Doce hombres sin piedad; Sidney Lumet

Cine norteamericano contemporáneo. Drama judicial. Jurados populares. Juicios. Asesinatos. Pena de muerte

  • Enviado por: Almudena
  • Idioma: castellano
  • País: España España
  • 20 páginas
publicidad
cursos destacados
Iníciate en LOGIC PRO 9
Iníciate en LOGIC PRO 9
Vamos a ver de manera muy sencilla y en un breve paseo de poco más de una hora como funciona uno de los...
Ver más información

Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

publicidad

INCIDE:

1.-INTRODUCCIÓN.

2.-CONTEXTUALIZACIÓN.

3.-RESUMEN DE LA PELÍCULA.

4.-ANÁLISIS DE LOS MIEMBROS DEL JURADO.

1.-INTRODUCCIÓN.

Los términos conformidad e influencia de la minoría, son los mas tratados en la película de “Doce Hombres Sin Piedad”. El no acuerdo de culpabilidad entre los doce miembros del jurado, desencadenará un serie de conflictos en los que se verá la clara existencia de la conformidad e influencia de la minoría.

La conformidad se entiende por el proceso de influencia social por el que una persona modifica sus sentimientos, opiniones y conductas en dirección a la posición mantenida por el grupo mayoritario, como resultado de la presión física o simbólica ejercida por un líder del grupo o por el propio grupo.

Un proceso de influencia social claramente asociado a la conformidad es la obediencia, ya que ambas se van a considerar fruto de la presión social, teniendo como fin último el control social. La obediencia se produce cuando un individuo modifica su comportamiento a fin de someterse a las órdenes directas de la autoridad.

La influencia de la minoría consiste en una serie de argumentaciones expuestas por una minoría frente a una mayoría, que no tiene sus mismos principios, ideas u opiniones, con el fin de influir hasta al punto en el que la mayoría cambie su modo de pensar viéndose influenciado por el de la minoría.

2.-CONTEXTUALIZACIÓN.

El hecho tiene lugar en Estados Unidos, a finales de los años cincuenta.

Los doce miembros del jurado se encuentran ante una decisión de carácter deliberativo. Se aplicará la condena de la silla eléctrica al culpable en caso de ser considerado así.

Todos los miembros son hombres, puesto que en los años cincuenta la existencia de mujeres en los jurados populares americanos era nula.

La decisión debe tomarse en completa unanimidad, no servirá una mayoría absoluta, ni una mayoría estableciendo un porcentaje de acuerdo determinado. Todos los miembros deben estar de acuerdo y por consiguiente votar lo mismo.

El espacio físico se compone de una habitación con una mesa alargada donde el jurado se situará de manera enumerada, cada uno en su correspondiente lugar disponiendo de su correspondiente silla.

Como objetos presentes en la sala se encuentran: un perchero, una máquina expendedora de agua, un ventilador, un reloj y diferentes muebles complementarios.

La puerta permanecerá cerrada con llave y se dispondrá de ventilación mediante la apertura de las ventanas.

3.-RESÚMEN DE LA PELÍCULA.

La película comienza con la representación de un juicio en la que se procesa a un chico de dieciocho años por haber asesinado con premeditación a su padre con una navaja automática; se juzga con jurado popular, el cual consta de 12 hombres de diversas clases sociales, ideologías, aunque todos son hombres ya que aún no se les permitía a las mujeres participar en asuntos de índole político o judicial. Si el jurado considera que no hay pruebas para juzgar culpable al acusado, se le dejaría en libertad; por el contrario, al ser considerado culpable, sería llevado a la silla eléctrica: la decisión de la vida o la muerte del acusado queda en manos del jurado; tal decisión debe ser tomada por unanimidad, si no son capaces de llegar todos a un acuerdo, se daría por nulo el jurado y se volvería a repetir el juicio con otro distinto.

El verdadero conflicto de la película empieza cuando el jurado se retira a deliberar. Al principio están en plan amistoso; aunque nunca se tratan por el nombre, siempre se llaman por los números en los que están dispuestos en el jurado, desde el número uno (el presidente) al doce.

El miembro número 3 considera que los niños conflictivos deberían recibir una buena paliza a tiempo haría ahorrar tiempo y dinero al estado, muestra desde el comienzo una posición muy autoritaria y muy poco flexible ante los prejuicios que se forma de la gente que el considera de “esa calaña”.

Deciden situarse en el orden que disponen en el jurado, el presidente preside la mesa y partir de el en el sentido de las agujas del reloj hasta el miembro número 12. La mayoría de los miembros del jurado están seguros de que el veredicto es claramente de culpable y que todos los demás están de acuerdo.

Acuerdan realizar la primera votación a mano alzada, todos los miembros alzan la mano cuando se pregunta si creen que el acusado es culpable, pero en el recuento de los votos se dan cuentan de que hay una mano que no está alzada, la del miembro número 8. En esta primera votación, el miembro número 9 levanta la mano el último dejando votar a todos primero, actúa claramente por conformidad, término que se refiere al acto por el cual nos sometemos a la decisión de la mayoría de los componentes del grupo en que nos encontremos, debido a que pensamos que la mayoría lleva la razón en la decisión a tomar. Si el voto hubiera sido secreto, pensamos que la decisión de este no hubiese sido culpable; lo cual, como veremos más adelante, se corrobora e la siguiente votación que es secreta.

