Don Quijote de la Mancha; Miguel de Cervantes

Siglo de Oro de la literatura española. Novela renacentista. Caballerías. Argumento. Personajes. Vida y obra

  • Enviado por: Cater
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 12 páginas
publicidad
publicidad

LITERATURA

ANALISIS DE

“DON QUIJOTE DE LA MANCHA”

“Don Quijote de la Mancha”

Capitulo LIX.- Donde se cuenta el extraordinario suceso, que puede tener por aventura, que le sucedió a Don Quijote.

Don Quijote y Sancho regresan con cansancio de su aventura con los toros. Sancho ni siquiera osaba tocar los manjares que delante de el tenia y Don quijote no comía de puro pezar, así que este le dijo a su compañero que pensaba dejarse morir de hambre de la manera mas cruel que pudiera, a lo que Sancho respondió que el no pensaba matarse a si mismo, antes pensaba matarse como “zapatero” que el tiraría de su vida comiendo hasta que llegara el fin que le había determinado el cielo y le sugirió mejor comer, así que el Quijote decidió mejor hacerlo porque sonaba mas coherente que lo que el mismo había dicho.

Así que partieron y llegaron a un hostal pidiendo posada para una noche y una buena cena.

A la mitad de la noche Don Quijote escucho en el aposento junto a el una conversación de dos caballeros hablando acerca si seria peor leer el primer o el segundo capitulo del Don Quijote de la Mancha y si habría olvidado ya por completo a su Dulcinea de Toboso. Oyendo esto Don Quijote lleno de ira y despecho, alzo al voz y dijo que el nunca podría olvidarla y quien no le creyera usaría sus armas para que lo hiciera. Fue entonces cuando Sancho lo reafirmo enfrente de los dos caballeros y empezaron a discutir.

Don Quijote hojeo el libro que había causado al polémica esa noche y hallo en el palabras dignas de reprehensión, desviaciones de la verdad en las cosas mas elementales y los dos caballeros al afirmar que el era el verdadero Don Quijote le pidieron disculpas y lo invitaron a su estancia a cenar con ellos; en donde les comento que ya no pasaría por Zaragoza, irían mejor a Barcelona a desmentir al historiador y buscar el reconomiento de su valor en este nuevo sitio.

Capitulo LX.- De lo que sucedió a Don Quijote yendo a Barcelona

Don Quijote salio en la madrugada de la venta dirigiéndose a Barcelona. En el viaje Sancho se quedó dormido, pero Don Quijote que deliraba constantemente por el hambre, no podía pegar los ojos, en su pensamiento lo acompañaba Dulcinea del Toboso y las palabras que Merlín le había dicho.

Don Quijote creía que con sólo azotar a Sancho Panza el encantamiento que había sobre Dulcinea se acabaría, pero éste sólo le había dado cinco azotes, lo cual era un número muy pequeño para acabar con el encantamiento. Don Quijote entonces preso de la desesperación y de sus imaginaciones alcanzó a Sancho, tomó las riendas de Rocinante de manera que pudiera azotar con ellas a Sancho, pero apenas llegó cerca de él cuando éste despertó y reclamó preguntando sobre lo que estaba pasando. Don Quijote le explicó que no tenía más remedio que acabar con su trabajo azotándolo, Sancho le replica que los azotes que le daría eran por propia voluntad y no por fuerza, y que ese día no tenía ninguna gana de azotarse.

Pelearon y Sancho intenta desenlazarse, echándose sobre Don Quijote tirándolo sobre el suelo, inmovilizándolo, por lo que Don Quijote renuncia a obligarlo y lo deja libre.

Sancho tropieza con unos árboles que tienen formas humanas, y se asusta, Don Quijote le explica que son las almas de los bandoleros que murieron ahorcados en ellos; en ese momento cuarenta bandidos vivos rodean a los dos y les roban. Don Quijote le dice a Roque el jefe de los bandidos que so hubiera estado con su armadura y su lanza no lo habrían podido asaltar, y Roque se da cuenta que es Don Quijote debido a que reconoce que la enfermedad de Don Quijote raya mas en la locura que en la valentía y se disculpa con Don Quijote devolviéndole lo que le había sido robado, en ese momento llega

Claudia Jerónima a buscar a Roque para contarle que acababa de herir a quien le había prometido ser su esposo y no había cumplido su palabra, todos van a la escena del crimen y Claudia al hablar con su prometido se percata de que había cometido un error y que el joven si pensaba casarse con ella, pero era muy tarde pues las heridas eran mortales. Muere y Claudia se va al monasterio como penitencia. Don Quijote y Sancho se dan cuenta de que Roque es un hombre justo y respetable pero al mismo tiempo temido, pues reparte el dinero robado entre todos sus compañeros. Roque escribe una carta a un amigo de Barcelona avisándole que Don Quijote está por llegar a esa ciudad.

Capitulo LXI.- De lo que sucedió a Don Quijote en la entrada de Barcelona, con otras cosas que tienen más de lo verdadero que de lo discreto.

