Don Quijote de la Mancha; Miguel de Cervantes

Literatura. Siglo de Oro español. Novela renacentista. Novelas de caballerías. Amor caballeresco

  • Enviado por: Enrique Vega Argudo
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 14 páginas
publicidad
publicidad

El amor caballeresco

(Basado en la obra de miguel de cervantes

“don quijote de la mancha” )

I N D I C E

I - INTRODUCCION

II - DESARROLLO

1 - ELECCION DE DULCINEA DEL TOBOSO COMO PARTE DEL CABALLERO QUE DON QUIJOTE QUIERE CREAR.

2 - COMPARACIÓN ENTRE LOS AMORES DE DON QUIJOTE POR DULCINEA Y LOS DE OTROS CABALLLEROS.

3 - DON QUIJOTE BRINDA SUS HAZAÑAS A SU AMADA Y DEFIENDE SU HONOR.

4 - TENTACIONES DE DON QUIJOTE FRENTE A CONQUISTAS QUE SE LE PRESENTAN A LO LARGO DEL CAMINO.

5 - oposicion entre el PERSONAJE FICTICIO Y EL REAL : la marca de un amor platónico.

III - CONCLUSIONES.

I - INTRODUCCION

El Don Quijote de la Mancha fue escrito por el reconocido genio literario Miguel de Cervantes. Las dos partes de esta obra han sido traducidas prácticamente a todos los idiomas existentes en el mundo.

Por lo tanto se podría decir que ésta es una de las obras literarias más comentadas desde el momento de su publicación en la primera mitad del Siglo XVII hasta hoy en día en que muchos estudiosos se siguen interesando en ella y pretenden extraer nuevos aspectos nunca antes analizados por ningún otro.

Esto nos lleva a pensar que la diversidad de temas en torno al “Don Quijote” es inmensa y que este trabajo aspira a aportar una visión personal de un tema seguro ya comentado por expertos.

El tema elegido por mi parte ha sido “el amor caballeresco” y el estudio de éste ha sido realizado en base a la primera parte de “Don Quijote de la Mancha”.

El objetivo en relación con mi tema es el de analizar la actuación de don Quijote con respecto a situaciones que deriven de una alusión a su amada, Dulcinea del Toboso.

Por otra parte, también se pretende determinar cuales son los objetivos que don Quijote se ha marcado frente a la conquista de su amor y por supuesto principalmente observar la relación entre el don Quijote, caballero andante, y su amor por Dulcinea.

Para esto último se analizará la repercusión de sus obligaciones como caballero, su comportamiento frente a situaciones en las que su dama se vea implicada.

En base a todo esto enfocaremos cuales son las propiedades del amor caballeresco frente a otro tipo de amores y cual es su función dentro del contexto de la obra.

II - DESARROLLO

I - ELECCIÓN DE DULCINEA DEL TOBOSO COMO PARTE DEL CABALLERO QUE DON QUIJOTE QUIERE CREAR.

Al iniciar el libro, don Quijote se propone crear un caballero representado por el mismo.

En base a este fin, el todavía no conocido como don Quijote de la Mancha, si no como Alonso Quijano, decide recuperar elementos de los caballeros de las novelas que tanto le habían entusiasmado. Por ejemplo el nombre “don Quijote de la Mancha”, su caballo “rocinante”, o la vieja armadura que encuentra entre trastos en desuso y no muy lustrosa.

Todos estos elementos resaltan por su toque ridículo ya que el nombre elegido es malsonante y el lugar de origen insignificante. Por otra parte el caballo es delgado y débil en contraste con lo que debiera ser el caballo de un caballero.

Todo esto le da un toque burlesco a este caballero.

Finalmente el caballero elige la dama de sus amores o señora de sus pensamientos a Dulcinea del Toboso y dice así en el capítulo primero _ “porque el caballero andante sin amores era como un árbol sin hojas ..”vino a llamarla Dulcinea del Toboso, porque era natural del Toboso” _ .

Vemos que toma esta elección como una etapa más de su transformación en caballero andante y sigue las mismas pautas que había utilizado para crear el resto de los elementos: Dulcinea del Toboso “ nombre a su parecer músico, peregrino y significativo, como todos los demás que a él y a sus cosas había puesto”.

Podemos por lo tanto decir que la elección forma parte de un ritual estudiado por él en las numerosas novelas caballerescas que había leído.