Los miembros más convencidos de la culpabilidad del muchacho parecen ser el 3 y el 10, el 7 siente una gran indiferencia al tema que se ocupa y sólo quiere irse; son estos tres miembros los que más atacan al 8 por su voto en contra de la mayoría y se esfuerzan por influirlo. El miembro número 8 no está seguro de que el acusado sea inocente, a pesar de su voto, pero tampoco lo está de que sea culpable, ante esta duda prefiere votar inocente antes de mandar a un inocente a la muerte. Este miembro del jurado, muestra una actitud de responsabilidad ante la labor encomendada y valora la vida humana más que los demás que no están seguros y votan culpable por conformidad, por influencia de una minoría que actúan por prejuicios, como pueden ser el miembro número 3 y el 10.

Tras la primera votación, se van descubriendo las posturas de algunos de los miembros que habían permanecido un poco apartados hasta ahora, como puede ser el miembro número 9, que se revela ante la influencia a la que había estado sometido y defiende la postura del miembro número 8. Otros, como el 10, ante la sugerencia de que hablen, tratan de contar un chiste; mientras que el 12 hace campaña de un producto de su empresa ignorando por completo el tema.

Deciden tratar de convencer al 8 por turnos, empieza el miembro número 2:

Cree que es culpable porque nadie ha demostrado lo contrario y porque alguien debió hacerlo.

El miembro número 3 opina lo mismo, y se basa en la declaración del viejo que vive en el piso de abajo del chico, el cual asegura haberlo oído gritar, te mataré y también haberlo visto corriendo escaleras abajo y llamar a la policía.

El 4 se basa en que el muchacho decía haber estado en el cine pero que no recordaba la película que vio tan sólo una ora más tarde.

El 10 se salta el orden y se basa en la declaración de una mujer que vive en el piso de enfrente y que asegura haber visto al chico matar a su padre a través de las ventanillas de un tren en marcha. Este miembro del jurado, considera al muchacho de mala calaña por el barrio en que vive, por esa razón, el 8 le pregunta que porqué ha de creer a la mujer y no al chico si los dos son de la misma calaña, ante esta pregunta para la que el 10 no tiene respuesta, se enfurece y comienza a insultar al 8.

El número 5 prefiere no argumentar nada y que pasen al turno del número 6. Este acto nos hace pensar que no tiene razones para haber votado culpable y que ha actuado también por conformidad. Este miembro se ha criado en un barrio similar al del chico y por eso no comparte la idea que ahora se expone de que como el acusado es de un barrio pobre no se le puede tener confianza. Se encuentra en la encrucijada de pensar que el acusado es culpable, por el relato de pruebas hecho en el juicio, y el no tener más argumentos para defender esa culpabilidad.

El 6 se basa en las pruebas del juicio, y sobre todo en la pelea que padre e hijo habían sostenido antes de que ocurriese el fallecimiento del padre. Al miembro número 8 no le convence nada de esto, tiene una replica y un porqué para todo lo que alegan los otros.

El miembro número 7 hace referencia al historial del muchacho y las peleas con navaja que había tenido anteriormente, que era un experto utilizándolas. Ante su declaración, el 3 comienza a contar sus experiencias con su padre (muy estricto) y con su hijo, el cual no le habla debido a su extremada rudeza al tratarlo. Se ve al 3 observando con rabia la foto de su hijo al que hace dos años que no ve. El 10 dice que no se debe confiar y mirar por los niños criados en los suburbios, a lo que el 5 le responde que el se ha criado allí y no es una persona como el estaba describiendo.

El miembro 10 considera que el sistema por turnos es una pérdida de tiempo y que tendría que ser el 8 el que hablara y dijera porqué no cree en la culpabilidad del chico, a lo que el 1, el presidente del jurado, responde que decidieron hacerlo así. El 10 lo manda a callar y se enzarzan en una discusión, el 1 ve puesta en tela de juicio su autoridad y se enfada, diciéndole a el y al 12 que si creen que lo harían mejor que tomasen el mando y el se callaría. Se calman y el 1 sigue como presidente, pero ya indiferente. Continúan con los turnos; ahora le toca al 8:

El 8 considera que las pruebas declaraos en el juicio son meramente circunstanciales y que no prueban nada, que los dos testigos peden estar equivocados aunque estuviesen bajo juramento. El 10 hace referencia a la navaja, y el 8 pide que se traiga la navaja. Mientras esperan a que se traiga dicha prueba, el 4 vuelve a relatar las declaraciones del juicio, el como el chico perdió la navaja y la peculiaridad de la misma, el que la vendió asegura no tener ninguna igual. El 8 intenta argumentar que es posible que alguien matara al hombre con una navaja similar a la del muchacho; los otros dicen que es imposible, que es única; a lo que el 8, ante la sorpresa de todos, saca una navaja idéntica que había obtenido en una tienda del barrio del muchacho.

Ante la disconformidad de algunos a su razonamiento sobre la navaja, decide proponer una segunda votación en absoluto secreto, si sigue siendo él el único que vote inocente te retractará y concluirán con la discusión.

Tras esta segunda votación se encuentran dos votos de inocente. El que ha cambiado su voto es el miembro 9, que al haber uno que considera no culpable al chico, lo apoya, y se escapa de esa conformidad en la que había caído.

Vuelven a discutir sobre las declaraciones del viejo y la mujer. Al 8 no le convence, ni claridad con la que uno vio el otro escuchó los hechos. Alegando su postura, descubre a unos miembros del jurado jugando sobre un papel y se enfada lo rompe, entonces habla de la poca consideración y respeto que tienen ante una vida humana. Sigue echando tierra encima a las declaraciones de la mujer y del viejo: dos sucesos en cadena, si la mujer lo ve por los dos últimos vagones del tren el viejo no puede oír las palabras del chico. Ante este razonamiento, miembros del jurado dudan.

