Don Juan Tenorio; José Zorrilla

Literatura española romanticismo. Teatro español romántico. Drama. Argumento

  • Enviado por: Liria
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 10 páginas
publicidad
publicidad

III.- Estructura interna

III.1.- Resumen de la acción

Un joven noble sevillano llamado Don Juan Tenorio seduce en Nápoles a una duquesa, Isabela, haciéndose pasar por su novio el duque Octavio, lo que ella descubre al querer alumbrarle para ver y él niega el farol. Tras esto, en la huida va a parar a la habitación del Rey, quien le encarga al guarda Don Pedro Tenorio (pariente del protagonista) atrapar a ese hombre que ha deshonrado a la Duquesa.

Al entrar Don Pedro en la habitación y descubrir que el burlador es su sobrino decide escucharle y ayudarle a escapar alegando que no pudo alcanzarlo debido a su agilidad al saltar desde la habitación a los jardines, con lo que consigue escapar después de ser descubierto.

Después, viaja a España y naufraga en Tarragona, donde a duras penas Catalinón (su criado) consigue llevarlo hasta la orilla donde aguarda Tisbea que ha oído su gritos de socorro, allí, Tisbea manda a Catalinón a buscar a los pescadores a un lugar no muy lejano y en el tiempo que están ellos solos Don Juan la seduce y esa misma noche la goza en su cabaña, desde la que más tarde huirá con las dos yeguas que Tisbea había criado.

La deja y regresa a Sevilla, donde la historia llega a oídos del rey que busca arreglo y lo compromete con Isabela. Mientras, Don Juan se encuentra con su conocido, el marqués de la Mota, el cual le habla sobre su amada, doña Ana de Ulloa, tras hablar de burlas, “ranas” y mujeres en todos los aspectos; y como el Marqués de la Mota dice de Ana que es la más bella sevillana llegada desde Lisboa, Don Juan tiene la imperiosa necesidad de gozarla y afortunadamente para él, recibe la carta que es para el Marqués al que luego informará de la carta pero con un cambio de planes para así poder él gozar a Ana. Por la noticia de la carta de Ana de Ulloa, el Marqués le ofrece una burla a Don Juan el cual no la rechaza y para lo cual éste ha de llevar la capa del Marqués, que se la presta sin saber que la burla no iba a ser la estipulada, sino la deshonra de Ana al estilo de la de Isabela.

El joven entonces va y engaña a la dama, pero es descubierto por el padre de ésta, Don Gonzalo de Ulloa, y se enfrentan en combate en el que Don Juan mata a Don Gonzalo y tras esto huye en dirección a Lebrija.

Mientras se encuentra lejos de Sevilla, realiza otro engaño, interponiéndose en el matrimonio de dos plebeyos, Aminta y Batricio. Engañándolos hábilmente para así en la noche de bodas llegar a parecer interesado en un casamiento con Aminta, que ella se lo crea y así gozarla.

Luego regresa a Sevilla donde se encuentra con la tumba de Don Gonzalo y se burla del difunto, invitándole a cenar. Sin embargo, la estatua de éste llega a la cita (El convidado de piedra) cuando realmente nadie esperaba que un muerto fuera hacer cosa semejante. Luego, el mismo Don Gonzalo convida a Don Juan y a su lacayo Catalinón a cenar en su capilla y Don Juan acepta la invitación acudiendo al día siguiente, y allí el convidado Don Gonzalo de Ulloa se venga y lo mata sin darle tiempo para el perdón de los pecados de su “Tan largo me lo fiáis”. Famosa frase del Burlador que significa que la muerte y el castigo de Dios están muy lejanos y que por el momento no le preocupa la salvación de su alma.

Tras esto se recupera la honra de todas aquellas mujeres que habían sido deshonradas; y puesto que no hay causa de deshonra, todas las mujeres a las que engañó pueden casarse con sus pretendientes.

III.2.- Tema principal y temas secundarios.

Los temas principales que se complementan unos con otros en la obra El Burlador de Sevillason; el honor, la justicia divina y la deshonra.

El honor es el tema básico y estructurador de toda la obra a demás de ser una rígida ley social en el s. XVII, la pérdida del honor se desagravia con la venganza. El protagonista deshonraa muchos personajes del drama, burlándose de la justicia divina y humana, con una actitud arrogante y cínica, y es esto lo que lleva a las víctimas a querer venganzapara limpiar su honor.

