Don Quijote de la Mancha; Miguel de Cervantes Saavedra

Literatura española del Siglo de Oro. Novela renacentista. Narrativa renacentista. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Gabriel
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 15 páginas
publicidad

Don Quijote

Capitulo VII

“De lo que vio Don Quijote en la profunda cueva de Montesinos”

  • NARRADOR: Ya olvidado aquel curioso suceso de las bodas, los dos caminantes después de un día de andar, se albergaron en una pequeña aldea, desde la cual les dijeron que no habían más de dos leguas a la ponderada y profunda cueva de montesinos, donde, movido de su sed de aventuras, don Quijote quería penetrar.

Lo acompañaba, aparte de su escudero, un joven a quien entre los amigos de Basilio, se destino para servirle de guía; desde que se hubo hablado de la famosa cueva.

La cueva tenia la boca espaciosa y ancha, pero llena de zarzas y malezas, tan espesas e intrincadas que de todo en todo la cegaban y encubrían. En viéndola, se apearon el joven, Sancho y don Quijote, al cual los dos lo ataron luego fortisímamente con largas sogas.

    • SANCHO:- Mire vuestra merced, señor don Quijote, lo que hace; no se quiera sepultar en vida, ni se ponga donde parezca fresco que lo ponen a enfriar en algún pozo.

    • GUÍA:- Suplico a merced, señor don Quijote, que mire bien y pecule con cien ojos lo que hay allá dentro.

  • NARRADOR: Y luego el de los leones se hincó de rodillas, e hizo una oración en voz baja al cielo, pidiendo a Dios lo ayudase y le diese un buen suceso en aquella, al parecer, peligrosa y nueva aventura.

Se acerco a la cima; vio no ser posible descolgarse ni hacer lugar a la entrada sino era a cuchilladas.

Habiendo entrado ya en la cima, iba don Quijote dando voces que le diesen soga y mas soga, y ellos se la daban poco a poco; y cuando las voces, que acanaladas por la cueva salían, dejaron de oírse, ellos tenían descolgadas las cien brazas de soga y fueron de parecer de volver a subir a don Quijote, pues no le podían dar mas cuerda. Se detuvieron como media hora, al cabo del cual espacio volvieron a recoger la soga con mucha facilidad y sin peso alguno, señal que les hizo imaginar que don Quijote se quedaba adentro, y creyendo así sancho lloraba amargamente y tiraba con mucha prisa por desahogarse; a poco mas de las ochenta brazas, sintieron peso, de que en extremo se alegraron. Finalmente, vieron distintamente a don Quijote.

  • SANCHO:-Sea vuestra merced muy bien vuelto, señor mió: que ya pensábamos que se quedaba allí para casta.

  • NARRADOR: Pero no respondía palabra don Quijote; y sacándole del todo vieron que traía cerrados los ojos con muestras de estar dormido, al cabo de un buen espacio volvió en si desperezándose, como si de algún grave y profundo sueño despertara.

  • DON QUIJOTE:-(Mirando a todos lados), Dios os lo perdone, amigos; que me habéis quitado de las mas sabrosas y agradable vida y vista que ningún humano ha visto ni pasado. En efecto, ahora acabo de conocer que todos los contentos de esta vida pasan como sombra y sueño, pues se marchitan como la flor del campo. ¡Oh, desdichados Montesinos! ¡Oh, mal ferido Durandarte! ¡Oh, sin ventura Belerma!

A obra de doce o catorce estados de la profundidad de la mazmorra, a la derecha mano, se hace una concavidad y espacio capaz de poder caber en ella un gran carro con sus mulas el cual vi yo a tiempo cuando ya iba cansado y mohíno de verme pendiente y colgado de la soga, y así determine entrarme en ella y descansar un rato. Di voces pidiéndolos que no descolgaseis mas soga hasta que yo os dijese; pero no revisteis de oírme fui recogiendo la soga y haciendo de ella una rosca o rimero, me senté sobre el, considerando lo hacer lo que debía para calar al fondo, entonces me asalto un sueño profundo, y cuando menos lo pensaba, sin saber como y como no, me hallé en la mitad del mas bello, ameno y deleitoso prado que puede criar la naturaleza. Con todo esto me tente la cabeza y los pechos por certificarme si era yo mismo el que allí estaba. Ofrecióseme luego a la vista un real y suntuoso palacio o alcázar cuyos muros y paredes parecían de transparente y claro cristal, del cual, abriéndose dos grandes puertas vi que por ellas salían y venia hacia mi un venerable anciano.

  • ANCIANO:-(Avanzando hacia don Quijote abrazarlo estrechamente), luengos tiempos ha, valeroso caballero don Quijote de la mancha, que los que estamos en estas soledades encantados esperamos verte, para que des noticia al mundo de lo que encierra y cubre la mas profunda cueva que has entrado, llamada la cueva de Montesinos.