El 3 grita que cuáles serían los motivos que tendría el viejo para mentir. El 9, que es un anciano, dice que observó al viejo durante el juicio, y que lo único que quiere el viejo es llamar la atención porque a sus 75 años, su vida no ha servido para nada y que nadie lo tiene en cuenta, él como anciano puede saberlo, los demás no.

El 11 ya empieza a cuestionar razonamientos de los que consideran culpable al acusado y también alguna de las pruebas del juicio.

El número 5 cambia su voto a inocente. El 10 se enfada y otro solicita una nueva votación. En esta nueva votación hay 9 culpables y 3 inocente, hasta que el 11 cambia su voto a inocente; quedando 8 votos de culpable contra 4 de inocente. Ante el cambio del 11 el 3 se enfada y el 7 también. Repitiendo nuevamente las pruebas dicen que el viejo que dice oír al chico y verlo correr escaleras abajo; esto hace dudar a algunos que al viejo, que arrastraba una pierna debido a un infarto, fuera capaz de recorrer la distancia del dormitorio a la puerta en 15 segundos. Piden el plano de la casa y reconstruyen la escena; se dan cuenta de que el viejo no pudo hacerlo. Ante este nuevo dato el número 3 se revela y se enfada, el 8 le pregunta si sería capaz de matarlo y le dice que sí.

El 8 le llama sádico y el 3 se enfurece diciendo que va a matarlo, antes, el 3 había dicho que nadie dice “te mataré” sin pensarlo realmente; le pregunta entonces si lo dice en serio. El 8 trata en todo momento que los demás se replanteen sus ideas.

El número 6 pide otra votación, esta vez abierta; el resultado es: 6 votos para culpable, 6 para inocente. En esta votación podemos observar la conformidad por la que actúa el número 12.

El 9 y el 10 discuten, el 10 dice que no cree en los hechos porque se pueden tergiversar, el 9 e explica que eso es precisamente lo que intenta el 8.

Tras esta última votación se toman un descanso, en el que el 10 se justifica de su amenaza al 8 con el 4, el cual ignora su justificación. El 10 propone dar el jurado como nulo y que lo haga.

Vuelven a la discusión y el número 4 se agarra a la declaración de la `policía de que el chico no se acordaba de la película que había visto en el cine. El 8 le pregunta entonces si el se acuerda de todo lo que hace y ve, el dice muy convencido que sí, y le demuestran que no.

El miembro número dos pone otro dato en cuestión: el forense dijo que la puñalada había sido dada desde arriba, y el hijo era 15 cm. más bajo que el padre, reconstruyen la escena y se comprueba que un muchacho acostumbrado a usar navaja la utilizaría desde abajo, tal y como dice el 5 que lo haría, ya que él ha visto muchas peleas con navaja en su vida.

Tras la discusión de la navaja, le pregunta al miembro 12 que qué opina y no está seguro. En miembro 7 cambia su voto a inocente, le preguntan que por qué y dice que quiere acabar ya, algunos miembros de jurado se enfadan ante esta respuesta y el acaba confesando que ya no está seguro de la culpabilidad de acusado.

El 8 propone otra votación, cuyo resultado es: 3 culpable, 9 inocente. Los únicos que quedan votando inocentes son el 3,4 y 10. El 10 se levanta enfurecido y empieza a relatar en contra del acusado y los de su calaña, el resto de los miembros se van levantando de las mesas y lo ignoran. Se empieza a sentir mal y el 4 le dice que se calle; el 10 se aparta y se sienta solo, entonces el resto de los miembros van volviendo a sus asientos.

El 8 y el 4 vuelven a discutir sobre las pruebas; ahora el tema de discusión es la mujer que veía la escena a través de los dos últimos vagones del tren. Le preguntan al 12 por su cambio, presionándolo, influyéndolo y vuelve a cambiar el voto a culpable. El 4 se quita las gafas y se toca la nariz, el 9 le pregunta que por qué hace eso, le explica que le molesta de las gafas, y le recuerda que la mujer también tenía las marquitas en la nariz de las gafas pero no llevaba las gafas; le preguntan al 4 si cree que para estar en la cama, la mujer llevaría las gafas puestas, dice que no lo cree y ya no cree en la declaración de la mujer, por lo que cambia su voto a culpable junto con el 12; ya sólo queda el 3.

El 3 se encuentra solo y así se lo hacen saber los demás, le dicen que exponga sus razones y éste solo acierta a repetir todo lo que antes se demostró que no tenía validez, maldice a todos los hijos por los que das la vida y se echa a llorar al ver la foto de su hijo que sale de su carpeta cunado la tira. Este miembro trataba de vengarse de su hijo por no hablarle a través del acusado.

Finalmente, aunque no se dice, se sabe que el acusado es declarado inocente y cada miembro del jurado se va por su camino

4.-ANÁLISIS DE LOS MIEMBROS DEL JURADO.

Analizaremos los personajes, por separado, dando muestras de personalidad, y su actuación ante una toma de decisión.

Los personajes se verán claramente influidos y, en algunos casos, serán ellos los que influirán en el resto de los miembros del jurado.

Jurado n.º 1.

Es el presidente del jurado, organiza al jurado y las votaciones.

Se le ve tranquilo y sereno; no habla con los demás del caso ni de ningún tema no relacionado con el mismo.

No quiere imponer ninguna norma, solo da sugerencias. Se empieza a votar por primera vez, y vota culpable. Intenta exponer un orden a la hora de exponer las teorías de todos.

