Donde el corazón te lleve; Susanna Tamaro

Literatura universal italiana. Siglo XX. Narrativa. Novela intimista. Argumento. Género epistolar. Sentimentalismo humano

  • Enviado por: ANGELICA MARIA LOAIZA GAVIRIA
  • Idioma: castellano
  • País: Colombia Colombia
  • 5 páginas
publicidad
cursos destacados
Ópera y Música Escénica en el Siglo XX. Vanguardia y Mirada Retrospectiva.
Instituto Superior De Arte - I/art
En el siglo XX hablamos de “Teatro musical” antes que de “ópera” con el fin de integrar todas las modalidades...
Solicita InformaciÓn

Humanidades (Título Propio)
Universidad Católica de Ávila
Si eres un apasionado de la historia, tienes la oportunidad perfecta de convertirte en un experto en ello y además...
Solicita InformaciÓn

publicidad

¿DÓNDE EL CORAZON TE LLEVE?

De los más grandes descubrimientos en la vida del hombre, el único y mas importante que vale la pena rescatar es la utilización del amor como herramienta humanizadora, que da relevancia hasta de los mas pequeños detalles que circulan en la periferia de nuestro diario y repetitivo vivir; pero esta herramienta pasa de ser mas que un simple término o concepto, no es un fenómeno casual de nuestras vidas, sino según la novela Italiana “Donde el corazón te lleve”, es un sentimiento que trasciende los hechos, conduciéndonos mas allá de la razón y de los inimaginables límites del pensamiento humano discriminando a toda costa las diferencias de edad.

Logrando una perfecta combinación del sentimiento con la elocuencia casi empirista, Susanna Tamaro da vida a una historia conmovedora que nos permite constatar que vivir no es el simple hecho de estar aquí, en un lugar a veces sin tiempo ni espacio, sino habitar en el amor, tratando de desenmarañar todas y cada una de las corazas que nuestras personalidades van forjando al transcurrir de los años.

Unas historias cotidianas que para muchos pasan desapercibidas son revividas milagrosamente en “Donde el corazón te lleve”, una obra que explora los sentimientos humanos a través del recuerdo y la experiencia vivida para convertirlos en tradiciones que, aun en su condición de pasado, arrancan todavía pedazos del alma para materializarlos en una lagrima por cada uno de los sentimientos que se añoran y que se guardan como preciosos tesoros regalándonos una premisa que enseña una breve lección: de nada valen las posesiones materiales, ante las puertas de la muerte lo único que queda entre las manos es lo que has vivido, lo que has reído y llorado, lo que has amado, tenido y perdido, aquí es donde podemos palpar casi como si lo viviéramos las profundas emociones que dejan al entendimiento sumirse en una insondable melancolía que asiente concientizarnos de lo efímeras que pueden llegar a ser nuestras acciones ante la inevitable crudeza del destino.

“Donde el corazón te lleve” rememora una gran lección que en primera instancia sitúa en el deambular de su casa, a una anciana, que impulsada por la certeza de no tener mucho tiempo de vida, decide escribir una larga carta a su joven nieta lejana. A su modo, es una carta de amor, una tentativa de recomponer una relación desgarrada por las incomprensiones e impaciencias. Tras una vida de silencio, la abuela toma pluma y papel y realiza un gesto valiente: abre su corazón. Y de todos los acontecimientos de su vida -una infancia regida por la hipocresía y las apariencias, el matrimonio con un hombre tedioso y previsible, su único y efímero amor verdadero, la relación conflictiva con su hija, de cuya muerte trágica se siente responsable- no esconde nada, aun a costa de ser dura y despiadada, sobre todo consigo misma.

