Docentes para el siglo XXI

Profesor. Educador. Materia. Área pedagógica. Alumnos. Metodologías y estrategias de enseñanza. Proceso docente. Conocimiento. Aprendizaje. Antropología educacional

  • Enviado por: Maribel Maturana Angel
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 4 páginas
publicidad
publicidad

¿CÓMO PODER SER DOCENTES PARA EL SIGLO XXI?

En muchos docentes es común la afirmación, de que para ser un buen profesor, basta con tener un profundo conocimiento de la ciencia o materia que imparte. Si bien es cierto que este es un factor fundamental para ser un buen educador, muchas personas que están inversas en el área pedagógica piensan que este es el principal factor para ser un buen educador y lograr formar integralmente a sus alumnos, siendo la realidad, que existen muchos factores que ayudan y que son primordiales al momento de enseñar los contenidos. Así lo señala el libro en el cual fundamentalmente se basa este ensayo (colectivo de autores, 1993). Para esto existen las llamadas metodologías o estrategias de enseñanza, que a la hora de enseñar son bastante útiles y adecuadas de acuerdo a la materia que se quiere enseñar a los alumnos.

Debido a lo anteriormente señalado se cree importante destacar que es una metodología o método, para así aclarar cualquier tipo de interrogantes.

Método: es la secuencia u ordenamiento del proceso docente - educativo, es el componente del proceso que expresa su configuración interna. Se refiere a como se desarrolla el proceso para alcanzar el objetivo, es decir el camino, la vía que se debe escoger para lograr el objetivo con la mayor eficiencia.

Para algunos autores el método es el elemento director del proceso, responde a ¿Cómo desarrollar el proceso?; ¿Cómo enseñar?; ¿Cómo aprender?. Representa el sistema de acciones de profesores y estudiantes, como vías y modos de organizar la actividad cognoscitiva de los estudiantes (Colectivo de autores, 1993: 15).

En base a lo expuesto con anterioridad, la sociedad busca continuamente nuevas formas de culturizar, proceso del cual la metodología es de suma importancia, ya que se ha determinado que los profesores son el “principio y los encargados” de la educación cultural y hasta valorica de los alumnos. Se pretende que los profesores estén preparados y armados de metodologías para así lograr aquellos objetivos que la sociedad plantea.

La concepción de un profesor, generalmente como lo plantea el cognitivismo, es un facilitador activo de la información, es decir, el que entrega los conocimientos a los alumnos esperando que estos recepcionen la información y la internalicen (Ferreiro Gravié, R. 1996). Pero dadas las exigencias del medio, esta concepción fue cambiando y esta teoría cognitivista evoluciono transformándose en lo que llama constructivismo; el cual pretende que el educador sea capaz de interactuar e innovar con los alumnos en una sala de clases, incentivando a los alumnos a que construyan su propio aprendizaje (aprendizaje por descubrimiento) y en donde el profesor actúa como guía.

Adoptando este nuevo modelo constructivista, conjuntamente se han creado metodologías para desarrollar aun más las posibilidades de un aprendizaje significativo del alumno, en el cual se integran todas las formas o caminos para captar la atención de los alumnos. He aquí uno de los principales objetivos que debe ser capaz de lograr un profesor para el siglo XXI, desarrollar clases y entregar los contenidos de manera entretenida, en donde el alumno pueda participar de su aprendizaje y considerar este no como un deber impuesto por los padres o por la sociedad, si no como actividades divertidas que integran el aprendizaje no de forma arbitraria. Esto como primer desafío.

Se cree; además, que los futuros nuevos docentes estarán comprometidos con el proceso de cambio al cual postula la reforma educacional, que sean capaces de lograr desarrollar los contenidos mínimos obligatorios y los objetivos fundamentales transversales y verticales que son especificados en los programas de estudios de cada nivel. Generando así mayores expectativas de desarrollo para cada uno de los alumnos en su nivel respectivo.

Un profesional de la educación para el siglo XXI es capaz de generar ideas nuevas e independientes para entregar el conocimiento a sus alumnos, crear metodologías propias para lograr el aprendizaje esperado, implementando juegos y en especial utilizando la tecnología, que es una herramienta que se esta incorporando actualmente a la educación y que sin duda será fundamental para la educación futura. El uso de computadoras o de programas para aprender ingles, matemáticas, biología, etc., ya son parte de la educación actual, creando y casi haciendo posible que los alumnos tengan una enseñanza personalizada.

Según los objetivos del gobierno de Chile, el cuerpo docente del estado debe tener el titulo o licencia de pedagogo, ya que una de las falencias de la educación chilena esta en que muchos de los docentes no son titulados y por lo tanto no tienen la formación de un docente ni los conocimientos que ello requiere.

Actuando conjuntamente, tanto la sociedad en si como los futuros docentes en este proceso de cambio por el cual atraviesa nuestro país, se cree que formando docentes con vocación se genere la clave para desarrollar una sociedad que esta oculta, y que tiene una deuda con la cultura. De esta manera se puede postular a una mejor educación, teniendo mejores docentes que entreguen lo mejor de si para adquirir profesionales íntegros y ciudadanos participes de un desarrollo como país, inculcando así desde temprana edad a los alumnos a crecer como personas, crecer como país e innovar en esta aldea global de la cual todos son participes obteniendo como principal objetivo mejorar la calidad de vida en un futuro, que aparentemente no se encuentra lejano.

BIBLIOGRAFIA

Colectivo de Autores (1993)

Hacia una eficiencia educativa. Una propuesta para el debate

Editora Politécnica

La Habana.

Ferreiro Gravié, R. (1996)

Paradigmas Psicopedagógicos

Editorial ITSON, Son.