Le da la palabra al n.º 8, para decir el porqué de su voto y así hacerle cambiar de opinión. Así, le va dando la palabra a cada uno.

Se pelea con el número 10 por el orden establecido.

El puesto de presidente le empieza a agobiar; todos dicen que lo está haciendo muy bien y que siga en su puesto. Es el encargado de pedir las pruebas que el resto del jurado desea observar.

Está fumando, un síntoma nerviosismo.

Se vuelve a votar aunque por escrito y por segunda vez. Su voto se mantiene votando culpable.

Decide hacer un descanso de cinco minutos y se lleva a cabo el recuento de votos.

Intenta mantener el orden ante los crispamientos de los miembros del jurado.

Se vuelve a votar, esta vez a mano alzada y por tercera vez. El jurado n.º 1 sigue votando culpable.

Presta atención a las revisiones delas pruebas por parte del n.º 8. Es el portavoz del jurado a la hora de hablar con la policía que les custodia.

Vuelven a votar otra vez, al descubierto. Su voto sigue siendo culpable.

Tiene la camiseta mojada por el calor. Además le molesta el humo del compañero n.º 12.

Es educado y respetuoso con todos y no ha perdido la calma en ningún momento.

Quiere sacar una conversación con el n.º9 sobre un día lluvioso donde saca a relucir que es ayudante del primer entrenador de la escuela superior.

Se propone volver a votar, a mano alzada por quinta vez.

Votó inocente.

Sólo mantiene un diálogo en toda la película y no expone en ningún momento sus ideas.

No tiene ninguna discusión. Va bien peinado y bien vestido; parece una persona pasiva, que pocas veces lleva la iniciativa.

Jurado n.º2.

Durante el proceso se muestra como una persona que no está muy segura de si misma, ni de sus opiniones, los demás miembros del jurado no toman muy enserio sus opiniones y es una persona que no sabe imponerse. En la primera votación él vota culpable porque piensa que como nadie ha demostrado que es inocente pues será culpable, cuando el miembro del jurado nº 8 rebate su razonamiento él se muestra inseguro al defender su opinión. En los sucesivos debates que se abren para que cada uno aporte su opinión y defienda su postura este miembro del jurado se muestra interesado por las pruebas y los detalles que del caso no conocía, cuando queda demostrado que algo que en el juicio se mostró como prueba irrefutable no lo es tanto, se muestra conforme, aun así, no es hasta la 4ª votación cuando cambia su voto a inocente .En esta votación son ya 6 miembros del jurado los que votan inocente, así que esta persona no se ha unido a la minoría hasta que no había un numero considerable de personas que la formaban. Justifica su cambio de opinión a que le a sido posible conocer detalles del caso que antes no sabia.

Este individuo primeramente se muestra conformista con la mayoría, pero a medida que avanzan las discusiones y gracias al punto de vista que aporta el miembro nº 8 hace que se cuestione y se fije en detalles a los que antes no había prestado atención, así sin que nadie intente convencerlo ni lo coaccionen él solo llega a la conclusión de que es inocente, ya que se ha creado un conflicto interno, no está seguro de que sea culpable así que debe decir que es inocente.

Jurado n.º3

Su voto inicial es el de culpable. Utiliza algunos argumentos para homogeneizar la decisión de condenar al chico. Cuando es consciente de que tras la primera votación no se puede ir a casa porque 11 votan culpable y 1 inocente, hace referencia a que los hechos son lo que en realidad cuentan y que todos han estado en el juicio igual que él, dando por sentado que la verdad es absoluta y que el chico es culpable. Otro intento de argumentación es cuando corrobora que la verdad es la culpabilidad del chico, cuando lo menciona mediante el adjetivo: “asesino peligroso”. Cuando el numero dos menciona que el chico es culpable porque nadie demostró lo contrario, el sujeto número tres sigue la misma línea y argumenta que como nadie demostró que es inocente, pues es culpable indudablemente. El sujeto número tres, expone su vivencia con su hijo, e intenta dejar en una mala posición al chico, para intentar demostrar que los dichos tienen maldad y que el resto del grupo odien al chico , igual que el “odia” a su hijo o bien, que sientan algún tipo de resentimiento. Tras contar la historia reflexiona y se queda aislado del caso por el pensamiento en su hijo. Se dirige hacia una parte de la habitación , se aísla completamente en sus sentimientos y pensamientos. Poco a poco se va adentrando en el dolor que le produce la situación actual con su hijo, hasta que es consciente de que se queda solo, el hecho personal influye claramente en el voto del sujeto.

Tiene un comportamiento verbal agresivo y directo. Siempre se muestra a la defensiva frente al sujeto número ocho y muy escéptico ante la posible inocencia del chico, pues ve reflejado a su hijo en él. Frases como “¿Así que inocente, eh?” o “Usted estaba en la sala y oyó lo mismo que nosotros”, demuestran la seguridad del sujeto de la culpabilidad del chico, cambiar su voto sería algo incuestionable e imposible de considerar. “Creo que es culpable porque nadie demostró lo contrario”, en ésta expresión deja claro que su reflexión sobre el caso es nula y que su posición ante él es pasiva: se le presentan los hechos y emite un juicio sin discusión ni diálogo.

Su lenguaje se vuelve mas intenso cuando ante la desesperación y aburrimiento, juega a un juego de mesa en un papel con otro sujeto y el sujeto número ocho, le arranca el papel de las manos y pierde el control insultándolo, diciendo “ es un idiota”.