Tres días mas Don Quijote estuvo con Roque, y se encontraba impresionado con el estilo de vida que llevaban, a veces huían sin saber de quien, otras se escondían sin saber de quien, dormían de pie, se mudaban de un lugar a otro, vigilar espías, escuchar centinelas,etc..Pero por fin después de atajos y senderos extraños partieron a Barcelona, fue entonces cuando Roque los dejo en la playa y se despidieron haciendo mutuos ofrecimientos.

Empezó a amanecer y el lugar era hermoso, se alegraban de oír clarines, trompetas y chirimías que no muy lejos sonaban, vieron el mar nunca antes visto por sus ojos, las galeras, veían pasar al mismo tiempo miles de caballeros con hermosos caballos y vistosas libreas.

El aire era claro y el mar turbio. En esto llegaron corriendo algunos caballeros adonde Don Quijote estaba, pero uno de ellos era el avisado de Roque y le dio la bienvenida a su querida ciudad y que le prestaba todos los servicios que estuvieran a su alcance y lo guiaron hacia el centro de la ciudad, en donde un par de niños traviesos les atan a Rocinante y el rucio de Sancho aliagas en la cola lo que hace que se vuelvan locos, Don Quijote y Sancho se bajan de ellos e intentan quitárselos y después de un rato lo logran, pero los enviados de Roque están muy apenados y les ofrecen ir a la casa de estancia.

Capitulo LXII.- Que trata de la aventura de la cabeza encantada, con otras niñerías que no pueden dejar de contarse.

Don Antonio Moreno se llamaba el huésped de Don Quijote, mismo, que los invito a cenar cordialmente en su casa y durante el resto de la noche lo trato como un verdadero caballero y les ofreció deliciosos manjares haciendo énfasis en que Sancho no se opondría. Dentro de la conversación Don Quijote le menciono a su anfitrión que Sancho podría parecer un tragón pero había aprendido a comer con suma limpieza en sus tiempos de gobernador; lo cual sorprendió a Don Antonio.

Después de cenar Don Antonio llevo a Don Quijote hacia un aposento apartado del comedor y le mostró un secreto que tenia guardado para alguien solo digno de su confianza, el secreto era un cabeza de bronce fabricada por un hechicero, la cual tenia como virtud el poder responder a cualquier pregunta que se le hiciera en cualquier día de la semana excepto los viernes. Don Quijote quedo admirado y prometió regresar al siguiente día pues era viernes.

Salieron a dar un paseo en la ciudad y le pegaron a Don Quijote un pergamino que tenia escrito “Este es Don Quijote de la Mancha” lo cual enorgullecía al portador. Pero de pronto un lector alzo al voz diciendo que estaba loco y que tenia la facultad de volver locos a los que el rodeaban, y que en vez de pasear por la ciudad hiciera algo mas importante pues estas actividades solo le carcomían los sesos. Don Antonio paciente le respondió que no se metiera en donde no lo llamaban y sugirió a Don Quijote volver a la casa donde seguramente su esposa junto con otras damas invitadas le tendrían algo preparado.

Al siguiente día Don Antonio junto con dos amigos, Don Quijote, Sancho y dos damas fueron a la estancia donde se encontraba la cabeza y les contó de nuevo al propiedad que tenia. Al saberlo uno a uno preguntaron sus dudas y fueron resueltas con una voz clara y fuerte que provenía de la cabeza, pero el truco se encontraba que en el aposento inferior al e la cabeza había una conexión de la boca hacia abajo y esto permitía oír a la perfección de ambos tanto responder como preguntar, el que pretendía ser el espíritu de la cabeza era en realidad un sobrino de Don Antonio. Al siguiente día se hizo famosa la cabeza y Don Antonio tuvo que destruirla por orden de la Inquisición y por propia conveniencia.

Mas tarde los caballeros de la ciudad pasearon a Don Quijote y a Sancho y los llevaron a una imprenta, donde Don Quijote reconoce al historiador que lo había difamado y le sorprendió no verlo quemado sino a la venta, y con muestras de despecho y enfado salio de la imprenta y se dirigió hacia las galeras.

Capitulo LXIII.- De lo mal que al avino a Sancho Panza con al visita de las galeras, y la nueva aventura de la hermosa morisca.

