Don Quijote de la Mancha; Miguel de Cervantes

Siglo de Oro de la literatura española. Novela renacentista y humanista siglo XVII. Segunda parte

  • Enviado por: Laura Poblet
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad

Don Quijote de la Mancha

Segunda parte

  • De las visitas que recibió don Quijote y la preparación de la tercera salida

  • Al cabo de unos días de que don Quijote llegara a su casa, el cura y el barbero fueron a visitarle con el fin de averiguar si había recuperado el juicio. Comenzaron a hacerle preguntas y don Quijote con sus ideas de caballero andante decidió emprender una tercera salida. En estas que apareció Sancho diciéndole que habían escrito un libro con todas sus aventuras con pelos y señales, y él no daba crédito a esas palabras. Sancho, al saber que su amo quería ir en busca de nuevas aventuras, le fue a pedir permiso a su mujer. Ella le dijo que si, pero con una condición: que regresara sano y salvo. Puesta la decisión, en tres días partirían.

    Tema:

    La literatura dentro de la literatura. La amistad que poco a poco va surgiendo entre los dos protagonistas.

  • Donde se cuenta la vivita de don Quijote a su señora Dulcinea.

  • Don Quijote y Sancho Panza llegaron a Toboso de noche, con el fin de ver a Dulcinea. Sancho para no decirle a su amo que no conocía a su amada, le dijo que la había visto, en una callejuela, pero don Quijote le repuso que era del todo imposible, ya que se trataba de una princesa, y como todas las princesas, reside en un castillo con sus damas.

    En estas que don Quijote creyó ver su castillo, y en realidad se trataba de una iglesia, y dispuesto a entrar para buscar a su amada Dulcinea, Sancho le dijo que se marchara a dormir, que se ofrecía para buscarla él.

    Cuando fue a “buscarla”, vio a unas campesinas que pasaban con sus jumentos. Y don Quijote escuchó las palabras de su escudero, que le decían que aquellas campesinas eran Dulcinea con sus damas. Pero don Quijote, no creyó del todo las palabras de Sancho, y lo tomó por loco.

    Tema:

    Los sentimientos tan fuertes de son Quijote hacia su queridísima Dulcinea de Toboso.

  • La carreta de “Las cortes de la Muerte” y la gran aventura del valeroso don Quijote con el bravo Caballero del Bosque.

  • Cuando don Quijote pensaba la manera de desencantar a su Dulcinea, aparecieron un grupo de personas con disfraces. Don Quijote dirigiéndose a ellos, les preguntó que quienes eran y hacia donde se dirigían. Uno de ellos, le contestó las preguntas mientras uno de ellos, que iba disfrazado de bufón, asustó a Rocinante. Sancho, al intentar ayudar a su amo, se bajó de su asno, y uno que iba vestido de demonio, se subió encima, pero al final no pudo salirse con la suya y no se lo llevó.

    Se encontraron a un caballero andante con su escudero. A la mañana siguiente, tenían que luchar. Sancho, que también tenía que luchar con el escudero del caballero, le pidió a don Quijote que le subiera a un albarcoque, como consecuencia de la fealdad de ese.

    Don Quijote se abalanzó galopando velozmente sobre el caballero, y este cayó al suelo del primer golpe. Quijote creyéndose haberlo muerto, se acercó y descubrió que se trataba ni mas ni menos que de Sansón Carrasco, y su escudero era el mismo Tomé Cercial.

    Tema:

    La valentía de don Quijote. Y como siempre el mutuo apoyo entre los dos amigos; Sancho y Don Quijote.

  • El encuentro de don Quijote con el caballero de verde Gabán y la feliz aventura de los leones.

  • Don Quijote y su escudero encuentran, a un hidalgo llamado don Diego de Miranda. Por el camino, Quijote vio pasar un carruaje del rey, que guardaba unos leones de África. Él, decidió acometer a uno de los leones, el macho, pero cuando el cochero abrió el carruaje, el león, no mostró ningún interés por él. Después de estos hechos, se dirigieron hacia la casa de don Diego de Miranda, donde pasaron unos días de descanso.

    Tema:

    La locura de don Quijote y su coraje.

  • Donde se cuenta la aventura de las ricas bodas de Camacho con otros graciosos sucesos.

  • Después de la estancia en la casa de Diego, decidieron zarpar de nuevo. Por el camino se encontraron a un bachiller y unos licenciados de la universidad de Salamanca que le contaron a don Quijote que se iban a una boda: la de Quiteria y Camacho. Pero se ve que, había un chico enamorado de Quiteria, Esteban, el cual fue un amor correspondido en un pasado. Basilio y Esteban, pensaron un plan: podían fingir la enfermedad de Esteban, y decirle a Quiteria que le quedaba poca vida, con el fin de que ella aceptara casarse con él. El plan parecía bueno, pero Esteban no se esperaba que Basilio, traidor, en vez de fingir la enfermedad, fingiera la muerte, y así lo hizo. Ella creyó que Esteban había muerto, y decidió casarse con Basilio.

