Don Catrín de la Fachenda; José Joaquín de Lizardi

Literatura hispanoamericana del siglo XVIII. Narrativa y novela colonial. Marco histórico y teórico. Argumento. Personajes

  • Enviado por: Mikelon De La Paz
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 13 páginas

publicidad
cursos destacados
Graba audio con Apple Logic Pro 9
Graba audio con Apple Logic Pro 9
En este curso aprenderemos a realizar grabaciones de audio de calidad utilizando Apple Logic Pro 9. Exploraremos todo...
Ver más información

Curso completo de piano - Nivel básico
Curso completo de piano - Nivel básico
Este curso de piano está pensado para todos aquellos principiantes que deseen comenzar a tocar el piano o el...
Ver más información


Análisis Literario de la obra:

“Vida y Hechos del Famoso Caballero Don Catrín de la Fachenda”

de José Joaquín Fernández de Lizardí

I.- MARCO SOCIO HISTÓRICO

El contexto en la obra del mexicano José Joaquín Fernández de Lizardí; “Vida y hechos del Famoso Don Catrín de la Fachenda”, toma lugar en el periodo de transición de la colonia a la Independencia de México, aproximadamente entre 1790 y 1812

Las acciones narradas abordan de manera rebelde y encorajinada los problemas del día; ya que conservan algunas de las peculiaridades estilísticas de los periódicos y folletos lizardianos En esta obra podemos apreciar la escritura apresurada de un periodista que vivió durante una época de cambios vertiginosos donde la situación social era caótica, ya que estamos hablando a principios del siglo XIX donde sus obras constituyen excelentes testimonios acerca de la historia colonial de México, repletos de ideas que indudablemente envuelven antecedentes del genero costumbrista, porque retratan tal cual el marco socio histórico del México colonial como: los farsantes partidos políticos, los gobernantes tiranos carentes de soberanía nacional, los altos eclesiásticos convenencieros y poseedores de grandes riquezas y propiedades, los comerciantes chapuceros y los oficiales fanfarrones de aquella época, que en todo momento trataban de suprimir cualquier ideología que pusiera en peligro a la colonia.

La actitud defensiva de Fernández de Lizardí no evade el problema de las clases sociales y sus fracciones si no que lo narra invitando al lector a reflexionar sobre la situación mediante la ironía las arbitrariedades que ejercía el gobierno español sobre los mexicanos. Otro aspecto importante es que la Vida y Hechos… es una semblanza que transcurre en forma lineal: traza los hechos de Don Catrín desde su infancia, hasta su muerte mientras que concuerda con los valores y actitudes postulados de las clases en el poder, de manera que se trata de la parodia de un genero literario-historiográfico que las obra picarescas ya habían realizado brillantemente donde Lizardí se topa con un México conquistado y colonizado por Españoles donde el clero y los altos jerarcas, obviamente de la misma nacionalidad, acaparaban todos lo bienes, donde los mexicanos éramos sometidos a no intervenir en la política extranjera y mucho menos a tratar de eliminar aquel antiguo régimen a base de represión. Un México donde cualquier mínima expresión en contra de la corona española constituía un motivo para ser condenado a muerte.

En sus colonias, los españoles ascendieron a grandes marchas por la escala social, pudiendo presumir de su “incontrovertible superioridad cultural” y de la limpieza de su sangre, por que tan flamantes condes, marqueses o duques se casaban entre si para no perder el abolengo de su raza, haciendo menos a la sangre mexicana que con trabajo y esfuerzo estaba luchando para quitarse de encima el yugo que representaba ser una colonia y ser llamada Nueva España, lo cual corrompía con los ideales que mas tarde llevarían a la gloriosa “Independencia de México.”

II.- MARCO TEORICO

“Vida y Hechos del famoso Don Catrín de la Fachenda” se ubica dentro de la corriente literaria del neoclasicismo, que por primera vez apareció en España en el siglo XVIII el cual se difundió a varios países como Inglaterra, Francia, EUA, Alemania y por ultimo en México con José Joaquín Fernández de Lizardí, donde se puede apreciar la aparición del periodismo político, social y económico como medio de difusión de las nuevas ideas y de divulgación del espíritu revolucionario, también se toma en cuenta la preferencia por los ensayos, proclamas, historias y discursos interpretada como el nacimiento de la verdadera novela realista hispanoamericana en México. En este caso, la prosa neoclasicista enfocada hacia lo realista, crea algo genuinamente español y típico de su genio: la novela picaresca. La novela picaresca es la aportación mas original del espíritu español a la literatura universal. Incorporo a las letras universales un tipo humano y novelesco, el pícaro, y una porción de la sociedad la clase baja urbana, que hasta entonces había sido ignorada dentro de la literatura. La novela picaresca tiene una característica muy clara de la novela: no son libros ejemplares, que nos pretendan mostrar un trozo de vida con el máximo realismo, con hombres que no poseen nada admirable, que de algún modo puede constituir un ejemplo de virtud. Siempre contiene un matiz autobiográfico. La picaresca es fresca, valiente y persistente en la literatura española difundida en varios países. Es capaz de reflejar la vida profunda y ampliamente, para mostrar hombres, caracteres, ambientes variadísimos y darnos con ello, una visión total de la vida de su tiempo. El uso constante de la primera persona es un recurso de que se valen los autores para acentuar la impresión de la realidad.