Don Quijote y Sancho fueron con don Antonio Moreno su huésped y sus amigos a las galeras. Al llegar toda la chusma saludó a Don Quijote y el General le dio la mano, lo abrazó y le dijo que era un honor tener ahí al caballero en quien se cifraba toda la valentía de la caballería. Al ver Sancho que los prisioneros eran azotados, decidió que ese lugar era el infierno o por lo menos el purgatorio. A lo cual Don Quijote se le ocurrió que si Sancho se dejaba podía ser azotado con esos de las galeras para que sintiera menos el sufrimiento de los azotes y así poder desencantar de una vez a Dulcinea. El General es avisado que un bergantín turco se acerca y decide capturar a todos los tripulantes turcos pues estos empezaron a dispararle a sus hombres y mataron a algunos. Al interrogarlos se dio cuenta de que eran mozuelos de menos de veinte años, en ese momento entró el Virrey a las galeras y viendo lo hermosos y jóvenes que eran los turcos interrogados preguntó quienes eran y de que raza eran a lo que el muchacho le respondió que no eran turcos ni moros que eran: mujeres cristianas. Y contó su historia, de haber sido echada de su propio país y después un caballero llamado don Gaspar Gregorio la había enamorado y habían decidido enterrar sus joyas y tesoros para después regresar por ellos cuando pudieran acabado el destierro. En Argel conocieron al Rey quien quiso conocer a la hermosa cristiana y cuando la interrogó se dio cuenta de que además de hermosa era rica por el tesoro que había escondido en su país, pero lo que más le interesó al Rey era conocer al hermoso muchacho que la acompañaba, don Gaspar Gregorio. Al ver en peligro a Gregorio la muchacha decidió inventar que en realidad era mujer como ella pero que viajaba vestida de incógnita como hombre. En efecto el Rey viste de mujer a Gregorio quien lo deslumbre con su belleza y les aconseja que no partan solas en un Bergantín hacia España pues sería muy peligroso, les da dos soldados turcos y los viste de hombres para que no corran más peligro, así es como llegaron a esas costas y los confundieron con turcos matando a los dos soldados turcos al creerlos enemigos. El Virrey se compadece de la joven y le quita las cuerdas con las que tenía atadas las manos, un anciano peregrino había escuchado toda la historia y se arrojó a los pies de la niña pidiéndole perdón pues él era su padre llamado Ricote y había venido buscándola desde hacia tiempo. Entonces Sancho reconoce al anciano como don Ricote padre de Ana Félix, por lo que el Virrey pide al General perdone la vida de sus hombres a quienes pensaba ahorcar por haber matado a los fieles turcos guardaespaldas, el General acepta y encarga el Virrey a don Antonio moreno de asilo a la joven morisca y su padre, pues quedó conmovido con la belleza y bondad de la joven.

Capítulo LXIV: Que trata de la aventura que más pesadumbre dio a Don Quijote de cuántas hasta entonces le habían sucedido.

La mujer de don Antonio Moreno recibió con gran agrado a la joven y su padre. Don Quijote le comentó a don Antonio que no le parecía de fiar la libertad de don Gregorio el acompañante de Ana Félix. Por lo que acordaron mandarlo de regreso en un bergantín que saliera temprano y en caso de problemas Don Quijote sería avisado para ayudar con sus armas.

Una mañana salió Don Quijote con sus armas y sus arreos y se encontró a un caballero que se presentó ante él como el caballero de la Blanca Luna y que estaba buscando a Don Quijote de la Mancha para que probara su fuerza contra él o confesara que su dama era más hermosa que su Dulcinea del Toboso. El caballero le propone a Don Quijote que si él gana en la justa, Don Quijote dejara las armas y se retirara un año a su casa sin buscar ni pelea ni aventura alguna, y en caso de que el caballero pierda, Don Quijote decidirá cual será el destino de sus armas y de su vida. Don Quijote dijo al caballero que no podía negar la belleza de Dulcinea como la mas grande y que él no la reconocía como la más grande porque no tenía la fortuna de haberla visto, por lo que lo que aceptaba su reto y que escogiera el campo de batalla. Don Antonio Moreno y el Virrey observan en la playa como los caballeros tomaban campo para batirse y se acercan a preguntar porqué y el caballero de la Blanca Luna les explica, y aunque ellos quedan sorprendidos por el motivo entienden que la justa debe seguir, deseándoles que Dios los bendiga. En la primera embestida Don Quijote cae al suelo con Rocinante y el caballero de la Blanca Luna bajó de su caballo y puso sobre Don Quijote su lanza retándole para que aceptara que su dama era más hermosa que su Dulcinea a lo que Don Quijote responde que Dulcinea es la más hermosa mujer del mundo y él el más desdichado de los caballeros pero que no puede mentir y que le quite la vida. El caballero de la Blanca Luna decide que eso es suficiente y que solo le pide el año de retiro en su casa sin buscar más aventuras, Don Quijote lo acepta todo menos cualquier cosa que dañase a Dulcinea. El Virrey y Don Antonio junto con otros caballeros fueron testigos y levantaron a Don Quijote quien se encontraba herido y sin color y lo llevaron a la ciudad de regreso en una silla de manos. Sancho se lamentaba sin cesar de la terrible aventura de Don Quijote y Don Quijote se lamentaba de no poder tomar armas por todo un año, creyendo que su aventura había sido solo un sueño.

Capitulo LXV.- Donde se da noticia quien era el de la blanca luna, con al libertad de Don Gregorio y de otros sucesos.

Don Antonio siguió al caballero de la blanca luna hasta que este se dio cuenta de que lo perseguían y se volteo con Don Antonio a revelarle cual era su identidad. El era un hombre del mismo lugar de donde venia Don Quijote y le explico que la enfermedad que Don Quijote tenia daba lastima y cada vez iba empeorando, así que creyendo inventar una pelea por alguien, tomando ay en cuenta que el ganaría, le pediría un año de reposo en el que tal vez podría curarse. Después de la revelación pidió a Don Antonio no descubrir lo que el había confiado. Y accedió aunque en la realidad prefería seguir teniendo las locuras de Don Quijote y su escudero Sancho a su salud.

Mientras Sancho consolaba a Don Quijote por el triste acontecimiento, interrumpió Don Antonio diciendo que el renegado había encontrado a Don Gregorio y ya se encontraban en la playa. Llegaron todos a la playa y vieron el encuentro de los dos jóvenes, Ana Félix y Don Gregorio.