  • DON QUIJOTE:-Le pregunte su fue verdad lo que en el mundo de acá arriba se contaba, que el había sacado de la mitad del pecho con una pequeña daga el corazón de su grande amigo Durandarte y llevándolo a la señora Belerma, como el se lo mando al punto de su muerte.

  • ANCIANO:- En todo decían verdad.

  • DON QUIJOTE:-El venerable Montesinos se metió en el cristalino palacio, donde en una sala baja, franquísima sobretodo, y toda de alabastro, estaba sobre un sepulcro de mármol. Sobre el cual vio un caballero tendido de largo a largo ni de bronce, ni de mármol, ni de jaspe hecho,

como le suelen haber en otros sepulcros, sino de pura carne y de puros huesos.

  • SANCHO:-Yo no sé, como vuestra merced en tan poco espacio de tiempo haya visto tantas cosas y hablado y respondido tantas cosas.

  • DON QUIJOTE:-¿Cuánto a que bajé?

  • SANCHO:-Poco más de una hora.

  • DON QUIJOTE:-Eso no puede ser, porque allá me anocheció y amaneció.

  • SANCHO:-Verdad debe decir mi señor; que como todas las cosas que le han sucedido son por encantamiento, quizás lo que a nosotros nos parece una hora debe parecer allá tres días con sus noches.

-¡Oh, santo Dios!,(dijo en voz alta):¿es posible que tal haya en el mundo, y que tengan en el tanta fuerza los encantadores y los encantamientos que hayan trocado el buen juicio de mi señor en tan disparatada locura? ¡Oh, señor, por quien Dios es, que vuestra merced mire por si y vuelva por su honra, y no de crédito a esas vaciedades!

  • DON QUIJOTE:-Como me quieres bien, Sancho, hablas de esa manera.

  • NARRADOR: No pararon en verdad en esta de la cueva de Montesinos las aventuras de nuestro heroico hidalgo, sino que corrió tras otras varias y sabrosas, como fue la de tomar en veras las figurillas de una presentación de un tal maese Pedro exhibía en su relato de la legua.

Y de desaguisado en desaguisado, marchaban don Quijote y su fiel Panza camino de Zaragoza, a donde el caballero se dirigía, y llegaron al rió Ebro, donde también tuvieron un peligroso lance a causa de una barca que estaba sola junto a la orilla.

Muy cerca anduvo don Quijote de ahogarse con el peso de su armadura, y luego de pagar cincuenta reales a los dueños del barco destrozado, con gran dolor de Sancho, alejáronse los dos del rió.

Capitulo VIII

“Trata de lo que hicieron por los aires Don Quijote y Sancho a lomos de Clavileño”

  • NARRADOR: Otro día, al ponerse el sol y al salir de una selva, tendió don Quijote la vista por un verde prado, y en lo último del vio gente y llegándose cerca conoció que eran cazadores de altanería. Llegóse mas, y entre ellos vio una gallarda señora sobre un palafrén. Todas las señales dieron a entender a don Quijote ser aquella una gran señora, que debía serlo de aquellos todos cazadores.

  • DON QUIJOTE:-Corre, hijo Sancho, y di aquella señora del palafrén que yo, el Caballero de los Leones, beso las manos a su gran hermosura, y que si su grandeza me da licencia, se las iré a besar, y a servirla en cuanto mis fuerzas pudieren y su alteza me mandare.

  • SANCHO:-Hermosa señora, aquel caballo que allí se parece, llamado el Caballero de los Leones, es mi amo, y yo soy un escudero suyo, a quien llaman en su casa Sancho Panza. Este tal Caballero de los Leones, que no ha mucho se llamaba el de la Triste Figura, envía por mi a decir a vuestra grandeza sea servida de darle licencia para que, con su propósito y beneplácito y consentimiento, él venga a poner en obra su deseo, que no es otro, según el dice y yo pienso, que el servir a vuestra encumbrada altanería y hermosura.

  • SEÑORA:-Por cierto, buen escudero, vos habéis dado la embajada vuestra con todas aquellas circunstancias, que las tales embajadas piden.

  • EL ECLESIÁSTICO:-Y a vos, alma de cántaro, ¿quién os ha encajado en el cerebro que sois caballero andante y que vencéis gigantes y que prendéis malandrines?

  • DON QUIJOTE:-El lugar donde estoy, y la presencia ante quien me hallo, y el respeto que siempre tuve y tengo al estado que vuestra merced profesa, tiene y atan las manos de mi justo enojo; y así por lo que he dicho como por saber que saben todos que las armas de los togados son las mismas que las de la mujer, que son lengua, entraré con la mía en igual batalla con vuestra merced, de quien se debía esperar antes buenos consejos que infames vituperios.

