Don Quijote de la Mancha; Miguel de Cervantes

Siglo de Oro de la literatura española. Novela renacentista. Argumento. Lengua y estilo de la obra

  • Enviado por: Rubén De Manuel
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 18 páginas
publicidad
publicidad

INTRODUCCION.

Se va a analizar la obra maestra de Miguel de Cervantes, y una de las cumbres de la literatura universal. Es una novela que tiene la intención de parodiar o imitar de forma burlesca a las novelas de caballerías, aunque es mucho más que un cómico “antilibro” de caballerías.

En este trabajo vamos a estudiar el argumento de cada capítulo debido a su extensidad, en los que predomina casi siempre los factores humor, ironía y parodia.

Veremos también cual es el tema o temas a los que se puede relacionar la novela. Observaremos luego el lenguaje y estilo utilizado por Cervantes en el Quijote que veremos que tiene unos rasgos peculiares que los hace diferenciarse de otros.

A continuación se cuenta la situación y el ambiente en el que está situado la novela.

Y por último expongo mi crítica personal acerca del libro para hacer una conclusión al trabajo, y seguido de esto se expone la bibliografía utilizada en el trabajo.

Resumen de la obra

DON QUIJOTE DE LA MANCHA. (1ª PARTE)

Capítulo I: Que trata de la condición y ejercicio del famoso hidalgo Don Quijote de la Mancha.

Un personaje con el sobrenombre de Quijada experimenta devoción por los libros de caballería, por eso quería convertirse en un caballero andante. Consiguió armas de su bisabuelo y fue a ver a su caballo para ponerle un nombre que se sería el de “Rocinante” para parecer un caballero de verdad. Se cambió el sobrenombre de Quijada por el de Don Quijote e imitando a Amadís de Gaula, se pone un 2º nombre: “Don Quijote de la Mancha”.

Después hubo de querer una dama a quien dedicar sus victorias y le encargara retos. Aldonza Lorenzo, era una labradora que él ya conocía con anterioridad por un supuesto amor le cambio el nombre por Dulcinea del Toboso, para que pareciera una princesa.

Capítulo II: Que trata de la primera salida que de su tierra hizo el ingenioso Don Quijote.

Una mañana salió por la puerta de un corral en busca de aventuras sin decir nada a nadie.

Necesitaba un escudero para poder ser caballero y compartir con alguien sus luchas decidiendo por tanto nombrar caballero al primer hombre que se encontrara.

Tras una largo camino llegó a un lugar sin ningún pueblo visible. A lo lejos divisó una venta, que confundió con un castillo. Se acercó donde se encontraban dos mujeres que se rieron de él porque no eran doncellas (“sino que eran mujeres de más de un solo hombre”).

Don Quijote estaba molesto por no haber armado a alguien. Un mercenario le dio de comer y de beber.

Capítulo III: Donde se cuenta la graciosa manera que tuvo Don Quijote en armarse caballero.

Don Quijote no sería un buen caballero andante hasta que no se armara caballero. Le dijo esto al ventero y él dijo que le armaría caballero.

Puso sus armas sobre una pila de el patio y un hombre fue a alimentar a su caballo pero al retirar las armas Don Quijote con una de sus armas le dio en la cabeza y después con otro hombre pasó lo mismo

Hubo gritos y la gente acudió y empezaron a apedrear a Don Quijote hasta que el ventero paró a la gente y para vengarse sin que don Quijote se diese cuenta le dijo que las armas solo había que velarlas dos horas y él ya llevaba cuatro. Fueron al campo para armarlo. Don Quijote estaba alegre y dijo que nunca olvidaría que ya le había armado caballero y se fue.

Capítulo IV: Lo que sucedió cuando salió de la venta.

Decidió volver a su casa porque el ventero dijo que debía llevar siempre dinero y una camisa limpia. Oyó unas voces por el camino y se acercó. Vio como pegaba un labrador a su criado. El labrador se quejaba de que perdía parte del rebaño Andrés “su criado”. Don Quijote defendió al criado. Al irse Don Quijote, volvió a pegarle y el criado buscó a Don Quijote para decírselo. D. Quijote se encontró con personajes que iban a Murcia y se pronunció que aquella gente debía afirmar que Dulcinea del Toboso era una buena dama. La gente creía que estaba loco pero uno le dijo que le contara alguna historia para poder opinar de Dulcinea. A Don Quijote le sentó mal y fue a pegarle y su caballo tropezó rodando él por el suelo. El otro le pego y Don Quijote quedó muy mal y no pudo levantarse.

Capítulo V: Prosigue la narración de la desgracia de Don Quijote.

Comenzó a arrastrarse por el suelo hasta que un vecino al verle se acercó. Oyó que recitaba versos y se dio cuenta de su locura, lo recogió y se fueron hacia su pueblo. Esperó a la noche para entrar a su casa porque no quería ser visto. Su tía, la sobrina, el cura y el barbero estaban llorando por Don Quijote que llevaba tres días desaparecido. Perdió el juicio con los libros de caballería. Salieron para meterlo en su cama. Don Quijote quería solo comer y dormir y no dijo nada. Quemarían todos los libros de caballería y así D. Quijote no se volvería más loco.

Capítulo VI: Gran escrutinio del cura y el barbero en la librería de Don Quijote.

Decidieron poner todos los libros en el corral y quemarlos todos juntos. Uno de los libros que dejaron fue el de Los cuatro de Amadis de Gaula. Buscando entre todos ellos localizaron al famoso libro de Tirante el Blanco. Los libros pequeños fueron tirados junto a los de poesía ya que la locura de Don Quijote podría verse afectada con la pasión a la poesía. Entre ellos encontraron La Diana... entre otros conocidos.