Don Antonio y el Visorrey se ofrecieron para negociar que Ana Félix y su padre se quedaran en España, pues eran personas bien intencionadas y cristianas. Finalmente Ana Félix se quedo en Casa de Don Antonio pero este tuvo que partir junto con Don Quijote y Sancho, así la despedida entre Don Gregorio y Ana fue triste y con muchas lagrimas.

Capitulo LXVI.- Que trata de lo que vera el que lo leyere o lo oirá el que lo escuchare leer.

Al salir de Barcelona Don quijote recuerda con tristeza su desdicha acontecida hace poco tiempo y se lamenta, pero Sancho lo consuela diciéndole que él no se lamenta de haber sido antes gobernador y ahora un pobre escudero, a lo cual Don Quijote contesta que Sancho habla como si fuera filósofo. Don Quijote promete cumplir su palabra de encerrarse un año sin aventuras y parten caminando, colgando las armas y los escudos de un árbol. A los cinco días de estar caminando se encontraron en un lugar con unos labradores que discutían una apuesta, al verlos le pidieron a Don Quijote y Sancho que fueran jueces en decidir sobre la apuesta pero Don Quijote les comentó que él estaba demasiado triste, y que Sancho podía hacer de juez pues ya había sido gobernador. Se trataba de hacer justicia en una carrera donde un competidor pesaba mas que el otro y querían arreglarlo poniéndole al mas liviano varios kilos de hierro encima para que fuera justa la carrera, a lo que Sancho responde que lo justo sería quitarle varios kilos de carne al que estaba más gordo y así sería igual de justo, con lo que los labradores quedan asombrados con su justicia y sabiduría. Parten pues Sancho y Don Quijote y en el camino se encuentran al lacayo del Duque, que era llamado Tosilos, quien saludó a Don Quijote y le contó que no pudo casarse con la hija de doña Rodríguez pues la metieron de monja y que iba a Barcelona a llevar unos encargos al Virrey. Tosilos y Sancho se sentaron a compartir las viandas que llevaba el lacayo, quien comentó a Sancho que su amo estaba loco y Sancho le cuenta que además va rematado pues lo venció el caballero de la Blanca Luna.

Capítulo LXVII.- De la resolución que tomó Don Quijote de hacerse pastor y seguir la vida del campo en tanto que se pasaba el año de su promesa, con otros sucesos en verdad gustosos y buenos.

Don Quijote preguntó a Sancho si el lacayo le había comentado algo sobre Altisidora, la mujer que lo había insultado cuando partió, debido a que estaba enamorada del él y eran todos víctimas como Dulcinea y el lacayo de un encantamiento, pues hay mucha diferencia entre las obras que se hacen por amor y las que hacen por agradecimiento. Altisidora le dijo, “me insultó porque sabía que yo no podía corresponderle debido a mi amor por Dulcinea”, quien había sido convertida en una labradora por el encantamiento. Don Quijote pide a Sancho se deje azotar para terminar con el encantamiento de Dulcinea pero Sancho se niega y dice que él no cree en el encantamiento pero que si es así él mismo prefiere darse los azotes cuando lo crea conveniente. Don Quijote sugiere a Sancho se vuelvan pastores y se pongan por nombres Pastor Quijotiz y Pastor Pancito y así podrían correr grandes aventuras siendo pastores, y comentan durante en camino lo que harían en sus aventuras. Sancho comenta que no le agradaría tanto la vida de pastor después de haberla reflexionado y recuerda algunos refranes al respecto, a lo que Don Quijote le dice que deje de decir tantos refranes pues los dice sin venir al caso y aunque él también los usa en gran manera por lo menos los usa sabiendo cuando hacerlo y siempre caen como anillo al dedo, pues el refrán que no viene a propósito antes es disparate que sentencia.

Capítulo LXVIII.- De la cerdosa aventura que le aconteció a Don Quijote.

Don Quijote no podía dormir y despertó a Sancho y le dijo que contemplara la serenidad y soledad de esa noche obscura en la que estaban y que era perfecta para darse unos cuantos azotes, Sancho enojado le dijo que el sueño era algo muy preciado para el y que de ninguna manera se azotaría a esas horas. Fue entonces cuando se oyó a lo lejos un ruido ensordecedor y Don Quijote y Sancho se pusieron alertas, pero cuando el ruido se acerco más, vieron venir a una feria de más de 600 puercos en su camino, los cuales pasaron por encima de ellos sin problemas. Don Quijote y Sancho pensaron que era un castigo del cielo a los caballeros vencidos seguido de esto Sancho se quedo dormido y

Don Quijote entre suspiros canto.

Al siguiente día volvieron al camino y vieron hasta diez hombres a caballo y cinco a pie rodeándoles, los amenazaron de muerte y los hicieron sus presos. Llegaron a un castillo por la noche que Don Quijote reconoció pues era del Duque, donde ya habían estado.

Capitulo LXIX.- Del más raro y más nuevo suceso que en todo el discurso desta grande historia avino a Don Quijote.

