Don Juan Tenorio; José Zorrilla

Literatura española contemporánea. Siglo XIX. Romanticismo. Teatro. Argumento. Personajes. Estilo. Temas

  • Enviado por: Marta Bou Morera
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 20 páginas
publicidad

ÍNDICE

  • introducción

  • personajes de la obra

  • Don Juan

  • Doña Inés

  • Otros personajes

  • el tema del amor (en la obra)

  • elementos románticos del “Don Juan Tenorio”

  • conclusión

  • bibliografía

  • 0- Introducción

    En este trabajo intentaré explicar todo lo que nos ha aportado la obra de Don Juan Tenorio. Primero empezaremos explicando un poco la obra y después describiré todos los personajes. Después continuaré hablando del tema del amor en la obra. A continuación relacionaré la obra con todos los elementos románticos. Y ya para terminar diré la conclusión y la bibliografía.

    La obra que hizo José Zorrilla (Don Juan Tenorio) la cual fue escrita en 1844, es considerada una de las últimas obras del teatro romántico Español. Se podría decir que al escribir José Zorrilla su obra de Don Juan Tenorio, ya existían varios “don juanes”, en los cuales se inspiró para darle una personalidad y estilo únicos a su personaje. La aparición de esta obra en el teatro español, tuvo un éxito inimaginable. El personaje de Don Juan nos presenta una persona que comete errores como todo ser humano al que el amor puede cambiar, logrando que al final, se arrepienta de todos los desperfectos que hizo y realice una buena acción.

    1- Personajes

    1.1 Don Juan Tenorio

    Es el protagonista de esta obra y es un hombre al que se le pueden atribuir las cualidades de romántico y lleno de emociones, pero también mujeriego. Este personaje sufre una gran evolución a lo largo de la obra. En un principio nos lo describen como un ser muy malvado, rebelde, vital, perseguido, frustrado, y se ve forzado a embozarse, encubrirse física y metafóricamente para poder pasar desapercibido por la vida. Es un hombre que vive sin respetar a nadie ni a nada ni siquiera la razón o la justicia, principios básicos, ofendiendo y vendiendo mujeres y batiéndose en duelos con los hombres, despreciando todo, incluso lo religioso, que en aquella época era de vital importancia y respeto. Don Juan es la culminación rebelde que marca las obras de los autores románticos en España: ama no sólo a una mujer sino a muchas mujeres, no mata por necesidad o por accidente o por defenderse contra un ataque ajeno, sino por gusto, no acepta las restricciones sociales que la sociedad intenta imponerle, es decir, es un rebelde. Tiene un gran don de palabra con el que conquista a las mujeres. Uno de los fragmentos en que se pude ver muy bien como trata Don Juan a las mujeres, es el siguiente:

    “Uno para enamorarlas,

    otro para conseguirlas,

    otro para abandonarlas,

    dos para sustituirlas

    y una hora para olvidarlas”

    La mayoría de sus fechorías fueron realizadas en Italia, en especial en Nápoles, durante el plazo de la apuesta que hizo con Luis Mejía. Don Juan se siente satisfecho de todo lo que ha hecho durante su vida, y en el siguiente fragmento se pude ver como Don Juan está orgulloso de la apuesta que ha hecho con Don Luis sobre cuál de los dos pudo hacer más daño durante un año.

    Por dondequiera que fui,

    La razón atropellé,

    La virtud escarnecí,

    A la justicia burlé

    Y a las mujeres vendí.

    Yo a las cabañas bajé,

    Yo a los palacios subí,

    Y a los claustros escalé

    Y en toda partes dejé

    Memoria amarga de mí.

    Don Juan desde el principio tiene fortuna y prestigio, pero usa estos dones para avanzar en sus deseos egocéntricos. Nace dentro de una familia, pero rechaza aquella familia al salir al mundo para obrar mal. Sabemos desde el principio de la obra quien es el padre de Don Juan (Don Diego).

    En la segunda parte del drama se cancela la rebelión de la primera parte. El protagonista se enamora de Doña Inés y quiere vivir de otra forma, renuncia a llevar una mala vida, para dedicarse a doña Inés y está dispuesto a postrar su orgullo para conseguir a su amada. Don Juan llega a ponerse de rodillas delante de Don Gonzalo (el padre de Inés) para pedirle la mano a su hija.

    Jamás delante de un hombre

    Mi alta cerviz incliné, ni he suplicado jamás

    Ni a mi padre ni am mi rey,

    Y pues conservo a tus plantas

    La postura en que me ves,

    Considera, don Gonzalo,

    Que razón debo tener.

