Don Álvaro o la fuerza del sino; Duque de Rivas

Literatura española del Romanticismo. Teatro romántico del siglo XIX. Argumento. Estructura teatral. Lenguaje. Personajes. Venganza. Amor. Fatalidad

  • Enviado por: JAVIER GOMEZ
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

don alvaro o la fuerza del sino

Autor y Obra

Angel de Saavedra, dicho el Duque de Rivas, nació en Cordoba el 10 de Marzo de 1791 de muy aristocrática familia y falleció en Madrid el 22 de Junio de 1865. Hubo una educación vasta, una cultura francesa, la cual motivó su gusto por la literatura y el dibujo. Poeta y autor español, Angel de Saavedra hubo una vida atormentada. Numbcado oficial de la guarda del Rey después de ser criado en el seminario de los Nobles de Madrid, se distingue en el transcurso de la guerra de Independencía (1808); condenado a muerto por Fernando VII a causa de sus ideas liberales, conseguío a huir y se queda exiliado durante diez años en Inglaterra, en Italia, en Malta y en Francia. Vuelve a España después la amnistía de 1834, hereda el titulo de Duque y una grande fortuna; convertido al conservadurismo, es ministro, presidente del Consejo de Estado, ambasador, director de la Real Academia de la Lengua.

Sus primeras poesías y sus primeras dramas son influencidas por el neoclásicismo (Meléndez - Valdéz y Quitana). Luego, el autor se orienta deliberamente hacia el Romanticismo y tres obras, sobretodo, son celebres. Primero, un poema en doce romanceros: El Moro Expósito (1834), cuyo tema trata de la leyenda del bastardo Mudarra y de sus hermanos. Es un fresco realista y fantástica, de las civilizaciónes arabes y cristianas en la España de la Edad Media. El prologo fue escrito por Alcalá Galiano. Don Alvaro o la fuerza del sino, cuyo primera representación tuvo lugar en Madrid en 1835, fue el triúnfo del Romanticismo sobre el Escenario; este drama fue en España lo que Hernani había sido en Francía. Las aventuras tragicas de un heroe perseguido por el sino, el misterio y la muerte, el amor, con una mezcla de tipos y de tonos, lances imprevistos…. Todo contribuye en hacer una ilustración clamorosa del romanticismo. El Duque de Rivas se inspiró de lo real: tuvo una propriedad, 'La Jarilla' en Hornachuelos y conoció la leyenda de la 'Mujer Penitente'. Verdi sacó de este éxito una ópera, La Forza del Destino (1862). Finalmente, el ultimo titulo glorioso del Duque son sus Romances históricos (1841) que trata de personajes y de peripecías de la historía nacíonal, desde el reinado de Pedro El Cruel hacia la batalla de Bailén.

El Duque de Rivas, realizando plenamente su vida, murió en 1865, pocos días después de la muerte de Antonio Galiano, su grán amigo.

Resumen

Don Alvaro, un indiano rico y misterioso vive en Sevilla, y tiene un romance con doña Leonor, hija del Marqués de Calatrava. Pero éste no aprueba esos amores, y así don Alvaro decide raptar de su casa a doña Leonor. En la huida de los amantes, el Marqués muere accidentalmente, iniciendo con esta acción la tragedia de los protagonistas. Los enamorados desaparecen. Doña Leonor vive oculta durante un año, y así, todos, incluso don Alvaro, la creanmuerta. Depués, se retire en el monasterio de los Angeles, en Hornachuellos y Don Alvaro viaja hasta Italia. Los dos hijos del Marqués, don Carlos y don Alfonso, han jurado vengar la muerte de su padre y han salido en busco del indiano. En Veletri se encuentran y reconocen don Alvaro y don Carlos, lo que lleva a un duelo donde perece Carlos. El sobreviviente se refugía en el convento de los Angeles en España, como fraile, durante cuatro años. Pero don Alfonso ha ido en Perú y sabe toda la verdad sobre don Alvaro: viene a encontrarle. Segundo duelo obligado, en el cual cae herido don Alfonso. Ambos descubren que doña Leonor vive al lado en la ermita, y creyéndola cómplice de don Alvaro, la mata don Alfonso.Para don Alvaro, la única escapatoria a su destino es el suicidio. Se precipita de la montaña diciendo 'Yo soy un enviado del infierno, soy el demonio exterminador'.