Los hicieron arrastrar hasta el patio donde vieron una terrible escena, se encontraban en medio de cien hachas, casi quinientas luminarias, y cien candeleros que abrían paso a un cuerpo muerto de una hermosa doncella, y a su lado, sentados dos personajes, que señalaban ser reyes. Junto a ellos se sentaron los presos Don Quijote y Sancho. Aparecieron el Duque y la Duquesa y Don Quijote concluyo que la bella dama en el centro era Altisidora.

A continuación vistieron a Sancho con una túnica que tenia llamas como bordados, lo que le hacia parecer estar ardiendo.

Un joven junto a la doncella empezó a cantar suavemente, pero la letra culpaba a Don Quijote de la muerte de Altisidora, en ese momento un rey se paro y dijo que la única forma de mantener la salud de Altisidora era pellizcar y dar alfilerazos a Sancho, por lo cual Sancho rompió el silencio y dijo que ya era suficiente, que estaba harto de recibir castigos por culpa de muertes o encantamientos. Pero no importo al ministro y dio al orden para cumplir su mandato. Sancho no tuvo otra opción que sufrir sus tormentos pero tras los alfilerazos, tomo en sus manos el hacha y persiguió uno a uno a sus verdugos. En ese momento Altisidora so volteo hacia un lado y todos se sorprendieron de verla viva; viendo esto, Don Quijote se puso de rodillas frente a Sancho y le suplico que se diera unos cuantos azotes para desencantar a Dulcinea y Sancho se negó a ser “la vaca de la boda” era suficiente para el.

Altisidora se levanto y le agradeció a Sancho haberle devuelto la vida y a Don Quijote lo culpo por haberla perdido.

Despejaron el patio y se llevaron a Don Quijote y a Sancho Panza.

Capitulo LXX.- Que sigue al sesenta y nueve, y trata de cosas no escusadas para la claridad de esta historia.

Don Quijote y Sancho Panza discutieron es a noche sobre lo acontecido y se durmieron; en este tiempo Cide Hamete quiso rendir cuentas a los duques de toda la historia que había pasado Sancho y Don Quijote, de su derrota, la traza del encantamiento de Dulcinea y la promesa de Don Quijote de retirarse todo un año de ser caballero andante, pera así sanar su locura.

Sabiendo esto el Duque quiso jugarle una broma a Don Quijote y Altisidora participo, ella se visito con una túnica blanca y entro al aposento de estos dos presos, se sentó y le dijo a Don Quijote que por ser una doncella discreta, sufrida y enamorada murió por guardar su secreto y gracias a el sufrimiento del otro pudo volver a la vida, sino se hubiera quedado en el otro mundo; entonces Sancho le pregunto que como era el otro mundo y ella respondió que no había llegado precisamente a el sino a las puertas para entrar y describió el lugar y como era odiado el libro de la segunda parte de Don Quijote de la Mancha, y a lo que respondió Don Quijote que estaba de acuerdo que estuviera en el infierno ese libro porque no decía al verdad su autor , y antes de que Altisidora se quejara de el de nuevo, Don Quijote le explico que lo sentía por ella, pero el solo tenia ojos para Dulcinea de Toboso y que nadie podía obligarlo a no pensar en ella, Altisidora se enojo y le dijo que todo había sido un engaño y nunca hubiera muerto por el, en ese momento entro un poeta a la estancia y al ver a Don Quijote le comento que era un admirador.

El Duque y la Duquesa entraron y Don Quijote le pidió permiso para partir pues estaba ya muy cansado y necesitaba reposar un caballero vencido, los Duques se lo concedieron y partieron esa misma tarde.

Capitulo LXXI.- De lo que a Don Quijote le sucedió con su escudero Sancho yendo a su aldea

Se encontraban Don Quijote y Sancho caminando por la hierba afligidos todavía por lo vencidos, cuando empezaron a discutir si Altisidora habría estado realmente muerta y si el martirio era solo una burla, cuando Don Quijote le propuso a Sancho pagarle por los azotes, este accedió y a medida que se los daba, le parecía mas doloroso, y por lo tanto negociaba mas dinero con su amo. A los mil azotes Don Quijote le pidió que parara pues eran demasiados para un día, pero Sancho insistió en darse otros mil; lo que Don Quijote no sabia era que Sancho azotaba a los árboles y gritaba por ellos, esto se hizo toda la noche hasta que se quedo dormido.

A la mañana siguiente, llegaron a una aldea donde admiraron pinturas y se hospedaron.

Por al noche Don Quijote le recordó a Sancho que debía de darse otra tanda de azotes, pero este nervioso le dijo que prefería dárselos junto a los árboles, pues sentía que le acompañaban en su sufrimiento. Don Quijote entonces recapacito y le dijo que deberían de guardar fuerzas para llegar a su aldea.

Capitulo LXXII.- De cómo Don Quijote y Sancho llegaron a su aldea.

Llegaron a un mesón donde conocieron a Don Álvaro Tarfe, a Don Quijote le pareció conocido el nombre, pues lo había leído en la Segunda parte de Don Quijote de la Mancha, este le pregunto a donde se dirigía y era a Granada, la tierra patria de Don Quijote también.

