Doctrina socialista

Pensamiento político. Socialismo europeo. Teorías de Karl Marx. Frederic Engels. Lenin

  • Enviado por: Luis Miguel Alvarez
  • Idioma: castellano
  • País: México México
  • 9 páginas
publicidad
publicidad

Federico Engels era socialista, colega de Marx, luchaba por la destrucción del estado y la “esclavitud” de los trabajadores, establecedor de las teorías sobre la propiedad privada y el estado, así que era de izquierda.

Carlos Marx era socialista, extremo luchador contra el capitalismo, creador de la teoría de la plusvalía, y el trabajo asalariado; opuesto contra la iglesia, el principal motivador para los de izquierda, así que supongo que también era de izquierda.

Vladimir Lenin, era comunista, que al igual que estos otros dos luchaba contra el capitalismo de su país, Rusia, organizador de la revolución Rusa, creador de la extinguida Unión Soviética, así que creo que también era de izquierda.

La mía, yo no se si tenga razón pero me considero de derecha porque creo que las ganacias se las queda el que más capacidad tenga para ello, además que creo en dios y en Jesucristo.

Federico Engels

El clima de las mesetas turánicas no permite la vida pastoril sin provisiones de forraje para una larga y rigurosa invernada. Así, pues, era una condición allí necesaria el cultivo pratense y de cereales. Pero si al principio se recolectó el grano para el ganado, no tardó en llegar a ser también un alimento para el hombre. La tierra cultivada continuó siendo propiedad de la tribu y se entregaba en usufructo primero a la gens, después a las comunidades de familias y, por último, a los individuos. Estos debieron de tener ciertos derechos de posesión, pero nada más.

Entre los descubrimientos industriales de ese estadio, hay dos muy importantes. El primero es el telar y el segundo, la fundición de minerales y el labrado de los metales.

A consecuencia del desarrollo de todos los ramos de la producción - ganadería, agricultura, oficios manuales domésticos-, la fuerza de trabajo del hombre iba haciéndose capaz de crear más productos que los necesarios para sus sostén.

También aumentó la suma de trabajo que correspondía diariamente a cada miembro de la gens, de la comunidad doméstica o de la familia aislada. Era ya conveniente conseguir más fuerza de trabajo, y la guerra la suministró: los prisioneros fueron transformados en esclavos. Dadas todas las condiciones históricas de aquel entonces, la primera gran división social del trabajo, al aumentar la productividad del trabajo, y por consiguiente la riqueza, y al extender el campo de la actividad productora, tenía que traer consigo necesariamente la esclavitud. De la primera gran división social del trabajo nació la primera gran escisión de la sociedad en dos clases: señores y esclavos, explotadores y explotados.

Los rebaños constituían la nueva industria; su domesticación al principio y su cuidado después, eran obra del hombre. Por eso el ganado le pertenecía, así como las mercancías y los esclavos que obtenía a cambio de él. Todo el excedente que dejaba ahora la producción pertenecía al hombre; la mujer participaba en su consumo, pero no tenía ninguna participación en su propiedad.

El "salvaje", guerrero y cazador, se había conformado con ocupar en la casa el segundo lugar, después de la mujer; el pastor, "más dulce", engreído de su riqueza, se puso en primer lugar y relegó al segundo a la mujer. Y ella no podía quejarse. La división del trabajo en la familia había sido la base para distribuir la propiedad entre el hombre y la mujer.

Junto a la riqueza en mercancías y en esclavos, junto a la fortuna en dinero, apareció también la riqueza territorial. El derecho de posesión sobre las parcelas del suelo, concedido primitivamente a los individuos por la gens o por la tribu, se había consolidado hasta el punto de que esas parcelas les pertenecían como bienes hereditarios.

Lo que en los últimos tiempos habían reclamado ante todo era quedar libres de los derechos que tenía sobre esas parcelas la comunidad gentilicia, derechos que se habían convertido para ellos en una traba. Esa traba desapareció, pero al poco tiempo desaparecía también la nueva propiedad territorial. La propiedad plena y libre del suelo no significaba tan sólo facultad de poseerlo íntegramente, sin restricción alguna, sino que también quería decir facultad de enajenarlo.