-Mis intenciones siempre las enderezo a buenos fines, que son de hacer bien a todos, y mal a ninguno: si el que esto entiende, si el que esto obra, si el que de esto trata merece ser llamado bobo, díganlo vuestras grandezas, duque y duquesa excelentes.

  • SANCHO:-Bien por Dios, no diga más vuestra merced, señor y amo mió, en su abono.

  • EL ECLESIÁSTICO:-¿Por ventura, sois vos, hermano, aquel Sancho Panza que dicen a quien vuestro amo tiene prometida una ínsula?

  • SANCHO:-Sí soy, y soy quien la merece tan bien como otro cualquiera; soy quien “júntate a los buenos serás uno de ellos”, y soy yo de aquellos “no con quien neces sino con quien paces”, y de los “quien a buen árbol se arrima buena sombra lo cobija”.

  • EL DUQUE:-No por cierto, Sancho amigo, que yo, en nombre del señor don Quijote, os mando el gobierno de una que tengo de nones de no pequeña calidad.

  • NARRADOR: Otra famosa aventura que le aconteció a don Quijote en el castillo de los duques fue la de la condesa Trifaldi, llamada también la Dueña Dolorida, que vestida de negro y cubierta con un espeso velo se presentó ante él en demanda de ayuda, acompañada de un cortejo de doce damas también con velos y enlutadas.

  • TRIFALDI (Dueña Dolorida):-El cruel gigante, usando de sus artes de encantamiento, las había impuesto a ella y a sus dueñas un crudelísimo castigo, pues había hecho que a todas las creciesen masculinas barbas.

  • DON QUIJOTE:-Prometió, ponerse en campaña para remediar tales desgracias.

  • UNO DE LOS SALVAJES:-Suba sobre esta máquina el caballero que tuviera ánimo para ello.

  • SANCHO:-Aquí yo no subo, porque ni tengo ánimo ni soy caballero.

  • DON QUIJOTE:-Ya ves, Sancho hermano, el largo viaje que nos espera, y que sabe Dios cuándo volveremos de él; y así querría yo que ahora te retirases a tu aposento, como que vas a buscar alguna cosa necesaria para el camino y en una daca las pajas te dieses a buena cuenta de los tres mil y trescientos azotes a que estás obligado siquiera quinientos, que dados te los tendrás; que el comenzar las cosas es tenerlas medio acabadas.

  • SANCHO:-Por Dios, que vuestra merced debe ser menguado. ¿Ahora que tengo que ir sentado en una tabla rasa quiere vuestra merced que me lastime las posaderas?

  • NARRADOR: Todas las dueñas y cuantos estaban levantaron las voces diciendo:

-¡Dios te guíe, valeroso caballero! ¡Dios sea contigo, escudero intrépido! ¡Ya, ya vais por esos aires rompiéndolos con más velocidad que una saeta!

  • SANCHO:-Señor, ¿cómo dicen éstos que vamos tan altos, si alcanzan aquí sus voces, y no parece sino que están hablando junto a nosotros?

  • DON QUIJOTE:-Destierra, amigo, miedo; que, en efecto, la cosa va como ha de ir, y el viento llevamos en popa.

  • SANCHO:-Así es la verdad.

  • DON QUIJOTE:-Sin duda alguna, Sancho, que ya debemos de llegar a la segunda región del aire, a donde se engendra el granizo o las nieves; los truenos, los relámpagos y los rayos se engendran en la tercera región.

  • SANCHO:-Soñaba haber visto el cielo y hasta las siete cabrillas con las que se entretuvo, recordando sus tiempos de cabrero.

  • DON QUIJOTE:-Pues vos queréis que se os crea lo que habéis visto en el cielo, yo quiero que vos me creáis a mí lo que vi en la cueva de Montesinos, y no os digo más.

Capitulo IX

“De los consejos que dio Don Quijote a Sancho Panza antes que fuese a gobernar la ínsula, con otras cosas bien consideradas”

  • EL DUQUE: (dijo a Sancho)-Adeliñese y compóngase para ir a ser gobernador; que ya sus insulanos le estaba esperando como agua de Mayo.

-Mirad, amigo Sancho: yo no puedo dar parte del cielo a nadie, aunque no sea mayor que una uña; que a sólo Dios están reservadas esas mercedes y gracias.

  • SANCHO:-Ahora bien, venga esa ínsula; que yo pugnaré por ser tal gobernador, que, a pesar de bellacos, me vaya al cielo.

  • EL DUQUE:-Si una vez lo probáis, comeros héis las manos tras el gobierno, por ser dulcísimo cosa el mandar y ser obedecido.