Desde un principio el personaje de Dulcinea parece, por lo tanto pertenecer a una ficción creada por nuestro caballero como analizaremos más profundamente en el apartado número 6 de este trabajo.

La ceremonia que don Quijote realiza nos prueba que este amor estará siempre ligado a las leyes caballerescas y basado en éstas. De hecho podemos afirmar también que estas últimas son las que dan razón de ser a este amor ya que el personaje de Dulcinea es casi desconocido por don Quijote.Esto queda de nuevo demostrado cuando en el capítulo VII don Quijote afirma : “pensando en su señora Dulcinea por acomodarse a lo que había leído”.

2 - comparación entre los amores de don quijote por dulcinea y los de otros caballeros.

Don Quijote tiene ancladas en su mente las hazañas de numerosos caballeros enamorados de los cuales ha leido historias miles y conoce sus vidas de “pe a pa”.

Como todas estas historias residen frescas en la memoria de Don Quijote, éste no duda en citar y apoyarse en situaciones vividas por otros caballeros de gran renombre y de esta manera aplicarlas en su peculiar versión en casos que por su semejanza requieran una actuación muy similar a la de aquellos caballeros.

Es interesante analizar la manera en la que imita a los caballeros y cómo le da a estas imitaciones su propio toque personal que las diferencia en un cierto sentido de las de los personajes de las novelas.

Por ejemplo en el capítulo XXIII cuando encuentra un soneto dedicado a una dama llamada Fili de parte de su amado. Este descubrimiento le recuerda a don Quijote que “los más caballeros andantes de la edad pasada eran grandes trovadores y grandes músicos y que estas dos habilidades …, son anexas a los enamorados andantes”. Aquí vemos claramente que la inspiración de don Quijote no es espontánea sino basada en la de otro. Desde mi punto de vista lo más importante para él no es el hecho de escribirle el poema a Dulcinea sino toda la parafernalia para hacérselo llegar y por supuesto la reacción que éste pudiese tener en su amada. Esto queda demostrado cuando dirigiéndose a Sancho dice: “ … cuando lleves una carta, escrita en verso de arriba a bajo a mi señora Dulcinea”.

Más tarde, en el capítulo XXV, hay una clarísima representación del tema tratado en este apartado del trabajo. Don Quijote pretende imitar la penitencia realizada por Amadís de Gaula en la Peña Pobre al verse desdeñado por su amada Oriana. Muestra su admiración por este personaje elogiándolo de esta manera: “Amadís de Gaula fue uno de los más perfectos caballeros andantes” - “fue el solo, el primero, el único, el señor de todos cuantos hubo en su tiempo en el mundo”. Esto explica por que más tarde lo imitará y el mismo muestra al lector cual es el sentido de esta imitación cuando dice: “cuando algún pintor quiere salir famoso en su arte, procura imitar los originales de los más únicos pintores que sabe”.

Don Quijote hace una comparación que justifica su actitud y nos muestra que su objetivo es alcanzar el renombre que conseguirá dando un carácter caballeresco a su amor por Dulcinea.

Don Quijote también se siente inspirado por las locuras que cometió Roldán que “se volvió loco y arrancó los árboles, enturbió las aguas de las claras fuentes, mató pastores y destruyó ganados, arrastró yeguas e hizo otras cien mil insolencias” cuando “halló señales de que Angélica Da Bella había cometido vileza con Medozo”, siendo este último un personaje del “Orlando Furioso” de Aristo. Sancho entonces atarado por lo que su amo pudiese hacer le dice a su señor que ni Dulcinea le había desdeñado ni había dado señales de haber hecho ninguna “niñería con moro o cristiano”. De esta manera el escudero pretende disuadir a su amo de cometer algún desastre. Pero a esto don Quijote le responde muy hábilmente: “volverse loco un caballero andante con causa, ni grado, ni gracias: el toque está en desatinar sin ocasión.” Por lo tanto vemos que su intención no es exclusivamente la de imitar sino que va incluso más allá ya que pretende superar a sus caballeros idolatrados mostrando el grado de lo que puede llegar a hacer motivado por la defensa de su amor, aunque éste no se vea en absoluto amenazado. Esto es una clara exageración de la actitud caballeresca frente al amor que don Quijote lleva hasta el extremo, lo que resulta un tanto cómico y burlesco por su exageración excesiva.