Las características de este género literario son: 1.- El Pícaro es siempre el protagonista, en este caso Don Catrín de la Fachenda 2.-Viven al margen de las clases sociales y de la problemática política y social 3.-Carácter autobiográfico 4.-Intención moralizante 5.- Carácter satírico e itinerante 6.- Doble Temporalidad

III.- NIVEL DE LA HISTORIA

A.- Resumen de la Historia y Secuencias por Capitulo

Secuencia 1:

Fernández de Lizardí hace apología y exaltaciones sobre su gran obra acerca del famoso Don Catrín de la Fachenda; mismo personaje que posteriormente comienza a describirse a si mismo desde su infancia.

Don Catrín, desde niño, no fue una persona rica, pero si con el suficiente dinero para vivir bien. A la edad de 12 años, los criados andaban bajo sus pies y sus padres le daban gusto en todo lo que quería. Don Catrín tuvo que ser cambiado de escuela catorce veces debido a que tenía un carácter muy fuerte que provocaba el enojo de cualquiera. Además era un niño muy inteligente, puesto que todos los asuntos escolares los manejaba a su conveniencia y sus papás le creían todo; era astuto y rebelde; contaba con la admiración de sus compañeros de clase e incluso le aplaudían sus grandes habilidades a tan corta edad

A los 18 años cursó la universidad, pero en vez de dedicarse al estudio, se dedicaba a divertirse y pasársela bien; ya que no quería continuar en la carrera de letras puesto que el decía ser muy inteligente como para estudiar eso. Así que le dijo a su padre que ya no quería seguir estudiando, pero como su papá no supo que decir, le dijo a su tío el cura que hablara con el.

Secuencia 2:

Su tío el cura, era una persona de edad avanzada, el cual siempre se interponía cuando las cosas andaban mal, en esta ocasión trató de hablar con don Catrín con respecto a sus estudios, y tras un largo sermón para convencerlo de que no dejara sus estudios, el cura se retiró sin dejar que don Catrín pudiera enunciar una sola palabra.

Después de lo sucedió, don Catrín se fue a casa de su amigo Precioso para contarle lo que había pasado. Precioso, era prácticamente un erudito cortado a la medida de Don Catrín, así que al contarle sus penurias, su amigo le propuso que estudiara alguna carrera militar, argumentando que en ella se trabaja poco, se pasea mucho y se gana mucho dinero.

Ante esto; primero le dio miedo estudiar para militar, pero después, inducido por su amigo, fue a casa y convenció a sus padres de dejarlo estudiar esa carrera y, como siempre, lo complacieron en sus peticiones., pese a que no tuvieran el dinero suficiente.

Secuencia 3:

Tras varias recomendaciones militares, Don Catrín logró ser aceptado en el ejecito, así que a los cuatro días le dieron su uniforme y hubo una fiesta en casa donde todo mundo le felicitaba, menos su tío el cura; el cual le advirtió que si se había metido de militar solo por el libertinaje y no por el amor a su patria, estaba muy equivocado porque si salía tan mal soldado como estudiante, Dios le castigaría con una eternidad de penas, advertencia que Don catrín ignoró.

Sin embargo al otro día, fue a buscar a sus amigos a un café y durante un brindis conoció a un Don Tarabilla, el cual hacia honor a su nombre, puesto que era muy hablador, en una de esas conversaciones; Don Tarabilla aprovechó la situación para hablar mal de todo el mundo: de las mujeres promiscuas, de la iglesia, del gobierno y hasta de los militares. Hecho que hizo recordar a don Catrín lo que le había dicho su tío la noche anterior acerca del castigo que Dios pondría si no le eres fiel a tus ideales, Así que como estaba consternando y pensativo un general llamado Don Tremendo perturbó su distracción y le pregunto que que era lo que le pasaba. Así que el le dijo lo que le había pasado la noche anterior con su tío el cura y el temor que le había infundido en su alma.

Ante esto, Don Tremendo le dijo, que como era posible que un muchacho tan bien parecido, con cuatro reales en el bolsillo y unos cordones en el hombro, se dejara amedrentar por semejantes estupideces. En eso, un joven llamado Modesto lo interrumpió y le dijo que el cadete nuevo, o sea Don Catrín, tenia mucha razón para confundirse al oír una platica tan escandalosa y rebuscada como la que sostuvo Tarabilla, pero Don Tremendo no estuvo de acuerdo con lo que dijo Modesto. Así que este desembolso su sable amenazando a aquel muchacho.

Secuencia 4:

La riña comenzó cuando Tremendo tiró un furioso tajo sobre la cabeza de Modesto, y sin querer le pegó a Don catrín, hecho que provocó la furia del muchacho, y como este había prometido no dejarse de nadie, le arrojó un vaso de aguardiente en la cara, Por lo que toda la furia que Tremendo tenia con Modesto se volvió en contra del catrín. El alboroto fue terrible así que dos compañeros trataron de detener a Tremendo y se lo llevaron prometiendo venganza, al retirarse Tremendo, todo el mundo se quedó atónito y aunque don Catrín hubiera dado todo por evitar el conflicto, por miedo a ganarse la reputación de cobarde, aceptó batirse en duelo con Tremendo por la tarde.