El Quijote le pregunto por curiosidad si conocía al Don Quijote de el libro moderno que recién habían escrito, y Don Álvaro el respondió que si, que lo había conocido y que lo había ayudado a ir a Zaragoza y que ninguno de los presentes se les parecían. Fue entonces cuando Sancho Panza le aclaro que se encontraban en frente de el los verdaderos y valientes caballeros Don Quijote de la Mancha y Sancho Panza, su escudero. Don Álvaro se sorprendió pero lo creyó todo por la forma de ser de Sancho y pidió unas disculpas.

Comieron todos en el mesón, y don Quijote le pidió a un escribano ante el alcalde, diera legalidad a que Don Álvaro firmara que por primera vez había conocido a Don Quijote y que al del libro de un tal Avellaneda de Tordesillas era falso. Salieron muy alegres Don Quijote y Sancho y se dirigieron a su aldea mientras que Don Álvaro partió también pero por otro camino. Llego la noche y Sancho se azoto de nuevo junto con los árboles y bajo la “supervisión” de Don Quijote. En al madrugada lograron ver su aldea y bajaron la cuesta para llegar.

Capitulo LXXIII.- De los agüeros que tuvo Don Quijote al entrar de su aldea, con otros sucesos que adornan y acreditan esta grande historia.

Don Quijote estaba triste al llegar a su aldea, pues había visto a un par de niños peleando por un objeto, en donde uno le grito al otro, que nunca lo volvería a ver, y Don Quijote lo tomo como un signo de que Dulcinea de Toboso no aparecería. Sancho trato de consolarlo comprando el objeto de tan apreciado e los niños y se lo entrego a Don Quijote para que eso también fuera una señal de que al volvería a ver.

Entrando a la aldea toparon con el Cura y el Bachiller Carrasco.

Sancho dejo sobre rucio la túnica en llamas que le había dado el Duque y la caroza de la cabeza, donde se vio la mas nueva transformación de su persona.

Junto con el Cura y el Bachiller fueron a casa de Don Quijote, donde se encontraron a Teresa Panza y sus hijos. Sancho al verlas se alegro y fueron a su hogar, dejando a Don Quijote en el suyo.

Don Quijote converso de sus aventuras con el Cura y el Bachiller y le propuso que lo acompañaran a ser pastores en el resto del año. Estos se sorprendieron de la nueva locura pero accedieron por compasión de su viejo flaco amigo.

Entonces Don Quijote les pidió a sus sobrinas que lo llevaron a su lecho, donde le dieron de comer y beber.

Capitulo.- De como Don Quijote cayo malo, y el testamento que hizo y su muerte.

Don Quijote cayo en cama durante seis días con calentura, no se sabía si era por su amor fallido con dulcinea o por su propio destino. Sus amigos lo intentaron todo para contentarle, el Cura, el Bachiller y el Barbero, pero Sancho estuvo en su cabecera siempre.

El medio fue a verle, y le pareció que el fin estaba cerca. Sancho lloro amargamente.

Don Quijote pidió que lo dejaran solo para dormir un poco y así se hizo.

Al despertarse, pidió que vinieran el Cura, el Bachiller, el Barbero y a Sancho para poder hacer su testamento. Mando pedir a un escribano y a un confesor.

Su amigo cura le confeso, y se dudo si fuera capaz de escribir un testamento, pero todo indico que se encontraba cuerdo en ese momento y se le permitió.

A Sancho le dejo todo el dinero que sobrara después de haber sido pagadas las deudas que tenia. Don Quijote volteo a ver a Sancho y se disculpo por lo que le había hecho pasar, pero Sancho llorando le dijo que se levantara y que no podía dejarse vencer por la muerte. Don Quijote siguió dictando su testamento y le dejo a su sobrina su hacienda, sus albaceas al Cura, al Bachiller y al Barbero. Y aclaro en una cláusula que si su sobrina se casaba con alguien que leyera caballería le serian quitados los bienes adquiridos. Y que al autor de la Segunda parte de las hazañas de don Quijote de la Mancha, le pidieran perdón de su parte por haber dado pie a escribir tantos disparates.

Con esto termino e testamento.

En los días siguientes, empezó a desmayarse muy seguido, y al tercer día Don Quijote murió.

CARACTERISTICAS DE LOS HÉROES DE LAS NOVELAS DE CABALLERÍAS.

 -Es hijo de reyes o de príncipes y desde su nacimiento está predestinado al triunfo y a la fama. Vive en una eterna juventud y su vitalidad, fuerza física y hermosura incomparable son reflejo de su belleza superior.

-Tiene un valor a toda prueba, que lo convierte en un héroe invencible frente a otros caballeros gigantes.

-Sus antagonistas son muy variados: desde caballeros hasta enemigos desleales que encarnan las fuerzas del mal: gigantes, encantadores, fieras y monstruos.

-Frente a ellos sufre apuros y contratiempos, pero siempre sale triunfante y es el más noble y valiente.

-Entre sus colaboradores y ayudantes destaca el escudero, que le cuida las armas y el caballo, le ayuda en la botella y actúa como confidente y mensajero.

-El amor y las aventuras íntimas relacionadas, son los temas esenciales del relato caballeresco:

     El caballero es el perfecto enamorado de una dama de noble origen a lo que guarda fidelidad amorosa como señora de sus pensamientos y acciones. Ella es el motor que mueve al caballero a la aventura y el norte de sus deseos de triunfo y de gloria.