  • Donde se cuenta la gran aventura de l valeroso don Quijote de la Mancha en la cueva de Montesinos

  • Mientras don Quijote descendía hacia las cuevas de Montesinos con una cuerda atada a la cintura, le cogió un profundo sueño. Cuando despertó, se encontró en un prado verde, junto a un anciano, el que le explicaba que era el dueño del castillo de paredes de cristal que se veía a lo lejos del paisaje. Allí habitaban muchos caballeros andantes, entre ellos, Dulcinea de Toboso. Ese hombre, que era un alcalde, también fue caballero andante, y le contó que todos los caballeros andantes que rondaban por ahí, estaban encantados por el mago Merlín, y que él, podía salvarlos del hechizo. Entonces volvió a despertar de su extraño sueño, ya que Sancho y el humanista, lo estaban sacudiendo fuertemente. Cuando logró reaccionar, intentó explicarles lo que había soñado, pero ninguno de los dos creyó ninguna palabra de lo que decía.

    Tema:

    La locura y la imaginación de Quijote.

  • Donde se cuenta la aventura del rebuzno y las adivinanzas del mono adivino.

  • Cuando don Quijote llegó a la venta, lo primero que hizo fue contarle al de las lanzas lo que le había ocurrido al alcalde de un pueblo vecino. Se ve que este perdió su asno, y otro de los alcaldes le dijo que lo había visto en el bosque, pero se había vuelto montaraz, y era casi imposible de atrapar. Pensaron un plan para recuperarlo, se trataba de ir al bosque los dos y empezar a gritar como un asno, para ver si su jumento le respondía, pero como los dos alcaldes estaban gritando, cada uno escuchando los gritos del otro y creían escuchar al asno, y se encontraron ellos mismos de nuevo. La decepción la tuvieron después cuando encontraron el esqueleto del asno, devorado por los lobos. Después de este echo tan chistoso, ahora todo el pueblo hace burla con rebuznos. Y como ya no había quien aguantase tanta burla, los del pueblo de don Quijote iban a salir el día siguiente en campaña contra los del pueblo vecino, y por eso don Quijote iba bien armado con lanzas.

    Acabada la plática, entró por la puerta de la venta un hombre llamado maese Pedro. Con ayuda de un mono, podía responder las preguntas que la gente le hacía, pero no hechos del futuro, sino del pasado y del presente. Maese Pedro también era titiritero y sacó los títeres y empezó a contar una historia. Don Quijote, metido tanto en la historia, creyó que lo que maese Pedro contaba era real, y con su espada empezó a destrozar los muñecos de pasta Don Quijote se dio cuenta de lo que había hecho, y se disculpó pero con la excusa de que algún mago lo había hechizado. Sin embargo le pagó los desperfectos.

    Tema:

    El ridículo que pasan los alcaldes. Don Quijote por un momento se da cuenta de su locura, pero recurre a dar las culpas a los supuestos magos que le hacen encantamientos.

  • Donde se da cuenta de quién era maese Pedro y el mal suceso del rebuzno.

  • Maese Pedro, era Ginés de Pasamonte, aquel preso que don Quijote liberó en Sierra Morena. Aquel Ginés, fue le que hurtó a Sancho Panza el rucio, sacándoselo de entre las piernas mientras dormía. Y luego, huyendo de la justicia, que lo buscaba para castigarle sus infinitas bellaquerías y delitos, había decidido pasar al reino de Aragón, taparse el ojo izquierdo y adoptar el oficio de titiritero.

    Don Quijote y Sancho, que tras abandonar la venta, se pusieron en camino hacia las riberas del río Ebro. Al cabo de tres días, cuando subían la loma, oyeron un gran rumor de trompetas y arcabuces. Quijote creyó que sería un ejército y se acercó con Rocinante. Pero se dio cuenta de que no se trataba de ningún ejército, sino de los pueblos enfrentados por lo de los rebuznos. Él, como caballero andante quiso poner paz, y parecía que lo conseguía, hasta que su escudero Sancho, quiso ayudar también, y empezó a rebuznar como supuestamente hacía cuando era joven. Pero a la gente del pueblo, no le gustó nada, ya que se lo tomaron como otra burla, y un hombre que llevaba un palo en la mano, le dio tal trastazo, que cayó inconsciente al suelo. Entonces don Quijote quiso darle un escarmiento a ese, pero en seguida vio que el pueblo entero se le abalanzaba y se fue, dejando a Sancho allí. Al cabo del rato cuando despertó Sancho, tuvieron una discusión entre ellos, ya que Sancho se quejaba de que ya no era la primera vez de que su amo lo dejaba tirado. Aprovechó para decirle también, que su sueldo era muy bajo respecto a las condiciones de vida que estaba llevando. A don Quijote, le pareció justo todo lo que estaba diciendo, y aceptó.

