Dramatis personae; Ramón María del Valle Inclán

Literatura española siglo XX. Generación del 98. Teatro. Satira social. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Naxito
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

DRAMATIS PERSONAE

  • Motivo de la obra:

Se trata de una sátira de la sociedad española de su tiempo, la escena nos enseña las relaciones entre las gente de un humilde pueblo gallego y sus matices en cuanto a su cultura rural , la familia, el amor, el dinero…

  • Espacio y tiempo:

La escena ocurre en el campo, en algún hogar humilde rodeado de césped , árboledas y caminos por los cuales pasean trajinando los provincianos y los que están de paso ( caso, como veremos del afilador). Refleja la sociedad rural de finales del XVIII y principios del XIX, cuando España cae en una profunda crisis que no afecta a las clases sociales menos favorecidas.

  • Acción dramática:

Una joven por casar se ve atraída por un afilador , el cual cae rendido a sus pies la moza tendrá discusiones con su madre y su tía acerca de la conveniencia de que se case con otro que le regala joyas que cegan a su madre. Cuando la moza desea entregar “su flor” al afilador se da cuenta de que está casado y acaba suicidándose.

  • Estructura:

Simétrica. En cuanto al contenido, lineal. Conclusiva y no hay marca previa.

  • Personajes:

La ventera: la madre que continuamente reprime a su hija.

La raposa : personaje que la aconseja y que le habla de amor . Tiene muy buena relación con la madre.

La mozuela : joven que es seducida por el afilador y se va dejando llevar po éste. Aparece cantando en varias ocasiones.

El afilador: personaje que lanza todo tipo de piropos a la moza y consigue así su confianza.

  • Recursos expresivos:

El autor pone el énfasis de su creatividad en la forma , en el lenguaje, la emoción se vuelve escritura para ser auténtica. Con esto quiero expresar la cantidad de recursos que utiliza el autor para darle viveza a su obra.

  • Contexto bibliográfico:

Valle-Inclán, Ramón María del (1866-1936), novelista, poeta y autor dramático español, además de cuentista, ensayista y periodista. Destacó en todos los géneros que cultivó y fue un modernista de primera hora que satirizó amargamente la sociedad española de su época.

Nació en Villanueva de Arosa, Pontevedra, y estudió Derecho en Santiago de Compostela, pero interrumpió sus estudios para viajar a México, donde trabajó de periodista en El Correo Español y El Universal. A su regreso a Madrid llevó una vida literaria, adoptando una imagen que parece encarnar algunos de sus personajes. Actor de sí mismo, profesó un auténtico culto a la literatura, por la que sacrificó todo, llevando una vida bohemia de la que corrieron muchas anécdotas. Perdió un brazo durante una pelea. En 1916 visitó el frente francés de la I Guerra Mundial, y en 1922 volvió a viajar a México. Al proclamarse la República, en 1931, desempeñó varios cargos oficiales, entre ellos el de Director de la Escuela de Bellas Artes de Roma. Posteriormente regresó a Santiago de Compostela, donde murió en enero de 1936.

Su primer libro fue Femeninas, de 1895, con el realto 'La niña chole' de inspiración mexicana, al que siguieron obras de inspiración gallega, donde destaca la estilización lírica del ambiente campesino y popular, como Flor de santidad, de 1904, la poesía de Aromas de leyenda, de 1907, y al mismo tiempo el arte erótico refinado, evocador y musical de las cuatro Sonatas (de otoño, estío, primavera y verano), aparecidas entre 1902 y 1905, y que constituyen la biografía galante del marqués de Bradomín, y suponen la culminación del modernismo español. En 1907 se casó con la actriz Josefina Blanco, y publicó la primera de sus llamadas comedias bárbaras, Aguila de blasón, a la que siguió Romance de lobos, de 1908, obras de gran estilización dramática en un ambiente violento de resonancias medievales. En Cara de plata, de 1922, tercer volumen de esta trilogía teatral, vuelve a observarse el giro hacia las consideraciones de crítica social, como también ocurre en sus tres novelas ambientadas en la guerra carlista, Los cruzados de la causa, de 1908; El resplandor de la hoguera, de 1909, y Gerifaltes de antaño, de 1909, que ofrecen una amplia visión de carácter histórico de la época.

En las obras dramáticas Cuento de abril, de 1910, y La marquesa Rosalinda, de 1913, retoma el modernismo. Lo mismo que ocurre en Voces de gesta, de 1911. A partir de entonces, la tragedia resulta escueta, desnuda, aunque en La lámpara maravillosa, de 1916, todavía utilice un lenguaje hermético para exponer ideas originales acerca del misticismo y la creación.

Probablemente su segundo viaje a México le inspiró la escritura de Tirano Banderas, publicada en 1926, y considerada su mejor novela, síntesis del mundo americano, de muchos personajes y caudillos, que antecede a las llamadas novelas de tiranos cultivadas, entre otros, por Miguel Ángel Asturias, Alejo Carpentier o García Márquez.

Luces de bohemia, su obra teatral de 1920, estableció una estética de la deformación, por medio de la que estiliza lo bajo, lo feo, con una especie de expresionismo gestual y caricaturesco que él mismo llama "del héroe reflejado en el espejo cóncavo" y que llamará esperpento y tiene antecedentes en Quevedo y Goya. Probablemente sea su obra teatral más lograda. Los cuernos de don Friolera, de 1921, y Las galas del difunto, 1926, inciden en esta estética, mientras que en Divinas palabras, de 1920, la virtud de la palabra sagrada se impone a las pasiones carnales en unos ambientes de pesadilla.

Valle-Inclán volvió a escribir novela histórica en El ruedo ibérico, una serie de novelas que se basan en el reinado de Isabel II, donde aparece una amarga visión satírica de la realidad española, y que consta de La corte de los milagros, de 1927, Viva mi dueño, de 1928 y Baza de espadas, que apareció póstumamente.