    AL final de la obra todo lo que nunca había hecho ni sentido será lo que le salve del infierno, el amor por una mujer, en este caso Doña Inés.

  • Doña Inés:

  • Era hija de Gonzalo de Ulloa, tenía diecisiete años y llevaba toda su vida viviendo en un convento. Era una mujer muy dulce, ingenua e inocente debido a su aislamiento de la sociedad. También se caracterizadaza por su belleza. Ella no conocía más vida de la que había dentro del convento, porque llevaba des de su infancia allí metida, sin saber nada del exterior. Estaba acostumbrada a la soledad. Estas características son las que le llevan a Don Juan a enamorarse, porque piensa que no es un ser como los otros.

    En este fragmento se puede ver lo que piensa Don Juan de ella.

    ¿Eso extrañas? ¿ No está claro

    que en un objeto tan noble

    hay que interesarse doble

    que en otros?

    Doña Inés era una mujer que nunca había sentido nada por un hombre y nunca se había enamorado, y solo con leer unas frases de la carta que Don Juan había escrito para poder ganar la apuesta con Don Luis ya se enamoró completamente. Aquí podemos ver como Doña Inés declara su amor hacía Don Juan a Brígida.

    No sé, desde que le vi,

    Brígida mía, y su nombre

    Me dijiste, tengo a ese hombre

    Siempre delante de mí.

    Por doquiera me distraigo

    Con su agradable recuerdo,

    Y si un instante le pierdo,

    En su recuerdo recaigo.

    No sé qué fascinación

    En mis sentidos ejerce, que siempre hacia él se me tuerce

    La mente y el corazón;

    Y aquí, en el oratorio,

    Y en todas partes advierto

    Que el pensamiento divierto

    Con la imagen de Tenorio.

    Doña Inés demuestra en muchas ocasiones el amor que siente por Don Juan. Una de las veces en que muestra ese amor es cuando Don Juan mata a Don Gonzalo (el padre de Inés) y ella dice:

    Todos ¡Justicia por Doña Inés!

    Doña Inés Pero no contra Don Juan.

    Enamorarse de Don Juan hace que la vida de Doña Inés cambie radicalmente. Abandona el convento, donde llevaba toda su vida dedicándose a la religión, se muere su padre, y hasta llega a morir por el amor de Don Juan. Doña Inés muere, pero su sombra aún está en su estatua para poder explicarle a Don Juan el pacto que ha hecho con Dios. Aquí la sombra de Doña Inés le dice a Don Juan lo que tiene que hacer para poderse salvar.

    No; y ve que si piensas bien,

    A tu lado me tendrás;

    mas si obras mal causarás

    nuestra eterna desventura.

    Y medita con cordura

    Que es esta noche, Don Juan,

    El espacio que nos dan

    Para buscar sepultura.

    Adiós, pues; y en la ardua lucha

    En que va a entrar su existencia,

    De tu dormida conciencia

    La voz que va alzarse escucha;

    Porque es de importancia mucha

    Meditar con sumo tiento

    La elección de aquel momento

    Que sin poder evadirnos

    Al mal o al bien ha de abrirnos

    La losa del monumento.

    1.3 Personajes secundarios:

    Don Luis Mejía

    Tiene las mismas características que el protagonista principal, pero con menos suerte. Al igual que Don Juan era un hombre perverso y ruin. Era un gran amigo de Don Juan. Durante la apuesta se fue a Flandes donde se unió a un grupo de bandidos a los que mas tarde traicionó y robó todo su botín. Cometió la mayoría de sus hazañas en Francia, pero perdió la apuesta con tenorio. Don Juan en una apuesta seduce a su prometida (Doña Ana) y en este momento Don Luis se de cuenta de lo que es el verdadero amor. Don Luis muere asesinado por don Juan.

    Aquí hay un Don Luis

    Que vale por lo menos dos.

    Parará aquí algunos meses, y no trae más intereses

    Ni se aviene a más empresas

    Que adorar a las francesas

    Y a reñir a los franceses.

    Don Gonzalo de Ulloa

    Comentador de Calatrava: padre de Doña Inés, es el comendador de Calatrava y por lo tanto tiene derecho a entrar en el convento en el que se encuentra su hija Es un hombre serio y formal que trata de buscar lo mejor para su hija.

