, 1999, Buenos Aires, Argentina.

    • Índice

    Introducción y Objetivos…………………………………………………………….2

    Desarrollo

  • Definiciones……………………………………………………………..........3

  • Etapas de la Drogodependencia…………………………………………..4

  • Factores Socio-Culturales que predisponen a la adicción en la juventud……………………………………………………………………………………5

  • Tipos de Drogas……………………………………………………………….5

  • Efectos en el Cuerpo y la Mente…………………………………………..7

  • Personalidad del Adicto……………………………………………………..8

  • Drogadicción durante el Embarazo……………………………………....9

  • Prevención y Rehabilitación………………………………………………10

  • Drogas más comunes………………………………………………………10

  • Conclusiones…………………………………………………………………………..14

    Bibliografía……………………………………………………………………………..15

    Anexo: Encuestas……………………………………………………………………..16

    Actividades…………………………………………………………………….18