Su comportamiento desde un punto de vista no verbal denota seguridad en sí mismo, permanece sentado y atento a cada una de las pruebas. A partir de la historia de su hijo su conducta cambia radicalmente: cada vez que tiene que discutir o intentar llevar a cabo una argumentación se levanta y mueve con frecuencia los brazos. Además, el sujeto cuando relata la historia de su vivencia se aísla, levantándose y desplazándose hacia un lado de la habitación, después se vuelve a sentar. Finalmente, se desahoga llorando en la mesa y se derrumba completamente, acepta el ofrecimiento de su chaqueta por parte del sujeto número ocho y se va.

Jurado n.º4.

Durante el proceso se muestra como una persona segura de si misma y de sus opiniones, es respetado por los demás cuando habla. En la primera votación él vota culpable, y lo justifica diciendo que el acusado no tiene coartada ya que miente al decir donde estuvo porque nadie lo vio y no tiene pruebas, así que él considera que es culpable y que miente, también afirma que esta muy clara su culpabilidad porque es de un barrio marginal y allí son todos iguales, ladrones y asesinos. Esta muy seguro de su voto, ya que las pruebas lo confirman, en las sucesivas discusiones que se producen en las cuales se cuestionan las pruebas él se mantiene firme en su opinión y no considera que los argumentos que los demás muestran sean suficientes para quitar veracidad a las pruebas. No es hasta el final cuando cambia su voto, le surge una duda razonable cuando los demás muestran que el testimonio de la vecina no es fiable ya que ella usa gafas y en el momento de ver el crimen no las llevaba, así, él duda de una prueba a la que daba mucha importancia. Cuando cambia su voto algunos miembros del jurado también lo hacen, en ese momento son once los que votan inocente y solo uno el que sigue votando culpable.

Al principio forma parte de la mayoría que vota culpable, se mantiene firme en su opinión y la defiende, intenta convencer a los demás para que piensen igual que él, aunque finalmente cambia de opinión cuando se demuestra que sus argumentos no son validos. Gracias al proceso de innovación que comienza el miembro nº 8 él se cuestiona sus argumentos y llega a una conclusión diferente de la que hubiera llegado si no hubiera tenido lugar este proceso.

Jurado n.º5.

En la primera votación él vota culpable, al igual que la mayoría, rehúsa a dar su opinión sobre porque ha votado así. Escucha con atención los argumentos de todos y en especial los del que ha votado inocente, sale en defensa de las personas que viven en suburbios y opina que no todos son iguales. Después de la segunda votación, en la cual él votó culpable, dice públicamente que quiere cambiar su voto, ya que le surgen dudas razonables, durante el resto del proceso se mantiene firme y seguro.

Al principio vota culpable sin demasiada convicción, probablemente siguiendo a la mayoría, ya que cambia su voto muy pronto. Al escuchar algunos de los argumentos le surgen dudas y no teme expresar su cambio de voto en publico ni enfrentarse con algunos miembros del jurado si hace falta. A partir de su cambio de voto se muestra firme hasta el final y expresa sus opiniones a favor de la inocencia del acusado. Primeramente se ha mostrado conformista a la opinión de la mayoría, pero pronto ha visto su error y a cambiado de opinión, si no hubiera sido por el proceso de innovación llevado a cabo por el miembro nº 8 probablemente no habría tenido cuenta ciertos detalles y habría votado culpable siguiendo a la mayoría.

Jurado n.º6

1ª Votación: Tarda un poco en levantar la mano pero finalmente vota culpable.

En la ronda de turnos para intentar convencer al sujeto nº 8 comienza a exponer su opinión de manera educada. Dice que desde que se inició el caso comenzó a convencerse de que era culpable, dice que tiene que existir un móvil y de que los vecinos del muchacho dicen que tenía muchas peleas con el padre, por lo cual para él el móvil fue que el padre pego al chico dos bofetadas. El nº 8 revoca esa teoría argumentando que el chico estaba acostumbrado a que su padre le pegara por lo que esto no podría ser un móvil.

2ª Votación (secreta): Sigue votando inocente.

Descanso

Durante el descanso intenta arreglar el ventilador pero no lo consigue. Entra al servicio a lavarse las manos y allí se encuentra con el nº 8, comienza a decirle que el muchacho es culpable por muchas vueltas que se le de, y de que se ponga en el caso de que al final le declaren inocente pero en realidad sea culpable.

Fin del descanso

Uno de los sujetos, un hombre mayor, está exponiendo una teoría y otro de ellos le habla de una manera muy grosera por lo que el nº 6 le dice que como le vuelva a hablar mal le parte la cara, después le pide al anciano que continúe hablando.

3ª Votación: Sigue diciendo culpable.

Después de escuchar más argumentos propone hacer otra votación.

4ª Votación: Cambia su voto a inocente.

5ª Votación: Sigue diciendo inocente.

Jurado n.º7

Al principio se le ve amistoso, habla con todo el mundo. Es el primero en sentirse caluroso.

Es de los primeros en comentar el caso con otros miembros del jurado.

Parece el gracioso y el listillo del grupo. Tiene prisa por acabar pronto porque tiene entradas para el béisbol.

Va vestido con chaqueta y sombrero de rayas.

En la primera votación vota culpable. Se cabrea con el n.º8 por su voto.

Es impetuoso y burlón con los que votan inocente. Intenta convencer al n.º8: “Yo que sé, ya se ha dicho todo, por más que hablásemos seguiríamos igual; el chico es culpable...”

Hace mención a su pasado (sus antecedentes: robar, pegar, peleas de navajas...).

A diferencia de los demás, se sienta retirado de la mesa con gesto arrogante.