Estructura

Este drama está divido en cinco jornadas, cosa típica del teatro neoclásico. Podemos ver que Don Alvaro o la fuerza del sino tiene todas las características del teatro romántico cuanto a la historía, a los temas y al estilo. Pero, cuanto a las normas neoclásicas de las tres unidades, el Duque de Rivas tomó mucha libertad:

ð Hay diferentes luegos, de España a Italia.

ð El drama pasa sobre un periodo de cinco años.

ð Hay un acción principal pero también otras historías costumbristas y cotidianas.

Vamos a desmenuzar estas cinco jornadas:

Primera Jornada:

La escena empieza en Sevilla y sus alrededores, cerca de la puente de Triana, con la escena cotidiana de un aguaducho. Son presentes el tío Paco, el oficial, una preciosilla diciendo la buenaventura. Observamos un cambio de decoración en la escena V, cuando somos en la casa de Doña Leonor.

Jornada Segunda:

La escena pasa en la villa de Hornachuelos, en Córdoba y sus alrededores. Estamos al mesón de Monipodio. Son presentes al mesonero y la mesonera, un alcalde, un estudiante, un arriero y el tío Trabuco. La acción principal consiste en el estudiante hablando con mucha cultura y burlándose un poco de los otros, incultos. Se cambia la decoración en la escena III, estamos al exterior del monasterio de los Angeles.

Jornada Tercera:

La escena pasa en Italia, en Veletri y sus alrededores. Hay oficiales jugando a los naipes. Son presentes cuatro oficiales. Estamos en una sala. Hay un cambio de decoración en la escena III: aparece una selva. También a la escena V: el teatro representa un risueño campo de Italia. Otro cambio en la escena VII: estamos en el alojamiento de un oficial superior.

Jornada Cuarta:

La escena pasa en Veletri. Esta jornada es la única que no empieza con una escena costumbrista. Estamos de nuevo en el alojamiento militar. Después, estamos fuera, en la escena II.

La escena pasa en la plaza principal de Veletri. Son presentes el teniente, el subteniente y Pedraza, también oficiales. Podemos considerar esta escena como la escena costumbrista.

Jornada Quinta:

La escena pasa en el convento de los Angeles y sus alrededores. Consiste en la sopa del convento. Hay mendigos y lisiados, el Padre Guardián y el Hermano Melitón. En la escena IV, nos encontramos en una celda. Después, en la escena VIII, volvemos al lugar de la escena I. en la escena IX, estamos fuera, el taotro representa un valle. Es en esta situación que se acaba el drama.

En hecho, en toda la dora, hay quince cambios de decoración. Cuanto al tiempo, damos un salta en el tiempo desde el fín de la jornada cuarta y la jornada quinta: hace cuatro años que Don Alvaro se ha retirado en el monasterio de los Angeles. Pues cuatro de las cinco jornadas empiezan con una escena costumbrista, que nos dan un colorido de romancepopular, en contrasto con las escenas nobles.

Temas principales

Uno de los temas es toda la tradición de venganza, sobre todo en un duelo. Ese anhelo de vengarse parece salvar la honra familiar que ha sufrido una ofensa. En la obra, la furia de Don Marqués se transforma en deseo de venganza, como una obligación, en sus hijos.

Al principio de este problema aparece el amor, o mejor dicho la pasión entre don Alvaro y doña Leonor, que será muy breve porque la sociedad y los deberes que impone, y la familia de Leonor le destruirán.

Pero el principal tema queda 'la fuerza del sino', es decir la fatalidad que se abate sobre don Alvaro hasta su muerte. En efecto, no podrá vivir su amor con doña Leonor, ello matará don Marqués y sus hijos. Después, sentirá la culpa de sus acciónes y huirá durante cuatro años en soledad en un convento. Por fín, después volverse de fraile en un enviado del infierno, se suicida dicíendose 'demonio exterminador' y pidiendo al infierno de tragarle. Don Alvaro no ha salvado su alma y a él no fue concedido misericordia. Esto es el conflicto típicamente romántico: el hombre entre Díos y el mundo.

Personajes importantes

Don Alvaro es un indiano rico y de misterioso origén qué vive en Sevilla. Está muy enamorado de doña Leonor y quiere fugarse con ella para que se casen.