Después de eso, todos sus compañeros lo consideraron un hombre valiente, de honor y resolución, menos Modesto, quien le dijo que hacer un desafío y admitirlo no prueba la mínima valentía sino que se hacen por venganza y se admiten por soberbia. Ante esto, don Catrín dijo que de ninguna manera quedaría como un cobarde en la opinión de Tremendo, pero Modesto dijo que en tal caso si seria un infame por las leyes y un excomulgado por la iglesia si asesinara a una persona. Después de oír, las sabias palabras de Modesto, don Catrín se marchó a su casa pensando en lo que le había dicho. Sin embargo al día siguiente, decidió salir de su casa para enfrentarse de una vez por todas con Tremendo

Secuencia 5:

Al llegar a San Lázaro, Don Catrín encontró a Tremendo frente al cementerio mas decidido que nunca, lo que le llevo en algunos momentos a perder las esperanzas y darse por vencido, sin embargo decidió enfrentarlo a pesar de la encorajinada y fuerte personalidad de Tremendo.

Don Catrín, comenzó atacándolo, de tal manera que Tremendo, solo podía defenderse, así que al cabo de varios machetazos, Tremendo le confesó a Catrín que todo era una broma y que este enfrentamiento, sólo era para probar su valentía; que ya había quedado mas que corroborada. Después de lo sucedido, Tremendo y Catrín terminaron siendo muy buenos amigos.

Durante todo este tiempo Don Catrín se la pasó de lo mejor aprendiendo mil primores de sus amigos Tremendo y compañeros. En pocos días se dedico a ser marcial y a divertirse con las mujeres y los naipes, también aprendió a no dejarse sobajar de nadie fuera quien fuera. Mientras tanto, Modesto y otros oficiales, le decían que lo que estaba haciendo no estaba bien y que si seguía así, se iba convertir en un libertino, jugador, promiscuo, estafador, desvergonzado y blasfemo.

Sin embargo Don Catrín se entrego del todo a los placeres y así se paso dos años; burlándose de la religión y los ministros. Pero lo que no sabia es que en ese mismo año moriría su padre, lo cual, no le importo en lo absoluto, al contrario le dio felicidad liberarse de aquel viejo gruñón, a los pocos días, su madre no pudo superar el trauma y también murió. Al morir ambos, Don Catrín convirtió la casa de sus padres prácticamente en una arcadia; las tertulias se volvieron una rutina, al igual que las borracheras y las fiestas nocturnas

Sin embargo, todo esto acabaría, muy pronto ya que Don Catrín debía muchos meses de renta y no tenia dinero para pagar la deuda, así que fue embargado y en pocos días tuvo que irse a vivir a casa de un amigo, llamado Tarabilla. Ante esta situación, don Catrín tuvo que buscar trabajo ya que ni el ni Tarabilla tenían dinero.

En medio de esta situación, conoció a una muchacha muy fea pero de buena posición económica hija de un viejo millonario de la región, así que pensó que talvez seria buena idea casarse con ella para heredar su fortuna. Así que empezó a cortejarla y poco a poco logró enamorarla, pero el encanto termino cuando conoció a su futuros suegro t todas sus ilusiones se destruyeron.

Al día siguiente, inesperadamente, llegó un soldado a la casa de Don Catrín, para avisarle que el coronel quería verlo. Apresurado, Don Catrín, asistió a la cita pensando que se trataba de un ascenso, sin embargo era todo lo contrario, el coronel lo estaba corriendo del ejercito producto de sus negativas conductas, argumentando que era un mal ejemplo para los demás cadetes y que su renuncia era imprescindible; así que lo mejor seria que solicitara su licencia si no quería ser expulsado del regimiento con deshonor. Con esta determinación, Don Catrín decidió solicitar su licencia antes que otra cosa sucediera conformándose con la suerte que el mismo se había sembrado y ahora estaba cosechando.

Secuencia 6:

Al quedar sin trabajo, Don Catrín también se quedo sin amigos, todas sus grandes amistades se habían vuelto en su contra y ya ni siquiera le contestaban el saludo; su amigo Tarabilla lo corrió políticamente de su casa. Por lo que al día siguiente, Don Catrín se dirigió a un café, para ver si encontraba a alguien con quien compartiera sus infortunios, así que se encontró con un buen muchacho llamado Simplicio, el cual le ofreció un café mientras platicaban, sin embargo, Don Catrín comenzó a mentirle diciéndole que tenia una hermana muy bella que estaba buscando con quien casarse y que tal vez el seria un buen pretendiente, Así que Simplicio, muy emocionado comenzó a contarle su vida, por lo cual Don Catrín infirió que se trataba de un hombre de dinero.

Finalmente Simplicio le pidió al Catrín que le presentara a su hermana sin embargo, el bien sabia que no tenia ninguna hermana así que inventó que por el momento no podía verla por que estaba viviendo con una tía muy escrupulosa.

Don Catrín salió, a las calles a buscar si alguna de sus amigas quería ser su hermana y si alguna señora quería jugar el papel de tía, pero no encontró a nadie. Así que cansado de andar fue a tomarse un chocolate donde se topó con una joven y una señora con las cuales simpatizó y aceptaron ser su hermana y tía. Después de eso Don Catrín las llevó a su casa y fue a buscar a su amigo Simplicio, que desperado por su tardanza se enamoró a primera vista de Laura, la supuesta hermana de Don Catrín.