Es de los primeros en levantarse como síntoma de aburrimiento. Saca cada dos por tres un pañuelo con el que se seca el sudor.

No hace mas que hacer bromas.

Se quita la chaqueta desde la primera votación; sin embargo se deja el sombrero que se lo quita y se lo pone a lo largo de toda la película como síntoma de enfado y desagrado por como va la situación.

Le reprocha al n.º8 la perdida de tiempo. Se vuelve a votar, pero esta vez en secreto por segunda vez. Votó culpable.

Pone caras algo burlonas y no tiene respeto con aquellos que exponen ideas diferentes a las suyas.

Se produce un descanso. En el baño, se pone a hablar con el n.º8 para hacerle cambiar de idea.

Su táctica es: risas, copas, chistes, bromas.

Profesionalmente se dedica a vender mermelada. Intenta desacreditarle: “Todos los bondadosos son iguales”.

Hace trucos de magia con alguno de los miembros.

Vuelven a debatir.

Se desespera, se levanta y se sienta; también se toca el sombrero colocándoselo.

Interrumpe de vez en cuando como síntoma de enfado.

Tercera votación a mano alzada. Votó culpable.

Pierde los nervios, se frota las manos; pone ejemplo con deportes desacreditando al n.º8.

Le da mucha importancia a los testigos en especial al viejo. Hace comentarios chistosos a todas horas, cosa que empieza a crispar a los demás.

La cuarta votación es a mano alzada, también votó culpable.

Parece ser aficionado a los deportes porque siempre utiliza términos deportivos.

Empieza a agobiarse y mira su reloj constantemente y hace aviones o pelotas con el papel.

Sus gracias ya no hacen gracias a nadie.

Está de acuerdo con declarar al jurado nulo.

Se siente atacado por el n.º 11, de ahí que se defienda insultándole.

Se sienta hacia atrás, con los pies encima de la mesa.

Tras la revisión de otra prueba, el n.º8 le pregunta por su voto, él cansado de tanta palabrería que no llega a ninguna parte cambia el voto y así desempata.

El n.º3 le replica pero en seguida se calla; sin embargo el n.º11 que también le replica es mas contundente, quiere que diga culpable o inocente y el porqué.

Inocente porque no cree que el chico lo hiciese.

Voto a mano alzada, por quinta vez.

Su voto es inocente.

Al finalizar el juicio es de los primeros en irse, con prisa.

A diferencia de los demás, no lleva traje y corbata convencional. Además no lleva el pelo engominado.

Parece ser un hombre activo, con poca paciencia, acostumbrado a gastar bromas en todo momento (incluso en situaciones bastantes alarmantes) y a imponer sus ideas a base de gritos.

Es incapaz de ponerse en el lugar del otro.

Jurado n.º8.

1ª Votación: Es una votación a mano alzada y es el único que vota inocente.

Tras esto mochos de los otros sujetos comienzan a intentar persuadirle y a decir que las pruebas son suficientes como para declarar al joven culpable. El nº 8 contesta que no hay que tomarse tan a la ligera la vida del muchacho y que él lo que pretende es hablar para no precipitarse en la votación. Se compadece del chico diciendo de que toda la vida ha sido desdichado.

Uno a uno empiezan a exponerle por qué piensan que el chico es culpable, pero el siempre tiene una palabra para ponerlos en duda. Uno de los sujetos le pide que exponga sus razones para decir que es inocente. A esto él contesta que el chico parece ser culpable y que tal vez lo sea pero que la defensa pasó por alto algunos detalles.

Les traen el arma del delito y argumentan la hipótesis de lo que ocurrió. Le enseñan la navaja, de la cual dicen que no hay muchas iguales y que seguramente sería imposible encontrar una parecida. En ese momento él saca una idéntica y dice que la compró cerca de la casa del chico. Tras esto todos se quedan asombrados pero siguen pensando que es imposible que apuñalaran al hombre con una navaja idéntica a la del chico.

Empiezan a ponerse nerviosos entonces el nº 8 propone que él no va votar y que si siguen los once votando culpable él también lo hará pero si uno vota inocente se seguirá discutiendo.

2ª Votación: No vota

Un sujeto más vota inocente

Descanso

Durante el descanso va al servicio y allí se encuentra con el nº 7. Este comienza a hablarle de su trabajo pero finalmente le pregunta por qué les esta haciendo perder el tiempo y le intenta convencer de que el chico es culpable. Cuando el nº 7 se marcha entra otro y le hace pensar en el caso de que los convenza a todos de que es inocente pero en realidad si mato al padre.

Fin del descanso

Siguen exponiéndole las pruebas pero se molesta porque hay algunos que juegan, él dice que esto no es un juego y uno de ellos le llama idiota.

Mientras pasa el tiempo él va argumentando algunas pruebas como que sí el niño le dijo al padre que lo iba a matar no significaba que lo dijera en serio sino que podría haber sido en un arranque de furia. Dice que el abogado era de oficio y no quería el caso por lo que no puso mucho empeño en defenderlo. También expone de que existen dudas suficientes como para decir que el chico estaba allí o no.

3ª Votación: Inocente

Tras esta votación solicita el plano del edificio donde viven el chico y uno de los testigos porque no está claro el testimonio de este último.

Representa lo que tuvo que hacer el testigo cuando oyó el cuerpo al desplomarse y no concuerda con lo que dijo por lo que el testimonio del anciano ya casi no tiene valor. Discute con uno de los sujetos el cual enfurecido le dice que le va a matar y el nº 8 le pregunta si lo dice en serio, por esto también queda descartado lo que el muchacho dijo a su padre.

