Don Quijote de la Mancha; Miguel de Cervantes

Miguel de Cervantes. Siglo de Oro de la literatura española. Narrativa del Renacimiento. Novelas de caballería

  • Enviado por: Victor Ortega
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 5 páginas
publicidad
publicidad

El ingenioso Hidalgo Don quijote de la Mancha

Voy a realizar un comentario de texto de la obra cumbre de nuestra literatura, editada cientos de veces y traducida a todas las lenguas cultas del mundo (después de la Biblia es el libro más traducido y editado del mundo). Esta obra inmortalizó el nombre de Miguel de Cervantes Saavedra como uno de los mayores exponentes de la narrativa y como el iniciador de la novela moderna. Comentaré, sin más preámbulos la grandiosa novela "El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha".

En el siglo XVII se leyó simplemente como un libro humorístico que se burlaba de los libros de caballerías, ya que Cervantes, al escribir el Quijote, se proponía ridiculizar los libros de caballería, que gozaban de una enorme popularidad en la época. En el S. XVIII se le consideró como una obra clásica y como modelo de lenguaje. Los españoles empezaron a sentirse muy orgullosos de la novela que muchos extranjeros empezaron a intentaron imitar.

La prosa española alcanzó su cumbre con esta obra. El Quijote no posee un estilo uniforme sino que es admirable la riqueza polifónica con la que se expresan sus múltiples personajes: cada uno habla según su condición y su estado de ánimo.

Los personajes principales de la obra son Don Quijote y Sancho Panza. El primero es alto, flaco, con una larga barba blanca, culto y con mucha imaginación; tanta que confunde la realidad con hechos imaginativos que cobran vida en su cerebro. El segundo es el escudero de Don Quijote, bajo y regordete, bondadoso y de gran corazón. Es el encargado de hacerle ver a Don Quijote que sus fantasías no son reales. La figura de Sancho resulta de vital importancia, ya que sirve para dar pie al dialogo; las conversaciones entre don Quijote y Sancho son uno de los mayores atractivos de la obra. Se cruzan entre ellos frases ingeniosas y reglas de experiencia: no hay que olvidar que El Quijote es una obra de madurez; Cervantes lo escribió con más de 50 años.

La acción principal de la novela gira en torno a tres salidas que el protagonista hace por tierras de La mancha, Aragón y Cataluña. Las dos primeras se narran en la primera parte (publicada en 1605) y la tercera en la segunda parte (publicada en 1615).

El hidalgo Alonso Quijano, llamado por sus vecinos El Bueno, enloquece leyendo libros de caballería (esta locura no es como las que acostumbramos a ver, ya que incluso dentro de sus fantasías, el Quijote razona perfectamente y afirma y niega de forma coherente.) y bajo el nombre de Don Quijote de la Mancha, decide armarse caballero andante y lanzarse a vivir aventuras acompañado de su gran amigo y escudero Sancho Panza, unas armas anticuadas y un viejo caballo, Rocinante; y dedicarse a deshacer entuertos por las interminables llanuras manchegas.

Ahora voy a hacer un breve resumen y algún comentario del capítulo VIII de la primera parte, titulado: Del buen suceso que el valeroso Don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginable aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felice recordación.

Habla de las aventuras que vivió Don Quijote, entre ellas la de los molinos:… "La aventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear.

Cuando iban por el campo, Don Quijote divisó a lo lejos lo que para él eran unos gigantes, que en realidad eran molinos y así se lo intentó hacer ver Sancho, pero Don Quijote no lo escuchó y se fue a todo galope contra los gigantes, y al chocar con los molinos le hizo pedazos la lanza; caballo y caballero cayeron al suelo. "¿Qué gigantes?" La pregunta de Sancho resume la dialéctica entre el idealismo de Alonso Quijano y el realismo de Sancho Panza, que sólo piensa en comer y beber, en la paga que su señor le abona tarde, mal y nunca, y en los reinos y dominios prometidos.

Ya recuperados de ese incidente, Don Quijote vio a unos frailes de la orden de San Benito y a unas damas que venían en un coche por el mismo camino, pero no con los frailes. Don Quijote creyó ver, sin embargo, a unos bandidos disfrazados que habían secuestrado a las damas.

Don Quijote se enfrentó a ello, uno salió huyendo y el otro quedó tirado. Sancho intentó robarle la ropa al fraile, ya que legítimamente, le tocaban a él los despojos de la batalla que su señor Don Quijote había ganado; cuando un mozo que con los frailes estaba, lo apaleó fuertemente dejándolo vulnerado.

Cuando Don Quijote fue a presentarse con las doncellas, el vizcaíno, que era su escudero, se encaró diciéndole que les dejara pasar o se las vería con él, Don Quijote propuso pelear y… el vizcaíno se llevó parte de la oreja de Don Quijote; éste con gran coraje le atinó en la almohada, que usaba el vizcaíno como escudo, y en la cabeza. El vizcaíno cayó al suelo y Don Quijote le perdonó su vida a cambio de que las doncellas fueran al encuentro de Dulcinea y le contaran su hazaña. Como todo buen caballero andante precisaba una "dueña" a quien ofrecerle sus hazañas en las "buenas guerras" que acometían. Por cierto, que Cervantes aquí ridiculiza el deficiente castellano de los vascuences, en aquella época muy implicados en las conquistas españolas tanto en las Américas como en el Mediterráneo: ejemplo: "si no dejas coche, así te matas como éstas ahí vizcaíno (concordancia "vizcaína"), en vez de: "o dejas el coche, o te mato ahí mismo, que te lo dice un vizcaíno".

Yo creo que esta obra es una de las mejores que se han escrito en la historia de la literatura ya que nos puede enseñar varias formas de ver la vida y aparte tiene un sentido irónico y un buen humor, que hacen de la obra algo maravilloso. El libro en sí es la representación más autentica de la lucha de dos radicales actitudes humanas: la subjetividad frente a la objetividad, el idealismo frente al realismo.

'EL ingenioso Hidalgo Don Quijote'

ALUMNO:

CURSO: 1º A Bachillerato

FECHA: Marzo de 2004