Doctrinas religiosas

Religión. Creencias. Agnoticismo. Ateísmo. Creyentes

  • Enviado por: Elcorte
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

Christian Sanz Abad

Nº 16 4º ESO “B”

Religión

Rafael

INDICE

1ª pagina----------------------- Portada

2ª pagina----------------------- Índice

3ª - 4ª pagina----------------------- Agnosticismo

4ª - 6ª pagina---------------------- Ateismo

6ª - 8ª pagina---------------------- Creyente

8ª - 9ª pagina--------------------------- Opinión personal

9ª pagina-------------------------------- Bibliografía

Agnosticismo

Agnosticismo es la posición que limita el conocimiento a la experiencia sensual o empírica verificable. Rechaza la posibilidad de conocimiento sobrenatural y por lo tanto la posibilidad de saber si Dios existe, es una doctrina filosófica. En cuanto tal trata con un conjunto más o menos estructurado de ideas   -conocimiento, creencia, fe, verdad, misterio, experiencia, dogma, ignorancia, sujeto, etc.-   pertenecientes al ámbito de la Teoría del Conocimiento  (y no al de la Ontología o al de la Lógica, por ejemplo).

Agnosticismo no es lo mismo que ateísmo (negación de la existencia de Dios). Su posición es que no se puede saber si existe o no.  Por eso rechaza cualquier pronunciamiento a favor o en contra de la existencia de Dios.

Algunos cristianos, paradójicamente, toman una posición que parte de los mismos principios del agnosticismo. Como los agnósticos, creen que la existencia de Dios no se puede conocer por la razón y que por lo tanto la fe es irracional.  Pero deciden dar un total "salto en fe" (irracional).  Por eso rechazan la apologética (el uso de argumentos razonables para explicar y defender la fe). Pretenden creer por la "fe sola", sin ninguna asistencia de la razón. Para ellos la razón es mas bien un obstáculo a la fe.

Notas características del agnosticismo actual:

  • El voluntarismo. Es quizá la nota más importante. Consiste en situar la voluntad por encima de la inteligencia. La libertad se considera el valor más importante de la vida; una libertad entendida como espontaneidad y autonomía absoluta. Ser libre es ser la fuente de los propios valores, todos ellos sometidos a la voluntad, último criterio.

  • Dependiendo inmediatamente del voluntarismo, el nominalismo. Sólo es válido el conocimiento intuitivo; todo lo demás no son más que pensamientos, teorías o hipótesis.

  • La finitud. La inmanencia, la mundanidad. La vida humana no tiene un sentido trascendente.

  • La carencia de fundamento. Para el agnóstico, no existe siquiera el problema de dónde venimos y adónde vamos. La contingencia es total. Si existiera un fundamento del deber, nos condicionaría totalmente, pues la libertad entendida como pura espontaneidad no puede ser más que una fuerza que se desencadena sin razón.

  • No existe la metafísica, ni en general la filosofía: no son conocimientos científicos. Se reducen estos a lo mensurable y experimentable.

  • El historicismo: el hombre no es sino que se hace: se hace a sí mismo mediante su propio obrar. La libertad exige que la vida humana sea autorrealización, que cada uno llegue a ser aquello que se ha propuesto, aquello que desea ser.

  • El hombre agnóstico es por definición antidogmático, y por tanto relativista.

  • La virtud más valiosa es la tolerancia, que permite la convivencia entre los hombres.

  • El único criterio válido para llegar a la verdad es el diálogo.

  • La convivencia social y las relaciones interpersonales se basan más en el sentimentalismo que en verdaderos lazos racionales o voluntarios.

  • La ausencia de valores absolutos da lugar al nihilismo y la amoralidad.

  • Aunque parezca paradójico, la actitud agnóstica es agresiva frente al creyente, porque se considera a su vez agredido.

  • ATEISMO

    ¿Qué es el ateísmo?

    El ateísmo se caracteriza por una ausencia deliberada (es decir, elegida) de creencia en la existencia de dioses. Algunos ateos llegan más lejos, y creen que algunos dioses en particular, o todos los dioses, no existen. La no creencia en la existencia de dioses es a menudo referida como la postura del "ateísmo débil". La creencia de que los dioses no existen (o no pueden existir) es conocida como "ateísmo fuerte".

    Respecto a aquellas personas que nunca han estado expuestas al concepto de "dios": si son o no "ateos" está sujeto a discusión. Dado que difícilmente encontrarás a alguien que nunca se haya encontrado con la religión.

    Es importante, sin embargo, hacer notar la diferencia entre las posturas fuerte y débil del ateísmo. "Ateísmo débil" es simple escepticismo; no creencia en la existencia de Dios. "Ateísmo fuerte" es una creencia cierta en que Dios no existe. Por favor no caigas en la trampa de asumir que todos los ateos son "ateos fuertes". Hay una diferencia cualitativa entre las posturas "fuerte" y "débil"; no es sólo una diferencia de grado.