  • SANCHO:-Señor, yo imagino que es bueno mandar aunque sea a un hato de ganado.

  • EL DUQUE:-Con vos me entierren, Sancho, que sabéis de todo.

  • SANCHO:-Vístame como quisieren; que de cualquier manera que vaya vestido, seré Sancho Panza.

  • EL DUQUE:-Así es verdad; pero los trajes se han de acomodar con el oficio o dignidad que se profesa; que no sería bien que un jurisperito se vistiese como soldado, ni un soldado como un sacerdote.

  • SANCHO:-Letras, pocas tengo, porque aun no sé el A, B, C; pero bástame tener el Cristus en la memoria para ser buen gobernador. De las armas manejaré las que me dieren, hasta caer, y Dios delante.

  • EL DUQUE:-Con tan buena memoria, no podrá Sancho errar en nada.

  • SANCHO:-Primeramente, ¡Oh hijo!, has de temer a Dios; porque en el temerle está la sabiduría, y siendo sabio no podrás errar en nada.

-Lo segundo, has de poner los ojos en quien eres, procurando conocerte a ti mismo, que es el más difícil conocimiento que puede imaginarse.

-Así es la verdad; pero fue cuando muchacho, pero después, algo hombrecillo, gansos fueron lo que guardé, que no puercos.

  • DON QUIJOTE:-Así es la verdad, haz gala, Sancho, de la humanidad de tu linaje, y no te desprecies de decir que vienes de labradores.

  • NARRADOR: Don Quijote le indica a Sancho preceptos y reglas con los que serán sus días, su fama será eterna. Son documentos que han de adornar tu alma; y luego le indico los que le han de servir para adorno del cuerpo.

Capitulo X

“De los consejos segundos que dio Don Quijote a Sancho Panza”

  • DON QUIJOTE:-En lo que toca a cómo has de gobernar tu persona y casa, Sancho, lo primero que te encargo es que seas limpio, y que te cortes las uñas.

-No andes, Sancho, desceñido y flojo; toma con discrección el pulso a lo que pidiere valer tu oficio.

-No comas ajos ni cebollas, porque no saquen por el olor tu villanería.

-Anda despacio; habla con reposo.

-Come poco y cena más poco.

-Se templado en el beber.

-Ten cuenta, Sancho, de no mascar a dos cigarrillos, ni de erutar delante de nadie.

  • SANCHO:-Eso de erutar no entiendo.

  • DON QUIJOTE:-Erutar, Sancho, quiere decir regoldar.

  • SANCHO:-En verdad, señor, que uno de los consejos y avisos que pienso llevar en la memoria a de ser el de no regoldar, porque lo suelo hacer muy a menudo.

  • DON QUIJOTE:-Erutar, Sancho; que no regoldar.

  • SANCHO:-Erutar diré de aquí adelante.

  • DON QUIJOTE:-También Sancho, no has de mezclar en tus pláticas la muchedumbre de refranes que sueles.

  • SANCHO:-Eso Dios lo puede remediar.

  • DON QUIJOTE:-¡Eso si, Sancho!

-Se ha moderado tu sueño

-Este ultimo consejo que ahora darte quiero, tu vestido calza entera, ropilla larga, herrelueros; greguescos, ni por pienso; que no les esta bien ni a los caballeros ni a los gobernantes.

  • SANCHO:-Señor, bien veo que todo cuanto vuesa merced me ha dicho son cosas buenas, santas y provechosas; será menester que se me den por escrito que puesto que no sé leer ni escribir, yo se los daré a mi confesor para que me los encaje y recapacite cuando fuere menester.

  • DON QUIJOTE:-¡Ah pecador de mi, y que mal parece en los gobernadores el no saber leer ni escribir!

  • SANCHO:-Bien se firmar mi nombre.

  • DON QUIJOTE:-Dios te guié, Sancho, y te gobierne en tu gobierno y a mí me saque del escrúpulo que me queda que has de dar con toda la ínsula patas arriba.

  • SANCHO:-Señor, si a vuestra merced le parece que no soy de pro para este gobierno, desde aquí le suelto; que más quiero un solo negro de la uña de mi alma, que a todo mi cuerpo; y así me sustentaré Sancho a secas con pan y cebolla como gobernador con perdices y capones: y más, que mientras se duerme, todos son iguales, los grandes y los menores, los pobres y los ricos.

  • DON QUIJOTE:-Por Dios, Sancho, que por solas estas últimas razones que has dicho juzgo que mereces ser gobernador de mi ínsulas.

