Don Quijote de la Mancha; Miguel de Cervantes

Siglo de Oro de la literatura española. Narrativa renacentista. Caballerías. Primera y segunda parte. Humanismo literario. Argumento. Tema. Personajes. Estructura

  • Enviado por: Sandra
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 7 páginas
publicidad

Don Quijote se va de su casa sin decir nada a nadie, sin que nadie lo viese y llega a una venta que le pareció un castillo y le pide al ventero que le armara caballero, el ventero se dio cuenta de que estaba loco y le siguió la corriente. Don Quijote se quedó toda la noche velando sus armas como hacían los caballeros en las novelas de caballerías y al día siguiente fue armado caballero.

Salió de la venta y decidió volver a casa por los consejos que le había dado el ventero, que necesitaba llevar camisas limpias, tener un escudero, etc. Por el camino se encontró a un labrador azotando a su criado, don Quijote creyó que tenía que ayudarle por se caballero así que le dijo que le diera lo que le debía el labrador y que no le pegara más, el labrador le dijo que así lo haría pero en cuanto don Quijote se fue, el labrador siguió pegando al muchacho y no le dio nada. También se encontró con unos mercaderes donde el caballero acabó apaleado.

Un vecino lo encontró molido y lo llevó a su aldea, allí el cura y el barbero quemaron los libros de caballerías porque se dieron cuenta de que habían provocado la locura de don Quijote.

El caballero salió por segunda vez de su aldea pero ya no iba solo sino con un vecino suyo llamado Sancho que le convenció para que fuera su escudero prometiéndole que le haría gobernador de las ínsulas que ganara.

Estaban caminando y descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento, que a don Quijote le parecieron gigantes, Sancho le decía que no eran gigantes sino molinos de viento, pero el caballero luchó con ellos hasta que al final se dio cuenta de que no eran gigantes sino molinos, pero dijo que era un encantador el que los había convertido en molinos.

Don Quijote también peleó con un vizcaíno que creía que llevaban a una princesa secuestrada en el coche.

Más tarde don Quijote y Sancho se quedaron junto a las chozas de unos cabreros porque se había hecho de noche, estos los acogieron y les dieron de cenar. Uno de los cabreros les contó la historia de Grisóstomo que murió por amor de Marcela. Por la mañana fueron al entierro de Grisóstomo.

Don Quijote decidió seguir a Marcela, la buscan pero no la encuentran; en el bosque unos yangüeses pegan a Rocinante, el caballo de don Quijote para defender a sus yeguas, nuestro caballero y su escudero lo defienden y acaban heridos. Más tarde fueron a una venta y las venteras les curaron, por la noche, hubo una pelea, entonces llegó el cuadrillero, don Quijote le insultó y este le pegó. El caballero había leído en los libros de caballerías que preparaban un bálsamo para curarse así que él preparo uno, se lo tomó y empezó a vomitar, luego se lo tomó Sancho y a este le sentó peor. Don Quijote que se recuperó el primero se fue de la venta pero sin pagar, Sancho que fue más tardío se llevó los palos.

Se fueron de la venta y por el camino encontraron un rebaño de ovejas, don Quijote creyendo que era un ejército va corriendo hacia ellas y empieza a pegarles, los pastores que estaban por allí lo ven y le tiran piedras, al final lo dejan malherido. Sancho fue con su señor que estaba en el suelo, a don Quijote le faltaban muchos dientes y les habían robado las alforjas.

Después se fueron y por el camino se les hizo de noche, a lo lejos vieron unas luces que resultaron se unos caminantes, a nuestro caballero andante le pareció que llevaban un hombre muerto y debía vengarlo, cuando los caminantes se acercaron, don Quijote les pegó a unos cuantos y cuando les dejaron hablar dijeron que eran sacerdotes y que llevaban a un hombre a enterrar porque había muerto de las fiebres. Luego fueron a cenar y les entró sed así que fueron a una buscar una fuente pero de repente oyeron unos golpes, don Quijote se preparó para luchar pero Sancho intenta convencerle para que no lo haga, al final lo consigue atando las patas de Rocinante para que no pudiera andar, por la mañana fueron a ver que era y solo eran mazos de batán.

Siguieron su camino y vieron a un barbero con su bacía en la cabeza, el hidalgo creyó que era el yelmo de Mambrino así que se lo quitó. Después de un rato andando vieron una fila de galeotes, don Quijote les preguntó a cada uno lo que habían hecho para que fueran castigados, al final los liberó, a cambio don Quijote les pidió que fueran a Toboso y les dijera a Dulcinea lo que había hecho por ellos, pero estos no quisieron porque sino la Santa Hermandad le iba a pillar, así que don Quijote se enfadó y empezó a insultarles, entonces los galeotes les tiraron piedras.

Para que la Santa Hermandad no los metiera en la cárcel por liberar a los galeotes, don Quijote y Sancho fueron a esconderse a una montaña; allí encontraron una maleta y le preguntaron a un cabrero si sabía de quién era, éste les dijo que era de un loco que estaba hace día por allí; el loco les contó una historia pero no la terminó porque don Quijote le interrumpió. Después de todo esto al caballero andante se le pasó por la cabeza que una vez había leído en los libros que Amadís de Gaula había hecho penitencia, así que el también quería hacerla y le dijo a Sancho que iría a darle una carta a su amada, y así lo hizo; al llegar a la venta que ya habían estado antes se encontró con el barbero y el cura de su aldea, estos le piden que le digan dónde está don Quijote. El cura y el barbero se disfrazan y van a donde se encontraba don Quijote, mientras llegaban Sancho les cuenta todo lo que había pasado con el loco. Al llegar a la cueva se lo encuentran y les termina de contar la historia, cuando termina ven a una mujer y les cuenta otra historia, al final resulta que las dos historias están relacionadas porque el novio de la mujer se había casado con la novia del loco.