El cura dijo que conocía a algunos autores y que eran sus amigos.

Capítulo VII: Segunda salida de Don Quijote de la Mancha.

Mientras seguían quemando libros de Don Quijote, éste se despertó y gritó. Acudieron y le dieron de comer y de beber, y volvió a dormirse. Al día siguiente quemaron todos los libros, y cambiaron su lugar para que Don Quijote al levantarse no se percatara. Ocho días después Don Quijote se levantó y al ver la falta de los le dijeron que sus libros se los había llevado Frestón “un diablo”. Al oírlo pensó en que algún día lo buscaría para luchar con él. Don Quijote decidió volver a ser caballero andante. Un labrador llamado Sancho Panza, decidió acompañarle para protegerle con su burro. El gran sueño de Sancho Panza fue ser gobernador de una isla y su mujer la reina. Don Quijote le afirmó entregarle en su poder el mando de una isla. Se pusieron camino hacia Montiel.

Capítulo VIII: Aventura de Don Quijote con los molinos de viento.

De camino a Puerto Lápices, divisaron molinos pero Don Quijote creía que eran gigantes comparando las aspas con sus brazos. Don Quijote a toda velocidad se enfrentó a ellos sin tener en cuenta las advertencias de Sancho y rompió la lanza y cayó junto a su caballo. Sancho lo recogió. Don Quijote debía cortar de una encina una buena lanza con que luchar. Llegó la noche y Sancho durmió toda la noche mientras Don Quijote pensaba en Dulcinea. Al otro día vieron dos monjes con un carro con una mujer dentro. Él pensó que la llevaban secuestrada. Fue hacia ellos y tiró a un monje, el otro viendo lo ocurrido salió con su camello. Hablando con la mujer luchó con otro hombre. La mujer del carro no estaba secuestrada. Don Quijote quería que la mujer fuera al Toboso para decirle a Dulcinea su victoria.

Capítulo XVI: Lo que le sucedió al ingenioso hidalgo en la venta- castillo.

Llegaron a la venta y Don Quijote y Sancho fueron acogidos por un ventero, la mujer del ventero, su hijo y una asturiana gorda llamada Maritormes. Sancho dijo que su amo se había caído por una peña. Sancho dijo que él tenia daño pero de ver la caída de su amo y le dolía tanto como a él. Les prepararon las camas y en la noche Don Quijote y Sancho no podían y seguido a ellos estaba el aposento de un arriero que esperaba a media noche a Maritormes. Cuando ésta llegó Don Quijote pensó que era la hija de ventero y la cogió en su cama y comenzaron a hablar. El arriero se acercó para enterarse de lo que decían y viendo que era Maritormes golpeó a Don Quijote, las tablas sobre las que se acostaba se rompieron. Al ruido vino el ventero con un candil buscando a Maritormes y ésta se había escondido junto a Sancho. Se liaron todos de pelea y se apagaron las luces. Buscaron luz y cerraron las puertas para que nadie se escapara.

Capítulo XVII: Siguen las aventuras de Don Quijote y Sancho en la venta.

Don Quijote dijo a Sancho que el castillo estaba encantado y afirmaron que habían pasado por ellos unos moros. Don Quijote le contó a Sancho que entre otras cosas había estado con la hija del ventero. El huésped de aquella venta pasó y viendo a Don Quijote le culpó del daño de la noche anterior y oyendo esto le dio en la cabeza con el candil. Don Quijote tomó un bálsamo pero lo vomitó y estuvo dormido tres horas. Cuando se despertó estaba curado, viendo esto, Sancho lo tomó pero padeció y creyeron que iba a morir. Pasado un día Don Quijote preparo a Rocinante y cogió un palo de aquella habitación para usarlo de lanza. Saliendo de la venta el ventero le pidió los gastos que había ocasionado. Don Quijote le dijo que era caballero andante y ellos nunca pagaban, salió con su caballo corriendo pero quedaba Sancho que negándose también a pagar, en una manta en el corral le pegan. Don Quijote fue a socorrerlo pero no pudo. Después pagó Maritormes los gastos.

Capítulo XIX: Razones con su amo, lo que le sucedió con un muerto, otras historias.

Hablando, vieron a lo lejos unas luces. Cuando se acercaron más pudieron ver personas que iban de luto. Don Quijote se puso en mitad del camino preguntando que quienes eran, de donde venían... y ellos no le respondieron. Don Quijote golpeó a éstos. Huyeron todos menos uno (el Bachiller) que le dijo que no le matase que le explicaría todo. Iban a enterrar a un cadáver a Segovia. Sancho cogió la comida de los encaminados. Don Quijote quería ver el muerto pero Sancho le pidió que no lo hiciese, a lo que accedió. Se fueron y llegaron a un prado donde comieron la comida que consiguieron.

Capítulo XXI: Alta aventura y rica ganancia del yelmo de Manbrino con otras historias que le suceden a nuestro caballero.

Marcharon y empezó a llover, y Sancho se refugió en las torres del batan y Don Quijote vio un hombre montado a caballo y en la cabeza llevaba algo que relucía. Para don Quijote le hizo ver que aquello era el yermo de Manbrino y negándoselo Sancho todo armado, cuando estuvo cerca cogió su lanza y dándole espuelas a Rocinante corrió con la intención de matarle. Viendo esto aquel hombre salió huyendo. Se dejo la baria que la recogieron diciendo Don Quijote que la arreglaría. Por entonces Sancho le dijo a Don Quijote que prefería encomendarse a un rey y luchar en una de sus guerras. Don Quijote le apoyó en eso pero le dijo que para llegar a una corte debía primero coger fama y después ir a la corte y vendría victorioso para casarse con su hija. Le dijo que para los escuderos también había mujer preciosa y que cuando éste se muriese se ocuparía de la corte y su escudero sería su conde.