Capitulo XI

  • NARRADOR: Con todo su acompañamiento llegó luego Sancho a un lugar de hasta mil vecinos, que era de los mejores que el duque tenía. Al llegar a las puertas de la villa, que era cercada, salió el regimiento del pueblo a recibirlo; y luego con algunas ridículas ceremonias le entregaron las llaves del pueblo. Finalmente, en sacándolo de la iglesia, lo llevaron a la silla del juzgado y lo sentaron en ella y el mayordomo del duque le dijo:

-Es costumbre antigua, señor gobernador, que el que viene a tomar posesión de esta famosa ínsula está obligado a responder una pregunta que se le hiciere.

  • ANCIANO SIN BÁCULO:-Señor, a este buen hombre le presté diez escudos de oro por hacerle placer y buena obra, en condición que me los volviese cuando se los pidiese; y no solamente no me los devuelve, me los niega, y dice que nunca tales escudos le presté; y que si se los presté que ya me los ha vuelto. Yo no tengo testigos ni del préstamo ni de la vuelta; querría que vuestra merced le tomase juramento, y si jurara que me los ha devuelto yo se los perdono para aquí y para delante de Dios.

  • SANCHO:-¿Qué decís vos a esto, bueno viejo del báculo?

  • ANCIANO SIN BÁCULO:-Yo, señor, confieso que me prestó, y baje vuestra merced esa vara; y pues él lo deja en mi juramento, yo juraré como se los he vuelto y pagado real y verdaderamente.

  • SANCHO:-Dadme, buen hombre, ese báculo, que le he menester.

  • ANCIANO SIN BÁCULO:(respondió de muy buena gana)-helo aquí, señor.

(Y púsoselo en la mano, tomólo Sancho dándoselo al otro viejo)

  • SANCHO:-Andad con Dios, que ya vais pagado.

  • ANCIANO SIN BÁCULO:-¿Yo, señor? ¿pues vale esta cañaheja diez escudos de oro?

  • SANCHO (Gobernador):-Sí; o sino, yo soy el mayor porro del mundo. Y ahora se verá si tengo yo caletre para gobernar todo un reino.

Capitulo XII

“Donde se prosigue cómo se portaba Sancho Panza en su gobierno”

  • NARRADOR: Cuenta la historia que desde el juzgado llevaron a Sancho Panza a un suntuoso palacio, adonde en una gran sala estaba puesta una real y limpísima mesa. Visto lo cual por Sancho, quedó suspenso, y mirando a todos, preguntó si se había de comer aquella comida como juego de maesecoral. A lo cual respondió el de la vara: no se ha de comer, señor gobernador, sino como es uso y costumbre en las otras ínsulas donde hay gobernadores. Yo, señor, soy médico, y estoy asalariado en esta ínsula para serlo de los gobernadores.

  • SANCHO (Gobernador):- De esa manera, aquel plato de perdices que están allí azadas y, a mi placer, bien sazonadas, no me harán algún daño.

  • MÉDICO:-Esa no comerá el señor gobernador en tanto que yo tuviere vida.

  • SANCHO (Gobernador):-Pues, ¿por qué?

  • MÉDICO:-Porque nuestro maestro Hipócrates, norte y luz de la Medicina en un aforismo suyo dice: Omnis saturatio mala, perdicis autem pésima. Quiere decir: “Toda hartazga es mala; pero la de las perdices, malísima”.

  • SANCHO (Gobernador):-Si eso es así.

  • MÉDICO:-Vuesa merced tiene razón.

  • SANCHO (Gobernador):-Aquel platonazo que está más adelante vahando me parece que es olla podrida, que por la diversidad de cosas que en las tales ollas podridas hay, no podré dejar de topar con alguna que me sea de gusto y de provecho.

  • MÉDICO:-Absit!. Vaya lejos de nosotros tal mal pensamiento: no hay cosa en el mundo de peor mantenimiento que una olla podrida.

  • SANCHO (Gobernador): (con voz grave le pregunto)-¿Como te llamas y donde has estudiado?

  • MÉDICO:-Yo, señor gobernador, me llamo el doctor Pedro Recio de Agüero y soy natural de un lugar llamado Tirteafuera, que esta entre Caracuel y Almodóvar del Campo, y tengo el grado de doctor por la Universidad de Osuna.

  • SANCHO (Gobernador): (con cólera)-Pues, señor doctor Pedro Recio del Mal Agüro, quíteseme luego de delante; si no voto al sol que tome un garrote, y que a garrotazos, comenzando por él, no me ha de quedar médico en toda la ínsula.

  • NARRADOR: Alborotóse el doctor viendo tan colérico al gobernador, y quiso salir Tirteafuera de la sala, sino que en aquel instante sonó una corneta de posta en la calle, y asomándose el maestresala a la venta, volvió diciendo: Correo viene del duque, mi señor; algún despacho debe traer de importancia.