    Como buen padre se preocupa por la honra de su hija Doña Inés cuando se entera de la persona que es Don Juan Tenorio se muestra indignado y reta a don Juan a un duelo, y lo pierde. Debido a esto muere en manos de Don Juan.

    Yo mismo indagar prefiero

    La verdad…, mas, a ser cierta

    La apuesta, primero muerta

    Que esposa suya quiero.

    No hay en la tierra interés

    Que si la daña me cuadre;

    Primero seré buen padre,

    Buen caballero después.

    Don Diego Tenorio

    Padre de don Juan, primero no se puede creer los rumores que dicen todas las hazañas que su hijo ha hecho, y va en la hostelería del Laurel ha comprobar si es cierta la apuesta. Cuando ve que todo lo que le han dicho es verdad, él se avergüenza de ser el padre de Don Juan Tenorio.

    ¡ah…¡ no pudiendo creer

    lo que de ti me decían,

    confiando en que mentían,

    te vine esta noche a ver.

    Pero te juro, malvado,

    Que me pesa haber venido

    Para salir convencido

    De lo que es para ignorado

    Doña Ana de Pantoja

    Mujer de don Luis es seducida por Don Juan, para ganar la apuesta.

    Crisófano Buttarelli

    Posadero, en su hostal se encuentran Don Luis y Don Juan para ver quien ha ganado la apuesta.

    Marcos Ciutti

    Es el criado de Don Juan que se presta a obedecer de inmediato las órdenes y menesteres de su amo. También le aconseja y le da ideas a Don Juan. Es la mano derecha de don Juan, le ayuda en todas sus aventuras.

    Brígida

    Es la persona encargada de servir a Doña Inés. Es vil y superficial ya que se deja comprar por Juan Tenorio para hacer de “Celestina”. Demuestra muy poca sensibilidad al engañar a Doña Inés por dinero habiendo estado con ella mucho tiempo.

    Pascual

    Sirviente de don Luis, intenta que don Juan no conquiste a doña Ana .

    El Capitan Centellas

    Amigo de don Juan, apuesta por él al principio, pero luego es asesinado por don Juan.

    Don Rafael de Avellaneda

    Amigo de don Luis, al final muere por manos de don Juan junto a Centellas.

    Lucía

    Sirvienta de doña Ana, ayuda a don Juan a realizar su apuesta.

    La Abadesa de las Calatravas de Sevilla

    La abadesa de la orden que está internada doña Inés.

    La Tornera de Ídem

    Tornera del convento de las Calatravas de Sevilla, avisa a la abadesa del inminente rapto de doña Inés por parte de don Juan.

    Gastón

    Criado de don Luis.

    Miguel

    Camarero de la hostal de buttarelli.

    Un Escultor

    Al principio de la segunda parte este personaje habla con don Juan de lo que ha estado pasando mientras él no estaba.

    Dos Alguaciles

    Encarcelan a don Luis y don Juan después de la primera cena de estos.

    La Estatua de don Gonzalo (él mismo)

    Se presenta a don Juan e intenta llevarlo a los infiernos.

    La Sombra de doña Inés (ella misma)

    Al final de la obra, este personaje salva don Juan.

    2- El tema de l'amor en la obra

    El tema principal de la obra es el amor, todas las acciones que pasan están relacionadas con este elemento. Don Juan cambia su forma de ser durante la obra y la causa principal es porque se ha enamorada de Doña Inés. Don Juan al principio de la obra era un hombre que no sabía lo que era el verdadero amor, nunca había sentido nada por ninguna mujer, en definitiva, nunca se había enamorado. Quería a las mujeres solo para mantener relaciones sexuales con ellas, y para subir un punto en alguna de sus apuestas con Don Luis. Confundía el amor con el placer. Hasta que conoció a Doña Inés. Su belleza, su ingenuidad y su inocencia eran lo que hicieron que Don Juan se enamorara de ella. Primero solo la conquistó para ganar la apuesta que hizo con Don Luis, pero al conocerla cada vez más, vio que no era un ser como los otros, que tenía algo especial. Esta atracción que sentía Don Juan por Doña Inés fue lo que hizo cambiar la personalidad de Don Juan.

    El tema del amor en esta obra está muy ligado con la muerte, hasta el punto de que Don Juan cuando muere se salva por la santidad de doña Inés.