Todo iba funcionando a la perfección hasta que Simplicio le contó lo sucedido a Pedro Sagaz el cual era pariente de Don Catrín, así que tras insistir mucho, Simplicio lo llevó a conocer a su pretendiente. Al descubrir la farsa, Pedro desenmascaró a Don Catrín, y como consecuencia, Simplicio amenazó a Laura y a su tía con cárcel. Así que temerosas huyeron al igual que Don Catrín al enterarse de esta situación. De esta manera concluyeron los felices días de don catrín y nuevamente tuvo que aventurarse a buscar trabajo o quizás algún otro método para conseguir dinero.

Secuencia 7:

Para solucionar su mala situación económica, Don Catrín optó por dedicarse al juego, así que entró en el premier casino que encontró y se topó con un tipo que le regaló seis reales por haberle dado suerte en una jugada, así que con eso, Don Catrín empezó a apostar y multiplicó su dinero por sesenta reales, con los cuales, se llenó de lujos, y compró un sin fin de cosas que le dieran la apariencia de todo un señor Después de ir de compras, fue a un café y se encontró con Simplicio, que admirado por su nuevo atuendo, empezó a hacerle preguntas por lo que Don Catrín le dijo que olvidara lo sucedido con su supuesta hermana, ya que Pedro Sagaz únicamente había interpretado mal las cosas con el firme propósito de separarlos, y quedarse el con su hermana.

Pero en fin; tras engañar nuevamente a su amigo, regresó a la casa de juego, pero esta vez lo sorprendió la justicia y tuvo que ir a la cárcel, y como no tenía dinero para pagar la multa se quedó allí por un tiempo. Luego de dejarlo libre, un viejo amigo le tendió la mano y le ofreció un trabajo como banquero en una casa de juego, mismo que don Catrín aceptó inmediatamente puesto que sabía que era un trabajo que se prestaba para robarse el dinero disimuladamente. Sin embargo un día un barbero lo engañó, lo llevó a su casa, lo golpeo y le robó hasta la ropa que traía puesta. Después de esto, Don Catrín no tuvo ganas ni de salir a la calle, así que se volvió pobre otra vez, teniendo que recurrir a sus antiguos asilos como los cafés y los billares con la esperanza de que sus amigos lo socorrieran.

Secuencia 8:

Un día, estaba Don Catrín, sentando en un café esperando a que algún caritativo le invitara el desayuno; estaba por salirse cuando entró un sacerdote acompañado de un anciano con los cuales simpatizó mientras que le invitaban el almuerzo. En eso comenzaron a discutir sobre la influencia de los catrines y sus malas costumbres, ante esto, Fachenda, como buen catrín defendió su punto de vista argumentando que los catrines son de lo mejor; ya que su presencia en todo lugar además de ser imprescindible es beneficiosa para la cultura y abolengo de la sociedad.

Por otra parte el sacerdote externó después de todo que el catrín es una paradoja indefinible, porque es como un caballero sin honor, un rico sin renta, un pobre sin hambre, un enamorado sin dama, un valiente sin agallas, un sabio sin libros, un cristiano sin religión y tuno a toda prueba.

Al terminar de pronunciar esta ultima frase, Don catrín se llenó de cólera y le arrojó una silla al sacerdote, Por lo que el otro lleno de furia, le dio un garrotazo que le saco sangre; Don Catrín trato de continuar la pelea, pero todo el mundo se puso en su contra considerando un sacrilegio haber golpeado a un eclesiástico, así que no tuvo otro remedio mas que pedir disculpas y retirarse a su casa.

Al llegar a su casa, tuvo una visión donde su tío el cura se le aparecía advirtiéndole que si no cambiaba su manera de vivir mejor se preparara para recibir en los infiernos el peor de los castigos como premio de tan escandaloso proceder.

Secuencia 9.-

Asustado con semejante visión, Don Catrín decidió ir a visitar a un amigo de muchísimo talento y conducta arreglada, el cual, al comentarle lo que había soñado; le dijo que era un tonto en espantarse por esas fantasías ya que ningún muerto viene a la tierra a traernos pruebas de la inmortalidad; además de que nada vale ser bueno en vida ya que nunca nadie se acordará de quien fuiste y que obras hiciste, Sin embargo, en vez de atormentarnos con normas irrisorias deberíamos seguir el Decálogo de Maquiavelo, que en pocas palabras dice que hay que vivir la vida al máximo sin preocuparnos por nada. Al poco tiempo de la visita, Don Catrín comenzó a poner en práctica todos los preceptos que expresaba el Decálogo de Maquiavelo.

Una noche, Don Catrín se dirigió con un amigo a casa del conde de Tebas a merendar, y habiendo conversado de diversos asuntos, vino a caer la conversación sobre la verdad de los catrines como jóvenes mal nacidos y decentes en ropa; pero ociosos, ignorantes e inmorales. Ante este desagradable comentario, Don Catrín expresó con respeto su opinión acerca del tema argumentando lo que ya todos sabemos, preguntándose a sí mismo el porque hablar tan mal de los catrines, cuando son mas ilustrados y provechosos que otros muchos.

Como este comentario no le cayó muy bien al conde, este corrió a Don Catrín de su casa echándole una cubetada de agua hirviendo encima. Así que Don catrín pensó con prudencia y tuvo que retirarse a su casa mal bañado y jurando a fe de caballero venganza en cuanto tuviese la oportunidad.