Entró el correo, sudando y asustado, y sacando un pliego del seno le puso en las manos del gobernador, y Sancho le puso en las del mayordomo, a quien mandó leyese el sobrescrito, que decía así: “A don Sancho Panza, gobernador de la ínsula Barataria, en su propia mano o en las de su secretario”.

  • SANCHO (Gobernador):-¿Quién es aquí mi secretario?

  • SECRETARIO:-Yo, señor, porque sé leer y escribir, y soy vizcaíno.

  • SANCHO (Gobernador):-Con esa añadiduda, bien podéis ser secretario del mismo Emperador.

  • SECRETARIO: (leyó una carta)-“A mi noticia ha llegado, señor don Sancho Panza, que unos enemigos míos y desa ínsula la han de dar un asalto furioso, no sé qué anoche: conviene velar y estar alerta, porque no le tomen desapercibió. Yo tendré cuidado de socorreros si os viéredes en trabajo, y en todo haréis como se espera de vuestro entendimiento. Deste lugar, a 16 de agosto, a las cuatro de la mañana. Vuestro amigo, El Duque

  • SANCHO (Gobernador): (al mayordomo)-Lo que agora se ha de hacer, y ha de ser luego, es meter en un calabozo al doctor recio; porque si alguno me ha de matar ha de ser él.

Capitulo XIII

“Del fatigado fin y remate que tuvo el gobierno de Sancho Panza”

  • NARRADOR: Estando Sancho la séptima noche de los días de su gobierno en su cama, no harto de pan ni de vino, sino de juzgar y dar pareceres y de hacer estatutos y pragmáticas, oyó tan gran ruido de campanas y de voces, que no parecía, si no que toda la ínsula se hundía.

  • NARRADOR: Salio a la puerta de su aposento, a tiempo cuando vio venir por unos corredores mas de veinte personas con hachas encendidas en las manos y con las espadas desenvainadas, gritando todos a grandes voces: -¡Arma, arma, señor gobernador! ¡Arma, que han entrado infinitos enemigos en la ínsula, y somos perdidos si vuestra industria y valor no nos socorre!

Con este ruido, furia y alboroto llegaron donde Sancho estaba, atónito y embelesado de lo que oía y veía, y cuando llegaron a él, uno le dijo: - ¡Ármese luego vueseñoria, si no quiere perderse y que toda esta ínsula se pierda!

  • SANCHO (Gobernador):-¿Qué me tengo que armar, ni que sé yode armas ni socorros? Estas cosas mejor será dejarlas para mi amo don Quijote.

  • NARRADOR: ¡Ah señor gobernador! -dijo otro-. ¡Que relevante es ese ármese vuesa merced; que aquí le traemos armas ofensivas y defensivas.

  • SANCHO (Gobernador):-Ármeme norabuena.

  • NARRADOR: Cuando así le tuvieron, le dijeron que caminase, y los guiase, y animase a todos; que siendo el su norte, su lanterna y lucero, tendrían buen fin sus negocios.

  • SANCHO (Gobernador):- ¡Como tengo de caminar, desventurado yo, que no puedo jugar las choquezuelas de las rodillas, porque me lo impiden estas tablas que tan cocidas tengo en mis carnes.

  • NARRADOR: Ande, señor gobernador - dijo otro - ; que mas el miedo que las tablas le impiden el paso.

Unos tropezaban con el, otros caían, y tal hubo que se puso encima un buen espacio, y desde allí, como desde atalaya, gobernaban los ejércitos y a grandes voces decía:

  • SANCHO (Gobernador):- ¡Aquí de los nuestros que por esta parte cargan más los enemigos! ¡Aquel portillo se guarde; aquella puerta se cierre; aquellas escalas se tranquen! ¡Vengan alcancías; pez y resina en calderas de aceite ardiendo! ¡Tríncheense las calles con colchones!

-(Decía entre si):”! Oh, si mi señor fuese servido que se acabase ya de perder esta ínsula, y me viese yo, o muerto, o fuera de esta grande angustia!”

  • NARRADOR: Oyó el cielo su petición, y cuando menos lo esperaba, oyó voces que decían: ¡Victoria, victoria! ¡los enemigos van de vencida!

  • SANCHO (Gobernador):-(dijo con voz doliente)-Levántenme

(Ayudaron a levantar y puesto en pie dijo:)-El enemigo que yo hubiere vencido, quiero que me le claven en la frente. Yo no quiero repartir despojos de enemigos, sino pedir y suplicar a algún amigo, si es que le tengo, que me de un trago de vino, que me seco, y me enjuague este sudor, que me hago agua.