    Algunos ateos creen en la no existencia de todos los dioses; otros limitan su ateísmo a dioses específicos, tales como el Dios del Cristianismo, en lugar de hacer una negación general.

    ¿Odian los ateos a Dios?

    Muchos creyentes creen que el ateísmo esta basado en odiar su dios, no pueden ver que éste no puede ser el caso ya que los ateos no creen en semejante ser. Muchos ateos demuestran sin embargo un resentimiento profundo hacia algunos grupos de creyentes, principalmente a los cristianos, debido a que este grupo abusivamente tratan de convertir a todos a su religión.

    ¿Por qué alguien se vuelve un Ateo?

    La mayoría de las personas que se han vuelto los ateos piensa que la creencia en cualquier dios es irrazonable y / o que cualquier dios en el sentido tradicional es imposible. Algunas personas se volvieron ateas como una manera de rebelarse de una casa sumamente religiosa, y después ve que era sin embargo una opción razonable. Unos (afortunados) han nacido en familias ateas y nunca han tenido en cuenta la religión.

    ¿Pero acaso no es lo mismo no creer en Dios que creer que no existe?

    Definitivamente no. No creer en una proposición significa que uno no cree que sea verdadera. No creer que algo es verdadero no es equivalente a creer que es falso; uno puede sencillamente no tener idea si es verdadero o no. Lo cual nos lleva al agnosticismo.

    ¿Cuál es la justificación filosófica o base para el ateísmo?

    Muchos ateos sienten que la idea de un Dios tal y como es presentada por la mayoría de las religiones es esencialmente auto-contradictoria, y que es lógicamente imposible que tal Dios pueda existir. Otros son ateos a través del escepticismo, debido a que no ven evidencia de que Dios exista.

    También hay que notar que la palabra "ateo" tiene tantos matices en su significado que es muy difícil generalizar acerca de los ateos. De lo único que puedes estar seguro es de que los ateos no creen en Dios. Por ejemplo, ciertamente no es el caso el que todos los ateos crean que la ciencia es la mejor forma de conocer el universo.

    Creyente

    A.- Es creyente quien está convencido (y no sólo intelectualmente sino vitalmente) de la existencia real de Dios como ser Absoluto, trascendente al mundo y personal, y de la posibilidad de una relación con Él.  Éste debe ser único (el politeísmo fragmenta el carácter absoluto de lo divino, y convierte a los llamados "dioses" en poderes especializados o en aspectos diferentes de lo sobrehumano). Debe ser también la causa última del mundo la que Él da libremente la existencia. Esto implica que es Todopoderoso y Providente.

    La concepción de un Dios así presupone que está interesado en los hombres, a los que les exige una conducta moral y a los que juzgará un día. Esto implica que Él mismo es justo y bueno. El interés de Dios por los hombres hace que les envíe guías que les comuniquen su voluntad, condición de su salvación y que les aseguren su benevolencia. Le agradan las oraciones de los hombres pues así éstos reconocen su poder, sabiduría y bondad. Aunque se puede aplicar plenamente este concepto de religión, además del cristianismo, sólo al judaísmo y al islam, muchos de estos elementos están también presentes en las grandes religiones de Asia.

    Por ser creyente el ser humano tiene que reconocer la necesidad de un Absoluto objetivo y permanente, y aceptar la posibilidad y alta conveniencia de una relación interpersonal con este Absoluto. Si pienso que no existe nada trascendente al mundo que me rodea, o que el Absoluto es impersonal, o si dudo de la posibilidad de llegar a una conclusión cierta respecto a su existencia y sensibilidad seré un ateo, un agnóstico o un deísta. (Dios creo al mundo pero no se ocupa de los hombres).

    B.- Un cristiano, para serlo, necesita reconocer que Jesús es el Cristo (Mesías, Ungido) o sea el Salvador del mundo: único, universal y definitivo. Debe reconocerlo como el Hijo de Dios, verdaderamente Dios, enviado por el Padre Eterno para que se hiciera hombre, verdaderamente hombre, concebido por obra del Espíritu Santo en María Virgen. También hay que confesar que murió para la redención de nuestros pecados y que resucitó verdaderamente y vive para siempre, y que desde la derecha del Padre envía sobre los hombres, especialmente los que han creído en Él, el Espíritu Santo.

    Asimismo que vendrá al fin de la historia como juez universal, para la condenación o salvación de cada uno de los hombres. Mientras tanto sus apóstoles, y los sucesores de éstos, han recibido el encargo de continuar su obra anunciando la buena nueva de la llegada del Reino de Dios, con el encargo de bautizar a los que creyeron, de conducirlos a una vida conforme a sus enseñanzas, para que se amen los unos a los otros, y que lo recordarán volviendo a hacer lo que Él hizo en la última cena: la entrega de sí mismo como comida y bebida, fuente de Vida Eterna para los suyos.