Esta facultad no existió mientras el suelo fue propiedad de la gens. Pero cuando el nuevo propietario suprimió de una manera definitiva las trabas impuestas por la propiedad suprema de la gens y de la tribu, rompió también el vínculo que hasta entonces lo unía indisolublemente con el suelo.

La nueva aristocracia de la riqueza, en todas partes donde no coincidió con la antigua nobleza tribal, acabó por arrinconar a ésta (en Atenas, en Roma y entre los germanos). Y junto con esa división de los hombres libres en clases con arreglo a sus bienes, se produjo, sobre todo en Grecia, un enorme acrecentamiento del número de esclavos , cuyo trabajo forzado formaba la base de todo el edificio social.

Veamos ahora cuál fue la suerte de la gens en el curso de esta revolución social. Era impotente ante los nuevos elementos que habían crecido sin su concurso. Su primera condición de existencia era que los miembros de una gens o de una tribu estuviesen reunidos en el mismo territorio y habitasen en él exclusivamente. Ese estado de cosas había concluído hacia ya mucho. En todas partes estaban mezcladas gens y tribus; en todas partes esclavos, clientes y extranjeros vivían entre los ciudadanos. La vida sedentaria, alcanzada sólo hacia el fin del Estado medio de la barbarie, veíase alterada con frecuencia por la movilidad y los cambios de residencia debidos al comercio, a los cambios de ocupación y a las enajenaciones de la tierra. Los miembros de las uniones gentilicias no podían reunirse ya para resolver sus propios asuntos comunes; la gens sólo se ocupaba de cosas de menor importancia, como las fiestas religiosas, y eso a medias.

El Estado no es de ningún modo un poder impuesto desde fuera de la sociedad; tampoco es "la realidad de la idea moral", "ni la imagen y la realidad de la razón", como afirma Hegel. Es más bien un producto de la sociedad cuando llega a un grado de desarrollo determinado; es la confesión de que esa sociedad se ha enredado en una irremediable contradicción consigo misma y está dividida por antagonismos irreconciliables, que es impotente para conjurar.

Para sostener en pie esa fuerza pública, se necesitan contribuciones por parte de los ciudadanos del Estado: los "impuestos". La sociedad gentilicia nunca tuvo idea de ellos, pero nosotros los conocemos bastante bien. Con los progresos de la civilización, incluso los impuestos llegan a ser poco; el Estado libra letras sobre el futuro, contrata empréstitos, contrae "deudas de Estado". También de esto puede hablarnos, por propia experiencia, la vieja Europa.

Carlos Marx

El enemigo más peligroso del humanismo real , en Alemania es el espiritualismo, que suplanta al hombre real por el espíritu.

Cabe señalar que según eso el espíritu inmaterial sólo en su imaginación tiene espíritu; aquí es donde nace la crítica bauerana, nosotros la llamaremos la crítica de la crítica.

Esta exposición se encuentra condicionada naturalmente por el objeto sobre se versa. Lacrítica crítica se halla totamente por debajo del nivel del nivel que ha llegado ya el desarrollo teórico alemán. La naturaleza de nuestro tema justifica, pues, el que aquí no entremos a enjuiciar este mismo desarrollo, de por sí.

La crítica crítica nos obliga, por el contrario a enfrentar a ella los resultados ya adquiridos en cuanto a tales.

Tal es la razón de que antepongamos esta polémica a los escritos propios e independientes en los que cada uno de nosotros por su cuenta, se entiende habremos de exponer, e un sentido positivo, nuestras concepciones y nuestra actitud ante las modernas doctrinas filosóficas y sociales.

La crítica de la crítica, aunque considere muy por encima de la masa, siente sin embargo, una infinita conmiseración por esta. Es tan grande al amor que la crítica siente por la masa, que ha evitado cerca de ella a su hijo unigénito, para que cuantos crean en él se salven y puedan gozar de la vida crítica. La crítica se torna masa y mora entre nosotros, y podemos verla resplandecer en toda su magnificencia, como la del hijo unigénito de ese padre.

O sea, la crítica se hace socialista y habla de las obras hacia la pobreza.

He aquí algunos elementos o manifestaciones de la crítica crítica.

  • por eso resultan abominables las instituciones de pauperismo.

  • una teoría de la responsabilidad para que toda emoción del pensamiento humano se convierte en una imagen de la mujer de lot.

