División Bryophita

Botánica. Divisiones de plantas. Musgos. Antoceros. Briofitas

  • Enviado por: Chinita
  • Idioma: castellano
  • País: Chile Chile
  • 3 páginas
publicidad
publicidad

División Bryophita.

Dentro de las plantas de esta división no solamente se encuentran los tan conocidos musgos, si no que también podemos encontrar a las hepáticas, que son plantas menos comunes que los musgos y también los antoceros, que son menos comunes aún.

Características generales de las briofitas (musgos)

Las briofitas son más complejas que la mayor parte de las algas verdes, pero resultan organismos simples si se le compara con las plantas vasculares. Son, entonces, organismos intermediarios entre las algas y las plantas superiores.

  • No poseen flores.

  • Sus pigmentos fotosintéticos son similares a los que poseen las algas verdes.

  • Su carbohidrato de reserva es el almidón.

  • Su pared celular es similar a la de plantas y algas.

  • Las células que producen los gametos se encuentran rodeadas por una cubierta de células estériles.

  • El cigoto se forma en el sitio en el que se produjo el óvulo, dentro del gametofito.

  • Carecen de tallos, hojas o raíces verdaderos, pero cuentan con estructuras equivalentes: rizoides, que fijan a la plantita al suelo, cauloides, que son ejes principales parecidos a un tallo y filoides con células clorofiladas semejantes a hojas.

  • Carecen de vasos conductores y de tejidos de sostén, a lo que se debe su pequeño tamaño.

  • El agua y las sales minerales son absorbidas por toda la superficie del cuerpo de la planta.

Características de las hepáticas

  • Algunos de sus gametofitos son muy distintos a los de los musgos.

  • Su cuerpo es un talo aplanado y lobulado en forma de hoja.

  • Su nombre se debe a que los lóbulos de sus talos son superficialmente parecidos a los lóbulos del hígado humano.

  • Tienen casi el mismo ciclo vital de los musgos.

Características de los antoceros

  • Sus gametofitos se parecen de manera superficial a las hepáticas.

  • Presenta un único gran cloroplasto en cada célula, lo que las hace más parecidas a las algas que a las plantas.

  • Poseen estomas, como los musgos y todas las plantas vasculares.

El ciclo vital de un musgo

El ciclo vital de un musgo presenta alternancia generacional: posee una generación gametofito (n) y una esporofito (n).

La planta llamada gametofito está constituida por la estructura que normalmente identificamos como musgo, formando una suave almohadilla sobre los sustratos húmedos. En su época reproductiva aparecen en el gametofito los microscópicos órganos reproductores: anteridios y arquegonios. Los anteridios producen los gametos masculinos, los anterozoides, con sus dos flagelos. Los arquegonios, con forma de botella, contienen en su interior el gameto femenino, la oosfera.

En tiempo húmedo, cuando los musgos están recubiertos de una película de agua, maduran los anteridios, liberando los anterozoides, que nadan en el en agua, gracias a sus dos flagelos, en busca de los arquegonios. Muchos de los anterozoides se perderán, pero algunos son atraídos hacia el cuello del arquegonio por la liberación de sacarosa que actúa como sustancia atractiva.

Un anterozoide penetra a través del cuello del arquegonio en busca de la oosfera, a la cual fecunda y el resultado de esta unión es un embrión del esporofito. Esta planta llamada esporofito crece sobre el gametofito y se desarrolla a sus expensas; consta de un pie, un largo pedúnculo y en el extremo del pedúnculo una cápsula cerrada por un opérculo. En el interior de la cápsula se forman las esporas. Cuando la cápsula se abre, las esporas son expulsadas, y si caen en lugares apropiados, germinan, dando lugar a un talo o filamento ramificado de color verde, el protonema (n), a partir del cual se desarrollará un nuevo gametofito de musgo.

División Pterophyta

Características generales de los helechos:

  • No poseen flores.

  • Pertenecen al grupo de las cormofitas.

  • Tienen tejidos y órganos diferenciados básicamente en raíz, tallo y hojas.

  • Se reproducen generalmente por esporas y no por semillas, como las plantas vasculares.

  • Se localizan en lugares sombríos y húmedos de las zonas templadas y tropicales.

  • También entran en esta clasificación las psilofitas, los equisetos, y los licopodios.

  • El helecho es, probablemente, la primera planta que colonizó el ambiente terrestre.

El ciclo vital de un helecho

Todos los helechos presentan alternancia generacional n y 2n. Sin embargo, a diferencia de los musgos, en los helechos el esporofito diploide es el que tiene mayor relevancia y corresponde a la planta productora de esporas.

El esporofito diploide está constituido por un rizoma o tallo subterráneo grueso, del cual parten finas raíces filiformes. Hacia la parte superior crecen hojas o frondas. En la época reproductiva, en el envés de las frondas aparecen unas pequeñas excrecencias amarillas que posteriormente se vuelven pardas. Estas excrecencias son denominadas soros y corresponden a saquitos en cuyo interior ocurre la formación de esporas reproductivas.

Las esporas tienen una membrana gruesa que les permite aguantar condiciones de sequedad intensa. Cuando llueve, las que han caído sobre terreno adecuado germinan, originando un pequeño filamento, que pronto se transforma en una lámina verde de tamaño milimétrica. Esta última estructura corresponde al gametofito haploide o protalo con forma de corazón, en cuya cara inferior presenta unas finas prolongaciones o rizoides.

En el envés del protalo maduro se encuentran los arquegonios y los anteridios. Los arquegonios desarrollan en su interior la oosfera, o gameto femenino, y los anteridios producen los anterozoides, gametos masculinos provistos de un corpúsculo de cilios vibrátiles. Los anterozoides tienen la capacidad de movilizarse en busca del arquegonio para producir la fecundación de la oosfera. Cuando esto último ocurre, se forma un cigoto que posteriormente dará lugar al embrión. El embrión, al desarrollarse, se convierte en la planta esporofítica con las frondas típicas de las plantas de helecho.

Los helechos tienen un aspecto parecido al de numerosas plantas herbáceas. Pero cualquiera que sea la estación o la geografía en que los observemos, no veremos nada que pueda ser comparado a una flor o a un fruto.