Secuencia 10.-

Cierto día, don Catrín encontró un amigo acompañado de una bella señorita en una fiesta popular en la plaza de Santiago Tlatelolco; estaban almorzando cuando un señor enfurecido entró al café con un fuete desenvainado tirando machetazos a todo el mundo, por que resulta que este señor era el esposo de la muchacha y pensaba que don Catrín y su amigo se estaban propasando con ella, total que después de la tunda, Don catrín terminó en el hospital en calidad de prisionero por varios malentendidos. Finalmente, fue dado de alta y todo se arregló, pero su situación económica siguió siendo pésima

Al día siguiente, el casero le sorprendió y entro por la fuerza a su casa exigiéndole que pagara la renta o sino le seria embargado. Esto fue la gota que derramó el vaso. Don Catrín se sintió insultado porque el casero pateó sus pertenencias y le gritó de manera altanera, así que después de un fuerte enfrentamiento, el casero no dio prorroga alguna y corrió en toda la extensión de la palabra al pobre catrín, que miserable caminaba por las calles donde un monigote se compadeció de el y lo llevó a su casa.

Estuvo viviendo varios días en casa del tal monigote, que por cierto tenia una hermana bonita, Así que Don Catrín la enamoró fueron novios y su hermano los descubrió y para no hacer el cuento largo, Don Catrín tuvo que regresar al hospital.

Al salir, el famoso Don Catrín de la Fachenda salió mas pobre que una rata de alcantarilla y tuvo que resignarse a vivir de la beneficencia pública, se fue a vivir a una especie de convento donde tenía que ver y callar para comer un mendrugo de pan. Esta vileza no podía ser grata de un catrín como el, así que conforme al decálogo que había aprendido, se robó algunas cosas, marchó a la calle y en medio de todo esto encontró a un amigo que le ofreció un trabajo el cual perdió en poco tiempo.

Como no había probado una gota de alimento, Don catrín, fue a una tienda de abarrotes, donde simpatizó con el tendero, así que después de mil preguntas que le hizo y mil mentiras que le contestó acerca del origen de sus desgracias, sacó un vestido de los suyos y veinte pesos que le dio, con lo que se compró comida y todo lo necesario para sobrevivir por un tiempo.

Secuencia 11.-

Días después, Don Catrín, acudió con un viejo amigo para que le diera algunos consejos acerca de cómo solucionar su vida, Así que este le propuso que le acompañara a robar cinco mil pesos a un viejo comerciante, Sin embargo, cuando se decidieron a entrar a la tienda, unos mozos los descubrieron y tuvieron que ir de prisioneros al Morro de la Habana, en donde fueron tratados como esclavos.

Sin embargo, dos años después, Don Catrín salió de la cárcel y regreso a México, donde se dedicó al pillaje y a robar todo lo que podía. Un día se topó con una mujer en la calle que vendía collares de perlas, así que el catrín, le inventó un cuento, diciéndole que le compraría el collar para un amigo sacerdote, pero tenia que esperarlo afuera de la iglesia, así que tan pronto la muchacha le dio el collar, el se echó a correr sin pagar para que al día siguiente pudiera venderlo entre sus amigos.

Tiempo después, acudió a un café de los que acostumbraba y se encontró con su amigo Tarabilla golpeado y con muletas, por que supuestamente se había enfrentado con unos soldados. Como respuesta el Catrín se burló irónicamente de su amigo, sin saber que días después el estaría en las mismas o peores condiciones.

Secuencia 12.-

En una ocasión, por cierta aventura amorosa, que Don Catrín sostuvo, con una mujer casada, tuvo que reñir con el marido de su amante cuando este se enteró que su esposa lo engañaba. Tal era la furia del señor, que a un cuchillazo, le rebano la pierna a Don Catrín, lo que ocasionó que días después tuvieran que amputársela por gangrena.

Poco a poco, Don Catrín, tuvo que aceptar la situación por la que estaba pasando, y aunque fue difícil, tiempo mas tarde logró ganarse la compasión de la gente que con sus limosnas lo ayudaban a mantenerse. Para su buena suerte, días después, Don Catrín encontró a una muchacha, llamada Marcela, que le servía en todo y de la cual se enamoró. Con ella, vivió felizmente por varios años lleno de abundancia, satisfacción y gusto de solo estirar la mano, mientras las monedas caían.

Secuencia 13.-

A pesar de que Marcela siempre le fue fiel a Don Catrín, cuando este enfermó y comenzaron las complicaciones; Marcela, de buenas a primeras decidió abandonar a Don Catrín e ir en busca de un lugar donde no tuviera que soportar tantos problemas. Este hecho provocó un gran resentimiento contra las mujeres en el corazón del Catrín, que después lo llevarían a amedrentarse y a arrepentirse por el poco tiempo de vida que le quedaba

Secuencia 14.-

El fin ya era inevitable, los malestares cada vez eran peores y Don Catrín se sentía muy débil, parecía que la vida se estaba cobrando lo mal que se había portado. Pero a pesar de estas reflexiones, El Famoso Don Catrín de la Fachenda murió con una clama y una paz imperturbable, mientras que la realidad era otra.

Desgraciadamente, ni la muerte misma, logró que Don Catrín recapacitara y reconociera que la ambición y la soberbia solo llevan al camino del fracaso y la desdicha.

B.- Tema

Soberbia, mezquindad, ambición, frustración, orgullo, pobreza, desacato a la moral y desdicha.