  • SANCHO (Gobernador): (se fue a la caballeriza, hablándole al rucio)-Venid vos acá, compañero mió, amigo mió, y conllevador de mis trabajos y miserias: cuando yo me avenía con vos, y no tenia otros pensamientos que los que me daban los cuidados de remendar vuestros aparejos y de sustentar vuestro corpezuelo.

-Abrid camino, señores míos, y dejadme volver a mi antigua libertad: dejadme que vaya a buscar la vida pasada, para que me resucite de esta muerte presente.

  • MÉDICO (Docto Recio):-No a de ser así señor gobernador, que yo le daré a vuestra merced una bebida contra caída y movimientos, dejándole comer abundantemente de todo aquello que quisiere.´

  • SANCHO (Gobernador):-¡Tarde piache! Así dejare de irme como volverme turco. No son estas burlas para dos veces. Cada oveja con su pareja y nadie tienda mas la pierna de cuanto fuere larga la sabana; y déjenme pasar, que se me hace tarde.

  • MAYORDOMO:-Señor gobernador de muy buena gana dejaremos ir a vuestra merced, puesto que nos pesara mucho de perderle; que su ingenio y cristiano proceder obligan a desearle; pero ya se sabe que todo gobernador esta obligado, antes que se ausente de la parte donde a gobernado, a dar primero residencia; de la vuesa merced de los diez días que a que tiene el gobierno, y váyase a la paz de Dios.

  • SANCHO (Gobernador):-Nadie me la puede pedir, sino es quien ordenare El Duque mi señor: yo voy a verme con el, y a el se la daré de molde; cuanto mas que saliendo yo desnudo, como salgo, no es menester otra señal para dar a entender que he gobernado como un ángel.

  • MÉDICO (Docto Recio):-Por Dios que tiene razón el gran Sancho, porque El Duque ha de gusta infinito de verle.

Capitulo XIV

“Lo que sucedió con unos toros en el camino de Zaragoza”

  • NARRADOR: Cuando don Quijote se vio a campo raso le pareció que estaba en su centro y que los espíritus se le renovaban para proseguir de nuevo el asunto de sus caballerías, (volviéndose a Sancho le dijo:)

  • DON QUIJOTE:-La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra, ni el mar encubre. Venturoso aquel a quien el cielo dio un pedazo de pan, sin que le quede obligación de agradecerlo a otro que al mismo cielo.

  • SANCHO (Gobernador):-Que vuestra merced me ha dicho, no es bien que se quede sin agradecimiento de nuestra parte doscientos escudos de oro, que en una bolsita me dio el mayordomo del duque.

  • NARRADOR: Tomaron los dos andariegos a sus platicas con que entretenían el camino; y tuvieron algunos encuentros con que matizarlo.

Fue uno de los tales el habido con una alegre tropa de mancebos y lindas doncellas que perteneciendo a ricas familias sabían reunido vestidos de pastores y pastoras para representar en el campo una nueva arcadia. Tuvo la idea don Quijote de agradecer tantos cumplidos regalando a los presentes con una hazaña de las suyas.

Don Quijote, puesto sobre Rocinante, embrazando su escudo y tomando su lanza se puso en la mitad de un real camino que no lejos del verde prado estaba. Siguiéndolo Sanchos sobre su rucio con toda la gente del pastoral rebaño, deseosos de ver su arrogante y nunca visto ofrecimiento.

Llego el tropel de los lanceros y uno de ellos que venia mas adelante, a grandes voces comenzó a decir a don Quijote: apártate hombre del diablo del camino, que te harán pedazos los toros.

  • DON QUIJOTE:-¡Ea canalla, para mi no hay toros que valgan, aunque sean de los mas bravos que cría Jarama.

  • NARRADOR: No tuvo lugar de responder el vaquero ni don Quijote lo tuvo de desviarse aunque quisiera; y así, el tropel de los toros bravos y el de los mansos cabestros, con la multitud de los vaqueros, pasaron sobre don Quijote y Sancho, Rocinante y el Rucio.

Capitulo XV

“De la grave y ultima derrota a manos del caballero de la blanca luna”

  • NARRADOR:-Encontrábase el Caballero de los Leones, con su Sancho inseparables, camino de Barcelona. Habiendo sido rodeados por unos cuarenta bandidos que les sorprendieron y espantaron, el jefe de la gavilla, el propio roque, habló al caballero.

    • ROQUE:-No estéis tan triste, buen hombre, porque no habéis caído en las manos de un cruel Osiris, sino en las de Roque Guinart, q tienen mas de compasivas que de rigurosas.

    • DON QUIJOTE:-¡No es mi tristeza, haber caído en tu poder, ¡oh valeroso Roque!, cuya fama no hay limites en la tierra que le de soldados sin el freno.