La burla, la seducción, el engaño, el desengaño y la muerte también fueron temas cruciales para la composición de la obra aunque no tan representativos como los anteriores. Don Juan con la seducción, engaña a mujeres y burla, no solo a estas, sino a toda una sociedad. Vive del engaño y en el engaño, y sólo llega a desengañarse al ver el rostro definitivo de la muerte.
Por último, el autor también utilizó temas como la fe cristiana, el amor y la palabra de matrimonio.

III.3.- Estructura interna de la acción; exposición, nudo y desenlace.

El planteamiento, nudo y desenlace coinciden con la estructura de las tres jornadas.

El planteamiento empieza con el engaño ya consumado de la duquesa Isabela en Nápoles, continuando con la huida del protagonista, que una vez en las costas de Tarragona goza de Tisbea y vuelve a huir finalizando con el primer acto.

El nudo; la acción se traslada a Sevilla donde don Juan se burla del marqués de la Mota, engaña a doña Ana de Ulloa y mata a su padre don Gonzalo de Ulloa para poder huir haciendo parecer culpable al marqués. Al final del segundo acto don Juan Tenorio se encuentra en la boda de los villanos Batricio y Aminta, en Dos Hermanas.

El desenlace; esta parte empieza con la deshonra que hace el protagonista a Aminta y la burla a Batricio. Otra vez más vuelve a huir, topa con el sepulcro de don Gonzalo de Ulloa, y lo invita a cenar con él. Mientras tanto los engaños que ha cometido llegan a oídos del rey de Castilla que manda arrestarlo y matarlo por todas las deshonras y el daño causado. La escena vuelve con el protagonista y el convidado de piedra, que le devuelve la invitación a la cena. Esta tiene lugar en la capilla del muerto y es ahí donde la acción cobra gran intensidad, ya que el burlador muere como castigo de la justicia divina (que representa don Gonzalo) cuando este le tiende la mano y le arrastra al infierno. El criado del protagonista, Catalinón, hace llegar la noticia de su muerte al palacio de Castilla. Finalmente el orden se restaura y las bodas se celebran tal y como estaban dispuestas antes de que el burlador deshonrase a nobles y alterase la tranquilidad de los villanos.

III.4.- El título. Su significado y función.

Principalmente, ‘el burlador de Sevilla’, hace referencia al propio protagonista y la segunda parte del título; ‘convidado de piedra’, simboliza el sepulcro de don Gonzalo de Ulloa.
El titulo en sí, se compone ya de un contraste que recorre toda la obra. Los graves engaños que don Juan hace constantemente a otros personajes, (sintiéndose orgulloso de ser el burlador de Sevilla), le llevan a matar a un hombre y a burlarse de la justicia divina y del fallecido. Este último es el convidado de piedra, que representa la justicia, el honor, la palabra de matrimonio, la venganza, la muerte y la restauración del orden, valores y temas que utiliza don Juan para cometer sus fechorías y causar graves conflictos.
Los dos personajes representan mundos distintos que se oponen. La luz (fe y gracia; la estatua de don Gonzalo) y la oscuridad (la malicia del protagonista).
Al final, el burlador acaba siendo burlado y engañado por una de sus víctimas y todo el dolor y tristeza que ha causado le lleva a la muerte, condenado en el infierno.
La función del título encaja a la perfección con el desarrollo de la acción.

III.5.- Ambientes de la obra.
La acción de este drama se desarrolla en ambientes cortesanos (duquesa Isabela, rey de Nápoles, rey de Castilla) ambiente noble (doña Ana y don Gonzalo de Ulloa), ambiente marinero (Tisbea) y ambiente rural (Aminta y Batricio).
Todos ellos se complementan con la finalidad de crear un ambiente general idealizado. Gracias a esto, se diferencian dentro del drama unas clases sociales de otras y se puede transmitir la imagen de un sistema perfectamente organizado.
El ambiente rural y apacible en el que viven los villanos y la figura respetada del monarca se representan antes de que el protagonista haga abuso de su poder y todo lo altere, más tarde será la justicia divina la que organice los desastres de don Juan.
Así con este planteamiento se idealiza totalmente el ambiente del drama, porque se ‘demuestra’ como es de importante respetar al rey y a lo divino, al honor y sobre todo se hace hincapié en una imagen idílica de una sociedad jerárquicamente organizada.