Luego en el capítulo XXVI don Quijote se decide a llevar a cabo su penitencia decidiéndose a imitar a Amadis en sus melancolías ya que entra en razón y se da cuenta de que no tendría sentido imitar a Roldán al no haber cometido Dulcinea vileza alguna.

Por las acciones de don Quijote veremos que lleva acabo lo que dice sin ningún tipo de comesura y que su sufrimiento tanto físico como espiritual es completamente real. Por una parte escribe un poema en la corteza de un árbol. He aquí unos versos representativos de su sufrimiento espiritual:

Aquí lloró don Quijote ausencias de Dulcinea del Toboso”.

hiriole amor con su bigote no con su blanda correa ”.

El amor no tiene piedad con él y por lo tanto se queja. Pero don Quijote no sólo sufre espiritualmente sino también físicamente ya que cuando Sancho vuelve lo encuentra de la siguiente manera: “El caballero de la Triste Figura quedará tan desfigurado que no lo conociera la madre que lo parió”.

Don Quijote no es ni mucho menos un simple hablador sino que su amor para él está realmente por encima de todo y su comportamiento en este aspecto podría corresponder al de cualquier caballero andante legendario. De hecho, el caballero de la Triste Figura tiene esta actitud porque su objetivo es cobrar la fama y demostrar su valía frente al mundo y a su amada Dulcinea del Toboso.

3 - don quijote brinda sus hazañas a su amada y defiende su honor.

Don Quijote emplea dos maneras de defender, honrar e impresionar a su amada.

La primera es la de reaccionar de una manera, que podríamos considerar, quizás un tanto exagerada cuando algún personaje a lo largo del camino se atreve a mancillar de alguna manera el nombre de Dulcinea del Toboso. Esto derivará en enfrentamientos entre el Caballero de la Triste Figura y estos personajes.

Por ejemplo, en el capítulo IV unos mercaderes dicen de Dulcinea, de la que don Quijote va presumiendo y en un tono irónico que aunque fuera “ tuerta de un ojo y que del otro le mana bermellón y piedra azufre “, por complacer a don Quijote dirían en favor de su dama todo lo que el quisiese.

Don Quijote ante tanta osadía reacciona y les dice “ ¡ vosotros pagareis la grande que habeis dicho contra tamaña veldad como es mi señora ! “. Tras esta arremetió contra ellos pero tropezó y quedó ridiculizado ante ellos.

Para compensar los desprestigios y mostrar una vez más su adoración para con su dama don Quijote siempre aprovecha la oportunidad de realizar exhuberantes descripciones de Dulcinea como la que le hace en el capítulo XIII a Vivaldo: “ en ella se vienen a hacer verdaderos todos los posibles “; “ su frente campos elíseos, sus cejas arcos de cielo “.

Ni siquiera a su escudero le permite la más mínima falta de respeto hacia la persona a la que rinde sus amores y cuando en el capítulo XXX Sancho se enfada, duda en casarse con la princesa Micomicona, porque en su opinión, Dulcinea no le llegaba a la suela del zapato. Don Quijote monta en cólera y le dice: “ ¿pensais villano ruín , que ha de haber lugar siempre para ponerme la mano en la horcajadura y que todo a de ser error vos y perdonaros yo? “.Después le llama entre otras cosas “bellaco, carrón de lengua viperina “. Y refiriéndose a Dulcinea afirma: “ Ella pelea en mí y vence en mí y yo vivo y respiro en ella y tengo vida y ser “.

El tema de Dulcinea para don Quijote y éste siempre está dispuesto a demostrarlo por palabras o bien por acciones aunque en algún caso éstas no sean muy eficaces. Pero como bien se suele decir ¿no es la intención lo que cuenta?.

La segunda manera de honrar a Dulcinea es realizando hazanas en nombre de la justicia caballeresca y dedicárselas y hacerselas saber a la dama de sus pensamientos para así ganarse su amor y su aprecio.

Don Quijote justifica esto en el capítulo XXI ya que “otros tuvieron un principio de gente baja y van subiendo de grado en grado ... de manera que está la diferencia en que unos fueron, que ya no son y otros son que ya no fueron “. Esto se justifica ya que al no ser él de linaje de reyes, el emperador - de su historia - no querría darle a su hija.