  • sobre la piedra de conoración de este artístico edificio en realidad rico en intenciones.

  • la libertad yacía muerta en el pecho de la misión popular prusiana bajo la fiscalización de las autoridades.

  • la pasión de adquirir mucho, etc.

  • Hasta ahora, la crítica crítica parecía ocuparse más o menos de elaborar críticamente diferentes objetos de masas. Ahora la vemos ocuparse del objeto absolutamente crítico, de sí misma. La crítica relativa tropezaba con límites relativos. La crítica absoluta tropieza con el límite absoluto, con el límite de la masa, con la masa como límite.

    La crítica relativa, en su atitesis frente a determinados límites, era necesariamente, a su vez un individuo limitado. La crítica absoluta, en su antitesis frente al límite general, frente al límite por autonomasia, es necesariamente un indiviuo absoluto.

    La masa cree en posesión de tantas verdades como ella cree ser evidentes por sí mismas. “pero una verdad sólo posee totalmente ... cuando se le sigue hasta el final por medio de sus pruebas” la verdad es, para Bauel, cvomo para Hegel, un autómata que se demuestra así mismo.

    Lo mismo que para los antiguos teólogos las plantas existen para ser comidas por los animales y los animales para ser devorados por los hombres, la historia se convierte, así, como la verdad, en una persona aparte, en un sujeto metafísico. Con la profundidad de la acción histórica aumentará, por tanto, el volumen de la masa cuya acción es.

    En la masa, nos adoctrina, y no en otra parte hay que buscar el verdadero enemigo del espíritu. En metamorfosis crítica sirve de fundamento a la armonía preestablecida de la crítica crítica y a la censura.

    La crítica no empaña por la masa y la materia, la crítica “pura”, posee también en el censor una figura pura. Todos los escritores comunistas y socialistas partían de la observación de que, de una parte, incluso los hechos brillantes más favorables parecen quedar sin resultados brillantes y degenerar en trivialidades, mientras que de otra parte, todos los progresos del espíritu han sido, hasta ahora, progresos contra la masa de la humanidad, que se ha visto empujada a una situación cada vez más deshumanizada.

    Vladimir Lenin

    Si la lucha de la clase obrera asume formas revolucionarias, si los obreros sustituyen la dictadura de la burguesía con su dictadura revolucionaria, cometen un terrible delito de leso principio, porque al satisfacer sus míseras necesidades materiales de cada día, pare vencer la resistencia de la burguesía, dan al estado una forma revolucionaria y transitoria en vez de deponer las armas y abolirlo.

    He aquí contra que abolición del estado se manifestaba Marx, no es, ni más ni menos, contra el hecho de que el estado desaparezca con la desaparición de las clases, o sea, suprimirlo al suprimirse estas, sino contra el hecho de que los obreros renuncien al empleo de las armas, a la violencia organizada, es decir, al estado, que ha de servir para vencer la resistencia de la Burguesía.

    El proletariado necesita al estado temporalmente. No discrepa en modo alguno de los anarquistas en cuanto a la abolición del estado, como meta, lo que afirma Lennin es que para alcanzar esta meta, es necesario el empleo temporal de los instrumentos de los medios, de los métodos del poder estatal contra los explotadores, igual que para destruir las clases, es necesaria la dictadura temporal de la clase oprimida.

    Federico Engels nos habla sobre el origen de toda la producción como ahora se conoce, siendo primero el telar y la manofactura con los metales, incrementándose los productos para su sostén, pero después se tenía que aumentar la productividad para ganarle a los demás, empezando a utilizar esclavos, como dice en el texto, que al aumentar la productividad de trabajo y las riquezas tenía que traer consigo esclavitud. Claro que también los rebaños eran una nueva industria, el ganado y la domesticación.

    También sobre la producción colectiva y el consumo de productos donde el papel de la mujer no es muy grande que digamos, pero el trabajo de la mujer en el hogar intenta ser transportado a la industria, el trato hacia la mujer sigue al igual que en ese entonces, limitado.

    O sea que nada ha cambiado, ya no hay esclavos, no no, no, ahora se les llaman “obreros” en donde se toma el mismo principio, la producción agrandada. Además de esto, el trato a la mujer, que es igual que ahora lo que es la supremacía del hombre y esto es hace miles de años.