Capítulo XXXIII: Donde se cuenta la novela del curioso impertinente.

En Italia habitaban dos amigos: Anselmo y Lotario. Anselmo se casó le atormentaba la fidelidad de su mujer y se lo contó a Lotario para que éste intentara seducir a su mujer para comprobar la fidelidad de ella. Lotario no quiso y le dijo que debía de confiar en ella y que si sucedía esto perderían la honra. Aunque después Anselmo convenció a Lotario. Iba a su casa a comer y Anselmo se fue para dejarlos solos. No paso nada y Lotario no le dijo nada a la mujer, pero por no descontentar a Anselmo le mentía diciéndole que hacia lo que él quería. Un día Anselmo se quedó detrás de la puerta y vio que Lotario no intentaba camelarse a la mujer “Camila”. Muy descontento Anselmo se retiró ocho días fuera de casa y dejó terreno libre. Al final Lotario se atrevió pero Camila no se dejaba, le era fiel a Anselmo. Por lo ocurrido Camila escribió una carta a su marido para decirle lo de su amigo.

Capítulo XXXIV: Prosigue la novela del curioso impertinente.

Regresa Anselmo y felicitó a Lotario. Pero Camila se enamoró poco a poco de Lotario y se lo confesó a su doncella “Leonela” y ésta también le confesó que tenía un amor. Leonela al ver los sentimientos de Camila sabía que su marido podría ir a verla. Llegó a tal merced que Camila les ayudaba, les metía en un aposento para que su marido no les viese pero una noche Lotario vio salir al hombre y pensó que Camila se había negado a perder su honestidad con él, pero con otros si la había perdido así que Lotario se lo contó a Anselmo y planearon fingir que Anselmo se iba de casa y se refugio en la recamara. Mientras Camila le contó a Lotario lo de la aventura de Leonela y Lotario se acordó que Anselmo estaría en la recámara y se lo dijo a Camila pero hicieron como si Camila no lo sabia y subió a la recámara con Leonela y allí le dijo que fuera a llamar a Lotario porque le explicaría muy seriamente que ella seguiría luchando por la honestidad de ella y de su marido y muy enojada le atacó con la daga, todo era un teatro para que Anselmo viera la fidelidad y honestidad de su mujer así. Camila cayó al suelo y Lotario se fue. Esta se hizo una herida para interpretarlo mejor. Anselmo con el tiempo quiso sacar fama de honestidad a la plaza pero entonces murió.

Capítulo XLIX: Coloquio de Sancho Panza con Don Quijote.

Don Quijote salió de la jaula gracias a que Sancho convenció al cura. Cuando salió dijo que él seguiría haciendo hazañas, ayudando al que necesita ayuda. Entabló el canónigo conversación con Don Quijote y le dijo que los libros de caballería le produjeron la locura que arrastraba y no habían existido los caballeros andantes como él. Don Quijote se percató del mensaje y se enfadó comenzando así a hablar diciéndole al canónigo que no tenía razón y le demostró lo que sabía de todas las novelas de caballería, quedando el canónigo asombrado y alucinado.

Don Quijote de la Mancha. (2ª parte)

Capítulo I: De lo que el cura y el Barbero pasaron con Don Quijote cerca de su enfermedad.

Don Quijote estaba enfermo, el cura y el barbero iban a visitarlo a su posada. Después Don Quijote comentó estar curado pero el cura y el barbero vieron luego que por la forma de hablar no era así, seguía siendo el mismo. El barbero contó una historia que emulaba al estado de Don Quijote para hacerle entrar en razón. Al final no lo convencieron y Don Quijote salió nuevamente en busca de aventura como caballero andante.

Capítulo III: Del ridículo razonamiento que pasó entre Don Quijote, Sancho Panza y el Bachiller Sansón Carrasco.

Mientras llegaban, Don Quijote pensó que alguien había dado sus historias a conocer por arte de encantamiento. Cuando llegaron, recibió a Sansón con mucha cortesía, los rasgos eran propios de una persona maliciosa, con intenciones burlescas le dijo a Don Quijote que su historia la había escrito un sabio moro (Cide Hamete Benengeli) y que iba a ser un libro traducido a todas las lenguas que lo lee todo el mundo y que la gente comenta que no se cuenta quien es el ladrón del rucio de Sancho, ni lo que hizo este cuando se encontró los 100 escudos en la maleta de Sierra Nevada. Don Quijote le pregunta sobre las hazañas suyas aparecen en el libro. El bachiller le contesta que aparecen todas entre ellas la que cuenta la aparición de Sancho de conseguir una ínsula y gobernar en ella.

Capítulo VI: De lo que pasó a Don Quijote con su sobrina y con su ama, y es uno de los más importantes capítulos de toda la historia.

En la casa de Don Quijote la sobrina de éste intenta convencerle para que no vaya en busca de aventuras, porque teme por su vida. Le dijo que podría servir al rey sin ser caballero andante y Don Quijote respondió que un caballero andante es más valorado que otro de a pie. Entabla conversación con la sobrina de lo importante que es para él lo de ser caballero. Al final viene Sancho y se produce un coloquio entre Don Quijote y éste.

Capítulo VIII: Donde se cuenta lo que le sucedió a Don Quijote yendo a ver a su señora Dulcinea del Toboso.

