Divisiones de la literatura

Culta. Popular. Novela rosa. Canon literario

  • Enviado por: Cote Arias
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 14 páginas
publicidad
cursos destacados
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
Curso de reparación de teléfonos móviles / celulares
El curso de Reparación de Telefonía Celular o Móvil está orientado a todas aquellas...
Ver más información

Iníciate con Ableton Live
Iníciate con Ableton Live
El curso da un repaso general por las órdenes y menús más básicos, para poder generar...
Ver más información

publicidad

INDICE

  • Introducción

  • Definiciones

  • Selección de obras, que se encuentran dentro de la clasificación de literatura culta

  • Selección de obras, que se encuentran dentro de la clasificación de literatura popular

  • Fragmentos obras pertenecientes a literatura culta

  • Fragmentos obras pertenecientes a literatura culta

  • Conclusión

  • Bibliografía

INTRODUCCION

Este es un trabajo de investigación en el cual se encuentran las definiciones de literatura, literatura culta y literatura popular, novela rosa y Canon literario. Y a través de dichas definiciones se hizo una extensa investigación para crear una selección de obras clasificándolas supuestamente por lo que decía o regia el canon literario, al no tener claro que significado o más bien quienes pertenecían a esta agrupación y cual o cuales son sus criterios para designar un grupo determinado a cada obra, debí basarme en las definiciones de literatura y los grupos en la cual se divide esta.

Las dos listas de clasificación de obras tanto culta como popular cuentan fueron designadas por lo tanto hipotéticamente, las cuales están acompañadas de, cinco fragmentos, extraídos de los libros que se nombrar en dichas listas y que en cierta forma explican porque pertenecen a dicha clasificación

DEFINICIONES

Literatura

La literatura abarcan todas aquellas obras que presentan elementos estéticos (inclusive las retóricas y dinámicas)y no solo las poéticas. Existe sin embargo serias dificultades para delimitar el campo de lo propiamente literario, frente a la gran variedad existente de subliteratura más o menos popular que no necesariamente utiliza el libro como medio de llegar al libro.

Literatura Culta o Canónica

Este tipo de literatura esta caracterizada por ser escrita, estática (su texto es definitivo) y de autor conocido. Dentro de ella podemos encontrar obras narrativa, poesía y teatro.

Son obras, para un público predilecto, enfocado en una cierta edad, e intereses

Literatura Popular o Masivas

A diferencia de la anterior, es anónima, oral, y dinámica, pues está sometida a los cambios que le introducen sus usuarios y divulgadores: el pueblo.

Entre ambos tipos de literatura existen vasos comunicantes, por lo que no es extraño encontrar en la literatura culta obras que han recibido su inspiración inicial en la literatura popular. Tal es el caso de gran parte de la poesía del español Federico García Lorca, entre otros.

La literatura oral pertenece al folclor, es decir, al saber tradicional del pueblo. Además de las costumbres, los juegos, las fiestas y las creencias, incluye como aspectos destacados los mitos, proverbios, adivinanzas, canciones, historias cómicas y picarescas, cantos infantiles, romances, relatos inspirados en hechos de actualidad, cuentos, leyendas, entre otros.

Este folclor literario es una de las más completas manifestaciones de la cultura y el modo de ser de un pueblo. No porque lleve el apellido de popular significa que sea desdeñable. Un solo ejemplo puede alejar la tentación de pensarlo así. Los cuentos de Las mil y una noches, por ejemplo, “antes de ser un libro fueron una tradición y tuvieron una vida independiente del signo escrito” (Rafael Cansinos Assens).

Este tipo de obra esta enfocado para cualquier tipo de obra ya que al ser popular en cierta forma pierde su clasificación, generalmente este grupo de obras son una especie de moda o de alta demanda en grupos grandes, masivos de personas.

Novela Rosa

Las novelas por entrega mantuvieron su popularidad hasta fines de la primera mitad del siglo XX, y fueron sustituidas por las novelas rosa, más breves y en publicación unitaria, dirigidas a un público femenino. Su argumento central gira en torno a las peripecias amorosas de sus protagonistas.

En una novela rosa la protagonista es casi siempre una mujer joven de costumbres en apariencia muy libres, que la mayoría de las veces entra en conflicto con un personaje masculino, con el cual, luego de luchas y desencuentros, se casa. En otros casos se trata de una muchacha pobre o que es mirada en menos por su entorno social, de la cual se enamora un rico y atractivo galán, capaz de ver en ella un diamante en bruto, y con el cual se casa.

Una de las principales críticas formuladas a este tipo de novela de consumo masivo es que el medio social que retratan es falso -lujo, grandes mansiones, ocio frívolo- y que sus personajes carecen de características propias y de matices, por lo que tienden a parecerse todos entre sí, de novela en novela. También de que evaden toda crítica social o ideológica.