    Tema:

    A pesar de la locura de don Quijote, cuando tiene que hacer un razonamiento coherente, lo hace. Y el que supuestamente esta estero (Sancho), mete la pata hasta el fondo. Entre ellos dos hay una discusión, pero Quijote con buenas palabras lo hace rectificar hasta que a Sancho le caen las lágrimas.

  • La famosa ventura del barco encantado y el encuentro con la bella cazadora.

  • Don Quijote y Sancho, se encontraron una barca que parecía estar abandonada. Don Quiote, ató a Rocinante y al asno de Panza, a un árbol, y se montaron a la barca. A Sancho Panza, sin embargo, le daba una pena insoportable, escuchar a su asno como rebuznaba al ver como ellos se alejaban, y se puso a llorar. Continuaban deslizándose río abajo, cuando vieron a lo lejos unos molinos. Los molineros salieron, ya que no querían ver la repetición de la escena de los molinos, e intentando parar la barca con unos palos, lo que consiguieron fue tirar al agua a los dos. Quijote sabía nadar, pero con el peso de la armadura se iba hacia el fondo del río. Suerte tuvieron que los molineros se tiraron al agua a sacarlos. Allí, en tierra, regresaron a buscar a las bestias, y vieron un grupo de personas montadas a caballo. Eran cazadores. Entre ellos había una dama que ya los conocía gracias a ese libro que alguien publicaba con la vida de estos dos personajes. Ella los invitó a su castillo que no quedaba lejos de allí. Una vez allí, se sentaron a la mesa para empezar un festín. Como la dama y su marido sabían de las historias de ellos dos, él, empezó a jugar con las palabras, para confundir a don Quijote y lograr que entrase en juicio, pero este siempre se defendía de algún modo u otro. Acabada la comida, unas cuatro damas se acercaron a don Quijote dispuestas a lavarle la cara, y él, creyendo que era tradición de aquel lugar, estiraba el cuello quedándose quieto. Una de las damas, para hacerle un poco de burla, cuando don Quijote tenía toda la cara enjabonada, dijo que le faltaba agua, dejando a don Quijote allí con toda la cara llena de jabón. Finalmente acabaron su tarea, y Sancho Panza le pidió a la dama que si él también podía gozar de servicio. Pero cuando vio que le aparecían dos mozos con mala uva y estropajos con jarras de agua sucia, empezó a correr como loco. La dama entonces pidió a sus damas que ellas fueran las encargadas de Sancho Panza, que un escudero necesite el mismo servicio que el mismo caballero. Un rato que se quedó solo Sancho con algunas damas, ellas que habían leído sus vidas redactadas, empezaron a hacerle preguntas, como por ejemplo que si él ya sabía que su amo está loco, como que lo sigue esperando su ínsula prometida, y preguntas por el estilo. Sin embago Sancho, se defendía muy bien.

    Tema:

    El cariño que tiene Sancho Panza hacia los animales, y el respeto que le tiene a su amo. A don Quijote le enfada que le digan que ha perdido el juicio.

    Actividades:

    1.4

  • Contribuye con la noticia de que se han redactado una novela donde aparecen las aventuras de su amo.

  • Encontrarse con cien escudos y ser gobernador de una ínsula prometida. Reacciona bien para Sancho. Ella le dijo que podía ir pero con una sola condición: que volviera sano y salvo.

  • Porque en realidad Sancho ni fue nunca a buscar a Dulcinea, y sobretodo por el echo de haberle mentido a su amo. A demás que le dijo que unas campesinas eran Dulcinea, con sus damas, y don Quijote se lo creyó.

  • Al ver el supuesto carro, ya creía que se le acercaba el momento de emprender nuevas aventuras. Pero se dio cuenta de que las apariencias no son siempre lo que muestran.

  • Cuando el caballero del bosque verde le saca la enorme nariz falsa.

  • Que aunque los hijos no sean buenos, se deben querer, e intentar encaminarlos hacia un buen futuro y hacerlos crecer como personas.

  • Simulando que está herido y con poca vida, para darle pena a Quiteria, con el fin de que ella aceptara casarse con el. Creo que el matrimonio es algo que debe escoger cada uno, ya que te comprometes a pasar el resto de tu vida con otra persona, y cada uno tiene derecho a escoger la persona que mas le conviene.

  • Con el comentario de que había visto a Dulcinea, cuando lo que había visto eran unas simples campesinas.

  • Don Quijote vuelve a demostrar que no distingue la realidad de la ficción desenvainando su espada y destrozando los muñecos

  • Siempre refiriéndose a las habilidades de su mono.

  • Parece ser, que sensato fue Sancho, pero la sinceridad que tuvo le llevó a la desgracia. Pero sensato también fue Quijote, y a demás prudente.

  • Cuando el molinero le pregunta: “¿De qué castillo hablas, hombre sin juicio?”. Que esto de: hombre sin juicio, no le sienta demasiado bien.