Don Quijote y Sancho iban camino de Toboso donde se encontraba la querida “Dulcinea” de Don Quijote. Éste quería la bendición de ella para proseguir sus aventuras. De camino Don Quijote y Sancho entablan conversación como de costumbre, de temas relacionados con su dama “Dulcinea”, de cómo conseguir la fama... Al día siguiente al anochecer llegaron a Toboso y entran en la ciudad.

Capítulo XII: De la extraña aventura que le sucedió al valeroso Don Quijote con el caballero de los espejos.

Sancho va sufriendo, cada vez más, la quijotización, haciendo más cuidado su estilo. Sancho se duerme y deja paciendo a su caballo junto a Rocinante. Cuando se están quedando dormidos, oyen un ruido. Don Quijote ve a dos hombres que llegan a caballo y se paran allí. Don Quijote le dice a Sancho que es un caballero andante por el ruido de las armas. Los otros caballeros cantan un soneto amoroso que invoca a una mujer llamada Casildea de Vandalia, diciendo que todos los hombres la creen la más bella. Don Quijote molesto dice que es incierto y el caballero le llama. Así el caballero de bosque y Don Quijote hablan de sus amores y mientras el escudero del caballero y Sancho se van para dejar a éstos hablar tranquilamente.

Capítulo XIII: Donde se prosigue la aventura del caballero del bosque, con el discreto, nuevo y suave coloquio que pasó entre los dos escuderos.

Sancho y el otro se cuentan su vida en la que ambos se lamentan de la mísera vida que llevan, y que esperan la recompensa de sus amos. Sancho dice que espera una ínsula y el otro que espera un canonicato. Sancho le dice que tiene 2 hijos y el otro que va a dejar su oficio y se va a ir con sus tres hijos. Cuando llevan un rato hablando, el otro saca vino y carne para comer. Sancho le dice que trae buenos manjares consigo y que él sólo puede alimentarse de frutos e hierbas del bosque. Así hablando y comiendo se quedan dormidos.

Capítulo XIV: Donde se prosigue la aventura del caballero del bosque.

El caballero del bosque dice que su amada le ha pedido trabajos para ganársela (detener el movimiento de la Giralda... entre otros. Dice que se ha enfrentado incluso con Don Quijote de la Mancha. Don Quijote quedó plasmado y le dijo que él era Don Quijote y que pudo ser que alguno de sus encantadores tomase su figura para quitarle la fama. El caballero del Bosque le reta y el perdedor quedaría a las ordenes del otro. Se van a avisar a sus escuderos para que preparasen sus caballos. Sancho y el otro escudero han de pelear también. Ambos buscan la manera de encolerizarse. Sancho y Don Quijote se asombran de la nariz tan grande y llena de verrugas del escudero del Bosque.

En el combate Don Quijote derriba al caballero, y le destapa la cara, queda sorprendido cuando descubre a Sansón Carrasco. Después, se acerca el escudero sin la nariz tan fea que era postiza, y era un amigo de Sancho: “Tomé Cecial” que fue engañado por Sansón Carrasco. Don Quijote dice que todo es un encantamiento. Cuando el bachiller vuelve en sí, Don Quijote le dice que ha de ir a Toboso; además le hace confesar que Dulcinea es la más bella y que aquel que venció no era Don Quijote, sino alguien parecido. Así el caballero de los Espejos y su escudero se retiran y Don Quijote y Sancho siguen su camino hacia Zaragoza.

[Caballero del Bosque = de la Selva = de los Espejos = de la Blanca Luna]

Capítulo XVIII: De lo que sucedió a Don Quijote en el castillo o casa del caballero del verde gabán, con otras cosas extravagantes.

Llegaron a la casa de Don Diego. Les recibieron Doña Cristina y Don Lorenzo. Don Diego le dijo a Don Lorenzo que Don Quijote era muy extraño. Tras el recibimiento Don Quijote se lavó y fue a una sala con Don Lorenzo mientras se servía la comida. Don Lorenzo habló con él y le preguntó que qué había estudiado; Don Quijote le respondió que la ciencia de la caballería andante. Don Lorenzo creyó que estaba loco pero tenía momentos de lucidez. La comida fue limpia, abundante y sabrosa.

Don Quijote y Sancho partieron a los cuatro días de la casa de Don Diego, pero antes Don Quijote le dijo a Don Lorenzo que si quería alcanzar fama y no lo conseguía con la poesía, que se convirtiese en caballero andante. Sancho llenó las alforjas de alimento, y tomaron rumbo a la cueva de Montesinos.

Capítulo XX: Donde se cuentan las bodas de Camacho el rico, con el suceso de Basilio el pobre.

Don Quijote despertó a la mañana siguiente y admiró las pocas preocupaciones de que tenía que ocuparse de Sancho. Sancho despertó y se dio cuenta del olor a comida que venía del banquete de la boda. Sancho hambriento, se acercó a un cocinero y éste le dio una olla ,tres gallinas y dos gansos. Mientras Don Quijote veía el desfile de las danzas: las espadas, doncellas. Una danza eran 8 ninfas repartidas en dos hileras: las de Cupido y el Interés. Cada una tenía un título: Poesía, Discreción, Buen linaje, Valentía, Liberalidad, Dádiva, Tesoro y Posesión pacífica. Cada una recitó un poema. Interés arrojó una bolsa de dinero al castillo y descubrió una doncella. Volvió todo como al principio y así acabó la danza. Sancho alababa constantemente a Camacho que era rico y ahora depreciaba a Basilio que era pobre, aunque Don Quijote no le apoyaba sus razones.