    Yo mi alma he dado por ti

    Y dios te otorga por mi

    Tu dudosa salvación

    La muerte está muy presente en la obra ya que mueren gran cantidad de personajes por causas ligadas al amor y al honor. La muerte sirve para reconciliar al personaje principal, Juan tenorio, con la vida y el honor porque solo se da cuenta de que lo que ha hecho es inmoral cuando pierde la vida. Don Juan al principio de la obra hace una apuesta con Don Luis para haber quien mata más enemigos y quien conquista a más mujeres, e igual que conquistar a una mujer solo significaba subir un puesto o sumar un punto para ganar la apuesta, matar a un enemigo también solo significaba un beneficio de la apuesta.

    A don Juan no le importaban los sentimientos ni el dolor de las personas, solo le importaban su vida y su honra, y era capaz de hacer cualquier cosa para salvar su honor.

    En la segunda parte de la obra se muestra un camino hacia la salvación de Don Juan. Cuando Don Juan vuelve de Sevilla se encuentra en que la muerte le está a punto de llegar. Cuando está en el cementerio se le aparece el fantasma de Don Gonzalo que “le da la mano por ir al infierno” pero también está la estatua de Doña Inés que “le da la mano para ir al cielo” pero con el pacto de que se tiene que arrepentir de todos sus pecados antes de morir. Y don Juan lo hace en el último momento y se salva sabiendo que será feliz toda la eternidad junto a Doña Inés.

    Durante la obra Don Juan habla con Dios, pero forma un reto constante con éste. Don Juan no es cristiano, y no cree ni en Dios ni en que hay otra vida después de la muerte. Una de las veces en que el protagonista habla con Dios es este:

    Llamé al cielo y no me oyó

    Y pues sus puertas me cierra,

    De mis pasos en la tierra

    Responda el cielo y no yo.

    El tema del amor y el tema del honor en la obra van muy ligados. El honor es otro de los sentimientos ya que las apuestas se hacen para enorgullecer a las personas y luego los perdedores y los afectados quieren batirse en duelo con los apostantes para limpiar su honor. Los personajes tienen un gran sentido del honor porque intentan matar a cualquier persona que les haga una pequeña burla o afrenta. Muchos de los duelos que se realizan en la obra son a causa de un tema amoroso.

    Como por ejemplo cuando Don Juan mata a Don Gonzalo (el padre de Inés) estos dos personajes se pelean porque Don Juan está enamorado de Doña Inés y quiere casarse con ella, pero le tiene que pedir la mano a Don Gonzalo, pero Don Juan delante de la negativa del padre, se ve obligado a matarle. Porque Don Juan es capaz de hacer cualquier cosa por tal de conseguir a su amada.

    Y venza al infierno, pues.

    Ulloa, pues mi alma así

    Vuelves a hundir en el vicio,

    Cuando Dios me llame a juicio,

    Tú responderás por mí.

    El tema del amor también se puede ver en don Luis, cuando se bate a un duelo con Don Juan al saber que ha intentado conquistar a su prometida (Doña Ana de Pantoja) pero éste duelo acaba con la vida de Don Luis.

    Otra situación en que se muestra el tema del amor es en el amor padre-hija que mantienen el comendador y doña Inés.

    3- Elementos románticos del “Don Juan Tenorio

    En la época en la que se escribió Don Juan Tenorio el romanticismo estaba en todo su esplendor en España; por ésta causa en la obra se pueden apreciar tantas características románticas que la hacen tener cierto parecido con otros libros escritos por esta época.

    Ésta obra transcurre en varios paisajes, primero en la hostelería del Laurel, cuando efectúan las apuestas, después en el convento, donde Don Juan va a enamorar a Doña Inés, a casa de don Juan cuando las sombras de Don Gonzalo y Doña Inés le advierten de su muerte y por último en el cementerio donde después de hablar con las sombras, fallece. Lo que destaca con mayor facilidad es el escenario de la mayoría de la segunda parte: un cementerio; los cementerios eran algunos de los lugares preferidos por los románticos para ambientar acciones, ya que eran lugares solitarios, abandonados, con muertos...; y más tarde, la cena en la sepultura de don Gonzalo de Ulloa.

    (Este sepulcro del comendador.- este sepulcro cambia en una mesa que parodia horriblemente la mesa en que cenaron en el acto anterior don Juan, Centellas, Avellaneda.- en vez de las guirnaldas que cogían en pabellones sus manteles, de sus flores y lujosos servicios, culebras, huesos y fuego, etc. Encima de esta mesa aparece un plato de ceniza, una copa de fuego y un reloj de arena.- al cambiarse este sepulcro todos los demás se abren y dejan paso a las osamentas de las personas que se suponen enterradas en ellos, envueltas en sus sudarios.- sombras espectros y espíritus pueblan el fondo de la escena.- la tumba de doña Inés permanece)

    Nos podemos fijar en la personalidad de don Juan y doña Inés: don Juan es el típico héroe misterioso, rebelde y malvado, y doña Inés es el modelo de mujer romántica, teniendo todas las virtudes físicas y espirituales que se le otorgaban a este tipo de mujer.