Cuatro generaciones de mujeres, su hija, su nieta y su madre, son retratadas por la anciana para justificar el porque de sus actos y los caracteres de una la línea sucesiva: se intenta conocer al individuo a través de su pasado, de su entorno y lo que ha observado. Son cuatro eslabones de la existencia de la familia, cuatro mujeres diferentes separadas por un océano de tiempo, con sus peculiaridades pero que viven marcadas por su época y costumbres, sus esperanzas, sus anhelos, sus acciones, sus defectos, sus comportamientos, sus amores… pero sobre todo su forma de entender el mundo, la existencia humana y la perplejidad de las relaciones que se establecen entre los seres humanos.

En suma, Hablar abiertamente de los sentimientos devuelve a las cosas su verdadero nombre. Sin falsa moralidad, esta mujer que ha visto pasar ante si un siglo de historia, que ha presenciado un vuelco total en las costumbres y los valores, quiere recordar a su nieta- con toda la comprensión y ternura que siente por ella- que no hay peores enemigos que los escondidos en el propio corazón y que el único viaje que merece realizarse es hacia el centro de nosotros mismos, en busca de aquella voz primordial que cada uno custodia en la profundidad de su ser.

Pero… ante todo esto ¿cual es el fin de estas revelaciones?, una mujer desnuda su alma por una razón, una confesión cara a cara ante el papel mudo para salvar de los mismos errores a la nieta (las cuatro mujeres son como escaleras, siempre se suben y se descienden de la misma manera) por ello el aprendizaje y la experiencia son fundamentales para entender la vida y sus complejidades. Una odisea en el corazón de un ser humano que pese a su sencillez aparente, lo ha vivido casi todo, ha sentido los mismos deseos que todos, las mismas inquietudes y anhelos, los mismos temores e impulsos… Un testimonio brillante narrado con una prosa magistral, mezclando la sencillez de lo cotidiano con las reflexiones más profundas, los pensamientos más arenosos y agitados junto con las pasiones y los arrebatos humanos, encarnados en un relato tierno y sincero, que arranca admiración por su destreza y sencillez melancólica y errante, por su humanidad y cotidianeidad que desprende cercanía y calor humano: no es una gran historia, sino que es la historia de todos nosotros, parte de nuestra existencia late con fuerza en esta novela con tintes intimistas, sosegados con una percepción del sentimiento humano soberbio: vibrantes momentos son narrados con una sensibilidad especial, pero no barrocos de sensiblería fácil y gratuita, sino con gran realismo y naturalidad.

Analizando la obra desde un enfoque critico y comparándola con otras opiniones basadas en la misma, se puede constatar que Muchos autores prefieren esgrimirla como solo un ataque de sentimentalismo gigantesco que se puede aplicar en el análisis de las inexorables actitudes del ser humano, pero esta visión tergiversa la verdadera finalidad temática del escrito, mostrarnos como somos realmente, sin tapujos ni prejuicios y sin mascaras e impedimentos, lo que me permite ultimar que estos autores no han conocido aun el verdadero trasfondo de la obra, quizá por la supuesta sabiduría que presumen o por no querer entender que los sentimientos son cuestiones meramente intrínsecas del ser humano y aplicables a su desenvolvimiento en la sociedad.

En conclusión, “ Donde el corazón te lleve” no es solo un testimonio de toda una vida que deambula por los ojos de una mujer que quiere conciliar los errores y abrazar los recuerdos, acurrucándolos, frotándolos con la memoria para que le regalen un poco de su esencia, sino una lección moralizante sobre el verdadero significado del amor, de la familia y de la amistad ante las inmemorables vicisitudes que nos presenta constantemente el destino y ante las particularidades que nuestro mero recuerdo deja en el mundo, allí donde las personas nunca mueren y los momentos especiales se mantienen intactos y a salvo de las inclemencias del tiempo,” Donde el corazón te lleve” es una novela que deja huella por su personalidad, su cariño y su invitación para despertar una fraternidad inusual y piadosa ante los sucesos que en ella se narran, es una novela totalmente recomendable, para nostálgicos y soñadores, intimistas y sonámbulos prisioneros de la noche…que deseen conocer lo que en verdad es conmoverse por la realidad, por la soledad y por el amor.

ENSAYO

“DONDE EL CORAZON TE LLEVE”