Canon Literario

El término canon ha tenido múltiples y contradictorios significados, que varían desde "caña" en las lenguas semitas antes del siglo V a.C., hasta designar lo "auténticamente" literario en discusiones sobre la incorporación de diversas prácticas escritúrales en la literatura latinoamericana.
El ingreso de este término en las artes, ocurre en la segunda mitad del siglo V a.C., cuando Poli Cleto de Argos pone por escrito un sistema ideal de las proporciones humanas en su desaparecida obra "Kanon" (Canon).
El empleo de este término en los estudios literarios data del siglo III a.C. con los cánones alejandrinos que son "Listas selectas de escritores griegos hechas en Alejandría en el s. III AC" (Shipley, 1968: 85). No obstante, algunos estudiosos aseguran que la primera aplicación del término canon al campo literario fue realizada por David Ruhnken en 1768 (Rudolph Pfeiffer citado por Harris, 1993: 110; Diccionario de Literatura Clásica, 1991: 148).
Pero la actual discusión tiene su origen en los debates estadounidenses sobre la literatura nacional, que luego se trasladó a los estudios sobre la literatura latinoamericana en Estados Unidos y en la fase actual esta problemática "emigró" a América Latina y España.
Para efectos de esta ponencia, el canon es definido como el sub-discurso hegemónico sobre la literatura en una determinada formación económico-social que contrasta con otros sub-discursos catalogados de subalternos (desplazados, marginados o subyugados) (Villegas, 1984 y Pinto, 1990).
El canon está compuesto por tres dimensiones:

  • Catálogo de obras y/o autores. El canon como catálogo de obras y/o autores determinado por la institución literaria para ser leídos como auténticamente literarios, lo cual los convierte en un objeto privilegiado de lectura y estudio.

  • Modelo o tipo ideal. Las selecciones de obras y/o autores catalogados como canónicos "ilustran" determinadas categorías literarias y/o extra-literarias, y constituyen modelos de imitación/socialización que cumplen una determinada función social.

  • Precepto o decisión. El canon como precepto implica el establecimiento de criterios sobre los cuales se basa la inclusión/exclusión en el canon literario; estos criterios se basan en presupuestos epistemológicos.

  • SELECCIÓN DE OBRAS, QUE SE ENCUENTRAN DENTRO DE LA CLASIFICACION DE LITERATURA CULTA

    1.-Martín Rivas, Alberto Blest Gana

    2.-El conté de Monte Cristo, Alejandro Dumas

    3.-Lo secreto, María Luisa Bombal

    4.-Niña, Octavio Paz

    5.-Oda a la tristeza, Pablo Neruda

    6.-La cabaña del tío Tom, Harriet Store

    7.-EL Príncipe y el mendigo, Mark Twain

    8.-Gracia y el forastero, Guillermo Blanco

    9.-El niño que enloqueció de amor, Eduardo Barrios

    10.-Don Quijote de la mancha, Miguel de Cervantes

    SELECCIÓN DE OBRAS, QUE SE ENCUENTRAN DENTRO DE LA CLASIFICACION DE LITERATURA POPULAR

    1.- El caso de la doncella perfecta, Agatha Christie

    2.-La guerra de los mundos, Herbert Wells

    3.-Crónicas Marcianas, Ray Bradbury

    4.-El Hobbit, J.R.R. Tolkien

    5.-Alicia en el país de las maravillas, Lewis Carroll

    6.-Las crónicas de Narnia, C.S. Lewis

    7.-Harry Potter, y la orden del fénix, J.K. Rowling

    8.-Viaje alrededor de la luna, Julio Verne

    9.-La Ilíada, Homero

    10.-La araucana, Alonso de Ercilla

    FRAGMENTOS OBRAS PERTENECIENTES A LITERATURA CULTA

    Martín Rivas, Alberto Blest Gana

    “…Mi estimado y respetado señor

    Me siento gravemente enfermo y deseo, antes de que Dios me lleve a su divino tribunal, recomendarle a mi hijo, que en breve será el único de mi desgraciada familia. Tengo muy cortos recursos y he hecho mis últimas para que después de mi muerte puedan mi mujer y mis hijos aprovecharlas lo mejor posible. Con los intereses de mi pequeño caudal tendrá mi familia que subsistir pobremente para poder dar a Martín lo necesario hasta que concluya en Santiago sus estudios de abogado, según mis cálculos, solo podrá recibir veinte pesos al mes y como le seria imposible con tal módica suma satisfacer sus estrictas necesidades, me he acordado de usted y atrevido a pedirle el servicio de que le hospede en su casa hasta que pueda por si solo ganar su subsistencia. Este muchacho es mi única esperanza y si usted le hace la gracia que para el humildemente solicito, tendrá usted las bendiciones de su santa madre en la tierra y las mías en el cielo, si Dios me concede en su eterna gloria después de mi muerte.