  • NARRADOR: Tres días estuvo Don quijote con Roque. Aquí amanecían, acullá comían. Unos días huían u otros esperaban sin saber a quien. En fin, por caminos desusados, por atajos y sendas encubiertas partieron Roque, don Quijote y Sancho con otros seis bandidos a Barcelona. Poco después, y todo concertado para la chanza, hizo señal al comitre que zarpasen el ferro, y saltando a mitad de la cirugía con el corbacho o rebenque, comenzó a mosquear las espaldas de la chusma, y alargarse poco a poco a la mar. Y una vez en tierra, después de este marítimo episodio, don Quijote quedo en la casa de don Antonio Moreno y dijo.

  • ANTONIO MORENO:-Insigne caballero jamás como se debe alabado don Quijote de la Mancha, yo soy “el caballero de la Blanca Luna”, vengo a contender contigo, en razón de hacerte conocer y confesar que mi dama sin comparación mas hermosa que tu Dulcinea del Toboso.

  • DON QUIJOTE:(con voz debilitada y enferma dijo) Dulcinea del Toboso es la mas hermosa mujer del mundo, y yo el mas desdichado caballero de la tierra.

Capitulo XVI

“Dé cómo Don Quijote cayó malo, y del testamento que hizo, y su muerte”

  • NARRADOR: Como las cosas humanas sean eternas, yendo siempre en declinación de sus principios hasta llegar a su ultimo fin, y como la de don Quijote tuviese privilegio del cielo para detener el curso de la suya, llegó su fin y acabamiento cuando el menos lo pensaba, se le arraigó una calentura, que le tuvo seis días en la cama, en los cuales fue visitado muchas veces del Cura, del Bachiller y del barbero, sus amigos, sin quitárselas de la cabecera Sancho Panza, su buen escudero. Llamaron sus amigos al médico, tómele el pulso. Y no le contento mucho, y dijo que, por si o por no, atendiesen a la salud de su alma porque la del cuerpo corría peligro. Oyendo esto don Quijote con ánimo sosegado rogó que lo dejasen solo, porque quería dormir un poco. Despertó al cabo de unas 6 horas y dijo.

    • DON QUIJOTE:(con voz alta)-¡Bendito sea el poderoso Dios, que tanto bien me ha hecho! En fin, sus misericordias no tienen límite, ni las abrevian ni impiden los pecados de los hombres.

    • SOBRINA:-¿Qué es lo que vuestra merced dice, señor? ¿Tenemos algo nuevo? ¿Qué misericordias son éstas, o qué pecados de los hombres?

    • DON QUIJOTE:-La misericordia, sobrina, son las que en este instante ha usado Dios conmigo.

    • DON QUIJOTE:(dirigiéndose a todos los de la sala)-Dadme albricias, buenos señores, de que ya yo no soy don Quijote de la Mancha, sino Alonso Quijano, a quien mis costumbres me dieron renombre de Bueno. Yo señores siento que me voy muriendo a toda prisa; y tráiganme un confesor que me confiese.

    • CURA: (acabada la confesión, sale el cura diciendo)-Verdaderamente se muere, y verdaderamente esta cuerdo Alonso Quijano el Bueno; bien podemos entrar para que haga su testamento.

    • DON QUIJOTE:-Sancho Panza a quien en mi locura hice mi escudero, tiene, que porque ha habido entre él y mí ciertas cuentas, dares y tomares, quiero que no se le haga cargo de ellos, ni se le pida cuenta alguna, sino que si sobrare alguno después de haberse pagado de lo que le debo, el restante sea suyo, que será bien poco, y buen provecho le haga: y si como estando yo loco fui parte para darle el gobierno de la ínsula, pudiera ágora, estando cuerdo, darle el de un reino, se le diera, porque la sencillez de su condición y fidelidad de su trato lo merece. (mirando a Sancho, le habla). Perdóname, amigo, de la ocasión que te he dado de aparecer loco como yo, haciéndote caer en el error en que yo he caído, de que hubo y hay caballeros andantes en el mundo.

    • SANCHO:-¡Ay! Respondió Sancho, llorando. No se muera vuestra merced, señor mío, sino tome mi consejo, y viva muchos años; porque la mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir.

    • DON QUIJOTE:-Señores, vamos poco a poco. Ítem, mando toda mi hacienda, a puerta cerrada, a Antonia Quijano mi sobrina. Es mi voluntad que si Antonia Quijano mi sobrina, quisiese casarse, se case con hombre de quien primero se haya hecho información.

    • NARRADOR: Cerró con esto el testamento, y tomándole un desmayo, se tendió de largo a largo en la cama. En fin, llegó el último don Quijote, después de haber abominado con muchas eficaces razones de los libros de caballerías.

Entre compasiones y lágrimas de los que allí se hallaron, dio su espíritu: quiero decir que se murió.