III.5.1. Espacio: visible y aludido.

Espacio visible; en el burlador de Sevilla, el espacio visible tiene constantes cambios ya que así lo requiere la trama. Se encuentran por ejemplo los cuartos de los palacios del rey de Nápoles y el rey de Castilla, la costa donde se encuentra Tisbea, la casa de don Gonzalo de Ulloa y la capilla de este, la calle en la que se encuentran el marqués de la Mota y don Juan Tenorio, el campo donde se encuentran Aminta y Batricio.

Espacio aludido;mediante las palabras de los personajes se crea una espacio verbal, como por ejemplo, que estos se encuentren en un jardín, cerca de un balcón, en una cabaña, en el mar, etc. También gracias a ello, el público puede construirse un mundo abstracto y exterior a la obra; se hacen referencias a la antigua Troya, a Roma, a Lisboa, a Sicilia, a Milán y al río Guadalquivir.

III.5.2.-Tiempo de la representación y externo.
Tiempo de la representación;
Varios de los nombres utilizados por el dramaturgo corresponden a personajes reales aunque ninguno tiene que ver con el enredo de este drama. Como don Juan Tenorio que vivió a mediados del siglo XIV. La acción se sitúa alrededor del año 1350.
Aunque a lo largo de la obra no se hacen muchas referencias en cuanto al tiempo, la historia se desarrolla en una semana aproximadamente, utilizando el espacio entre el primer acto y el segundo acto para simular que han transcurrido dos días.
Muchas de las escenas se dan por la noche, cuando el protagonista aprovecha la oscuridad y la tranquilidad para hacer lo que más le gusta; deshonrar a una mujer. Después huye y la escena pasa a la mañana siguiente de la burla.
Tiempo externo;

La obra teatral ‘El burlador de Sevilla’ fue compuesta el año 1622 aproximadamente y posteriormente publicada en 1630. Se creó dentro del movimiento barroco, s. XVII.

III.6.- Tesis o mensaje que pretende comunicar el autor.
El mensaje principal que el dramaturgo transmite con este drama es en mayor parte religioso y moral. Pone de ejemplo a un hombre que confunde la libertad con el libertinaje y utiliza a las personas como medios para conseguir su fin, un fin que de ningunas de las maneras puede estar justificado y menos desde un punto de vista ético-moral. La hipocresía y la arrogancia caracterizan a este personaje.

Tirso quiso dejar claro que ‘’no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se page’’, engañar a las personas, crear un desorden en la convivencia perdiéndoles el respeto, huir de los malos actos, son hechos que tarde o temprano se acaban pagando gracias a la justicia divina y por ello la fe cristianay el pecado no deben ser temas de burla, todo lo contrario a lo que hace don Juan; ‘’ Y el mayor gusto que en mí puede haber es burlar una mujer y dejalla sin honor’’. ‘’Y mientras dios me de vida/ yo vuestro esclavo seré. / Esta es mi mano y mi fe’’.

El protagonista peca continuamente y va contra la fe cristiana, y el autor le creó para demostrar el porqué hay que ser humilde y no abusar del poder. La intención no era criticar la lujuria o cualquier placer en concreto, sino que hay que vivir y también hay que dejar vivir a los demás, una regla social incompatible con el orgullo extremo, ya que este lleva al abuso de poder, un poder que en realidad no se tiene porqué todos los seres somos mortales. ’’ Mientras que en el mundo viva/ no es justo que diga nadie/ ¡Qué largo me lo fiáis!/ siendo tan breve el cobrarse. ’’
  • En conclusión, Tirso quiso comunicar que todo el daño grave que se hace hacia otros, dios los acaba cobrando.
  • Burlarse y utilizar a la fe cristiana y provocar a la justicia divina conlleva un castigo más allá de la muerte.
  • Para conseguir el ‘éxito personal’ no se vale jugar sucio sino que hay que actuar con unas ciertas normas morales y con procedimientos éticos.
  • El tiempo lo pone a todo y a todos en su lugar, por ello se debe actuar con bondad.