    Si nos fijamos en el asunto de la obra, se centra en el amor, persecuciones, desafíos etc.

    Don Juan es una obra donde el tiempo juega un papel importante. Empieza la obra transcurrido un año justo de la apuesta, con el encuentro de don Juan y don Luis en la Hostería del Laurel. La primera parte de la obra se desarrolla en el espacio de una noche desde que don Juan entra en la hostería del Laurel, hasta que huye de Sevilla. En tan pocas horas, don Juan y don Luis se citan, hacen una nueva apuesta, son encarcelados, liberados, don Juan encierra a don Luis, seduce a doña Ana, rapta a Inés, mata a don Luis y a don Gonzalo y huye de Sevilla al amanecer del mismo día. La segunda parte de la obra relata lo sucedido cinco años después, cuando don Juan, vuelve a Sevilla.

    En esta segunda parte, la acción se vuelve a desarrollar en una noche aunque el espacio es más corto y no hay tanta acción como en la primera. Se puede decir que en la primera parte, la acción pasa en mucho menos tiempo del que necesita.

    En las obras románticas las acotaciones que contiene son importantes, y en la obra de Don Juan tenorio se encuentran continuamente acotaciones que aclaran y amplían conceptos.

    El lenguaje que se utiliza es el castellano moderno pero también hay un diálogo en Italiano entre Don Juan, Buttarelli y Miguel.

    Presto, qui

    Servi una tavola, amico;

    E del Lacryma piú antico

    Porta due buttiglie.

    Otras características románticas que se encuentran en la obra son la obsesión por la muerte, angustia porque la vida se acaba, y que aparece el desengaño, la rebeldía etc. Los personajes de la obra se saltan todas las normas de comportamiento, son libres. Porque como muchos románticos, no aceptan las normas sociales porque no les gusta su vida y su sociedad, no hacían lo que se les mandaba y así se convierten en rebeldes, ilegales…

    Como muchas obras románticas, es una obra subjetiva, que habla de los sentimientos y de las pasiones del autor.

    4- conclusión

    Ésta obra escrita por José Zorrilla ha tenido un gran éxito en la literatura española. Hasta el punto de que ahora, al cabo de muchos años, aún se representa cada año en muchos teatros españoles. En esta obra José Zorrilla ha usado muchas de los elementos del romanticismo y eso ha hecho que nosotros al hacer el trabajo aprendamos la forma de escribir de aquella época y sus características. También a creado un tipo de personajes que se han convertido en la actualidad, como un “mote” o un prototipo de hombre o de mujer. Como por ejemplo el Don Juan, ahora cuando alguien es un mujeriego, se le dice una expresión: eres un don Juan.

    José Zorrilla hizo una gran obra de la que si se estudia sus características con profundidad, es más interesante de lo que aparenta.

    5- bibliografía

    • NAVAS RUÍZ, Ricardo - “ESTUDIO PRELIMINAR EN DON JUAN TENORIO” ed Crítica, Barcelona 1993.

    • NAVAS RUÍZ, Ricardo - “EL ROMANTICISMO ESPAÑOL” ed cátedra, Madrid 1990

    • VALBUENA PRAT, Angel - “HISTORIA DEL TEATRO ESPAÑOL” ed Noguer Barcelona 1956.

    Zorrilla, José, Don Juan Tenorio, editorial Castalia, Madrid, página 117

    Don Juan Tenorio o.cit. página 101

    Don Juan Tenorio o.cit. página 183

    Don Juan Tenorio o.cit. página 137

    Don Juan Tenorio o.cit. página 150

    Don Juan Tenorio o.cit. página 190

    Don Juan Tenorio o.cit. página 206

    Don Juan Tenorio o.cit. página 104

    Don Juan Tenorio o.cit. página 87

    Don Juan Tenorio o.cit. página 110

    Don Juan Tenorio o.cit. página 239

    Don Juan Tenorio o.cit. página 188

    Don Juan Tenorio o.cit. página 188

    Don Juan Tenorio o.cit. página 233

    Don Juan Tenorio o.cit. página 84