    Mande a su seguro servidor, que sus plantas besa

    José Rivas…”

    Niña, Octavio Paz

    A Laura Elena

    Nombras el árbol, niña.
    Y el árbol crece, lento,
    alto deslumbramiento,
    hasta volvernos verde la mirada.

    Nombras el cielo, niña.
    Y las nubes pelean con el viento
    y el espacio se vuelve
    un transparente campo de batalla.

    Nombras el agua, niña.
    Y el agua brota, no sé dónde,
    brilla en las hojas, habla entre las piedras
    y en húmedos vapores nos convierte.

    No dices nada, niña.
    Y la ola amarilla,
    la marea de sol,
    en su cresta nos alza,
    en los cuatro horizontes nos dispersa
    y nos devuelve, intactos,
    en el centro del día, a ser nosotros.

    “Lo secreto”, María Luisa Bolbal

    “…Sé muchas cosas que nadie sabe.

    Conozco del mar, de la tierra y del cielo infinidad de secretos pequeños y mágicos.

    Esta vez, sin embargo, no contaré sino del mar.

    Aguas abajo, más abajo de la honda y densa zona de tinieblas, el océano vuelve a iluminarse. Una luz dorada brota de gigantescas esponjas, refulgentes y amarillas como soles.

    Toda clase de plantas y de seres helados viven allí sumidos en esa luz de estío glacial, eterno...

    Actinias verdes y rojas se aprietan en anchos prados a los que se entrelazan las transparentes medusas que no rompieran aún sus amarras para emprender por los mares su destino errabundo.

    Duros corrales blancos se enmarañan en matorrales estáticos por donde se escurren peces de un terciopelo sombrío que se abren y cierran blandamente, como flores.

    Veo hipocampos. Es decir, diminutos corceles de mar, cuyas crines de algas se esparcen en lenta aureola alrededor de ellos cuando galopan silenciosos.

    Y sé que si se llegaran a levantar ciertas caracolas grises de forma anodina puede encontrarse debajo a una sirenita llorando.

    Y ahora recuerdo, recuerdo cuando de niños, saltando de roca en roca, refrenábamos nuestro impulso al borde imprevisto de un estrecho desfiladero. Desfiladero dentro del cual las olas al retirarse dejaran atrás un largo manto real hecho de espuma, de una espuma irisada, recalcitrante en morir y que susurraba, susurraba... algo así como un mensaje.

    ¿Entendieron ustedes entonces el sentido de aquel mensaje?

    No lo sé…”

    “Las crónicas de Narnia”, C.S. Lewis

    “…Lo más extraño era que, casi antes de mirar a su alrededor, Dígory ya casi no recordaba cómo había llegado hasta allí. En todo caso, no pensaba ni remotamente en Pollo, o en el tío Andrés, o en su madre al menos. No tenia ni una pizca de miedo, ni emoción, ni curiosidad. Si alguien le hubiese preguntado: “¿De donde vienes?”, probablemente habría contestado: “He estado siempre aquí”. Así se sentía uno ahí como si hubiera estado siempre en ese lugar y jamás se aburriera, aunque nunca pasara nada. Como explicar más tarde, “No es la clase de lugar donde suceden cosas. Los árboles siguen creciendo, eso es todo…”

    “Gracia y el Forastero”, Guillermo Blanco

    “…Yo creía muy valiosas mis ideas entonces. Las amaba. Las anotaba, a menudo, en una pequeña libreta con tapas de hule. Para no perderlas. Estaba orgulloso de ellas. Como el chico con sus fruslerías. Y como el chico - ahora lo comprendo: no a pasado un año y toda mi solemnidad se me aparece cual juego pueril - , había encontrado mis ideas botada por ahí, en tal o cual libro, en las palabras de tal o cual de mis profesores y las había recogido y les había conferido la ciudadanía de mi reino interior…”

    FRAGMENTOS OBRAS PERTENECIENTES A LITERATURA POPULAR

    “El caso de la doncella perfecta”, Agatha Christie

    “…-¡Oh, señora! Fue un golpe terrible para Gladdie. Desapareció uno de los broches de la señorita Emilia y, claro, a nadie le gusta que ocurra una cosa semejante; es muy desagradable, señora. Y Gladdie les ayudó a buscar por todas partes y la señorita Lavinia dijo que iba a llamar a la policía y entonces apareció caído en la parte de atrás de un cajón del tocador, y Gladdie se alegró mucho.