Podemos ver a Don Alvaro como la personnificación del ser romántico: tiene un sentimiento interior mezclado de dolor y de soledad que no puede disolverse y se queda dominado por su destino. Además, idealiza la amistad, el honor y el amor: es porqué siempre va a ser decepcionado por la vida terrestre y cuya única escapatoria a su destino es el suicidio.

Doña Leonor es una doncella aristocrática apasionada por don Alvaro y que provoca inexorablamente los tormentos del alma de su amante y la fatalidad de un destino ya creciente. Leonor huye en un convento, llevada por el amor al sentimiento de la culpa y éste da lugar a la penitencía, en la cual encuentra la muerte.

El Marqués de Calatrava es el padre de doña Leonor, don Carlos y don Alfonso.Parece rigido porqué se opone rotundamente a la boda de su hija con don Alvaro, por considerar al pretendiente como un aventurero advenedizo. Pero no se presenta en escena como la figura de la severidad autoritaria sino como un padre que soló quiere proteger a su hija. El Marqués sorprende los dos amantes y trata de impedirlos de huir pero muere accidentalmente, herido a muerte por el arma de don Alvaro.

Don Carlos es el primero hijo del Marqués. Busca a vengar la muerte de su padre y a lavar el afrenta de su familia en el sangre de don Alvaro. Se encuentra a don Alvaro con quien hace migas hasta que se entera de su identidad, lo que los lleva a un duelo donde perece don Carlos.

La fín funesta de Don Carlos puede ser asimilada al resultado de un principe de la sociedad de esta epóca: morir para vengar la honra escarnecida.

Don Alfonso es el secundo hijo del Marqués. Quiere también matar a don Alvaro y a doña Leonor. Encuentra don Alvaro en un convento y le reta a duelo, donde también muere, no sin antes descubrir la presencía de su hermana en dicho convento, por lo cual la mata, destrozando una vez más las esperanzas del amante. Don Alfonso representa la funesta realización del dichoso destino de los dos amantes.

Otros personajes

El mundo social abarca desde la nobleza de sangre real hasta los mendigos. El ejército está representado por múltiples funciónes: desde el grado de teniente coronel al de preboste o ordenanza. Para la religión, hay primero los franciscanos: Padre Guardián, definido como un sierro de Díos, y Hermano Melitón, fraile gruñón pero gracioso. También tenemos el canónigo, digno y prudente, quién da lugar a toda la tragedía y un capellán de regimiento. El alcalde representa la vida política. Encontramos también a un capitán, a un cirujano, un estudiante parlanchín, arrieros, un aguador, mesoneros, y criados.

Al lado de todos estos personajes, vemos a una gitana, Preciosilla, que puede venir de la Gentanilla de Cervantés, así como el ventero Monipodio, un pícaro sevillano o como Félix de Avendaña. Por fín, don Alvaro se presenta con falsas identidades: el militar don Fadrique (quién fue realmente hijo de Alfonso XI y de Leonor de Guzmán); o, al fin, Padre Rafael en el convento de los Angeles.

Lengua y efectos estilícticos

Los cincos actos o 'jornadas', típicos del teatro neoclásico, tienen un doble ritmo: lento y moroso en los deliciosos cuadros de costumbres, rápido y precipitado cuando se pone en tensión el hilo argumental.

El Románticismo acepta la mezcla de prosa y versos, contradiciendo así la estética neoclásica. El Duque de Rivas, para el verso, admite la diversidad métrica del Barroco, utilizando la redondilla, el romance, la silva y la décima. En Don Alvaro, se contan también unas seguidillas. La unica ley romantica es la de la libertad: no son las formas las que se imponen al poeta, es el poeta al que las tiene sometidas a su sentimiento. Varias asonancias sirven de motivo sentimental, lo cual hace adquirir al romance a veces un aire particularmente sinfoníco.

La versificación de Don Alvaro es desigual: a veces robusta, bastante fluida y con pocos ripios; llena de prosaísmo en otros casos. Las escenas de rigor argumental están en versos y las episódicas y costumbristas están en prosa; con excepción de la escena final de la primera jornada, escrita en prosa rápida, detonante de gritos y maldiciones, y de las dos últimas escenas del drama con el terrible desenlace, también en prosa, entrecortada por exclamaciones imprecatorías.

A través de esta obra, podemos noticiar el estilo elevado y el llano qué se yuxtaponen con frecuencia, la grande variedad y riqueza en el vocabulario y en las structuras de las frases, qué ilustran perfectamente todas las situaciónes y los estados de animo de los personajes.