Capítulo XXI: Donde se prosiguen las bodas de Camacho, con otros gustosos sucesos.

Toda la gente aclamaba a los novios y Sancho quedó sorprendido al ver a la novia. De repente apareció Basilio, con un bastón que tenía en el extremo una punta de lanza. Le dijo a Quiteria “la novia” que tenía que casarse con él y se hincó la lanza y comenzó a sangrar. Estando casi muerto le dijo a Quiteria que antes de morir le diese su mano como esposa. Quiteria acepto tras muchos ruegos. El cura los casa y cuando desclava la lanza, Basilio cobró vida. Todo estaba amañado y había fingido. Empezaron a pelearse hasta que intervino Don Quijote. Camacho quedó burlado, aunque continuó la fiesta. Todo lo habían previsto Basilio y Quiteria. Sancho dijo que él apoyaba a quien venciese pero que era mejor Camacho porque era más rico. Don Quijote le dijo que hablaba demasiado y Sancho siguió comiendo.

Capítulo XXII: Donde se da cuenta a la grande aventura de la cueva de Montesinos, que, está en el corazón de la Mancha, a quien dio feliz cima el valeroso Don Quijote de la Mancha.

Don Quijote pronunció que tenía mucho mérito que una mujer hermosa se casara con un hombre pobre y que éste mirase la fama de su mujer antes que su fortuna. Los novios le hicieron a Don Quijote muchos regalos. A los tres días Don Quijote se fue y le pidió al estudiante alguien que le llevase a la cueva de Montesinos. Se llevó a un primo del estudiante. Por la noche durmieron en una aldea donde consiguieron sogas y por la tarde llegaron a la cueva que estaba cubierta de maleza. Ataron a Don Quijote y se metió en la cueva pero cuando no tenían más cuerda comenzaron a subirle. Al principio no notaban el peso de Don Quijote pero cayó y tuvo que salir por sus propios medios. Después Don Quijote contó lo fascinante que era lo que había visto y empezaron a cenar.

Capítulo XXIX: De la famosa aventura del barco encantado.

Dos días después de su salida llegaron al Ebro. Allí divisaron en la orilla una embarcación y Don Quijote pensó que se trataba de un encantamiento y él como caballero debía rescatar a la dama o princesa que se encontraba allí. Subieron a una barca, dejaron a Rocinante y al rucio en la orilla. Mientras navegaban vieron unas aceñas (molinos de agua) y Don Quijote pensó que era un castillo donde tenía que ir a rescatar a alguien. Al llegar, reclamó que liberaran a su prisionero a unos pescadores y éstos intentaron sacar de allí a Don Quijote ya que podía ser arroyado por las aceñas. Don Quijote y Sancho fueron arroyados y cayeron al agua. Los pescadores tuvieron que salvarles. Ambos se marcharon dejando entrever a los pescadores que estaban locos.

Capítulo XLI: De la venida de “Clavileño”, con el fin de esta dilatada aventura.

A Don Quijote y a Sancho le propusieron hacer un viaje en un caballo de madera que lo manejarían con una clavija e irían con los ojos vendados. La Dolorida se lo pidió a Don Quijote para poner fin a su desdicha. Pero Sancho no quería porque correría peligro y quizás no llegaría a ser gobernador de una ínsula. El duque le dijo a Sancho que su ínsula era una promesa, y que tenía que ir con su señor, convenciéndole de esta forma. Don Quijote le dijo a Sancho que se diese tres mil trescientos azotes. Sancho le accedió pero si volvían.

Le vendaron los ojos a Don Quijote y a Sancho. Cuando comenzó a tocar la clavija puso rumbo y los del jardín daban voces para despedirse y decir que iban muy altos. Le soplaron con fuelles para que creyeran que volaban y luego les quemaron con sopletes para que creyeran llegaban al Sol. Por último metieron fuego a la cola de madera del caballo que tenía cohetes y explotó. Don Quijote y Sancho cayeron estrepitosamente. Cuando se recuperaron leyeron un pergamino que encontraron y decía que su aventura ya acabó, que las barbas de las mujeres desaparecerían y se desencantaba a Dulcinea.

Sancho preguntó por la dolorida, que ya no estaba. Habló con la duquesa y dijo que vio que estaban volando. Don Quijote le dijo que si él creía lo que había visto en la cueva de Montesinos, Don Quijote creería lo de Sancho.

Capítulo XLII: De los consejos que dio Don Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la Ínsula, con otras cosas bien consideradas.

Se preparó la burla que se le iba a hacer a Sancho con el gobierno de la ínsula que sucedería al día siguiente. Sancho había perdido la ilusión, porque no le parecía grande ya que desde el cielo todo era más pequeño. El duque le dijo que sería un buen gobernador, y que a la mañana siguiente sería vestido parte de letrado y parte de capitán, porque en la ínsula eran necesarias las armas y las letras. Don Quijote fue con Sancho a un aposento para aconsejarle. Don Quijote dijo como debía comportarse ante diversas situaciones, que hacer cuando tengas dudas de algo, en quien creer... Y al terminar le afirmó que si hacía todo lo que le dijo sería muy feliz; luego le dijo que eran enseñanzas para su alma.

Capítulo XLIII: De los consejos segundos que dio Don Quijote a Sancho Panza.