    Ahora, también dice, que además de deber tener riqueza y esclavos, apareció el deber tener tierras, que eran propiedad de la tribu, aunque el dueño tenía que lucharle para quedarse con esas tierras, así que el estado no es un poder impuesto fuera de la sociedad. Se necesitan contribuciones de los ciudadanos del estado, como son los impuestos.

    Carlos Marx dice que existe una crítica crítica, que le manda a la masa, su hijo unigénito, que al seguirlo, todos gozarán de la vida crítica, a leguas nos olemos que se refiere a la iglesia, a Dios y a Jesús, habla sobre el espíritu, que hace que el hombre crea en la vida eterna, en el paraíso.

    La crítica crítica dice ser más que el la masa,o sea, que es superior, pero esta depende de la masa, e incluso que intenta llegar a la masa diciendo que todos somos hermanos, intenta unificar a la masa para su propio beneficio.La crítica crítica se enajena consigo misma, haciendose sentir más de lo que es, haciendo depender a la masa de ella, y no debería ser así, ya que esta es la que obtiene más beneficios económicos.

    Lenin dice, que los anarquistas y sus soluciones contra el estado, no está mal, sólo está un poco precipitada, y ofrece una solución mas confiable para abolir las clases del estado, como pueden ser, los métodos del poder estatal contra los explotadores, los anarquistas no quieren ver precisamente la revolución en su nacimiento y en su desarrollo, en sus tareas específicas con relación a la violencia.

    Los anarquistas tenían derecho a decir que esta socialdemocracia traicionaba su misión de educar revolucionariamente a los obreros.

    En este trabajo se abordan las doctrinas de 3 grandes personajes de la historia. Federico Engels, Carlos Marx y Vladimir Lenin.Sus teorías son socialistas, ya que Carlos Marx y Engels trabajaron juntos mucho tiempo, y Vladimir Lennin era fielseguidor de las doctrinas de Marx, Mar introdujo las teorías sobre el proletariado, la plusvalía, la igualdad con los obreros, respecto al trabajo, Engels sobre la propiedad privada, el estado autoritario, las riquezas, la esclavitud.

    Lennin Bueno, se que para muchos de los que hoy vivimos y sabemos sobre este gran personaje en parte muchos dicen que se equivoco pero el hecho de hacer que un pais tan pobre como la unión soviética antes de que diera inicio la revolución rusa,Lenin siempre tuvo algo en mente acabar con el capitalismo tal vez este pudo ser uno de sus pocos errores ya que el capitalismo en si funciona para crear beneficio al propi país peró ya que este era tan inteligente devio tener grandes razones pera hacerlo, acabo con los zares y es algo que toda rusia agradece ya que era una forma de goiernno no muy opcional para el pais, siempre combatiocontra el chovinismo y fue el guia de al revolución rusa por lo anto merece grandes meritos.

    Bueno, bueno, no nos salgamos del tema, Engels explica la evolción política-económica del estado desde los primeros hombres, las sociedades de toma y grecia, el trato a la mujer y que como al aumentar las riquezas hay que aumentar la esclavitud y la posesión de tierras. Marx nos habla acerca de la crítica de la crítica, ebagenada consigo misma, que nos presenta a si hijo unigénito para que vivamos en un paraíso al final de nuestros días, pero habla de algunos pequeños detalles de este tipo de “instiución” si podemos llamarle así.

    Y engels, habla acerca de algunas teorías de marx acerca de luchar contra el estado, pero Engels nos da metodos más útiles para acabar con las clases y con la opresión a los obreros.

    Nombre: La sagrada Familia

    Autor: Carlos Marx y Federico Engels

    Editorial: GRIJALBO

    Año: 1958

    Capítulo: I (74-76), VI (144-153)

    Nombre: El Estado y La Revolución

    Autor: Vladimir Lennin

    Editorial: GRIJALBO

    Año: 1973

    Capítulo: II (80-85)

    Nombre: El origen de la Familia. La propiedad Privada y el estado

    Autor: Federico Engels

    Editorial: EDITORES MEXICANOS UNIDOS

    Año: 1972

    Capítulo: IX. BARBARIE Y CIVILIZACION