    »Y al día siguiente, cuando Gladdie rompió un plato, la señorita Lavinia le dijo que estaba despedida y que le pagaría el sueldo de un mes. Y lo que Gladdie siente es que no pudo ser por haber roto el plato, sino que la señorita Lavinia lo tomó como pretexto para despedirla, cuando el verdadero motivo fue la desaparición del broche, ya que debió pensar que lo había devuelto al oír que iban a llamar a la policía, y eso no es posible, pues Gladdie nunca haría una cosa así. Y ahora circulará la noticia y eso es algo muy serio para una chica, como ya sabe la señora.

    La señorita Marple asintió. A pesar de no sentir ninguna simpatía especial por la robusta Gladdie, estaba completamente segura de la honradez de la muchacha y de lo mucho que debía haberla trastornado aquel suceso…”

    “Crónicas marcianas”, Ray Bradbury

    “…Walter Gripe viajó sin detenerse durante tres noches y tres días. Una vez le pareció que lo seguía otro coche, y sudando, estremeciéndose, tomo un camino lateral, y atravesando el solitario mundo marciano, dejó atrás las ciudades muertas y siguió una semana y un día más, hasta que hubo quince mil kilómetros entre el y la ciudad de Marlin. Entonces se detuvo en un pueblo pequeño llamado Holtville Springs, donde habían unas tiendas diminutas que el podia iluminar de noche y unos restaurantes donde el se sentaba a esperar la comida. Y desde entonces vivió allí con dos grandes congeladoras, provisiones para cien años, cigarros para diez mil días y una buena cama con un mullido colchón…”

    “Alicia en el país de las maravillas”, Lewis Carroll

    “…semejante rudeza era superior a lo que Alicia podía soportar. Se levanto muy disgustada y se alejo. El lirón se quedo dormido al instante y ninguno de los otros hizo la menor señal de que había advertido su partida, aunque la muchacha miro hacia atrás una o dos veces, con la remota esperanza de que la llamaran de nuevo. Pero la ultima vez que les diviso, vio que estaban tratando de echar al lirón dentro de la tetera…”

    “Viaje alrededor de la Luna”, Julio Verne

    “…Aquel último día les dejo recuerdos palpitantes y anotaron hasta los menores detalles. A medida que se acercaban al fin del viaje, se apoderaba de ellos una viga inquietud, que hubiera sido mucho mayor si hubieran sabido cuan escasa era su velocidad, lo cual sin duda les hubiera parecido insuficiente para llegar al punto deseado. Y era porque en ese momento el proyectil casi no pesaba ya. Su peso disminuía en forma continua y debía reducirse a cero en la línea en que, neutralizándose, las dos atracciones terrestres y lunar había que producir efectos sorprendentes…”

    “La Ilíada”, Homero

    “…No supo Héctor lo que ocurría; batalla en la parte izquierda y se destacaba por su acometividad y sus hazañas. Sin embargo, los aqueos no le habrían dejado pasar si Paris viniera e hiriese con una flecha a Macaón, enemigo peligroso. Durante un momento lo aqueos temieron que la batalla se inclinara en su contra…”

    CONCLUSION

    En conclusión no me siento muy segura de lo presentado en este trabajo ya que a pesar de tener claras las definiciones de literatura y sus distintas clasificaciones de lo que es canon. Realmente es de alta dificultad clasificar los libros ya que si se mezclan las definiciones entre ellas se encuentran algunas contradicciones, más el material o información de apoyo que entrego la profesora, en oportunidades no concedían, por lo cual en la literatura culta, me base en los libros que generalmente se leen en los colegios, que usan un leguaje apropiado, a ciertas edades a las que son dirigidos tales libros u obras o también un lenguaje complejo que solo un publico predilecto es capaz de entender y absorber su cultura o entretención y que tienen una estructura clara y definida. Para clasificar los populares me base en aquellos extremadamente fantasiosos o aventureros como los que hablan de marcianos, viajes al universo, crónicas policíacas, historias feministas o no enfocado más que nada a un publico femenino de poca cultura o simplemente de método de entretención, pero igual agregue a este grupo libros que alguna vez fueron cultos, pero al representarlos por ejemplo en el cien se masificaron volviéndose populares ya que cualquier tipo de publico accede a ellos sin distinguir a que edad van dirigidos o a que grupos de individuos.

    Considero que falto una base, una materia de introducción para comprender mejor en consistía toda esta investigación quizá más trabajo con las definiciones y temas en clases, y más claridad al momento de explicar la pauta. Sin nada más que agregar espero que allá tomado atención a mi trabajo, y espero que allá leído mi trabajo como yo me dedique a buscar, todas las obras antes nombradas y leer para luego escribir fragmentos, que llamaron mi atención, en especial en los libros perteneciente a la clasificación de obra Literaria Culta.

    BIBLIOGRAFIA