La primera hazana que dedica a su amada es en el capítulo VIII la de salvar a la señora Vizcaína de los peligros que la rodeaban en el camino y le dijo que “ en paga del beneficio que de mi habeis recibido no quiero otra cosa sino que volvais al Toboso y que de mi parte os presenteis ante la Señora “ . Y luego más tarde en el capítulo XXII con la liberación de los condenados del mismo modo les dice: “vais a la ciudad del Toboso y allí os presentais ante la señora Dulcinea del Toboso y le digais que su caballerosse le envia a encomendar “.

4 - tentaciones de don qujote frente a conquistas que se le presentan a lo largo del camino.

Don Quijote a lo largo de su camino no consigue encontrarse con su Dulcinea del Toboso y esto, por supuesto, le causa un gran malestar. Peo veremos que en varias ocasiones don Quijote se siente tentado o se le presenta aparentemente a ocasión de conquistar a otras damas que pudieran llenar el vacío que el caballero tiene por la ausencia física de su amada.

A mi parecer el ejemplo en que esto queda reflejado de una manera más clara es en el capítulo XVI. Don Quijote y Sancho son acogidos en una venta junto con el arriero. Al llegar la noche, la criada Maritornes, habiéndose puesto de acuerdo previamente con el arrriero, se dispuso a visitarle para “satisfacerle el gusto en cuanto le mandase”.

Don Quijote, Sancho y el arriero estaban alojados en la misma habitación. Al oirla don Quijote creyó que era la hija del señor del castillo que habiéndose enamorado de él iba a visitarle a escondidas. Se siente atraído y alagado por Maritornes a la que cree una doncella: “ pero apenas llegó a la puerta, cuando don Quijote la sintió, y, sentándose en la cama, a pesar de sus bizmas y con dolor de sus costillas tendió los brazos para recibir a su fermosa doncella .... tantole la camisa “.

Vemos, por lo tanto, que a pesar de su devoción hacia Dulcinea nuestro caballero no puede en un primer momento resistirse a la presencia física y real de una mujer a la que él cree dispuesta a satisfacerle en lo que pidiese.

Aquí son los instintos de don Quijote los que actuan y le hacen volverse impulsivo. Por todo esto podríamos entonces pensar que la devoción hacia su amada no era más que una simple escusa para conseguir su reconocimiento como caballero. Pero esto no es para nada de esta manera ya que aún creyendo tener esta oportunidad asegurada y sin tener por qué temer a represalias de cualquier tipo ya que no sabe que venía a ver al arriero, dijo así: “ y propuso a su corazón de no cometer alevosía a su señora Dulcinea “ y “ Dulcinea del Toboso, única señora de mis más escondidos pensamientos “.

De esta manera en el momento en que creemos que don Quijote va a sucumbir inevitablemente a la tentación, nos vemos sorprendidos por esta reacción que definitivamente no nos deja lugar a dudas de la condición honorífica de este personaje en cuanto a lo que su amor por Dulcinea se refiere.

Otro caso en el que don Quijote se ve presionado para rendir culto a otra mujer en lugar de su señora Dulcinea es en el capítulo XXX cuando, durante la representación que realiza Dorotea como la princesa Micomicona para tratar de llevarle de vuelta a su pueblo tal como planearon el cura y el barbero. De esta manera, la princesa le dice que por no casarse con un gigante y salvar a sus subditos, ha viajado a España en busca de un caballero andante “don Azote”, o “don Jigote”, refiriéndose sutilmente al Caballero de la Triste Figura y dándole a entender que se refiere a él de una manera un tanto indirecta.

Y sigue diciéndole que su padre finalmente dejó dicho que si este caballero quisera casarse con ella “ se otorgase sin réplica alguna por su legítima esposa “. Don Quijote al oir esto se siente maravillado y ve que sus objetivos primarios podrían cumplirse de inmediato si hace lo que le dicen: “ ¿ no oyes lo que pasa? ¿no te dije yo? mira si tenemos ya reino que mandar y reina con que casar “.

Pero finalmente le dice a la princesa que él cortaría la cabeza del Gigante Panda filando y que después ella podía hacer con su persona lo que quisiera porque el no era libre y no pensaba casarse “ aunque fuese con el arce Fenise “.