Don Quijote aconsejó ahora de cómo gobernar su persona. Dijo que debería cortarse las uñas, que debía vestir con ropa ceñida, que considerase a los pobres, que comiese poco, que no bebiese mucho vino, que no dijera refranes sin ser la ocasión, que no durmiese mucho, que no comparase linajes y como debía montar a caballo. Sancho no sabía escribir ni leer y por eso le dijo a Don Quijote que escribiese todos los consejos en un papel para que su confesor se lo recordara. Don Quijote no creía a Sancho capaz de gobernar. Sancho dijo que no tenía idea de gobiernos pero si pensaba que por ser gobernador iba a presumir, que prefería morir. A esto Don Quijote le dijo a Sancho que se merecía cualquier ínsula. Al final se fueron a comer.

Capítulo XLV: De cómo el gran Sancho Panza tomó la posesión de la Ínsula y del modo que comenzó a gobernar.

Le nombraron a Sancho gobernador cuando estaba en Barataria. Ahora tiene que resolver una serie de cuestiones:

El 1º juicio fue el de un labrador y un sastre. El labrador pidió al sastre una caperuza con un trozo de tela y tanta prisa le metió que prometió hacer 5 caperuzas. El sastre las hizo pero eran de tamaño diminuto. Sancho dijo que las caperuzas serían para los presos.

El 2º juicio fue entre dos viejos, uno de ellos tenía un báculo y debía 10 escudos al otro, pero él lo negaba. Sancho le hizo jurarlo. El viejo del báculo entregándole el báculo por un momento al otro, dijo: “es verdad que le debía 10 escudos pero ya se los he devuelto”. Sancho tuvo que dejar al viejo que se fuera, pero cuando acabó de jurar volvió a pedir el báculo al otro, y Sancho se percató de que los escudos estarían en el báculo. Sancho entregó el báculo al viejo al que se lo debían y demostró todo quedando perplejos de lo ocurrido.

El 3º juicio fue entre un ganadero y una mujer. La mujer decía que había abusado de ella y que le tenía que pagar, cosa que se negaba a hacer el ganadero ya que le pagó, pero según la mujer era poco. Sancho dio dinero del ganadero a la mujer y ésta se fue. El ganadero lloró y Sancho se percató de una cosa y mandó al ganadero a traerla y por el dinero. El ganadero no fue capaz de quitarle el dinero y la mujer presumía con orgullo. Entonces Sancho decidió darle el dinero al ganadero ya que el hombre no pudo haber abusado de ella porque era más débil que ella. Quedó todo resuelto y Sancho quedó bien.

Capítulo LXI: De lo que sucedió a Don Quijote en la entrada de Barcelona, con otras cosas que tienen más de lo verdadero que de lo discreto.

De camino a Barcelona fueron Don Quijote y Sancho acompañados de Roque.. El bandolero no tenía aposento, lo que extraño a Don Quijote. Llegaron a Barcelona después de tres días y tres noches y Roque les dejó. Don Quijote y Sancho divisaron la playa por primera vez. En esto vino el avisado de Roque y dio la bienvenida a Don Quijote con muy buenas palabras. Y así el guía les invitó a su casa. Por el camino unos muchachos pusieron aliagas en las colas de Rocinante y el rucio. Don Quijote y Sancho cayeron al suelo, luego se levantaron y salieron hacia la casa del guía que era enorme y parecía de alguien rico.

Capítulo LXVII: De la resolución que tomó Don Quijote de hacerse pastor y seguir la vida del campo, en tanto que se pasaba el año de su promesa, con otros sucesos en verdad gustosos y buenos.

Don Quijote tras perder un batalla con el caballero de la Blanca Luna es obligado por éste a que permanezca un año en su ciudad y demás cosas. Esto le quita la moral a Don Quijote de volver a ser caballero andante y decide por tanto ir a su ciudad y convertirse en pastor y seguir la vida de campo. Al convertirse en pastor le daría nuevos nombres a sus amigos: el cura, el barbero, la ama, la sobrina... Al final habla con Sancho sobre los famosos refranes.

Capítulo LXXI: De lo que a Don Quijote le sucedió con su escudero Sancho yendo a su aldea.

Don Quijote estaba alegre porque Sancho resucitó y porque venció. En cambio, Sancho iba triste porque “Altisidora” no le dio las camisas. Don Quijote propuso a Sancho que le cambiaría sus azotes por reales. Por cada azote conseguiría 825 reales. Le añadiría 100 reales Don Quijote si empezaba ya. Se pararon a comer y al rato Sancho se fue a desnudarse para golpearse de manera que le doliese. Sancho llegó a darse más de 1000 azotes pero no así mismo sino que daba los últimos a los árboles, hasta que Don Quijote le obligó a parar.

Durmieron y al día siguiente siguieron su camino y pararon en un mesón en el que observaron pintadas de hazañas y Sancho dijo que en un futuro les pintarían a ellos.

Prosiguieron su camino, y Don Quijote comentó la cercanía de su aldea.

Capítulo LXXIII: De los agüeros que tuvo Don Quijote al entrar de su aldea, con otros sucesos que adornan y acreditan esta grande historia.

Había dos chavales riéndose en el pueblo, y uno dijo: “no la has de ver en toda tu vida”. Don Quijote lo interpretó consigo mismo y decía que no iba a ver a Dulcinea nunca más. Mientras pasó una liebre perseguida de perros y Sancho la cogió aunque más tarde se la dieron a unos cazadores. Los dos chavales se acercaron a ver la liebre y le dijeron a Sancho que se reían por una jaula de grillos. Sancho la compró y se la dio a Don Quijote. Encontraron al bachiller Carrasco y al cura que al verlos se abrazaron. Se fueron a casa de Don Quijote y estaba allí el ama y la sobrina. Se enfadó la mujer de Sancho al ver que su marido no era gobernador, pero Sancho traía dinero. Don Quijote contó al cura y al bachiller su derrota y que permanecería en la aldea un año para hacerse pastor. Se llamaría pastor Quijotiz, el cura Pancino y el bachiller Carrascón. El cura y Carrasco buscarían unos pastores a los que le darían nombres. El ama y la sobrina escucharon conversación, y ambas le aconsejaron sobre la vida de pastor a Don Quijote y éste dijo que sabía lo que hacía y se fue a la cama pidiendo algo de comida.