    Si yo estimo a Jesús sólo como un gran maestro y un hombre ejemplar, pero no lo acepto como el Hijo de Dios con una naturaleza divina, no soy cristiano. Si lo acepto como Salvador, pero sólo uno entre mucho, o sólo para una civilización o una época, no soy cristiano. Si me lo imagino como un ser divino que asume la apariencia de un hombre pero no su realidad, y para siempre, no soy cristiano.

    La iglesia como la comunidad de los creyentes en Cristo desgraciadamente se dividió en el curso de los siglos, y tenemos como ramas hoy existentes, además de los católicos, los llamados ortodoxos y las múltiples formas de protestantismo. Ciertos grupos que se presentan como cristianos no lo son porque niegan algunos de los puntos fundamentales arriba mencionados. ni los ortodoxos ni los protestantes, a pesar de ser cristianos realmente, aceptan el papel unificador de la Iglesia del sucesor de Pedro, el obispo de Roma a quien nosotros llamamos Papa.

    Para ser cristiano se tiene que reconocer que Dios, de hecho, ha querido establecer y ofrecer a los hombres como camino y mediador a Jesús de Nazareth que, al ser al mismo tiempo Dios y Hombre, ha establecido la alianza definitiva entre Dios y los hombres que asegura a estos últimos el logro de la razón de ser de su existencia.

    C.- El católico  es el que reconoce al Papa como el centro de comunión de la Iglesia de Cristo, con el poder de definir en última instancia la fe cristiana auténtica y de conducir a todo el rebaño de Cristo hacia la salvación, en una vida de esperanza y caridad.

    Así como Cristo nos revela el auténtico rostro de Dios, la Iglesia, liderada por los legítimos sucesores de los apóstoles, nos muestra al Cristo auténtico y no al que cada uno quisiera inventar para su propio consumo.

    El hombre actual tiende a olvidar que necesita de Dios absolutamente, que no es autosuficiente ni siquiera en forma parcial, y esto no sólo para explicarse el mundo físico y para conseguir los medios de asegurar su subsistencia sino, sobre todo, para encontrar respuestas firmes sobre el sentido del mundo y de su propia existencia, y una esperanza que no lo defraude. También quiere mantener la posibilidad de escoger libremente el camino para encontrar a Dios, escogiéndose maestros y salvadores a su gusto. Asimismo quiere construir una comunidad de fe a su medida y con sus propios medios.

    Éste creo que es el principal obstáculo para la aceptación de la fe, pero hay otro semejante que es el de juzgar a Dios, al Evangelio y a la Iglesia por sus resultados "prácticos" definidos desde el punto de vista de los propios intereses. Ante esto no hay otra posible respuesta que afirmar la gratuidad de la salvación y la necesidad de usar nuestra libertad para buscar sinceramente la verdad y, una vez encontrada, obedecerla como la única posibilidad de encontrar la verdadera felicidad y realización del hombre: de los hombres individuales y del género humano como conjunto. Ofrecemos con simplicidad nuestro testimonio del don de la Gracia que nos ha sido ofrecido y en el que hemos encontrado lo que buscaba nuestro corazón.

    Opinión personal

    Para mí, puede que esté en una postura algo atea, aunque como esta bien dicho antes todos hemos tenido una evidencia en la fe. No me importa mucho la religión, antes cuando éramos más pequeños posiblemente nos daba un poco más de sentido a nuestra vida por el hecho de explorarlo pero ahora la conciencia religiosa se va perdiendo cada vez más porque no encontramos algo que nos motive para nuestra vida, aunque nuestra conducta esta un poco vinculada a ello, por todos los valores de antes citados.

    El agnóstico ve la existencia de Dios como una doctrina filosófica y no saben si existe o no por lo que creo que no llega a ninguna parte porque si no sabes que existe, ¿vas a creer en ello? ¿ Va a darte un sentido para tu vida? Es una postura que no es atea ni creyente, a veces cree o no cree en lo que diga Dios sobre ello.

    El ateo simplemente no cree en Dios, no se si muy plenamente o no pero no cree. No le da un sentido pleno a su vida según lo que Dios narra y no ser creyente significa no seguir ningún paso y vivir de “la propia calle” o vivir la vida real.

    El creyente, en este caso nuestra educación se dirige hacia esta doctrina, para el cree en dios porque da un sentido para su vida lo que dice y piensa que le puede ayudar en su vida y guiar por un camino bueno y de plenitud, para poder resolver sus problemas del mejor modo posible.

    Estos realizan actos de reverencia y comulgan para tener presencia de ellos y de el.

    Este trabajo es bastante bueno porque te enseña los diferentes modos que hay encuanto a la religión y puedes decidir en cual encaminarte.

    Bibliografía

    Libro de religión 4º ESO SM Betel

    Búsqueda de resultados en Google, Inernet Explorer. Varias páginas