La mujer decide ayudarles a llevar al caballero a casa haciéndose pasar por una princesa que necesitaba ayuda, don Quijote se lo cree y le quiere ayudar así que se ponen en marcha. Llegaron otra vez a la misma venta y estuvieron hablando y contando historias. De repente llegó Sancho gritando que su amo había matado a un gigante, fueron todos corriendo y don Quijote estaba dándole con la espada a sacos de vino.

Después de unas cuantas aventuras más se fueron hacia la aldea y enjaularon a don Quijote para que no se escapara y al fin llegaron a casa.

Don Quijote estaba en su casa cuidado por el ama y su sobrina, les parece que está curado pero no es así, está preparando su tercera salida.

Salen hacia Toboso, cuando llegaron era de noche y estaban buscando el castillo de Dulcinea, pero no lo encontraron así que Sancho le dijo a don Quijote que por la mañana iría él a buscarlo, y así lo hizo, pero como el sabía que ese castillo no existía porque antes no había estado, mintió a don Quijote trayendo a tres labradoras y le dijo a su amo que eran Dulcinea y dos doncellas, don Quijote se lo creyó pero dijo que un encantador la había encantado porque él la veía muy fea y Dulcinea era muy hermosa.

Luego se fueron camino a Zaragoza y se encontraron con unos comediantes que le intentaron robar al rucio a Sancho, pero no lo consiguieron.

Cuando don Quijote y Sancho estaban durmiendo apareció otro caballero andante con su escudero, se despertaron y empezaron a hablar, los escuderos y los caballeros. Los escuderos se quedaron dormidos mientras los caballeros seguían hablando, al final decidieron luchar, pero esperaron a que amaneciera; cuando amaneció lucharon y venció don Quijote, pero el caballero era un vecino de su aldea que se había disfrazado de caballero para vencer a don Quijote y obligarle a volver a casa.

Después de esto, se fueron y se encontraron con un hidalgo, estuvieron hablando y por el camino se cruzaron con unos hombres que llevaban leones, don Quijote quiso luchar con los leones pero estos no quisieron salir.

Se quedaron unos cuatro días en casa del hidalgo y luego partieron.

Más tarde conocieron a dos estudiantes y les dijeron que fueran a las bodas de Camacho y Quiteria, y allí fueron.

Luego fueron a la cueva de Montesinos, don Quijote entró y a la media hora lo trajeron con una cuerda que se había atado a la cintura, estaba dormido, lo despertaron y los contó lo que le había ocurrido dentro, dijo que se durmió y cuando se despertó se encontró con Montesinos, este le contó que todos allí estaban encantados por Merlín y también que vio a Dulcinea, pero Sancho no se lo termina de creer. Se fueron de allí y por el camino se encontraron a un señor que les dijo que no podía parar porque tenía mucha prisa y que si querían oír historias maravillosas que fueran a una venta que había por allí, y así lo hicieron, fueron a esa venta y el señor les contó a dónde iba y porque iba tan deprisa, cuando terminó de contarles su historia entró en la venta un hombre que tenía un mono adivino, comprobaron que era verdad y con sus títeres les hizo una obra. Más tarde descubrieron que era un galeote que don Quijote había salvado y que todo lo que decía era mentira.

Iban por el río y don Quijote encontró una barca, decidió montarse y dejaron al rucio y a Rocinante en la orilla. Vieron un molino de agua que a don Quijote le pareció un castillo donde había alguien prisionero, los molineros intentaron pararlos, al final lo consiguieron pero se volcó la barca y cayeron al agua y los molineros los salvaron. Volvieron con sus caballos y a la mañana siguiente vieron a dos mujeres, una era la duquesa y la otra una criada suya, la duquesa los invitó a su castillo porque había leído la primera parte de don Quijote. Al llegar al castillo, el duque les dijo a todos sus criados como tenían que tratar a don Quijote y a Sancho. En el castillo, los trataban como si fueran caballero andante y escudero de verdad y les hacían creer que las aventuras ocurrían de verdad y en realidad las preparaban los duques para reírse de ellos.

La primera aventura que prepararon fue en el bosque, que le dijeron a don Quijote que Dulcinea estaba encantada y para desencantarla, Sancho tendría que darse azotes en la espalda, al final Sancho aceptó.

Otra aventura es la de Trifaldín de la barba blanca, que decía que un gigante le había castigado y les había puesto barba a ella y a otras amas, don Quijote tendría que ir hasta su reino y matar al gigante, este aceptó y fueron en un caballo que le dijeron que volaba.

Luego hicieron a Sancho gobernador de una ínsula, pero al final dimitió.

Una criada le pidió a don Quijote que luchara con el novio de su hija porque le había prometido que se casaría con ella y después de acostarse con ella dijo que no, don Quijote aceptó.

Sancho y don Quijote se fueron del castillo de los duques hacia Barcelona, una noche se pararon para dormir en un bosque y a la mañana siguiente se dieron cuenta que era donde ahorcaban a los bandoleros.

Unos días después llegaron a Barcelona y un caballero rico acogió a don Quijote y Sancho en su casa y le dijo que tenía una cabeza encantada que adivinaba el futuro.

La última aventura de don Quijote fue cuando se encontró con un caballero, el Caballero de la Blanca Luna, que le dijo que si él ganaba, don Quijote tendría que irse a casa y no hacer más de caballero andante en un año, luchan los dos caballeros y el Caballero de la Blanca Luna vence a don Quijote, así que este tiene que volver a su aldea.

Y por último don Quijote recupera el juicio y muere.

TRABAJO DE DON

QUIJOTE DE LA

MANCHA