Capítulo LXXIV: De cómo Don Quijote cayó malo, y del testamento que hizo, y su muerte.

Don Quijote permaneció seis días en cama ocasionado por una calentura. El cura, el barbero y el bachiller lo visitaban con frecuencia. Procuraban contentarle animándole para comenzar el pastoreo. Al ver el estado de ánimo de éste llamaron al médico y dijo que su vida podía desvanecerse. Comenzaron todos a llorar. Don Quijote durmió seis horas y se despertó aclamando a Dios. Dijo que ya no estaba loco y que se estaba percatando de que no podía cambiar todo lo que hizo. Llamaron a los amigos para hacer el testamento y confesarse. Don Quijote dijo que era Alonso Quijano y era enemigo de Amadio Ganza. El cura le confesó observando ahora que ya estaba cuerdo. Un escribano hizo el testamento. Dio sus albaceas al cura y al bachiller, la hacienda a la sobrina haciendo pagar el servicio que debía a su ama y dinero para un traje. A Sancho le dejó todo el dinero debido a la fidelidad que le mostró. Rogó que si conocían al autor de la segunda parte del libro que han escrito de él que le perdonara los disparates que hizo. Con el paso del tiempo, Don Quijote se desmayaba con mucha frecuencia lo que hizo que en un final muriera.

TEMA DEL LIBRO:

- La burla de las novelas de caballerías

- Las locuras de Alonso Quijano

PERSONAJES.

DON QUIJOTE:

Es el personaje principal de la obra ya que, incluso, el título lleva su nombre. Por eso se le da el papel de protagonista en esta obra. Como personaje, es la creación de otro personaje, Alonso Quijano, el cual era su verdadero nombre.

Es un hombre soltero, culto, de edad mas bien avanzada que vive aburrido y retirado entre cuatro paredes. Es de aspecto pálido y triste, es alto, delgado (aunque más bien seco), y desgarbado. Debido a la vida tan sedentaria que lleva y a su gran afición de leer libros de caballerías se inventa una nueva personalidad basada en estas novelas de caballerías, para llevar su vida con más acción y vivir aventuras. Don Quijote está psicológicamente loco y tiene alucinaciones debido principalmente a esos libros, aunque de vez en cuando, pronuncia cosas que son muy sensatas, lo que le da momentos de lucidez en la obra y hace a los personajes pensar si estaba loco de verdad. La personalidad de Don Quijote experimenta una evolución a lo largo de toda la obra.

Don Quijote sale a buscar aventuras ,de lo que se ve que es un hombre de ideas fijas y muy valiente, acompañado de un labrador llamado Sancho que sería su escudero. El medio de transporte que tenía Don Quijote era su caballo al que llamaba Rocinante. Don Quijote para emular a los caballeros andantes se enamoró de una mujer a la que anteriormente amaba y que en la obra aparece con el sobrenombre de Dulcinea de Toboso (Aldonza Lorenzo).

En la primera parte trata de acomodar la realidad a su imaginación pero ve como la realidad contradice a sus sueños o imaginación. Lejos de rectificar y aceptar la realidad tal y como es , trata de justificar sus derrotas achacándolas a la intervención de unos supuestos encantadores, que le mudan los objetos que tiene ante sus ojos para burlarse de él.

Sin embargo, en la segunda parte de la novela, Don Quijote observa las cosas como son en realidad; pero, curiosamente, ahora cree que son sus propios sentidos los que le engañan e inducen al error. No se da cuenta que quienes realmente le engañan son los personajes que se encuentra a su paso a lo largo de la aventura.

La evolución de la personalidad de Don Quijote supone paradójicamente, su lenta desquijotización, que termina cuando, antes de morir, desaparece su locura y se convierte de nuevo en Alonso Quijano el bueno, lo que le hace arrepentirse de todo lo que ha hecho y pide perdón.

SANCHO PANZA:

Es un personaje muy importante y representativo en la obra, es el más importante después de Don Quijote, por lo que se le cataloga con el papel de actor secundario. Este surge con la necesidad de mostrar la personalidad de Don Quijote a través del diálogo. La conversación con Sancho brinda a Don Quijote la oportunidad de hablar, razonar, discutir y exteriorizar sus pensamientos, y lo mismo sucede al contrario.

Sancho es un hombre que está casado con una mujer llamada Teresa. Tiene un estamento social muy bajo. Presenta rasgos dignos de un pobre, humilde y sencillo hombre de campo, y como su propio nombre indica, es de aspecto más bien bonachón y gordo. Abandona su familia y se une a Don Quijote porque ve la oportunidad de hacer fortuna y cambiar de estamento social, cosa que la quería porque quería hacer feliz a su familia, lo que hace ver que es algo ambicioso pero con el sentido bueno de la palabra.

Su gran sueño es el de ser gobernador de una ínsula junto a su mujer que sería su reina y tendría hijos que serían condes.

Cuando fue con Don Quijote se convirtió en su escudero y tenía como medio de transporte a su rucio (asno). Es un hombre que mostró a Don Quijote toda su fidelidad, apoyo y ayuda.