      El caballero andante lleva una vida itinerante siempre a caballo en busca de aventuras. El caballo y las armas son los instrumentos esenciales para las aventuras.

Las aventuras tienen como nota esencial su carácter fantástico, por la exageración de las hazañas del caballero, por los escenarios en que se desarrollan y el carácter de los enemigos.

  -ORGANIZACIÓN INTERNA:

Los rasgos esenciales son la búsqueda, el viaje y la estructura episeica .Las aventuras y hazañas se configuran como episodios independientes, unidos a la presencia y la acción del caballero andante.

-LENGUAJE:

Combina el estilo elevado y el estilo del relato popular, un estilo refinado y artificial alejado de la lengua común, con abusos de cultismos, complejidad sintáctica y numerosas arcaísmos medievales, que dan al relato un tono poco natural. Recursos que suscitan el interés del lector, llamadas de atención, recopilaciones de lo ya contado, anticipaciones de lo que ocurrirá después, suspensión del relato en un momento interesantes y finales abiertos.

- DIFUSION:

Enorme éxito editorial, sus disparatadas aventuras gustaron y enloquecieron a lectores de cualquier edad, sexo y condición.

A lo largo del siglo XVI se publicaron unas cincuenta novelas de este género, que tuvieron una enorme difusión.

- Amadís de Gaula, es el personaje elegido para analizar a los héroes de las novelas de caballería en general. Este héroe dedicó su vida a cumplir su ideal de caballería, el cual era ayudar a el necesitado y construir un mundo mejor. Hay que entender que los caballeros andantes surgieron como respuesta al fin de las luchas entre los españoles y los moros rebeldes

- La grandiosa figura de El Quijote marcó el fin de las novelas de caballería, a pesar de que esta novela cervantina es considerada como la más perfecta novela de este género. Lo impresionante de esta obra es que son dos historias simultáneas, que plantean hechos y posiciones contrarias de ver la vida. Don Quijote será analizado en el cuarto capitulo de la monografía.

PROTOTIPO DE HEROES:

El código de valores son todas aquellas virtudes que el héroe debe manejar para llegar a ser un modelo de conducta para el pueblo que lo rodea. Estos dones pueden ser competitivos los cuales le permiten ganar batallas y enfrentarse a sus enemigos, satisfacen el "yo" del héroe y su fuerza física. El otro tipo de virtudes que conforman a el héroe son las cooperativas, en las cuales el héroe demuestra sus sentimientos de bondad, de solidaridad, de amor a el que lo necesita; estos dones enriquecen su espíritu. Cada héroe compone su código de valores según el tiempo y el espacio en que vive; un héroe de la antigua Grecia como Odiseo no podría tener el mismo código de valores que tiene Amadís de Gaula.

Lo que verdaderamente mueve las acciones del héroe, aparte de hacer el bien y de dar el ejemplo, es el hecho de buscar ser inmortales a través de la fama. Muchas veces el deseo de la inmortalidad no es consciente pero siempre está presente, su esencia en si quiere alcanzarla pero su razón muchas veces siente que todo será en vano.

También existe un término muy importante en los héroes y es el "ser de corazón puro". Esto consiste en ser la única persona capaz de realizar un hecho en particular. Como ejemplo claro de esto, tenemos a Odiseo quien fue el único capaz de tensar el arco dentro de todos los pretendientes de Penélope. El hecho de que el héroe sea un ser de corazón puro magnifica su espíritu y aumenta su código de honor.

Miguel Cervantes de Saavedra:

El insigne escritor, gloria de las letras españolas, nació el 29 de septiembre de 1547 en Alcalá de Henares (Madrid). Poco se sabe de los estudios que cursara Miguel en su infancia y adolescencia, pero no parece que fueran los que hoy llamamos universitarios. Se sabe que asistió a un colegio de jesuitas pero se ignora la ciudad, aunque se sospecha que fue durante su estancia en Valladolid. Ya en Madrid, parece ser que fue maestro suyo Juan López de Hoyos, destacado literato de la época. Con poco más de veinte años se fue a Roma al servicio del cardenal Acquaviva. Recorrió Italia, se enroló en la Armada Española y en 1571 participó con heroísmo en la batalla de Lepanto, "la más grande ocasión que vieron los siglos". En la batalla de Lepanto, que es donde comienza el declive del poderío turco en el Mediterráneo, formaban el frente cristiano: la marina española; el estado del Vaticano; y el estado de Venecia. Allí fue en donde Cervantes, a consecuencia de un disparo de arcabuz recibido en el pecho y en el brazo izquierdo, perdió gran parte de la movilidad de éste, por lo que fue llamado el Manco de Lepanto. El 26 de septiembre de 1575, cuando regresaba a España, los corsarios asaltaron su barco en la desembocadura del río Ródano, le apresaron y llevaron a Argel, donde sufrió cinco años de cautiverio. Cervantes quedó libre después de que unos frailes trinitarios pagaran por él un rescate, el 19 de septiembre de 1580. A su regreso a Madrid encontró a su familia en la ruina. Cuando contaba 37 años de edad se casa en Esquivias (Toledo) con Catalina de Salazar y Palacios, de 19 años; arruinada también su carrera militar, intenta sobresalir en las letras. Y publica la novela "La Galatea" (1585) y lucha, sin éxito, por destacar en el teatro. Sin medios para vivir, es destinado a Andalucía como comisario de abastos y recaudador de impuestos para la Armada Invencible. Allí acaba en la cárcel, acusado de irregularidades en sus cuentas. También fue excomulgado por tres veces ante el intento de cobrar a la iglesia los impuestos que ésta estaba obligada a satisfacer.