4ª Votación: Inocente.

Sigue exponiendo ideas y creando dudas en los que votan culpable.

5ª Votación: Inocente.

Se levanta cuando el nº 10 comienza a chillar hablando mal de los chicos de los suburbios. Cuando este se sienta él dice que los prejuicios siempre intentan ocultar la verdad. Pide a los que quedan diciendo culpable que expongan sus razones y estos dicen que el testimonio de la mujer es inamovible.

Cuando dicen que la testigo tenía marcas en la nariz de llevar gafas él lo recuerda y de nuevo hace crear una duda razonable, de esta manera dos más votan inocente.

Pide al ultimo que dice culpable diga porque sigue pensando que el joven es culpable pero sus argumentos ya están todos puestos en tela de juicio y todos los sujetos tienen dudas razonables sobre esas pruebas

Jurado n.º9.

Inicialmente votó culpable, es una votación a mano alzada y el sujeto observa detenidamente como, diez de los demás miembros del jurado, levantan la mano acusando al chico y se ve claramente influenciado por una minoría pronunciada, dando su conformidad a la mayoría. Permanece sentado, en silencio frente a la primera votación y atento al discurso de los demás. Cuando se encuentra en la situación de once miembros frente a uno a favor de la condena del muchacho, objetó: “No me importa quedarme una hora”. Dirige su mirada hacia el sujeto número ocho y le muestra gran atención. A medida de que avanza el discurso se convence o es consciente de su “duda razonable”. Su posición en la mesa es bastante relativa. El sujeto se encuentra en una gran disyuntiva cuando a su derecha se encuentra un sujeto que ha votado inocente y a su izquierda otro que vota culpable, ambos exponiendo sus argumentos. Se muestra partícipe en la discusión, cuando el número diez se levanta alterado , alegando que el chico es culpable y punto, el sujeto número nueve le dice que él no tiene el monopolio de la verdad. No siente agrado por el sujeto número diez, por consecuencia elimina la posibilidad de estar de acuerdo con él, la posibilidad de afianzar la culpabilidad. El sujeto número nueve simpatiza mas por el número ocho que por el número diez.

Su aspecto mas compasivo se muestra cuando dice: “¿Qué es una noche?, el muchacho puede morir.” En este momento existe una confrontación de sentimientos, no quiere la muerte del chico, pero es consciente de que su actual voto es culpable. Cuando se produce la segunda votación y se acusa a otro sujeto del cambio de voto, el sujeto número nueve, reconoce que fue él quien cambió el voto a no culpable.

El sujeto número nueve manifiesta su duda cuando dice que quiere seguir escuchando, tiene la intención de llegar a una conclusión o emitir un juicio justo mediante la evolución del diálogo.

Un argumento que presenta el sujeto a la sala es que, el testigo viejo, tiene la chaqueta raída, mal vestida y no se le tiene en consideración, por consecuencia lo que busca el viejo es llamar la atención. Cuando el viejo dice que el chico mató a su padre, su objetivo es el de salir en el periódico, llamar la atención hasta el punto en el que se le tenga en cuenta. En ese momento influye el ámbito personal, cuando empatiza con el viejo y ese sentimiento de ser ignorado, le hace saber cuales son las intenciones de ese testigo. El sujeto número nueve es el que saca a la luz uno de los argumentos de defensa del chico o de su no culpabilidad: se dio cuenta de que el hombre de en frente se rascaba la nariz, debido a las marcas de las gafas, la mujer testigo tenía el mismo picor y la misma marca; por consecuencia si la mujer cuando presuntamente vió al chico matar a su padre estaba en la cama, no llevaba las gafas puestas y estaba a oscuras, lo que impide una visión clara. Con ésta teoría convence a tres sujetos más de la “no culpabilidad” del chico. Colaboración con el sujeto ocho por la inocencia del chico.

Jurado n.º10.

1ª Votación: Levanta rápidamente la mano para votar culpable.

Nada más terminar la votación y al ver que el sujeto nº 8 es el único que ha votado inocente se molesta y dice “Hay que fastidiarse… siempre tiene que haber uno”. Una de sus razones para argumentar su postura es que él conoce bien a los chicos como el acusado y que son todos unos mentirosos.

En la ronda de turnos para convencer al nº 8 de que el muchacho es culpable se salta su turno, se levanta y comienza a exponer su opinión. Este se basa en el testimonio de una mujer que dice haber visto el crimen, entonces el sujeto nº 8 le pregunta que por que cree la palabra de esta mujer si es de la misma calaña que el muchacho. Esto le hace enfadar por lo que le dice que los tipos como él (nº 8) le dan nauseas.

Más tarde mientras otro hablaba vuelve a alegar que los chicos de los suburbios no son más que basura. Al poco se enfrenta al presidente porque quiere que el nº 8 exponga sus razones para decir que es inocente pero el presidente le dice que no, que solo son los que han votado culpable. En otra ocasión dice que mientras están perdiendo el tiempo ahí sus garajes están cerrados.

2ª Votación (secreta): Sigue votando culpable.

En esta votación hay otro que vota inocente lo que conlleva a que se van a quedar ahí un buen rato. El sujeto nº 10 no se lo toma bien así que empieza a gritar que de la cara quién haya votado inocente. Con el tiempo se va poniendo cada vez más impaciente.

Descanso

Durante el descanso se sienta contra la pared y no habla con nadie.