C.- Descripción de Personajes

1.-Don Catrín de la Fachenda (Protagonista)

-Perfil Físico

Como los hechos transcurren a lo largo de toda su vida, el autor, no describe exactamente la figura de don catrín, pero se infiere que pudo ser una persona bien parecida, y de complexión delgada.

- Perfil Psicológico

Era una persona, evidentemente segura de si misma, con muchas metas, pero con, poco carácter. Debido a su gran habilidad mental, llegó a volverse egoísta y presumido. Con el paso del tiempo fue perdiendo los pocos valores que tenia y como buen catrín, se dedicó al ocio y a inventar jugarretas para aprovecharse de los demás astutamente y sacar ventaja de todo

Personajes Secundarios:

2.- Sus padres

-Perfil General

A pesar de que Joaquín Fernández de Lizardí no hace mucho énfasis acerca de los padres de Don Catrín por separado, se aprecia que fueron personas de bien que dedicaron su vida entera a su hijo, complaciéndolo en todo. De cierta manera, no supieron educarlo de manera adecuada, puesto que le toleraban todo, lo que demuestra su falta de carácter y decisión.

3.- Su tío el cura

Perfil Físico

Era, pues, un clérigo viejo como de sesenta años de edad, flaco, descolorido, de un rostro venerable y de un mirar serio y apacible; los años habían emblanquecido sus cabellos y opacado la vista de sus ojos que eran azules.

Perfil Psicológico

Tenía habilidad para sermonear a las personas incitándolas al bien y al encaminarse por el camino de Dios, también contaba con muchos valores y de cierta manera era terco, ya que todo lo que el decía creía estar bien sin importar lo que dijeran los demás.

4.-Su amigo Precioso

Perfil General

Joven no solo fino, sino afiligranado, de una erudición asombrosa y de unas costumbres ejemplares. Intimo amigo de Don Catrín que siempre le aconsejaba acerca de sus penurias

5.- Don Tarabilla

Perfil General

Mozo de veinte años, hablador como el solo, y con todas las cualidades de un catrín cualquiera (joven decente y de muy bellas circunstancias). Al parecer era un hombre honesto y extrovertido que no le importaba el que dirán.

6.-Don Tremendo

Perfil General

Oficial del regimiento militar, valiente y peleonero; le encantaba ir a las cantinas, embriagarse y batirse en duelo con quien podía, también era buen escudero y compañero de juego.

7.- Modesto

Perfil General

Era un joven oficial del ejército que contaba con cualidades excepcionales; era sencillo, modesto, inteligente, serio, cristiano y sobre todo siempre trataba de hacer el bien a sus semejantes. Sin embargo, a muchos les parecía aguafiestas, hipócrita y mal amigo.

8.- Simplicio

Perfil General

Joven extremadamente ingenuo e incrédulo, era una persona adinerada, con un buen oficio y una manera decente de vivir. Sabia perdonar a las personas y olvidar ciertos malentendidos, sin embargo algunas veces era arrebatado y brusco

9.-Laura

Perfil General

Joven de gran hermosura, atractiva y seductora. Se prestaba a emprender malas acciones con tal de conseguir beneficios, Tenia la fama de promiscua y era buena amiga de Don Catrín

10.-Marcela

Perfil General

Era una mujer que quería mucho a Don Catrín, y a primer plano, era atenta, consentidora, amable y muy cariñosa con él, sabía cocinar muy bien, ya que era práctica y bien hecha; sin embargo, al final del relato, termina abandonado a Don Catrín dejándolo solo y enfermo en una cama de hospital por lo que se le consideraría un acto de traición

D.- Tiempo de la Historia

El tiempo en la obra “Vida y Hechos del Famoso Don Catrín de la Fachenda” abarca desde la infancia del protagonista hasta su muerte; El conjunto de acciones narradas pudo durar aproximadamente sesenta años ó más.

E.- Espacio

El espacio en la Vida de Don Catrín de la Fachenda es el de la ciudad de México en la época colonial; especialmente en el centro de la ciudad, donde esta repleto de cafés y cantinas. También, una parte de la historia toma lugar en el” Morro de la Habana” cuando va prisionero a Cuba.

IV.- NIVEL DEL DICURSO

A.- El Orden

El Orden en el relato es prospectivo puesto que las acciones siguen hacia delante en un orden cronológico desde su infancia hasta su muerte.

B.- Duración

En la obra “Vida y Hechos…”, hay pausas cuando el autor:

a) Describe con extremo detalle, la pésima situación del protagonista:

“Todos los días tenía que untar mis botas con tinta de zapatero y darles bola con clara de huevo, limón o cebolla; tenia mi fraquecito viejo a quien hacer mil caricias con el cepillo; tenía mi camisa que lavar, tender y planchar con hueso de mamey; tenía un pantaloncillo de punto que zurcía con curiosidad con una aguja; tenia una tira de muselina que bien lavada pasaba por un fino pañuelo; tenía un chaleco de remiendos tan bien pegados que hacían una labor graciosa y exquisita; tenía una cañita ordinaria, pero tan bien manejada por mi, que parecía un fino bejuco de la china (…)”

b) Cita frases de varios autores, para describir mejor la situación que envolvía a los personajes:

“La templanza y el trabajo -dice el filosofo de Ginebra (Rouseau)- son los dos verdaderos médicos del hombre: el trabajo excita su apetito y la templanza impide abusar del el(…) El autor eclesiástico dice: Si estas sentado en una mesa no te dejes llevar del apetito de tu boca (…) ¿Quien no se reiría de buena gana al oír al famoso poeta Chapelle, platicando y bebiendo una noche con un mariscal de Francia a predicar fe cristiana? Monsieur Blacharde tuvo cuidado de conservarnos esta anécdota y al dicho abate le cae mas en gracia que otra vez en la casa del famoso Moliere (…)”

En la obra “Vida y Hechos…”, hay Resumen, cuando el autor:

a) Trata de sintetizar las situaciones que iban sucediendo:

“Si hubiera de os referiros por menor todas las aventuras de mi vida, sin duda que se entretendría vuestra atención; pero he ofrecido limitarme a un solo tomo, y así es preciso abreviar y contraerme a las épocas mas memorables de mi vida…”

b) Va al grano con lo que va suceder en una acción subsiguiente:

“Era ese día, por cierto, 25 de julio. Encontré un amigo, quien me llevó a la fiesta de Santiago Tlatelolco, acompañado de una señorita de no malos bigotes; que para no haceros el cuento largo, sucedió una tragedia…”

c) Narra acciones demasiado rápido, sin profundizar en el tema:

“Allí estuve algunos días; tenía una hermana bonita; me gustó, la enamoré, condescendió; fuimos amigos; el monigote lo supo; nos espió, nos cogió y me dio tal tarea de trancazos que volví a visitar el hospital.”

En la obra “Vida y Hechos…”, hay Elipsis, cuando el autor:

a) Da sobrentendido que el protagonista anduvo con una mujer casada:

“Pasé algún tiempo en la alternativa de pillo y de catrín, y una ocasión por cierta aventura amorosa, que no escribo por no ofender vuestros oídos castos, reñí con el marido de mi dama y éste tuvo la suerte de darme tan feroz cuchillada en el muslo izquierdo que casi me cortó la pierna…”

b) Deja a la imaginación del lector el atuendo que traía puesto Don Catrín

“Ninguno de ellos me hacia el menor aprecio, y aun se desdeñaban de saludarme; talvez por que estaba sin dinero y ya se imaginaran mi atuendo después de haber sido despedido del ejercito y no tener ni dos reales para comprarme un mendrugo de pan..”

En la obra “Vida y Hechos…”, hay Escenas, cuando el autor:

a) Nos habla acerca de las ideas clasistas que parcialmente definen a un catrín, como lo que mas le interesa al autor:

“Los catrines son hombres de bien, hombres decentes y, sobre todo nobles y caballeros(…), honran las sociedades con su presencia, alegran las mesas con sus dichos, divierten las tertulias con sus gracias, edifican a las niñas con su doctrina, enseñan a los idiotas con su erudición, hacen circular el dinero de los avaros con su viveza, aumentan la población en cuanto pueden, sostienen el ilustre de sus ascendientes con su conducta y por ultimo, donde ellos están no hay tristeza, superstición ni fanatismo.”

b) Hace énfasis en ciertas acciones que describen la conducta del catrín:

“Toda mi vida fue un continuado circulo de disgustos, miserias, enfermedades, afrentas y desprecios; y la muerte, en la flor de mis años, arrebató mi infeliz espíritu en medio de los remordimientos mas atroces. Expiré entre la incredulidad, el terror y la desesperación. ¡Pobre de mí! ¡Ojala no tenga imitadores!”

C.- Voz del Narrador

La voz del narrador es autobiográfica puesto que este es el personaje principal de su propia historia

D.-Perspectiva

La perspectiva o punto de vista del narrador es omnisciente puesto que nos declara todo lo que piensan y sienten los personajes además de narrar los hechos ocurridos con lujo de detalle.

E.- Estructura

Introducción:

Descripción de la vida de Don Catrín y su entorno psicosocial durante su infancia y juventud. También relata la influencia que le imponen sus amigos hacia lo que se va dedicar de grande y las resultas de su comportamiento

Conflicto:

El comandante, corre del ejército a Don Catrín, así que queda desempleado, sus padres mueren y pierde la casa en la que había vivido por toda su vida. Los hechos anteriores ocasionan que el catrín desvíe a un mas su conducta dedicándose a la holgazanería y charlatanería

Clímax:

Don Catrín accede a ayudar a un amigo a robar una tienda, así que es descubierto por la policía y lo meten a la cárcel del morro de la Habana. Al salir de la cárcel, el catrín se enamora de una mujer casada y el marido decide vengarse cortandole la pierna

Desenlace:

A pesar de estar cojo, pobre y desdichado, se enamora de Marcela que le ayuda a sobrellevar su vida, pero conforme va enfermando, Marcela lo abandona y finalmente Don Catrín muere en la soledad que el mismo se marcó.

