Don Álvaro o la fuerza del sino; Duque de Rivas

Literatura española del Romanticismo. Teatro (drama) romántico del siglo XIX. Contexto histórico. Costumbrismo. Argumento

  • Enviado por: Casilda
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 4 páginas
publicidad

Don Álvaro o la fuerza del sino

  • Contextualización

  • Esta obra fue estrenada en el 1835 tras la muerte de Fernando VII que trajo consigo el triunfo del Romanticismo en España.

    Hasta 1843 cuado la hija de Fernando VII cumplió la mayoría de edad, se abre el periodo de la regencia de Maria Cristina. En 1843 comienza el reinado de Isabel II con el que se abrió paso el liberalismo moderado, tras la derrota militar del carlismo. Las contradicciones internas del gobierno, el inmovilismo político, la corrupción… provocaron la revolución de 1868, que destrono a la reina, se inició una breve etapa de liberalismo democrático con la monarquía de Amadeo I y la primera república. El sistema de restauración, inspirado por Cánovas del Castillo, supuso el éxito del liberalismo conservador durante el reinado de Alfonso XII, que benefició a la burguesía y en el que se inició una tardía y limitada industrialización. El siglo se cerró con el desastre de 1898: la derrota ante los Estados Unidos sacó a la luz los problemas de España.

    Esta obra se trata de una obra dramática del romanticismo que representa a la perfección la obra tipo que triunfó durante el romanticismo. La obra está dividida en cinco jornadas y estas a su vez en distintas escenas. El tema principal es el amor que debido a las convicciones de la época y al destino se convierte en inalcanzable. El honor también está presente durante toda la obra.

    La obra se desarrolla en escenas como monasterios, ruinas, albergues… Utiliza la naturaleza como marco en situaciones dramáticas. Respecto a los personajes aparecen muchos de ellos la mayoría son solo secundarios para crear ambiente.

  • Demostrad que Don Álvaro es una obra romántica.

  • Algunos de los rasgos que demuestran que la obra es romántica son los siguientes:

    - Predominio de los sentimientos y pasiones sobre la razón y las normas sociales y morales. Don Álvaro quiere casarse con Leonor a pesar de los inconvenientes y oposiciones familiares, sociales y morales.

    - Protagonistas rebeldes. Don Álvaro, que ignora las normas y desobedece a sus “superiores”.

    - Abandono de la intención didáctica. No enseña ninguna moraleja, ni comportamientos correctos, más bien todo lo contrario.

    - Rompe con la regla clásica de las tres unidades (lugar, tiempo y acción). Los clasicistas exigían que la obra no sucediese en espacios diversos o alejados entre sí; querían que se desarrollase la acción en un solo día y su tratamiento tuviese un solo asunto. En este drama romántico se acepta el tratamiento de dos asuntos (el sentimiento de venganza de don Carlos y de don Alfonso y el amor que sienten doña Leonor y don Álvaro); un tiempo dilatado; y espacios cambiantes y espaciados (como por ejemplo, Sevilla e Italia.

    - Mezcla de tragedia y comedia. La obra es trágica (acaba con la muerte de todos los protagonistas), pero también incluye pasajes cómicos, por ejemplo, las conversaciones cotidianas en la taberna. P. ej., Don Álvaro en su monólogo existencial en el bosque.

    - Mezcla prosa y verso. En los pasajes cotidianos, con personajes “normales”, usa la prosa, mientras que en los personajes “importantes” (aristócratas), usa el verso.

    - Identificación con la naturaleza. La naturaleza refleja los sentimientos de los personajes.

    - Personajes melancólicos, idealistas y pesimistas. El ejemplo más claro es Don Álvaro que se lamenta constantemente por su mala suerte.

    - Estilo expresivo y exaltado (uso de recursos literarios) Por ejemplo el exceso de exclamaciones.

    - Aparición de monólogos como forma de expresar la intimidad del personaje.

  • El costumbrismo de la obra

  • El costumbrismo fija su atención en los hábitos contemporáneos, principalmente desde el punto de vista de las clases populares, y se expresa en un lenguaje purista y castizo. En el romanticismo es un signo de melancolía por los valores y costumbres del pasado.

    El costumbrismo está presente durante toda la obra:

    - Jornada primera: Se inicia con una escena costumbrista, aparecen personajes como el majo, el tío paco, el canónigo, la preciosilla...conversando en un establecimiento en el que se vendía agua de manantial. Su relación es de amistad distinguiendo entre la postura del canónigo y la de los demás personajes. Usan un lenguaje coloquial y jergal y tienen una conversación sobre un forastero que ha llegado que dicen que pretende a la hija del marqués de Calatrava y que va a verla todas las noches. Todos le consideran un hombre educado y un caballero excepto el canónigo que al enterarse de las visitas secretas de este informa al marqués de Calatrava.

    - Jornada segunda: Tiene lugar en un mesón en el que se encuentran :un estudiante que utiliza una lengua pedante, la mesonera que tiene fama de cotilla, el arriero, el tío Trabuco, el mesonero, el alcalde. Hablan con un lenguaje popular y a través del estudiante empiezan a hablar sobre un misterioso personaje que se aloja en el mesón. El estudiante es amigo de uno de los hijos del marqués de Calatrava y le está ayudando a buscar a su hermana Leonor y al asesino de su padre.

    -Jornada tercera: Son los militares jugando a las cartas en Italia, son oficiales tramposos que pretenden aprovecharse de un nuevo jugador que resulta ser don Carlos, hijo del marqués de Calatrava. Este al darse cuenta de la estrategia saca su espada y con ayuda de don Álvaro que casualmente pasaba por ahí logra que los demás oficiales huyan.

    -Jornada cuarta: en esta jornada no aparece costumbrismo. Tiene lugar la batalla en la que Don Álvaro es herido y mas tarde el duelo entre este y Don Carlos, que muere.

    -Jornada quinta: Tiene lugar en un convento en el que el hermano Melitón reparte comida a una mujer, un hombre cojo, un manco y un anciano que continuamente protestan por todo y le reprochan que prefieren al padre Rafael. Tienen una actitud grotesca y maleducada. Sorprende el contraste entre la poca paciencia del hermano Melitón y la serenidad del padre Guardián. Esta escena termina con el duelo entre Don Alfonso, hermano de Leonor, y Don Álvaro que tras la herida de muerte de su contrincante acude a pedir ayuda a una Iglesia en la que se encuentra Leonor que muere en manos de su hermano. Tras esta escena Don Álvaro se suicida.