En 1605 publica la primera parte del Quijote; el éxito dura poco. En 1606 regresa a Madrid, en donde vive con apuros económicos y se entrega a la creación literaria. En sus últimos años publica las "Novelas ejemplares" (1613), el "Viaje del Parnaso" (1614), "Ocho comedias y ocho entremeses" (1615) y la segunda parte del Quijote (1615). El triunfo literario no lo libró de sus penurias económicas. Dedicó sus últimos meses de vida a "Los trabajos de Persiles y Segismunda" (de publicación póstuma, en 1617). Murió en Madrid el 23 de abril de 1616 y fue enterrado de caridad. Es posible que Cervantes empezara a escribir el Quijote en alguno de sus varios periodos de encarcelamiento a finales del siglo XVI, hay pues una diferencia de 10 años entre la primera y la segunda parte de la novela de El Quijote. El escritor español terminó la primera parte de su novela y la continuó debido a que Femández de Avellaneda publica una falsa continuación de El Quijote. En esta supuesta continuación el personaje principal, Alonso Quijano, al igual que los secundarios, decaen completamente debido a que todo lo hermoso y lo mágico que Cervantes había logrado conseguir a través de ellos se vio en peligro de destrucción si no se actuaba rápido, ya que la obra perdería toda su grandeza; es por esto que el autor de esta inolvidable novela se ve en la obligación de darle un final auténtico a El Quijote. "La Segunda Parte apócrifa no puede compararse con la de Cervantes, ni en dicción, ni en contenido. El contenido de la apócrifa está lleno de materialismo, en contraste con la de Cervantes".

En el verano de 1604 estaba terminada la primera parte, que apareció publicada a comienzos de 1605 con el titulo de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha. El éxito fue inmediato. En 1614 aparecía en Tarragona la continuación apócrifa escrita por alguien oculto en el seudónimo de Alonso Fernández de Avellaneda.... La terminó muy pronto, acuciado por el robo literario y por las injurias recibidas. Por ello, a partir del capitulo 59, no perdió ocasión de ridiculizar al falso Quijote y de asegurar la autenticidad de los verdaderos don Quijote y Sancho. Esta segunda parte apareció en 1615 con el titulo de El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha. En 1617 las dos partes se publicaron juntas en Barcelona. Y desde entonces el Quijote se convirtió en uno de los libros más editados del mundo y, con el tiempo, traducido a todas las lenguas con tradición literaria.

FUENTES LITERARIAS DEL QUIJOTE.

-El anónimo Entremés de los romances, en donde el letrado, Bartolo, enloquece por la lectura de romances, abandona su casa para imitar a sus héroes, defiende a una pastora y resulta apaleado por el cuando es hallado por su familia, imagina que le socorre el Marques de Montana

-Las obras de modelo son, Amadís de Gaula, Tirant lo Blanc y el Primaleon.

-Influyo la novela pastoril, morisca y picaresca.

-Personajes y temas de los romances.

-Son constantes sobre todo a las figuras del ciclo....... y del ciclo........

-El Quijote Falso de Avellaneda que difluira en la segunda parte del Quijote.

Conclusión:

Entre lo que investigué de las novelas de caballería aparece que “El Quijote de la Mancha” nos presenta una mezcla o resumen de las dos corrientes que se contraponían en su época, que eran el realismo, donde se presentaba las consecuencias de guerras, del hambre, etc... Y la corriente del idealismo, que se caracterizaban por ser fantásticas y llenas de sueños alegres, y que es perfectamente visible a lo largo del libro, lo cual me permitió darme una mejor idea de lo que estaba leyendo.

Ahora comprendo porque esta obra ha trascendido tanto tiempo, pues al igual que la Divina Comedia, esta adaptada a su época, pero atrás de todo su estilo de burla, tiene temas muy profundos respecto a lo que significa el hombre y el contraste entre el mundo que vive en la tierra, y el de su pensamiento o su “locura”. Me parece que Miguel Cervantes de Saavedra marco un época muy importante de transición, pues hasta donde se, no habían novelas de este estilo tan innovador en su época.

También representa para mi, como en esa época los ideales de justicia, libertad, amor (Dulcinea de Toboso) eran lo suficientemente fuertes, o valiosos, como para entregar la vida por ellos, pero al mismo tiempo representa como estos ideales personales pueden ser incomprendidos, y como la sociedad lo ve como un simple loco que quiere salvar al mundo, y como, finalmente esta ilusión de un mundo lleno de palabras de honor y promesas de amor terminan en locura y muerte, pero también con la ilusión de un personaje eterno.

Personalmente, el personaje de Sancho Panza me llamo mucho al atención, pues representa el lado mas humano de la novela, el como a veces buscamos todos salir de nuestra realidad pero en algún momento nos tenemos que volver a ubicar en ella, el comprende la locura de Don Quijote pero también vive su realidad.