Fin del descanso

Después del descanso sigue con sus prejuicios hacia el chico como que es un golfo ignorante. Más tarde se exalta mucho diciendo que se están andando por las ramas, dice que darle vueltas a las pruebas no tiene importancia que eso conlleva a perder el tiempo con pequeños detalles.

3ª Votación: Culpable.

4ª Votación: Culpable.

Cuando acaba esta votación sigue insultando al chico por vivir donde vive y ser de la clase social que es.

Habla con uno de los que acaba de cambiar su voto a inocente y le dice que le han “comido el coco”. Después de esto entra en el servicio y al salir dice que va a hablar con el juez para que declare nulo al jurado. Justo antes de la quinta votación dice que por mucho que hablen para él el muchacho es culpable.

5ª Votación: Es de los tres últimos que votan culpable.

Tras esta votación monta en cólera alegando que los chicos así son mentirosos, es algo innato en ellos, que son borrachos, violentos por naturaleza, que una vida humana no significa nada para esos chicos… Mientras decía estas palabras todos excepto dos se levantaron de sus sillas y le dieron la espalda. También, mientras le iban dando la espalda parece que quiso suavizar un poco lo que decía pero siempre con la misma base. Tras esto se sienta avergonzado en una silla apartada y no vuelve a hablar más.

Finalmente cambia su voto a inocente tras ponerse en tela de juicio el testimonio de la mujer, el cual era la última prueba de la que se decía que era inamovible.

Jurado n.º11.

No habla con nadie, es tímido y reservado. Va vestido como un hombre culto.

Parece sereno, sabiendo donde está y lo que está en juego. En la votación preeliminar a mano alzada en sujeto vota culpable.

Le sigue la conversación al n.º12, sobre todo lo que dicen los de más y de vez en cuando hace algún comentario.

Es de los primeros en levantarse como síntoma de nerviosismo o de aburrimiento, aunque se levanta pocas veces.

Discute con el n.º10 por una de las pruebas, la navaja.

Se vuelve a votar, esta vez en secreto, la segunda vez y mantuvo su voto: culpable. Se empieza a soltar y hablar mas, exponiendo así sus teorías. Se produce un descanso.

Profesionalmente, se dedica a la relojería.

Presta alguna atención a las conversaciones del n.º12. Vuelven a debatir. Toma notas, partiendo de lo que dicen los demás e intenta decirlas en voz alta, tiene una buena pregunta: “¿Porqué volvió a la casa después de haber matado al padre?”.

El n.º3, le reprocha que sus notas parezcan que está a favor del chico.

En la tercera votación a mano alzada cambia el voto por una duda razonable. El n.º3 se lo reprocha. El n.º11 lanza una sonrisa al n.º8.

Tiene algún que otro encontronazo con el n.º10 pro los modales.

“Soy respetuoso, porque quizás usted no lo es”.

Habla del deber del jurado como un privilegio.

En la cuarta votación mantiene su voto de inocente. Fue a mano alzada.

Intenta explicarle al n.º7 en que consiste la duda razonable. Le tacha de modosito y petulante.

Le planta cara al n.º7 al cambiar su voto a inocente por el simple hecho de llegar tarde a un partido: “Quien le da derecho a usted para jugar así con la vida de un ser humano...”

“...Es que no tiene agallas para hacer lo que cree justo...”

Voto a mano alzada, por quinta vez, votó inocente.

Se levanta de la mesa y se pone de espalda a ellos en modo de protesta por los comentarios del n.º10.

Observa y pide alguna que otra explicación al n.º3: “Porqué hace del cambio de voto un triunfo suyo.”

Al finalizar el juicio es de los últimos en irse, sin prisa, serenamente.

Va bien trajeado y peinado; pocas veces pierde la paciencia, solo en situaciones en las que le cree firmemente en su postura.

Jurado n.º12.

Inicialmente vota inocente , en una primera votación la cual se realiza a mano alzada.

No tiene una intervención destacada, al principio.

Tras el no acuerdo del jurado, debido a el voto del número 8 de inocente, propone que todos deben convencer al miembro del jurado que ha votado inocente exponiendo cada uno, sus argumentos a favor de la condena del muchacho.

Se muestra muy cordial, incluso diplomático al no perder los nervios en ningún momento y al exponer ideas para un diálogo mas constructivo y relajado.

Cuando se produce un descanso después de la segunda votación la cual se realizó en secreto, el sujeto número 12 pone los pies sobre la mesa como símbolo que cansancio. Para matar el tiempo, habla de lo que para el es su vida, su trabajo, es publicista y cuenta al sujeto número 11 y también al número 1, algunas hazañas de su trabajo.

La tercera votación se produce a mano alzada, el sujeto número 12 vota culpable.

Es fumador, y debido a ello el humo molestaba al sujeto número 1, viendo que molestaba a otro miembro del jurado, el sujeto número 12 apagó el cigarro. Tiene educación para con los demás miembros.

Se produce la cuarta votación y continúa con su voto culpable. Pero sería la última en la que votase culpable. Se vuelve a mencionar el tema de la navaja y del modo en que el chico la clavó en el pecho de su padre, presuntamente. Cuando se propone que el padre era mas alto que el chico y que éste la clavó hacia abajo, el propio sujeto número 12 lo comprueba y se queda convencido. Mas tarde se demostró que no, y la conversación de la navaja se llevó hasta un extremo en el que el modo de clavarla de un chico menor en altura de tan solo 18 años, no se correspondía con el testimonio de los testigos.

Tal vez, fue esto lo que hizo recapacitar al sujeto número 12, y el resto de las pruebas para que en su próxima votación a mano alzada (número 5), cambiase su voto a inocente.