La personalidad de Sancho evoluciona al igual que la de Don Quijote pero en un sentido inverso y esto hace ver un extraño suceso: Don Quijote sufre una desquijotización tal vez debido a la influencia de Sancho, y Sancho sufre un proceso de quijotización debido también a la influencia de Don Quijote lo que hace que su personalidad vaya ganando complejidad a medida que avanza la narración, hasta el punto de imitar a Don Quijote.

SANSÓN CARRASCÓN:

Es un personaje menos importante que Don Quijote y Sancho Panza, pero representa un papel muy importante dentro de la novela cervantina. Este personaje representa la contrafigura de Don Quijote. Aparece muy a menudo en el texto cuando Don Quijote se encuentra en situaciones complicadas, como cuando está enfermo.

Es un hombre de mediana edad, vivía en la misma aldea de Don Quijote y siempre iba a visitarlo cuando se encontraba enfermo para animarle, acompañado casi siempre por el cura y el barbero. Al contrario de Don Quijote, el bachiller presentaba rasgos de una persona totalmente cuerda y que tenía uso de razón, con lo cual la novela indirectamente compara los dos caracteres, tomando de alguna forma el del bachiller como modelo a seguir por Don Quijote para que desapareciera su locura.

LENGUAJE Y ESTILO.

El Quijote está divido en dos partes de análoga estructura, aunque la segunda parte se considera más perfecta que la primera desde el punto de vista del cuidado formal y de la complejidad psicológica de los personajes principales.

El Quijote presenta también varios relatos interpolados en la primera parte que no tienen nada que ver con la obra en sí. En conclusión, se deduce que Cervantes no quería aburrir y cansar al lector con una única narración sostenida por las aventuras de su héroe. Sin embargo, el riesgo de comprometer el curso natural de la novela hizo que en la segunda parte desistiera de intercalar nuevos relatos.

La acción narrativa sigue un riguroso orden cronológico, y ofrece un mayor dinamismo en la primera parte que en la segunda parte. En aquella, su continuidad se ve interrumpida por relatos interpolados y las narraciones al oído hechas por los interesados o por testigos

La lengua y estilo del Quijote no son uniformes. Cervantes se ciñe en una expresión natural y antirretórica. Da claras muestras ironía, parodia y humor, también da a conocer un estilo ágil y fluido, que deja en el ánimo del lector una honda impresión de espontaneidad y verosimilitud.

La pluralidad de hablas y estilos, tratados desde la perspectiva de humor y la ironía, constituyen uno de los rasgos más importantes de la novela.

Al lenguaje caballeresco, alambicado, y arcaico de Don Quijote (“desfacer”, “fecho”, “la vuestra fermosura”, “fasta”, “non fuyades”), Cervantes contrapone el lenguaje rústico y refranero de Sancho, el artificioso de los nobles, el pastoril de Marcela, el popular de los venteros, arrieros, galeotes, cabreros... Los estilos conversacional, narrativo, descriptivo, oratorio y epistolar los parodia Cervantes según los personajes y las situaciones en que se encuentren, y todos ellos se aúnan de manera particular en Don Quijote cuando dialoga con Sancho (como cuando envía una carta a Dulcinea en la 1ª parte, capítulo 25).

AMBIENTE Y SITUACION.

La novela muestra la situación de algunos lugares de España, en especial el de Castilla, porque era de donde procedía Don Quijote. También se mencionan ciudades dignas como lo son Barcelona, Zaragoza... entre otras y otros lugares también importantes como Sierra Morena.

Esto se sitúa todo en la época en que las novelas de caballerías estaban en auge (en el siglo XVI) durante el barroco.

En la novela se da el reflejo o ambiente en el que hay una sociedad estamental, en la que la mayoría son pobres como por ejemplo Sancho, y en la que casi todos los personajes son personas trabajadoras del campo (labradores, arrieros...) y una minoría muy grande como Don Quijote son caballeros andantes o gente rica.

Esta es la escena típica que habría en España durante esa época, que da sensación de tristeza, pobreza, aunque se hagan a menudo referencias humorísticas. CONCLUSION.

En verdad el libro si llegas a comprenderlo y meterte en su mundo es muy entretenido y humorístico, lo que hace que me guste en cierto modo.

Pero todo tiene su parte negativa, y no me ha gustado las partes en que Don Quijote habla con Sancho y viceversa contando cosas que no me parecen nada interesantes y son muy extensas por lo que te puedes perder si no lo lees detenidamente, y a veces, pienso yo, que se salen de la novela.

Las partes que más me han gustado has sido las escenas humorísticas que viven Don Quijote y Sancho. Los principales capítulos que más me han gustado han sido:

-En la parte que le engañaron a Sancho cuando es gobernador de la ínsula y luego éste sorprende a todos los presentes haciendo cosas que parece que él nunca sería capaz de hacer en los juicios que se le propusieron.

- Cuando Don Quijote sube al caballo de madera y creen que están haciendo un largo viajey sin embargo estaban allí parados, y al final caen al suelo por la explosión de cohetes.

- También me gustó mucho la parte que cuenta la historia de Anselmo y Lotario, porque al final se lía todo.

- Y cuando en la boda de Camacho llegó Basilio que era pobre al contrario de Camacho, y le quitó su mujer haciendo teatro.

Yo le daría un nueve como puntuación porque aunque ha habido cosas que no me han agradado como su extensidad, al fin y al cabo, es el libro más importante de la literatura española e incluso se podría decir que del mundo

BIBLIOGRAFIA.

  • Libro de Lengua y Literatura de 1º de Bachillerato. Editorial: Edelvives.

  • “EL INGENIOSO HIDALGO DON QUIJOTE DE LA MANCHA”. Editorial: Pareja editor

Edición íntegra

14