F.- Recursos Estilísticos

El lenguaje utilizado en la obra de Joaquín Fernández de Lizardí; “Vida y Hechos del Famoso Don Catrín de la Fachenda”, es coloquial y con regionalismos pero a la vez es culto puesto que utiliza locuciones latinas como:

“Una ocasión, arguyendo con un rancio peripatético que defendía la existencia de cierto animal llamado entre sus antiguo patronos ente de razón, después de varias cosas que le dije añadí este silogismo concluyente: Si per alicujus actus eficeretur entes ratio, `maxime per huic: non ergo per nullis

“Al cabo de este tiempo, por parecerme poco premio, no quise obtener el primer lugar in `rectum' que me ofrecían y me contente con el grado de ser bachiller en artes para adquirir los grados de licenciado, doctor y maestro; y como ser bachiller en artes es `conditio sine qua non', me fue preciso bachillerear contra mi gusto

La extensión de los párrafos es corta, como buena obra lizardiana, La narración de acciones esta equilibra con la descripción de las aventuras del catrín de tal manera que la acción del protagonista se conjuga con la influencia que representan los personajes secundarios en todos sus casos: Los diálogos son cortos pero muy reveladores en cuanto a lo que esta pasando en ese momento. Definitivamente el autor, se rige en el presente durante toda la obra y nunca mira hacia el pasado apoyándose en medios para recrear el ambiente o una atmósfera psicológica como:

“Tan embebecido estaba yo en el ambiente de borrachera de mis amigos y yo en estas tristes consideraciones, que ni atendí alo que platicaban. Mi abstracción fue notable en tanto grado que un don… qué sé yo cómo se llamaba, oficial de regimiento, la notó y me reconvino en una palmada en pos amigable y sincera (…)”

El autor emplea efectos de luz y color: (“Tan pronto llegué a mi casa bañado de la mansión del conde, tuve un visión en la que mi tío el cura aparecía dentro de una luz intensa y pomposa que me decía en tono melancólico…”), de sonido: (“No pudiendo yo sufrir una definición tan injuriosa a nuestra clase, le dispare al insolente viejo una porción de desvergüenzas a grito pelado que provocaron un enorme barullo en el café…”), y efectos de dolor: (“Eran las tres de la tarde, y no había probado gota de alimento, ni aun tenia esperanza de probarlo; pero ni sabia en donde recogerme es noche(…) Viéndome muerto de hambre, resolví a empeñar estas preseas en cualquier cosa; aunque con harto dolor de mi corazón.”)

Las figuras retóricas, que el autor, aborda con mas frecuencia aborda son:

Metáfora: (“En aquella ciudad fuimos de bastante provecho, por que compusimos los castillos de la punta y del príncipe; y como burros de carga; servimos en los arsenales (…)”)

Paradoja: (“El catrín, es como un caballero sin honor, un rico sin renta, un pobre sin hambre, un enamorado sin dama, un valiente sin agallas, un sabio sin libros, un cristiano sin religión y tuno a toda prueba”)

Comparación o Símil: (“En una de estas vueltas de mi mala suerte, estando en un café, fue entrando el pobre Tarabilla como todo u caballero de la realeza pero sin un real en el bolsillo (…)”)

Prosopopeya: (“Con Marcela, me sentía flotar sobre una fiebre de tranquilidad y paz que parecía poner fin a mi soledad.”)

El hecho mismo de escoger a Don Catrín de la Fachenda, como figura central de su obra, Lizardí, nos revela su postura ideológica hacia el estudio de la decadencia de la sociedad y de cómo un hombre puede moldear su destino.

V.- INTERPRETACIÓN DE LA OBRA

Visión del Hombre y el Mundo:

José Joaquín Fernández de Lizardí quiere transmitirnos en forma realista, una línea temática acerca de cómo el hombre y su capacidad de libre albedrío pueden decidir ciertos factores enfocados hacia el futuro. La situación decadente de la sociedad, las altas jerarquías y un mundo donde el entorno social es muy censurado; revela la desesperación de los hombres en general para dar un giro en su vida.

Desde la propia visión del autor, el hombre juega un papel importante con respecto al valor de la individualidad pues nos narra un mundo colonial, donde Don Catrín resulta ser una alegoría de la ambición a la que puede llegar un hombre y del fracaso que resulta tomar el camino de la soberbia y mezquindad

VI.- INTENCIÓN DEL AUTOR

Al parecer, Joaquín Fernández de Lizardí, mediante el sentido común moralizante, se empeña en convencer al lector de la deplorable existencia catrinesca y añade a modo de reflexión la existencia de buenos hombres convertidos en pillos que, no solo agobiado por los problemas de la miseria económica y de las dificultades de conseguir un trabajo; Lizardí, en forma original recupera la trascendencia del deseo de superación personal del hombre, que debido a cierta idiosincrasia que los españoles infundieron en el México colonial, la población suele acabar igual que Don Catrín, en las cantinas y cafés dedicándose a la mala vida, erróneamente por la dificultad que representaba ser un buen individuo

Es posible que Lizardí, haya pensado principalmente en dirigir su obra a lectores que a diferencia que Don Catrín fueran capaces de percibir y reflexionar a cerca de los malos hábitos, dispuestos a aceptar la lectura de temas y problemáticas psicológicas de hombres que tal vez puedan identificarse con el protagonista para tratar de modificar el rumbo de su vida.

VII.- IMPRESIONES PERSONALES

Indudablemente, he disfrutado la lectura y podría decir que “Vida y Hechos del famoso Don Catrín de la Fachenda” me atrapó emotiva y racionalmente ya que desde que leí las primeras páginas, de alguna manera sentí identificación con el personaje, aunque después fui dándome cuenta de que tal vez, Lizardí acertó en la verdad del mexicano, ya que me puedo imaginar que muchas personas, al igual que Don Catrín, echaron su vida por la borda desaprovechando a su familia, sus cualidades, etc.; hecho que me invitó a pensar y reflexionar en el tema preciso de la organización de aquel tiempo, mediante una trama deliberadamente corta y entretenida, que sin duda, en lo personal, resultó ser agradable y divertida.