De todos modos en realidad las oportunidades que a don Quijote se le presentan no lo son en ralidad sino que son farsas o malententidos. Por lo tanto podríamos preguntarnos si las rechaza porque en realidad se percata de que no tiene posibilidades reales con ellas aunque también se imponga su devoción hacia su amada Dulcinea.

5 - oposicion entre un personaje ficticio y uno real: la marca de un amor platónico.

Don Quijote desde el primer momento en el capítulo Y en el que elige a Dulcinea como dama de sus amores, es perfectamente consciente de su identidad real que no es otra que la de Aldonza Lorenzo “moza labradora del vecino lugar del Toboso, de muy buen parecer y de quien un tiempo anduvo enamorado, aunque ... ella jamás lo supo ni se dió cuenta de ello “.

Al leer esto la lógica reacción es de extrañez ya que existe una clara oposición entre lo que la dama de un caballero debe ser y la imagen que ofrece esta Aldanza Lorenzo, simple plebeya trabajadora del campo.

Más tarde quedaremos aún más extrañados al ver las descripciones que don Quijote hace de ésta, como si de una princesa se tratara. Y vemos aparecer estas dos facetas de un personaje que son tan opuestas que podrían constituir dos diferentes pero que sin embargo representan el mismo.

En esta primera cita ya podemos constatar que se trata de un amor platónico ya que Aldanza no tiene ningún conocimiento del interés que don Quijote le procesa y de hecho éste no parece muy interesado en que esto se produzca ya que ahí es donde reside el encanto de la situación y esto es lo que da pie a que las fantasias puedan emanar en su mente.

Ya bastante avanzada la primera parte del libro en el capítulo XXV don Quijote reconoce por fín ante Sancho cual es la identidad de Dulcinea y Sancho estupefacto le pregunta : “¿qué la hija de Lorenzo Conchuelo es la señora Dulcinea? “. Sancho siempre la había creído una señora principal ya que lo que don Quijote había dicho de ella hasta ese momento siempre había apuntado hacia esa idea.

Pero don Quijote en contrapartida le explica cual es su razonamiento y el por qué de sus actos :

porque lo que yo quiero a Dulcinea del Toboso, tanto vale como la más alta princesa de la tierra. (...) bástame a mí creer que la buena de Aldonzo Lorenzo es hermosa y honesta; y en lo que del linaje importa poco; que no han de ir a hacer la información dél para darle algún hábito, y yo me hago cuenta que es la más alta princesa del mundo (...) yo imagino que todo lo que digo es así sin que sobre ni falte nada, y píntola en mi imaginación como la deseo, así en la belleza como en la principalidad. “

Por lo tanto don Quijote no actúa como un loco, que cree estar enamorado de una persona que no es real, sino que consciente de la clase de su amada se reafirma aún más en sus halagos y esto le hace un loco muy cuerdo.

Por otro lado reconoce una vez más que sus amores por ella tienen un carácter muy espiritual y que su magia reside en la falta de contacto que ha habido entre ellos dos : “ porque mis amores y los suyos han sido siempre platónicos, sin entenderse más que a un honesto mirar. “ . A mi parecer prefiere esta situación ya que un contacto directo rompería el encantamiento que hace este amor sagrado y lo corrompería volviéndolo vulgar, uno más.

iii - conclusiones.

Después de este análisis que engloba los diversos aspectos del amor caballeresco y la actitud de don Quijote frente a éste podemos llegar a varias conclusiones.

El tema del amor, como muchos otros temas del don Quijote de la Mancha puede parecer como una simple farsa o una sátira de las novelas caballerescas. Pero, sin embargo, va más allá de este simple concepto y analizándolo fríamente nos percatamos de que trata cuestiones bastantes trascendentales y que reflejan notablemente la estructura social de la época, pero que son también aplicables a la actualidad.

Por ejemplo, el hecho de que un amor gane en valor por establecerse éste entre miembros de una determinada clase social o, sin embargo, lo pierda por establecerse entre dos personas de una clase inferior.

Cervantes, a través de su obra, nos pretende mostrar que esto no depende de la clase a la que se pertenezca sino de la voluntad que tenga una de las partes y del ímpetu que ponga en la fructificación de éste. Por lo tanto, el amor entre dos plebeyos puede tomar un carácter espiritual ya que esto sólo depende de la imagen que cada una de las partes tenga de la otra, aunque ésta no coincida en absoluto con la que el resto del mundo perciba y considere como la realidad.